Pan-Hispanic Ballad Project

Total: 336


0113:179 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5334)

Versión de San Luis (Argentina).   Recogida en 1941. Publicada en Moya 1941b, 491-492. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXX, 16.4, p. 247.  026 hemist.  Música no registrada.

     --Soldadillo, soldadillo,    ¿de dónde viene usted?
  2   --De las guerras señorita,    ¿qué se le ofrece a usted?
     --¿No me ha visto a mi marido    en la guerra alguna vez?
  4   --No lo he visto, señorita,    no sé qué señas tendrá.
     --Mi marido es alto y rubio,    alto, rubio, aragonés,
  6   que en el mango de la espada    lleva sello de marqués.
     --Por las señas que me ha dado,    su marido muerto es,
  8   en las guerras lo mataron;    mucha gente lo lloraba
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    y el hijo del marqués también,
  10   y me dejó el encargue    que me case con usted.
     --Calle, calle gentil hombre,    no me diga eso usted;
  12   siete años lo he esperado,    siete más lo esperaré
     y si a los siete años no viene    a un convento entraré.--

Go Back
0113:176 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5331)

Versión de Catamarca (Catamarca, Argentina).   Recogida en 1926. Publicada en Carrizo 1926, p. 34. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXX, 16.1, pp. 245-246.  042 hemist.  Música no registrada.

     --Catalina, Catalina,    lindo nombre aragonés,
  2   para España es mi partida    ¿qué encargo me hace usted?
     --Que si lo ve a mi marido    mis recuerdos me le dé.
  4   --¿Que señas tendrá, señora,    para poder conocer?
     Es alto, blanco y bizarro    y al hablar es muy cortés.
  6   --Por las señas que me ha dado    su marido muerto es,
     no lo mataron en la guerra,    que lo mató un genovés;
  8   todo el mundo lo ha llorado,    generales y un marqués,
     y la que más lo ha llorado    fue la hija del genovés.
  10   Por encargo me ha dejado    que me case con usted.
     --Diez años lo he esperado,    otros diez lo esperaré
  12   y si a los veinte no viene    yo de monja me entraré.
     A mis tres hijas que tengo    al convento las daré
  14   para que recen al alma    del padre que les dio el ser.
     Al hijo varón que tengo    que vaya a servir al rey,
  16   que le sirva de vasallo    y que muera por su ley.
     Con la plata que ha dejado    un rosario compraré,
  18   todas las noches por su alma    un rosario rezaré.
     --Calla, calla Catalina,    calla, calla, fiel mujer,
  20   hablando con tu marido    sin poderlo conocer.
     Esta noche, si Dios quiere,    en tus brazos dormiré.--

Go Back
0113:178 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5333)

Versión de Chacó (Chacó, Argentina).   Recogida en 1941. Publicada en Moya 1941b, p. 507. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXX, 16.3, p. 246.  032 hemist.  Música no registrada.

     --Catalina, Catalina,    lindo nombre aragonés,
  2   mañana me, voy a Francia,    me mandáis lo que queréis.
     --Si lo veis a mi marido    mil memorias le daréis.
  4   --Señora, dame una seña    así lo conoceré.
     --Las señas, de mi marido:    es un galán muy cortés
  6   y en las alas del sombrero    lleva las armas del rey.
     --Por las señas que me ha dado    su marido muerto es,
  8   en el juego de los dados    lo mató un genovés.
     Lo que me ha recomendado,    es que me case con usted,
  10   y que cuide a sus hijitos    como él lo solía hacer.
     --Retírese en hora mala,    no me sea tan descortés;
  12   si mi marido no vuelve    diez años lo esperaré.,
     Si a los diez años no vuelve    de monja me meteré.
  14   Un solo hijo varón tengo    al rey se lo entregaré.
     Dos hijas mujeres tengo,    conmigo las llevaré
  16   para que cuiden a Jesús,    a Jesús, María y José.--

Go Back
0113:177 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5332)

Versión de Banda Grande (Molinos, Argentina).   Recitada por Alicia Corbalán. Recogida en 1930. Publicada en Carrizo 1933, pp. 4-5. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXX, 16.2, p. 246.  036 hemist.  Música no registrada.

     Estaba la Catalinita    sentada bajo un laurel,
  2   con los pies en la frescura,    viendo las aguas correr;
     entonces pasó un soldado    y lo hizo detener.
  4   --Deténgase usted, soldado,    que una pregunta le haré:
     ¿No lo ha visto a mi, marido    en la guerra alguna vez?
  6   --Si lo he visto no me acuerdo,    déme usted las señas de él.
     --Mi marido es alto y rubio,    elegante y muy cortés
  8   y en el mango de la espada    lleva escrito: "Soy marqués".
     --Por las señas que me ha dado,    su esposo ha muerto ayer,
  10   y me ha dejado encargado    que me case con usted.
     --Eso sí que no lo he hecho,    eso sí que no lo haré;
  12   siete años lo he esperado,    otros siete esperaré,
     si a los catorce no viene,    `n un convento me entraré.
  14   A mis tres hijas mujeres    conmigo las llevaré,
     a mis tres hijos varones    a la patria los daré,
  16   que sirvan como su padre    y que mueran por su rey.
     --¡Calla, calla Catalina!    ¡Cállate infeliz mujer!
  18   Hablando con tu marido    sin poderlo conocer.--

Go Back
0113:75 Señas del esposo (í)            (ficha nº: 2933)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida por Laura Papo, 1917. (Archivo: SHP; Colec.: Papo, Laura (Levy)). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto (véase el manuscrito). Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  048 hemist.  Música no registrada.

     Arbolera, mi Arbolera,    tan galana y tan gentil,
  2   la rayis tiene de oro    y las ramas de marphyl
     y la más chica ramica    es una dama zarif*.
  4   Y peñando los sus trensados    con su peñe cristallín.
     Por ahí pasó un caballero    que asemejaba a Amadil.
  6   --Ansí bivas, caballero,    ansí el Dio vos deje bivir,
     ¿si visteis al mi marido,    al mi marido Amadil?
  8   --Bien lo vide, bien lo conosco,    letra tengo para ti.
     ¿Cuánto dieras, la mi señora,    porque vo lo trusera aquí?
  10   --Diera yo mis tres doblones    que me quedaron de Amadil.
     --¿Cuánto dieras, la mi señora,    porque vo lo trusera aquí?
  12   --Diera yo los mis trensados    que me quedaron de Amadil.
     --¿Cuánto dieras, la mi señora,    porque vo lo trusera aquí?
  14   --Diera yo mis tres molinos    que me quedaron de Amadil.
     --¿Cuánto dieras, la mi señora,    porque vo lo trusera aquí?
  16   El uno muele pimienta    y el otro giungulí
     y el más chico de eos    arina blanca para Amadil.
  18   --¿Cuánto dieras, la mi señora,    porque vo lo trusera aquí?
     --Diera yo mis tres hijicas    que me quedaron de Amadil.
  20   La una mete la mesa    y la otra para servir
     y la más chiquita de ellas,    para burlar y para reír.
  22   --¿Dieras vos mi medio cuerpo,    para que lo trusera aquí?
     --Si yo do mi medio cuerpo,    ¿lo que le queda para Amadil?
  24   --¡Non penséis nada, mi señora,    so yo vuestro marido Amadil!--

Título en el ms. de L. Papo: Romanza El rey Amadil. Por un lado, conviene comparar esta versión de 1917 con la versión de Laura Levy [Papo] recogido por Manrique de Lara en Sarajevo en 1911 cuando la sra. Papo tenía 19 años (Archivo Menéndez Pidal; ficha I1.7 en el Catálogo-Índice de Armistead [ficha 296 en la Bibliografía en línea]). De los dos versos registrados en dicho Catálogo (primero y último), la única variante respecto de nuestro texto se da en -24b que y. s. v. m. A. Por otro lado, conviene consultar la correspondencia de L. Papo con su maestro así como la versión que la sra. Papo preparó en 1933 y que publica K. Baruch en Spanske romanse, en el mismo año (reeditada en Armistead 1971a, p. 46). Dejando de lado la ortografía, se diferencian únicamente en los siguientes detalles: los nombres de los protagonistas: Arboleda, Amadí (Baruch); -6b así el D.; los vv. 15 y 18 faltan en Baruch (el v. 15 aquí sobra, desde luego); -16b ginquilí; -24b so y. (Papo); y. soy (1933). A juzgar por las fotocopias de versiones también transcritas por la señora Papo en 1933 (pueden verse más abajo), buena parte de las correcciones de ortografía deben de ser de Kalmi Baruch.
Notas: -2a rayis: raíz; -3b L. Papo anota en margen: "Turquisme - Zarif - Zart". «Zarif» (ar.) `noble`, `elegante`, `encantador`; «zart» (alem.) `suave`, `delicado`. Compárese con "sacándole está aradores / de las sus xarifas manos"[0296: Amores trata Rodrigo, Aquí comiençan cinco romances con una glosa. El primero Amores trata Rodrigo y el segundo que dize Llanto hazía la Cava... Pliego suelto gótico, sin l. ni a., Univ. de Praga, nº 37]; -9b, -11b, -13b, -15b por que en el ms; -16b: guingulí (ginquilí, Baruch) palabra desconocida; -22a mi (sic); -23b lo que en el ms.

Go Back
0113:76 Señas del esposo (á-a)            (ficha nº: 2936)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida por Laura Papo, 1917. (Archivo: SHP; Colec.: Papo, Laura (Levy)). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  026 hemist.  Música no registrada.

     Asentada está la reina,    asentada en su verjel.
  2   Agujica de oro en mano,    ata bien y enfila perla.
     Por ahi pasó un caballero,    que a su marido asemejaba.
  4   --Así bivas, caballero,    así Dios vos dé bonanza,
     ¿si viteis a mi marido,    al Montesico de Francia?
  6   --Bien lo vide, bien lo conosco,    letra en mi mano daba.
     Me dijo que os buscéis otro marido,    que él ya se buscó otra dama.--
  8   Esto que sintió la rena,    grito echaba dolorioso,
     que los cielos borracaba    y la tiera retemblaba.
  10   --No lloréis vos, la mi reina,    ni vos toméis dolor mucha,
     que yo so vuestro marido,    el Montesico de Francia.
  12   --Un mal ay a las mujeres    que en los hombres se confían.
     Falsos son y mintiros,    echados a la malicia.

Notas y variantes: -7ab se repite; -9a borracaba (aboracar, aborracar) ` perforar`, `penetrar`, `traspasar`; -12a mal ay a las m., malhaya las m; -13a mintiras parece corregir lo ya transcrito: mintriros. Aparte de pequeñas diferencias ortográficas y unas pocas variantes (-5a visteis; -8b dolorido; 9a aborracaba; 13a mentirosos en la versión publicada), es idéntica a la versión que da a conocer Baruch. (reed. Armistead 1971a, p. 46). Y, a juzgar por el primer y último verso registrados en la ficha I3.3 del Catálogo-Índice de Armistead (nº 296 en la Bibliografía en línea), coincide con la versión que, de soltera, Laura [Levy] Papo (`Bohoreta`) facilitó a Manrique de Lara en 1911. Variante única respecto de la versión de 1917: -13a menterosos

Go Back
0113:77 Señas del esposo (í)            (ficha nº: 2947)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida en Paris por Laura Papo, 1928. (Archivo: SHP; Colec.: Papo, Laura (Levy)). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  048 hemist.  Música no registrada.

     Arboleda, mi Arboleda,    tan galana y tan zarif,
  2   la raiz tiene de perla    y las ramas de marfil
     y la más chica ramita    es una dama gentil.
  4   Por ahí pasó un caballero    que asemejaba a Amadí.
     --Así biváis, caballero,    así Dios vos deje bibir,
  6   ¿si visteis a mi marido,    al mi marido Amadí?
     --Bien lo vide, bien lo conosco,    a su lado peleí.
  8   ¿Qué darías, la mi señora,    por que vo lo trujera aquí?
     --Dava yo mis molinos    que me quedaron de Amadí.
  10   El uno muele pimienta    y el otro junjulí.
     El más chiquito de eos    farina blanca para Amadí.
  12   --¿Qué daráis vos, la mi señora,    por que vo lo trujera aquí?
     --Dava yo mis tres hijicas    que me quedaron de Amadí.
  14   La una mete la mesa,    la otra para servir
     y la má chica de eas,    para burlar y reír.
  16   --¿Daráis vos el vuestro cuerpo,    por que lo trujera aquí?
     --Si yo dava el mi cuerpo,    ¿lo que le queda a Amadí?
  18   --Non lloréis, la mi señora,    yo soy vuestro Amadí.--

Variantes de la versión de 1933 que publica Baruch: -2a la r. t. de oro; -3a ramica; falta aqúi el verso: "peñando los sus trenzados / con su peine cristalín"; -4b semejaba; -5a vivas; -5b así el D. ; -6a al m. m.; -7b letra tengo para ti; -8a ¿Cuánto dierais; -8 aquí omite la pregunta y respuesta (2 vv) en que ofrece tres trenzados; -9a y -13a Diera; -10b ginquilí; -11a y el más chico; -12a-b omitido; -14b y l. o.; -15a más ch.; -15b y para r.; -16a Dierais v. mi medio c.; 16b para que; 17a do mi medio c.; -17b para A.; -18a No pensés nada, mi s.; -18b el v. marido A.
Nota de la transcritora: -1b zarif "(árabe) noble"; -2b marfil "ivoire"; -10b junjulí "gingenbre"; tras el título (Amadí) aclara "romance espagnole du moyen age".
Notas: Las tres versiones de este romance que nos dejó la sra. Papo (la primera transcrita en Sarajevo, en 1917, ésta de París fechada 1928, y la que prepara para Kalmi Baruch en Sarajevo en 1933 [Baruch nº 6, Armistead 1971a, p. 46]) reflejan--al menos en parte--los movimientos de un conocido miembro de la comunidad sefardí de Sarajevo en los años entre las dos guerras. Y la confrontación de las 3 confirma lo que podríamos esperar: que esta versión que transcribe en 1928 para acompañar la carta que envía desde París a su antiguo maestro a fin de ofrecerle sus romances, se aparta en varios detalles del romance tal y como lo canta y conoce estando "en casa". De hecho, todas las pequeñas variantes anotadas arriba entre esta versión del `28 y la del `33, desaparecen al comparar la versión del `17 con la del `33 (a pesar de que la distancia temporal es mucho mayor). Véase más arriba las notas a la versión de 1917.

Go Back
0113:105 Señas del esposo (á-a+í)            (ficha nº: 4423)

Versión de Guarapari (Santo Espírito, Brasil).   Recitada por Joventina Simões y Ana Matos y Antônio Alves de Souza. Recogida por Isabel Serrano, 1959. (Colec.: Santos Neves). Publicada en Santos Neves 1983, Romanceiro Capixaba, pp. 148-151. (notación musical: p. 165).  075 hemist.  Música registrada.

     Senhora dona Clarinda    no seu jardim passeava;
  2   con o pente de ouro na mão    sus cabelos penteava.
     Lançou os olhos ao mar    e viu vir a grande armada:
  4   o comandante que nela vinha    muito bem a comandava.
     -Me diga, seu comandante,    me diga, por su alma,
  6   se o homen que Deus me deu    vem aí na sua armada.
     --Não o vi, nem o conheço,    nem sei que sinais levava.
  8   --Levava cavalo branco    com sua sela dourada;
     na ponta da sua lança,    sinal de guerra levava.
  10   --Este homem eu vi na guerra    com vinte e cinco facadas;
     a mais pequenina delas    era pescoço cortado.
  12   --Ai, triste de mim, viúva!,    ai, triste de mim, coitada!
     Três filhas que Deus me deu    sem nenhuma ser casada.
  14   --Que darias tu, senhora,    a quem o trouxesse aqui?
     --Daria tanto dinheiro    que não tem conta nem fim.
  16   --Eu não quero o teu dinheiro,    isto não pertenece a mim.
     Sou soldado, vou pra guerra,    não persisto por aqui.
  18   Que darias, tu, senhora,    a quem o trouxesse aquí?
     --As telhas do meu telhado,    que são de ouro e marfim.
  20   --Eu não quero as tuas telhas,    isto não pertenece a mim.
     Sou soldado, vou pra guerra,    não persisto por aqui.
  22   Que darias, tu, senhora,    a quem o trouxesse aquí?
     --Daria meu cavalo branco,    que ele deixou para mim.
  24   --Eu não quero o teu cavalo,    isto não pertenece a mim.
     Sou soldado, vou pra guerra,    não persisto por aqui.
  26   Que darias, tu, senhora,    a quem o trouxesse aquí?
     --Daria a limeira de ouro    que ele deixou para mim.
  28   --Não quero a tua limeira,    isto não pertenece a mim.
     Sou soldado, vou pra guerra,    não persisto por aqui.
  30   --Não tenho mais que oferecer    nem vós mais que me pedir.
     --As tranças do teu cabelo    deviam ser para mim.
  32   --Cavalheiro, que tal pedes,    que te atreves a pedir?
     Devias ser arrastrado    em volta do meu jardim,
  34   A um cavalo amarrado.
     --O anel de sete pedras    que contigo reparti,
  36   que é da tua metade?    --Pois a minha eu trago aqui.
     --Se tu eras meu marido,    por que zombavas de mim?
  38   --Quis ver si teu coração    era leal para mim.--

Go Back
0113:87 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 3459)

Versión de un pueblo del Sur (Chile).   Recitada por Margarita Ramírez (80a). entre 1900 y 1912 (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 16 (B), pp. 45-46.  036 hemist.  Música no registrada.

     --Catalina, mi señora,    lindo cuerpo pagoney,
  2   yo me embarco para Francia,    ¿qué mandáis o qué queréis?
     --Que a mi marido del alma    mil encomiendas le deis.
  4   --¿Me diréis que señas tiene?    --Ya luego se las diré.
     Es un mozo zarco y rubio    en el hablar muy cortés,
  6   en la cabeza `e la enjalma    lleva las armas del rey,
     en la punta de la espada    lleva un se y un aromé.
  8   --Ese mozo que usté dice    años ha que muerto es;
     en un juego de los dados    muerte le dio un filomé,
  10   y me ha dejado el encargo    que me case con usté.
     --Quita de aquí, caballero,    caballero descortés,
  12   que a mi marido del ama    cien años lo aguardaré;
     si a los cien años no viene,    a un convento yo me iré.
  14   Dos hijas doncellas tengo,    con ellas me entraré;
     dos hijos varones tengo,    al rey los entregaré
  16   para que sean vasallos    y defiendan por su fe.--
     Entonces el caballero,    al ver su honrada mujer,
  18   l` echa los brazos al cuello    y dice: --Yo soy tu bien.--

Notas de V. C. : Encomiendas por recados, memorias, es acepción castellana desconocida en Chile. Esta palabra debió estar en la versión original, aunque no figura en ninguna de las publicadas que han llegado a mi noticia.
Título original: El reconocimiento del marido (versión B).

Go Back
0113:90 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 3462)

Versión de los campos del Sur (Chile).   Recitada por Sara Garrido (25a). entre 1900 y 1912 (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 19 (E), pp. 51-52. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XIV, p. 243-244, 15.1.  034 hemist.  Música no registrada.

     --Catalina, Catalina,    lindo cuerpo aragonés,
  2   yo me embarco para Francia,    ¿qué dice su piquerey?
     --No le encargo ni le pido    y menos que me dé,
  4   que si veis a mi marido    mil encomiendas le deis.
     --Las señas de su marido. . .    --Sí, señor, se las daré:
  6   él es hlanco, pelo rubio,    y en el hablar muy cortés;
     en la punta del bastón    tiene las armas del rey.
  8   --Por las señas que me da.    su marido muerto es,
     en Valencia lo mataron    en casa de un genovés,
  10   y me encargó a sus hijitas    y sus haciendas también,
     y, por más senas, me dijo:    «cásese con mi mujer».
  12   --Quita, noble caballero,    desatento y descortés,
     que a mi marido de mi alma    seis más lo esperaré.
  14   Si a los seis años no vuelve,    de monja me entraré.
     Tres hijos varones tengo,    los tres se los mando al rey,
  16   que peleen por la patria    y defiendan por la fe.--
     La abrazó entonce` y le dijo:    --Tú eres mi honrada mujer--

Comentario de V. C. : -4b encomiendas por recados, memorias, es acepción castellana desconocida en Chile. Esta palabra debió estar en la versión original, aunque no figura en ninguna de las publicadas que han llegado a mi noticia.
Título original: El reconocimiento del marido (versión E).

Go Back
0113:175 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5330)

Versión de Laraquete (Arauco, Chile).   Recitada por Leonila Sanhueza (53a). Recogida en 1965. Publicada en Barros - Dannemann 1970, p. 51. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXX, 15.2, p. 244.  024 hemist.  Música no registrada.

     --Soldadito, soldadito,    ¿de dónde ha venido usted?
  2   --De la guerra, señorita,    ¿qué se le ha ofrecido a usted?
     --¿Lo ha visto usted a mi marido    en la guerra alguna vez?
  4   --Señora no lo conozco,    déme una seña y le digo.
     --Mi marido es alto y rubio,    alto rugoso también;
  6   en la punta de su lanza    lleva una marca de él.
     --Señora, sí lo conozco,    su marido muerto es;
  8   lo llevaron a Valencia    a casa de un primo de él.
     --Siete años he esperado,    otros siete esperaré;
  10   si no llega a los catorce,    de monja me dentraré.
     --Calla, calla, Chabelita,    calla, calla, por favor,
  12   yo soy tu querido esposo    y tú, mi linda mujer.--

Go Back
0113:93 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 3465)

Versión de Concepción (Concepción, Chile).   Recitada por Rosa Astudillo (40a). entre 1900 y 1912 (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 22 (H), pp. 55-56.  031 hemist.  Música no registrada.

     --Mariquita, Mariquita,    lindo cuerpo de palmera,
  2   lunes salgo para Francia,    mándame lo que tú quieras.
     --Señor, un encargo te hago,    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
  4   que si vesa mi marido    mil encomiendas le deis.
     Las señas de mi marido    muy luego se las daré:
  6   él es blanco, rubio y zarco,    de muy halagüeña tez.
     --Por las señas que me da,    su marido muerto es,
  8   en el juego de los dados    halo muerto un genovés,
     y me ha dejado encargado    que me case con usté,
  10   que le cúide sus haciendas    y la familia también.
     --Calla, calla, caballero.    en el hablar descortés,
  12   a mi marido del alma    diez años lo esperaré;
     si a los diez años no llega,    de monja me dentraré.
  14   Dos hijas doncellas tentro,    con ellas me délitraré:
     dos hijos varones tengo,    al rey los entregaré,
  16   para que salgan vasallos    y peleen por la fe.

Notas de V. C. : -4b encomiendas por recados, memorias, es acepción castellana desconocida en Chile. Esta palabra debió estar en la versión original, aunque no figura en ninguna de las publicadas que han llegado a mi noticia; -8b halo construccióne exótica en Chile, conservada aquí tal vez por exigencia del metro; -10a cúidevide rom. 17, nota al v. -10a; -13b dentrar por entrar es común en todas las clases sociales.
Título original: El reconocimiento del marido (versión H).

Go Back
0113:92 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 3464)

Versión de Illapel (Coquimbo, Chile).   Recitada por Gregoria Collado (55a). entre 1900 y 1912 (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 21 (G), pp. 53-54.  032 hemist.  Música no registrada.

     --Adiós, linda Margarita.    --Adiós, lindo baronel.
  2   --Yo me embarco para Francia,    ¿qué mandáis a quien queréis?
     --A mi marido de mi alma    miles memorias le dé.
  4   --Las señas de su marido    démelas antes usté.
     --Mi marido es muy galán    y en el hablar muy cortés.
  6   --Por las señas que me da,    su marido muerto es:
     en la mesa de los dados    lo ha muerto un genovés
  8   y me dejó por encargo    que me case con usté,
     que le cuide sus hijitos    y sus haciendas también.
  10   --Si es verdad que muerto fuera,    quince años lo esperaré;
     si no llega en los quince años,    monja me pienso volver.
  12   Dos hijos varones tengo,    al rey se los llevaré,
     a que aprendan a vasallos    y acrecenten en la fe.
  14   Dos hijas doncellas tengo,    monjas también han de ser.--
     Aquí. se acaba el corrido    de esta honrada mujer,
  16   que hablando con su marido    no lo puede conocer.

Notas de V. C. : -13b El verbo acrecentar se conjuga en Chile como regular; -15a corrido Vide lo dicho en la introducción.
Título original: El reconocimiento del marido (versión G).

Go Back
0113:89 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 3461)

Versión de Curicó (Curicó, Chile).   Recogido entre 1900 y 1912. (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 18 (D), pp. 50-51.  032 hemist.  Música no registrada.

     --Catalina, Catalina,    lindo cuerpo aragonés,
  2   yo me parto para Francia;    manda tú lo que queréis.
     --Señor, un encargo le hago    que luego se lo diré:
  4   que si veis a mi marido,    mil encomiendas le deis.
     Mi marido es blanco y rubio,    tiene el hablar muy cortés;
  6   en la punta de sus armas    firma las armas el rey
     y en el pomo de su espada    firma un aragonés.
  8   --Señora, ese caballero.    aquél que fue, muerto es,
     en una mesa vedada    quedó muerto en Chiloé
  10   y me dejó encomendado    que me case con usté.
     --Cállese el hombre la boca,    mal hablado y descortés.
  12   Seis años lo aguardaré    como una honrada mujer;
     si no vuelve a los seis años,    monja me pienso meter.
  14   Dos hijas doncellas tengo,    conmigo las llevaré;
     dos hijos varones tengo,    al rey se los dejaré
  16   pa que sirvan de soldados    y defiendan por la fe.--

Comentario de V. C. : -4b Encomiendas por recados, memorias, es acepción castellana desconocida en Chile. Esta palabra debió estar en la versión original, aunque no figura en ninguna de las publicadas que han llegado a mi noticia; -9a podrá ser "mesa vedada", como pronunciaba el recitador, en el sentido de mesa de juego, o tal vez «de dados», como en otras versiones.
Título original: El reconocimiento del marido (versión D).

Go Back
0113:88 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 3460)

Versión de Codegua (O`Higgins, Chile).   Recitada por X. X. (60a). entre 1900 y 1912 (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 17 (C), pp. 48-49.  036 hemist.  Música no registrada.

     --Catalina, Catalina,    lindo cuerpo aragonés,
  2   yo me embarco para Francia,    ¿qué mandas a tu querer?
     --Lo que te encargo, señor,    que veas a mi marido;
  4   que va para siete años    a que lo lloro perdido.
     Las señas de mi marido,    señor, se las daré:
  6   es un joven zarco y rubio    y en el hablar muy cortés.
     --Por las séñas que me das,    tu marido muerto es;
  8   en un juego de los dados    lo mató un genovés.
     Lo que me deja encargado    que me case con su mujer,
  10   que cúide de su haciendita    y de sus hijos también.
     --Vaya, vaya el caballero    mal hablado y descortés;
  12   mi marido en el alma    siete años lo guardaré:
     si a los siete años no güelve    monja me pienso meter.
  14   Dos hijas doncellas tengo,    consigo las llevaré;
     tres hijos varones tengo,    al rey se los mandaré,
  16   que le sirvan de soldados    y defiendan por la fe. --
     Viendo pues el caballero    la honradez de su mujer,
  18   l` echa los brazos al cuello    y dice: --Tú eres mi bien. --

Comentario de V. C. : -10a En las inflexiones del verbo cuidar y sus derivados, predomina en Chile la acentuación arcaica: Ora a ti, dios Silvano, a ti, Priapo,/que los linderos cúidas, //agradecido, y en debida ofrenda, /os va a llevar tas coloradas uvas. // (E. de la Barra, La vida del campo. Trad. del gallego.) Algo de esto debe ocurrir también en España: A extrañas naciones /tus bienes traspuso //de tus hijos necios /el fatal descúido. // (Forner, Exequias de la lengua castellana. ) ¿Le adularás con ellas? / ¿O allá en la fría tumba,//los míseros que duermen / de lágrimas se cúidan?// (Meléndez Valdés, La tortolilla. ) Esta última estrofa fue criticada por Hermosilla; -13a En algunas palabras b y v se cambian en g, especialmente delante de los diptongos ue, uí: gómito, agüelo, güitre, güey, por vómito, abuelo, buitre, buey; -14b Es muy común en Chile decir consigo, donde el sentido pide conmigo o contigo.
Título original: El reconocimiento del marido (versión C).

Go Back
0113:91 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 3463)

Versión de Santiago (Santiago, Chile).   Recitada por María del Socorro Ortiz (24a). Recogido entre 1900 y 1912. (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 20 (F), pp. 52-53. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº__, 15.3, p. 244-245.  034 hemist.  Música no registrada.

     --Catalina, Catalina,    lindo cuerpo y lindo pie,
  2   yo me embarco para Francia,    ¿qué mandara tu querer?
     --A usté, que va para Francia,    un encargo le haré:
  4   que si viese a mi marido    mil encomiendas le dé.
     Las señas de mi marido    yo se las daré . . . .
  6   El es blanco, pelo rubio,    y en el hablar muy cortés,
     en la punta de la espada    lleva las armas del rey.
  8   --Por las señas que me da,    su marido muerto es;
     en el juego de los dados    le mató un genovés.
  10   Pero un encargo, señora,    me dejó y se lo diré:
     que le cuide sus hijitos    y me case con usté.
  12   --Quita, quita, caballero,    caballero descortés,
     diez años lo he de esperar    como una honrada mujer.
  14   Si a los diez años no vuelve,    al monasterio me iré.
     Dos hijas mujeres tengo,    con ellas me entraré;
  16   dos hijos varones tengo,    al rey se los mandaré
     para que tomen las armas    y defiendan por la fe.

Comentario de V. C. : -4b vide -4b de la versión anterior.
Título original: El reconocimiento del marido (versión F).
Nota: -2b mandar a, tal vez

Go Back
0113:94 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 3466)

Versión de Santiago (Santiago, Chile).   Recitada por Aurelia Baeza (18a). Recogido entre 1900 y 1912. (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 23 (I), pp. 56-58. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº__, 15.4, p. 245.  022 hemist.  Música no registrada.

     --Éste es el Mambrú, señores,    que lo cantaré al revés.
  2   ¿Ha visto usté a mi marido    en la guerra alguna vez?
     --Por si yo lo hubiese visto    deme usté las señas d`él.
  4   --Mi marido es muy buen mozo,    muy gentil y muy cortes;
     en la punta de la espada    lleva un pañuelo escocés
  6   que lo bordé cuando niña;    cuando niña lo bordé.
     Con cuatró niñas que tengo    muy solita me quedé,
  8   y yo pienso colocarlas    a las cuatro de una vez:
     una en casa `e doña Juana,    otra en casa `e doña Inés;
  10   una se queda conmigo    y otra se va con usté.
     pa que le cosa y le lave    y le haga de comer.

Comentario de V. C. : Dice el señor Menéndez Pelayo: "Es lugar común en la poesía popular el reconocimiento del marido que vuelve de la guerra. . . En rigor, el asunto es humano, y su expresión más poética y más antigua está ya en la Odisea; pero es tal la semejanza que tienen estas canciones en algunos pormenores, especialmente en lo que toca a las señas del marido, que hace pensar en la transmisión directa de un tema original, nacido no se sabe dónde". (Antología, t. X, pág. 85). Nada más exacto que esta observación. Comparando las diversas canciones que tratan este argumento, hay que convenir en la existencia de una fuente común, hasta ahora desconocida. La confrontación no es procedente en este lugar, porque resultaría demasiado prolija y seguramente desproporcionada con respecto al interés de los lectores por esta clase de asuntos. Sin embargo, no está. de más notar los pasajes en que mayor semejanza se advierte, completando el dato con las indicaciones bibliográficas indispensables para el lector que quiera ir más allá. Señalaré como principales puntos de comparación, además del reconocimlento mismo, que es muy parecido en todas. las canciones, las señas del marido dadas por la esposa, la circunstancia de haber partido éste a Francla, la manera como refiere, engañando, su propia muerte, y, finalmente, la resolución de la esposa de aguardarle todavía un número determinado de años al fin de los cuales, si no vuelve, ofrece profesar en un monasterio. Estas coincidencias no pueden ser casuales y aunque no se encuentran reunidas en la totalidad de las variantes, no dejan de presentarse uno o más de estos episodios en todas las que yo he leído y que el lector hallará en las siguientes obras: (. . . sigue una bibliografía de lo visto y de lo que no ha podido consultar. Al final observa: "[Esta última variante], cuya difusión en Chile debe de ser relativamente moderna, sirve para acompañar un juego de niñas. En el Folk-lore Español, t. III, p. 89, hay una versión parecida, aunque más breve, que tiene allá el mismo empleo.")
Título original: El reconocimiento del marido (versión I).

Go Back
0113:86 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 3458)

Versión de Toconey (Talca, Chile).   Recitada por Ana María Fuentes (65a). Recogido entre 1900 y 1912. (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 15 (A), pp. 45-46.  038 hemist.  Música no registrada.

     --Catalina, Catalina,    linda moza y lindo pie,
  2   yo me embarco para Francia,    ¿qué encargo es el que me hacéis?
     --El encarguito que te hago    ya luego te lo diré.
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
  4   Él es blanco, colorado,    y en el hablar muy cortés.
     --Por la razón que usté dice,    su marido muerto fue
  6   en una mesa de dados    le ha matado un genovés.
     Me dejó recomendado    que me case con usté,
  8   que le repare su hacienda    y su familia también.
     --Retírese el buen galán,    en el hablar descortés,
  10   pienso esperar mi marido    como una honrada mujer.
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    siete años lo esperaré;
  12   si a los siete años no llega,    pal monasterio me iré.
     Dos hijas doncellas tengo,    con ellas me dentraré;
  14   dos hijos varones tengo,    al rey se los mandaré,
     para que asienten la plaza    y defiendan por la fe.--
  16   Entonces el buen marido    l` echó el brazo a la mujer:
     ¡Ay, viudita de mi alma,    que ya no me conocéis!
  18   --¡Malhaya sea la desgracia    y el día en que yo nací:
     hablando con mi marido    y nunca lo conocí!--

Notas de V. C. : -12b Pal, contracción de para el, muy usada entre la gente huasa; -13b dentrar por entrar es común en todas las clases sociales.
Título original: El reconocimiento del marido (versión D).

Go Back
0113:107 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 4652)

Versión de Cocorná (Antioquia, Colombia).   Recitada por Elcira Vásquez (10a). Recogida por Gisela Beutler, 1961. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 148, p. 366. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº__, 12.1, p. 240-241.  044 hemist.  Música registrada.

     Estaba Catalina sentada    debajo un laurel,
  2   con los pies en la frescura,    viendo las aguas correr.
     De pronto pasó un soldado,    y le hizo detener
  4   --Deténgase, mi soldado,    que una pregunta le haré.
     Oígame, soldadito,    ¿de la guerra viene usted?
  6   ¿Si no ha visto a mi marido    en la guerra alguna vez?
     --Si lo he visto, no me acuerdo,    deme usted las señas de él.
  8   --Mi marido está todo rubio    y buen mozo igual que usted.
     Tiene una habla muy ligera    y un ademán muy cortés.
  10   Y en la cacha de la espada    lleva el nombre de Marfel.
     --Por sus señales, señora,    su marido muerto es.
  12   En la mesa de los dados    lo mató un genovés.
     Y de encargo me ha dejado    que me case con usted,
  14   y que cuide de sus hijos,    conforme cuidaba él.
     --Eso sí, que no lo haré.    ¡No me lo permita Dios!
  16   Siete años lo he esperado    y siete lo esperaré.
     Si a los quatorce no viene,    yo de monja me entraré.
  18   Y a mis tres hijos varones    los mandaré para el rey,
     a que le sirvan de vasallas    y que mueran por la fe.
  20   Y a mis tres hijas mujeres    conmigo las llevaré.
     --Calla, calla, Catalina,    calla, infeliz mujer,
  22   hablando con tu marido,    y sin poderlo conocer.--

Nota: Beutler considera este el tipo A. "Debajo de un laurel"+Soldado

Go Back
0113:108 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 4653)

Versión de Cocorná (Antioquia, Colombia).   Recitada por Blanca Inés Zuluaga (13a). Recogida por Gisela Beutler, 1961. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 149, pp. 366-367.  036 hemist.  Música registrada.

     Estaba Catalina sentada    debajo un laurel,
  2   con los pies en la frescura,    las aguas viendo correr.
     De pronto pasó un soldado,    y lo hizo detener:
  4   --Deténgase, mi soldado,    que una pregunta le haré.
     ¿Que si no has visto a mi marido    en la guerra alguna vez?
  6   Mi marido es blanco y rubio,    un tipo igual a usted.
     --Sí, señora, si le he visto,    por las señas de usted.
  8   En la guerra lo mataron,    lo ha matado un genovés.
     Por encargo me ha dejado    que me case con usted,
  10   y que cuide de sus hijos,    como los cuidaba él.
     --No me lo permita Dios,    eso sí que no lo haré.
  12   Siete años lo esperaba    y siete los esperaré.
     Si a los catorce no viene,    yo de monja me entraré.
  14   Y a mis tres hijos varones    donde el rey los mandaré,
     que le sirvan de batalla    y que mueran por la fe.
  16   Y a mis tres hijas mujeres    conmigo las llevaré.
     --Calla, calla, Catalina,    calla, infeliz mujer,
  18   hablando con tu marido,    y sin poderlo conocer--

Nota: Aprendido de una señora Lina Castaña, del campo..

Go Back
0113:111 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 4656)

Versión de Santa Fe de Antioquia (Antioquia, Colombia).   Recitada por Fulvia Flores (10a). Recogida por Gisela Beutler, 1961. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 152, p. 368.  037 hemist.  Música registrada.

     Estando Catalinita    sentada en su vergel,
  2   ha los piececitos estirado,    viendo el agua correr;
     cuando de repente pasó un soldado,    y lo hace detener:
  4   --Deténgase, mi soldado,    una pregunta le haré,
     ¿si no ha visto a mi marido,    en la guerra alguna vez?
  6   --No, señora, no, señora,    si lo he visto, no me acuerdo;
     si usted quiere, que le diga,    deme la señal de él.
  8   --Mi marido es alto y rubio,    más o menos como usted,
     y en la punta de la espada    lleva el nombre de Israel.
  10   --Por sus señas, mi señora,    su marido muerto es.
     Y en la mesa de los dados    lo ha matado un genovés.
  12   Y de encargo me ha dejado    que me case con usted;
     que le cuide sus hijitos,    como los cuidaba él.
  14   --Siete años lo esperaba    y siete lo esperaré.
     Si a los catorce no ha venido,    al convento me entraré.
  16   A mis dos hijas mayores    al rey se las llevaré.
     Y a mis dos hijas menores    al convento las entraré.
  18   --Calla, calla,    mujer infeliz,
     que hablando con tu marido,    no lo has podido conocer.--

Nota: -9b :o Isabel.

Go Back
0113:115 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 4660)

Versión de Pamplona (Antioquia, Colombia).   Recitada por Sor María Efigenia (72a). Recogida en Ibagué, Tolima por Gisela Beutler, 1961. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 156, p. 369.  010 hemist.  Música registrada.

     --Catalina, Catalina,    flor de todo el Genovés,
  2   ¿qué, si te vas para Francia,    qué mandás o qué querés?
     --Que, si ves a mi marido,    digo, que lo saludes.
  4   --¿Cómo lo he de saludar,    si no conozco quien es?
     --Es un joven alto y blanco    y del habla muy cortés.--
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Go Back
0113:124 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 4669)

Versión de Montebello (Antioquia, Colombia).   Recitada por Amparo López (12a). Recogida por Gisela Beutler, 1961. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 165, p. 373.  022 hemist.  Música registrada.

     --Catalina, Catalina,    bella flor de Genova,
  2   mañana me voy para España,    ¡y dirá lo que queras!
     --Una carta escrita tengo,    para que a mi marido llevés.
  4   --No conozco tu marido    y tampoco sé quién es.
     --Mi marido es alto y delgado,    el quien habla muy cortés.
  6   Anda en un caballo rucia,    con las espadas del rey.
     --Tu marido hace siete años    que murió.
  8   Y en el testamento dejó,    que me casara yo con vos.
     --¡No lo permita mi Dios de los cielos    y San José y su ley!
  10   Las tres hijos (que) tengo    lo mandaré para donde el rey,
     que murieran allí,    donde murió él.--

Go Back
0113:131 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 4720)

Versión de Santa Fe de Antioquia (Antioquia, Colombia).   Recitada por Ana Feliz Bola (11a). Recogida por Gisela Beutler, 1961. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 215, pp. 389-390.  029 hemist.  Música registrada.

     --Cuatro años soy casada,    mi marido me dejó,
  2   y ahora no lo sigo    por amar la libertad.
     --Dígame, mi buen soldado,    ¿si no ha visto a mi marido?
  4   --No, señora, no lo he visto,    déme una señita de él.
     --Mi marido es alto y rubio,    tiene tipo de francés;
  6   en el puño y en la espada    lleva el nombre de Isabel.
     --Sí, señora, sí, lo he visto,    hace un año que murió;
  8   en la plaza de Cartagena    lo mató un francés traidor.
     --Ahora me visto de negro    y salgo para la plaza,
  10   a comprar una verdura,
     para que la gente diga:    --¡Ah, linda que está la viuda!
  12   Dos hijos varones tengo,    ahora se los llevo al rey;
     uno le sirve a la reina,    y otro le sirve al rey.
  14   Dos hijas mujeres tengo,    ahora se las llevo al rey;
     una le sirve a la reina,    y otra le sirve al rey.--

Nota: Aprendido de una campesina en "El Carmen", una montaña lejos de Santa Fe de Antioquía.

Go Back
0113:136 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 4725)

Versión de Cacares (Antioquia, Colombia).   Recitada por Olga Arango (28a). Recogida por Gisela Beutler, 1961. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 220, p. 392. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº__, 12.3, p. 241.  016 hemist.  Música registrada.

     --Soy la pobre viudita,    hace años me casé.
  2   Mi marido me ha abandonado    por querer a otra mujer.
     --Buenas tardes, mi buen señor,    ¿ha visto a mi marido?
  4   --No, señora, no, señora,    déme la señal de él.
     --Mi marido es alto y grueso,    tiene tipo de francés,
  6   y en el puño de la manga    lleva el nombre de Ismael.
     --Sí, señora, sí, señora,    aquí mismo lo enterré.
  8   --Pobrecito mi marido,    y en el cielo le encontraré.--

Go Back
0113:127 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 4716)

Versión de Barranquilla (Atlántico, Colombia).   Recitada por Paulina Patiño (10a). Recogida por Gisela Beutler, 1962. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 211, p. 388.  020 hemist.  Música registrada.

     --Yo soy la recién casada,    hace un mes que me casé.
  2   Mi marido me ha dejado    por buscar otra mujer.
     --Buenas tardes, mi buen soldado,    ¿no me ha visto a mi marido?
  4   --No, señora, no lo he visto,    déme la forma de él.
     --El es blanco,    tiene tipo de francés;
  6   en la esquina de su espada    lleva el nombre de Israel.
     --Sí, señora, sí lo he visto,    aquí mismo lo maté.
  8   --Pobrecito, mi marido,    en el cielo lo veré.
     Ahora me voy para el mercado,    me visto de verdulera,
  10   para que la gente diga:    ¡ay!, ¡qué linda se ve la viuda!--

Nota: -6a esquina sic. Aprendido de su hermana

Go Back
0113:126 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 4715)

Versión de Cartagena (Bolívar, Colombia).   Recitada por Tomasita Berríos (14a). Recogida por Gisela Beutler, 1962. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 210, p. 388.  020 hemist.  Música registrada.

     --Yo soy la recién casada,    hace un mes que me casé.
  2   Mi marido me abandona    por amar otra mujer.
     --Buenas tardes, mi buen soldado,    ¿no me ha visto usted mi esposo?
  4   --No, señora, no lo he visto,    déme la señal de él.
     --Mi marido es alto y grueso,    tiene tipo de francés;
  6   en el mango de la espada    lleva el nombre de Isabel.
     --Sí, señora, lo conozco,    y aquí mismo lo enterré.
  8   --Pobrecito, mi marido,    en el cielo lo veré.
     --Mañana saldré al mercado    con mi traje moradito,
  10   para que digan las muchachas:    ¡qué elegante va Isabel!--

Notas: Final de una variante de Cartagena, por lo demás muy parecida: --Mañana, por la mañana, / iré al mercado // con mi traje moradito, / para que la gente diga: / que luto le cargué (sic)//. A pesar del motivo del abandono (vv 1-2), y del desenlace (vv 9-10), sigue siendo pareciéndose más que nada a las Señas del esposo en é. De momento, así lo voy a clasificar.

Go Back
0113:123 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 4668)

Versión de Istmina (Chocó, Colombia).   Recitada por María Ignacia Mosquera (57a). Recogida por Gisela Beutler, 1963. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 164, p. 373.  019 hemist.  Música registrada.

     --Catalina, Catalina,    la del quinto ginové,
  2   mañana me voy pa` Francia,    ¿qué mandás o qué querés?
     --Una carta tengo escrita,    para mi marido es.
  4   --No conozco a tu marido,    ni tampoco sé quién es.
     --Es un hombre alto y delgado    y de larga muy cortés.
  6   --Por la seña que me has dado    tu marido muerto es.
     --No lo permita la Virgen,    ni tampoco San José;
  8   que si mi marido es muerto,    de monja me meteré.
     Dos hijos varones tengo,    uno para San Francisco
  10   y otro para San José.--

Nota: -5b de l. m. c. sic.

Go Back
0113:109 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 4654)

Versión de Palestina (Huila, Colombia).   Recitada por Miriam Burbano (10a). Recogida en San Agustín por Gisela Beutler, 1961. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 150, p. 367.  038 hemist.  Música registrada.

     Estando aquí sentada    debajo este laurel,
  2   con los pies dentro las frescuras,    viendo el agua correr.
     En eso pasó un soldado,    lo hice detener:
  4   --Deténgase, mi soldadito,    que una pregunta le haré.
     Usted que andaba en la guerra,    ¿no me ha visto a mi marido alguna vez?
  6   --Dime, mi señora, sus señales    de su marido, ¿cómo son?
     --Mi marido es alto, rubio,
  8   en la muñeca de la mano    tiene espada de marqués.
     --Por sus señales, mi señora,    su marido muerto es.
  10   En la mesa de batalla    lo ha matado un genovés.
     De encargo me ha dejado    que me case con usted,
  12   que le cuide sus hijitos,    como los cuidaba él.
     --Eso sí no lo haré,
  14   siete años lo he esperado,    siete lo esperaré.
     Si a los catorce no viene,    de monja yo me iré.
  16   Mis tres hijos varones    al rey se los llevaré;
     que sirvan de batalla    y que mueran por la fe.
  18   Mis tres hijas mujeres    conmigo las llevaré.
     --Calla, calla, Catalina,    calla, infeliz mujer,
  20   hablando con tu marido,    sin poderlo conocer.--

Go Back
0113:110 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 4655)

Versión de San Agustín (Huila, Colombia).   Recitada por María Guerrero (14a). Recogida por Gisela Beutler, 1961. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 151, pp. 367-368.  033 hemist.  Música registrada.

     Estando Catalinita    sentada en un laurel,
  2   con los pies en la frescura,    viendo las aguas correr.
     En estas pasó un soldado,    y lo hizo detener:
  4   --Detente, mi soldadito,    que una pregunta le voy a hacer.
     ¿Que sí no ha visto a mí marido    en la guerra alguna vez?
  6   --Lo he visto, no recuerdo,    dame usted la seña de él.
     --El es rubio, blanco, hermoso,    igual a usted.
  8   --En la mesa de los dados    lo ha matado un genové;
     y de cargo me ha dejado    que me case con usted.
  10   --Eso sí no lo haré,
     siete años lo he esperado    y siete lo esperaré.
  12   Y si a los quatorce no ha venido,    de monja me entraré.
     A mis tres hijas mujeres    conmigo las llevaré.
  14   Y a mis tres hijos varones    al rey se los entregaré,
     para que sirvan de batalla    y mueran por la fe.
  16   --Calla, calla, Catalina,    mujer infeliz,
     hablando con su marido,    sin poderse despedir.--

Go Back
0113:116 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 4661)

Versión de Neiva (Huila, Colombia).   Recitada por Petra Cortés de Matiz (59a). Recogida por Gisela Beutler, 1961. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 157, p. 370.  036 hemist.  Música registrada.

     --Catalina, Catalina,    linda flor de Genovés,
  2   ¿qué necesitas pa` Francia,    mañana me embarcaré?
     --Una carta tengo escrita    para mandarla al genovés.
  4   --¿Cómo se lo voy a llevar,    si yo no lo he de. conocer?
     --El es alto, delgado,    en el hablar muy cortés,
  6   muy caballero, y en su caballo    carga las armas del rey.
  8   --Por las señas que me das    su marido muerto es.
  10   En el salón de las damas    mataron un genovés.
     Y en el testamento dice:    Conmigo te casarés.
  12   --No lo permita mi Dios    que esto va a suceder
     Diez años lo he esperado    y otros diez lo esperaré.
  14   Si a los veinte no parece,    de monja me meteré,
     Un hijo varón que tengo    al rey se lo dejaré,
  16   y la niña mujer que tengo    conmigo la llevaré.
     --Catalina, bella fina,    linda flor de Genovés,
  18   no llores por tu marido,    que presente lo tenés.--

Nota: Beutler considera este el tipo B2: Mañana me voy para Francia+Carta

Go Back
0113:117 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 4662)

Versión de Baraya (Huila, Colombia).   Recitada por Rafaela de Perdomo (46a). Recogida por Gisela Beutler, 1961. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 158, p. 370.  022 hemist.  Música registrada.

     --Catalina, Catalina,    flor de Genovés,
  2   ¿qué se le ofrece para Francia,    pues mañana me embarcaré?
     --Una carta bien escrita    para mi marido genovés.
  4   --¿Cómo se la debo llevar,    si yo no lo he de conocer?
     --El es alto y delgado    y en el hablar muy cortés.
  6   Y en el caballito que anda    carga las armas del rey.
    
(Dice que lo mataron)
     --Si lo tengo presente,
  8   en el puerto de Honda    lo mató un gran francés.--
    
(Ella se pone a llorar).
     --Ya lo he esperado diez años    y lo esperaré otros diez.
  10   Y si a los veinte no parece,    de monja me meteré.
     Un niño varón que tengo    lo mandaré servir al rey,
  12   y la niña la llevaré conmigo.
     --Catalina, bella fina,
  16   no llores por tu marido,    que presente lo tenés.--

Nota: tras el vv. 12 comenta la recitadora: "Ahora la manifestación del muchacho: Él se dirigió a ella y la abrazó, presentándola como esposa."

Go Back
0113:118 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 4663)

Versión de Neiva (Huila, Colombia).   Recitada por Judith Sánchez (11a). Recogida por Gisela Beutler, 1961. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 159, p. 371.  036 hemist.  Música registrada.

     --Catalina, Blanca Niña,    blanca flor de Ginové,
  2   mañana me voy pa` Francia,    ¿qué quereis o qué mandais?
     --Una carta tengo escrita    para mandarla a Ginoés.
  4   --Pero ¿cómo se lo entrego,    si no lo he de conocer?
  6   --Mi marido es alto y rubio,    y en el habla es muy cortés.
     Anda en un caballo rucio,    cargando armas `al res`.
  8   --Sí, señora, sí lo he visto,    hace un año que murió.
     En la plaza Santander    lo mató un `saragonel`.
  10   --Ahora me visto de negro    y salgo a comprar mis verduritas,
     para que diga la gente:    «¡qué hermosa quedó la viuda!»
  12   --En el letrero me dice    que me case con la viuda.
     --No lo permitan los cielos,    siete años le guardaré.
  14   Si a los siete años no viene,    de monja me meteré.
     Tres hijos varones tengo,    de frailes los mandaré.
  16   Tres hijas mujeres tengo,    también me las llevaré.
     --Catalina, blanca niña,    blanca flor de Ginové,
  18   no llores por tu marido,    que presente lo tenés.--

Nota de G. Beutler: contaminado con "La recién casada".

Go Back
0113:119 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 4664)

Versión de Neiva (Huila, Colombia).   Recitada por María Edith Vásquez (11a). Recogida por Gisela Beutler, 1961. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 160, p. 371.  032 hemist.  Música registrada.

     Catalina, Catalina,    linda flor de Genové,
  2   mañana me voy para Francia,    ¿qué tenéis o qué mandáis?
     --Una carta tengo escrita    para mandarle al genovés.
  4   --No conozco a su marido,    dígame, ¿qué tipo es?
     --Mi marido es alto y rubio,    en el habla es cortés.
  6   Tiene un caballo rucio    y le maneja armas al rey.
     --Sí, señora, sí lo he visto,    hace un año que murió.
  8   Lo mató en la plaza    un tipo traidor.--
     --Ahora voy para mi casa    a vestirme de café,
  10   y a mirarme en un espejo,    a ver, qué linda quedé.
     Luego salgo para la plaza    a comprar unas verduras,
  12   para que diga la gente:    ¡qué linda quedó la viuda!
     --Catalina, Catalina,    linda flor de genové,
  16   no llore tanto, mi niña,    ¡que yo a Efraín os lo traeré!.--

Nota de G. Beutler: contaminado con "La recién casada".

Go Back
0113:120 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 4665)

Versión de San Agustín (Huila, Colombia).   Recitada por Emilio Valderrama (79a). Recogida por Gisela Beutler, 1961. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 161, pp. 371-372.  026 hemist.  Música registrada.

     --Catalina, bella niña,    blanca flor de Ginové,
  2   mañana me voy pa` Francia,    ¿qué encargás o qué querés?
     --Una carta tengo escrita    para mandarla a mi marido.
  4   --No te la puedo llevar,    porque no sé quién es.
     --Es un hombre delgadito    y en el hablar muy cortés.
  6   Anda en un caballo rucio,    cargando las armas del rey.
     --Por las señas que me das    ese hombre muerto es.
  8   En la torre del colegio    lo mató un aginové.
     --No lo permita mi Dios,    ni San Pedro, ni San Pablo.
  10   Siete años lo he esperado    y siete lo esperaré.
     Si a los siete no viniere,    de monja me meteré.
  12   Dos hijos varones tengo,    de frailes los mandaré.
     Dos hijas mujeres tengo,    con ellas me iré.--

Go Back
0113:121 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 4666)

Versión de San Agustín (Huila, Colombia).   Recitada por Socorro Calderón (15a). Recogida por Gisela Beutler, 1961. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 162, p. 372.  023 hemist.  Música registrada.

     --Catalina, bella niña,    blanca flor de Genovés,
  2   mañana me voy para Francia,    ¿qué se te puede ofrecer?
     --Una carta tengo escrita,    que para mi marido es.
  4   --No se la puedo llevar,    porque yo no sé quién es.
     --Es un hombre alto y delgado    y en el habla muy cortés.
  6   Monta un caballo blanco,    . . . . . . . . . . . . . . . . . . ..
     --Por las señas que me das    tu marido muerto es.
  8   En la torre del colegio    lo ha matado un genovés.
     --No lo permitan los cielos,    siete años lo esperaré.
  10   Si a los siete años no viene,    de monja me meteré.
     A mis tres hijas mujeres    para allá me las llevaré.
  12   Y a mis tres hijos varones    de fraile los meteré.--

Go Back
0113:133 Señas del esposo (polias.)            (ficha nº: 4722)

Versión de Neiva (Huila, Colombia).   Recitada por Neftalí Puentes (13a). Recogida por Gisela Beutler, 1961. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 217, pp. 390-391.  032 hemist.  Música registrada.

     --Yo soy la recién casada,    que vengo de Panamá,
  2   abandoné a mi marido    por amar la libertad.
     --Ven acá, mi buen soldado,    ¿si no ha visto a mi marido?
  4   --No, señora, no, señora,    no sé qué tipo será.
     --Mi marido es alto y rubio,    tiene tipo de francés;
  6   en el puño de la espada    lleva el nombre de Isabel.
     --Sí, señora, sí, lo he visto,    hace un año que murió.
  8   En la plaza del mercado    lo mató un francés traidor.
     --Ya se murió mi marido,    de luto me vestiré,
  10   para que diga la gente:    ¡qué hermosa viuda quedé!
     Ya me voy para la casa,    a vestirme de café,
  12   a mirarme en un espejo,    a ver qué hermosa quedé.
     Ya me voy para la plaza,    a comprar unas verduras,
  14   para que diga la gente:    ¡qué hermosa quedó la viuda!
     En aquel alto Tequendama    me llaman a coquetiar,
  16   pues eso ha sido mi marido,    que volvió a resucitar.--

Go Back
0113:134 Señas del esposo (polias.)            (ficha nº: 4723)

Versión de Neiva (Huila, Colombia).   Recitada por Mercedes Laguna (12a). Recogida por Gisela Beutler, 1961. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 218, p. 391.  027 hemist.  Música registrada.

     --Yo soy la recién casada,    que he venido de Panamá,
  2   en busca de mi marido    y no sé dónde estará.
     --Ven acá, mi buen soldado,    ¿no me ha visto a mi marido?
  4   --No, señora, no lo he visto,    no sé qué tipo será.
     --El aspeto de francés,
  6   y en el puño de la espada    lleva el nombre de Isabel.
     --Sí, señora, sí, lo he visto,    hace un año que murió;
  8   en la playa de Cartagena    un león se lo comió.
     --Ya me voy para la casa,    a vestirme de café,
  10   y a mirarme en el espejo,    qué linda quedé.
     En un alto muy alto    me invitaron almorzar,
  12   una chucha chamuscada    y una arepa sin asar.
     En un alto muy alto    me invitaron a bailar,
  14   vi que era mi marido    que volvió a resucitar.--

Nota: -12a chucha: en Colombia para "zarigüeya común", opósum; -12b Arepa de maíz asada (Colombia, Venezuela, Antillas.

Go Back
0113:135 Señas del esposo (polias.)            (ficha nº: 4724)

Versión de Baraya (Huila, Colombia).   Recitada por Nicolasa Herrera de perdomo (40a). Recogida por Gisela Beutler, 1961. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 219, pp. 391-392. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº__, 12.4, p. 242.  020 hemist.  Música registrada.

     --Yo soy la recién casada,    de mí nadie gozará,
  2   me abandonó mi marido    por la mucha libertad.
     --Mi marido es alto y rubio,    tiene tipo de francés;
  4   en el puño de la espada    lleva el nombre de Israel.
     --Mi señora, sí, lo he visto,    hace un año que murió.
  6   En el campo de batalla    lo mató un francés traidor.
     --Salgo para la plaza    y me visto de café,
  8   y me miro en el espejo    lo hermosa que quedé.
     Me voy a la galería,    a comprar unas verduras,
  10   para que diga la gente:    ¡qué hermosa quedó la viuda!--

Nota: Aprendió el romance en la escuela de una maestra. En una versión de Istmina (El Camellón) Chocó, informe de la Sra. Elvira Valencia de Valderrama, 43 años, en enero de 1963, que comienza como sigue: Yo soy la recién casada, / ninguno me goza a mí.//Abandoné mi marido / por querer la libertad, etc. se encuentran los versos finales: Yo soy la que parto el pan, / yo soy la que sirvo el vino,//yo soy la que me meneo / con este cuerpo divino//.-- Cf. para esto J. A. CARRIZO, Cancionero de la Rioja, II, pág. 47, nº 82 (Romancillos y Rimas Infantiles): Yo soy Santa Isabel, / soy la del cabello fino,//Yo soy la que parto el pan / yo soy la que doy el vino.//Aquí les presento yo / el cuerpo santo y divino//.

Go Back
0113:128 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 4717)

Versión de Ciénaga (Magdalena, Colombia).   Recitada por Miriam Morales (12a). Recogida por Gisela Beutler, 1962. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 212, pp. 388-389.  010 hemist.  Música registrada.

     --Yo soy la recién casada,    ¿no me han visto a mi marido?
  2   --No, señora, no, señora,    déme seña y le diré.
     --Mi marido es alto y rubio,    tira tipo de francés.
     [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ]
  4   --Ya me voy para el mercado,    y me visto de verdura,
     y me miro en un espejo:    --¡Qué bonita está la viuda!--

Go Back
0113:129 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 4718)

Versión de Ciénaga (Magdalena, Colombia).   Recitada por Inés Perreira (10a). Recogida por Gisela Beutler, 1962. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 213, p. 389.  022 hemist.  Música registrada.

     --Yo soy la recién casada,    ¿no me han visto a mi marido?
  2   --No, señora    déme seña y le diré.
     --Mi marido es alto y rubio,    tira tipo de francés.
  4   En el puño de la espada,    lleva el nombre de Isabel.
     --Sí, señora, sí, señora,    hace años que murió;
  6   lo mataron en la guerra,    lo mató un Francisco Arón.
     --Siete años lo he esperado,    siete más le esperaré,
  8   si no vuelve a los quatorce,    como viuda quedaré.
     --Ya me voy para el mercado,    hacer compra de verdura,
  10   ya me voy para la zona,    hacer compra de café,
     a mirar en el espejo:    ¡qué linda quedó la viuda!--

Notas: Contaminación con La esposa fiel. "La zona bananera", región de plantaciones de banano, cerca de Santa Marta, que se extiende 80 kms. de Ciénaga hasta Fundación (Magdalena). Aprendido de otras niñas.

Go Back
0113:130 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 4719)

Versión de Santa Marta (Magdalena, Colombia).   Recitada por Juanita Pernet (11a). Recogida por Gisela Beutler, 1962. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 214, p. 389.  024 hemist.  Música registrada.

     --Yo soy la recién casada,    ¿no me han visto a mi marido?
  2   --No, señora, no, señora,    déme seña y le diré.
     --Mi marido es alto y rubio,    tiene tipo de francés,
  4   y en el puño de la espada    lleva el nombre de Isabel.
     --Sí, señora, sí, señora,    hace[n] años que murió.
  6   Lo mataron, lo mataron,    lo mató Francisco Abel.
     --Siete años lo he esperado,    otros siete lo esperaré,
  8   si a los quatorce no ha llegado,    a monja me meteré.
     Y mis tres hijas mayores,    a la patria le entregaré,
  10   y mis tres hijos mayores,    a la patria entregaré.
     Ya me voy para el mercado    y me visto de verdura,
  12   y me miro en un espejo:    ay, ¡qué linda quedó la viuda!--

Nota: -9b le sic.

Go Back
0113:113 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 4658)

Versión de Barbacoas (Nariño, Colombia).   Recitada por Francisco González, "el Alacrán". Recogida por Gisela Beutler, 1961. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 154, p. 369; notación musical , nº 24,p. 564.  022 hemist.  Música registrada.

     --Catalina, Catalina,    Blancaflor de Filomena,
  2   mañana me voy pa` Francia,    ¿qué mandas o qué querés?
     --Mi vida, si a Francia fueras,    a mi bien saludaráslo.
  4   --¿Cómo voy a saludarlo,    si no conozco quién es.
     --El es muy chico de cuerpo,    y en el hablar muy cortés.
  6   El caballito en que anda    una palomita es.
     --Que mi Dios no lo permita,    ni San Pedro, ni su ley,
  8   que si mi marido es muerto,    de monja me meteré.
     Tres hijos varones tengo    para servicio de rey.
  10   El más chiquítico a pie    y el grandecito a caballo,
     porque el chiquíto no sabe    los ejercicios del rey.--

Go Back
0113:137 Señas del esposo (polias.)            (ficha nº: 4726)

Versión de Barbacoas (Nariño, Colombia).   Recitada por Eugalicia de Castillo (11a). Recogida por Gisela Beutler, 1961. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 221, p. 392.  020 hemist.  Música registrada.

     --Yo soy la recién viuda,    hace un año me casé,
  2   mi marido me ha abandonado    por amar la libertad.
     --Ven acá, mi buen soldado,    ¿si me ha visto a mi marido?
  4   --No, señora, no lo he visto,    ni tampoco sé quién es.
     --Es un alto joven rubio,    tiene tipo de francés,
  6   y en la chapa de l`espalda    lleva el nombre de José.
     --Sí, señora, sí, lo he visto,    sí, le puedo dar razón,
  8   que en la esquina del mercado    estaba por descender.
     --Pobrecito mi marido,    que me ha dado de comer;
  10   que Dios lo tenga en el cielo    y no lo deje caer.--

Nota: -6a espalda. sic.

Go Back
0113:112 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 4657)

Versión de Salazar (Norte de Santander, Colombia).   Recitada por Hilda María Contreras de Omaña (44a). Recogida por Gisela Beutler, 1961. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 153, pp. 368-369. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº__, 12.2, p. 241.  028 hemist.  Música registrada.

     --Catalina, Catalina,    del sitio del limonés,
  2   mañana me voy pa` Francia,    ¿qué pedís, o qué quereís?
     --Nada pido, nada quiero,    sino lo que te encargo es
  4   que, si ves a mi marido,    ¡saludos me le darés!
     --Yo sí te los entregaré,    pero yo no se quién es.
  6   --Es un mozito alto de cuerpo,    muy admirable y cortés.
     Anda en un caballo blanco,    y al verlo una paloma es.
  8   --A las señas que vos me dais    ya tu marido muerto es,
     que en el juego de madama    lo mató una virondés
  10   --No lo permita mi Dios,    ni San Pedro, ni su ley,
     que seis años lo he esperado    y otros seis lo esperaré.
  12   Y si mi marido no viene,    de monja me meteré.
     Tres hijas doncellas que tengo    conmigo las llevaré.
  14   Un hijo varón que tengo    a servir al rey lo daré.--

Nota: -9b virondés: quiere decir: una mujer. Beutler considera este el tipo B1. "Mañana me voy para Francia"+Saludo.

Go Back
0113:125 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 4670)

Versión de Gramalote (Norte de Santander, Colombia).   Recitada por Sofía de Rincón (38a). Recogida por Gisela Beutler, 1961. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 166, p. 373.  022 hemist.  Música registrada.

     --Catalina, flor de Lima,    flor de todo el universo,
  2   pronto me iré para España,    dime, niña, ¿qué queréis?
     --Una carta a mi marido,    si lo véis.
  4   --¿Cómo quiere, que se la dé,    sin yo conocerlo a él?
     --El es chiquito,    con el habla muy cortés.
  6   Pasea en un caballa blanco,    vestidito a lo francés.
     --Por las señas que me das    tu marido muerto es.
  8   --Doce años lo he esperado    y doce lo esperaré.
     Si a los doce no volviere,    de monja me entraré.
  10   Un hijo igualito que tengo    al rey se lo entregaré,
     una hija igualita que tengo    conmigo la llevaré.--

Go Back
0113:132 Señas del esposo (polias.)            (ficha nº: 4721)

Versión de Bucaramanga (Norte de Santander, Colombia).   Recitada por Hermana Eugenia Victoria. Recogida en Salazar, Norte de Santander por Gisela Beutler, 1961. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 216, p. 390.  016 hemist.  Música registrada.

     --Yo soy la recién casada,    venida de Panamá,
  2   mi marido me abandona    por la mucha libertad.
     --Decidme, o buen soldado,    ¿mi marido dónde está?
  4   --No, señora, no conozco,    ni sé qué tipo será.
     --Mi marido es alto y rubio,    tiene tipo de francés,
  6   y en el puño de la espada    lleva el nombre de Isabel.
     --Sí, señora, sí, conozco,    hace un año que murió.
  8   En los campos de batalla    un soldado lo mató.--

Go Back
0113:122 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 4667)

Versión de Chocó (Quibdó, Colombia).   Recitada por Dominga Palacio (90a). Recogida por Gisela Beutler, 1963. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 163, p. 372.  026 hemist.  Música registrada.

     --Catalina, Catalina,    la del quinto ginové,
  2   mañana me voy pa` Francia,    ¿qué mandás o qué querés?
     --Una carta tengo escrita,    que a mi marido dejé.
  4   --No conozco a tu marido,    ni tampoco sé quién es.
     --Mi marido es alto y delgado,    en el hablar muy cortés;
  6   caballero en su caballo,    una palomita es.
     --Por la seña que me dan    tu marido muerto es.
  8   En el balcón de una dama    lo mató Marambolé.
     --Dos hijas mujer que tengo    a monjas las meteré.
  10   Un hijo varón que tengo    al rey se lo entregaré.
     Siete años lo he aguardado,    otros siete aguardaré.
  12   No lo permita mi Dios,    ni el glorioso San José,
     que si mi marido es muerto,    yo viva me enterraré.--

Nota -9a mujer sic.

Go Back
0113:114 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 4659)

Versión de Aratoca (Santander del Sur, Colombia).   Recitada por Yolanda Plata (11a). Recogida por Gisela Beutler, 1960. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 155, p. 369.  015 hemist.  Música registrada.

     --Catalina, Catalina,    del monte del genovés,
  2   mañana me voy para Francia,    ¿qué le ofrece y qué queréis?
     --Saludos a mi marido,    si acaso lo conocéis.
  4   Anda en un caballito blanco,    vestido a lo francés.
     --Por las razones que me da,    que tu marido muerto es.
  6   --No lo permita mi Dios,    ni lo permitan los diablos.
     Con tres chiquelitos que tengo    se los llevo yo al cura,
  8                                     y de monja me vestiré.--

Go Back
0113:138 Señas del esposo (polias.)            (ficha nº: 4727)

Versión de Onzaga (Santander del Sur, Colombia).   Recitada por Héctor Betancourt (11a). Recogida por Gisela Beutler, 1960. (Colec.: Beutler, G.). Publicada en Beutler 1977 [1978], nº 222, pp. 392-393, notación musical , nº 35,p. 568.  028 hemist.  Música registrada.

     --Yo soy la recién casada,    venida de Panamá,
  2   mi marido me abandona    por la mucha libertad.
     Ya me voy para mi casa,    a vestirme de café,
  4   para que diga la gente:    ¡qué moza viuda mujer!
     --Dime, oh buen soldado,    mi marido, ¿en dónde está?
  6   --No, señora, no conozco,    ni sé qué tipo será.
     --Mi marido es alto y rubio,    tiene cara de francés,
  8   y en el puño de la espada    lleva el nombre de Isabel.
     --Sí, señora, le conozco,    que hace un año que murió.
  10   En los campos de batalla    un soldado lo mató.
     --Ahora me visto de negro    y me voy para el cementerio,
  12   para que la gente diga:    ¡qué triste quedó la viuda!--
     La pobre viuda lloraba    la muerte de su marido:
  14   que si no se hubiera muerto,    todavía estuviera vivo.

Go Back
0113:158 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5313)
[0168.1 ¿Dónde vas, Alfonso XII?  contam.]

Versión de Santa Cruz de Guanacaste (Costa Rica).   Recitada por Marta Vásquez-Chávez (50a). Recogida en 1973. Publicada en Cruz-Sáenz 1986, p. 17. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXX, 6.1, p. 234.  024 hemist.  Música no registrada.

     --¿Para dónde va usté, señora,    para dónde, pobre de ti?
  2   --Voy en busca de mi marido    que hace tiempo lo perdí.
     --Déme las señas, señora,    para poderlo conocer.
  4   --Mi marido es alto y grueso;    viste bálsamo francés
     --Por la seña que usté me ha dado,    su marido muerto es;
  6   en la guerra con los moros;    un camello lo mató.
     --Quince años lo he esperado    y otros quince lo esperaré.
  8   Si a los treinta no regresa,    yo de monja me meteré.
     Y la chiquita que tengo,    a un convento la meteré,
  10   a que rece por su padre    que en la guerra muerto es.
     Y el chiquito que tengo,    al rey se lo entregaré,
  12   pa que luche por la patria    donde su padre murió.--

Go Back
0113:159 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5314)

Versión de Liberia (Guanacaste, Costa Rica).   Recitada por Dennis Baltodano (49a). Recogida en 1979. Publicada en Cruz-Sáenz 1986, p. 16. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXX, 6.2, pp. 234-235.  024 hemist.  Música no registrada.

     Qué bonito el soldadito    paradito en el cuartel,
  2   con el fusilito al hombro    esperando al coronel.
     --Dígame, señor soldado,    ¿de la guerra viene usté?
  4   --Sí, señora, de allí vengo;    ¿por qué me pregunta usted?
     --No me ha visto a mi marido    que hace un año que se fue.
  6   --No, señora, no lo he visto,    dígame las señas de él.
     --Él es alto y delgadito,    tiene tipo de francés,
  8   y en el cuello de la camisa    lleva el nombre de Isabel.
     --Señora, sí lo he visto,    hace un año que murió.
  10   Y en el testamento puso    que se case usted con yo.
     --¡Dios me libre, Dios me arde,    y la Virgen Santa Inés!
  12   ¡Que ya muerto mi marido    me case otra vez!--

Go Back
0113:160 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5315)

Versión de Puriscal (San José, Costa Rica).   Recitada por María Calderón (44a). Recogida en 1979. Publicada en Cruz-Sáenz 1986, p. 20. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXX, 6.3, p. 235.  024 hemist.  Música no registrada.

     Qué bonito soldadito    paradito en el cuartel
  2   con su riflicito al hombro    esperando al coronel.
     --Dígame, señor soldado,    ¿de la guerra viene usted?
  4   Sí, señora, de allá vengo,    ¿por qué me pregunta usted?
     --Si no ha visto a mi marido,    que hace un año que se fue,
  6   y en el cuello de la camisa    carga el nombre de Isabel.
     --Sí, señora, sí lo vide,    es un año que murió,
  8   y el me dejó dicho    que se case usted con yo.
     --¡Dios me guarde y Dios me libre,    y la Virgen Santa Inés,
  10   viendo muerto a mi marido    casarme segunda vez!
     Ya me voy pal mercadito    a comprarne las verduras
  12   pa que los muchachos digan:    "¡Qué hermosa quedó la viuda!"--

Go Back
0113:161 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5316)

Versión de Cuba s. l. (Cuba).   Recogida en 1914. Publicada en Poncet y de Cárdenas 1914, pp. 78-79. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXX, 8.1, p. 235.  030 hemist.  Música no registrada.

     --Catalina, flor de lima,    flor de todo genovés,
  2   mañana voy para Francia,    mandad lo que queréis.
     --Quiero que llevéis la carta    al conde le don Manuel.
  4   --¿Cómo se la doy, señora,    si no lo he de conocer?
     --Mi marido es alto y rubio    y en su habla muy cortés,
  6   monta en un caballo blanco,    viste y calza a lo francés.
     --Por las señas que me ha dado,    su marido muerto es;
  8   en la mesa de los dados,    muerte le dio un genovés.
     --Once años lo he esperado    como una buena mujer,
  10   si a los doce no ha llegado,    para un convento me iré;
     un hijo varón que tengo    al rey se lo entregaré;
  12   una hija también tengo,    conmigo la llevaré
     para que me lave y planche    y me haga de comer.--
  14   --Échame los brazos, dueña,    que presente me tenéis.--
     Que se celebren las bodas    de Catalina y Manuel.

Go Back
0113:162 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5317)

Versión de La Habana (Cuba).   Recogida en 1922. Publicada en Chacón y Calvo 1922, p. 105. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXX, 8.2, p. 236.  038 hemist.  Música no registrada.

     Éste es el Mambrú, señores,    que lo cantan al revés.
  2   --¿Ha visto usted a mi marido    en la guerra alguna vez?
     --Si lo he visto no me acuerdo,    déme usted las señas de él.
  4   --Mi marido es alto y rubio,    vestido de aragonés,
     en la punta de la lanza    lleva un pañuelo bordés,
  6   que lo bordé cuando niña,    cuando niña lo bordé.
     --Por las señas que me ha dado,    su marido muerto es,
  8   que en la mesa de los dados    lo ha matado un genovés.
     --Siete años lo he esperado    como una buena mujer,
  10   y si a los ocho no viene,    a monja me meteré,
     y a las tres hijas que tengo    yo las colocaré.
  12   Una en casa de doña Juana,    otra en casa de doña Inés,
     y la más chiquirritita,    con ella me quedaré
  14   para que me friegue y barra    y me haga de comer.
     Y los tres hijos que tengo,    a frailes los meteré.
  16   Y si no quieren ser frailes,    vayan a servir al rey,
     que donde murió su padre,    que mueran ellos también.--
  18   --No haga eso, mujer mía,    no lo hagas, Isabel,
     que aquí tienes a quien buscas,    que aquí está tu esposo Andrés.--

Go Back
0113:163 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5318)

Versión de Cuba s. l. (Cuba).   Recogida en 1914. Publicada en Poncet y de Cárdenas 1914, pp. 77-78. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXX, 8.3, pp. 236-237.  044 hemist.  Música no registrada.

     --Yo soy, yo soy la viudita    que no ceso de llorar;
  2   me abandonó mi marido    por seguir la libertad.
     Venga acá, señor soldado,    --¿Qué se la ha ofrecido a usted?
  4   --Si usted ha visto a mi marido    en la guerra alguna vez
     --Si lo he visto, no recuerdo,    déme usted las señas de él.
  6   --Mi marido es alto y rubio    vestido de aragonés,
     y en fa punta de su espada    lleva un pañuelo inglés
  8   que lo bordé cuando niña,    siendo niña lo bordé.
     --Por las señas que usté ha dado    su marido muerto es,
  10   pues lo mataron de un tiro    en la puerta de un café;
     en el testamento puso    que me casara con usted.
  12   --Siete años lo he esperado    y otros siete esperaré,
     si a los catorce no viene    a monja me meteré.
  14   Estas tres hijas que tengo    ¿dónde las colocaré?
     Una en casa`e doña Juana    y otra en casa `e doña Inés
  16   y la más chirriquitica    con ella me quedaré
     para que me lave y me cuide,    y que me dé de comer,
  18   y me lleve por la mano    a casa del coronel.
     Y este varón que tengo    a la guerra lo echaré
  20   para que busque a su padre    o muera junto con él.
     --Calla, calla, mi señora,    calla, calla, mi mujer,
  22   yo soy tu esposo marido    y tú mi amada mujer.--

Go Back
0113:164 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5319)

Versión de Cuba s. l. (Cuba).   Recogida en 1914. Publicada en Poncet y de Cárdenas 1914, pp. 75-76. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXX, 8.4, p. 237.  026 hemist.  Música no registrada.

     --Soldadito de la guerra,    ¿de la guerra viene usted?
  2   ¿Usté ha visto a mi marido    en la guerra alguna vez?
     --No, señora, no lo he visto,    diga usté las señas de él.
  4   --Mi marido es blanco y rubio    con el tipo aragonés
     y en la punta de su espada    lleva las armas del rey.
  6   --Si, señora, si lo he visto    y murió hace más de un mes,
     y dejó en su testamento    que me case con usted.
  8   --No lo permita la Virgen    ni mi madre Santa Inés,
     que las tres hijas que tengo    yo las acomodaré:
  10   una en casa de doña Juana,    otra en casa de doña Inés,
     y la más chiquirritica    con ella me quedaré
  12   para que barra la casa,    y que me dé de comer,
     y me lleve de la mano    a casa del coronel.--

Go Back
0113:173 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5328)
[0178 Mambrú  contam.]

Versión de Ecuador s. l. (Ecuador).   Recogida en 1935. Publicada en Mena - Montero 1966, pp. 129-130. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXX, 13.1, p. 242.  022 hemist.  Música no registrada.

     Mambrú se fue a la guerra    y no sé cuándo vendrá;
  2   si vendrá por Pascua y Reyes    o vendrá por Navidad.
     --Diga usted, señor soldado,    usted que ha servido al rey,
  4   si le ha visto a mi marido    por Flandes alguna vez.
     --No, señora, no lo he visto,    déme usted las señas de él.
  6   --Mi marido es Félix Blanco,    Félix Blanco, aragonés,
     y en el puño de su espada    carga las armas del rey.
  8   --Sí, señora, sí lo he visto,    su marido murió ya
     y dejó por testamento    que me case con usted.
  10   --Que el cielo no lo permita,    ni mi padre San Andrés,
     que una niña de quince años    se case por sexta vez.--

Go Back
0113:144 Señas del esposo (é+pareados)            (ficha nº: 5299)

Versión de Santa Barbara (California, EEUU).   Recitada por Federico Ruiz (18a). Recogida en 1925. Publicada en Espinosa 1925, p. 304. Reeditada en Díaz Roig 1990A, nº XXX, 1.3, p. 229.  024 hemist.  Música no registrada.

     --Yo soy la recién casada,    que nadie me gozará.
  2   Me abandonó mi marido    por amar la libertad.
     Caballero, por ventura,    ¿ha visto usted a mi marido?
  4   --No, señora, no lo conozco.    Déme usted las señas de él.
     --Mi marido es blanco y rubio    y en el hablar muy cortés
  6   y en la copa del sombrero    tiene un letrero francés.
     --Por las señas que me ha dado    su marido muerto es;
  8   en la guerra de Valencia    lo mató un traidor francés.
     Señorita, si usted quiere,    nos casaremos los dos,
  10   con su voluntá y la mía    y la voluntad de Dios.
     --Cinco años que lo he aguardado,    y cinco que lo esperaré.
  12   Si a los diez años no vuelve    de monja me meteré.--

Go Back
0113:146 Señas del esposo (é+pareados)            (ficha nº: 5301)

Versión de Delacroix (Louisiana, EEUU).   Recitada por Joseph Campo. Recogida en 1980. Publicada en Armistead 1983b, p. 43. Reeditada en Díaz Roig 1990A, nº XXX, 1.5, p. 230.  014 hemist.  Música no registrada.

     --Yo soy la recién casada,    de mí nadie gozará,
  2   mi marido está en la guerra    por servir su libertad.
     --Señora, si usted quisiera    déme una seña de su marido.
  4   --Mi marido es alto y rubio,    nada tiene de cortes,
     en el puño de su espada    lleva un letrero francés,
  6   Hay seis años que lo espero,    seis más que lo esperaré,
     si a los doce años no viene    con usted me casaré.--

Go Back
0113:142 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5297)

Versión de Ranchitos [Taos] (New Mexico, EEUU).   Recitada por Marcelino Morgas (89a). Recogida por Aurelio Macedonio Espinosa, antes de 1953. (Colec.: Espinosa, A. M.). Publicada en Espinosa 1953a, pp. 28-29. Reeditada en Díaz Roig 1990A, nº XXX, 1.1, p. 228.  036 hemist.  Música no registrada.

     Catalina, Catalina,    la del paño limonés,
  2   ¿qué se te ofrece pa Francia?    Dime, niña, ¿qué queréis?
     --Estas cartas que aquí tengo    a mi marido las dé.
  4   --No conozco a tu marido.    --Yo las señas le daré:
     Mi marido es gente noble,    y en el habla muy cortés.
  6   Anda en un caballo blanco    que le dio Andrés Francés,
     con un letrero en la lanza:    "Jesús, María y José".
  8   --Por las señas que usted da,    ya el caballero muerto es;
     en la ciudad de Barela    lo mató un traidor francés;
  10   lo lloraban diez solteras,    casadas cuarenta y tres.
     Si necesita de amores,    mi alma, yo le serviré.
  12   --No necesito de amores,    y ni los he menester.
     Cinco años ya lo he esperado    y diez que lo esperaré;
  14   y si a los quince no viene,    de monja me meteré:
     Estas dos hijas que tengo,    de monjas las meteré,
  16   que rueguen a Dios por mí    y por su padre también.--
     Aquí va la despedida,    borrando tinta y papel,
  18   que no hay mujer en el mundo    que guarde tanto su ley.

Go Back
0113:143 Señas del esposo (é+pareados)            (ficha nº: 5298)

Versión de Las Vegas (New Mexico, EEUU).   Recitada por Luisa Nevárez (59a). Recogida por Aurelio Macedonio Espinosa, antes de 1953. (Colec.: Espinosa, A. M.). Publicada en Espinosa 1953a, p. 30. Reeditada en Díaz Roig 1990A, nº XXX, 1.2, p. 229.  036 hemist.  Música no registrada.

     --Traigo una pena doblada    y un crecido sentimiento;
  2   a nadie le digo nada,    yo sola soy la que siento.
     Yo soy la recién casada    que nunca me casaré;
  4   me abandonó mi marido    por amar la libertad.
     Caballero, por fortuna,    ¿no ha visto usté a mi marido?
  6   --Señora, no lo conozco;    déme una seña y le digo.
     --Mi marido es alto y grueso    y en el hablar muy cortés,
  8   y en la copa del sombrero    trae un letrero francés.
     --Por las señas que usté ha dado,    su marido muerto es,
  10   y en las guerras de Valverde    lo mató un traidor francés.
     Señorita, si usted gusta,    nos casaremos los dos,
  12   con el gusto de uno y otro    y la voluntad de Dios.
     --Diez años que lo he esperado    diez que lo esperaré,
  14   si a los veinte no viniere,    de monja me meteré.
     --Diez años lo has esperado,    ya diez no lo esperarás,
  16   porque a tus pies yo postrado,    perdón quiero que me des.
     Yo soy aquel hombre ingrato    que a mi esposa abandoné,
  18   y ahora perdón te pido    y te prometo lealtad.--

Go Back
0113:145 Señas del esposo (é+pareados)            (ficha nº: 5300)

Versión de Socorro (New Mexico, EEUU).   Recitada por Electo Baca (50a). Recogida por Aurelio Macedonio Espinosa, antes de 1953. (Colec.: Espinosa, A. M.). Publicada en Espinosa 1953a, pp. 29-30. Reeditada en Díaz Roig 1990A, nº XXX, 1.4, pp. 229-230.  032 hemist.  Música no registrada.

     --Yo soy la recién casada    que nunca me casaré;
  2   me abandonó mi marido,    pero aquí lo esperaré.
     Caballero, por fortuna,    ¿no ha visto usté a mi marido?
  4   --Señora, no lo conozco;    déme una seña y le digo.
     --Mi marido es alto y rubio    yen el hablar muy cortés,
  6   y en la copa del sombrero    lleva un letrero francés.
     --Por las señas que usté ha dado,    su marido muerto es;
  8   en las guerras de Valerio    lo ha matado un rey francés,
     Señorita, si usted gusta,    nos casaremos los dos,
  10   con el gusto de uno y otro    y la voluntad de Dios.
     --Diez años que lo he esperado    y diez que lo esperaré,
  12   si a los veinteno viniere,    de monja me meteré
     y a mis dos hijas que tengo,    en convento las pondré,
  14   pa que rueguen por su madre    y por su padre también.
     Me pondré un túnico azul    y mi sombrero morado;
  16   me miraré en el espejo:    ¡Qué linda viuda he quedado!--

Go Back
0113:147 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5302)

Versión de Leyba (New Mexico, EEUU).   Recitada por Francisco S. Leyba (81a). Recogida por Aurelio Macedonio Espinosa, antes de 1953. (Colec.: Espinosa, A. M.). Publicada en Espinosa 1953a, pp. 30-31. Reeditada en Díaz Roig 1990A, nº XXX, 1.6, p. 230.  020 hemist.  Música no registrada.

     --Yo soy la recién casada    que nadie me gozará;
  2   yo abandoné a mi marido    por gozar la libertad.
     Caballero, por fortuna,    ¿no me ha visto a mi marido?
  4   --Señora, no lo conozco;    déme una seña y le digo.
     --Mi marido es alto y rubio,    y en el hablar muy cortés,
  6   y en la copa del sombrero    trae un letrero francés.
     --Por las señas que usté ha dado    su marido muerto lo es;
  8   en las guerras, de Valerio,    lo mató un traidor francés.
     --Ya en mi marido no pienso,    ya no se me da cuidado;
  10   yo me miro en el espejo:    ¡Qué linda viuda he quedado!--

Go Back
0113:60 Señas del esposo (á)            (ficha nº: 1575)

Versión de España. Documentada en 1573 en Códice del siglo XVI, en el Rom. gen. Rosa de amores [Romance de amores]. Reeditada en Wolf 1856b, Primavera y Flor de Romances, nº 155, vol. II, pp. 87-88 (De las señas del esposo).  034 hemist.  Música no registrada.

     Caballero, si a Francia ides,    por mi señor preguntad;
  2   y porque le conozcáis    con poca dificultad,
     daros he las señas d`él    sin ninguna falsedad:
  4   él es dispuesto de cuerpo,    y de mucha gravedad,
     blanco, rubio y colorado,    mancebo y de poca edad,
  6   el cual por ser tan hermoso    temo de su lealtad.
     Hablaréisle con crianza,    porque en él suele morar;
  8   decidle que su señora    se le envía a encomendar,
     que ya me parece tiempo    de venirme a libertar
  10   de esta prisión en que vivo,    muriendo del soledad;
     y se acuerde que me deja    sin ninguna libertad,
  12   que me la llevó consigo    de mi propia voluntad.
     Y las justas y torneos    yo las supe de verdad;
  14   la divisa que sacó    en señal de desamar.
     Y si acaso amores tiene    y no los quiere dejar,
  16   decidle de parte mía,    sin ningún temor mostrar
     que ausentes, por los presentes,    ligeros son de olvidar.

Variante: 1 Do muero con. Tim.
Nota: *Es mas bien este romance un fragmento, con algunas adiciones, conservando todavía versos enteros de aquel romance viejo que empieza: Asentado está Gaiferos desde el verso que en él dice: Caballero, si a Francia ides, / por Gaiferos preguntad //.

Go Back
0113:61 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 1576)

Versión de España. Documentada en 1605 en Juan de Ribera, Nueve romances s. 1., 1605 en 4o. Reeditada en Wolf 1856b, Primavera y Flor de Romances, nº 156, vol. II, pp. 88-90.  024 hemist.  Música no registrada.

     --Caballero de lejas tierras,    llegáos acá, y paréis,
  2   hinquedes la lanza en tierra,*    vuestro caballo arrendéis;
     preguntaros he por nuevas,    si mi esposo conocéis.
  4   --Vuestro marido señora,    decid ¿de qué señas es?--
     --Mi marido es mozo y blanco,    gentil hombre y bien cortés,
  6   muy gran jugador de tablas,    y también del ajedrez.
     En el pomo de su espada    armas trae de un marqués,
  8   y un ropón de brocado    y de carmesí al envés:
     cabe el fierro de la lanza    trae un pendón portugués,
  10   que ganó en unas justas    a un valiente francés.
     --Por esas señas, señora,    tu marido muerto es:
  12   en Valencia le mataron    en casa de un ginovés;
     sobre el juego de las tablas    lo matara un milanés.
  14   Muchas damas lo lloraban,    caballeros con arnés,
     sobre todo lo lloraba    la hija del ginovés;
  16   todos dicen a una voz    que su enamorada es;
     si habéis de tomar amores,    por otro a mí no dejéis.
  18   --No me lo mandéis señor,    señor, no me lo mandéis,
     que antes que eso hiciese,    señor, monja me veréis.
  20   --No os metáis monja, señora,    pues que hacello no podéis,
     que vuestro marido amado    delante de vos lo tenéis.**

Notas: *Éste y los dos versos que le siguen, están tomados del romance de Valdovinos que dice: Nuño vero, Nuño vero, como en general este romance parece ser mas bien una trova moderna de aquel viejo romance.
**El señor Durán ha puesto a este romance la siguiente nota (en su Rom. gen. pag. 175): «Aun se conserva entre nosotros tradicionalmente aplicada a las circunstancias de la guerra de sucesión en tiempo de Felipe V, el cual dice asi: . . . » [La versión moderna que transcribe en nota Durán se registra en la entrada siguiente. Continúa la nota de W.-H. :] La versión la más antigua parece estar conservada en el romance portugués que ha publicado el señor Almeida Garrett en su Romanceiro II, «Romances cavalharescos antigos» (Lisboa, 1851. p. 7 sig.) bajo el título de la Bella infanta, que dice: Estava a bella infanta / en seu jardim assentada etc. //. Hay también dos romances catalanes muy semejantes a éste, es a saber los intitulados de Blancaflor y de La vuelta del peregrino en la colección del señor Manuel Milá y Fontanals (Observaciones sobre la poesía popular, etc. Barcelona, 1853, pág. 110 y 111).

Go Back
0113:62 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 1577)

Versión de España s. l. (España).   Recogido antes de 1849. Publicada en Versión moderna, incluída por Durán en su Romancero gen. como nota a una versión antigua de Señas del esposo (t. I, nº 318, p. 175), reproducida como nota en Prim. Reeditada en Wolf 1856b, Primavera y Flor de Romances, nº 156n, vol. II, pp. 89-90.  048 hemist.  Música no registrada.

     Oiga, oiga, buen soldado,    si solo que parecéis,
  2   ¿a mi marido habéis visto    por la guerra alguna vez?
     --No lo sé, señora mía,    dadme algunas señal d`él.--
  4   --Mi marido es gentil hombre,    gentil hombre y muy cortés;
     monta un potro pelicano    más ligero que uno inglés,
  6   y en el arzón de la silla    lleva las armas del rey
     con la su espada ceñida    con cinturón de morlés.--
  8   --Ese hombre que decís,    habrá ya que murió un mes,
     y manda en el testamento    que conmigo vos caséis.
  10   --No permita Dios del cielo,    ni mi madre, Santa Inés,
     que fembra de mi linaje    se case más de una vez:
  12   de tres hijas que me deja    la primera casaré,
     la mediana será monja,    la tercera guardaré,
  14   que me cuide y me acompañe,    que me guise de comer,
     y me lleve de la mano    en casa del coronel.--
  16   --No vos acuitéis, señora,    señora, no os acuitéis;
     miradme, miradme el rostro    por ver si me conoséis.
  18   --Vos sois Mambrú, dulce esposo,    vos sois mi dueño y querer,
     vos sois. . . Cayó desmayada    en los brazos de su bien
  20   la dama desfallecida    con tanto gusto y placer.
     Después que hubo vuelto en sí,    fuéronse juntos al rey,
  22   que los recibió en sus brazos    a ir a echarse a sus pies.
     Éste es el Mambrú, señores,    que se canta del revés,
  24   y una gitana lo canta    en la plaza de Aranjuez.

Go Back
0113:323 Señas del esposo (á-a)            (ficha nº: 8067)
[0098 ¿Cómo no cantáis, la bella?  contam.]

Versión de Cataluña s. l. (España).   Recogida por Manuel Milà i Fontanals, antes de 1882. (Colec.: Milà i Fontanals, M.). Publicada en Milá y Fontanals 1882, nº 202A, pp. 153-154.  056 hemist.

     Estava la Blancaflor    sota l` ombra de la menta,
  2   que brodava un camison    per la filla de la reyna.
     El camison era d` or,    de seda li broda ella;
  4   quant la seda li falta    brodava de sus cabellos,
     de sus cabellos al or,    no hi bavía diferencia.
  6   Gira `ls ulls envers la mar    veu veni la mar lluenta,
     Veu vení fustas y naus    y galeras mes de trenta.
  8   Veu vení un galion    que `l seu gran senyó li sembla.
     --Galion, bon galion,    Deu te do [en] la mar bonansa.
  10   Si est vist y conegut    el meu gran senyor en Fransa?
     --Yo l` hi vist y conegut    y de sa part li comanda,
  12   diu qu` es cerqués aimadó    qu` ell aymada s` es cercada.
     La filia del rey francés    per esposa li han dada.
  14   --Ben haja qui presa l` ha,    mal baja qui li ha dada.
     Una dona com som jo    per altra m` haji deixada!
  16   Set anys el som esperat    com á dona ben casada
     y altres set l` esperaré    com á viudeta enviudada.
  18   Si al cap de aquets set no ve    per monja `m seré posada.
     --No `s fassi monja, senyora,    no `s fassi pas monja encara:
  20   no dormiría en llit de plomas    ni en cambra encortinada;
     haurá de dormí en llit de pots    sense llansol ni flassada.
  22   Al capsal li posaran    una pedra mal picada,
     no beurá vi de sarment,    sino d` un prunell molt aspre.--
  24   All vós lo seu marit    li va doná una abrassada.
     --Perdoni lo meu marit    si he faltat en cap paraula.
  26   --Perdoni la meva esposa    del temps que á mi m` aguardava.
     --Perdoni lo meu marit    si n` he `stada malcriada.
  28   --Ben criada, Blancaflor,    de bon pare v bona mare.--

Notas de Milà: -2. Brodantne u. c. / p. l. hija d. l. r.; -11b per voste salut l. manda. (corrección de B); -20. Adición de C.; -24 a 29 Adición de B.
Título original: La vuelta del marido.
Nota: los primeros ocho versos corresponden a ¿Cómo no cantáis, la bella?

Go Back
0113:324 Señas del esposo (í)            (ficha nº: 8068)

Versión de Cataluña s. l. (España).   Recogida por Manuel Milà i Fontanals, antes de 1882. (Colec.: Milà i Fontanals, M.). Publicada en Milá y Fontanals 1882, nº 203A, pp. 154-155.  034 hemist.

     S` estaba linda senyora    á l` ombreta d` un pi;
  2   las ombretas eran altas    que `l sol li tocava al pit.
     Ya `n passava un cavallé    no `n la gosa despertí,
  4   li tira un ram de violas    al pit las hi va tirí;
     las violas n` eran frescas    la senyora `s despertí.
  6   --¿Qui es aquet cavallé    que m` ha quitat el dormí?
     --Non so, cavallé, senyora,    soch un pobre pelegrí.
  8   --¿No `m diría, el cavallé    las novas qu` hi ha per allí?
     --La nova que duch, senyora,    se n` es mort un pelegrí.
  10   --No `m diría, `l cavallé    de quin coló va vestit?
     --Porta la capa d` horlanda    y la valona d` or fi,
  12   y á n-el cap de la valona    se ni penja un rich satí.
     --¡Ay trista de mi, mes trista!,    que será lo meu marit!
  14   ¿No `m diría `l cavallé,    quant hi ha d` allí aqui?
     --Cen lleugas n` hi ha, senyora,    y aqueixas de mal camí.
  16   --Yo l` en tinch d` aná á veure    mes que `m sápiga morí.
     --No hi vaji, linda senyora,    que `l seu marit es aquí.--

Título original: El peregrino.

Go Back
0113:330 Señas del esposo (á (cat.))            (ficha nº: 8608)

Versión de Cataluña s. l. (España).   Recogido antes de 1882. (Colec.: Milà i Fontanals, M.). Publicada en Milá y Fontanals 1882, nº 324A, p. 306. Reeditada en Rebés 2007, p. 53, [ed. parcial].  026 hemist.

     Els amich sempre me diuhen:    "Bernadet t` ets de casá."
         
(Londa que londeridayna)
  2   Yo [be] prou me casaría,    de dona no `n trovo pas.
     --Bernadet, ya t` en sé una    que n` está per maridá,
  4   el dissapte la `n va veure    y `l diumenge s` hi casá,
     y `l dilluns s` en va a la guerra    de set anys no tornará.
  6   I al cap de los siete años,    Margarida s`entonà,
     treu el cap a la finestra,    gira els ulls envers la mar,
  8   ja veu venir una barqueta    que venia mar ençà.
     Desembarca un pelegrino    cap a casa seu va,
  10   ja li demana l`almoina    per un pobre passetja(nt).
     --Com li daria l`almoina,    si no tinc ni vi ni pa?
  12   --No coneixes, Margarida,    no coneixes a Bernat?--
     La `n `gafa per les momflaines,    escala amunt la`n fa pujar.

Nota: Identificada de momento como Señas del esposo á (cat.), pero es un tema exige revisión. Aquí se canta con el estribillo Londa que londeridayna.
Título original en Milà: Bernardito. Otro títulos: Bernardet y En Bernadet.

Go Back
0113:65 Señas del esposo (é-a)            (ficha nº: 1834)

Versión de Mellid (p.j. Santiago de Compostela, ant. Arzúa, A Coruña, España).   Recitada por María Manuela Iglesias (48a). Recogida por Jesús Bal y Gay y Eduardo Martínez Torner, 1931 (fecha deducida) (Archivo: AMP; Colec.: Bal y Gay-Torner). Publicada en RT-Galicia 1998, pp. 312-313.  046 hemist.  Música no registrada.

     Estando yo en mi ventana    torcendo e fiando seda,
  2   vi venir un caballero    por alta Sierra Morena;
     atrevinme a preguntarlle    --?Que noticias trai da guerra?
  4   --?Por qué pregunta, señora,    por qué pregunta, doncella?
     --Pregunto por mi marido,    set` anos hai que vai nela.
  6   --Déame usted las señales    que o seu marido leva.
     --Leva tres pajes consigo,    tres pajes consigo leva,
  8   o que máis delante iba    relumbra como una estrella.
     --Su marido queda muerto,    muerto quedaba en la guerra
  10   con las espaldas abajo,    la boca llena de tierra.
     ?Cuánto diera usted, señora,    cuánto diera usted, doncella,
  12   a quien le trajera vivo,    vivo e sano a esta tierra?
     --Sete mulas que quedaron    camino de la Ribera.
  14   --Todo eso es poco, señora,    todo eso es poco, doncella.
     --Sete fillas me quedaron,    escoja en cual quisiera.
  16   --Todo eso es poco, señora,    todo eso es poco, doncella.
     --Márchese de ahí, señor,    malas puñaladas muera;
  18   vou cerrar miñas ventanas    pra nunca máis pórme nelas.
     --Ábreme as portas, muller,    que eu teu maridiño era.
  20   --Fixeches mal, meu marido,    tratarme de esa manera;
     o corazón das mulleres    ben sabías como era:
  22   fai como o vaso de vidrio,    desde que cai, logo creba;
     fai como a folla do olmo    que calquera vento a leva.

Go Back
0113:82 Señas del esposo (é-a)            (ficha nº: 3244)

Versión de Oviedo (ay. Oviedo, p.j. Oviedo, Asturias, España).   Recitada por Casilda Laverde Ruiz (18a) y Irene Laverde Ruiz (16a). Recogida por José Amador de los Ríos, 1863. (Archivo: AMP; Colec.: Gumersindo Laverde; cinta: Ms. Rodrigo A., n. 30, pp. 147-150). Publicada en Cossío 1933-1934, I. XXIII (nº 113), pp. 202-203. Reeditada en SilAstur I 1999, (J. Antonio Cid, ed.), pp. 112-113.  038 hemist.  Música no registrada.

     Estando un día a mi puerta    labrando paños de seda,
  2   vi venir un caballero    por el alto de la sierra.
     --Atrevíme y preguntéle    si venía de la guerra.
  4   --Sí, señora, de ella vengo,    ¿qué tiene que ver en ella?
     --Allá tengo a mi marido,    siete años van que está en ella;
  6   nunca me ha escrito una carta,    nunca me mandó una letra,
     nunca me mandó a decir    lo que le pasaba en ella.
  8   --El su marido, señora,    dígame qué señas lleva.
     --El caballo lleva blanco,    la silla morada y negra.
  10   --El su marido, señora,    muerto queda en la pelea
     y para mejor señal    aquí traigo su montera.
  12   --¡Triste de mí, cuitadita,    viudita y en tierra ajena!
     ¿Quién me vestirá de luto,    quién me calzará de seda?
  14   ¿Quién me enseñará los hijos,    quién los mandará a la escuela?
     --Véngase, la mi señora,    conmigo para mi tierra:
  16   yo la vestiré de luto,    yo la calzaré de seda
     y sus hijos y los míos    juntos irán a la escuela.
  18   --No lo quiera Dios del cielo    ni la santa Magdalena,
     que yo deje la mi casa    por irme para la ajena.

Notas del editor: Recogido en Oviedo o en Llanes (p. j. Llanes) y remitida a José Amador de los Ríos en marzo del mismo año. Publicada por J. M. Cossío y T Maza Solano, según una copia ms. de la Biblioteca de Menéndez Pelayo; esta copia carecía de datos identificatorios y los editores creyeron erróneamente que la versión procedía de Santander.
Lecturas de la ed. de 1933 de la copia de la Biblioteca Menéndez Pelayo: 2b por lo alto d. l. s.; -8a el tu m. s.; 16b y la c. d. s.

Go Back
0113:325 Señas del esposo (é-a)            (ficha nº: 8166)

Versión de Serandinas (ay. Boal, p.j. Luarca, ant. Castropol, Asturias, España).   Recogida en 1889. (Archivo: AMP). Publicada en Romancero asturiano, tomo II (en prensa) y Petersen-Web 2006, Texto.  072 hemist.

     --Estando en la divina puerta    bordando la fina seda,
  2   vi venir un caballero    por alta sierra y morena.
     Atrevíme y preguntéle    que si venía de la guerra.
  4   --De la guerra sí, señora,    ¿a quién tiene usted en ella?
     --Nella tengo a mi marido,    siete años ha que anda nella.
  6   --Ese hombre, mi señora,    dígame qué señas lleva.
     --Pues lleva caballo blanco,    la silla dorada y negra,
  8   y en el alto de la silla    retrato de una doncella;
     los pajes que con él van,    vestidos de seda negra,
  10   él, para estremarse de ellos,    vestido de felpa negra.
     --Ese hombre, mi señora,    muerto le queda en la guerra,
  12   pues lo sé de cosa cierta;
     debajo de un pino verde    túvele por la candela.
  14   --¡Ay de mí, triste cautiva,    ay de mí, triste la dueña,
     quién me va a calzar de plata,    quién me va a vestir de seda!
  16   --Venga conmigo, señora,    
     yo la calzaré de plata,    yo la vestiré de seda,
  18   ni la mandaré hacer nada    si no es el contar moneda.
     --Vaya con Dios, caballero,    vaya muy en hora buena,
  20   que dos hijos me quedaran,    voylos poner en la escuela,
     y una hija que me quedó    pondréla a bordar la seda.
  22   Voy quitar mi toca blanca,    voy poner mi toca negra,
     lutar puertas y ventanas    y también la escalera.
  24   Aprended, hijos, aprended,    vuestro padre muerto queda.
     --¿Quién se lo dijo, mi madre,    quién le dijo tan mal nueva?
  26   --Me lo ha dicho un caballero    que ha venido de la guerra.--
     En otro día de mañana    un hombre a la puerta llega.
  28   --¿Por quién se luta, señora,    por quién se luta, mi dueña?
     --Lútome por mi marido,    que se me murió en la guerra.
  30   --¿Quién se lo dijo, señora,    quién le dio tan mala nueva?
     --Díjomelo un caballero    que venía de la guerra;
  32   permita Dios, si es mentira,    de malas puñaladas muera.
     --Que no muera, no, señora,    que aquel su marido era.
  34   --Hiciste mal, mi marido,    tentarme de esa manera,
     que el juicio de las mujeres    ya podías saber cómo era,
  36   hace como vaso de vidrio    que si se cae se quiebra.--
     ¡Esa señora me valga,    la bendita Magdalena!

Nota: Original ms. de letra de mano desconocida, facilitado por Bernardo Acevedo, fechado en 1889 (Col. "Serandinas" C, pp. 1-4).

Go Back
0113:326 Señas del esposo (é-a)            (ficha nº: 8167)

Versión de Serandinas (ay. Boal, p.j. Luarca, ant. Castropol, Asturias, España).   Recitada por Laura Méndez,. Recogida por Braulio Vigón, antes de 1892. (Archivo: AMP). Publicada en Vigón 1892, El Carbayón (5-VII-1892) y Romancero asturiano, tomo II (en prensa). Reeditada en M. Menéndez Pelayo, Antología, X (1900), pp. 138-9 (nº 56).  070 hemist.

     Estando a la puerta un día    bordando la fina seda,
  2   vi venir un caballero    por alta Sierra Morena.
     Atrevíme y preguntéle    si venía de la guerra.
  4   --De la guerra sí, señora,    ¿a quién tenedes en ella?
     --Nella tengo a mi marido,    siete años ha que anda nella.
  6   --El su marido, señora,    dígame qué señas lleva.
     --Pues lleva caballo blanco,    la silla dorada y negra,
  8   y en el alto de la silla    retrato de una doncella;
     los pajes que con él van    vestidos de seda negra,
  10   y él, para estremarse de ellos,    vestido de negra felpa.
     --Su marido, mi señora,    muerto ha quedado en la guerra,
  12   debajo de un pino verde    túvele yo la candela.
     --¡Ay de mí, triste cuitada!    ¡Ay de mí, triste la dueña!
  14   ¿Quién me va a calzar la plata,    quién me va a vestir la seda?
     --Venga si quiere, señora,    señora, conmigo venga,
  16   yo la calzaré de plata,    yo la vestiré de seda;
     no le mandaré hacer nada,    si no es contar moneda.
  18   --Vaya con Dios, caballero,    vaya con Dios y non vuelva,
     que dos hijos me quedaron,    voy ponellos en la escuela,
  20   y a una hija que quedó    pondréla a bordar la seda.
     Voy quitar mi toca blanca,    voy poner mi toca negra,
  22   lutar puertas y ventanas    y también las escaleras.--
     --Llorade, fiyos, llorade,    vuestro padre muerto queda.
  24   --¿Quién se lo dijo, mi madre,    quién le dio tan mala nueva?
     --Me lo ha dicho un caballero    que ha venido de la guerra.--
  26   En otro día de mañana    un hombre a la puerta llega.
     --¿Por quién se luta, señora,    por quién se luta, mi dueña?
  28   --Lútome por mi marido    que se me murió en la guerra.
     --¿Quién se lo dijo, señora,    quién le dio tan mala nueva?
  30   --Díjomelo un caballero    que venía de la guerra,
     ¡permita Dios, si es mentira,    que de puñaladas muera!
  32   --Que no muera, no, señora,    que aquel su marido era.
     --Hiciste mal, mi marido,    tentarme de esa manera,
  34   que el juicio de las mujeres    ya puedes saber cómo era,
     es como vaso de vidrio,    que si se cae se quiebra.--

Go Back
0113:327 Señas del esposo (é-a)            (ficha nº: 8168)

Versión de Pajares (ay. Lena, p.j. Lena, Asturias, España).   Recitada por tía Rosaura. Recogida por Ramón Menéndez Pidal, hacia 1902. (Archivo: AMP; Colec.: María Goyri-Ramón Menéndez Pidal). Publicada en Romancero asturiano, tomo II (en prensa) y Petersen-Web 2006, Texto.  022 hemist.

     Y estándose una señora    bordando pañuelos de seda,
  2   vio venir un caballero    por alta sierra y morena.
     Me atreví y le pregunté    si venía de la guerra.
  4   --De la guerra no, señora,    pero vengo de cerca de ella.
     ¿Qué se le ofrece, señora,    qué se le ofrece, doncella?
  6   --Que si ha visto a mi marido    pasearse por la guerra.
     --Su marido sí le he visto,    en el medio de la guerra;
  8   la boca llena de sangre,    los ojos llenos de tierra.
     --¿Quién me vestirá mis niños,    quién me los llevará a la escuela?
  10   ¿quién me dará la mi toca    para lutos . . . . . . . . .
     --Calla, madama, calla doncella,    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
  12   que yo soy tu marido    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Nota: Original ms. de letra de R. Menéndez Pidal.

Go Back
0113:328 Señas del esposo (é-a)            (ficha nº: 8169)

Versión de Castello (ay. Parrés, p.j. Cangas de Onís, Asturias, España).   Recitada por Manuela de Junco y Tomás (83a). Recogida por Juan Menéndez Pidal, hacia 1902. (Archivo: AMP). Publicada en Romancero asturiano, tomo II (en prensa) y Petersen-Web 2006, Texto.  043 hemist.

     Estando yo en mi balcón    labrando p[años] de seda,
  2   vi venir un c[aballero]    por alta Sierra Morena.
     Atrevíme y preguntéle    que si venía de la guerra.
  4   --De la guerra sí, señora,    de la guerra sí, doncella.
     ¿Tiene allá primos o hermanos,    o persona que le duela?
  6   --Ni tengo primos ni hermanos,    ni persona que me duela,
     sólo tengo a mi marido,    que es persona que bien quiera.
  8   --Diga, diga la señora,    diga las señas que lleva.
     --Llevaba un caballo blanco,    la silla dorada y negra;
  10   siete criados llevaba,    todos vestidos de seda.
     --Según la señas que daba,    muerto se queda en la guerra.
  12   --¡Ay, pobre de mí, cuitada,    vencida de tala nueva!
     Los mis hijos tan queridos,    ¿quién me los pondrá en la escuela?;
  14   la mi hija Ana María,    ¿quién la pondrá a labrar seda?
     --Venga conmigo, señora,    venga conmigo, doncella,
  16   los sus hijos tan queridos    yo se los pondré en la escuela;
     la su hija Ana María    yo la pondré a labrar seda.
  18   --Vaya en hora mala, vaya,    caballero pa` su tierra.
     Los mis hijos tan [queridos    yo los pondré enla escuela]
  20   y la mi hija Ana María    yo la pondré [a labrar seda].
     --Venga conmigo, señora,    que yo su marido era.
  22   El juicio . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Notas: -18a en el texto Vaya en noramala v. Original ms. de letra de J. Menéndez Pidal.

Go Back
0113:329 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 8170)

Versión de Colunga s. l. (ay. Colunga, p.j. Gijón, ant. Villaviciosa, Asturias, España).   Recogida por Braulio Vigón, antes de 1895. (Archivo: AMP). Publicada en Vigón 1895, Juegos y rimas infantiles, pp. 64-5. y Romancero asturiano, tomo II (en prensa). Reeditada en Vigón 1980, Asturias, p. 88..  030 hemist.

     Este es el mambrú, señores,    que yo lo canto al revés.
  2   --¿Ha visto usté a mi marido    en la guerra alguna vez?
     --Yo no sé si lo habré visto,    dígame las señas de él.
  4   --Mi marido es un buen mozo,    gentil hombre aragonés;
     en la punta de la lanza    lleva un pañuelo bordés,
  6   que lo bordé siendo niña,    siendo niña lo bordé.
     Dos años ha que le espero,    y hasta tres le esperaré,
  8   si a los tres años no vuelve,    monjita me meteré,
     de las monjitas que llaman    monjitas de San Andrés.
  10   Estas tres hijas que tengo    presto las colocaré;
     una en casa ` doña Juana,    otra en casa ` doña Inés,
  12   y la más chiquita de ellas    conmigo la llevaré,
     para que me vista y calce,    y me arregle de comer.
  14   Este otro hijo que me queda,    a la guerra lo echare
     que donde murió su padre,    que muera el hijo también.--

Notas: En ambas ediciones -2a usted. Hay copia ms. antigua en AMP, sin valor textual.

Go Back
0113:333 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 8925)

Versión de Cangas de Narcea (ay. Cangas de Narcea, ant. Cangas de Tineo, p.j. Cangas de Narcea, ant. Cangas de Tineo, Asturias, España).   Recitada por Justo Martínez González (82a). Recogida por Pere Ferré, Jon Juaristi, Sandra Robertson y Flor Salazar, 1980. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta NORTE 80; cinta: 5.2-7.1/B-9). Publicada en Petersen-Web 2009, Texto.  038 hemist.   Música registrada.

     [Estando la Catalina    a la sombra de un laurel,
  2   pasó por allí un soldado,    un soldado del cuartel.
     --Oiga usted, señor soldado,    hombre que ha servido al rey,
  4   ¿usted ha visto a mi marido    en la guerra alguna vez?
     --Sí, señora, lo habría visto,    deme usted una seña d` él.
  6   --Mi marido es gentil hombre,    gentil hombre aragonés,
     un jugador de pelota(s)    que las vuelve de al revés;
  8   vuélvelas de una en una    y vuélvelas de tres en tres.
     En el ala del sombrero    lleva las armas del rey,
  10   --Ya se ha muerto, ya se ha muerto    [ya se ha muerto] hace un mes,
     y dejó en el testamento    que `o me case con usted.
  12   --No lo quiera Dios del cielo    ni tampoco Santa Inés.
     Siete años hay que le espero,    tres me faltan para diez;
  14   si en ese tiempo no viene,    monja me voy a meter.
     Y las tres hijas que tengo    yo las acomodaré:
  16   la una con doña Juana,    la otra con doña Inés,
     la más chiquitina de ellas    para mí la dejaré,
  18   que me vista y que me calce    y que me guise de comer
     y por la mano me lleve    a casa del coronel.--

Variantes: -5a había v.; -13a tres a.; -15a tres a. h. q. lo e. -19 y por.
Notas: El informante canta los primeros dos versos y recita el resto.-1a [ . . ] no grabado; delante de -3a el informante comenta: "Y ella le dice"; Después de -9a dice "claro es así, que no la sé yo bien".; -9a primero dice en la punta; se corrige y vuelve a disculparrse. -10b Restituyo la repetición de ya se ha muerto que, sin querer, el recitador omitió al dar por fin con el verso que buscaba.

Go Back
0113:85 Señas del esposo (é-a+é)            (ficha nº: 3384)

Versión de Seranillos (ay. Serranillos, p.j. Arenas de San Pedro, Ávila, España).   Recitada por un grupo de personas del pueblo. Recogida por José Manuel Fraile Gil y Macario Santamaría Arias, 1984. (Archivo: ASFG; Colec.: Fraile Gil, J. M.). Publicada en Fraile Gil 1984b, Cantos viejos de Serranillos, SAGA VPC-156, Madrid 1984, cara b, banda 3. Reeditada en Fraile Gil Rom-Panhisp.-1/CD, Primera Antología Sonora, 1992, v. 3, TECNOSAGA, KPD-(5)10.9004, corte 15.© Fraile Gil. Reproducida aquí con permiso del editor.  042 hemist.   Música registrada.

     Estando yo en mi portal    bordando un paño de seda,
  2   vide venir a un soldado    por alta Sierra Morena
     y le estuve preguntando    que si venía de la guerra.
  4   --Sí, señora, de allí vengo,    tiene usted alquien que la duela.
     --Tengo yo allí a mi marido,    siete años lleva en ella.
  6   --Sí, señora, sí le he visto,    muerto ya en la guerra queda.
     El testamento que hizo    por mi mano lo firmé
  8   y en el testamento puso    que me case con usted.
     --No lo querrá Dios del cielo    ni el bendito San José,
  10   que los de mi sangre sean    se casen más de una vez.
     Siete años lleva en guerra,    otro año esperaré;
  12   si a los ocho no ha venido,    monjita me meteré.
     --A esos cuatro hijos que tienes,    ¿adónde los manda usted?
  14   --Al uno le meto fraile    y al otro le pongo a leer;
     otro le doy a mis padres    para que se sirvan d`él.
  16   La más pequeña de tiempo    con ella me quedaré
     para que me friegue y lave    y me guise de comer.
  18   --Vuelve los ojos, paloma,    si me quieres conocer.
     Que si tu marido he sido,    tu marido debo ser;
  20   que si mucho te he querido,    más te debo de querer,
     que me has guardado la honra    como la primer mujer.--

Nota: Dudas de audición: -4b, 17a. Se repiten todos los hemistiquios, los segundos seguidos de "¡Y olé!".
Nota de Fraile Gil: Se cantaba en las sonochadas invernales.

Go Back
0113:141 Señas del esposo (é-a+é)            (ficha nº: 4893)

Versión de Valles (ay. Valles de Palenzuela, p.j. Burgos-3, ant. Castrogeriz, Burgos, España).   Recogida por Narciso Alonso Cortés, antes de 1920. (Colec.: Alonso Cortés, N.). Publicada en Alonso Cortés 1920, pp. 233-234.  050 hemist.  Música no registrada.

     Estando un día sentada,    sentadita a la mi puerta,
  2   vi pasar un caballero    por las cumbres de una cuesta.
     Le dije: --Señor soldado,    ¿si venía de la guerra?
  4   --Sí, señora, de allá vengo.    ¿Quién tenéis que allá sos duelga?
     --Mi maridito, señor,    siete años ya que está en ella.
  6   --Dé usted las señas, casada,    dé usted las señas, morena.
     --Mi marido es niño y viejo;    tiene cara de doncella;
  8   tiene cabello muy largo    que a la cintura le llega.
     --A las señas que usted da,    muerto quedó en aciprés;
  10   el caballo pechiblanco    que se le ganó al inglés.
     --Si en este tiempo no viene,    monja me sabré meter.
  12   --Monja después de casada,    buena monja no has de ser.
     --Si yo no soy buena monja,    a las otras serviré.
  14   --A la tu hija doña Clara,    ¿qué pretender la has de hacer?
     --A la mi hija doña Clara    conmigo la llevaré;
  16   si la sale contenencia    yo también la casaré.
     --A los tus niños pequeños    ¿que pretender le has de hacer?
  18   --A los mis niños pequeños    en la escuela les pondré.
     La primer letra que escriban,    su padre pondrán en ella.--
  20   A otro día de mañana    vuelve él a rondar la puerta.
     --¿Por quién trais luto, casada?    ¿Por quién trais luto, morena?
  22   --Por mi marido, señor,    que se me ha muerto en la guerra.
     --¿Quién te lo ha dicho, casada?    ¿Quién te lo ha dicho, morena?
  24   --Un caballero ayer tarde,    de mala lanzada muera.
     --Guarde Dios al caballero,    guárdele Dios, que yo era.--

Nota: título original: La vuelta del esposo.

Go Back
0113:331 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 8644)

Versión de Villamedianilla (ay. Villamedianilla, p.j. Burgos-3, Burgos, España).   Recitada por Encarnación Plaza (17a). Recogida por Narciso Alonso Cortés, antes de 1906. (Archivo: AMP; Colec.: Alonso Cortés, N.). Publicada en Alonso Cortés 1906, p. 59.  032 hemist.  Música no registrada.

     --Oiga usted, señor soldado,    usted que ha servido al rey,
  2   que si ha visto a mi marido    en la guerra alguna vez.
     --Puede ser que le haya visto;    déme usté una seña de él.
  4   --Mi marido es gentil hombre,    gentil hombre aragonés;
     en la copa del sombrero    lleva las señas del rey,
  6   y en la vaina de la espida    las de la reina también,
     --Ese hombre ya se ha muerto,    le enterraron hace un mes,
  8   y dejó en el testamento    que me case con usted.
     --No lo quiera Dios del cielo    ni su madre santa, amén.
  10   De las tres hijas que tengo    las dos acomodaré,
     la una para doña Juana,    la otra para doña Inés,
  12   la más pequeñita de ellas    conmigo la dejaré
     para que me vista y calce    y me guise de comer
  14   y se ponga a los balcones    a ver si viene el inglés.
     Este es el Mambrú, señores,    que se canta de al revés,
  16   que le ha traido una serrana    más alante de Aranjuez.--

Go Back
0113:332 Señas del esposo (é-a)            (ficha nº: 8645)

Versión de Revilla-Vallegera (ay. Revilla-Vallegera, p.j. Burgos-3, Burgos, España).   Recitada por Clara Antigüedad (46a). Recogida por Narciso Alonso Cortés, antes de 1906. (Archivo: AMP; Colec.: Alonso Cortés, N.). Publicada en Alonso Cortés 1906, p. 60.  049 hemist.  Música no registrada.

     Por las calles de Carpona    p`onde va el agua a la sierra,
  2   se pasea una serrana    blanca, rubia y azucena,
     con los caballos tendidos    debajo de la montera.
  4   Vio venir un caballero    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
     --Diga usted, señor soldado,    ¿usted viene de la guerra?
  6   --Sí, señora, de allí vengo,    ¿tiene usté allí quien la duelga?
     --Allí tengo a mi marido;    siete años va que está en ella.
  8   No me escribí una carta,    ni siquiera una letra.
     --¿Qué diría la serrana    si a su marido trajera?
  10   --Tres molinitos que tengo    a la orillita del río:
     el uno muele pimienta,    el otro azafrán fino,
  12   el otro las hebras de oro    mías y de mi marido.
     --Eso no la vale nada,    más la vale su marido.
  14   --Cien ovejitas que tengo,    todas con sus corderitos,
     y para que las guardare    yo le diera un pastorcito.
  16   --Eso no la vale nada,    más la vale su marido.
     --Cien vaquitas que tengo    todas con sus atitos,
  18   y para que las guardase    yo le diera un vaquerito.
     --Eso no la vale nada,    más la vale su marido.
  20   --Ya no tengo que darle    si no fuera este anillo.
     --Yo no la quiero a usted nada    de lo que me ha ofrecido,
  22   sino que ese lindo talle    y ese su cuerpo pulido.
     --Vaya el picaro bribón    a lo que se ha arrepentido.
  24   Para dársele yo a usted    ¿para qué es mi marido?
     --Mírame bien a la cara,    que yo soy tu marido.--

Nota: -23 el recolector registra su extrañeza colocando "(?)" al final del verso.
Título original: La vuelta del esposo.

Go Back
0113:78 Señas del esposo (é-a+é)            (ficha nº: 3016)

Versión de Arcos de la Frontera (ay. Arcos de la Frontera, p.j. Arcos de la Frontera, ant. Arcos de la Frontera, Cádiz, España).   Recitada por Fernando Carretero Menacho (35a). Recogida por Virtudes Atero Burgos y Pedro Piñero Ramírez, 1982. Publicada en Piñero-Atero 1986a, R-Arcos de la Frontera, nº 1.7.1.  038 hemist.  Música no registrada.

     Estando en mi portá un día    bordando cintas de seda,
  2   un soldadito venía    allá por Sierra Morena;
     y salió de preguntarle    si venía de la guerra:
  4   --Sí, señorita, que vengo.    ¿Tiene usté allí quien le duela?
     --Tengo allí mi marío,    que lleva tres año(s) en ella.
  6   --Dame usted señas de él,    si algún día yo lo viera.
     --Mi marido es alto y rubio,    regimiento de la reina,
  8   manta en caballito blanco    y monturita de seda.
     --Ese hombre que usted dice    ayer murió en la guerra,
  10   y en el testamento dice    que me casara con ella.
     --Eso nunca yo lo haría,    ni nunca yo lo haré,
  12   le he estao esperando tres años    y otros tres lo esperaré;
     si por casualidad no viene,    a monja me meteré.
  14   --Y esos dos niños que tiene    . . . . . . . . . qué vas a hacer.
     --Uno lo mete en la escuela    pa que se enseñe a leer
  16   y otro lo day a mi gente    para que se sirvan de él.
     --Abre, bellita, tu cara,    si me quieres conocer:
  18   éste que contigo habla    maridito tuyo es,
     que me has guardao la honra    como una buena mujer.

Go Back
0113:79 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 3017)

Versión de Arcos de la Frontera (ay. Arcos de la Frontera, p.j. Arcos de la Frontera, ant. Arcos de la Frontera, Cádiz, España).   Recitada por Remedios Perdigones (62a) y Josefa Oliva (59a). Recogida por Virtudes Atero Burgos y Pedro Piñero Ramírez, 1982. Publicada en Piñero-Atero 1986a, R-Arcos de la Frontera, nº l .7.2.  032 hemist.  Música no registrada.

     Esta es la rueda del mundo,    la rueda del mundo es.
  2   --¿Ha vista usté a mi marido,    vestido de aragonés?.
     --Déme usted señas, señora,    déme usted señas de él.
  4   --Mi marido es alto, rubio,    alto, rubio, aragonés,
     en la punta de la lanza    lleva un pañuelo francés
  6   que lo bordé cuando niña,    cuando niña lo bordé;
     otro que le estoy bordando,    otro que le bordaré.
  8   --Por las señas que usté ha dao    su marido muerto es,
     y dejó en el testamento    que me case con usted.
  10   --Eso sí que no lo hago,    eso sí que no lo haré.
     Siete años lo he esperado,    otros siete esperaré;
  12   si a los catorce no viene,    a monja me meteré.
     De las dos hijas que tengo    a monja las meteré,
  14   una meto doña Clara,    otra meto doña Inés,
     y la más chiquetita    con ella me quedaré
  16   pa que me friegue y me barra    y me haga de comer.
     --Abre los ojos, mi vida,    si me quieres conocer,
  18   que este que contigo habla    maridito tuyo es.

Nota: Se repiten, al cantar, todos los hemistiquios.

Go Back
0113:80 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 3132)

Versión de Rivera de los Molinos (ay. Tarifa, p.j. Algeciras, comc. Campo de Gibraltar, Cádiz, España).   Recitada por María Velasco Delgado (40a). Recogida por Margarita Ruíz González, 1985. Publicada en Ruiz Fernández 1995b, La tradición oral del Campo de Gibraltar, nº I. 8a.  052 hemist.  Música no registrada.

     Estando la reina mora    en la puerta del cuartel
  2   y esperando que saliera    el teniente coronel:
     --Salga, usted, señor teniente,    que quiero hablar con usted,
  4   si usted ha visto a mi marido,    cuénteme usted algo de él.
     --Señora, da usted las señas,    ¿su marido cómo es?
  6   --Mi marido es alto y rubio,    alto y rubio como usted
     y en la punta de la lanza    lleva un pañuelo francés;
  8   se lo bordé cuando niña,    cuando niña lo bordé
     y otro que le estoy bordando    y otro que le bordaré.
  10   --Por la seña que usted da    ayer tarde lo enterré
     y me ha dejado encargado    que me case con usted.
  12   --No lo permitiera Dios,    ni la Virgen Isabel,
     que cuatro hijos que tengo    y ¿a dónde los echaré?
  14   Una irá con doña Carmen    y otra con doña Isabel
     y la más chica que tengo    con ella me quedaré
  16   para que me friegue y me barra    e me haga de comer
     y le dé vuelta al palacio    cada vez que sea menester;
  18   y el varoncito que tengo    y a la guerra irá también
     porque allí murió su padre    y allí que muere él también.
  20   Siete años he esperado    y siete años esperaré;
     si a los catorce no viene,    a monja me meteré.
  22   --Calla palomita, calla    calla palomita, amor,
     que tus hijos tienen padre    y tu marido soy yo.--
  24   La cogió de la manita    y al cuartel se la llevó;
     le dijo a los centinelas    que se pusieran de pie,
  26   que había encontrado un tesoro    que era su bella mujer.

Nota: Margarita Ruíz González fue alumna de la Escuela Hogar Guzmán el Bueno.

Go Back
0113:81 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 3133)

Versión de Los Barrios (?) (comc. Campo de Gibraltar, Cádiz, España).   Recogida en 1986. Publicada en Ruiz Fernández 1995b, La tradición oral del Campo de Gibraltar, nº I. 8b.  032 hemist.  Música no registrada.

     --Soldadito, soldadito,    ¿,de qué guerra viene usted?
  2   ¿Ha visto usté a mi marido?    --¿Su marido cómo es?
     --Mi marido es alto y rubio,    alto, rubio y coronel
  4   y en el pico de la espada    lleva un pañolito inglés
     que se lo bordé    la noche que me casé.
  6   --Por las señas que usté ha dado    su marido ha muerto ya;
     me ha dejado asentado    que me case con usted.
  8   --Eso sí que no lo hago,    eso sí que no lo haré;
     tres años llevo esperando    y otros siete esperaré
  10   y si acaso no viniera,    a monja me meteré.
     Con las tres hijas que tengo,    Dios mío, ¿yo qué haré?
  12   una a la casa señá Juana,    otra a casa señá Inés,
     y la más chica de todas    con ella me quedaré,
  14   que me lave, que me planche,    que me haga de comer.
     --Vaya, chica picarona,    bien te sabes defender,
  16   que yo soy tu marido    y tú eres mi mujer.

Nota: El romance fue recogido por unos alumnos de sexto de E.G.B del Colegio San Román Nonato.

Go Back
0113:335 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 9406)

Versión de Villaverde y Pasaconsol (Cuenca, Èspaña).   Recitada por Eladia Chicano (75a) y Rufina Fernández( 60a). Recogida por Gabriel Alarcón Hortelano, hacia 1992. (Colec.: Alarcón Hortelano, G.). Publicada en Alajú 2013 /CD, "Quince romances y una canción de siega" (D.L. CU 198 - 2013), corte 7. (Interpretación musical del grupo Alajú).  028 hemist.  Música registrada.

     --Soldadito, soldadito,    ¿de donde ha venido usted?
  2   --De la guerra señorita    ¿qué se le ha ofrecido a usted?
     --¿Ha visto usté a mi marido    por la guerra alguna vez?
  4   --No señora no le he visto    ni sé las señas de él.
     --Mi marido es alto y rubio,    alto, rubio, aragonés
  6   y en la punta de la lanza    un pañuelo le bordé.
     Se lo bordé cuando niña,    siendo niña lo bordé,
  8   Y otro que le estoy bordando    y otro que le bordaré.
     --Por las señas que me ha dado,    su marido muerto es;
  10   lo llevaron a Valencia    a casa de un genovés.
     --Siete años esperando    y otros siete esperaré,
  12   que a los catorce no viene,    monjita me he de meter.
     --Calla, calla Isabelita,    calla, cállate Isabel,
  14   que yo soy tu esposo amado    y tú mi esposa y mujer.--

Nota: La versión ha sido cedida amablemente por Gabriel Alarcón Hortelano, director y miembro del grupo de música folk Alajú, fundado por él en 1983 con el objetivo de difundir y preservar la música tradicional de la provincia de Cuenca. Una interpretación musical de esta versión va incluida en su nuevo CD "Quince romances y una canción de siega" (D.L. CU 198 - 2013), en que, como siempre, han respetado escrupulosamente la letra y la melodía original, si bien el arreglo instrumental es suyo. Para más información sobre el grupo y sus actividades, véase "www.alaju.es/".

Go Back
0113:336 Señas del esposo (é-a+estróf.)            (ficha nº: 9430)

Versión de Villaverde y Pasaconsol (ay. Villaverde y Pasaconsol, p.j. Cuenca, ant. San Clemente, Cuenca, España).   Recitada por Carmen Pescador (85a) y Antonia Moya (83a). Recogida por Gabriel Alarcón Hortelano, hacia 2003. (Colec.: Alarcón Hortelano, G.). Publicada en Alajú 2013 /CD, "Quince romances y una canción de siega" (D.L. CU 198 - 2013), corte 10. (Interpretación musical del grupo Alajú).  040 hemist.  Música registrada.

     Estando Elena bordando    bordando paños y sedas,
  2   vido venir un caballo     allá por Sierra Morena.
     Era un pobre soldadito     que venía de la guerra.
  4   --Sí señora, de allí vengo    ¿tiene alguien que le duela?
     --Allí tengo a mi marido    quince años lleva en guerra.
  6   --Déme las señas, señora,    por ver si le conociera.
     --Mi marido es un buen mozo    del regimiento de guerra;
  8   lleva un caballito blanco,    la silla bordada en seda.
     --Por las señas que me ha dado,    muerto en la guerra se queda
  10   porque le estuve alumbrando    pa que testamento hiciera.
     Si usted quisiera señora     olvidar a su marido,
  12   sería cosa excelente    si se casara conmigo.
     --Eso yo nunca lo pienso    de olvidar aquel querer;
  14   para criar a mis hijas     seré excelente mujer.
     A una le enseño a coser,    a otra le enseño a bordar,
  16   la otra se irá con su padre     a la guerra a pelear.
     --¡Levanta Elena esos ojos     si me quieres conocer!,
  18   que el que viene en el caballo    tuyo maridito es.--
     Se abraza aquel matrimonio    con alegría y cariño,
  20   porque hacía quince años     que se habían desconocido.

Nota: La versión ha sido cedida amablemente por Gabriel Alarcón Hortelano, director y miembro del grupo de música folk Alajú, fundado por él en 1983 con el objetivo de difundir y preservar la música tradicional de la provincia de Cuenca. Una interpretación musical de esta versión va incluida en su nuevo CD "Quince romances y una canción de siega" (D.L. CU 198 - 2013), en que, como siempre, han respetado escrupulosamente la letra y la melodía original, si bien el arreglo instrumental es suyo. Para más información sobre el grupo y sus actividades, véase "www.alaju.es/".

Go Back
0113:71 Mambrú (é)            (ficha nº: 3652)
[0148 Noble porquera  contam.]

Versión de Roca de Palancà (ay. Vilallonga de Ter, p.j. Olot, ant. Puigcerdà, comc. Ripollès, Gerona, España).   Recitada por Dolors Begudà i Lluensí (84a). Recogida en Ral (ay. Sant Pau de Seguries) por Salvador Rebés y Isabel Ruiz, 1982. (Colec.: Rebés - Ruiz). Publicada en Rebés 1994, De Balada y Lírica, 2. 3er Coloquio internacional del romancero, nº 10, p. 98.  046 hemist.  Música no registrada.

     El rei n`ha fetes crides,    o les ha fetes fer,
  2   que n`han d`anar a la guerra    condes i cavallers.
     El conde de l`Aronge
  4   té la dona bonica,    no la gosa deixer.
     Quan veu que tots hi marxen,    també es determiné.
  6   --Tornaré per Pasqua Florida    o per Sant Joan que ve.--
     Les pasqües són passades    i Sant Joan també;
  8   ella surt la finestra    a veure el conde si ve.
     En veu venir dos patges,    tots vestits de dolé.
  10   --Ai, patges, els meus patges,    quina nova em porteu?
     --La nova que jo us porti,    no la volgueu saber:
  12   tregueu-se`n robes blanques,    poseu-se`n del dolé,
     que el conde de l`Aronge    n` és mort i soterré;
  14   n`és enterrat a França,    i al cim d`un pedreguer,
     i allà l`han enterrado    i ha nascut un taronger,
  16   en fa les taronges dolces    o d`agretes també.
     Cim de la branca més alta,    hi sol cantar un esparver:
  18   Què daríeu, senyora,    si us tornés el condé?
     --Donaria Rosa i Marsella,    i la Mercè també.
  20   --Rosa i Marsella no é vostra,    ni la Mercè tampoc.
     Sólo tens un riu d`aigua    que en fa anar tres molins,
  22   l`un molt pebre i canyella,    I`altre sucre del fi,
     l`altre farina prima    que molt per tu i per mi.

Nota: Se trata del romance que los recolectores y Milà denominan "La mala nova". Entre los primeros y segundos hemistiquios se canta el estribillo virondon, virondon, virondeta. Se grabó en en masía "Begudà Vell". La informante había nacido en la masia Can Begudà Vell, de la Roca, pero vivía con sus hijos en un pueblo cercano, llamado La Ral (ay. de Sant Pau de Seguries), donde fue entrevistada.

Go Back
0113:29 Señas del esposo (í-o)            (ficha nº: 1159)

Versión de Bustos (ay. Valderrey, p.j. Astorga, comc. Astorga, León, España).   Recitada por Julia Miguélez del Río (70a). Recogida por Mikel Bilbao, Raquel Calvo, Francisco Mendoza Díaz-Maroto y Flor Salazar, 1985. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta LEÓN 85; cinta: 7.14-7.2/A-02). Publicada en TOL II 1991, p. 181.  032 hemist.  Música no registrada.

     Pino verde, pino verde,    más verde que no florido,
  2   de la noche a la mañana    le cantaba un pajarcillo
     y en el cantar decía:    --¿Dónde tienes tu marido?
  4   --Mi marido fue a la guerra,    siete años va que anda en ella.
     --¿Cuánto dieras tú, la bella,    quien te lo trajera vivo?
  6   --Te diera las mis cien cabras,    con ellas cabrerillo.
     --Algo más darás, la bella,    que más vale tu marido.
  8   --Te diera las mis cien vacas    con ellas un toro vivo.
     --Algo más darás, la bella,    que más vale tu marido.
  10   --Te daré las mis tres hijas,    todas tres a tu dominio;
     una que te escancie el pan,    otra que te escancie el vino
  12   y otra que te haga la cama,    pero no dormir contigo.
     --Algo más darás, la bella,    que más vale tu marido.
  14   --No tengo más que te dar,    que todo te l`ofrecido.
     --Me darás tu cuerpo bueno    pa juntarlo con el mío.
  16   --¿Si te doy mi cuerpo bueno,    para qué quiero el marido?

Go Back
0113:30 Señas del esposo (í-o)            (ficha nº: 1160)

Versión de Huergas de Gordón (ay. La Pola de Gordón, p.j. León, ant. La Vecilla, comc. Gordón, León, España).   Recitada por Agustina Rodríguez Arias (40a). Recogida por Josefina Sela, 1917. (Archivo: AMP; Colec.: Sela, J. (M. Goyri-R. Menéndez Pidal)). Publicada en TOL II 1991, pp. 181-182.  050 hemist.  Música no registrada.

     Encima de un pino verde    y encima de un verde pino,
  2   encima de un pino verde    oí cantar un pajarcillo,
     cada cantar que cantaba    se parece a mi marido.
  4   --¿Cuánto darás, casada,    y verás a tu marido?
     --Te daré las cien yeguas,    con ellas sus potrocillos.
  6   --Algo más darás, casada,    y verás a tu marido.
     --Te daré las cien vacas,    con ellas sus ternerillos.
  8   --Algo más darás, casada,    que más vale tu marido.
     --Te daré [las] cien cabras    con ellas sus cabritillos.
  10   --Algo más darás, casada,    que más vale tu marido.
     --Te daré [las] cien ovejas,    con ellas sus corderillos.
  12   --Algo más darás, casada,    que más vale tu marido.
     --Te daré [las] tres paradas    que tengo a orilla el río,
  14   una muele el centeno    otra muele el buen trigo,
     otra el pan de escanda    que como yo y los mis hijos.
  16   --Algo más darás, casada,    que más vale tu marido.
     --También te daré tres hijas    que traigo yo a mi dominio,
  18   una pa partirte el pan    y otra [pa] medirte el vino
     y otra [pa] hacerte la cama,    pero no dormir contigo.
  20   --Algo más darás, casada,    que más vale tu marido.
     --No tengo más que te dar    todo te lo he ofrecido.
  22   --Me darás tu cuerpo y alma    para juntar con el mío.
     --Si te doy cuerpo y alma,    ¿para qué quiero marido?,
  24   también te daré un cordel    para que te ahogues vivo.
     --Has de saber, casada,    que yo soy el tu marido.

Go Back
0113:31 Señas del esposo (é+í-o)            (ficha nº: 1161)

Versión de Espina de Tremor (ay. Igüeña, p.j. Ponferrada, comc. Boeza, León, España).   Recitada por una mujer (unos 60a). Recogida por Raquel Calvo, Débora Catalán, y J. Antonio Cid, 1985. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta LEÓN 85; cinta: 6.12-7.1/A-06). Publicada en TOL II 1991, pp. 182-183.  059 hemist.  Música no registrada.

     Estando la Catalina    sentadita en el laurel,
  2   con los pies a la frescura,    viendo las aguas correr,
     vio venir un caballero    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
  4   --Buenos días, Catalina.    --Felices los tenga usted.
     --¿Habrá visto a mi marido    por la guerra alguna vez?
  6   --Si lo he visto, no me acuerdo,    déame usted las señas de él.
     --Mi marido es un buen mozo,    alto, rubio, aragonés,
  8   y a la punta de la espada    tiene pintadito el rey.
     --Por las señas que usted da,    su marido muerto es,
  10   yo l`acompañé al intierro    y al testamento también,
     y en el testamento deja    que me case con usted.
  12   --Siete años he aguardado    y otros siete aguardaré,
     si a los catorce no viene,    monjita me meteré.
  14   Y a estas tres hijas que tengo,    ¡ay, mi Dios!, ¿qué les haré?
     Una es pa doña Carmen,    la otra pa doña Inés,
  16   la más chiquitina de ellas    conmigo la llevaré.
     --¿Cuánto pagas, Catalina,    y te traigo a tu marido?
  18   --Te daré las cien mil yeguas    que tengo en aquel castillo.
     --Poco me das, Catalina,    que más vale tu marido.
  20   --Te daré los cien mil duros    que tengo en este bolsillo.
     --Poco me das, Catalina,    que más vale tu marido.
  22   --Te daré los tres molinos    de la orillita del río,
     uno muele el azafrán    y el otro sal y el c[o]mino
  24   y el otro muele la harina    para mí y para mis hijos.
     --Poco me das, Catalina,    que más vale tu marido.
  26   Me darás tu cuerpo airoso    porque es lo que yo te pido.
     --¿Si te doy mi cuerpo airoso,    para qué quiero marido?
  28   Te daré sogas de esparcho    para colgarte de un pino.
     --Anda tú, la Catalina,    anda que yo te lo pido;
  30   mira tú, la Catalina,    mira que soy tu marido.

Go Back
0113:32 Señas del esposo (é+í-o)            (ficha nº: 1162)

Versión de Sueros de Cepeda (ay. Villamejil, p.j. Astorga, comc. Cepeda, León, España).   Recitada por la señora Teresa (70a). Recogida por Raquel Calvo, Mariano de la Campa, J. Antonio Cid y Concha Enríquez de Salamanca, 1984. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta LEÓN 84; cinta: 1.1-12.1/A-04). Publicada en TOL II 1991, pp. 183-184.  060 hemist.  Música no registrada.

     Sentadita Filomena,    sentadita en su laurel,
  2   con los pies a la frescura    viendo las aguas correr.
     Pasó por allí un soldado,    un soldadito del rey.
  4   --Buenas tardes, Catalina.    --Felices las tenga usted.
     ¿Usté ha visto a mi marido    en la guerra alguna vez?
  6   --No, señora, no lo he visto,    ni tampoco sé quién es.
     --Mi marido es un buen mozo,    muy parecidito a usted;
  8   en la punta de la espada    lleva un pañuelo irlandés,
     que le bordé siendo niña,    siendo niña le bordé,
  10   y otro que le estoy bordando    y otro que le bordaré;
     y si no viene en todo el año,    monjita me meteré,
  12   y estas tres hijas que tengo    conmigo las llevaré.
     --¿Cuánto me das, Catalina,    y te busco a tu marido?
  14   --Te doy cinco mil duros,    que tengo en este bolsillo.
     --Muy poco das, Catalina,    más valía tu marido.
  16   --Le doy cinco mil yeguas,    que tengo en este castillo.
     --Muy poco das, Catalina,    más valía tu marido.
  18   --Le doy estas tres hijas,    que tengo aquí al lado mío:
     una pa servir la mesa,    otra pa hacer el cocido,
  20   otra pa hacerle la cama,    pero no dormir contigo.
     --Muy poco das, Catalina,    más valía tu marido.
  22   --Te doy estos tres molinos,    que tengo al lado del río:
     uno que muele azafrán,    otro que muele el trigo,
  24   otro que muele el café    que tomaba mi marido.
     --Muy poco das, Catalina,    más valía tu marido.
  26   --Ya no tengo más que darte,    todito te lo he ofrecido.
     --Dame tú ese buen cuerpo    pa juntarlo con el mío.
  28   --Si te doy este buen cuerpo,    ¿para qué quiero marido?
     --Tienes suerte, Catalina,    que has sabido hablar conmigo,
  30   tienes suerte, Catalina,    aquí tienes tu marido.--

Go Back
0113:33 Señas del esposo (é+í-o)            (ficha nº: 1163)

Versión de Caldas de Luna (ay. Sena de Luna, ant. Láncara, p.j. León, ant. Murias de Paredes, comc. Luna, León, España).   Recitada por Felicitas Fernández (67a). Recogida por Paul Bénichou, Diego Catalán, Silvia Roubaud y Ana Vian, 1985. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta LEÓN 85; cinta: 2.11-7.1/A-04). Publicada en TOL II 1991, pp. 184-185.  036 hemist.  Música no registrada.

     Estando la Catalina    sentada en el canapé,
  2   pasó por allí un soldado,    un soldadito del rey.
     --Dios guarde a usted, Catalina,    --Soldado, y a usted también.
  4   Si usted viene de la guerra,    preguntas le voy a hacer:
     si usté ha visto a mi marido    y en el servicio del rey.
  6   --Si usted me diera las señas,    quizás lo conoceré.
     --N`el lado derecho lleva    un ramito de laurel
  8   y en el lado izquierdo lleva    la escarapela del rey.
     --Según las señas que da,    su marido muerto es,
  10   y en el testamento deja    que me case con usted.
     --¡No lo quedrá Dios del cielo    ni yo tampoco lo haré!,
  12   como pasé los ocho años,    también pasaré los diez.
     Si a los diez años no viene,    monjita me meteré;
  14   dos hijas pequeñas tengo,    conmigo las llevaré,
     y un hijo mozo que tengo,    que vaya a servir al rey
  16   y adonde murió su padre    que muera el hijo también.
     --Suerte tienes, Catalina,    que has sabido hablar conmigo,
  18   suerte tienes, Catalina,    y aquí tienes tu marido.

Go Back
0113:34 Señas del esposo (é+í-o)            (ficha nº: 1164)

Versión de La Valdería s. l. (comc. La Valdería, León, España).   Recogida por Manuel Fernández Núñez, 1914. (Archivo: AMP; Colec.: María Goyri-Ramón Menéndez Pidal). Publicada en Fernández Núñez, Manuel, 1914, pp. 40-41 y TOL II 1991, pp. 185-186  052 hemist.  Música no registrada.

     Estaba la Catalina    a la sombra de un laurel
  2   con los pies en la frescura    por ver el agua correr.
     Pasó por allí un soldado,    un soldadito del rey.
  4   --Buenas tardes, Catalina.    --Y el soldadito también.
     --Si viera usté a mi marido    que en la guerra está también.
  6   --Si le he visto, no me acuerdo,    las señas me dará usted.
     --Gasta caballito blanco,    la silla morada y negra,
  8   en el medio de la silla    tres doraditas estrellas,
     una se la ha dado el conde    y otra se la ha dado el rey,
  10   y otra se la he dado yo    cuando me casé con él.
     --Por las señas que usté ha dado,    su marido muerto es,
  12   yo le acompañé al entierro    y al testamento también,
     y en el testamento dice    que me case con usted.
  14   --Gracias, gracias, caballero,    favor que le estimaré,
     siete años hi aguardado    y otros siete aguardaré,
  16   si a los catorce no viene,    monjita me meteré.
     --¿Cuánto diera, la casada,    por ver ella su marido?
  18   --Le diera quinientas vacas,    con ellas un ternerillo.
     --Más me diera la casada,    que más vale su marido.
  20   --Le diera las mis tres hijas    que las traiga a su dominio:
     una que le mase el pan,    otra que le lave al río,
  22   y otra que le haga la cama,    pero no dormir contigo.
     ¡Pino verde, pino verde,    que a la mi puerta has venido,
  24   y en el medio del cual    allí canta un pajarillo
     y en el eco de la voz    parece ser mi marido!
  26   Mi marido está en la guerra,    de la guerra ya ha venido.

Go Back
0113:35 Señas del esposo (é-a+í-o)            (ficha nº: 1165)

Versión de Paradela de Muces (ay. Priaranza del Bierzo, p.j. Ponferrada, comc. Ponferrada, León, España).   Recitada por Concepción. Recogida por Pilar Aragón, Ana Beltrán, J. Antonio Cid y Dolores Sanz, 1982. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta NOROESTE 82; cinta: 2.16-7.2/A-02). Publicada en TOL II 1991, p. 186.  028 hemist.  Música no registrada.

     Paseaba un caballero    en alta Sierra Morena
  2   y le espedió a preguntar    si venía de la guerra.
     --¿Qué le importa a usted, señora,    o tiene usted algo en ella?
  4   --Siete años que van, siete años    que mi marido anda en ella.
     --¿Y usted, señora, si lo viera,    lo conociera?
                                       --Sí, señor, lo conociera.
  6   --¿Qué me da usted, señora,    y le digo de su marido?
     Yo le diera tres hijas:
  8   una para que lo vista,    otra para que lo calce
     y otra    pa que duerma contigo.
  10   --Yo no quiero las tres hijas,    ni quiero . . . . . . . . .
     --Yo le diera un molino,    que molía pan y trigo.
  12   --Molino lo tengo yo,    que lo tengo yo de mío;
     yo (lo que) quiero (es) su cuerpo    pa que iguale con el mío.
  14   --Lanzas, lanzas, caballero,    lanzas, lanzas, y un cuchillo,
     si le doy a usted mi cuerpo,    ¿pa qué me quier mi marido?

Go Back
0113:36 Señas del esposo (é-a+í-o)            (ficha nº: 1166)

Versión de Soto de Sajambre (ay. Oseja de Sajambre, p.j. Cistierna, ant. Riaño, comc. Sajambre, León, España).   Recitada por Segunda Díaz (70a). Recogida por Ramón Menéndez Pidal, 1909. (Archivo: AMP; Colec.: María Goyri-Ramón Menéndez Pidal). Publicada en TOL II 1991, pp. 186-187.  080 hemist.  Música no registrada.

     Estando junto a mi puerta    labrando paños de seda,
  2   vi venir un caballero    po`l alto de aquella sierra.
     Atrevíme y preguntéle    si venía de la guerra.
  4   --De la guerra sí, señora,    ¿qué se le ofrece a usté en ella?
     ¿tiene allá primo o hermano    o alguno que de usté se duela?
  6   --Ni tengo primo ni hermano,    ni naide que de mí se duela,
     tengo allá mi maridito,    siete años va que anda en ella.
  8   --Dígame usted, la señora,    dígame usted de qué señas.
     --El es alto como un pino,    la color de una doncella,
  10   siete pajes trae delante,    los trae vestidos de seda,
     trae un caballo blanco    y la silla toda negra.
  12   --Ise tale, la señora,    allá quedaba en la guerra,
     su cuerpo bañado en sangre,    su boca llena de tierra.
  14   --¡Ay, solecita de mí,    solecita en tierra ajena!,
     ¿quién me calzará el zapato,    quién me ha de vestir de seda?,
  16   ¿los mis hijos pequeñitos    quién me los pondrá a la escuela?,
     ¿la mi hija doña Inés,    quién la pondrá cordurera?
  18   --Váyase usted, la señora,    conmigo para mi tierra,
     yo la calzaré el zapato,    yo la vestiré de seda,
  20   los sus hijos pequeños    yo los pondré a la escuela,
     la tu hija doña Inés,    yo la pondré cordurera.
  22   --Vaya usted, el caballero,    con Dios para su tierra,
     que yo me calzaré el zapato,    yo me vestiré de seda,
  24   los mis hijos chiquititos    yo me los pondré a la escuela,
     la mi hija doña Inés    yo la pondré cordurera.
  26   --¿Qué diera usted, la señora,    por volver ver su marido?
     --Una cabaña de ovejas,    con ellas un pastorcillo.
  28   --Más diera usted, la señora,    que más vale su marido.
     --Una cabaña de vacas,    con ellas un toro pinto.
  30   --Más diera usted, la señora,    que más vale su marido.
     --También diera tres molares,    que tengo en aquel rido,
  32   uno molía el tabaco,    otro molía el polvillo,
     otro molía el pan blanco    que comía mi marido.
  34   --¿No diera usted, la señora,    ese su cuerpo florido?
     --¡Váyase usté en hora mala,    cabeza de pajarillo,
  36   que si yo i doy el mi cuerpo,    ¿qué quiero yo a mi marido?
     --Ha saberse, la señora,    que está con su marido.
  38   --Mal hiciste, maridito,    tentarme de tal manera,
     que el juicio de las mujeres    anda de piedra en piedra,
  40   es como vaso de vidro,    que, en caendo, lluego quiebra.

Go Back
0113:37 Señas del esposo (é-a+í-o)            (ficha nº: 1167)
[0110 La Condesita  contam.]

Versión de Vierdes (ay. Oseja de Sajambre, p.j. Cistierna, ant. Riaño, comc. Sajambre, León, España).   Recitada por Jacinta Redondo (57a en 1946). Recogida por Diego Catalán y Álvaro Galmés, 1946. (Archivo: AMP; Colec.: María Goyri-Ramón Menéndez Pidal). Publicada en TOL II 1991, pp. 187-188.  050 hemist.  Música no registrada.

     El conde Flores, señores,    dicen que se va a marchar
  2   y que deja a su esposita    de trece años na más.
     --Si a los siete años no vuelvo,    condesa, te casarás.--
  4   Entre los siete y los ocho    la condesa da en llorar.
     --¿Por qué lloras, condesita?    --¿Por qué tengo de llorar?,
  6   yo lloro por mi marido,    que ya no vuelve más.--
     Se viste de peregrina    y por el mundo se va.
  8   En el medio `e la montaña    con un soldado se alcuentra,
     que estaba allí descansando,    que venía de la guerra.
  10   --¿Dónde va usted, condesita,    sola por este camino?
     --Por estos mundos de Dios    a buscar a mi marido.
  12   ¿Dónde viene usted, soldado,    solito por esta tierra?
     --Estoy aquí descansando,    porque vengo de la guerra;
  14   ¿tiene usted padres o hermanos    o alguno que le duela?
     --Tengo allá a mi maridito,    que me da bastante pena.
  16   --¿Cuánto diera usted, condesa,    si viera usté a su marido?
     --Yo daría dos molares    que tengo junto a aquel río.
  18   --Más daría usted, señora,    que más vale su marido.
     --También daba una dehesa,    con palacios y castillos.
  20   --Más daría usted, señora,    que más vale su marido.
     --También daba veinte yeguas    que tengo, con diez potrillos.
  22   --¿Y no daría usted, señora,    ese su cuerpo florido?
     --¡Y una soga también daba    pa llevarte para el río!,
  24   si yo llego a dar mi cuerpo,    ¿para qué quiero marido?
     --Buenos días, condesita,    que aquí tienes tu marido.

Go Back
0113:38 Señas del esposo (é-a+í-o)            (ficha nº: 1168)
[0110 La Condesita  contam.]

Versión de Ribota (ay. Oseja de Sajambre, p.j. Cistierna, ant. Riaño, comc. Sajambre, León, España).   Recitada por Ignacia Simón (unos 60a). Recogida por Diego Catalán y Álvaro Galmés, 1946. (Archivo: AMP; Colec.: María Goyri-Ramón Menéndez Pidal). Publicada en TOL II 1991, pp. 188-189.  067 hemist.  Música no registrada.

     --Si a los siete años condesa,    si a los siete años no más,
  2   si a los siete años no vengo    a los ocho casarás.--
     Y a todo esto la señora    no cesaba de llorar.
  4   Estando en su jardín    cogiendo rosas y flores,
     vio venir un caballero    vestido de melitar,
  6   se acercó y preguntó    si venía de la guerra:
     --De la guerra sí, señora,    ¿qué se le ofrece a usté en ella?
  8   --Sólo tengo allá mi marido,    va siete años que está en ella.
     --¿Dígame usted, la señora,    dígame usted de qué señas?
  10   --Él es alto como un pino,    del color de una botella,
     lindos ojos, linda cara,    lindas narices y cejas.
  12   --Ese noble caballero    allá quedaba en la guerra,
     co`l cuerpo bañado en sangre,    la boca llena de arena.--
  14   Ella, desque lo oyó,    desmayada cayó en tierra,
     él sólo la levanta    y él solo la consuela.
  16   Después que volvió en sí,    de esta manera dijera.
     ¡Ay pobre de mí cuitada!,
  18   ¿la mi hija Ana María,    quién la pondrá costurera?
     ¿los mis hijos tan chiquitos    quién me los hará la guerra?
  20   --La su hija Ana María    yo la pondré costurera,
     los sus hijos y los míos    juntos irán a la escuela.
  22   ¿Qué diera usted, la señora,    porque viera a su marido?
     --Yo le diera cien cabras,    con ellas un buen machigo.
  24   --Más diera usted, la señora,    que más vale su marido.
     --También le diera cien yeguas,    con ellas un buen potrillo.
  26   --Más diera usted, la señora,    que más vale su marido.
     --También le diera cien vacas    con ellas un buen torillo.
  28   --Más diera usted, la señora,    que más vale su marido.
     --También le diera tres molares,    que tengo junto a aquel río,
  30   que el uno muele azafrán,    el otro muele el polvillo
     y el otro muele el pan blanco    que comiera mi marido.
  32   --¡Váyase usted n`horamala,    cabeza de pajarillo,
     también le diera una soga    para arrastrarle po`l río!,
  34   que si yo le diera mi cuerpo,    ¿qué quedara a mi marido?

Go Back
0113:39 Señas del esposo (é-a+í-o)            (ficha nº: 1169)

Versión de Prioro (ay. Prioro, p.j. Cistierna, ant. Riaño, comc. Puente Almuhey, León, España).   Recitada por Juana Rodríguez (49a) y Mónica Herrero (unos 50a). Recogida por Judith Seeger, 1985. (Archivo: ASOR; Colec.: Seeger, J.; cinta: 1/A-02 y B-06). Publicada en TOL II 1991, pp. 189-190.  048 hemist.  Música no registrada.

     Estando un día doña Ana    bordando paños de seda,
  2   vio venir a un soldadito    por el alto de una sierra.
     Atrevíme a pregurtarle    si venía de la guerra.
  4   --Sí señora, de allá vengo,    ¿qué tiene usted dentro de ella?
     ¿Tiene usted primos o hermanos    o parientes que la duelgan?
  6   --No tengo primos ni hermanos    ni parientes que me duelgan,
     que allá tengo a mi marido,    siete años va que está en ella.
  8   --¿Qué daría usted, doña Ana,    si ahora a su marido viera?
     --Le daría tres onzas de oro    y otras tantas de oro fino.
  10   --Eso es muy poco, doña Ana,    dándosele sano y vivo.
     --Le daré las tres moliendas    que tengo a la orilla `el río.
  12   La una muele canela,    la otra clavo y comino,
     la otra molía el pan blanco    que comía mi marido.
  14   --Eso es muy poco, doña Ana,    dándosele sano y vivo.
     --Le daré las tres doncellas    que tengo en aquel castillo,
  16   la una para el calzado,    la otra para el vestido,
     la más pequeñita de ellas    para casarse contigo.
  18   --Eso es muy poco, doña Ana,    dándosele sano y vivo.
     Yo quería que me diera    ese su cuerpo pulido.
  20   --¡Maldito sea ese hombre,    mal criado y peor nacido!,
     le doy todo lo que tengo,    lo más que tengo no es mío,
  22   si yo le diera mi cuerpo    ¿qué querría mi marido?
     --Tranquilízate tú, Ana,    que yo soy el tu marido.
  24   Sólo me importa saber    la vida que tú has traído.

Go Back
0113:40 Señas del esposo (é-a)            (ficha nº: 1170)

Versión de Chano (ay. Peranzanes, p.j. Ponferrada, ant. Villafranca del Bierzo, comc. Fornela, León, España).   Recitada por Eva Robledo Cachón (72a). Recogida por J. Antonio Cid, Bárbara Fernández, Margarita Pazmany y Ana Valenciano, 1979. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta LEÓN 79; cinta: 1.23-9.2/B-10). Publicada en TOL II 1991, pp. 190-191.  052 hemist.  Música no registrada.

     Estando la señorita    torciendo la fina seda,
  2   vio venir un caballero    por alta Sierra Morena,
     y, como mujer atrevida    y mujer de mucha lengua,
  4   atrevíme y preguntéle    si venía de la guerra.
     --De la guerra, sí por cierto,    ¿por qué lo pregunta ella?
  6   --Por que tengo a mi marido    que hay siete años que anda en ella.
     --Por las señas que usted da,    su marido muerto queda.--
  8   Y ella, a otro día,    preparó a darle la ofrenda.
     --¿Cuánto daría, la señora,    si cuenta de él le diera?
  10   --Yo le diera unas cien vacas    y a un toro sólo con ellas.
     --No, señora, la señora,    más vale su marido que ellas.
  12   --Yo le diera unas cien cabras    y a un pastorzuelo con ellas.
     --No, señora, la señora,    más vale su marido que ellas.
  14   --Yo le diera cien ovejas    y a un carnerito con ellas.
     --No señora, la señora,    más vale su marido que ellas.
  16   --Yo le diera cien gallinas    y a un gallito englés con ellas.
     --No, señora, la señora,    más vale su marido que ellas.
  18   --Yo le diera mi hija Antonia    pa que se case con ella.
     --No, señora, la señora,    más vale su marido que ella.
  20   --Pues yo le diera las cien sogas    pa que se ahorque con ellas.
     [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
     --Pues si usté ha `e ser mi marido,    me ha `e dar una contraseña:
  22   La mitad de un anillo,    que aquí tengo la otra media.--
     Ambos los pusieron juntos    como el día que las partieran.
  24   --¡Válgame Dios, mi marido,    tentarme de esta manera!,
     que el seso de las mujeres    bien se sabe como era,
  26   es como un vaso de vino    que cae en el suelo y se quiebra.

Go Back
0113:41 Señas del esposo (é-a)            (ficha nº: 1171)

Versión de Piedrafita de Babia (ay. Cabrillanes, p.j. León, ant. Murias de Paredes, comc. Babia, León, España).   Recitada por Florentina Martínez Taladrid (78a). Recogida por Eduardo Martínez Torner, 1916. (Archivo: AMP; Colec.: Torner, E. M.). Publicada en TOL II 1991, pp. 191-192.  052 hemist.  Música no registrada.

     Estando yo entre mi puerta    labrando la fina seda,
  2   vi venir un caballero,    que venía de la guerra.
     Atrevíme y preguntéle    a ver quién quedaba en ella.
  4   --¿Por quién preguntas, casada,    por quién pregunta, la bella?
     --Pregunto por mi marido    que [h]a siete años que anda en ella,
  6   nunca me escribú una carta    nunca me escribú una letra.
     --¿Qué señas tiene, casada,    qué señas tiene, la bella?
  8   --Tenía el caballo tordo,    la silla dorada y negra.
     --Pues ese tal caballero    muerto quedaba en la guerra.
  10   --¡Ay de mí, triste coitada,    ay de mí, nunca la bella!--
     Otro día por la mañana,    día de la Madalena,
  12   todos iban para misa,    ella iba la primera,
     con dos hijos por la mano    y en la otra una candela;
  14   y el traidor del caballero    al encuentro le saliera.
     --¿Por quién la llevas, casada,    por quién la llevas la vela?
  16   --Llévola por mi marido,    que muerto estaba en la guerra.
     --¿Quién te lo ha dicho, casada,    quién te lo ha dicho, la bella?
  18   --Un traidor de un caballero    que en malas lanzadas muera.
     --Más vale que no, señora,    que su marido yo era.
  20   --Para usted ser mi marido    ha de darme usté una seña:
     la mitad de una sortija    que cuando se fue partiera.--
  22   Él sacó una mitad    y ella sacó la otra media,
     y la ajustaron n`el dedo    como si ella misma fuera.
  24   --Hiciste mal mi marido    tratarme de esa manera,
     que el pecho de una mujer    es como una primavera,
  26   es como un vaso de vidro,    que, en cayéndose, se quebra.

Go Back
0113:42 Señas del esposo (é-a)            (ficha nº: 1172)

Versión de Vega de los Viejos (ay. Cabrillanes, p.j. León, ant. Murias de Paredes, comc. Babia, León, España).   Recitada por Consuelo Vega Fernández (20a). Recogida por Manuel Manrique de Lara, 1908 (fecha deducida) (Archivo: AMP; Colec.: Manrique de Lara, M.). Publicada en TOL II 1991, pp. 192-193.  065 hemist.  Música no registrada.

     --Estándome yo peinando    debajo de una alameda,
  2   vi venir un caballero    por alta Sierra Morena.
     Atrevíme y preguntéle    si venía de la guerra.
  4   --Yo de la guerra no vengo,    pero vengo cerca de ella,
     ¿por qué preguntas, casada,    por qué preguntas, soltera,
  6   tienes primos o hermanos    [o gente] de tuyo en ella?
     --Ni tengo primos ni hermanos    ni gente de mío en ella,
  8   a quien tengo es mi marido    que siete años anda en ella.
     --Dame las señas, señora,    y tal vez le conociera.
  10   --Las señas, con mucho gusto,    [las señas sí] se las diera,
     es un hombre alto y rubio,    poco delgado de pierna,
  12   que cuando monta a caballo    hace temblar a la yegua.
     --Por las señas que usted da    su marido ha muerto en la guerra;
  14   al pie de una oliva    yo le prendí [la] candela.
     --¡Ay de mí, triste casada,    ay de mí, triste soltera!,
  16   siempre llevé toca blanca    y ahora la llevaré negra.
     --Véngase usted conmigo,    yo se la daré de seda.
  18   Dios consuele al buen hombre    y Dios le dé la su tierra.
     --Tres hijos que me han quedado    yo los pondré en la escuela,
  20   la primer letra que escriban    pongan a su padre en ella.--
     Otro día era Domingo,    iba a misa la primera,
  22   . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    con tres hijos por la mano,
     que por el alma de su padre    los tres iban arrezando;
  24   y el pillo del caballero    al encuentro le saliera.
     --¿Dónde va, la casada,    dónde va, la soltera?
  26   --Voy a hacer por mi marido,    ya que se ha muerto en la guerra.
     --Vuelve, vuelve para casa,    que tu marido yo era.
  28   --Si tú fueses mi marido    tenías que darme una seña.--
     Él sacó su sortija    y ella sacó otra media
  30   y él se la puso en el dedo    y ella habló de esta manera:
     --¡Válgame Dios, mi marido,    tratarme de esa manera!,
  32   el corazón de las mujeres    ya podías saber como era,
     que es como un cristal fino,    cae en el suelo y luego quebra.

Go Back
0113:43 Señas del esposo (é-a)            (ficha nº: 1173)

Versión de Brañuelas (ay. Villagatón, p.j. Astorga, comc. Cepeda, León, España).   Recitada por María Suárez Alonso (84a) y Josefa. Recogida por Michelle Débax, Ángeles Gasset, Flor Salazar y Eduardo Siverino, 1980. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta NORTE 80; cinta: 4.1-7.2/B-06). Publicada en TOL II 1991, pp. 193-194.  052 hemist.  Música no registrada.

     Estando yo en mi ventana    torciendo y doblando seda,
  2   vi venir un soldadito    por alta Sierra Morena;
     atrevíme y preguntéle    si venía de la guerra.
  4   --¿Por quién preguntas, la blanca,    por quién preguntas, la bella?
     --Pregunto por mi marido,    siete años va que está en ella.
  6   --Dígame qué señas lleva,    que [acaso] yo le diera.
     --Lleva caballito blanco,    la silla dorada y negra
  8   y en la punta de su espada    retrato de su morena.
     --Por las señas que usted daba,    su marido muerto era,
  10   el día que se murió    tuve yo de la candela.
     --¡Ay de mí, triste en el mundo!    ¿quién me pondrá toca negra?,
  12   ¿quién me educará a mis hijas,    me las mandará a la escuela?
     --Véngase usted conmigo,    yo le pondré toca negra,
  14   yo le educaré a sus hijas,    se las mandaré a la escuela.
     --¡Váyase usted en hora mala,    si no se va en hora buena!--
  16   S` otro día era domingo,    día de la Madalena,
     iba la gente pa misa    y ella iba la delantera,
  18   y dos hijas que tenía    cada una con su vela;
     y en el medio del camino    con el soldado se alcuentra.
  20   --¿Dónde camina, la blanca,    dónde camina, la bella?
     --Y a ofrecer por mi marido,    que se me murió en la guerra.
  22   --Por las señas que usted daba,    su maridito yo era.
     --¡Si tú eres mi marido,    me trae de estas maneras!
  24   ¿dónde tienes la sortija    que llevastes a la guerra?--
     Y él sacaba la mitad    y ella saca la otra media.
  26   --D`antes te . . . . . . . . .    y ahora te he vestir de seda.

Nota: Tiene estriblillo: a) De don golondrón;b) De don golondrera.

Go Back
0113:44 Señas del esposo (é-a)            (ficha nº: 1174)

Versión de Cubillas de Arbas (ay. Villamanín, ant. Rodiezmo, p.j. León, ant. La Vecilla, comc. Los Argüellos, León, España).   Recitada por María Cañón Barrios (48a). Recogida por Fernando Gomarín Guirado, Robert Heifetz, Margarita Morton y María José Setefilla Navarro, 1982. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta NORTE 80; cinta: 2.3-7.1/B-11). Publicada en TOL II 1991, pp. 194-195.  056 hemist.  Música no registrada.

     Estando la Teresita    sentadita a la su puerta,
  2   vio venir un caballero,    que venía de la guerra.
     Se atrevió y le preguntó    por los que quedan en ella.
  4   --¿Por quién preguntas, casada,    por quién preguntas, la bella?
     --Pregunto por mi marido,    siete años va que anda en ella.
  8   --¿Qué señas tiene, casada,    qué señas tiene, la bella?
     --Tiene un caballito tordo,    la silla dorada en ella
  10   y en el medio de la silla    una pulidita estrella.
     --Caballero de esa seña    muerto ha quedado en la guerra.
  12   --¡Ay de mí, triste cuitada!    ¿Quién me pondrá toca negra?
     --Yo te la pondré, casada,    yo te la pondré de seda.
  14   --Vaya con Dios, caballero,    no espere por la respuesta,
     que dos hijas que yo tengo    labraban muy bien la seda,
  16   si bien labraban la blanca,    mejor labraban la negra.--
     Otro día para misa    iban de las delanteras;
  18   n`una mano lleva el pan,    n`otra la jarra y la vela,
     y debajo del sobaco    el paño para la cena.
  20   --¿Por quién ofreces, casada,    por quién ofreces, la bella?
     --Ofrezco por mi marido,    muerto ha quedado en la guerra.
  22   --¿Quién te ha dicho eso, casada,    quién te ha dicho eso, la bella?
     --Me lo ha dicho un caballero    que ayer tarde vino de ella.
  24   --No digas eso, casada,    que el caballero yo era.
     --¡Malhaya sea mi marido    que me hizo tanta ofensa!
  26   --Hícetelo saber    si eras mala o eras buena.
     Así como fuiste buena,    yo te vestiré de seda;
  28   si hubieras sido mala,    te cortaba la cabeza.

Go Back
0113:45 Señas del esposo (é-a)            (ficha nº: 1175)

Versión de Huergas de Gordón (ay. La Pola de Gordón, p.j. León, ant. La Vecilla, comc. Gordón, León, España).   Recitada por Agustina Rodríguez Arias (unos 40a). Recogida por Josefina Sela, 1917. (Archivo: AMP; Colec.: Sela, J. (M. Goyri-R. Menéndez Pidal)). Publicada en TOL II 1991, pp. 195-196.  066 hemist.  Música no registrada.

     Estando yo sentadita    en un canto a la mi puerta,
  2   vino por allí un soldado,    que venía de la guerra.
     Atrevíme y pretuntéle    por los que quedaban n`ella.
  4   --¿Por quién pregunta, casada,    por quién pregunta, la bella,
     pregunta por padre o madre    o hermanos que tenga en ella?
  6   --Ni por padre ni por madre,    ni hermanos que allí tenga,
     pregunto por mi marido,    siete años va que anda en ella.
  8   --Déme las señas, casada,    que acaso le conociera.
     --Tenía el cabello blanco,    la silla dorada y negra,
  10   y en el medio, de la silla,    una reluciente estrella.
     --El tu marido, casada,    muerto quedaba en la guerra,
  12   tirado en un arenal,    la boca llena de arena.
     --¿Ay de mí, triste cuitada,    cómo pondré toca negra?
  14   --Vente conmigo, casada,    te tengo vestir de seda.
     --¡Vaya con Dios, el caballero,    malas razones no lleva!
  16   tres hijas que me quedaron    todas tres labran la seda,
     una labraba la blanca    y otra labraba la negra
  18   y otra labraba los paños    que el rey lleva en su bandera;
     un hijo que me quedó    luego canta misa nueva,
  20   la primer misa que cante    a su padre la encomienda.--
     A ese otro día domingo    a misa la delantera,
  22   en una mano lleva el pan,    en otra el vino y la cera;
     en el medio del camino    el caballero la encuentra.
  24   ¿Por quién ofreces, casada,    por quién ofreces, la bella?
     --Ofrezco por mi marido,    muerto quedaba en la guerra.
  26   --¿Quién se lo ha dicho, casada,    quién se lo ha dicho, la bella?
     --Un caballero de Burgos    que apuñalado se vea.
  28   --El caballero de Burgos    guárdelo Dios, que yo era.
     --¡Si eres tú mi marido,    me tratas de esa manera!
  30   --Si supiera que eras mala,    te cortaba la cabeza;
     ahora veo que eres buena,    te tengo `e vestir de seda,
  32   que el vaso de las mujeres    es como el vidrio, se quiebra,
     es como la hoja del árbol,    viene el aire, la menea.

Go Back
0113:46 Señas del esposo (é-a)            (ficha nº: 1176)

Versión de Valporquero de Torío (ay. Vegacervera, p.j. León, ant. La Vecilla, comc. Torío, León, España).   Recitada por María González Canseco. Recogida por Diego González y Josefina Sela, 1917 (fecha deducida) (Archivo: AMP; Colec.: María Goyri-Ramón Menéndez Pidal). Publicada en TOL II 1991, pp. 196-197.  058 hemist.  Música no registrada.

     Estando yo a las mis puertas    labrando la fina seda,
  2   vi venir un caballero    por alto Sierra Morena.
     Atrevíme y preguntéle    si venía de la guerra.
  4   --De la guerra no, señora,    pero vengo cerca de ella,
     ¿por quién preguntas, casada,    por quién preguntas, la bella?,
  6   ¿preguntas por padre o madre,    o por gente de la tierra?
     --Ni por padre ni por madre,    ni por gente de la tierra.
  8   pregunto por mi marido,    siete años va que anda en ella.
     --Da las señas, casada,    da las señas, la bella.
  10   --El caballito era tordo,    la silla dorada y negra,
     y en el medio de la silla    una reluciente estrella.
  12   --El su marido, señora,    muerto queda nela guerra.
     --¡Ay de mí, triste cuitada,    ¿cómo pondré toca negra?
  14   --Venga conmigo, señora,    yo te la pondré de seda.
     --Vei con Dios, el caballero,    que la tengo yo muy buena.
  16   De dos hijas que tenía,    dambas labraban la seda,
     si bien labraban la blanca,    también y mejor la negra;
  18   un hijo que yo tenía    lo voy poner a la escuela,
     la primer letra que escriba    a su padre ha poner n`ella.--
  20   Otro día era Domingo,    pa misa la delantera,
     en una mano lleva el pan,    en otra el vino y la cera;
  22   en el medio del camino    con el caballero encuentra.
     --¿Por quién llevas ese luto    de los pies a la cabeza?,
  24   ¿llévaslo por padre o madre    o por gente de la tierra?
     --Llévolo por mi marido,    que muerto quedó en la guerra.
  26   --El tu marido, señora,    Dios lo guarde, que yo era.
     --¡Marido de mis entrañas,    cómo has hecho tal ofensa!
  28   --Hícelo por, si eras mala,    te cortara la cabeza;
     así, como fuiste buena,    te tengo vestir de seda.

Nota: Tiene el estribillo a) gondón, golondrón; b) gondón, golondrera.

Go Back
0113:47 Señas del esposo (é-a)            (ficha nº: 1177)

Versión de Ruiforco de Torío (ay. Garrafe de Torío, p.j. León, comc. Torío, León, España).   Recitada por Delfina Floreo García (70a). Recogida por J. Antonio Cid, Cruz Montero, Javier Olmos y María José Zamarro, 1985. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta LEÓN 85; cinta: 1.29.6.2/A-14). Publicada en TOL II 1991, pp. 197-198.  046 hemist.  Música no registrada.

     Estando yo a mi puerta    peinando mi cabellera,
  2   vi venir un caballero,    que venía de la guerra.
     Atrevíme y preguntéle    si venía de la guerra.
  4   --Sí, señora, de allá vengo.    ¿Quier mandar algo pa ella?
     --N`ella tengo a mi marido,    siete años va que está en ella.
  6   Tres hijos de él me quedaron,    todos tres van a la escuela,
     la primer letra que escriben    a su padre ponen n`ella.
  8   Tres hijas de él me quedaron,    todas tres labran la seda,
     la una labra la blanca,    la otra labra la negra.
  10   --Si esas señas tien, señora,    muerto ha quedado en la guerra.
     --¡Ay de mi triste tocado,    voy a poner toca negra!
  12   --Venga conmigo, señora,    yo se la daré de seda.
     --¡Ande, ande, el caballero,    no guarde malas respuestas!--
  14   A otro día era domingo,    iba la más delantera;
     (e)n`una mano lleva el pan,    en la otra el vino y la cena.
  16   Y a la puerta de la iglesia    con el caballero encuentra,
     --¿Por quién ofrece, señora,    por quién ofrece, la bella?
  18   --Ofrezco por mi marido,    que muerto quedó en la guerra.
     --¿Quién se lo ha dicho, señora,    quién se lo ha dicho a la bella?
  20   --Un caballero de Burgo,    que a malas lanzadas muera.
     --Dios lo libre del peligro,    que el caballero yo era.

Nota: Tiene el estribillo a) del don golodón
; b) del don golondera
, mezclado con a) qué se me da a mí
; b) que no me da pena en los vv. 1, 4, 11, 15 y 20.

Go Back
0113:48 Señas del esposo (é-a)            (ficha nº: 1178)

Versión de Lugán (ay. Vegaquemada, p.j. León, ant. La Vecilla, comc. Bajo Curueño-Condado, León, España).   Recitada por Adela Viejo (85a). Recogida por Paul Bénichou, Andrea Hamos, Pilar Moreno y Ana Valenciano, 1985. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta LEÓN 85; cinta: 8.13-7.1/A-06). Publicada en TOL II 1991, p. 198.  058 hemist.  Música no registrada.

     Estando yo en la mi puerta    bordando la fina seda,
  2   vi venir un caballero,    que venía de la guerra.
     Me atreví y le pregunté    si venía de la guerra.
  4   --Sí, señora, de allá vengo,    ¿quién tiene allá que le duela?
     --Allá tengo a mi marido,    siete años va que está en ella,
  6   sin escribir una carta,    carta, ni tampoco letra.
     --Con las señas que me diera,    yo conocerle pudiera.
  8   --Mi marido es noble gente,    con honradez y nobleza,
     calza blanco y viste blanco,    el caballo blanco era,
  10   la silla sobredorada,    los estribos de madera.
     --Pues ese tal caballero    quedó muerto en la pelea,
  12   yo le ayudé a bien morir,    yo le puse la candela,
     yo le hice la sepultura    y le ayudé a entrar en ella.
  14   Si quiere venir conmigo,    señora, para mi tierra,
     yo la vestiré de luto    y la calzaré de seda,
  16   y a los sus hijos queridos    yo se los pondré en la escuela.
     --¡Vaya con Dios, caballero,    vaya con Dios a su tierra!,
  18   mujeres de buen marido    no están bien en tierra ajena.--
     A otro día era domingo,    la viudita va a la iglesia
  20   toda vestida de luto,    de los pies a la cabeza;
     los niños lleva delante,    la criada con la oferta.
  22   En el medio del camino    con un caballero encuentra.
     --¿Qué ha pasado, mi mujer,    que has traido gala negra?
  24   --Ayer tarde un caballero,    que a mala lanzada muera.
     --No digas eso, mujer,    que el caballero yo era.
  26   Si allegas a ir conmigo,    te cortara la cabeza.
     --Hicistes muy mal, marido,    tratarme de esa manera,
  28   ya sabes que las mujeres    cualquier aire las menea
     y, como copas de vidrio,    tropezando, luego quiebran.

Go Back
0113:49 Señas del esposo (é-a)            (ficha nº: 1179)

Versión de Cubillas de los Oteros (ay. Cubillas de los Oteros, p.j. León, ant. Valencia de don Juan, comc. Oteros del Rey, León, España).   Recitada por Juliana Melón Migueles (54a). Recogida por Eduardo Martínez Torner, 1916. (Archivo: AMP; Colec.: Torner, E. M.). Publicada en TOL II 1991, p. 199.  060 hemist.  Música no registrada.

     Estando yo a mi ventana    bordando paños de seda,
  2   vi venir un caballero    por el alto de una sierra.
     Atrevíme y preguntéle    si venía de la guerra.
  4   --De la guerra sí, señora,    ¿pues si tiene usté algo en ella,
     algún primo, algún hermano    o parientes que le duelga?
  6   --No tengo primo ni hermano,    ni parientes que me duelgan,
     sólo tengo a mi marido,    siete años que anda ya en ella,
  8   no me ha escribido una carta    ni aun, por decir, una letra.
     --¿Qué señas lleva el galán,    el galán qué señas lleva?
  10   --Él es alto como un pino,    majo como las estrellas,
     el caballo lleva blanco,    la silla dorada en seda.
  12   --El caballero, señora,    muerto queda ya en la guerra,
     con los pies queda en el agua    y la cabeza en la arena.
  14   --¡Ay de mí, la morenita,    viudita y en tierra ajena!,
     ¿quién me vestirá de grana,    quién me calzará de seda?,
  16   ¿los mis niños pequeñitos    quién me los pondrá a la escuela,
     y la mi niña Bernarda,    quién la pondrá a costurera?
  18   --Los tus niños y los míos    yo me los pondré a la escuela,
     y la tu niña y la mía    yo la pondré a costurera.
  20   --¡Va con Dios, el caballero,    malas nuevas por ti v[eng]an!--
     El otro día de mañana    caminan para la iglesia,
  22   ya cargaditas de luto,    la hija lleva la ofrenda;
     En el medio del camino    su esposo se apareciera.
  24   --¿Quién te ha dicho, mi mujer,    quién te ha dado tales nuevas?
     --Ayer tarde un caballero    ¡malas nuevas por él vengan!
  26   --Calla, calla, mi mujer,    que el caballero yo era,
     si tú hubieras ido conmigo,    te cortara la cabeza.
  28   --Mal has hecho, mi marido,    tratarme de esa manera,
     siendo como las mujeres    son como el viento que vuela,
  30   como la copa de vidrio,    caendo al suelo se estrella.

Go Back
0113:50 Señas del esposo (é-a)            (ficha nº: 1180)

Versión de Casasuertes (ay. Burón, p.j. Cistierna, ant. Riaño, comc. Valdeburón, León, España).   Recitada por Josefa Rodríguez (79a en 1977). Recogida en Madrid, donde acualmente reside por Teresa Catarella, Flor Salazar, y Ana Valenciano, 1977. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta NORTE 77; cinta: `Escaro-Manzaneda` B14). Publicada en AIER 1 (1982), nº 24:3, pp. 135-136 y TOL II 1991, p. 200  045 hemist.  Música no registrada.

     Estando yo entre mis puertas    bordando paños de seda,
  2   vi venir un caballero    por lo alto ` Sierra Morena.
     Atrevíme y preguntéle    si venía de la guerra.
  4   --De la guerra, sí, señora,    [¿tiene allá alguien que la duela?]
     --Allá tengo a mi marido,    siete años va que anda en ella.
  6   --¿Qué señas tiene, la blanca,    qué señas tiene, la bella?
     --Él es alto como un pino,    del color de una doncella;
  8   el caballo todo es blanco    y la silla toda es negra.
     --El caballero que dice    muerto ha [quedado] en la guerra,
  10   cubierto de puñaladas    de los pies a la cabeza.
     No se aflija usted, la blanca,    no se aflija usted, la bella,
  12   que a la su doña María,    yo la enseño a bordar seda,
     y a los sus hijos pequeños    yo los enviaré a la escuela.--
  14   Al otro día por la mañana,    el caballero a la puerta:
     --¿Por quién guardas luto, blanca,    por quién guardas luto, bella?
  16   --Lo guardo por mi marido,    que muerto quedó en la guerra.
     --¿Quién se lo ha dicho a la blanca,    quién se lo ha dicho a la bella?
  18   --Un caballero, ayer tarde,    ¡mala puñalada muera!
     --No lo quiera Dios del cielo,    que el caballero yo era.
  20   --Mal hicistes, mi marido,    tratarme de esa manera,
     que el juicio de las mujeres
  22   es como vaso de vidrio,    que a poco golpe quiebra;
     es como la hoja del árbol,    que a poco viento vuela.

Go Back
0113:51 Señas del esposo (é-a+é)            (ficha nº: 1181)

Versión de Librán (ay. Toreno, p.j. Ponferrada, comc. Toreno, León, España).   Recitada por Lorenzo Alonso (40a). Recogida por Pere Ferré, Luis Gómez Nuño, Ana Maria Martins y Madeline Sutherland, 1980. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta NORTE 80; cinta: 5.29-6.3/A-08). Publicada en TOL II 1991, pp. 200-201.  040 hemist.  Música no registrada.

     Estando yo en mi balcón    bordando paños de seda,
  2   vi venir un soldadito    por alta Sierra Morena.
     Yo allí fui a preguntarle    si venía de la guerra.
  4   --Sí señora, de allí vengo,    ¿tiene usted a quien le duelga?
     --Sí, señor, tengo a mi novio,    lleva dos años en ella.
  6   --Déme usted las señas de él,    por ver si le conociera.
     --Mi novio es alto y buen mozo,    sargento de transmisiones,
  8   lleva un escudo bordado,    bordado en dos colores.
     --Si señora, lo conozco,    muerto en la guerra se queda,
  10   le estuve alumbrando yo    pa que testamento hiciera.
     Y en el testamento dice    que me case con su prenda.
  12   --Eso sí que no lo hago,    eso sí que no lo hiciera,
     yo casarme con usted,    mi novio muerto en la guerra,
  14   eso sí que no lo hago,    eso sí que no lo hiciera.
     --Abre los ojitos, Carmen,    si me quieres conocer,
  16   que el que está arriba el caballo    es el que tu novio es,
     es el que tanto te quiere    y más te ha de querer
  18   porque supiste guardar    la honra de una mujer.--
     Allí fueron los abrazos,    allí fueron los delirios,
  20   y aquí termina la historia    de estos dos novios queridos.

Go Back
0113:52 Señas del esposo (é-a+é+á)            (ficha nº: 1182)

Versión de Santa Cruz de Montes (ay. Torre del Bierzo, ant. Albares, p.j. Ponferrada, comc. Boeza, León, España).   Recitada por Adela Panizo (42a). Recogida en San Juan de la Mata por Koldo Biguri, Sandra Robertson, Isabel Rodríguez y Dolores Sanz, 1982. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta NOROESTE 82; cinta: 6.17-7.1/B-04). Publicada en TOL II 1991, pp. 201-202.  023 hemist.  Música no registrada.

     Estaba la verde oliva    bordando puños de seda,
  2   vio pasar un caballero    por alta Sierra Morena.
     Posó la costura a un lado    y fue a hacerle la espera.
  4   --¿Dónde viene (usted), caballero?    --¿Dónde vengo? De la guerra.
     --¿Usté ha visto a mi marido?    Siete años ha que está en ella.
  6   --Su marido ya está muerto,
     y en el testamento puso    que me case con usted.
  8   --Eso sí que no lo haría,    eso sí que no lo haré,
     tengo un juramento hecho    a la Virgen del Pilar,
  10   que, si me quedo viudita,    de no volverme a casar.
     --Alza los ojos, Carmina,    y mira con quién estás,
  12   que este que está en el caballo    es el que tú quieres más.

Go Back
0113:53 Señas del esposo (é-a+é)            (ficha nº: 1183)

Versión de Noceda (ay. Noceda, p.j. Ponferrada, comc. Boeza, León, España).   Recitada por Genoveva (39a). Recogida por Teresa Catarella, Thomas Lewis, Madeline Sutherland y Jane Yokoyama, 1977. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta NORTE 77; cinta: `Cabornera-Noceda 1` B3). Publicada en AIER 1 (1982), nº 24:6, pp. 137-138 y TOL II 1991, p. 202  030 hemist.  Música no registrada.

     Estando yo en mi balcón    bordando paños de seda,
  2   vi venir un caballero    por alta Sierra Morena.
     Fui corriendo a preguntarle    si venía de la guerra.
  4   --Sí, señora, de allí vengo;    ¿tiene usté alguien que le duela?
     --Sí, señor, tengo a mi novio    hace tres años en ella.
  6   --Déme usté una explicación,    por ver si le conociera.
     --Mi novio es alto, buen mozo,    sargento de tresmisiones;
  8   lleva un escudo bordado,    bordado entre dos bordones.
     --Por las señas que usté ha dado,    su novio muerto es,
  10   y en el testamento puso    que me case con su prenda.
     --Eso sí que no lo hago,    eso sí que no lo hiciera.
  12   --Abre los ojitos, Carmen,    si me quieres conocer,
     que este que está en el caballo    tu propio novio es.--
  14   Ahí fueron los abrazos,    ahí fueron los suspiros
     de aquellos novios [amados],    de aquellos novios queridos.

Go Back
0113:54 Señas del esposo (é+é-a)            (ficha nº: 1184)

Versión de Palacios del Sil (ay. Palacios del Sil, p.j. Ponferrada, ant. Murias de Paredes, comc. Ribas del Sil, León, España).   Recitada por Eva González Fernández (62a). Recogida por Juana Agüero, Ángeles Gasset, Fernando Gomarín Guirado y Sandra Robertson, 1980. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta NORTE 80; cinta: 4.29-6.2/A-01). Publicada en TOL II 1991, pp. 202-203.  064 hemist.  Música no registrada.

     Estaba la Teresina    a la sombra de un laurel,
  2   con los pies a la frescura    y viendo las aguas correr;
     pasó por allí un soldado,    un soldadito del rey.
  4   --Dios la guarde a usted, señora.    --Y a usted, soldado, también.
     --¿Ha visto usted mi marido    en los servicios del rey?
  6   --No, señora, no lo he visto,    déme usted las señas de él.
     --Mi marido era un buen mozo,    alto, rubio, de buen ver;
  8   en la cruz de la su espada    lleva escrito que es marqués.
     Al lado derecho lleva    tres hojitas de laurel,
  10   también un pañuelo blanco    que de niña yo bordé.
     Llevaba estribos de plata    y las espuelas también,
  12   también un caballo blanco    muy parecido al de usted.
     --Por las señas que me da,    su marido muerto es,
  14   lo mataron en Segovia,    a enterrarlo yo ayudé.
     Y en el testamento deja    que me case con usted.
  16   --Gracias, gracias, buen soldado,    eso sí que no lo haré;
     como esperé ya siete años,    también aguardo los diez,
  18   si a los diez años no viene,    monjita me meteré.
     Las tres hijas que yo tengo    a dos las colocaré,
  20   una en casa doña Juana,    otra en casa doña Inés,
     la más pequeña de todas    conmigo la llevaré
  22   pa que me peine y lave    y me haga de comer.
     L`único varón que tengo    a la guerra lo echaré,
  24   pues donde murió su padre    que muera el hijo también.--
     --¿Adónde va, mi señora,    con ese manto de seda?
  26   --A rezar por mi marido    que se me murió en la guerra.
     --Tu marido yo lo soy,    tu marido yo lo era.
  28   --Tarde lo dices, soldado,    yo bien que te conociera.
     El corazón de mujer    tú no sabes cómo era,
  30   como un vaso de cristal,    que cae al suelo y se quiebra.--
     Estando en estas palabras,    estando en esta razón,
  32   estando en estas palabras,    Teresina se murió.

Go Back
0113:55 Señas del esposo (é+é-a)            (ficha nº: 1185)

Versión de Cabornera (ay. La Pola de Gordón, p.j. León, ant. La Vecilla, comc. Gordón, León, España).   Recitada por Prudencia Flecha Mieres (65a). Recogida por Diego Catalán, Teresa Catarella, Flor Salazar y Jane Yokoyama, 1977. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta NORTE 77; cinta: `Cabornera-Noceda-2` A8). Publicada en AIER 1 (1982), nº 26:4, pp. 146-147 y TOL II 1991, pp. 203-204  062 hemist.  Música no registrada.

     Estando la Catalina    sentada en su verde laurel,
  2   con los pies en la frescura    viendo las aguas correr,
     pasó por allí un soldado,    un soldadito del rey:
  4   --Dios guarde a la Catalina.    --Guarde al soldado también;
     le quería preguntar:    ¿de qué guerra viene usted?,
  6   ¿si ha visto usté a mi marido    por esas guerras del rey?
     --Déme, señora, las señas;    quizás le conoceré.
  8   --Gastaba caballo blanco,    muy parecido al de usted,
     y al lado derecho lleva    las armas nuevas del rey
  10   y al lado izquierdo llevaba    un ramito de laurel,
     que se lo regalé yo    el día que me casé.
  12   --Por las señas que usted da,    su marido muerto es,
     y en el testamento deja    que me case con usted.
  14   --No lo querrá Dios del cielo,    ni tampoco yo querré.
     Como aguardé los siete años,    aguardaré hasta los diez;
  16   si a los diez años no viene,    yo monja me meteré
     en un convento que llaman    del glorioso San José;
  18   un hijo que de él me queda    a la guerra lo echaré,
     que donde murió su padre    que muera el hijo también;
  20   dos hijas que de él me quedan    las dos acomodaré:
     una la daré a la reina    y otra la daré al buen rey.
  22   --Adiós, noble Catalina.    --Adiós, soldado valiente.
     --Adiós, noble Catalina,    tú eres causa de mi muerte.--
  24   Al otro día era domingo,    y a ofrecer va la primera;
     y en el portal de la iglesia    con el soldado se encuentra:
  26   --¿Por quién de luto, la blanca,    por quién de luto, la bella?
     --De luto por mi marido,    que muerto estará en la guerra.
  28   --Perdóname, mi mujer,    que tu marido yo era.
     --¡Qué mal hiciste, marido,    engañarme de tal manera!
  30   ¿no sabes que las mujeres    es como el vidrio y se quiebran;
     es como la hoja del árbol    cuando el aire la menea?

Go Back
0113:56 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 1186)

Versión de La Majúa (ay. San Emiliano, ant. La Majúa, p.j. León, ant. Murias de Paredes, comc. Babia, León, España).   Recitada por Consuelo. Recogida por Teresa Catarella, Michelle Débax, Luis Gómez Nuño y Sandra Robertson, 1980. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta NORTE 80; cinta: 6.30-6.1/B-02). Publicada en TOL II 1991, pp. 204-205.  036 hemist.  Música no registrada.

     Estando la Catalina    sentadita en su laurel,
  2   con los pies a la frescura,    viendo el agua correr,
     pasa por allí un soldado,    un soldadito del rey.
  4   --Dios guarde a la Catalina.    --Y al soldadito también.
     Soldadito, soldadito,    pregunta le quiero hacer:
  6   si ha visto usté a mi marido    en el servicio del rey.
     --Si usted no me da las señas,    yo no lo conoceré.
  8   --Mi marido es alto, rubio,    lleva un abrigo de piel.
     --Según las señas que da,    su marido muerto es;
  10   en el testamento deja    que me case con usted.
     --¡No lo querrá Dios del cielo    ni yo tampoco querré!
  12   Lo mismo que esperé ocho años,    igual le espero los diez.
     Si a los diez años no viene,    monja yo me meteré;
  14   tres hijas mozas que tengo,    conmigo las llevaré,
     un hijo mozo que tengo,    que vaya a servir al rey,
  16   adonde ha muerto su padre    que muera el hijo también.
     --Adiós, linda Catalina.    --Y adiós, soldado valiente.
  18   --Y adiós, linda Catalina,    tú eres causa de mi muerte.

Go Back
0113:57 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 1187)

Versión de Vega de los Viejos (ay. Cabrillanes, p.j. León, ant. Murias de Paredes, comc. Babia, León, España).   Recitada por Consuelo Vega Fernández (20a). Recogida por Manuel Manrique de Lara, 1908 (fecha deducida) (Archivo: AMP; Colec.: Manrique de Lara, M.). Publicada en TOL II 1991, pp. 205-206.  048 hemist.  Música no registrada.

     Estando la Catalina    sentada en el verde orel,
  2   con los pies a la frescura    y viendo el agua correr,
     vio venir un soldadito,    un soldadito del rey.
  4   --Buenos días, la señora,    --Felices los tenga usted.
     ¿Habrá visto a mi marido,    que a la guerra fue también?
  6   --No señora, no le he visto,    deme usted las señas de él.
     --Las señas yo sí, señor,    señas yo se las daré:
  8   caballo blanco llevaba,    muy parecido al de usted,
     al lado derecho lleva    tres ramitos de laurel,
  10   uno se lo dio la reina    y otro se lo ha dado el rey
     y otro se lo he dado yo    cuando me casé con él.
  12   --Por las señas que usted da,    su marido ha muerto, él,
     n`el testamento dejó    que me case con usted.
  14   --Eso no, él no lo diría,    ni yo tampoco lo haré,
     como pasé los siete años,    también pasaré los diez,
  16   si a los diez años no viene,    yo monja me he de meter;
     dos hijas tengo mayores,    conmigo las llevaré,
  18   y un hijo mayor que tengo    que vaya a servir al rey,
     en donde ha muerto su padre,    que muera el hijo también.
  20   --Dame un abrazo, esposa,    esposa de mi querer,
     dame un abrazo, esposa,    ya he visto que has sido fiel.
  22   --Sólo he echo lo que debía    hacer una buena mujer,
     y tú has querido engañarme,    cosa que no debías hacer.
  24   --Lo he hecho por ver quien eras,    esposa de mi querer.

Go Back
0113:58 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 1188)

Versión de Matilla de la Vega (ay. San Cristóbal de la Polantera, p.j. La Bañeza, comc. Órbigo Alto, León, España).   Recitada por María Vega (68a). Recogida por Mariano de la Campa, Mª Teresa Cillanueva, y Suzanne Petersen, 1985. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta LEÓN 85; cinta: 4.12-7.1/B-11 y 13). Publicada en TOL II 1991, p. 206.  034 hemist.  Música no registrada.

     Estaba la capitana    a las puertas del cuartel,
  2   esperando a que llegara    el teniente coronel.
     --¿Por dónde anda mi marido,    que hace un mes que no sé de él?
  4   --Si usted no me da estatura,    ¿cómo lo voy a saber?
     --Mi marido es alto y grueso,    colorado como usted.
  6   --Su marido lo mataron,    lo mataron hace un mes,
     mataron treinta soldados,    coroneles veintitrés;
  8   y ha firmado un testamento    que me case con usted.
     Si a los tres meses no viene,    con usted me casaré.
  10   --Eso sí que no lo hago,    ni lo hago ni lo haré,
     si a los tres meses no viene,    monjita me meteré.
  12   Para un hijo que me queda,    fraile lo tengo meter,
     y si no quiere ser fraile,    que vaya a servir al rey,
  14   adonde murió el padre,    que muera el hijo también.--
     Aquí se acaba la tinta    y aquí se acaba el papel,
  16   y aquí se acaba la historia    de esta pobre mujer
     que hablaba con su marido    sin poderlo conocer.

Go Back
0113:59 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 1189)

Versión de Ribota (ay. Oseja de Sajambre, p.j. Cistierna, ant. Riaño, comc. Sajambre, León, España).   Recitada por Maximino Iglesias (11a). Recogida por Diego Catalán y Álvaro Galmés, 1946. (Archivo: AMP; Colec.: María Goyri-Ramón Menéndez Pidal). Publicada en TOL II 1991, p. 207.  036 hemist.  Música no registrada.

     Estando la coronela    y a la puerta del cuartel
  2   esperando que bajara    el teniente coronel.
     --El coronel ya ha bajado,    ¿qué deseaba mujer?
  4   --Si había visto a mi marido    en el frente alguna vez.
     --No señora, no le he visto,    ni le pude conocer.
  6   --Mi marido es un buen mozo,    alto, rubio como usted.
     --Las palabras que usted da,    su marido muerto es,
  8   que lo mataron en Francia    a la puerta del cuartel,
     mataron siete oficiales    la quinta el cuarenta y tres,
  10   y en el testamento dice    que me case con usted.
     --Eso sí que no lo haría,    eso sí que no lo haré,
  12   siete años esperando    y otros siete esperaré,
     si a los catorce no viene,    monjita me meteré,
  14   un solo hijo que tengo,    fraile le quisiera ver
     y, si fraile no quiere ir,    pa la guerra lo echaré,
  16   donde murió su padre    que muera él también.--
     Y aquí se acaba la historia    de esta pobre mujer,
  18   que, hablando con su marido,    no lo pudo conocer.

Go Back
0113:84 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 3337)

Versión de Santa Cruz del Sil (ay. Páramo del Sil, p.j. Ponferrada, comc. Ribas del Sil, León, España).   Recitada por Asunción Álvarez Pérez (60a) y Clotilde Álvarez Pérez (66a) y Leónides Álvarez Pérez (c. 70a). Recogida por Margarita Pazmany y Ana Valenciano, 1979. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta LEÓN 79; cinta: 1.24-9.4/A-10+B-1). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto/Audio. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  036 hemist.   Música registrada.

     Estando Catalina    sentadita en el laurel
  2   con los pies a frescura    y viendo el agua correr.
     Pasó por allí un soldado,    un soldadito del rey.
  4   --Dios guarde a la Catalina.    --Y a usted, soldado, también.
     ¿Ha visto usted a mi marido    en el servicio del rey?
  6   --No, señora, no le he visto;    déme usted las señas de él.
     --Tenía un caballo blanco    muy parecido al de usted.
  8   Tiene en su lado derecho    tres hojitas de laurel:
     una se la dio la reina,    otra se la ha dado el rey
  10   y otra se la he dado yo    cuando me casé con él.
     --Sí, señora, sí le he visto,    yo estuve al entierro d`él.
  12   En testamento dejó    que me case con usted.
     --Muchas gracias, caballero,    son gracias de agradecer.
  14   Van seis años que estoy sola,    a los nueve esperaré;
     si a los nueve años no viene,    monjita me meteré.
  16   Tres hijas mozas que tengo    conmigo las llevaré
     y un hijo varón que tengo    a San Pedro a Roma mandaré;
  18   donde se murió su padre,    que se muera él también.

Notas -5b en la primera recitación parece que los informantes dicen y que el s. del r. (o que al s. del r) Al acabar la cinta a mitad del verso 10, retroceden al v. 4 al continuar en la cara b; esta segunda vez dicen en el s. del r. Comentario final: No sé más (una de las hermanas); Yo tampoco (la otra).

Go Back
0113:64 Señas del esposo (í-o)            (ficha nº: 1833)

Versión de Veiga de Forcas (ay. Pedrafita do Cebreiro, p.j. Lugo, ant. Becerreá, Lugo, España).   Recitada por Ramona Aira (66a). Recogida por Raquel Calvo, Bárbara Fernández, Pere Ferré y Ana Valenciano, 1983. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta GALICIA 83; cinta: 8.16-7.3-B3). Publicada en RT-Galicia 1998, pp. 311-312.  060 hemist.  Música registrada.

     Estando una señorita    torcendo i-e hilando seda
  2   vira vir un caballero    naquela Sierra Morena.
     Le pregunta la señora,    le pregunta la doncella
  4   se venía de Madride    o venía de la guerra.
     --¿Por qué pregunta, señora,    por qué pregunta, doncella?
  6   --Pregunto por mi marido    siete años hay que anda en guerra.
     --Y as señas de tu marido,    ¿qué señas son las que leva?
  8   --Levaba caballo blanco    y la muestra blanca y negra,
     llevaba siete perritos,    todos hijos de una perra.
  10   --Por las señas que usted da,    muerto le queda en la guerra.
     --Hala, hijos, a l`escuela    para cantar misa nueva,
  12   por alma de vuestro padre    que muerto queda en la guerra.
     --¿Cuánto me dará, señora,    `e eu lle dera ao seu marido?
  14   --Dareiche un fás e pesos    hasta que máis non quixera.
     --Algo máis m`ha dar, señora,    que máis val` o seu marido.
  16   --Dareinlle aquelas cen vacas    que están na beira do río.
     --Algo máis m`ha dar, señora,    que máis val` o teu marido.
  18   --Dareinche aqueles cen bois    que están do lado do río.
     --Algo máis m`ha dar, señora,    máis valía o seu marido.
  20   --Dareinche esas tres aceñas    que están no medio do río,
     una que molía pan,    otra que molía trigo,
  22   otra que molía esponja    pra min e pró meu marido.
     --Se me das tu[s] blancas piernas    eu che dera ó teu marido.
  24   --Dareinche la punta dun corno    pra que vaias máis servido,
     se che don mi[s] blancas piernas    ¿pra que quero o meu marido?
  26   --Pues dame un besito, nena,    que aiquí está o teu marido.
     --Pois que mal fixeche, home,    tratarme de esta manera,
  28   que o corazón das mulleres    ben sabías como era,
     fai como o vaso de vidro    que desque cae logo quebra,
  30   fai como a folla do olmo    calquera aire a leva.

Go Back
0113:66 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 1835)

Versión de Soutelo (parr. Piquín, ay. Ribeira de Piquín, ant. Meira, p.j. Fonsagrada, Lugo, España).   Recitada por Elena López Fernández (18a). Recogida por Aníbal Otero Álvarez, 1928 (fecha deducida) (Archivo: AMP; Colec.: Otero, A. (M. Goyri-R. Menéndez Pidal)). Publicada en RT-Galicia 1998, p. 313.  038 hemist.  Música no registrada.

     Estando la Isabelita    sentada junto a un laurel,
  2   con los pies en la frescura,    viendo las aguas correr,
     llegó por allí un soldado    y le hizo detener.
  4   --Deténgase, ay soldado,    que una pregunta le haré:
     si ha visto a mi marido    por la guerra alguna vez.--
  6   --Si le he visto, no me acuerdo;    déme usted las señas de él.
     --Mi marido, cierto hombre,    alto, rubio y cortés es,
  8   y en la punta de la espada    lleva la enseña del rey.
     --Por las señas que usted da,    ese hombre muerto es;
  10   lo mataron en Valencia,    en casa de un genovés;
     lloraban reyes y condes,    pastorcitos y marqués,
  12   pero la que más lloraba,    la hija del genovés.
     --Siete años hay que le espero    y otros siete esperaré,
  14   si a los catorce no viene,    monjita me meteré.
     Mis chichis y mis alhajas    por rosarios cambiaré,
  16   y a los dos hijos varones    a la patria los daré,
     y a las dos hijas mujeres    conmigo las llevaré.
  18   --Calla, calla, Isabelita,    calla, calla, Isabel,
     que yo soy tu marido,    tú eres mi linda mujer.

Go Back
0113:334 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 9059)

Versión de Valderrábano (ay. Valderrábano, p.j. Carrión de los Condes, ant. Saldaña, Palencia, España).   Recitada por Teodora Polvorosa Díez (77a). Recogida por Emilio Rey García, 1989. (Colec.: Rey García, E.). Publicada en Rey García 2006, El romancero y su música en la provincia de Palencia, Diss. UAM, nº 26c (notación musical).  032 hemist.  Música registrada.

     Estaba la coronela    a la puerta del cuartel,
  2   esperando a que llegara    el teniente coronel.
     Pasó por allí y la dijo:    --Señora, ¿qué quiere usted?
  4   --Que si ha visto a mi marido,    que en la guerra está también.
     --No, señora, no le he visto,    ni tampoco sé quién es.
  6   --Mi marido es un buen mozo,    alto y rubio como usted.
     --Por las señas que usted me ha dado,    su marido muerto es,
  8   murió en el frente de Asturias    y es teniente coronel.
     Murieron cuatro oficiales    y soldados treinta y tres,
  10   y el ejército me dice    que me case con usted.
     --Eso si que no lo hago,    eso si que no lo haré,
  12   el único hijo que tengo    a los frailes le echaré;
     y si en los frailes no para    que vaya a servir al rey,
  14   que donde murió su padre,    si es preciso, muera él.--
     Aquí termina la historia    de esta divina mujer,
  16   que hablando con su marido    no le pudo conocer.

Nota: Para bajar una imagen mejor (en formato PDF), tras pulsar en el enlace a la notación musical, sustituya "jpg" con "pdf en el URL.

Go Back
0113:63 Señas del esposo (á-a+í)            (ficha nº: 1832)

Versión de Picoña (ay. Salceda de Caselas, ant. Salceda, p.j. Tui, Pontevedra, España).   Recitada por María Grobas (85a). Recogida en Vigo por Alfredo López, 1945. (Archivo: AMP). Publicada en López 1946, pp. 204-205. Reeditada en Carré Alvarellos 1959, pp. 161-163, nº 68 y RT-Galicia 1998, pp. 310-311.  059 hemist.  Música no registrada.

     Estando doña Silvana    no seu xardín asentada,
  2   cun peite d`ouro na man    seu cabelo peiteaba.
     Mirou vir ollos amantes    que para ela miraban.
  4   --Diga, diga, capitán,    diga por a súa i-alma,
     marido que Dios me deu    ¿anda na súa compaña?
  6   --Nin o vin, nin o coñezo,    nin sei que sinal levaba.
     --Levaba cabalo blanco,    cinta encarnada na espada,
  8   en a punta da súa lanza,    unha cinta colorada.
     --Por las sinals que me dais,    ele na guerra andaba;
  10   a primeira lancetada,    foill` a cabeza cortada.
     --¡Ai de min, ai de min,
  12   qu` hasta agora fun señora,    i agora serei criada!
     --¿Canto dera, real señora,    quien te lo truiera aquí?
  14   --Tres hijas que Dios me deu,    todas tres volas aquí.
     --Eu non quero a[s] vosas fillas    porque elas quérenme a min.
  16   ¿Canto dera, real señora,    que te lo truxera aquí?
     --As tellas de meu tellado    son de ouro a marafil.
  18   --¿Canto dera, real señora,    por telo traer aquí?
     --Teño un carabel de enxorza,    teño eu no meu xardín.
  20   --Eu non quero as vosas rosas    que elas preténdenme a min.
     Son soldado, vou prá guerra,    todo queda por aquí.
  22   ¿Canto dera, real señora,    que te lo truiera aquí?
     --Non tengo más que vos dar,    nin vos más que me pedir.
  24   Retírate, capitán,    retírate diante min,
     que están me[u]s irmáns en casa    que te non vexan aquí.
  26   --Non temas de teus irmáns    que cuñados son de min,
     témete de teu marido    que o tes diante de ti.
  28   --Si tu meu marido foras,    te quixera más ca min;
     décheme un anillo d`ouro    a mitad dareicha a ti.
  30   --Trai acá a túa mitad    qu` a miña xa vola aquí.

Nota: la informante reside en Vigo.

Go Back
0113:104 Señas del esposo (í-o)            (ficha nº: 3758)

Versión de La Alberguería de Argañan (ay. La Alberguería de Argañan, p.j. Ciudad Rodrigo, Salamanca, España).   Recogida en 1910?. (Archivo: AMP). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  038 hemist.  Música no registrada.

     --Casadita, casadita,    ¿dónde tienes el marido?
  2   --Señora (sic) se fue a la guerra    no sé si es muerto o si es vivo.
     ¿Cuánto daría la casada    sólo por ver su marido?
  4   --Yo daba un ciento de vacas    y también un becerrillo.
     --Eso es muy poco, casada,    que vale más un marido.
  6   ¿Cuánto diera la casada    sólo por ver su marido?
     --Le diera un ciento de yeguas    y también un potro lindo.
  8   --Eso es muy poco, casada,    que vale más un marido.
     ¿Cuánto diera la casada    sólo por ver su marido?
  10   --Yo le daba tres molinos,    todos a la orilla el río;
     el uno muele pimienta,    el otro muele oro fino,
  12   y el otro muele pan blanco    del que come mi marido.
     --Eso es muy poco, casada,    que vale más un marido.
  14   ¿Cuánto diera la casada    sólo por ver su marido?
     --Yo le diera tres millones    de plata y de oro fino.
  16   --Eso es muy poco, casada,    que vale más un marido.
     ¿Cuánto diera la casada    sólo por ver su marido?
  18   Yo le diera un corderillo
     para que se ahorque con él    a la rama de un olivo.

Go Back
0113:140 Señas del esposo (é-a+é)            (ficha nº: 4892)

Versión de Alba de Tormes (ay. Alba de Tormes, p.j. Salamanca, Salamanca, España).   Recogida por Narciso Alonso Cortés, antes de 1920. (Colec.: Alonso Cortés, N.). Publicada en Alonso Cortés 1920, p. 233.  036 hemist.  Música no registrada.

     Estando yo en mi portal    bordando paños de seda,
  2   vi venir a un caballero    por alta Sierra Morena.
     Atrevíme y pregúntele:    --¿Si viene usté de la guerra?
  4   --Sí, señora, de allí vengo.    ¿Quién tiene usté que la duelga?
     --Allí tengo a mi marido,    siete años que está en ella.
  6   --¿Qué señal llevaba el hombre    cuando salió de esta tierra?
     --Llevaba caballo blanco,    la silla morada y negra.
  8   --Aquel tal hombre, señora,    muerto queda ya en la guerra,
     y en el testamento deja    que yo me case con ella.
  10   --Eso sí que yo no haré,    eso sí que yo no hiciera.
     Siete años he aguardado    y otros siete aguardaré,
  12   si a los catorce no viene,    monja me quiero meter.
     --Y esos tres hijos que tiene,    ¿dónde los coloca usté?
  14   --Uno le pongo a escribir,    otro le pongo a leer,
     otro le doy a mis padres    para que se sirvan de él.
  16   --Alza los ojos, paloma,    si me quieres conocer,
     que me has guardado la honra    como una mujer de bien;
  18   donde mucho te he querido,    más te tengo de querer.--

Nota: título original: La vuelta del esposo.

Go Back
0113:321 Señas del esposo (é-a)            (ficha nº: 7823)

Versión de Peñaparda (ay. Peñaparda, p.j. Ciudad Rodrigo, Salamanca, España).   Recitada por Andrea Pascual Herranz (79a). Recogida por José Manuel Fraile Gil, Juan Manuel Calle Ontoso, P. Martín Jorge, Eliseo Parra García, A. Rodríguez Rodríguez y M. L Huetos Molina, 1999. (Archivo: ASFG; Colec.: Fraile Gil, J. M.). Publicada en Trapero 2003e, p. 420, nº 11 y corte11. ©Trapero y el Cabildo Insular de la Gomera. Reproducida aquí con permiso del editor.  045 hemist.   Música registrada.

     Estando yo en mi portal,    bordando paños de seda,
  2   vi venir un caballero    por altas sierras morenas.
     Me presigo y le pregunto    que si viene de la guerra.
  4   --Sí, señora, de allí vengo,    ¿tiene usté algo que le duelga?
     --Sí tengo allá a mi marido,    siete años lleva en ella.
  6   --No, señora, no lo he visto,    me dé usted señas de él.
     Si lo he visto no me acuerdo.
  8   --Mi amante es alto y buen mozo    y buen mozo aragonés
     y en la punta de la espada    lleva un pañuelo bordé,
  10   que lo bordé de pequeña    y en la jesa aragonés.
     --Sí, señora, sí lo he visto,    muertito cayó a mi vera,
  12   y en el testamento queda    que me casara con ella.
     --Eso sí que no lo hago    y eso sí que no lo hiciera,
  14   siete años le he esperado    y otros siete esperaré,
     si a los catorce no viene    monjita me meteré,
  16   de esas monjitas que llaman    monjitas de Santa Inés.
     --¿Y esos tres hijos que tienes,    y qué les quieres hacer?
  18   --Uno lo echo al estudio    para que aprenda a leer,
     y otro se lo do` a mis padres    para que se sirvan de él,
  20   y la más pequenita    conmigo la llevaré,
     que me friegue y que me barra,    que me haga de comer.
  22   --(Y) alza los ojos, paloma,    y alza los ojos, clavel,
     yo soy tu propio marido,    tú eres mi propia mujer.--

Variantes: -17b tú qué l. q. h.;; -21a friegue y q. m. b.; -22b si me quieres conocer.
Notas: El sorteao. -10b jesa (dehesa). Andrea canta y toca el pandero cuadrado. Se repiten los versos -1,-2, -4, -5, -7,-10, -12, -15, -17 y -22 y el primer hemistiquio del verso -3. Los recolectores incluyen también R. y J. Cantarero Sánchez y S. V. Casado Hoces.

Go Back
0113:103 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 3746)

Versión de Tazo (ay. Vallehermoso, p.j. San Sebastián de La Gomera, ant. Santa Cruz de Tenerife, isla de La Gomera, Santa Cruz de Tenerife, España).   Recitada por Enriqueta (Tita) Plasencia Izquierdo (26a). Recogida por Maximiano Trapero, 1992. (Archivo: GOM; Colec.: Trapero, M.). Publicada en Trapero 2000a, Romancero General de La Gomera , p. 179. Reeditada en Trapero 2000 , Romancero General de La Gomera , pp. 86-87.  034 hemist.  Música registrada.

     --Catalina, Catalina,    blanca flor del limoné,
  2   un barco sale pa España    y otro para el Lago Né;
     una carta traigo escrita    que a mi marido le des.
  4   --¿Cómo le doy esa carta    sin conocerlo tal vez?
     --Mi marido es un gran mozo,    alto, rubio, aragonés;
  6   en la punta de su espada    lleva un pañuelito inglés
     que le bordé cuando niña,    cuando niña lo bordé.
  8   --Y ese rancho de hijos    ¿cómo va a hacer usted?
     --Uno con doña Juana,    otro con doña Inés;
  10   el más viejito que tengo    a la guerra lo mandaré,
     que donde murió su padre    muerta su hijo también;
  12   el más pequeño que tengo    conmigo lo dejaré
     pa que me peine y me lave    y me haga de comer.
  14   --Vaya la picaroncita    que lo supo responder;
     ¡estar hablando con su amante    y no poderlo conocer!--

Go Back
0113:184 Señas del esposo (é-a)            (ficha nº: 5431)

Versión de Dobres (ay. Vega de Liébana, p.j. San Vicente de la Barquera, ant. Potes, Santander, España).   Recogida por José María de Cossío y Tomás Maza Solano, entre 1933 y 1934 Publicada en Cossío 1933-1934, I. XXIII (nº 108), pp. 196-198.  062 hemist.  Música no registrada.

     Estando una señorita    bordando paños de seda,
  2   vio venir un caballero    por lo alto de la sierra.
     Acercóse y preguntóle    si venía de la guerra.
  4   --De la guerra, sí, señora,    ¿qué tiene allá que le duela?
     --No tengo padre ni hermano,    ni nadie de quien me duela,
  6   tengo allí a mi marido    siete años hace en la guerra,
     sin recibir una carta,    sin enviarme una letra.
  8   --Dígame usted, señorita,    ¿qué señas son las que lleva?
     --El caballo es peliblanco,    la silla dorada y negra,
  10   él su cintura delgada,    y el color de una doncella,
     la su cintura delgada    que en un anillo cogiera.
  12   --Por las señas que usted da,    muerto quedaba en la guerra,
     los ojos llenos de sangre,    la boca llena de arena,
  14   el caballo tenía a los pies,    la silla de cabecera.
     --¿Quién me vestirá de luto,    quién me calzará de seda,
  16   los mis hijos pequeñitos    quién los mandará a la escuela?
     --Yo la vestiré de luto,    yo la calzaré de seda,
  18   los sus hijos y los míos    juntos irán a la escuela.
     --Yo me vestiré de luto,    yo me calzaré de seda,
  20   los mis muchachos pequeños    yo les mandaré a las escuela,
     pa que vayan más contentos    les daré cartilla nueva.--
  22   Otro día a la mañana    se marcha a misa serena,
     y a la vuelta de una esquina    con el caballero encuentra.
  24   --¿Por quién viste usted de luto,    por quién calza usted de seda?
     --Por mi marido, señor,    que muerto estaba en la guerra.
  26   --¿Quién le ha traído tal noticia,    quién la ha traído tales nuevas?
     --Un caballero ayer tarde    que venía de la guerra.
  28   --Déjese usted, señorita,    el caballero yo era,
     porque el juicio de las mujeres    ya sabemos dónde llega,
  30   que es como el vaso de vidrio    que en cayendo luego quiebra,
     y cómo la hoja del árbol    que habiendo aire luego vuela.--

Título original: La viuda fiel.

Go Back
0113:185 Señas del esposo (é-a)            (ficha nº: 5432)

Versión de Tudanca (ay. Tudanca, p.j. San Vicente de la Barquera, ant. Cabuérniga, Santander, España).   Recogida por José María de Cossío y Tomás Maza Solano, entre 1933 y 1934 Publicada en Cossío 1933-1934, I. XXIII (nº 109), pp. 198-199.  070 hemist.  Música no registrada.

     Estando un día sentada    bordando paños de seda,
  2   vi venir un caballero    por los altos de una sierra.
     Fui atrevida y pregúntele    si venía de la guerra.
  4   --De la guerra sí, por cierto,    ¿tiene usté que ver en ella?
     ¿Tiene usté allí padre o madre,    o hermanito que la duela?
  6   --No tengo padre ni madre,    ni hermanito que me duela,
     sólo tengo a mi marido    siete años hace en la guerra,
  8   sin escribirme una carta    ni de su mano una letra.
     --El sumando, señora,    muerto queda en la pelea,
  10   la boca llena de sangre,    los puños llenos de arena,
     la cabeza llevan moros    y el cuerpo en el campo queda.
  12   --¡Ay! pobrecita de mi,    viudita y en tierra ajena;
     a los mis hijos chicucos    ¿quién los mandará a la escuela,
  14   quién los vestirá de luto,    quién los calzará de seda?
     A mi hija Fernandina    ¿quién la pondrá a costurera?
  16   --Los tus hijos y los míos    juntos irán a la escuela,
     yo les vestiré de luto,    yo les calzaré de seda,
  18   y a tu hija Fernandina    yo la pondré a costurera.
     Vente conmigo, mujer,    vente conmigo a mi tierra.
  20   --Eso no lo haré, señor,    eso no lo haré siquiera,
     que dicen las mis vecinas,    mirad qué mujer aquella
  22   que se deja la su casa    para ir para la ajena;
     la mujer de buen marido    no se va de esa manera.--
  24   Otro día era domingo,    caminaba hacia la iglesia;
     la su hija Fernandina    va delante con la ofrenda,
  26   y al tomar agua bendita    un caballero tropieza.
     --¿A dónde va la mi mujer,    tan de luto y tan de seda?
  28   --A cumplir a mi marido    que se me ha muerto en la guerra.
     --¿Quién se lo ha dicho, mujer,    quién la ha dado tantas nuevas?
  30   --Un caballero ayer tarde    que venía de la guerra.
     --El caballero yo soy,    el caballero yo era,
  32   y si te has ido conmigo    te cortaba la cabeza.
     --Qué mal hiciste, marido,    en hablar de esa manera,
  34   porque las mujeres somos    como aquel viento que vuela,
     como aquel vaso de vidrio    que en cayendo al suelo quiebra.--

Título original: La viuda fiel.

Go Back
0113:186 Señas del esposo (é-a)            (ficha nº: 5433)

Versión de Campo de Ebro (ay. Valderredible, p.j. Reinosa, Santander, España).   Recogida por José María de Cossío y Tomás Maza Solano, entre 1933 y 1934 Publicada en Cossío 1933-1934, I. XXIII (nº 110), pp. 199-200.  058 hemist.  Música no registrada.

     Estaba doña Leonor    lavando paños de seda,
  2   vio venir a un caballero    por aquellas altas sierras.
     Atrevióse y preguntóle    si venía de la guerra.
  4   --Sí, señora, de allá vengo,    ¿quién tiene allá que le duela?
     --Allá tengo a mi marido    siete años va en ella,
  6   no me ha escrito ni una carta    ni lo que importa una letra.
     --Déme usted una seña de él,    yo se la daría nueva.
  8   --Tiene el caballito tordo,    silla de color de teja,
     derechito como un pino,    la color de la cereza.
  10   --Por las señas que usté ha dado,    su marido muerto queda;
     yo le ayudé a bien morir,    yo le tuve la candela,
  12   yo le abrí la sepultura    yo le ayudé a echar en ella.
     --Qué grande es la mi desdicha,    qué grande es la mi tristeza.
  14   ¿Quién me calzará, de plata    quién me vestirá de seda?
     y a los mis niños queridos    ¿quién me les daría escuela?
  16   --Móntese usté en mi caballo,    véngase para mi tierra;
     yo la calzaré de plata,    yo la vestiré de seda,
  18   y a los sus niños queridos    yo les daría escuela.
     --Eso no lo hago, buen hombre,    eso yo nunca lo hiciera,
  20   que mujer de buen marido    no se va de esa manera.--
     Otro día a la mañana    la señora a misa fuera;
  22   los niños echó delante,    la criada con la ofrenda.
     A eso de mitad camino    con su marido se encuentra.
  24   --¿Dónde vas, pobre mujer,    quién te ha dado malas nuevas?
     --Ayer tarde un caballero    que de puñaladas muera.
  26   --No digas eso, mujer,    has de saber que yo era.
     --Cómo me engañastes, hombre,    no me saques de paciencia,
  28   ¿no sabes que las mujeres    son como el aire que vuela,
     delicadas como el vidrio    que sin tocarle se quiebra?--

Título original: La viuda fiel.

Go Back
0113:187 Señas del esposo (é-a)            (ficha nº: 5434)

Versión de Rábago (ay. Herrerías, p.j. San Vicente de la Barquera, Santander, España).   Recogida por José María de Cossío y Tomás Maza Solano, entre 1933 y 1934 Publicada en Cossío 1933-1934, I. XXIII (nº 111), pp. 200-201.  056 hemist.  Música no registrada.

     Estándome yo peinando    en mi gabinete nuevo,
  2   vi venir a un caballero    todo vestido de negro.
     Yo me acerqué a preguntarle    como mujer de Laredo:
  4   --Dígame usted, caballero,    si viene usted de la guerra.
     --Sí, señora, de allá vengo,    ¿pues a quién tiene usté en ella?
  6   --Yo tengo allí a mi marido,    siete años va que está en ella
     sin escribirme una carta    ni solamente una letra.
  8   --Puede ser que le conozca,    dígame qué señas lleva.
     --Mi marido es alto y rubio,    del color de la cereza.
  10   --Sí, señora, le conozco,    muerto quedó en la pelea.--
     yo le he ayudado a morir,    yo le encendí la candela;
  12   yo le hice la sepultura,    yo ayudé a meterle en ella;
     y su marido al morir    me ha dicho de esta manera:
  14   Que tres hijos que usté tiene    los enseñara la escuela,
     y uno que le diera al rey    y otro que le dé a la reina
  16   y la hija que le queda    que me casara con ella.
     --Márchese usté, caballero,    márchese usté en hora buena,
  18   que tres hijos que yo tengo    yo les enseñaré a la escuela,
     y uno le daré al rey    y otro le daré a la reina,
  20   y la hija que me queda    yo le buscaré la suegra.--
     Otro día a la mañana    caminan para la iglesia;
  22   los hijos llevan la luz,    la madre lleva la oferta,
     y en la mitad del camino    un caballero tropieza.
  24   --¿Dónde va la mi mujer,    dónde va de esta manera?
     --Que un caballero ayer tarde    me ha dado la triste nueva.
  26   Yo a aquel caballero    cien puñaladas le diera.
     --No lo quiera el Dios del cielo    ni la Virgen soberana,
  28   que el caballero ayer tarde    te ha dado la enhorabuena.--

Título original: La viuda fiel.

Go Back
0113:188 Señas del esposo (é-a)            (ficha nº: 5435)

Versión de Los Corrales de Buelna (ay. Los Corrales de Buelna, p.j. Torrelavega, Santander, España).   Recogida por José María de Cossío y Tomás Maza Solano, entre 1933 y 1934 Publicada en Cossío 1933-1934, I. XXIII (nº 112), pp. 201-202.  036 hemist.  Música no registrada.

     Estaba Isidora linda    labrando paños de seda,
  2   vio venir un caballero    por el alto de la sierra.
     Atrevíme y pregúntele    si venía de la guerra.
  4   --Sí, señora, de allá vengo,    diga quién tiene en ella.
     --Allá tengo a mi marido,    siete años hace está en ella
  6   sin escribirme una carta,    ni lo que va de una letra.
     --Dame tú, Isidora linda,    dame tú una portaseña.
  8   --Mi marido es gentilhombre,    gentilhombre de belleza:
     tiene el caballo bastardo,    silla de color de teja,
  10   tiene los cabellos rubios,    a vos mismo se asemeja.
     --Por las señas que me das,    muerto quedó en la pelea;
  12   yo le hice la sepultura    y le tuve la candela.
     --¿Quién me vestirá de luto,    quién me calzará, de seda?
  14   A los mis niños pequeños    ¿quién los mandará a la escuela?
     --Vente tú, Isidora linda,    vente conmigo a mi tierra;
  16   yo te vestiré de luto,    yo te calzaré de seda,
     y a los tus niños pequeños    yo los mandaré a la escuela.
  18   --No lo quiera Dios del cielo,    ni Dios del cielo lo quiera
     que la mujer de un soldado    haga tan grande vileza.--
  20   Otro día a la mañana    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
     Los niños iban delante,    criadas llevan la oferta.
  22   En el medio del camino    con su marido se encuentra.
     --Dime tú, Isidora linda,    quién te ha dado tales nuevas.
  24   --Un caballero ayer tarde,    malas puñaladas muera.
     --No lo quiera Dios del cielo,    ni Dios del cielo lo quiera,
  26   que el caballero ayer tarde    yo lo soy y yo lo era.
     --Cómo te atreviste a hablar,    gentilhombre, esa manera,
  28   si sabes que las mujeres    son como el viento que vuela!--

Título original: La viuda fiel.

Go Back
0113:189 Señas del esposo (é-a)            (ficha nº: 5436)

Versión de Santander s. l. (Santander, España).   Recogida por José María de Cossío y Tomás Maza Solano, entre 1933 y 1934 Publicada en Cossío 1933-1934, I. XXIV (nº 113), pp. 202-203.  038 hemist.  Música no registrada.

     Estando un día a mi puerta    labrando paños de seda
  2   vi venir un caballero    por lo alto de la sierra.
     Atrevíme y preguntéle    si venía de la guerra.
  4   --Sí, señora, de ella vengo,    ¿qué tiene que ver en ella?
     --Allá tengo a mi marido,    siete años va que está en ella;
  6   nunca me ha escrito una carta,    nunca me mandó una letra,
     nunca me mandó a decir    lo que le pasaba en ella.
  8   --El tu marido, señora,    dígame qué señas lleva.
     --El caballo lleva blanco,    la silla morada y negra.
  10   --El su marido, señora,    muerto queda en la pelea,
     y para mejor señal    aquí traigo su montera.
  12   --¡Triste de mí, cuitadita,    viudita y en tierra ajena!
     ¿Quién me vestirá de luto,    quién me calzará de seda,
  14   quién me enseñará los hijos,    quién los mandará a la escuela?
     --Véngase la mi señora    conmigo para mi tierra,
  16   yo le vestiré de luto    y la calzaré de seda,
     y sus hijos y los míos    juntos irán a la escuela.
  18   --No lo quiera Dios del cielo    ni la santa Magdalena
     que yo deje la mi casa    por irme para la ajena.--

Nota de los editores: Ms. en la Biblioteca de Menéndez y Pelayo. (Este romance estaba inserto en el mismo cartapacio que el nº 103 de esta colección.)
Título original: La viuda fiel.

Go Back
0113:190 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5437)

Versión de Campo de Ebro (ay. Valderredible, p.j. Reinosa, Santander, España).   Recogida por José María de Cossío y Tomás Maza Solano, entre 1933 y 1934 Publicada en Cossío 1933-1934, I. XXIV (nº 114), pp. 204-205.  042 hemist.  Música no registrada.

     --Diga usted, señor soldado,    usted que ha servido al rey,
  2   si ha visto usté a mi marido    en la guerra alguna vez.
     --Sí, señora, lo habré visto,    dígame las señas de él.
  4   --Mi marido es gentil hombre,    gentil hombre aragonés;
     a la punta de la espada    trae un pañuelo bordes
  6   que le bordé siendo niña,    siendo niña lo bordé;
     el caballo es pechiblanco    que se le ganó al inglés.
  8   --Por las señas que usté ha dado    su marido muerto es,
     y en sobrescrito traigo    de casarme con usted.
  10   --No lo querrá Dios del cielo    ni la virgen Santa Isabel,
     ninguno de mi linaje    se case segunda vez.
  12   Siete años ha que le espero    y para diez faltan tres;
     si a los diez años no viene    monja me voy a meter
  14   en un convento que llaman    convento de Santa Inés;
     tres hijas que yo tenía    yo las acomodaré,
  16   la una con doña Juana,    la otra con doña Isabel,
     la más pequeñita de ellas    conmigo la llevaré,
  18   que me calce, que me vista,    que me ponga de comer,
     que me lleve de la mano    donde esté el mi coronel.--
  20   Éste es el Mambrú, señores,    que se canta del revés,
     que le canta una gitana    que vino de Santander.

Go Back
0113:191 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5438)

Versión de Barcenillas (ay. Rúente, Santander, España).   Recogida por José María de Cossío y Tomás Maza Solano, entre 1933 y 1934 Publicada en Cossío 1933-1934, I. XXIV (nº 115), pp. 205-206.  020 hemist.  Música no registrada.

     Éste es el Mambrú, señores,    que se canta del revés.
  2   --¿Ha visto usted mi marido    en la guerra alguna vez?
     --Sí, señora, sí le he visto    en la guerra alguna vez,
  4   con una espada en la mano    y un pañuelito bordés.
     --Que se lo bordé de niña,    de niña se lo bordé.--
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
  6   --Y estas tres hijas que tengo    ¿dónde las colocaré?
     Una en casa doña Juana,    otra en casa doña Inés,
  8   la más pequeña de todas    conmigo la llevaré,
     que me calce y que me vista    y que me dé de comer,
  10   y que me lleve a paseo    a los palacios del rey.--

Go Back
0113:192 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5439)

Versión de Santander (ay. Santander, p.j. Santander, Santander, España).   Recogida por José María de Cossío y Tomás Maza Solano, entre 1933 y 1934 Publicada en Cossío 1933-1934, I. XXIV (nº 116), p. 206.  030 hemist.  Música no registrada.

     Éste es el Mambrú, señores,    que se canta del revés.
  2   --¿Ha visto usté a mi marido    en la guerra alguna vez?
     --No, señora, no le he visto.    --La señas le daré a usté.
  4   Mi marido es un buen mozo,    alto, rubio, aragonés,
     en la punta de la espada    lleva un pañuelo bordes,
  6   que le bordé cuando niña,    cuando niña le bordé,
     y otro que le estoy bordando    y otro que le bordaré.
  8   --Por las señas que me ha dado    su marido muerto es.
     --Ocho años llevo esperando    y otros ocho esperaré,
  10   si a los diez y seis no viene    monja me voy a meter.
     Estas tres hijas que tengo    ¿dónde las colocaré?
  12   Una en casa doña Juana    otra en casa doña Inés,
     la más pequeña de todas    conmigo la llevaré,
  14   pa que me calce y me vista,    pa que me dé de comer,
     pa que me saque a paseo    a los palacios del rey.--

Go Back
0113:193 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5440)

Versión de Esles (ay. Santa María de Cayón, p.j. Santander, ant. Villacarriedo, Santander, España).   Recogida por José María de Cossío y Tomás Maza Solano, entre 1933 y 1934 Publicada en Cossío 1933-1934, I. XXIV (nº 117), pp. 206-207.  024 hemist.  Música no registrada.

     --Soldadito, soldadito,    ¿de dónde ha venido usted?
  2   --He venido de la guerra,    de la guerra de Aranjuez.
     --¿Ha visto usté a mi marido    una vez en Aranjuez?
  4   --Si le he visto no me acuerdo;    déme usted las señas de él.
     --Mi marido es alto y rubio,    alto y rubio aragonés,
  6   en la punta de la lanza    lleva un pañuelo bordes,
     se le bordé cuando niña,    cuando niña le bordé,
  8   uno que lo estoy bordando    y otro que le bordaré.
     Siete años llevo esperando    y otros siete esperaré,
  10   si a los catorce no viene    monjita me meteré.
     --Calla, Isabelita, calla,    calla por Dios, Isabel,
  12   yo soy tu querido esposo,    tú mi querida mujer.--

Go Back
0113:1 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 218)

Versión de Riaza (ay. Riaza, p.j. Sepúlveda, ant. Riaza, Segovia, España).   Recitada por José Vázquez (hermano de "La Lechuga"). Recogida por María Goyri y Ramón Menéndez Pidal, 1905. (Archivo: AMP; Colec.: María Goyri-Ramón Menéndez Pidal). Publicada en TRC-Segovia 1993, pp. 180-181.  030 hemist.  Música no registrada.

     --Soldadito, soldadito    que de la guerra venís,
  2   ¿habéis visto a mi marido    en la guerra alguna vez?
     --No, señora, no le he visto,    déme usté una seña de él.
  4   --Mi marido es fuente y blanco,    fontiblanco, aragonés.
     --Por las señas que usted dice    su marido muerto es,
  6   en el testamento deja    que me case con usted.
     --No lo quiera Dios del cielo,    ni su madre Santa Inés,
  8   que denguno de mi casta    se case más de una vez.
     De las tres hijas que tengo    las dos acomodaré;
  10   la una con doña Clara,    la otra con doña Inés
     y la más pequeña de ellas    con ella me quedaré,
  12   pa que me barra y me friegue    y me guise de comer,
     y me lleve de la mano    a casa del coronel,
  14   y me dé un vasito de agua    que vengo muerta de sed,
     y me dé vuelta al palacio    sin que lo sepa el inglés.--

Nota: vv 13 y 14 los dice una chica.

Go Back
0113:2 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 219)

Versión de Riaza (ay. Riaza, p.j. Sepúlveda, ant. Riaza, Segovia, España).   Recitada por Francisca Vázquez, alias "La Lechuga". Recogida por María Goyri y Ramón Menéndez Pidal, 1905 (fecha deducida) (Archivo: AMP; Colec.: María Goyri-Ramón Menéndez Pidal). Publicada en TRC-Segovia 1993, p. 180.  026 hemist.  Música no registrada.

     --Soldadito, soldadito    que de la guerra venís,
  2   ¿habéis visto a mi marido    en la guerra alguna vez?
     --No, señora, no le he visto,    déme usté una seña de él.
  4   --Mi marido es gentil hombre,    gente noble, aragonés,
     un caballo frontiblanco    que se le ganó al inglés;
  6   zapato y media de seda,    calzón lo mismo lo es.
     --Con las señas que usted dice    su marido muerto es,
  8   en el testamento deja    que me case con usted.
     --No lo quiera Dios del cielo    ni su madre Santa Inés.
  10   De las tres hijas que tengo    las dos acomodaré;
     la más pequeña de ella[s]    con ella me quedaré,
  12   pa que me barra y me friegue    y me guise de comer
     Y me dé muerte en palacio    sin que lo sepa el inglés.--

Go Back
0113:3 Señas del esposo (í-o)            (ficha nº: 220)

Versión de Matabuena (ay. Matabuena, p.j. Sepúlveda, Segovia, España).   Recitada por María Álvaro. Recogida por Ramón Menéndez Pidal, 1904. (Archivo: AMP; Colec.: María Goyri-Ramón Menéndez Pidal). Publicada en TRC-Segovia 1993, p. 177.  018 hemist.  Música no registrada.

     . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . .
     Yo tenía cien gallinas,    todas con sus polletillos;
  2   yo tenía una vacada    y en ellas un buen torillo;
     yo tenía una yeguada    y en ellas un buen rocino;
  4   yo tenía tres molinos    que ahí bajo están en el río,
     el uno muele canela    y el otro granos de trigo
  6   y el otro granillos de oro    que del mar habían venido.
     También tenía tres hijas,    la una casar contigo.
  8   --Yo no quiero tus molinos,    ni tampoco tus tres hijas,
     lo que quiero es tu sangre    pa juntarla con el mío.

Go Back
0113:4 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 221)

Versión de Aldealengua [de Pedraza] (ay. Aldealengua de Pedraza, p.j. Sepúlveda, Segovia, España).   Recitada por Josefa Nogales (50a) y Justa, hija de Josefa. Recogida en Alameda, Madrid por Ramón Menéndez Pidal, 1904. (Archivo: AMP; Colec.: María Goyri-Ramón Menéndez Pidal). Publicada en TRC-Segovia 1993, pp. 179-180.  044 hemist.  Música no registrada.

     Vi venir un caballero    por el alto de la sierra,
  2   atrevíme y le pregunté    si venía de la guerra.
     --De la guerra vengo, señora,    ¿qué es lo que usted tiene en ella?
  4   --Tengo a mi marido,    que es cosa que más sintiera.
     --¿Qué señas tié su marido,    que le quiero conocer?
  6   --Gasta camisa laondilla    y pañuelo a lo francés,
     y a la punta de la espada    un ramito de laurel,
  8   y en el carrillo derecho    un lunar ha de tener.
     --Las señas del caballero    días ha que muerto es;
  10   yo me he encontrado en su entierro    y en sus honras también,
     y en el testamento deja    que me case con usted.
  12   --¡No lo quedrá Dios del cielo,    ni la Virgen doña Inés,
     que una mujer por herencia    se case segunda vez!
  14   Si a los siete años no viniese,    monja me pienso meter.
     --Y tus hijas, Catalina,    ¿dónde las vas a poner?
  16   --La una con doña Juana,    la otra con doña Inés,
     la más pequeña de todas    consigo la llevaré,
  18   pa que me barra y me friegue    y me guise de comer.
     --La seda con que labraban    yo la solía traer.
  20   --Las señas del caballero,    su padre debe de ser.
     --Su padre soy, Catalina,    y tú eres mi mujer
  22   y si mucho te he querido    más te tengo de querer.--

Variantes: 6b pantalón a l. f.; 10a y. m. h. e. en su intierro; 14 omitido; 19 añadido en segunda recitación; 22a y s. m. t. quería.
Nota: Ambas recitadoras son vecinas de Alameda (Madrid).

Go Back
0113:5 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 222)

Versión de Villaseca (ay. Sepúlveda, ant. Villaseca, p.j. Sepúlveda, Segovia, España).   Recitada por Julia Antona San. Recogida por Ramón Menéndez Pidal, antes de 1909. (Archivo: AMP; Colec.: María Goyri-Ramón Menéndez Pidal). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  016 hemist.  Música no registrada.

     . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . .
     A la punta de la lancha    un pañuelo yo bordé
  2   que le bordé siendo niña,    siendo niña le bordé.
     Siete años le esperaba    y otros siete esperaré
  4   y si a los siete no viene    monjita me quedaré.
     Con tres hijitas que tengo,    ¿dónde las colocaré?
  6   La una en casa de doña Juana,    otra en casa doña Inés
     y la más repequeñita    con ella me quedaré,
  8   para que me friegue y barra    y me haga de comer.

Nota: Lo aprendió de su abuela Elena Bravo.

Go Back
0113:6 Señas del esposo (é-a)            (ficha nº: 223)

Versión de Vegas de Matute (ay. Vegas de Matute, p.j. Segovia, Segovia, España).   Recitada por Gorgonia Antón (63a). Recogida por Ramón Menéndez Pidal, 1912. (Archivo: AMP; Colec.: María Goyri-Ramón Menéndez Pidal). Publicada en TRC-Segovia 1993, p. 177.  021 hemist.  Música no registrada.

     Estando yo en la ventana    hilando y tejiendo seda,
  2   vi venir un caballero    que venía de la guerra.
     Yo me bajé a preguntarle    si venía de la guerra,
  4   y me dijo: --Sí, señora,    pues yo vengo de la guerra.
     --Habra` visto usté a mi marido;
  6   tenía un caballo blanco,    la silla bordada y negra.
     --Pues su marido, señora,    muerto se quedó en la guerra.--
  8   Yo me voy en casa mi madre    y mi madre era mi suegra,
     y dos hijas que tenía    a la escuela las pusiera;
  10   cada puntada que daban:    "Mi padre en el cielo era".
     Estando en casa `e mi madre    caballero a puerta llega.

Nota del colector: "lo aprendió de una gallega".

Go Back
0113:7 Señas del esposo (é-a)            (ficha nº: 224)

Versión de Anaya (ay. Anaya, p.j. Segovia, ant. Segovia, Segovia, España).   Recitada por Filomena Alonso (67a). Recogida por Pilar Aragón, Raquel Calvo, Mª Teresa Cillanueva y Dolores Sanz, 1983. (Archivo: ASOR; Colec.: Anexo SEGOVIA 83; cinta: Seg.6-4.1/A-10). Publicada en TRC-Segovia 1993, p. 178.  024 hemist.  Música registrada.

     Estando yo sentadita    a un ladito de mi puerta
  2   pasó por allí un soldado    que venía de la guerra.
     Me atreví y le pregunté    si venía de la guerra.
  4   --Sí, señora, de allí vengo,    ¿qué se le ha perdido en ella?
     --No tengo padre ni madre,    nadie que de mí se acuerda,
  6   sólo tengo a mi marido,    siete años lleva en la guerra.
     --Si me da las señas de él    yo también le conociera.
  8   --El es alto y colorado,    tiene cara de doncella.
     --Si se viene usted conmigo    yo le acompañe a mi tierra,
  10   --Váyase solo el soldado,    váyase para su tierra,
     mujer de tan buen marido    no ha de ser de esa manera.--
  12   Al otro día siguiente    se dirigen a la iglesia
     las hijas iban delante,    los hijos llevan candela.

Notas: Era una canció de corro, y la aprendió de una señora de Ochando, la señora María, la del señor Higinio.

Go Back
0113:8 Señas del esposo (é-a+í-o)            (ficha nº: 225)

Versión de Laguna de Contreras (ay. Laguna de Contreras, p.j. Cuéllar, Segovia, España).   Recitada por María Arranz (61a). Recogida por Olimpia Martínez, José Ramón Prieto, Sandra Robertson y Flor Salazar, 1982. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta SEGOVIA 82; cinta: 3.3-7.2/A-05). Publicada en TRC-Segovia 1993, pp. 175.  034 hemist.  Música no registrada.

     Estando yo en mi portal    bordando paños de iglesia,
  2   vi bajar a un caballero    por lo alto de la sierra.
     Al punto le pregunté    si venía de la guerra.
  4   --Sí, señora, de allí vengo,    ¿quién tiene usted ahí en ella?
     --Pues tengo a mi maridito,    siete años lleva en pelea;
  6   no me ha escrito ni una carta,    ni tan siquiera una letra.
     --¿Qué daría usted, doña Ana,    por ver a suyo marido?
  8   --Daría mis tres hazañas    que tengo en aquel castillo;
     la una para el planchado,    la otra para el vestido,
  10   y la mayorcita de ellas    pa que se case contigo.
     --Eso es poco, doña Ana,    por ver a suyo marido.
  12   Lo que quiero, Doña Ana,    es su cuerpo pulido.
     --Váyase a la mierda el hombre,    mal criado y peor nacido,
  14   que pa darle yo mi cuerpo,    yo esperaré a mi marido.
     --Alto, alto, doña Albora,    que soy el suyo marido.--
  16   Allí fueron los abrazos,    y allí fueron los suspiros,
     y se agarraron de la mano,    para el castillo se han ido.

Go Back
0113:9 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 226)

Versión de Melque (ay. Melque, p.j. Segovia, ant. Santa María de Nieva, Segovia, España).   Recitada por Fuencisla Arévalo Sastre (57a). Recogida en Etreros por Vanda Anastácio, Raquel Calvo, Beatriz Mariscal, Francisco Mendoza Díaz-Maroto y Javier Ormazábal, 1982. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta SEGOVIA 82; cinta: 5.3-7.1/A-17). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  018 hemist.  Música registrada.

     --¿Soldadito, soldadito,    de dónde ha venido usted?
  2   --Señorita, de la guerra,    ¿qué se le ha ofrecido a usted?
     --Que si ha visto a mi marido    en la guerra alguna vez.
  4   --Señorita, no le he visto    ni sé las señas de él.
     --Mi marido es alto, rubio,    alto, rubio, aragonés.
  6   --Por las señas que usté ha dado    su marido muerto es
     y en el hospital, herido,    allí le han llegado a ver.
  8   --Siete años esperando    y otros siete esperaré,
     si a los catorce no viene    monjita me meteré.

Go Back
0113:10 Señas del esposo (é-a)            (ficha nº: 227)

Versión de Tejares (ay. Fuentesoto, p.j. Cuéllar, Segovia, España).   Recitada por Felisa Andrés (69a). Recogida por Vanda Anastácio, José Antonio Blanco, Mª Teresa Cillanueva y Pere Ferré, 1982. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta SEGOVIA 82; cinta: 2.10-7.1/A-03). Publicada en TRC-Segovia 1993, pp. 175-176.  038 hemist.  Música registrada.

     Estando yo bordando    un paño de iglesia
  2   vi bajar a un caballero    por los altos de la sierra.
     Tuve arrestos pa decirle    que si viene de la guerra.
  4   --Sí, señora, de allí vengo,    ¿pues qué tiene usted en ella?
     --Pues tengo `llá a mi marido,    siete años lleva en pelea.
  6   --¿Qué señas tié su marido?,    por ver si le he visto en ella.
     --Tenía caballo blanco,    la silla dorada y nueva,
  8   los ojos de gentil humbre,    la cara como una estrella.
     --Sí, señora, sí le he visto,    y ha sido muerto en pelea.
  10   Se case usted conmigo,    no le faltará riquezas.
     --Ni por todos sus dineros,    ni por todas sus haciendas,
  12   que si mi marido es muerto    yo me iré para la iglesia
     y un hijo que me ha quedado    le mandaré pa la escuela;
  14   y el primer renglón que escriba    nombre de cadete ponga.--
     Al otro día siguiente    llamó el marido a la puerta.
  16   --Bienvenido sea a mi casa,    bienvenido sea a mi puerta
     pues me dijo un caballero    que habías muerto en pelea.
  18   Y el caballero de ayer    ojalá muera en pelea.
     --No digas eso, mujer,    que el caballero yo era.

Go Back
0113:11 Señas del esposo (é-a)            (ficha nº: 228)

Versión de Anaya (ay. Anaya, p.j. Segovia, ant. Segovia, Segovia, España).   Recitada por Ventura Antón (67a). Recogida por Pilar Aragón, Raquel Calvo, Mª Teresa Cillanueva y Dolores Sanz, 1983. (Archivo: ASOR; Colec.: Anexo SEGOVIA 83; cinta: Seg.6-4.1/A-08). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  026 hemist.  Música registrada.

     Estando yo sentadita    a un ladito de mi puerta
  2   pasó por allí un soldado    que venía de la guerra.
     --¿Ha visto usté a mi marido    en la guerra alguna vez?
  4   --. . . . . . . . . . . . . . . . . . .    si me da las señas de él.
     --Él es alto y buen mozo,    tiene cara de doncella.
  6   --Yo le acompañé al entierro,    yo le llevé la candela.
     --¡Quién me calzará el oro!,    ¡quién me vestirá la seda!
  8   --Si se viene usted conmigo    yo la llevaré a mi tierra,
     yo la vestiré el oro,    yo la calzaré la seda.
    
(Ella dice algo de que seguirá esperando)
  10   Y al otro día siguiente    se dirigen pa la iglesia,
     los hijos iban delante,    las hijas llevan candela
  12   y a la mitad del camino    con su marido se encuentra.
    
(Le dice:)
     --Ayer me dijo un soldado    que habías muerto en la guerra.--
  14   . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    por eso te quiero, prenda.

Go Back
0113:12 Señas del esposo (é-a)            (ficha nº: 229)

Versión de Aldeasoña (ay. Aldeasoña, p.j. Cuéllar, Segovia, España).   Recitada por Pilar Carbonero (62a). Recogida por Pilar Aragón, Koldo Biguri, Pere Ferré y Victoria Raboso, 1982. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta SEGOVIA 82; cinta: 2.3-7.2/A-10). Publicada en TRC-Segovia 1993, p. 176.  036 hemist.  Música no registrada.

     Estando yo en mi portal    haciendo paños de iglesia,
  2   vi pasar un caballero    por el alto de la sierra.
     Me atreví y preguntéle    si venía de la guerra.
  4   --Sí, señora, de allí vengo,    ¿tiene usted alguien allí en ella?
     --Allí tengo a mi marido,    siete años lleva en pelea
  6   sin escribirme una carta,    ni tan siquiera una letra.
     --Si usted se quié casar conmigo    no la faltarán riquezas.
  8   --Ni por todos sus dineros,    ni por todas sus riquezas,
     que si mi marido es muerto    yo me iré ca hacia la iglesia;
  10   yo me recubriré de luto    desde los pies a la cabeza.
     Tres hijos que me ha dejado    yo les llevaré a la escuela,
  12   la primer letra que escriban    nombre de padre fuera.--
     Al oir estas palabras    llamó el marido a la puerta.
  14   --Bienvenido, mi marido,    bienvenido de la guerra,
     que ayer tarde me dijeron    que eras ya muerto en pelea.
  16   Quiera Dios que el que lo dijo    y en malas lanzadas muera.
     --No digas eso, mujer,    no digas eso, mi bella,
  18   el caballero de ayer,    el caballero yo era.

Go Back
0113:13 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 230)

Versión de Santa Marta del Cerro (ay. Santa Marta del Cerro, p.j. Sepúlveda, Segovia, España).   Recitada por Mercedes García (43a) y Eugenia García (78a). Recogida por Koldo Biguri, Olimpia Martínez, Sandra Robertson y Ana Valenciano, 1982. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta SEGOVIA 82; cinta: 3.4-7.1/B-06, 09 y 12). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  024 hemist.  Música registrada.

     --Soldadito, soldadito,    ¿de dónde ha venido usted?
  2   --He venido de la guerra,    de la guerra mariné.
     --¿Qué si ha visto a mi marido    en la guerra mariné?
  4   --No, señora, no le he visto,    ni sé las señas de él.
     --Mi marido es alto, rubio,    alto, rubio, aragonés;
  6   lleva un pañuelo bordado    y otro que le bordaré.
     --Sí, señora, sí le he visto,    su marido muerto es,
  8   su marido ha muerto ya    en la guerra mariné.
     --Tres hijitas me ha dejado,    ¿dónde las colocaré?
  10   La una en ca doña Juana,    la otra en ca doña Inés
     y la más rechiquitita,    con ella me quedaré
  12   pa que me peine y me lave    y me sirva de comer.

Variantes: 7 Por las señas que usted da / marido ha muerto ya; 12b y que me saque a pasear (Eugenia).
Notas: El verso 7b es sugerido por la encuestadora (cinta B-06). Eugenia es la madre de Mercedes.

Go Back
0113:14 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 231)

Versión de Marugán (ay. Marugán, p.j. Segovia, ant. Santa María de Nieva, Segovia, España).   Recitada por Sinforiana Caro Peréz (63a). Recogida por Suzanne Petersen, Sandra Robertson, y Ana Valenciano, 1982. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta SEGOVIA 82; cinta: 5.2-7.1/A-03). Publicada en TRC-Segovia 1993, p. 183.  028 hemist.  Música registrada.

     Soldadito, soldadito,    ¿de dónde ha venido usted?
  2   --De la guerra, señorita,    ¿qué se le ha ofrecido a usted?
     --Si ha visto usté a mi marido    en la guerra alguna vez.
  4   --Puede ser que le haya visto,    déme usted las señas de él.
     --Mi marido es un buen mozo,    alto, rubio, aragonés,
  6   y en la punta de la lanza    lleva un pañuelo bordés;
     se lo bordé siendo niña,    siendo niña lo bordé,
  8   uno que le estoy bordando    y otro que le bordaré.
     --Por las señas que usté ha dado    su marido muerto es,
  10   ayer tarde le llevaban    en casa de un genovés.
     Las campanas que tocaron    por mi mano las toqué,
  12   y en el testamento dicen    que me case con usted.
     --Siete años he esperado    y otros siete esperaré,
  14   si a los catorce no viene    contigo me casaré.

Variantes: 14b monjita me he de meter.

Go Back
0113:15 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 232)

Versión de San Miguel de Bernúy (ay. San Miguel de Bernúy, p.j. Cuéllar, Segovia, España).   Recitada por Carmen Peña (50a). Recogida por Ana Beltrán, Raquel Calvo, J. Antonio Cid y Olimpia Martínez, 1982. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta SEGOVIA 82; cinta: 4.10-7.2/B-07). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  028 hemist.  Música no registrada.

     --Soldadito, soldadito,    ¿de dónde ha venido usted?
  2   --He venido de la guerra,    ¿qué se la ha ofrecido a usted?
     --Que si ha visto a mi marido    en la guerra alguna vez.
  4   --Sí, señora, le habré visto,    déme usted las señas de él.
     --Mi marido es un gran mozo,    alto, rubio, aragonés,
  6   y en la punta de la lanza    lleva un pañuelo bordé;
     se le bordé siendo niña,    siendo niña le bordé,
  8   y otro que le estoy bordando    y otro que le bordaré.
     --Por las señas que usté ha dado    su marido muerto es,
  10   fue llevado a Zaragoza    en casa de un genovés.
     --Siete años le he esperado    y siete le esperaré,
  12   si a los catorce no viene    monjita me meteré.
     --Calla, calla, Isabelita,    calla, calla, Isabel,
  14   que yo soy tu propio esposo    y tú mi propia mujer.

Go Back
0113:16 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 233)

Versión de Navafría (ay. Navafría, p.j. Sepúlveda, Segovia, España).   Recitada por Aurora Torres Cervel (88a) y Aurora Cervel Torres (50a). Recogida por Koldo Biguri, Beatriz Mariscal, José Ramón Prieto, Mª José Querejeta y Teresa Yagüe, 1982. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta SEGOVIA 82; cinta: 5.7-7.1/A-07). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  022 hemist.  Música no registrada.

     --Soldadito, soldadito,    ¿de dónde ha venido usted?
  2   --De la guerra, señorita,    ¿qué se le ha ofrecido a usted?
     [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .]
     --Mi marido es un buen mozo,    alto, rubio, aragonés,
  4   que en la punta de la lanza    lleva un pañuelo bordés;
     se lo bordé siendo niña,    siendo niña lo bordé,
  6   otro que le estoy bordando    y otro que le bordaré.
     Si a los siete años no viene    monjita me meteré
  8   y a las tres hijas que tengo,    ¿dónde las colocaré?
     Una en casa doña Juana    y otra en casa doña Inés,
  10   y la más pequeñita    con ella me quedaré,
     para que me limpie y barra    y me guise de comer.--

Go Back
0113:17 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 234)

Versión de Aldealengua [de Pedraza] (ay. Aldealengua de Pedraza, p.j. Sepúlveda, Segovia, España).   Recitada por Elisa Escribano (53a). Recogida por Koldo Biguri, Beatriz Mariscal, José Ramón Prieto, Mª José Querejeta y Teresa Yagüe, 1982. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta SEGOVIA 82; cinta: 5.7-7.1/A-24). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  028 hemist.  Música registrada.

     --¿Soldadito, soldadito,    de dónde ha venido usted?
  2   --De la guerra, señorita,    ¿qué se le ha ofrecido a usted?
     --Que si ha visto a mi marido    en la guerra alguna vez.
  4   --No, señora, no lo he visto,    ni sé las señas de él.
     --Mi marido es alto, rubio,    alto, rubio, aragonés
  6   y en la punta de la lanza    lleva un pañuelo bordés;
     que lo bordé siendo niña,    siendo niña lo bordé,
  8   y otro que le estoy bordando    y otro que le bordaré.
     Tres años he esperado    y otros tres esperaré,
  10   si a los siete no viene    monjita me meteré.
     Las tres hijas que tengo,    ¿dónde yo las colocaré?
  12   Una en casa doña Juana,    otra en casa doña Inés
     y la más pequeñinita    con ella me quedaré,
  14   pa que me lave y me friegue    y me haga de comer.

Go Back
0113:18 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 235)

Versión de Zarzuela del Monte (ay. Zarzuela del Monte, p.j. Segovia, Segovia, España).   Recitada por Andrés Herranz Alonso (73a). Recogida por Raquel Calvo, Javier Ormazábal, Dolores Sanz, Blanca Urgell y Ana Valenciano, 1982. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta SEGOVIA 82; cinta: 1.7-7.2/A-15 y B-16). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  020 hemist.  Música no registrada.

     --Soldadito, soldadito,    ¿de dónde ha venido usted?
  2   --De la guerra, señorita,    ¿qué se la ha ofrecido a usted?
     --¿Ha visto usted a mi marido    en la guerra alguna vez?
  4   --No señora, no le he visto,    déme usted las señas de él.
     --Mi marido es alto, rubio,    alto, rubio, aragonés,
  6   en la punta de la lanza    lleva un pañuelo bordés
     que le bordé cuando niña,    cuando niña le bordé.
  8   --Por las señas que usté ha dado    su marido muerto es,
     a Valencia le han llevado    en casa de un genovés.
     [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .]
  10   Yo soy tu querido esposo,    tú, mi querida mujer.

Variantes: (10a) Tú eres mi querida esposa

Go Back
0113:19 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 236)

Versión de Gomezserracín (ay. Gomezserracín, p.j. Cuéllar, Segovia, España).   Recitada por Dionisia Sanz (50a). Recogida por Gabriel Fraile, Dolores Sanz, Maximiano Trapero y Blanca Urgell, 1982. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta SEGOVIA 82; cinta: 1.10-7.2/A-05). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  028 hemist.  Música registrada.

     --Soldadito, soldadito,    ¿de dónde ha venido usted?
  2   --De la guerra, señorita,    ¿que se la ha ofrecido a usted?
     --¿Ha visto usted a mi marido    en la guerra alguna vez?
  4   --No, señora, no le he visto    ni sé las señas de él.
     --Mi marido es alto, rubio,    alto, rubio, aragonés,
  6   y en la punta de la lancha    lleva un pañuelo bordé;
     se le bordé cuando niña,    cuando niña le bordé,
  8   uno que le estoy bordando    y otro que le bordaré.
     --Por las señas que uste ha dado    su marido muerto es,
  10   le han llevado en casa el conde,    y en casa del corenel.
     --Siete años esperando,    y otros siete esperaré,
  12   si a los siete no ha venido,    monjita me meteré.
     --Calla, calla, Isabelita,    calla, calla, Isabel,
  14   yo soy tu querido esposo,    tú mi mujer, Isabel.

Go Back
0113:20 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 237)

Versión de Santa Marta del Cerro (ay. Santa Marta del Cerro, p.j. Sepúlveda, Segovia, España).   Recitada por Mercedes García (55a) y otra señora. Recogida por Koldo Biguri, Olimpia Martínez, Sandra Robertson y Ana Valenciano, 1982. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta SEGOVIA 82; cinta: 3.4-7.2/A-12). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  026 hemist.  Música registrada.

     --Soldadito, soldadito,    ¿de dónde ha venido usted?
  2   --De la guerra, señorita,    ¿qué se le ha ofrecido a usted?
     --Que si ha visto a mi marido    en la guerra alguna vez.
  4   --No señora, no le he visto    ni sé las señas de él.
     --Mi marido es alto, rubio,    alto, rubio, aragonés,
  6   a la punta de la lanza    lleva un pañuelo bordés;
     se lo bordé siendo niña,    siendo niña le bordé,
  8   y otro que le estoy bordando    y otro que le bordaré.
     Tres hijitas me han quedado,    ¿dónde las colocaré?
  10   La una en casa doña Juana,    la otra en casa doña Inés
     y con la más pequeñita,    con ella me quedaré,
  12   para que me lave y me friege    y me sirva de comer
     y me saque de paseo    hasta el palacio del rey.
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Go Back
0113:21 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 238)

Versión de Chañe (ay. Chañe, p.j. Cuéllar, Segovia, España).   Recitada por unas vecinas. Recogida por J. Antonio Cid, Jon Juaristi, Blanca Urgell y Teresa Yagüe, 1982. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta SEGOVIA 82; cinta: 4.3-7.1/B-05). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  026 hemist.  Música no registrada.

     --Soldadito, soldadito,    ¿de dónde ha venido usted?
  2   --De la guerra, señorita,    ¿qué se la ha ofrecido a usted?
     --¿Ha visto usted a mi marido    en la guerra alguna vez?
  4   No, señora, no le he visto    ni sé de qué señas es.
     --Mi marido es alto, rubio,    alto, rubio, aragonés
  6   y en la copa del sombrero    lleva escrito que es marqués.
     --Por las señas que usté ha dado    su marido muerto es,
  8   le llevaron a Galicia    en casa de un coronel.
     --Siete años le he esperado    y otros siete esperaré,
  10   si no viene a los catorce    monjita me meteré,
     monjita de San Francisco,    monjita de San Andrés.
  12   --Calla, calla, Isabelita,    calla, calla, Isabel,
     yo soy tu esposo marido,    tú eres mi esposa mujer.

Variante: 8b e. c. d. un genovés (otra señora)

Go Back
0113:22 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 239)

Versión de Bercimuel (ay. Bercimuel, p.j. Sepúlveda, Segovia, España).   Recitada por Agripina Redondo (70a). Recogida por José Antonio Blanco, Mª Teresa Cillanueva, Flor Salazar y Maximiano Trapero, 1982. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta SEGOVIA 82; cinta: 6.7-7.3/A-02). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  026 hemist.  Música registrada.

     --Soldadito, soldadito,    ¿de dónde ha venido usted?
  2   --De la guerra de Melilla    para lo que guste usted.
     --¿Ha visto usted a mi marido    por la guerra alguna vez?
  4   --Señorita, no lo he visto,    déme las señas de él.
     --Mi marido es alto, rubio,    vestido de aragonés,
  6   y en la punta de la lanza    lleva un pañuelo bordés;
     cuando niña lo he bordado,    cuando niña lo bordé,
  8   y otro que le estoy bordando    y otro que lo bordaré.
     [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .]
     --Por las señas que usté ha dado    mi marido muerto es.
  10   Siete años le he esperado    y otros siete esperaré,
     si a los catorce no viene    monjita me he de meter.
  12   Yo me quiero meter monja,    monja de la caridad,
     para curar los enfermos    que están en el hospital.

Variantes: 2 a la guerra, señorita,___¿qué se le ha ofrecido a usted?; 7a se lo bordé cuando niña.

Go Back
0113:23 Señas del esposo (é+é-a)            (ficha nº: 240)

Versión de Cañicosa (ay. Matabuena, p.j. Sepúlveda, Segovia, España).   Recitada por Victoria Tejedor Baeza (68a). Recogida por Koldo Biguri, Beatriz Mariscal, José Ramón Prieto, Mª José Querejeta y Teresa Yagüe, 1982. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta SEGOVIA 82; cinta: 5.7-7.1/B-11). Publicada en TRC-Segovia 1993, pp. 178-179.  045 hemist.  Música no registrada.

     --Soldadito, soldadito,    ¿de dónde ha venido usted?
  2   --De la guerra, señorita,    ¿qué se le ha ofrecido a usted?
     --Que si ha visto a mi marido    en la guerra alguna vez.
  4   --No señora,    dígame las señas de él.
     --Mi marido es alto, rubio,    alto, rubio, aragonés.
  6   --Su marido ya se ha muerto,
     ayer tarde le vi morir,    yo le llevé las candelas,
  8   y las armas que tenía    el hijo del rey las lleva.
     --¿Quién me calzaría luego?,    ¿quién me vestiría la seda?
  10   ¿Y a mis dos hijos pequeños    quién me los enseña escuela?,
     ¿y a mi hija la mayor    quién me la casa ?
  12   --Yo la vestiría el oro,    yo la calzaría la seda,
     y a sus dos hijos pequeños    yo se los enseño escuela,
  14   y a su hija la mayor    yo se la caso.
     --Se vaya el soldado, vaya,    se vaya para sus tierras,
  16   mujer de tan buen marido    no se va de esa manera.--
     Al otro día de mañana    camina para la iglesia
  18   y a la vuelta de una esquina    salió el soldadito a ella.
     --¿Dónde va la mía mujer    vestida de Madalena?
  20   El soldadito ayer tarde,    el soldadito yo era,
     sólo lo hacía por ver    si eras mala o eras buena.
  22   Si te vienes conmigo    la cabeza cae a tierra,
     pero como no viniste    por eso te quiero, prenda.

Go Back
0113:24 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 241)

Versión de Navas de San Antonio (ay. Navas de San Antonio, p.j. Segovia, Segovia, España).   Recitada por Eduvigis Puente (61a) y Dolores Rincón (70a). Recogida por Raquel Calvo, Javier Ormazábal, Dolores Sanz y Blanca Urgell, 1982. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta SEGOVIA 82; cinta: 1.7-7.2/B-06). Publicada en TRC-Segovia 1993, p. 182.  048 hemist.  Música registrada.

     --Soldadito, soldadito,    ¿de dónde ha venido usted?
  2   --De la guerra, señorita,    ¿qué se le ha ofrecido a usted?
     --¿Ha visto usté a mi marido    en la guerra alguna vez?
  4   --Pueda ser que l`haya visto,    déme usted las señas dél.
     --Mi marido es un buen mozo,    alto, rubio, aragonés,
  6   que en la punta de la lanza    lleva un pañuelo bordés
     que le bordé siendo niña,    siendo niña le bordé,
  8   otro que le estoy bordando,    otro que le bordaré.
     --Por las señas que usté ha dado    su marido muerto es,
  10   le llevaban a Valencia    en casa de un genové.
     Las campanas le tocaron,    por mi mano las toqué,
  12   y en el testamento dijo    que me case con usted.
     --Para tres hijos que tengo,    ¿dónde los colocaré?
  14   --Uno que estudie pa cura,    otro para aragonés,
     otro que vaya a la guerra,    que su padre también fue.
  16   --Para tres hijas que tengo,    ¿dónde las colocaré?
     --Una en casa doña Juana    y otra en casa doña Inés,
  18   y la más pequerriñita    con ella me quedaré,
     pa que me fregue y me barra    y me guise de comer,
  20   y me agarré de la mano    y me llevé a los cafés.
     Siete años he esperado,    otros siete esperaré,
  22   si a los catorce no viene    monjita me he de meter.
     --Calla, calla, Isabelita,    calla, calla, Isabel,
  24   yo soy tu querido esposo    y tu mi querida mujer.

Go Back
0113:25 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 242)

Versión de Añe (ay. Añe, p.j. Segovia, Segovia, España).   Recitada por Ciriaca Santos (65a) y Melania Martín (71a). Recogida por Ana Beltrán, Pere Ferré, Olimpia Martínez y Sandra Robertson, 1982. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta SEGOVIA 82; cinta: 2.7-7.1/B-04). Publicada en TRC-Segovia 1993, pp. 182-183.  034 hemist.  Música registrada.

     Soldadito, soldadito,    ¿de dónde ha venido usted?
  2   --De la guerra, señorita,    ¿que se la ha ofrecido a usted?
     --¿Ha visto usted a mi marido    en la guerra alguna vez?
  4   --No, señora, no le he visto    ni sé las señas de él.
     --Mi marido es alto y rubio,    alto, rubio, aragonés,
  6   en la punta de la lanza    nuevo pañuelo bordé;
     se le bordé siendo niña,    siendo niña le bordé,
  8   otro que le estoy bordando    y otro que le bordaré.
     Siete años esperando    y otros siete esperaré,
  10   si a los catorce no viene    monjita me meteré;
     monjita de esas que llaman,    monjitas de San Andrés.
  12   Los tres hijos que tengo,    ¿dónde les colocaré?
     Uno en casa de doña Juana    y otro en casa doña Inés,
  14   y la más chiquitina,    con ella me quedaré.
     para que barra y me fregue    y me sirva de comer.
  16   --Calla, calla, Isabelita,    calla, cállate, Isabel,
     yo soy tu querido esposo    y tú mi amada mujer.

Go Back
0113:26 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 243)

Versión de Sigueruelo (ay. Santo Tomé del Puerto, ant. Sepúlveda, p.j. Sepúlveda, Segovia, España).   Recitada por Florentina Bermejo (56a). Recogida por Diego Catalán, Ángel Delgado, Renata Kugaczewska, Sofía Marzec y Jounes Tribak, 1978. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta SEGOVIA 78; cinta: Cinta.16-8.II/B-06). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  024 hemist.  Música no registrada.

     Catalina, Catalina,    la del cuerpo genovés,
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
  2   --De la guerra, señora,    ¿qué se le ha ofrecido a usted?
     --Que si ha visto a mi marido    en la guerra alguna vez.
  4   --No, señora, no lo he visto,    déme las señas de é.
     --Mi marido es alto, rubio,    alto, rubio, aragonés,
  6   en la punta de la lanza    lleva un pañuelo bordés
     que se le bordé siendo niña,    siendo niña le bordé,
  8   y otro que le estoy bordando    y otro que le bordaré.
     Siete años le he esperado    y otro siete esperaré,
  10   si a los catorce no viene    monjita me meteré;
     monjita de Santa Clara,    monjita de Santa Inés.
  12   --Tus tres hijas, Catalina,    ¿dónde las vas a llevar?

Variantes: 10b viudita me llamaré Me parece que bien puede ser la misma Florentina Bermejo, de 56 años, de Sigueruelo (registros 47, 382, 465).

Go Back
0113:27 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 244)

Versión de Siguero (ay. Santo Tomé del Puerto, ant. Siguero, p.j. Sepúlveda, Segovia, España).   Recogida por Rosario Gómez, Pedro Ozalla, Rosa María Ramajo, Flor Salazar y Mª Concepción Salvador, 1978. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta SEGOVIA 78; cinta: Cinta.16-8.I/A-01). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  030 hemist.  Música registrada.

     --Soldadito, soldadito,    ¿de dónde ha venido usted?
  2   --De la guerra de Melilla,    ¿qué se le ha ofrecido a usted?
     --¿Ha visto usté a mi marido    en la guerra nunca ves?
  4   --No, señora, no le he visto,    déme usted las señas de él.
     --Mi marido es alto y rubio,    alto, rubio, aragonés,
  6   y a la punta de la espada    lleva un pañuelo bordés
     que le bordé cuando niña,    cuando niña le bordé,
  8   y otro que le estoy bordando    y otro que le bordaré.
     Ocho meses he esperado,    otros ocho esperaré,
  10   si a los catorce no viene    monjita me he de meter;
     monjita de esas que llaman,    monjita de San Andrés,
  12   y las tres hijas que tengo    ¿dónde las colocaré?
     Una en casa doña Juana,    otra en casa doña Inés,
  14   y la más chiquirritita    con ella me quedaré,
     para que me guise y me fregue    y me sirva de comer.

Variante de otra señora: 6a y a l. p. de la lanza.

Go Back
0113:28 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 245)

Versión de Santa Marta del Cerro (ay. Santo Tomé del Puerto, p.j. Sepúlveda, Segovia, España).   Recitada por Aúrea Álvarez (73a). Recogida por Ramón Araluce, Larry Bivins, Débora Catalán, Elena Catalán y Samuel Mark, 1978. (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta SEGOVIA 78; cinta: Cinta.16-8.II/B-08). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  019 hemist.  Música no registrada.

     Sentada a la frescura,    viendo las aguas correr
  2   vi venir un soldadito    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
     --Soldadito de mi vida,    soldadito de mi bien,
  4   ¿no habrá visto a mi marido    en la guerra alguna vez?
     --No, señora, no lo he visto,    que su marido muerto es,
  6   en el testamento deja    que me case con usted.
     --No lo quedrá Dios del cielo    ni la Virgen Santa Inés,
  8   que con tres hijas [que tengo]    con una me quedaré,
     para que me vista y me calce    y me guise de comer,
  10   y me lleve de paseo    y en casa del coronel.
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Go Back
0113:139 Señas del esposo (é-a+á)            (ficha nº: 4891)

Versión de Barcial de la Loma (ay. Barcial de la Loma, p.j. Medina de Rioseco, ant. Villalón, Valladolid, España).   Recogida por Narciso Alonso Cortés, antes de 1920. (Colec.: Alonso Cortés, N.). Publicada en Alonso Cortés 1920, p. 232.  045 hemist.  Música no registrada.

     Estando yo a mi ventana    bordando paños de seda
  2   vi venir un caballero    por encima la alta sierra.
     Me atreví y le pregunté    si venía de la guerra.
  4   --Sí, señora, sí por cierto    ¿A quién tiene usted en ella?
     --No tengo padre ni madre    ni cosa que a mí me duela.
  6   Tengo allí a mi maridito,    siete años lleva ya en ella.
     --Su maridiío de usted,    por las señas que usted diera,
  8   era alto como un pino,    del color de la azucena;
     su maridito de usted    ya quedó muerto en la guerra.
  10   Yo le abrí la sepultura    y yo le tapé con tierra.
     --¡Ay, viuda, pobre de mí!    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
  12   Estos tres hijos que tengo    ¿quién les llevará a la escuela?
     --Venga conmigo la viuda,    venga conmigo a mi tierra.
  14   Yo la vestiré de luto,    yo la calzaré de seda
     y a los sus niños pequeños    yo les llevaré a la escuela.--
  16   A la siguiente mañana,    Catalina con la ofrenda;
     al tomar agua bendita    con su marido se encuentra.
  18   --Buenos días, mujer mía,    ¿quién te ha dado malas nuevas?
     --Un caballero ayer tarde    que a malas lanzadas muera.
  20   No lo quiera Dios del cielo,    tampoco la Virgen bella,
     que el caballero de ayer    yo lo soy y yo lo era,
  22   que quise saber el juicio    de las mujeres do llega,
     que es como vaso de vidrio,    que al primer golpe se quiebra.--

Nota: título original: La vuelta del esposo.

Go Back
0113:98 Señas del esposo (í)            (ficha nº: 3705)
[0164 La Infantina  contam.]

Versión de Rodas (isla de Rodas (Archip.del Dodecaneso, Grecia).   Recitada por Esther Alhadeff (40a). Recogida en Seattle por Emma Adatto, antes de 1935. (Colec.: Adatto, E.). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto (transcrito por John Zemke de la Tesina de E. Adatto 1935, nº 8, p. 26. Clave Web Bibliog.: Adatto [Schlesinger] 1935). Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  045 hemist.  Música no registrada.

     Arvolero, y arvolero,    arvolero a tan g+entil;
  2   la raís tienes de oro,    la simiente de marfil.
     La rama de maz arriva,    havía una dama tan g+entil;
  4   peinava sus colas    con peine de marfil.
     Por ayí pasó un cavayero,    cavayero tan g+entil.
  6   --¿Qué bus+cas+ vos, mi bulisa,    que bus+cas+ vos por aquí?
     --Bus+co yo al mi marido,    mi marido Amadí.
  8   --¿Qué dares+ vos, mi siñora,    si yo vu lo traigo aquí?
     --Daré miz trez molinos,    trez molinos de Amadí;
  10   el uno mueli canela,    el otro mueli zorzoví,
     el más chequitico de eyos,    harina blanca de la que comía para Amadí.
  12   --¿Qué dares+ vos, mi siñora,    si yo vu lo traigo aquí?
     --Daré miz trez hiz+as,    trez hiz+as que yo las parí;
  14   la una para la meza,    la otra para servir,
     la más chica de eyas,    para el halgar y el durmir.
  16   --¿Más dares+ vos, mi siñora,    si yo vu lo traigo aquí?
     --Daré yo mi espada y lansa,    la que g+uava Amadí;
  18   Mal haiga tal cavayero    que tal se dis+ó sentir.
     --Una ves que era isto,    ¿qué señal mi das+ a mí?
  20   Debas+o del pecho siedro,    un lunar tines+ ayí,
     con tres cavayicos de oro    que vus sonan al vistir.--
  22   Y ya la toma de la mano,    ya se la yeva debas+o de un olivar,
                                       y la espada li jue a pasar.

Notas de E. Adatto: -10b zorzoví Some sort of spice; -17b g+uava jugaba; -18a Mal haiga Curse; -20a siedro Izquierdo. For other versions see: Menéndez Pidal [1928], El romancero. Teorías e investigaciones, p. 149; Rodolfo Gil 1911, Romancero Judeo-Español, pp. CIV-V; Menéndez Pelayo ASW, vol. 10 [MMP ASW 1900, no. 2128 en la bibliografía en línea], no. 28, p. 326-7. The "Arvolero" romance is very popular among the Sefardí communitites. The versions vary somewhat but they all deal with Amadí.
Nota de SHP: versión I1.21 en el Catálogo-Mndice de Armistead. ]

Go Back
0113:106 Señas del esposo (polias.)            (ficha nº: 4458)

Versión de Salónica (Grecia).   Recitada por Ana Cides. Recogida en Tel Aviv por Susana Weich-Shahak, 1976. (Archivo: NSAJ; Colec.: Weich-Shahak, S.; cinta: NSA Yc1096/13). Publicada en Weich-Shahak CRTS 1991 y 1994, Oriente, corte 23. © Weich-Shahak. Reproducida aquí con permiso de la editora.  018 hemist.   Música registrada.

     Lavaba la Blancaniña,    lavaba y espandía
  2   con lágrimas la lavaba,    con suspiros la cogía.
     Por ahí pasó un caballero,    (un) poco de agua le demandó.
  4   De lágrimas de sus oj+os    siete cantaricas le echó.
     --¿Por qué lloras, mi siñora?,    ¿por qué lloras, qué tenías?
  6   --Mi marido se fue a la guerra,    que ainda no hai tornar.
     --Dame siñal, mi siñora,    siñal de vuestro marido.
  8   --Alto, alto como el pino,    derecho como es la flecha,
     su barbica tiene rolla,    empezando la despuntar.--
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Notas: Al cantar, se repiten todos los versos (menos el primero) -3a suprime un al repetir el verso; -6b suprimer que al repetir el verso.
Observ. de ortografía: -2b cogía [g hatchek]; -4a ojos [j hatchek]; -6a fue [hue, h aspirada].
Título en el CD: La vuelta del marido.

Go Back
0113:151 Señas del esposo (é+pareados)            (ficha nº: 5306)

Versión de Jutiapa (Guatemala).   Recitada por Félix Cupertino. Recogida en 1963. Publicada en Navarrete 1963, pp. 190-191. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXX, 3.1, p. 232.  020 hemist.  Música no registrada.

     Oiga usted buen caballero,    ¿a mi marido no vio?
  2   --Señora, no lo conozco,    déme su seña y vestido.
     --Mi marido es alto y rubio,    de buen porte y muy cortés,
  4   y en la hoja de su espada    lleva un letrero francés.
     --Por la señal que me ha dado    su marido muerto está,
  6   en la frontera ha quedado    por amar la libertad.
     Que la buscara y quisiera    su esposo recomendó,
  8   si su voluntad pudiera    se casara usted con yo.
     --Ay, once años lo he esperado    otros tres lo esperaré
  10   y veinte años más pudiera    aguantarme sin usted.--

Go Back
0113:152 Señas del esposo (é+pareados)            (ficha nº: 5307)

Versión de Guatemala s. l. (Guatemala).   Recogida en 1979. Publicada en Lara Figueroa 1979, p. 106. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXX, 3.2, p. 232.  020 hemist.  Música no registrada.

     --Yo soy la recién casada    que nadie me gozará,
  2   me abandonó mi marido    por amar la libertad.
     Caballero, por fortuna,    ¿no me ha visto a mí marido?
  4   --Señora, déme una seña,    tal vez lo conoceré.
     --Mi marido es bien dado,    tiene tipo francés,
  6   en el puño `e la camisa    tiene el nombre de Isabel.
     --Por la seña que ha dado    su marido muerto es;
  8   en la puerta de una fonda    lo mató un traidor francés.
     --Ya me visto `e luto negro    y abandono lo café,
  10   y me miro en un espejo    ¡qué chula viuda quedé!--

Go Back
0113:153 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5308)

Versión de Jalapa (Guatemala).   Recitada por Tránsito Rojas. Recogida en 1963. Publicada en Navarrete 1963, p. 191. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXX, 3.3, pp. 232-233.  024 hemist.  Música no registrada.

     --Oiga usted, señor soldado    que de la guerra ha venido,
  2   en campos de Nicaragua,    ¿no me ha visto a mi marido?
     Diez años se fue a la guerra,    diez años ya lo esperé.
  4   --No señora, no lo he visto    ni lo conozco también.
     --Mi marido es alto y rubio,    tiene tipo dé francés
  6   y en la hoja de su espada,    lleva el escudo del rey.
     --Sí señora, sí lo he visto,    en un combate murió.
  8   Me dejó en su testamento    que me case con usted.
     --Ya me pongo luto negro    y abandono lo café,
  10   ya me dicen los muchachos    que linda viuda quedé.
     Yo a mi marido he esperado,    otro día esperaré,
  12   si no viene pa mañana    con usted me casaré.--

Go Back
0113:99 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 3742)

Versión de Tánger (Marruecos).   Recitada por Rina Benabu. Recogida en Holon, Israel por Susana Weich-Shahak, 1987. (Archivo: NSAJ; Colec.: Weich-Shahak, S.; cinta: NSA Y5540/1). Publicada en Weich-Shahak 1997, p. 95 (notación musical: p. 95). ©Weich-Shahak. Reproducida aquí con permiso de la editora.  032 hemist.  Música registrada.

     --Escuchís, señor soldado,    si de las guerras venís.
  2   --Si, señora, de las guerras,    de las guerras del inglés.
     --¿Si habéis visto a mi marido,    por fortuna, alguna vez?
  4   --Ni conozco a tu marido,    ni tampoco quién es él;
     déisme una señal, señora,    que le pueda conocer.
  6   --Mi marido es alto y rubio,    alto como un ciprés;
     lleva las medias de seda,    zapatitos de babel,
  8   y en la punta de la espada    lleva las armas del rey.
     Ese hombre que uste[d] dice    muerto hace más de un mes
  10   y en su testamento deja    que me case con usted.
     --Callis, callis, caballero,    no habléis tan descortés.
  12   Siete años esperando    y otros siete esperaré;
     si a los catorce no viene,    monja yo me quedare,
  14   monja como Santa Clara,    monja como Santa Inés.--
     Tres vueltas diera al palacio    por poderla conocer,
  16   y allí se conocieron    el marido y la mujer.

Go Back
0113:194 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5874)

Versión de Marruecos s. l. (Marruecos).   Recogida por Antonio Bustelo, antes de 1919. (Colec.: Bustelo, A.). Publicada en Ortega 1919, p. 238 (notación musical: p. 238).  038 hemist.  Música registrada.

     --Escuchís, señor soldado,    si de las guerras venís.
  2   --Sí señora, de las guerras,    de las guerras del inglés.
     --Si habís visto a mi marido,    por fortuna alguna vez.
  4   --Ni conozco a tu marido,    ni tampoco quién es él;
     déisme una seña, señora,    que le pueda conocer.
  6   --Mi marido, blanco y rubio,    alto como una cifré;
     lleva las medias de seda,    zapatito de babé;
  8   se pone jubón de grana,    que no se lo pone el rey.
     Cabalga en caballo blanco    que se lo ha dado el inglés.
  10   En la punta de la espada    lleva las armas del rey.
     --Ese hombre que usted dice    muerto es ya más de un mes,
  12   y en su pensamiento dijo    que me case con usted.
     --Callís, callís, caballero,    no hables tan sin cortés.
  14   Siete años le he esperado    y otros siete esperaré;
     si a los catorce no viene,    monja yo me quedaré,
  16   monja como Santa Clara,    monja como Santa Inés.--
     Tres vueltas diera al palacio    por poderle conocer.
  18   Allí se conocieron    el marido y la mujer.
     Tocóse mano con mano    y subióla a su bergel.

Nota: Véase Katz 1981-1982 (ficha bibliográfica nº 1896) para las transcripciones musicales de Antonio Bustelo, reconstruída la relación que faltaba entre texto y música en la publicación de Ortega.

Go Back
0113:150 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5305)

Versión de Tuxtla Chico (Chiapas, México).   Recitada por Eloísa Santeliz (78a). Recogido antes de 1971. Publicada en Navarrete 1971, p. 207. Reeditada en Díaz Roig 1986b, p. 31 y Díaz Roig 1990a, nº XXX, 2.3, pp. 231-232.  024 hemist.  Música no registrada.

     --Yo soy la recién casada    y nadie me gozará,
  2   abandoné a mi marido    por la mala libertad.
     Oiga usted, buen caballero,    ¿no me ha visto a mi marido?
  4   --Señora, no lo conozco,    déme una seña y le digo.
     --Mi marido es alto y rubio,    de buen porte y muy cortés,
  6   y en el ramal fíe la espada    lleva la idioma francés.
     --Por las señas que usted me ha dado,    su marido es muerto ya,
  8   lo mataron allá en Valencia    los del imperio francés.
     --Tres años lo he esperado,    lo esperaré los otros tres,
  10   si a los tres años no viene    me buscaré otro marqués.--
     Ya me pongo luto negro    y abandono lo café,
  12   ya me miro en un espejo:    ¡Galana viuda quedé!

Go Back
0113:148 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5303)

Versión de Coyuca de Catalán (Guerrero, México).   Recitada por Blas Valdés (65a). Recogida en 1942. Publicada en Serrano Martínez 1951, p. 41. Reeditada en Díaz Roig 1986b, p. 26 y Díaz Roig 1990a, nº XXX, 2.1, pp. 230-231.  036 hemist.  Música no registrada.

     --Oiga usted, señor soldado,    que viste traje café,
  2   ¿no oyó hablar de mi marido    por la guerra alguna vez?
     --En la guerra hay tantos hombres    que es difícil conocer,
  4   pero si me da una seña    tal vez le cuente algo de él.
     --Mi marido es un buen hombre    muy gentil y muy cortés,
  6   monta un caballo alazano    más ligero que uno inglés;
     en el machete que cuelga    del arción se puede leer
  8   un relato en cuatro versos    que lo pinta tal cual es:
     "Si esta víbora te pica    te queda la comezón,
  10   no hallarás en la botica    ni doctor ni curación".
     --Por las señas que me ha dado,    su marido muerto es
  12   y en el testamento que hizo    esto le dijo a un francés:
     "Yo dejo una viuda joven,    más joven que una doncella,
  14   el soldado que la encuentre    puede casarse con ella."--
     --Eso sí que no lo haría,    eso sí que no, lo haré,
  16   ¡ay!, diez años lo he esperado,    otros más lo esperaré;
     si en este tiempo no viene,    de monja terminaré,
  18   porque una viuda es muy fácil    que dé su brazo a torcer.--

Go Back
0113:149 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5304)

Versión de Lagos de Moreno (Jalisco, México).   Recitada por el sr. Pepito (37a). Recogida en 1979. Publicada en Díaz Roig 1986b, p. 9. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXX, 2.2, p. 231.  028 hemist.  Música no registrada.

     Yo soy la recién casada,    a nadie le gustará,
  2   me abandonó mi marido    por la mala libertada
     --Oiga, señor, por fortuna,    ¿qué no ha visto a mi marido?
  4   --Señora, no he visto nada,    dame una seña y le digo.
     --Mi marido es alto y rubio,    muy mal parecido no es,
  6   en la muñeca derecha    lleva un letrero francés.
     --Por las señas que usted da,    su marido muerto es,
  8   en la ciudad de Valencia    lo ha matado un japonés.
     --Tres años yo lo he esperado    y otros tres lo esperaré;
  10   si a los seis años no viene    con otro me casaré.--
     Me puse mi falda negra    y un velo negro también,
  12   luego me vi en el espejo:    ¡Ay, qué buena viuda quedé!
     Ya con ésta me despido    por la flor de una violeta,
  14   aquí se acaban cantando    versos de "La viuda negra".

Go Back
0113:154 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5309)

Versión de Jinotega (Nicaragua).   Recogida en 1946. Publicada en Mejía Sánchez 1946, p. 40. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXX, 5.1, p. 233.  018 hemist.  Música no registrada.

     --Soldadito, venga acá,    ¿de Jutiapa viene usté?
  2   ¿No me ha visto a mi marido    que en la expedición se fue?
     --Señora, no lo conozco,    déme usté las señas de él.
  4   --Mi marido es gentil hombre,    capitán muy bueno es él.
     --Por las señas que me da    su marido es muerto ya,
  6   y en su testamento dijo    que se case usté con yo.
     --Dios me guarde, Dios me libre,    y mi madre Santa Inés,
  8   que las viudas de este tiempo    no se casan otra vez,
     que las viudas de este tiempo    no se casan otra vez.--

Go Back
0113:156 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5311)

Versión de Granada [barrio de Jalteva] (Nicaragua).   Recogida en 1946. Publicada en Mejía Sánchez 1946, pp. 32-33. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXX, 5.3, pp. 233-234.  020 hemist.  Música no registrada.

     --Dígame, señor soldado,    ¿de la guerra viene usted?
  2   --Sí, señora, de allá vengo,    ¿por qué me pregunta usted?
     --¿No me ha visto a mi marido    que hace un año que se fue?
  4   --No, señora, no lo he visto,    pero déme señas de él.
     --Mi marido es alto y rajo,    tiene tipo de leonés,
  6   y en el puño de su mano    lleva el nombre de Isabel.
     --Por las señas que usté ha dado    su marido muerto es;
  8   en la puerta del Sitiado    lo mató un traidor francés.
     --Ya me visto de luto negro    y de sofoca café,
  10   y me miro en un espejo,    ¡qué hermosa viuda quedé!--

Go Back
0113:157 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5312)

Versión de Masaya (Nicaragua).   Recitada por Rosa Tucker. Recogida en 1946. Publicada en Mejía Sánchez 1946, p. 34. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXX, 5.4, p. 234.  024 hemist.  Música no registrada.

     --Señores, por fortuna,    ¿no me han visto a mi mar?
  2   --Señora, no lo conozco,    pero déme algunas señas.
     --Mi marido es alto y rojo,    tiene tipo de francés
  4   y en el puño `e la camisa    lleva el nombre de Isabel.
     El caballo es tordío,    la montura plateada,
  6   el cilindro es de plata    y la gorra engalonada.
     --Por las señas que usté ha dado    su marido muerto es;
  8   en la puerta de un sitiado    lo mató un traidor francés.
     --Yo visto de luto negro    y de sofoca café,
  10   y me miro en un espejo    y hermosa viuda quedé.
     Yo espero a mi marido    y siempre lo esperaré,
  12   y con tal de que no aparezca,    yo me caso con usté.--

Go Back
0113:155 Señas del esposo (é+pareados)            (ficha nº: 5310)

Versión de Corpus de Menco (Ruvas, Nicaragua).   Recitada por Telón. Recogida en 1946. Publicada en Mejía Sánchez 1946, p. 38. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXX, 5.2, p. 233.  020 hemist.  Música no registrada.

     --Yo soy la recién casada    que nadie me gozará;
  2   me abandonó mi marido    por pelear la libertad.
     --Caballero, por fortuna,    ¿no me ha visto a mi marido?
  4   --Señora, no lo conozco,    pero déme señas de él.
     --Mi marido es alto y rubio,    tiene tipo de francés,
  6   y en el puño `e la camisa    lleva el nombre de Isabel.
     --Por las señas que me ha dado    su marido es muerto ya;
  8   en las puertas del Sitiado    lo mató un traidor francés.
     Si su marido no viene    yo me caso con usted.
  10   --Si mi marido no viene    lo espero y lo esperaré.--

Go Back
0113:83 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 3330)

Versión de Lima (Perú).   Recogida por Mariano H. Cornejo, 1904. (Archivo: AMP; Colec.: María Goyri-Ramón Menéndez Pidal). Publicada en R. Menéndez Pidal, Cultura Española, nº 21 (1911), pp. 75-76, n. 9.. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº__, 14.1, pp. 242-243.  043 hemist.  Música no registrada.

     --Catalina, lindo nombre,    rico pelo aragonés,
  2   mañana me voy a España,    ¿qué encargáis o qué queréis?
     --¡Ay, caballero de mi alma!,    un encarguito le haré:
  4   si lo viese a mi marido    dos mil abrazos le dé.
     --Dime las señas que tiene,    que lo pueda conocer.
  6   --Él es un gallardo joven,    en el hablar muy cortés,
     en la copa del sombrero    lleva un peine aragonés
  8   y en el puño de la espada    carga las armas del rey.
     --Catalina, lindo nombre,    lindo pelo aragonés,
  10   por las señas que me das    tu marido muerto es;
     en la plaza de los turcos    muerto por un genovés.
  12   También me hizo un encarguito    que me case con usted
     y que cuide la familia    como él lo solía hacer.
  14   --¡Ay, caballero de mi alma,    por ahí no me engaña usted!,
     si seis años le he aguardado    otros seis le aguardaré
  16   y si acaso no viniere,    de monja me entraré.
     Tres hijos varones tengo,    al rey se los enviaré,
  18   que acrecenten sus vasallos    y reconozcan su fe;
     tres hijas mujeres tengo    que al convento que entraré,
  20   . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    con ellas me entraré.
     Aquí se acaban los versos    de una famosa mujer
  22   hablando con su marido    sin poderlo conocer.

Go Back
0113:95 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 3586)

Versión de Chuquisaca (Perú).   Recogida por Ciro Bayo, antes de 1913. (Colec.: Bayo, C.). Publicada en Bayo1913, Romancerillo del Plata. >/I>, pp. 25-26.  034 hemist.  Música no registrada.

     --¿Ha visto usted a mi marido    en la guerra alguna vez?
  2   --Si acaso lo hubiera visto    deme las señasde él.
     --Mi marido es un buen mozo,    alto rubio, aragonés,
  4   con los pobres obsequioso    y con los demás cortés.
     En la punta de la lanza    lleva un pañuelo bordés,
  6   que cuando yo era chotita    en la escuela le bordé.
     Mi marido fue a la guerra    con don Cañete el virey;
  8   tres años le he esperado,    otros tres le esperaré.
     Si a los tres años no viene,    monjita me meteré
  10   en las monjitas del Carmen    o en las de Santa Inés.
     Tres hijas me han quedado,    dos las repartiré:
  12   una en casa doña Juana,    otra en casa doña Inés,
     y la más chiquirritita    conmigo le quedaré
  14   para que me barra y friegue    y me guise de comer.
     Mi marido es un buen mozo,    alto rubio, aragonés,
  16   a quien de él nuevas me traiga    en albricias le daré
     si por vivo cien ducados,    si por muerto ¡ay de mé!--

Nota de C. B.: --6a chotita: nombre familiar de las jóvenes peruanas. Sinónimo de pollas.

Go Back
0113:174 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5329)

Versión de Usquil (Libertad, Perú).   Recitada por Jesús Bello (83a). Recogido antes de 1952. Publicada en Romero de Valle 1952, p. 71. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXX, 14.2, p. 243.  028 hemist.  Música no registrada.

     --Diga usted, señor soldado,    ¿de la guerra viene usted?
  2   ¿No me ha visto a mi marido    que a la guerra fue también?
     --No lo he visto mi señora,    ni lo conozco tal vez.
  4   Déme usted qué señas tiene    y yo daré razón de él.
     --Mi marido es Félix Blanco,    Félix Blanco, aragonés,
  6   y en los puños de la espada    lleva las armas del rey.
     --Sí lo he visto mi señora,    y lo conozco también;
  8   su marido ya es muerto,    ya es muerto más de un mes,
     y en su testamento deja    que me case con usted.
  10   --No lo permita el dios del cielo    ni el glorioso San Andrés
     que una niña de quince años    se case de segunda vez.
  12   Las tres hijas que tengo    Dios las ha de mantener:
     una para doña Juana,    otra para doña Inés,
  14   y la más chirriquitica    se la daré al coronel.--

Go Back
0113:68 Señas del esposo (í+é-a+á)            (ficha nº: 2664)

Versión de Portugal s. l. (Portugal).   Recogido antes de 1879. Publicada en Coelho 1879, "Romances", p. 63. Reeditada en Costa Fontes 1997b, Índice Temático (© HSA: HSMS), pp. 126-127, I2.  046 hemist.  Música no registrada.

     --Pinheirinho, pinheirinho,    pinheirinho tão gentil,
  2   quantas aves há no céu,    todas vêm falar a ti.
     Nenhuma traz notícia    dum amor que eu já perdi.
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
  4   --Quanto déreis vós, senhora,    a quem vo-lo trouxera aqui?
     --Dera ouro, dera prata,    que dele ficou em mim.
  6   --Quanto déreis vós, senhora,    a quem aqui vo-lo trouxera?
     --Dera ouro, dera prata,    dera tudo que tivera.
  8   --Quanto davas mais, senhora,    a quem vo-lo aqui trouxera?
     --De três filhas que eu tenho,    lhe daria a mais gentil.
  10   --As vossas filhas, senhora,    não me servem para mim.
     --Uma tem cabelos d` ouro,    outra dentes de marfim,
  12   outra trabalha na seda,    cobre-a, triste de mim.
     --Quanto deras mais, senhora,    a quem vo-lo aqui trouxera?
  14   --Dera-lhe um cavalo branco    para ele passear.
     --O cavalo branco, senhora,    eu não o sei passear;
  16   só queria ter consigo    um passatempo real.
     --Cale-se lá, ó magano,    que o não mande partir;
  18   a uma triste viúva    o corpo lhe vem pedir.
     --Lembra-se você, senhora,    quando eu a recebi,
  20   lá no campo de Sant`Ana,    testemunhas oito mil?
     --Se tu é-lo meu marido,    não me estejas a mortificar;
  22   a vossa filha mais velha    tem-me feito mil zombar.
     --A vossa filha mais velha    eu a mandarei degolar.--

Nota del editor: V. também I5. Regresso do Marido (í-o)[= Señas del esposo (í-a)]. I1-I6 corresponden--todos ellos--a Señas del esposo [0113] en sus varias asonancias y formulaciones.
Título original: REGRESSO DO MARIDO (Í) (=SGA I1)

Go Back
0113:196 Señas del esposo (á-a+í)            (ficha nº: 6226)

Versión de Portugal s. l. (Portugal).   Recogido antes de 1842. Publicada en Almeida Garrett 1842, 117-122. Reeditada en RºPortTOM 2001, vol. 2, nº 325, pp. 9-10. © Fundação Calouste Gulbenkian.  094 hemist.

     Estava a bela Infanta,    no seu jardim assentada,
  2   com o pente de ouro fino    seus cabelos penteava.
     Deitou os olhos ao mar,    viu vir uma nobre armada;
  4   capitão que nela vinha    muito bem que a guiava.
     --Dize-me, ó cavaleiro,    pela cruz da tua espada,
  6   se encontraste meu marido    na terra que Deus pisava?
     --Anda tanto cavaleiro    naquela terra sagrada!
  8   Mas dize-me tu, senhora,    os sinais que ele levava.
     --Levava cavalo branco,    selim de prata doirada;
  10   no seu peito de aço fino    a cruz de Cristo levava.
     --Pelos sinais que me deste,    lá o vi numa estacada;
  12   morreu morte de valente,    eu sua morte vingava.
     --Ai triste de mim coitada,    triste que tudo perdi,
  14   três filhas que me deixaste,    como as casarei sem ti!
     Ai, esposo da minha alma,    ai triste de mim sem ti!
  16   --Que darias tu, senhora,    a quem no trouxera aqui?
     --Dera-lhe ouro e prata fina,    quanta riqueza há por `í.
  18   --Não quero ouro nem prata,    não no quero para mi`.
     Que darias mais, senhora,    a quem lo trouxera aqui?
  20   --De três moinhos que eu tenho    um mói cravo e gergeli`,
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
     --Os teus moinhos    não nos quero para mi`.
  22   Que darias mais, senhora    a quem no trouxera aqui?
     --As telhas do meu telhado    que são de ouro e marfi`.
  24   --As telhas do teu telhado    não as quero para mi`.
     Que darias mais, senhora,    a quem lo trouxera aqui?
  26   --De três filhas que eu tenho,    escolherás para ti:
     uma é loira como o Sol,    outra alva como o aleli;
  28   tem quinze anos a mais velha,    corada como um rubi.
     De três filhas que eu tenho,    todas três te dera a ti:
  30   uma para te calçar,    outra para te vestir,
     a mais formosa de todas    para contigo . . . . . . . . .
  32   --As tuas filhas, infanta,    não são damas para mi`:
     dá-me outra coisa, senhora,    se queres que o traga aqui.
  34   --Não tenho mais que te dar,    quanto tinha ofereci.
     --Tudo, não, senhora minha,    que `inda te não deste a ti.
  36   --Cavaleiro que tal pede,    que tão vilão é de si,
     por meus vilões arrastado    o farei andar aí.
  38   À cauda do meu cavalo,    à roda do meu jardi`.
     --Olha lá os teus vassalos    se estão bem certos por ti,
  40   que eu, erguendo esta viseira,    não me obedeçam a mi`.
     Este anel de sete pedras    que contigo reparti,
  42   que é dela a outra metade,    pois a minha está aqui?
     --Do anel de sete pedras    minha metade está aqui.
  44   Tantos anos que chorei,    tantos sustos que tremi.
     Deus te perdoe, marido,    que me ias matando aqui!
  46   Tive mais medo à ventura,    não sei como não morri.
     Assustou-se co` a ventura    que a ia matando aqui.--

Variantes: -8a ó senhora. Coro; -40 Se eu tirar esta viseira / hão-de obedecer-me a mi. Coro.
Título original: Bela Infanta.

Go Back
0113:197 Señas del esposo (á-a+í)            (ficha nº: 6227)

Versión de N/A (facticia)* (Portugal).   Recogido antes de 1851. Publicada en Almeida Garrett 1843; 1851; 1851, 7-11; Bellermann 1864, 100, 102, 104 e 106; Hardung 1877, I 71-74; RGP I 1906, (reed. facs. 1882) 33-36. Reeditada en Chaves 1948, 380; Lima 1954, 175-177; Lima 1959, 40-42; Coelho 1962, 70-73 ; Pinto-Correia 1984, 204-206; Salvado 1985, 29-31; Costa Dias 1988, 87-91; Carinhas 1995, II. 91 y RºPortTOM 2001, vol. 2, nº 325a, pp. 10-12. © Fundação Calouste Gulbenkian.  082 hemist.

     Estava a bela infanta    no seu jardim assentada,
  2   com o pente d` oiro fino    seus cabelos penteava.
     Deitou os olhos ao mar    viu vir uma nobre armada;
  4   capitão que nela vinha,    muito bem que a governava.
     --Dize-me, ó capitão    dessa tua nobre armada,
  6   se encontraste meu marido    na terra que Deus pisava.
     --Anda tanto cavaleiro    naquela terra sagrada.
  8   Dize-me tu, ó senhora,    as senhas que ele levava.
     --Levava cavalo branco,    selim de prata doirada;
  10   na ponta da sua lança    a cruz de Cristo levava.
     --Pelos sinais que me deste    lá o vi numa estacada
  12   morrer morte de valente;    eu sua morte vingava.
     --Ai triste de mim, viúva!    Ai triste de mim, coitada!
  14   De três filhinhas que tenho,    sem nenhuma ser casada!
     --Que darias tu, senhora,    a quem no trouxera aqui?
  16   --Dera-lhe oiro e prata fina,    quanta riqueza há por `i.
     --Não quero oiro nem prata,    não nos quero para mi:
  18   que darias mais, senhora,    a quem no trouxera aqui?
     --De três moinhos que tenho,    todos três tos dera a ti;
  20   um mói o cravo e a canela,    outro mói do gerzeli:
     rica farinha que fazem!    Tomara-os el-rei p`ra si.
  22   --Os teus moinhos não quero,    não nos quero para mi:
     que darias mais, senhora,    a quem tu trouxera aqui?
  24   --As telhas do meu telhado,    que são de oiro e marfim.
     --As telhas do teu telhado,    não nas quero para mi:
  26   que darias mais, senhora,    a quem no trouxera aqui?
     --De três filhas que eu tenho,    todas três te dera a ti:
  28   uma para te calçar,    outra para te vestir,
     a mais formosa de todas    para contigo dormir.
  30   --As tuas filhas, infanta,    não são damas para mi:
     dá-me outra coisa, senhora,    se queres que o traga aqui.
  32   --Não tenho mais que te dar,    nem tu mais que me pedir.
     --Tudo, não, senhora minha,    que `inda te não deste a ti.
  34   --Cavaleiro que tal pede,    que tão vilão é de si,
     por meus vilões arrastado    o farei andar aí
  36   ao rabo do meu cavalo,    à volta do meu jardim.
     Vassalos, os meus vassalos,    acudi-me agora aqui!
  38   --Este anel de sete pedras    que eu contigo reparti,
     que é dela a outra metade?    pois a minha, vê-la aí!
  40   --Tantos anos que chorei    tantos sustos que tremi!
     Deus te perdoe, marido,    que me ias matando aqui.--

Variantes: -4b Que a guiava -Lisboa. -5 Dize-me, ó cavaleiro, os sinais... -Ribatejo. -10 Nos punhos da sua espada. -Estremadura. -11 Pelos sinais que me deste, / lá o vi morto às lançadas, // que a mais pequena que tinha / era a cabeça passada. -Várias. Pelos sinais que me deste, / lá morreu às cutiladas, / que a mais pequena que tinha / era a cabeça cortada. -Várias. Estas variantes são ambas muito gerais, e talvez sejam melhores do que o texto que adoptei. -20 Este verso pelas suas alusões se vê que é moderno comparativamente; foi introduzido decerto por lição muito posterior ao romance; o que se encontra a miude. -20 Gerzelim, em arábico Jolzelim, semente redonda e oleosa de uma planta de que se faz doce, e dela moida também óleo que serve para o comer. -27 De três filhas que eu tenho / todas três te hei-de dar; / uma para te vestir, / outra para te calçar; / a mais formosa de todas / para contigo casar. -Estremadura. Esta variante assaz vulgarizada é contudo uma pruderie moderna de linguagem que se introduziu visivelmente quando a hipocrisia pediu a decência na fala que faltava nos costumes. -32 Quanto tinha ofereci. -Beira Alta. -34 Que pede e torna a pedir. -Estremadura. -36 Ao rabo do meu cavalo. -Ribatejo. -41 Os últimos quatro versos faltam na maior parte das cópias, e talvez sejam postiços; precisos, não são.
Nota del editor de Rº PortTOM 2000: Versão da Estremadura, Ribatejo, Beira Alta e Beira Baixa Reedita, com variantes, Garrett 1842, 117-122. Bellerman (1864), Hardung I (1877), Braga (1906)/Braga (1982), Luís Chaves (1948), Pires Lima (1954), Pires Lima (1959), Prado Coelho (1962), Correia (1984), Salvado 1985, editam Almeida Garrett 1853; 1851; 1851, Chaves 1948, edita parcialmente esta versão. L.A. Costa Dias 1988, edita a partir do manuscrito depositado na Faculdade de Letras de Coimbra. Carinhas 1995 II, edita a partir do manuscrito depositado na Faculdade de Letras de Coimbra apenas versos referentes à Ilha do Faial omitidos nas versões editadas por Garrett.
Título original: Bela Infanta.

Go Back
0113:198 Señas del esposo (á-a+í)            (ficha nº: 6228)

Versión de N/A (facticia)* (Portugal).   Recogido antes de 1851. Publicada en ms. de Almeida Garrett, incluído en el `Cancioneiro de Romances Xácaras e Solaos`, depositado en la sala Ferreira Lima de la Fac. de Letras de la Universidad de Coimbra, pp.14,15,15a,15b,16-25. Reeditada en RºPortTOM 2001, vol. 2, nº 325b, pp. 12-15. © Fundação Calouste Gulbenkian.  096 hemist.

     Estava a bela infanta    no seu jardim assentada,
  2   com seu pente de oiro fino    seus cabelos penteava.
     Deitou os olhos ao mar,    viu vir uma nobre armada;
  4   capitão que nela vinha    muito bem que a guiava.
     --Dizei-me, ó capitão,    dizei-me, pela vossa alma,
  6   se um marido que eu tenho    vem aí na vossa armada.
     --Dizei-me vós, ó senhora,    que sinais ele levava.
  8   --Levava cavalo branco,    selim de prata lavrada;
     na ponta da sua lança,    a cruz de Cristo encarnada.
  10   --Pelos sinais que me destes,    lá o vi morrer na armada,
     lá o vi morto no campo    com vinte e cinco estocadas,
  12   que a mais pequena de todas    era a cabeça cortada.
     --Ai triste de mim, viuva,    ai, triste de mim, coitada!
  14   De três filhas que eu tinha    sem nenhuma ser casada!
     --Que daríeis vós, senhora,    a quem o trouxera aqui?
  16   --Dera-lhe oiro e prata fina,    quanta riqueza há por aí.
     --Não quero oiro nem prata,    não o quero para mi`.
  18   Que daríeis mais, senhora,    a quem o trouxera aqui?
     --De três moinhos que tenho,    todos três tos dera a ti:
  20   um mói cravo e canela,    outro rico gergelim.
     --Não quero os vossos moinhos,    não os quero para mi`.
  22   Que daríeis mais, senhora,    a quem o trouxera aqui?
     --As telhas do meu telhado    que são de ouro e marfi`.
  24   --Telhas do vosso telhado    não as quero para mi`.
     Que daríeis mais, senhora,    a quem o trouxera aqui?
  26   --De três filhas que eu tenho,    todas três te dera a ti:
     uma para te vestir,    outra para te calçar,
  28   a mais formosa de todas    para contigo casar.
     --As vossas filhas não quero,    não as quero para mi`.
  30   Que daríeis mais, senhora,    a quem o trouxera aqui?
     --Não tenho mais que te dar,    nem tu mais que me pedir.
  32   --Só se me déreis, senhora,    esse corpinho gentil.
     --Cavaleiro que tal disse,    que tal ousa de pedir,
  34   merece ser arrastado à roda    do meu jardim,
     à cauda dos meus cavalos    já o vou mandar atar.
  36   Acudam cá, escudeiros,    corram, venham-me vingar,
     matem-me o falso traidor    que assim me veio insultar.
  38   Cavaleiro que tal disse,    que tal ousa de pedir,
     que o não visse c` os meus olhos    naquele mar afundir.
  40   À cauda de seu cavalo    façam-no logo atar
     e à roda deste castelo    com três voltas arrastar.
  42   --Olha lá os teus criados    se estão bem certos por ti,
     que eu tirando esta viseira    não me obedeçam a mi`.
  44   E este anel de sete pedras    que contigo reparti,
     que é dela a outra metade?    A minha, ei-la, está aqui.
  46   --Se tu eras meu marido,    porque zombavas de mi`?
     Tantos anos que chorei,    tantos sustos que tremi,
  48   ai Deus te perdoe, esposo,    que nunca tanto tremi.--

Nota del editor de Rº PortTOM 2000: Reproduz-se a versão estabelecida por Garrett, no respectivo manuscrito autógrafo, e assinalam-se as variantes por ele fixadas a partir de versões enviadas por Manuel Rodrigues da Silva Abreu (R), oriunda de Ponte de Lima, Gomes Monteiro (G), oriunda de Ponte de Lima e (Gf) proveniente de um seu criado faialense, duas versões do cônsul Pichon (P1 e P2), António Feliciano de Castilho (C), Lisboa (L), Castelo Branco (B) e Borda d`Água (V). As variantes que carecem de sigla não contêm informações no manuscrito que esclareçam a sua proveniência.
Variantes: -1a Estando a formosa infante P1; Estando a P2. -1b Em seu jardim P2. -2a Tinha na mão pente de ouro P1; Com pente de ouro nas mãos P2. -2b E o cabelo P1; seu cabelo P2. -3b uma grande P1 e P2; uma grossa armada R. -4a Na frente da sua lancha P2. -4b A trazia bem guiada; cruz de Cristo esmaltada P2. Entre -4 e -5 Salta o capitão a terra / a pedir um jarro d` agua C. -5a Donde vindes, cavaleiro V; Donde vindes, capitão P2. -5b Senhora, venho da guerra V; Eu venho da Barbaria P2. -6a Vistes lá o meu marido V e P2; se o esposo que Deus me deu. -6b Senhora, que sinais levava? R. Entre -6b e -7a Nem o vi nem o conheço / nem os sinais que levava G. -7a Dizei-me, senhora minha, P2. -8a Levava sete cavalos L. -8b com sela de oiro bordada B; e a sela sobredourada P2; oiro gravada; tope de fita encarnada R; com sua sela amarela L. -9a sete vassalos montados L. -9b a cruz de Cristo levava P2; uma cruz de ouro levava C; todos vestidos de tela L; levava fita amarela C. -10a Pelos sinais que dizeis R; Esse homem, minha senhora, P2. -10b morreu na guerra passada R; chegando à Barbaria P2. -11a de muitas lanças ferido R; caiu num pego sem fundo P2. -11b de muito golpe de espada R; onde corre água fria P2; com cinquenta C. 12a no primeiro que lhe deram R; na derradeira de todas G. -12b teria a cabeça cortada R; tinha G. -13a De três filhas que eu tinha P2. -13b triste de mim, que farei V; uma só será casada P2. -14a com as lágrimas dos olhos V; uma hei-de metê-la freira P2. -14b filhinhas, vos lavarei V; outra há-de ficar-me em casa P2. Entre -14 e -15 com as toucas da cabeça / filhinhas vos limparei V. -16a Dera-lhe uma laranjeira; Dera-lhe tanto dinheiro R; Três formosos laranjais R. -16b que eu tenho no meu jardim; sem ter mais conta nem fim R; todos te daria a ti R. Entre -16 e -17 laranjas de ouro que dá / el-rei as quer para si; com laranjas tão formosas / que el-rei mas manda pedir. // Dera-te um grande palácio / todo de ouro e marfim R. -17a Guardai vossa laranjeira; Nem laranjais, nem palácio R. -17b hoje me convencem a mi` R; tenho oiro para mim B. -19a Os três R. -19b te dera R. -20a um mói ouro, outro mói prata R; outro farinha mais alva C; a farinha que eles moem P1; outro mói farinha branca P2. -20b outro cravo e algerim R; que `inda agora aqui comi C; el-rei a quer para si P1; donde come Dom Luís P2; outro moi jerzelim V. Entre -20 e -21 E faz farinhas tão ricas / que as comera um serafim V. -21a Guardai os P2. -21b que me não convêm a mim R. -22a sou soldado, vou p`r`à guerra R e P1; sou capitão que ando à guerra C. -22b não assisto por aqui R; tudo fica por aí P1. -23a Muita fazenda que tenho P2. -23b eu toda ta dera a ti P2. -24a Guardai a vossa fazenda P2. -24b que ela não pertence a mim P2. -26a De três pretos que eu tenho. -26b todos três; eu vos dera a mais gentil P2. -27a uma para te calçar. 27b outra para te vestir. -28b para contigo dormir. -29b não nasceram para mim B. -32a Não daríeis vós, senhora B; Bem pudéreis vós, senhora P2; `Inda tendes vosso corpo. -32b dar-me esse corpo P1; vosso corpo tão gentil? B; que podeis dar tão gentil. -33a Cavaleiro que tal pede G; Atrevido cavaleiro R; Deixa tu vir meus cunhados C; Se meu irmão vem da missa. -33b à morte merece ir G; vai-te já longe d` aqui R; que darão cabo de ti C; muito se atreveu a pedir; e que vos ele ache aqui. -34a e que o visse eu com meus olhos G; ou chamo irmãos e criados R. Não temo vossos cunhados C; à cauda de seu cavalo. -34b naquele mar afundir G; que já te venham punir R; pois que são irmãos de mim C. -35aOs meus irmãos `stão na caça G; Falso, traidor que pretendes R; te levará arrastado. -35b mas eles logo hão-de vir G; dama como eu seduzir R; ao longo do meu jardim. Entre -35 e -36 foge de ser arrastado / à roda do meu jardim R. -36a Acudam cá, meus vassalos; Adiante, meus vassalos; -36b adiante agora aqui; -37a Lembra-vos a vós, senhora; -37b o dia em que aqui parti? -44a Lembra-te, ó Claralinda Gf; um anel de sete pedras P2. -44b quando te eu arrecebi Gf; que eu convosco parti? P2. -45a este anel de sete pedras Gf; dai-me a vossa metade P2. -45b que no dedo te meti? Gf; que a minha vei`-la aqui P2. -46a Se vós éreis meu marido R; Se tu eras meu marido. -46b para que tratar-me assim? porque zombavas de mim? -47a Para saberdes, senhora R; Queria-te expr`imentar. 47b o quanto tínheis em mim R; ó meu lindo serafim. Depois de -48 A infanta de contente / pelo jardim a pular // foi chamar as suas filhas / para a mão do pai beijar P1.
Título original: Bela Infanta.

Go Back
0113:312 Señas del esposo (á)            (ficha nº: 6342)

Versión de Portugal s. l. (Portugal).   Recitada por Matilde Bensaúde. Recogido antes de 1937. Publicada en Gallop 1937, 147. Reeditada en RºPortTOM 2001, vol. 2, nº 439, p. 129. © Fundação Calouste Gulbenkian.  004 hemist.

     Estando a bela infanta    no seu jardim do mar,
  2   com pente d` oiro na mão    seu cabelo a pentear.

Título original Bela Infanta.

Go Back
0113:313 Señas del esposo (í)            (ficha nº: 6343)

Versión de Portugal s. l. (Portugal).   Recogido antes de 1945. Publicada en Arlindo de Sousa 1945, 325. Reeditada en RºPortTOM 2001, vol. 2, nº 440, p. 129. © Fundação Calouste Gulbenkian.  004 hemist.

     --Lembras-te, ó Cara-linda,    quando eu te recebi?
  2   do anel de sete pedras    que contigo reparti?--

Nota del editor de Rº PortTOM 2000: O autor não nos esclarece se esta versão é do Douro Litoral ou da Beira Litoral.
Título original Bela Infanta.

Go Back
0113:314 Señas del esposo (á-a+í)            (ficha nº: 6344)

Versión de Portugal s. l. (Portugal).   Recogido antes de 1901. Publicada en Correio Selecto 1901a, 81. Reeditada en RºPortTOM 2001, vol. 2, nº 441, pp. 129-130. © Fundação Calouste Gulbenkian.  062 hemist.

     Estando dona Claralinda    no seu jardim assentada,
  2   com pente d` ouro na mão    seu cabelo penteava.
     Botou os olhos ao mar    e viu vir uma grande armada,
  4   capitão que nela vinha    que também a governava.
     Perguntou ao capitão    se lá viu o seu marido.
  6   --Eu não vi o seu marido    nem sinais que ele levava.
     --Levava cavalo branco    c` uma cintrela amarela,
  8   na ponta da sua lança,    uma bandeira de guerra.
     --Esse homem por lá ficou    com vinte e uma facada,
  10   a mais pequena de todas    foi a cabeça cortada.
     --Ai de mim, triste viúva!    Ai de mim, triste coitada!
  12   Até agora fui senhora,    agora serei criada!
     De três filhas que eu tenho,    sem nenhuma ser casada,
  14   agora ficarei eu,    triste de mim, desgraçada!
     --Sou soldado, ando na guerra,    não existo por aqui,
  16   quanto deras vós, senhora,    a quem vo-lo trouxera aqui?
     --As telhas do meu telhado    que são d` ouro e de marfim.
  18   --Eu não quero as vossas telhas    que não competem a mim,
     sou soldado, ando na guerra,    não existo por aqui,
  20   quanto deras vós, senhora,    a quem vo-lo trouxera aqui?
     --Todas as filhas que eu tenho    todas serão para si:
  22   uma para o calçar,    outra para o vestir,
     e a mais nova delas todas    para consigo dormir.
  24   --Eu não quero as vossas filhas    não me competem a mim,
     quanto deras vós, senhora,    a quem o trouxesse aqui?
  26   --Não tenho mais que te dar    nem tu mais que me pedir.
     --Esse teu corpo bem feito,    para comigo dormir.
  28   --Cavaleiro que tal pede    deve ser azorregado,
     ao redor do meu quintal,    ao rabo do meu cavalo.
  30   --Que é do anel de sete pedras    que eu contigo reparti?
     Mostra-me a tua metade    que eu outra tenho-a aqui.--

Título original Bela Infanta.

Go Back
0113:315 Señas del esposo (á-a+í)            (ficha nº: 6345)

Versión de Portugal s. l. (Portugal).   Recogido antes de 1901. Publicada en Correio Selecto 1901b, 89-90,. Reeditada en RºPortTOM 2001, vol. 2, nº 442, pp. 130-131. © Fundação Calouste Gulbenkian.  084 hemist.

     Sentada está dona Infanta,    muito triste em seu jardim,
  2   pente d` ouro na cabeça,    seu vestido de cetim,
     seu chapéu de seda azul,    sapatos de borzeguim,
  4   quando viu entrar na barra    um formoso bergantim.
     --Capitão da marinhage`    não me fareis o favor,
  6   de me dar notícias certas    da sorte do meu amor?
     --Eu não sei qual ele seja,    nem qual seja a sua cor,
  8   nem o nome nem as armas    que levava o teu amor.
     --Ia num grande cavalo,    a espada de ouro levava,
  10   esporas e lança d` ouro,    no peito um Cristo levava.
     Formoso como uma estrela,    seu doce olhar me matava,
  12   era do vosso tamanho    e Montalvão se chamava.
     --Pelos sinais que vós dais,    lá fica morto na guerra,
  14   debaixo duma oliveira,    caiu de bruços na terra.
     --Vai-te embora, capitão,    ai de mim, triste viúva!
  16   A sorte do meu amor    leva-me toda a ventura,
     Podes ir, ó capitão,    vai seguindo a sina tua,
  18   eu aqui fico chorando    minha sina de amargura.
     --O que darias vós, senhora,    se eu vo-lo trouxera aqui?
  20   --Quanto tenho d` ouro e prata    que não tem conta nem fim.
     --Eu não quero ouro nem prata    que não me pertence a mim,
  22   sou soldado, sirvo o rei,    e não posso estar aqui.
     Que me dareis vós, senhora,    se eu vo-lo trouxera aqui?
  24   --As telhas do meu telhado    que todas são de marfim.
     --Eu não quero as tuas telhas    que não me pertence a mim,
  26   sou soldado, sirvo o rei,    e não posso estar aqui.
     Que me dareis vós, senhora,    se eu vo-lo trouxera aqui?
  28   --Três filhas que tenho vivas,    todas três te dera a ti:
     uma para te calçar,    outra para te vestir,
  30   a mais linda delas todas    para contigo dormir.
     --Eu não quero as suas filhas,    não as quero para mim,
  32   sou soldado, sirvo o rei    e não posso estar aqui.
     Quanto deras vós, senhora,    se eu vo-lo trouxera aqui?
  34   --Não tenho mais que te dar    nem tu mais que me pedir.
     --Assim me quisera dar,    eu tenho que te pedir,
  36   esse corpo delicado    para comigo dormir.
     --Essa palavra atrevida,    merece fazer-se assim:
  38   ao rabo do meu cavalo    arrastar-te no jardim.
     Eu vou chamar os criados    a ver se falas assim...
  40   --Eu não temo os teus criados,    nem se eles temem de mim,
     porque eu sou o teu marido,    tem-lo bem perto de ti.
  42   Anda matar nos meus braços    saudades que não tem fim.--

Título original Bela Infanta.

Go Back
0113:316 Señas del esposo (á-a+í)            (ficha nº: 6346)

Versión de Portugal s. l. (Portugal).   Recogida en 1887. Publicada en Leite de Vasconcellos 1958-1960, I, 389-390. Reeditada en RºPortTOM 2001, vol. 2, nº 443, 131-133. © Fundação Calouste Gulbenkian.  091 hemist.

     Estando a bela Infanta    no seu jardim assentada,
  2   deitou os olhos ao mar,    viu vir uma grande armada.
     --Cavalheiro que nela vindes,    que tão bem a comandava,
  4   [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]    dizei-me por vossa alma,
     se um amor que Deus me deu    vem nessa grande armada.
  6   --Dizei-me a senhora    os sinais que ele levava.
     --Levava cavalo branco,    bandeira de guerra armada,
  8   na ponta da sua lança    um Cristo de oiro levava.
     --Pelos sinais que a senhora me dá,    esse homem ficou morto,
  10   com sete mil estocadas,    todas metidas no corpo.
     --Ai de mim, triste viúva!    Ai de mim, triste coitada!
  12   Com três filhas que eu tenho,    sem nenhuma ser casada!
     Uma meterei-a freira,    outra casarei-a eu,
  14   outra ficará comigo    para mais descanso meu.
     --O que dareis, minha senhora,    a quem lo traga aqui?
  16   --Meus oiros, minhas pratas,    tudo em que minha casa achei.
     --Seus oiros, suas pratas, senhora,    não me competem a mim,
  18   sou soldado, vou à guerra,    já não volto por aqui.
     O que dareis, minha senhora,    a quem lo traga aqui?
  20   --As minhas tropas, meus cavalos,    tudo em que minha casa achei.
     --Suas tropas, seus cavalos, senhora,    não me competem a mim,
  22   sou soldado, vou à guerra,    já não volto por aqui.
     O que dareis, minha senhora,    a quem lo traga aqui?
  24   --De três moinhos que tenho,    dou-vos o melhorio,
     um mói a bela canela,    outro o belo canelim,
  26   outro mói a farinhita    que comia Dom Freirim.
     --Os vossos moinhos, senhora,    não me competem a mim,
  28   sou soldado, vou à guerra,    já não volto por aqui.
     O que dareis, minha senhora,    a quem lo traga aqui?
  30   --De três filhas que eu tenho    dou-vos a mais gentil,
     uma borda ouro e prata,    outra assenta marfim,
  32   outra bordava as camisinhas    que vestia Dom Freirim.
     --As vossas filhas, senhora,    não me competem a mim,
  34   sou soldado, vou à guerra,    já não volto por aqui.
     O que dareis, minha senhora,    a quem lo traga aqui?
  36   --Nem eu tenho mais que lhe dar,    nem o senhor que me pedir.
     --Só me dareis, minha senhora,    esse corpo tão gentil.
  38   --Apre lá com os homens    que tal chegam a pedir!
     Levantem-se, meus vassalos,    levem-me esse homem daqui!
  40   Atem-no ao rabo do meu cavalo,    à roda do meu jardim.
     --Os vossos vassalos não temo,    que vassalos são de mim.
  42   --Levantem-se, minhas filhas,    venham falar a Dom Freirim.
     --Ai, minha querida mulher!    Ai, minha mulher honrada!
  44   Em tudo te experimentei,    em nada me foste falsa!
     --Se tu eras Dom Freirim,    para que falavas assim?
  46   --E o anel que partimos?    A minha metade ei-la aqui.--

Nota del editor de Rº PortTOM 2000: O autor indica apenas "Vimeiro" como lugar de origem, não especificando o concelho.
Título original Bela Infanta.

Go Back
0113:317 Señas del esposo (á-a+í)            (ficha nº: 6347)

Versión de Portugal s. l. (Portugal).   Recogido antes de 1960. Publicada en Leite de Vasconcellos 1958-1960, II. 508-509. Reeditada en RºPortTOM 2001, vol. 2, nº 444, pp. 131-133. © Fundação Calouste Gulbenkian.  088 hemist.

     Estando a bela infanta    no seu jardim assentada,
  2   com pente d` ouro na mão    seu cabelo penteava.
     Deitou os olhos ao mar,    viu vir uma grande armada,
  4   cavalheiro que nela vinha    c` os seus olhos a guiava.
     Chegou-lhe ao pé da porta,    pediu-lhe um púcaro d` água.
  6   --Cavalheiro, que vens da guerra,    viste lá o meu António?
     --Diga lá, minha senhora,    que sinais ele levava.
  8   --Levava um cavalo branco    e a sela sobre-dourada,
     na ponta da sua lança    um Cristo d` ouro levava.
  10   --Lá o vi morrer na guerra    com a cabeça rachada,
     por uma porta lhe entra o sol,    por outra lhe entra o luar,
  12   por outra lhe entram os bichos    que o pegam a minar!
     --Ai de mim, triste viúva!    Ai de mim, triste coitada!
  14   Três filhas que eu tenho    sem nenhuma ser casada.
     --Que darias vós, senhora,    a quem vo-lo trouxera aqui?
  16   --Ouro e prata que tenho;    ficas mais rico que a mim.
     --Não te quero ouro nem prata,    que não me é dado a mim,
  18   sou general, vou p`r`à guerra,    não assisto por aqui.
     Que deras mais, senhora,    a quem vo-lo trouxera aqui?
  20   --De três filhas que tenho,    todas três tas dera a ti:
     uma para te calçar,    outra para te vestir,
  22   a mais bonita de todas    p`ra contigo dormir.
     --Não quero as tuas filhas,    que me não são dadas a mim,
  24   sou general, vou p`r`à guerra,    não assisto por aqui.
     Que deras mais, senhora,    a quem vo-lo trouxera aqui?
  26   --Três moinhos que tenho,    todos três tos dera a ti,
     um mói cravo e canela,    outro belo jarzelim,
  28   outro farinhas claras    para o rei mais para mim.
     --Não quero os teus moinhos    que me não são dados a mim,
  30   sou general, vou p`r`à guerra,    não assisto por aqui.
     Que deras mais, senhora,    a quem vo-lo trouxera aqui?
  32   --De três cavalos que tenho    dar-te-ei o mais gentil.
     --Não quero os teus cavalos,    que me não são dados a mim,
  34   sou general, vou p`r`à guerra,    não assisto por aqui.
     Que deras mais, senhora,    a quem vo-lo trouxera aqui?
  36   --Não tenho mais que te dar,    nem tu mais que me pedires.
     --Vós, senhora, a mim não,    e eu a vós, senhora, sim,
  38   esse corpinho gentil    que foi feito para mim.
     --Cavalheiro, que tal diz,    à guerra devia ir,
  40   `ò rabo do meu cavalo,    ao redor do meu jardim.
     Alto, alto, meus criados,    vão-o já fazer assim.
  42   --Deixe lá estar seus criados,    que primeiro foram de mim.
     --Se vós éreis meu marido,    p`ra que me tratavas assim?
  44   --Eu queria saber, senhora,    a prenda que eu tinha em ti.--

Título original Bela Infanta.

Go Back
0113:318 Señas del esposo (á-a+í)            (ficha nº: 6348)

Versión de Portugal s. l. (Portugal).   Recogido antes de 1960. Publicada en Leite de Vasconcellos 1958-1960, II. 509-510. Reeditada en RºPortTOM 2001, vol. 2, nº 445, pp. 134-135. © Fundação Calouste Gulbenkian.  090 hemist.

     Estando a bela princesa    no seu jardim assentada,
  2   deitou os olhos ao mar,    viu vir uma grande armada,
     marido que nela vinha    muito bem a guiava.
  4   --Diga-me, senhor capitão,    diga-me, por sua vida,
     marido que Deus me deu    se virá em sua armada?
  6   --Nem o vi nem o conheço,    nem sei que sinais levava.
     --Levava cavalo branco,    cavalo branco levava,
  8   na ponta da sua lança,    laço de fita encarnada.
     --Pelos sinais que me dais,    lá ficou morto na guerra,
  10   com vinte e cinco facadas,    outras tantas cutiladas,
     a mais pequena delas    foi a cabeça cortada.
  12   --Ai triste de mim, viúva!    Ai triste de mim, coitada!
     Terei um véu pelo rosto,    me chamarão desgraçada.
  14   --Oh, quanto dás vós, senhora,    a quem vo-lo traga aqui?
     --Três moinhos que tenho,    todos três serão p`ra ti,
  16   um mói cravo e canela,    outro ouro e marfim,
     outro farinha de trigo    de que o meu amor comia.
  18   --Não quero os vossos moinhos,    que me não pertencem a mim,
     sou general, vou para a guerra,    não pressisto por aqui.
  20   O que dais vós, senhora,    a quem vo-lo traga aqui?
     --As telhas do meu telhado,    pois são d` ouro e marfim.
  22   --Não quero as vossas telhas,    que me não pertencem a mim,
     sou general, vou para a guerra,    não pressisto por aqui.
  24   O que dais vós, senhora,    a quem vo-lo traga aqui?
     --Três meninas que eu tenho,    todas três serão para ti,
  26   uma para te vestir,    outra para te calçar,
     e a mais bonita de todas    para contigo casar.
  28   --Não quero as vossas filhas,    que me não pertencem a mim
     sou general, vou para a guerra,    não pressisto por aqui.
  30   O que dais vós, senhora,    a quem vo-lo traga aqui?
     --Não tenho mais que vos dar    nem vós mais que me pedir.
  32   --`Inda tendes mais, senhora,    esse corpo tão gentil.
     --Cavalheiro que tal pede,    que tal chegou a pedir,
  34   deve ser arrastado,    [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]
     ao rabo do meu cavalo,    ao redor do meu jardim.
  36   Andem cá, ó meus criados,    andem cá, façam assim,
     arrastem o cavalheiro,    [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]
  38   ao rabo do meu cavalo,    ao redor do meu jardim.
     --Não chames os teus criados,    que eles moços são de mim.
  40   --Andem cá, ó minhas filhas,    venham cá, façam assim.
     --Não chames as tuas filhas,    que elas filhas são de mim.
  42   O anel de sete pedras    que eu entre ti e mim parti?
     Mostra-me a tua ametade,    que a minha ei-la aqui.
  44   --Amor, se tu eras esse,    escárnio fazias de mim.
     --Não fazia por escárnio    nem também por zombaria,
  46   só fazia por saber    o amor que tu me tinhas.--

Título original Bela Infanta.

Go Back
0113:319 Señas del esposo (á-a+í)            (ficha nº: 6349)

Versión de Portugal s. l. (Portugal).   Recogido antes de 1913. Publicada en Thomás 1913, 25-28. Reeditada en Cortesão 1942, 197-199; Chaves 1943b, 95-96; Chaves 1948, 381 y RºPortTOM 2001, vol. 2, nº 446, pp. 135-137. © Fundação Calouste Gulbenkian.  096 hemist.

     Estando a dona Infantinha    no seu jardim assentada,
  2   c` um pente d` oiro na mão,    [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]
     penteando o seu cabelo,    que tão bem o penteava.
  4   [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]    Viu vir uma grande armada,
     capitão que nela vinha    trazia a nau bem guiada.
  6   --Venha cá, meu capitão,    que lhe quero uma palavra,
     um amor que eu por lá trago    se serve na sua armada?
  8   --Nem o vi, nem o conheço,    nem sei que sinais levava.
     --Levava um cavalo branco    com sua sela bordada,
  10   na ponta da sua lança    a cruz de Cristo levava.
     --É verdade lá o vi,    ficou morto na estacada,
  12   no sangue dos perros moiros    sua morte foi vingada.
     --Ai, triste de mim, mulher!    Ai, triste de mim, viúva!
  14   As três filhas que eu tenho    todas deitadas à rua.
     --Sou soldado vou p`r`à guerra,    já há muito que parti,
  16   quanto déreis vós, senhora,    a quem no trouxera aqui?
     --Três belas que eu tenho    todas três tas dera a ti.
  18   --Eu não quero as suas queridas    que não fazem minga a mim,
     sou soldado vou p`r`à guerra,    já há muito que parti,
  20   quanto déreis vós, senhora,    a quem no trouxera aqui?
     --Três laranjais que eu tenho,    que dão laranjas bombais,
  22   que nem el-rei tem igual,    todos três eu dera a ti.
     --Não quero os seus laranjais    que não fazem minga a mim,
  24   sou soldado vou p`r`à guerra,    já há muito que parti,
     quanto déreis vós, senhora,    a quem no trouxera aqui?
  26   --Três azenhas que eu tenho    todas três as dera a ti,
     uma mói cravo da Índia,    outra ouro e marfim,
  28   outra mói farinha alva,    que melhor não há aqui.
     --Não quero as suas azenhas    que não fazem minga a mim,
  30   sou soldado vou p`r`à guerra,    já há muito que parti,
     que darieis vós, senhora,    a quem no trouxera aqui?
  32   --Três palácios que eu tenho    todos três os dera a ti.
     --Eu não quero os seus palácios    que não fazem minga a mim,
  34   sou soldado vou p`r`à guerra,    já há muito que parti,
     que darieis vós, senhora,    a quem o trouxera aqui?
  36   --Três filhas que eu tenho,    todas três as dera a ti,
     uma para te vestir,    outra para te calçar,
  38   e a mais linda delas    todas para contigo casar.
     --Eu não quero as vossas filhas    que não pertendem a mim,
  40   sou soldado vou p`r`à guerra    já há muito que parti,
     que darieis vós, senhora,    a quem o trouxera aqui?
  42   --Não tenho mais que oferecer,    nem vós mais que me pedir.
     --Darieis o vosso corpo    a quem o trouxera aqui?
  44   --Cavaleiro, que tal pede,    devia ser arrastado,
     em volta do meu jardim    a um cavalo amarrado.
  46   Deixe vir os meus criados    que eles o farão assim!
     --Eu não temo os seus criados,    pois criados são de mim.
  48   Um anel de sete pedras    que eu ao meio parti,
     mostra-me a tua metade    pois a minha está aqui!--

Nota del editor de Rº PortTOM 2000: Chaves 1943b, e Chaves 1948, editam parcialmente esta versão.
Título original Bela Infanta.

Go Back
0113:309 Señas del esposo (á-a+í)            (ficha nº: 6339)

Versión de Rosais (c. Velas, isla de S. Jorge, Açores, Portugal).   Recitada por Maria Vitorina Soares (60a). Recogida por Maria Inácia da Silveira, antes de 1869. (Colec.: Teixeira Soares de Sousa, J.). Publicada en Braga 1869, (y Braga 1982), 298-300. Reeditada en Harding 1887, I. 85-88; Soares de Sousa 1902, 362-365; RGP I 1906, (reed. facs. 1882) 64-67; Cortes-Rodrigues 1987, 92-94; Carinhas 1995, II. 21-22 y RºPortTOM 2001, vol. 2, nº 436, pp. 126-127. © Fundação Calouste Gulbenkian.  098 hemist.

     Estando a bela Infanta,    no seu jardim assentada,
  2   com pentes de ouro na mão,    seu cabelo penteava.
     Correra os olhos ao mar,    vira vir tão linda armada,
  4   capitão que nela vinha,    tanto bem a governava.
     --Dize-me tu, capitão,    dize-me pela tua alma,
  6   marido que Deus me deu,    se o trazes na tua alçada.
     --Não o vi nem o conheço,    dai-me os sinais que levava.
  8   --Levava cavalo branco,    com sua sela dourada,
     na ponta da sua sela,    um Cristo d` ouro levava,
  10   na copa do seu chapéu,    laço de fita encarnada.
     --Bem o vi, bem o conheço,    com vinte e cinco facadas,
  12   lá ficou morto na guerra    de outras tantas estocadas,
     a mais pequena de todas,    era a cabeça cortada.
  14   --Ai de mim, triste viúva,    ai de mim, triste coitada!
     Três filhinhas que eu tenho,    sem nenhuma ser casada.
  16   --Sou soldado, ando na guerra,    não habito por aqui,
     que daríeis vós, senhora,    a quem o trouxesse aqui?
  18   --Dera-lhe tanto dinheiro,    que no contar não tem fim.
     --Não quero o vosso dinheiro,    que não me convém a mim,
  20   que mais daríeis, senhora,    a quem o trouxesse aqui?
     --As telhas do meu telhado,    que são de ouro e marfim,
  22   três moinhos que eu tenho,    todos três os dera a ti:
     um é de moer canela,    outro de moer farinha,
  24   dos três moinhos que tenho,    o outro mói gerzelim.
     --Não quero as vossas telhas,    não quero os vossos moinhos,
  26   sou soldado, sirvo o rei,    não assisto por aqui.
     Que mais daríeis, senhora,    a quem o trouxesse aqui?
  28   --Três filhinhas que eu tenho,    todas três tas dera a ti,
     uma para te vestir,    outra para te calçar,
  30   a mais bonitinha delas    para contigo casar.
     --Não quero as vossas filhas,    que me não convém a mim,
  32   sou soldado, sirvo o rei,    não assisto por aqui.
     Que mais daríeis, senhora,    a quem o trouxesse aqui?
  34   --Valha-me Deus! Deus me valha,    isto já não leva fim!
     Não tenho mais que te dar,    nem tu mais que me pedir.
  36   --Vós tendes mais que me dar    e eu mais que vos pedir,
     vosso corpo bem gentil,    para com ele dormir.
  38   --Cavaleiro que tal diz,    há-de mister arrastado,
     à roda do meu jardim,    ao rabo do meu cavalo.
  40   Abaixo, pretos, abaixo,    matem-mo agora `qui,
     que eu abaixarei meus olhos,    farei que o não vi.
  42   --Alto, alto, meus criados,    que criados são de mim.
     --Se tu és o meu marido,    ai, não zombavas comigo.
  44   --Se o queres saber ao certo,    anda, vamos ao jardim,
     o anel de sete pedras,    que eu contigo reparti,
  46   mostrai-me a vossa ametade,    pois a minha ei-la aqui.
     --Se tu és o meu marido,    que me vem experimentar,
  48   se eu a morte te mereci,    podes-me agora matar.
     --A morte me não merecestes,    sempre me foste leal.--

Nota del editor de Rº PortTOM 2000: provavelmente recitada por Maria Vitorina Soares, de cerca de 60 anos, recolhida por Maria Inácia da Silveira para a colecção de João Teixeira Soares de Sousa.
Título original Bela Infanta.

Go Back
0113:310 Señas del esposo (é-a)            (ficha nº: 6340)

Versión de Urzelina (c. Velas, isla de S. Jorge, Açores, Portugal).   Recogida por Manoel de Azevedo Cunha, antes de 1906. Publicada en Cunha 1906, (reed. facs. 1920, 1983) 98. Reeditada en RGP II 1907, (reed. facs. 1985) 287; Carinhas 1995, II. 22 y RºPortTOM 2001, vol. 2, nº 437, p. 127. © Fundação Calouste Gulbenkian.  012 hemist.

     --Donde vindes, cavaleiro?    --Senhora, venho da guerra.
  2   --Vistes por lá meu marido?    --Teu marido de lá era.
     Não o vi, nem conheci,    dai-me os sinais que ele leva,
  4   --Com sua sela amarela,    seu cavalo branco leva.
     na ponta da sua lança,    leva bandeira de guerra,
  6   numa banda vai S. Jorge,    noutra vai João Sem Terra.--
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Título original Bela Infanta.

Go Back
0113:311 Señas del esposo (á-a+í)            (ficha nº: 6341)

Versión de Altares (c. Angra do Heroísmo, isla de Terceira, Açores, Portugal).   Recitada por Joaquina Cândida Gonçalves. Recogida por Pe. Inocêncio Enes, antes de 1950. Publicada en Enes 1945-1950, 96-98. Reeditada en Cortes-Rodrigues 1987, 104-106; Enes 1988, 98-101; Carinhas 1995, II. 22-23 y RºPortTOM 2001, vol. 2, nº 438, pp. 127-128. © Fundação Calouste Gulbenkian.  076 hemist.

     Estava uma linda princesa,    no seu jardim assentada,
  2   com um pente d` ouro na mão,    que tão bem se penteava,
     lançou os olhos ao mar,    viu uma grande armada,
  4   capitão que nela vai    que tão bem a governava.
     --Diga-me o senhor capitão,    diga-me pela sua alma,
  6   marido que Deus me deu,    se vai nessa sua armada.
     --Não o vi nem o conheço,    dai-me os sinais que levava.
  8   --Levava cavalo branco,    com sela d` ouro lavrada,
     na copa de seu chapéu,    um Cristo d` ouro levava,
  10   na ponta da sua espada,    um nó de fita rosada.
     --Pelos sinais que vós dais,    lá ficou morto na armada,
  12   com vinte e cinco feridas,    outras tantas estocadas.
     --Ai de mim, triste viúva,    ai de mim, triste coitada,
  14   e de três filhinhas que tenho,    sem nenhuma ser casada!
     --A senhora, o que daria,    a quem lho trouxera aqui?
  16   --Daria tanto dinheiro    que no contar não tem fim.
     --Não quero o seu dinheiro,    que me não compete a mim,
  18   sou soldado, sirvo o rei,    eu não assisto aqui.
     A senhora mais que dera,    a quem lho trouxera aqui?
  20   --Telhados da minha casa    que são d` ouro e de marfim.
     --Não quero os seus telhados    que me não compete a mim,
  22   sou soldado, sirvo o rei,    eu não assisto aqui.
     A senhora mais que dera,    a quem lho trouxera aqui?
  24   --As três filhinhas que tenho,    eu todas três lhe daria.
     --Não quero as suas filhas,    que me não compete a mim,
  26   sou soldado, sirvo o rei,    eu não assisto aqui.
     A senhora mais que dera,    a quem lho trouxera aqui?
  28   --Eu não tenho mais que dar,    nem você que me pedir.
     --A senhora tem que dar,    eu mais que lhe pedir,
  30   o seu corpinho gentil,    para comigo dormir.
     --O ladrão que tal pede,    que tal se deixa pedir,
  32   merece ser amarrado,    ao rabo de meu cavalo,
     merece ser arrastado,    ao canto do meu jardim.
  34   Vou chamar os meus criados    que venham fazer assim.
     --Não chames os teus criados    que são teus e mais de mim.
  36   Que é de aquele anel d` ouro    que eu contigo reparti?
     Mostra-me a tua metade    que a minha eu trago aqui.
  38   --Se é que eras o meu marido,    para que zombavas de mim?--

Nota del editor de Rº PortTOM 2000: provavelmente recitada por Joaquina Cândida Gonçalves.
Título original Bela Infanta.

Go Back
0113:300 Señas del esposo (á-a+í)            (ficha nº: 6330)

Versión de Alcoutim (c. Alcoutim, dist. Faro, Algarve, Portugal).   Recogida en 1908. Publicada en Leite de Vasconcellos 1958-1960, I, 387-388. Reeditada en RºPortTOM 2001, vol. 2, nº 427, pp. 114-115. © Fundação Calouste Gulbenkian.  074 hemist.

     `Stando a dona Infanta à janela,    com seu cabelo pinteado,
  2   vi` vir um navio à vela,    capitão bem governado!
     --Donde vens, ó capitão,    com o teu navio à vela?
  4   --Senhora que tal pergunta    alguma coisa traz nela.
     --Trago lá o mê marido    há vinte e quatro anos na guerra.
  6   --Não o vi, nem o conheço,    nem que sinais vos lhe dera.
     --Levava um cavalo branco,    sela de prata amarela.
  8   --P`los sinais que vós me destes,    lá o vi morto na guerra.
     --Ai de mim, triste viúva!    Ai de mim, triste coitada!
  10   De três filhinhas que ê tenho,    sem nenhuma emparada!
     --Que me déreis vós, senhora,    a quem v` o trouxesse aqui?
  12   --Dava-lh` as minhas três filhas,    todas três erom p`ra si.
     --Não quero as vossas filhas,    não m` estão dadas a mim,
  14   som capitão, vom p`r`à guerra,    não existo por aqui.
     --Ai de mim, triste viúva!    Ai de mim, triste coitada!
  16   --De três filhinhas que ê tenho,    sem nenhuma emparada!
     --Que me déreis vós, senhora,    a quem v` o trouxesse aqui?
  18   --De três moinhos que ê tenho,    moem oiro e marfim,
     dava-l` os mês três moinhos,    todos erom para si.
  20   --Não quero os vossos moinhos,    não m` estão dados a mim,
     som capitão, vom p`r`à guerra,    não existo por aqui.
  22   --Ai de mim, triste viúva!    Ai de mim, triste coitada!
     De três filhas que ê tenho,    sem nenhuma emparada!
  24   --Que me déreis vós, senhora,    a quem v` o trouxesse aqui?
     --Dava-lhe os mês três cavalos,    todos três erom para si.
  26   --Não quero os vossos cavalos,    não m` estão dados a mim,
     som capitão, vom p`r`á guerra,    não existo por aqui.
  28   Que me déreis vós, senhora,    a quem v` o trouxesse aqui?
     --Ê nã tenho mais que dar,    nem o senhor que pedir.
  30   --Ê só quero da senhora    o sê corpinho gentil.
     --Arriba, arriba, mês criados,    albardem os mês cavalos!
  32   Capitão, que tal diz,    precisava de ser arrastado.--
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
     --O anel das sete pedras    qu` ê contigo reparti?
  34   Mostra-m` a tua ametade;    a minha tenho-a eu aqui.
     --A minha já a não tenho,    qu` às minhas filhas a di.
  36   Se tu eras o mê marido,    porque m` o não dizias a mim?
     --Eu q`ria-t` experimentar    s` eras leal para mim.--

Título original Bela Infanta.

Go Back
0113:301 Señas del esposo (á-a+estróf.)            (ficha nº: 6331)

Versión de Lagos (c. Lagos, dist. Faro, Algarve, Portugal).   Recogido antes de 1900. Publicada en Nunes 1900-1901, 173-175. Reeditada en Athaide Oliveira 1905, (y Athaide Oliveira 1987?) 260-263; RGP I 1906, (reed. facs. 1882) 57-59, Anastácio 1985, 153-154 y RºPortTOM 2001, vol. 2, nº 428, pp. 115-116. © Fundação Calouste Gulbenkian.  082 hemist.

     Estando dona Silvana    no jardim a passear,
  2   c` um pente d` ouro na mão    seu cabelo a pentear,
     jogou os olhos ao mar    viu vir uma grande armada,
  4   capitão que nela vinha    veio ao jardim fazer água.
     --Diz-me lá, meu capitão,    dize lá, pela tua alma,
  6   se o homem que Deus me deu    veio ou não na tua armada?
     --Diga-me, minha senhora,    os sinais que ele levava.
  8   --Levava um cavalo branco,    com um sela amarela,
     na ponta da sua lança,    uma bandeira de guerra.
  10   --Pelos sinais que me dais    lá ficou morto na guerra,
     com vinte e cinco feridas,    vinte e quatro navalhadas,
  12   a mais pequena de todas    foi a cabeça cortada.
     --Ai de mim, triste viúva!    de mim triste coitada!
  14   e com três filhas, que tenho,    sem nenhuma ser casada!
     --Que me daveis, vós, senhora,    se o trouxera agora aqui?
  16   --Os três moinhos que eu tenho    todos três te dava a ti.
     --Não quero os vossos moinhos    que me não servem p`ra mim
  18   qu` eu sou capitão d` armada    e não me demoro aqui.
     Que me daveis vós, senhora,    se o trouxera agora aqui?
  20   --Três laranjeiras que eu tenho    todas três te dava a ti,
     que dão laranjas mui` ricas    e el-rei as come dali.
  22   --Não quero as vossas laranjas    que não servem para mim,
     qu` eu sou capitão d` armada    e não me demoro aqui.
  24   Que me daveis vós, senhora,    se o trouxera agora aqui?
     --As telhas do meu telhado    que são d` ouro e de marfim.
  26   --Eu não quero as vossas telhas    que não me servem p`ra mim,
     qu` eu sou capitão d` armada    e não me demoro aqui.
  28   Que me daveis vós, senhora,    se o trouxera agora aqui?
     --As três filhas que `inda tenho,    todas três te dava a ti:
  30   uma para te vestir,    outra para te calçar,
     a mais velha delas todas    para contigo casar.
  32   Uma borda em ouro fino,    outra em prata e marfim,
     outra bordava as camisas    que vestia Dom Fraguim.
  34   --Eu não quero as vossas filhas    que não me servem para mim,
     qu` eu sou capitão d` armada    e não me demoro aqui.
  36   E o anel das sete pedras    qu` eu convosco reparti?
     Dai-me cá vossa metade    qu` a minha já ei-la aqui.
  38   --Olá, olá, meus criados,    olá, olá, já aqui!
     `Ò rabo do meu cavalo    à roda do meu jardim!
  40   Se vós éreis meu marido,    porque é que me não dizieis?
     --Porque eu queria ver, senhora,    se vós ainda me conhecieis.--

Variantes: -5b dize-me (1900-1901); -6 se amores vêem nessa tua armada (1900-1901); -7a ó minha senhora (1900-1901); -13b desgraçada (1900-1901); -14a, -18b, -23b, -27b omite e (1900-1901); -15b, -24b, -28b se eu o (1900-1901); -16a Três moinhos (1900-1901); -17a, -19b não me servem (1900-1901); -22a laranjeiras (1900-1901); -25b omite de (1900-1901); -26a Não quero (1900-1901); -29a que eu tenho (1900-1901); -29b dava aqui (1900-1901); -32 Uma borda oiro e prata, / outra oiro e marfim (1900-1901); -33a Dom Frazim (1900-1901); -34a omite eu (1900-1901); -36a de (1900-1901); -37 Dê-me cá a sua ametade / que a minha vê-la aqui (1900-1901); -39a A rabo (1900-1901) -40b dizias.
Nota del editor de Rº PortTOM 2000: Editamos Athaide Oliveira 1905, (y Athaide Oliveira 1987?) 260-263 por reproduzir o manuscrito autógrafo de Nunes.

Go Back
0113:302 Señas del esposo (á-a+estróf.)            (ficha nº: 6332)

Versión de Lagos (c. Lagos, dist. Faro, Algarve, Portugal).   Recogido antes de 1900. Publicada en Nunes 1900-1901, 175-177. Reeditada en Athaide Oliveira 1905, (y Athaide Oliveira 1987?) 263-265; RGP I 1906, (reed. facs. 1882) 59-61; Anastácio 1985, 155-156 y RºPortTOM 2001, vol. 2, nº 429, 116-118. © Fundação Calouste Gulbenkian.  078 hemist.

     Estando eu um dia à tarde    sentada no meu jardim,
  2   penteando os meus cabelos    com meu pente de marfim,
     vi vir uma grande armada,    armada que a ele vinha.
  4   --Vinde à terra, capitão,    vinde à terra, general!
     Dai-me novas de um amor    que me aí foi e me aí vai.
  6   --P`los sinais que me dais,    lá ficou morto na guerra,
     ao pé duns junquilhos verdes,    mil adagadas lhe deram.
  8   --Vou-me por aí abaixo,    desgraçada, sem ventura,
     quem me a mim ouvir chorar:    "É uma triste viúva".
  10   Ai de mim, triste viúva,    ai de mim triste coitada,
     com as três filhas que tenho    sem nenhuma ser casada!
  12   --Que me daveis vós, senhora,    se o trouxera agora aqui?
     --Três laranjeiras que eu tenho,    eu vos dava a mais gentil:
  14   uma tem o pé de prata,    tem outra o pé de marfim,
     outra dá ricas laranjas,    donde come Dom Clarim.
  16   --Não quero as vossas laranjas    qu` eu também as tenho assim.
     Que me daveis vós, senhora,    se o trouxera agora aqui?
  18   --De três moinhos qu` eu tenho,    eu vos dava o mais gentil:
     um mói a canela rica,    outro rico gergelim,
  20   outra moi bela farinha    que comia Dom Clarim.
     --Não quero os vossos moinhos,    qu` eu também os tenho assim.
  22   Que me daveis vós, senhora,    se o trouxera agora aqui?
     --De três cavalos que eu tenho    eu vos dava o mais gentil,
  24   e el-rei quando sai p`ra fora,    ele mos manda pedir.
     --Não quero os vossos cavalos    qu` eu também os tenho assim.
  26   Que me daveis vós, senhora,    se o trouxera agora aqui?
     --Três filhas lindas que tenho    eu vos dava todas três:
  28   uma para vos despir,    outra p`ra vos descalçar,
     a mais bela delas todas,    para convosco casar.
  30   --Eu não quero as vossas filhas,    qu` elas filhas são de mim,
     que me daveis vós, senhora,    se o trouxera agora aqui?
  32   --Então que mais, capitão,    o que mais vós qu`reis de mim?
     --O vosso corpo, senhora,    que foi feito para mim.
  34   --Ao capitão que tal diz    a guerra lhe venha aqui,
     e que a nau onde ele    vai eu própria vej` afundir.
  36   --Já vos não lembrais, senhora,    de quando daqui parti,
     numa sexta-feira à tarde,    a quinze do mês d` Abril?
  38   O anel de sete pedras    que convosco reparti?
     Vá buscar vossa metade    pois qu` a minha já está aqui.--

Variantes: -3b uma armada que ali vinha (1900-1901); -5b que me aí vai (1900-1901); -6a que vós me (1900-1901); -8a aqui abaixo (1900-1901); -8b desgarrada (1900-1901); -11a com três (1900-1901); -12b, 17b, -22b, -26b, -31b vo-lo trouxera aqui (1900-1901); -14b outra tem pé de (1900-1901); -15b comia (1900-1901); -18a, -23a omite De (1900-1901); -19a rica canela (1900-1901); -20 outro uma rica farinha / donde comia Dom Clarim (1900-1901); -21a, -25a seus (1900-1901); -24a que el-rei quando sai fora (1900-1901); -27a De três que eu tenho (1900-1901); -28b calçar (1900-1901); -30 Não quero as suas filhas / elas filhas são de mim (1900-1901); -32 Que queres vós, capitão, / queres vós de mim (1900-1901); -34a Capitão que tal dizia (1900-1901); -35 a nau onde ele vem / eu a veja afundir (1900-1901); entre -35 e -36 Não me diga isso vós, senhora, / não me diga vós isso a mim (1900-1901); -36 Não se lembra vós, senhora, / quando eu daqui parti (1900-1901); -37a na (1900-1901); -38b que eu (1900-1901); -39 Vá buscar a sua ametade / que a minha já vê-la aqui.
Nota del editor de Rº PortTOM 2000: Editamos Athaide Oliveira 1905, (y Athaide Oliveira 1987?) 263-265 por reproduzir o manuscrito autógrafo de Nunes.

Go Back
0113:303 Señas del esposo (á-a+estróf.)            (ficha nº: 6333)

Versión de Loulé s. l. (dist. Faro, Algarve, Portugal).   Recogido antes de 1905. Publicada en Athaide Oliveira 1905, (y Athaide Oliveira 1987?) 21-24. Reeditada en RGP I 1906, (reed. facs. 1882) 52-55; Anastácio 1985, 157-158 y RºPortTOM 2001, vol. 2, nº 430, pp. 118-119. © Fundação Calouste Gulbenkian.  104 hemist.

     Estando a bela Infanta    no seu jardim assentada,
  2   com pente de ouro na mão    seu cabelo penteava.
     Deitou os olhos ao mar,    viu vir uma grande armada,
  4   capitão que nela vinha    muito bem a governava.
     --Dizei-me, ó capitão,    dizei-me por vossa alma,
  6   que armada é a que trazeis    que vem tão bem governada?
     --A senhora que procura    alguma cousa tem nela?
  8   --Tenho lá o meu marido,    há dez anos que anda em guerra.
     --Não o vi nem no conheço    dai-me os sinais que levava.
  10   --Levava cavalo branco,    cavalo branco levava,
     na ponta da aguda lança    uma cruz de Cristo alçada.
  12   --Pelos sinais que me dais,    pelos sinais que me dera,
     o cavaleiro, senhora,    lá o vi morto na guerra,
  14   tinha trinta e uma f`ridas,    quarenta e duas facadas,
     a mais pequena de todas    era cabeça arrachada.
  16   --Ai de mim, triste viuva!    Ai de mim, triste coitada!
     Três filhas que Deus me deu,    sem nenhuma ser casada!
  18   --Tornai p`ra trás, ó senhora,    e dizei-me agora aí,
     quanto darieis vós, senhora,    a quem o trouxera aqui?
  20   --As telhas do meu telhado    que são d` ouro e de marfim.
     --Eu não quero as vossas telhas,    não me servem para mim.
  22   Sou capitão, ando em guerra,    não resido por aqui.
     Quanto darieis vós, senhora,    a quem o trouxera aqui?
  24   --As três belas laranjeiras    que tenho no meu jardim,
     os pés são de fino ouro,    as laranjas de marfim.
  26   --Eu não quero laranjeiras,    não me servem para mim,
     sou capitão, ando em guerra,    não resido por aqui.
  28   Quanto darieis vós, senhora,    a quem o trouxera aqui?
     --Os três moinhos que tenho,    cada qual o mais gentil,
  30   um que mói pau de canela,    outro mói pau do Brasil,
     outro mói rica farinha    que el-rei me manda pedir.
  32   --Eu não quero vossos moinhos,    não me servem para mim,
     sou capitão, ando em guerra    não resido por aqui.
  34   Quanto darieis vós, senhora,    a quem o trouxera aqui?
     --Das três filhas que tenho,    eu daria a mais gentil,
  36   uma borda ouro fino,    outra prata do Brasil,
     outra faz belas camisas    que el-rei costuma vestir.
  38   --Eu não quero as vossas filhas,    não me servem para mim,
     sou capitão, ando em guerra,    não resido por aqui.
  40   Quanto darieis vós, senhora,    a quem o trouxera aqui?
     --Não tenho mais que lhe dar,    nem você mais que pedir.
  42   --O vosso corpo, senhora,    para comigo dormir.
     --Vai-te daqui, atrevido,    vai-te daqui, malcriado!
  44   Cavaleiro que tal diz,    merece ser arrastado,
     à roda do meu jardim,    ao rabo do meu cavalo.
  46   Alto lá, ó meus criados,    todos já ao meu mandado,
     arrastem o cavaleiro    ao rabo do meu cavalo!
  48   --Alto lá, minha senhora,    alto, alto, agora aqui.
     O que é feito do anel    que convosco reparti?
  50   Mostrai já vossa metade    pois a minha, ei-la aqui.
     --Se tu eras meu marido    porque razão não dizias?
  52   --Desejava ver, senhora,    a fé que m` aguardarias.--

Título original Bela Infanta.

Go Back
0113:304 Señas del esposo (á-a+í)            (ficha nº: 6334)

Versión de Loulé s. l. (dist. Faro, Algarve, Portugal).   Recogido antes de 1905. Publicada en Athaide Oliveira 1905, (y Athaide Oliveira 1987?) 425-427. Reeditada en RGP I 1906, (reed. facs. 1882) 55-57; Anastácio 1985, 159-160 y RºPortTOM 2001, vol. 2, nº 431, pp. 119-120. © Fundação Calouste Gulbenkian.  071 hemist.

     Estando eu no meu quintal,    estando mui bem assentada,
  2   lancei os olhos ao mar,    vejo vir uma armada,
     capitão que nela vinha,    logo para mim a guiava.
  4   --Dize-me tu, capitão,    dize-me tu, por tu alma,
     lindos amores que eu tenho    vêm nessa tua armada?
  6   --Dizei-me os sinais que ele tinha.    --Direi eu os que ele levava:
     uma vestesinha de anta    de retrós pesponteada,
  8   a seu peito esquerdo    uma cruz de ouro lavrada.
     --Pelos sinais que vós dais,    pelos que ele levava.
  10   lá o vi andar na guerra,    lá morreu na minha armada.
     --Ai triste de mim, viúva!    Ai triste de mim, coitada!
  12   Lindos amores que eu tinha    morreram na tua armada.
     --Mas que dareis vós, senhora,    a quem vo-lo trouxesse aqui?
  14   --As telhas do meu telhado    que são d` oiro e de marfim.
     --Eu não quero as vossas telhas    que não servem para mim.
  16   Que mais darieis vós, senhora,    a quem vo-lo trouxera aqui?
     --Uma laranjeira doce    que eu tenho no meu quintal,
  18   as laranjas que ela dá    el-rei as come daqui.
     --Eu não quero as suas laranjas    que não servem para mim.
  20   Que mais darieis vós, senhora,    a quem vo-lo trouxera aqui?
     --De três filhas que eu tenho    daria-vos a mais gentil,
  22   para ser a vossa esposa,    para convosco dormir.
     --Eu não quero as suas filhas    que não servem para mim.
  24   Que mais darieis vós, senhora,    a quem vo-lo trouxera aqui?
     --Que mais queres, capitão?    Que mais queres tu de mim?
  26   --Esse seu corpo, senhora,    que foi feito para mim.
     --Capitão que tal disse    à guerra eu o visse ir,
  28   e o navio em que ele fosse,    eu o visse enfundir.
     Não estão aqui os meus criados,    mas eu já os vou chamar,
  30   e ao rabo dos meus cavalos    eles te vão já arrastar.
     --Alembra-te a ti, senhora,    [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]
  32   uma sexta feira à tarde,    do derradeiro de Abril,
     um anel de sete pedras    que eu com a mão parti?
  34   Mostra-me a tua metade    e a minha ei-a aqui.
     --Se você era meu marido    para que zombava de mim?
  36   --Queria ver a lealdade    que tu fazias de mim.--

Título original Bela Infanta.

Go Back
0113:305 Señas del esposo (á-a+estróf.)            (ficha nº: 6335)

Versión de Monchique (c. Monchique, dist. Faro, Algarve, Portugal).   Recitada por una mujer. Recogida en 1917. Publicada en Leite de Vasconcellos 1958-1960, I, 386-387. Reeditada en RºPortTOM 2001, vol. 2, nº 432, pp. 120-122. © Fundação Calouste Gulbenkian.  101 hemist.

     `Stando dona Galançuda    no seu jardim assentada,
  2   virou os olhos p`ra o mar,    vira vir uma grande armada,
     virou os olhos p`ra ali,    viu vir a par de si.
  4   --Deus vos salve, ó cavaleiro,    e Deus o queira salvar!
     Não me dá por lá notícia    dum homem que l` eu perguntar?
  6   --Diga a senhora quem é    qu` algumas notícias l` hei-de dar.
     --O meu amor era pequenino,    tinha a fala galeguinha,
  8   levava um cinto de seda à cintura,    que dava sete voltas e meia,
     na mão levava uma espada,    sinais de guerra levava.
  10   Levava um cavalo branco    com uma sela doirada.
     --P`los sinais que a senhora me dá,    lá o vi morto na guerra,
  12   com vinte e cinco facadas    [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]
     a mais pequena delas todas    era a cabeça cortada.
  14   --Ai de mim, triste viúva!    Ai de mim, triste coitada!
     `Inda ontem era princesa,    hoje viúva desgraçada!
  16   Ai tristes das minhas filhas,    ficaram órfãs de seu pai!
     --Mas que darás vós, senhora,    se l` o eu trouxera aqui?
  18   --De três cavalos que eu tenho    o melhor lhe dou a si.
     --Eu não quero os seus cavalos,    que eu também os tenho assim,
  20   sou soldado, vou para a guerra,    não assisto por aqui.
     Mas que darás vós, senhora,    se l` o eu trouxera aqui?
  22   --De três montes de dinheiro    que aí tenho eu lhe darei um a si.
     --Eu não quero o seu dinheiro,    mais do que isso possuí,
  24   sou soldado, vou para a guerra,    não assisto por aqui.
     Mas que darás vós, senhora,    se l` o eu trouxera aqui?
  26   --De três moradas de casas    que aí tenho eu lhe darei uma a si,
     os telhados são de vidro,    as paredes de marafim.
  28   --Eu não quero as suas casas,    que também as tenho assim,
     sou soldado, vou para a guerra,    não assisto por aqui.
  30   Mas que darás vós, senhora,    se l` o eu trouxera aqui?
     --De três moinhos que eu tenho    eu lhe darei um para si,
  32   um mói cravo e canela,    o outro mói marafim,
     e o outro mói farinha bela    donde comia Dom Clarim.
  34   --Eu não quero os vossos moinhos,    qu` eu também os tenho assim,
     sou soldado, vou para a guerra,    não assisto por aqui.
  36   Mas que darás vós, senhora,    se l` o eu trouxera aqui?
     --De três filhas que tenho    eu le darei uma a si,
  38   uma é dona Maria,    outra é dona Cat`rina,
     outra é dona Violante,    que delas é a mais galante.
  40   --Eu não quero as suas filhas,    que não servem para mim,
     sou soldado, vou para a guerra,    não assisto por aqui.
  42   Mas que darás vós, senhora,    se l` o eu trouxera aqui?
     --Não tenho mais p`ra lhe dar,    nem vós mais p`ra me pedir.
  44   --Pois eu pelo que venho aqui    é pelo seu corpo tão gentil.
     --Mas qual é o velhaco    que tal s` atreve a pedir?
  46   Os meus irmãos estão perto.    Foge! que eles t` hão-de ferir!
     --Eu não temo os teus irmãos    e menos te temo a ti.
  48   O anel de sete pedras    que eu contigo reparti?
     `Parece co` a tua metade,    qu` a minha ei-la aqui.
  50   --Ó amor, se tu és esse,    p`ra que zombavas de mim?
     --É porque eu queria saber    a firmeza que tinha em ti.--

Título original Bela Infanta.

Go Back
0113:306 Señas del esposo (í+estróf.)            (ficha nº: 6336)

Versión de S. Braz de Alportel (c. S. Braz de Alportel, dist. Faro, Algarve, Portugal).   Recogido antes de 1929. Publicada en Louro 1928-1929/1986, (reed. 1986) 274-275. Reeditada en RºPortTOM 2001, vol. 2, nº 433, pp. 122-123. © Fundação Calouste Gulbenkian.  060 hemist.

     `Tava dona Clàrana,    numa sexta-feira à tarde,
  2   penteando o sê cabelo,    à porta do sê quintal,
     vi vir um cavalhêro.    --Ele por `qui há-de passar
  4   e al`mas notíças do mê amor,    m` há-d` ele dar.
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
     --Ai de mim, ai de mim,    ai viúva gegarçada!
  6   Por muntos anos qu` ê viva,    viva sempre apoquentada.
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
     --Dum palaiço qu` ê tenho,    senhor, dele para si,
  8   que tem jenelas de vidro    e telhas de marafim.
     --Nã quero o sê palaiço    que nã serve p`ra mim,
  10   sô soldado, vô p`r`à guerra,    nã existo por aqui.
     O que daria a senhora    a quem o trôxesse aqui?
  12   --Do lemoêro qu` ê tenho,    senhor dele para si,
     que dá lemonj tã belos    qu` el-rei come dali.
  14   --Nã quero o sê lemoêro    que nã serve p`ra mim,
     sô soldado, vô p`r`à guerra,    nã existo por aqui.
  16   O que daria a senhora    a quem o trôxesse aqui?
     --De três filhas qu` ê tenho,    senhor delas para si,
  18   uma p`ra descalçar,    outra p`ra despir,
     e a maj fremosa de todas,    p`ra consigo dormir.
  20   --Nã quer` a sus filhas    que nã servem para mim,
     sô soldado, vô p`r`à guerra,    nã existo por aqui.
  22   E o que daria a senhora    a quem o trôxesse aqui?
     --Nã tenho maj nada p`ra le dar,    nem o senhor que me pedir.
  24   --Só s` a senhora me der    o sê corpo tã gentil.
     --Vá-se ambora, cavalhero,    [. . . . . . . . . . . .]
  26   q` avia de você q`ando    fosse nas ondas do mar,
     [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]    logo ali s` afundar.
  28   --Nã digas isso, Clàrana,    q`a prova te tenho aqui,
     a metade do anel (. . .)    mostra a outra qu` ê te di.
  30   --Serás o mê marido?    P`ra que falavas tu assim?
     --Era p`ra se t` ancontrava,    conforme ê te dexi.--

Nota del editor de Rº PortTOM 2000: Omitimos as seguintes didascálias: entre -4 e -5 Atã mê cavalhêro, nã me sabe dar notiças dum soldado qu` há sete anos foi p`r`à tropa e nunca maj se viu? Ele atão disse: --Que senaj me pode dar? Ela disse qu` ele levava um caval`amarelo, uma sela de prata e uma xpada ô lado. Ele atão respondeu: --P`los senaj qu` a senhora me dá, parece-me qu` esse soldado já é morto: entre -6 e -7 Ele atão disse: --O que dava a senhora a quem le trôxesse o sê marido aqui vivo? Ela respondeu.

Go Back
0113:284 Señas del esposo (í+estróf.)            (ficha nº: 6314)

Versión de Amieira (c. Crato, dist. Portalegre, Alto Alentejo, Portugal).   Recogido antes de 1936. Publicada en Sousa - Rasquilho 1936/1982, (reed. facs. 1982) 303-307. Reeditada en RºPortTOM 2001, vol. 2, nº 411, pp. 97-98. © Fundação Calouste Gulbenkian.  092 hemist.

     Estava dona Mariana    no seu jardim assentada,
  2   com pente de ouro na mão    seu cabelo penteava.
     Deitou os olhos ao largo    viu vir uma grande armada,
  4   cavaleiro que nela vinha    trazia-a bem guiada.
     Entra as portas do jardim,    pediu um jarro com água.
  6   --Diga-me, senhor cavaleiro,    diga-me, por sua alma,
     o lindo amor que eu tinha    viu-o na sua armada?
  8   --Diga, minha senhora,    que sinais ele levava.
     --Levava cavalo branco    com sua cilha dourada,
  10   na ponta da sua lança    a Cruz de Cristo gravada.
     --Pelos sinais que me dá,    eu o vi andar na guerra,
  12   à sombra do lírio roxo    vinte estocadas lhe deram.
     --Ai triste de mim, viúva!    Ai triste de mim, donzela!
  14   Tão lindo amor eu tinha    e foi morrer à guerra,
     --Que daríeis vós, senhora,    a quem o trouxera aqui?
  16   --Dava-lhe armas e cavalos    que eram de meu marido.
     --Deixe estar as suas armas,    que não armam para mim,
  18   eu sou soldado na guerra,    não existo por aqui.
     Que dáveis mais, senhora,    a quem o trouxera aqui?
  20   --De três moinhos que tenho    dava-lhe o mais entil,
     um que mói a canela,    outro o trigo anafil,
  22   o outro, o que mói o pão,    esse quero eu para mim.
     -Que dáveis mais, senhora,    a quem o trouxera aqui?
  24   --De três limoais que tenho    dava-lhe o mais entil,
     que dão tão bons limões    que o rei mos manda pedir.
  26   Que dera mais, senhora,    a quem o trouxera aqui?
     --De três meninas que tenho    dava-lhe a mais gentil:
  28   uma, dona Mariana,    outra, dona Beatriz,
     outra, dona Violante,    de todas a mais galante.
  30   --Deixe estar as suas filhas    que elas filhas são de mim,
     sou soldado na guerra,    não existo por aqui.
  32   --Cavaleiro que tal disse    merecia já assim:
     preso ao rabo do meu cavalo,    ao longo do meu jardim.
  34   Ala! Ala! meus criados,    vão fazer já assim:
     preso ao rabo do meu cavalo,    ao longo do meu jardim.
  36   --Deixe estar os seus criados,    que criados são de mim,
     eu sou soldado na guerra,    não existo por aqui.
  38   E que dera mais, senhora,    a quem lho trouxera aqui?
     --Não tenho mais que lhe dar,    nem vós mais que pedir.
  40   --Quero esse corpinho bem feito,    que foi feito só para mim.
     --Se tu és o meu marido,    quero-te mais que a mim.
  42   --Lembra-se, minha senhora,    numa noite do Natal,
     do anel que nós partimos e    ntre as portas do quintal?
  44   Apresente a sua metade,    que a minha está aqui.
     --Fechemos portas e janelas,    vamos deitar a dormir,
  46   lavemos os pés com rosas,    em água do alecrim.--

Título original Bela Infanta.

Go Back
0113:285 Señas del esposo (í+estróf.)            (ficha nº: 6315)

Versión de Vila Boim (c. Elvas, dist. Portalegre, Alto Alentejo, Portugal).   Recogido antes de 1885. Publicada en Pires 1885e, VII; Pires 1899-1902, 2:28-29; Pires 1900-1901b, 97-98. Reeditada en RGP I 1906, (reed. facs. 1882) 48-50; Pires 1920, 33-35; Pires 1986, 62-63 y RºPortTOM 2001, vol. 2, nº 412. © Fundação Calouste Gulbenkian.  065 hemist.

     Estando dona Leonarda    no seu jardim assentada,
  2   penteando o seu cabelo    com pentes d` ouro e prata,
     deitou os olhos ao mar    e viu vir uma grande armada.
  4   O capitão que vem nela    trá-la muito bem guiada.
     --Dizei-me lá, capitanos,    dizei-me pela vossa alma,
  6   se esses amores que eu tinha    vêm lá na vossa armada.
     --Esses amores, senhora,    lá os vi morrer na guerra:
  8   a mais pequena facada    era a cabeça cortada.
     --Ai de mim, triste viúva!    Triste viúva, coitada!
  10   --O que deras vós, senhora,    a quem vo-lo trouxera aqui?
     --As telhas do meu telhado    que são de ouro e marfim.
  12   --Não quero as vossas telhas,    não as pretendo p`ra mim,
     sou soldado, vou à guerra,    não pretendo o estar aqui.
  14   --De três moinhos que tenho    dar-vos-ei o mais gentil:
     um mói cravo, outro canela,    outro mói trigo anafil.
  16   --Não quero os vossos moinhos,    não os pretendo p`ra mim,
     sou soldado, vou à guerra,    não pretendo o estar aqui.
  18   O que deras vós, senhora,    a quem vo-lo trouxera aqui?
     --De três filhas que tenho    dar-vos-ei a mais gentil,
  20   uma meterei-a freira,    outra fica para mim.
     --Não quero as vossas filhas,    não as pretendo p`ra mim,
  22   sou soldado, vou à guerra,    não pretendo o estar aqui.
     O que deras vós, senhora,    a quem vo-lo trouxera aqui?
  24   --Não tenho mais que vos dar,    nem vós mais que me pedir.
     --Senhora, podíeis dar    esse corpo tão gentil.
  26   --Cavaleiro que isso pede    precisa ser arrastado,
     ao rabo do meu cavalo,    em redor do meu jardim;
  28   desçam, criados, abaixo,    venham fazei-o assim.
     --Deixem-se estar lá, criados,    não sejam tão bem mandados;
  30   que esse pão que estão comendo    eu bem lho tenho ganhado.
     Lembrai-vos, ó vós senhora,    quem convosco repartiu
  32   um anel de sete pedras?    [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]
     Mostrai-me a vossa ametade,    que a minha, ei-la aqui.--

Variantes: -12a os vossos (1900-1901a); -17b omite o (1900/1982; 1920); -22b pretende (1900-1901a); -24b omite me (1920).
Título original Bela Infanta.

Go Back
0113:286 Señas del esposo (í+estróf.)            (ficha nº: 6316)

Versión de Elvas (c. Elvas, dist. Portalegre, Alto Alentejo, Portugal).   Recogido antes de 1899. Publicada en Pires 1899-1902, 1:183-184; Pires 1920, 30-32; Pires 1986, 60-61. Reeditada en RºPortTOM 2001, vol. 2, nº 413, pp. 99-100. © Fundação Calouste Gulbenkian.  074 hemist.

     Estando dona Adriana    no seu jardim assentada,
  2   deitou os olhos ao largo    e viu vir `ma grande armada.
     Cavaleiro que vem nela traz    `ma estrela bem guiada.
  4   Palavras não eram dadas,    o cavaleiro que chegava.
     --Bons dias, minha senhora,    dê-me, dê-me um copo d` água.
  6   --Dá-me notícia, senhor,    do patrão desta casa?
     --Diga-me, minha senhora,    os sinais que ele levava.
  8   -Levava cavalo branco,    a sela sobredoirada,
     na ponta da sua lança    um Cristo de oiro levava.
  10   -Debaixo do lírio roxo    sete facadas levava.
     --Ai de mim, triste viúva,    ai de mim, tão desgraçada!
  12   Já me vou por esse mundo    triste viúva, malfadada!
     --O que dareis vós, senhora,    a quem vo-lo traga aqui?
  14   --De três moinhos que tenho    te darei o mais genti:
     um mói cravo, outro canela,    para o rei e mais para mim.
  16   --Vossos moinhos, senhora,    não me são dados a mim,
     eu sou capitão da armada,    amanhã marcho daqui.
  18   --Das três filhas que tenho,    uma te darei a ti.
     --As vossas filhas, senhora,    não me são dadas a mim,
  20   eu sou capitão da armada,    amanhã marcho daqui.
     --Não tenho mais que vos dar,    nem vós mais que me pedir.
  22   --Tendes sim, minha senhora,    o vosso corpo gentil.
     --Cavaleiro que tal pede,    que tal ousa pedir,
  24   precisava posto fora    do meu formoso jardim.
     Andem, andem, meus criados,    venham buscá-lo aqui!
  26   --Alto, alto, ó criados,    que criados sois de mim,
     palácios e carruagens    todos me pertencem, sim.
  28   Que é do nosso anel de núpcias,    que à meia-noite te dei,
     ao entrarmos na igreja    acompanhados de el-rei?
  30   --Se tu eras meu marido,    p`ra que me fazias sofrer?
     --Porque ao longe tinha ouvido    que te deixaste vencer,
  32   por um moço fidalguinho    que a corte te vinha fazer,
     e te vestiras de encarnado    por eu estar quasi a morrer.
  34   --Oh que vozes tão infames!    Oh que fama sem proveito!
     Não devias duvidar    do sentir deste meu peito.
  36   -Perdoa-me, esposa minha,    se te estava experimentando,
     pois é coisa bem cruel    viver no mundo enganado.
  38   --Perdoo-te, esposo meu,    de todo o meu coração.
     Deus livre as minhas    filhas dos enganos da traição.--

Variantes: -21b omite me (1920).
Título original Bela Infanta.

Go Back
0113:287 Señas del esposo (á-a+í)            (ficha nº: 6317)

Versión de Elvas (c. Elvas, dist. Portalegre, Alto Alentejo, Portugal).   Recogida por Joaquim António de Carvalho, antes de 1899. Publicada en Pires 1899-1902, 2:106-107. Reeditada en Pires 1920, 39-41; Pires 1986, 64-65 y RºPortTOM 2001, vol. 2, nº 414, pp. 100-101. © Fundação Calouste Gulbenkian.  067 hemist.

     Estando a bela princesa    no seu jardim assentada,
  2   com pentes de marafim    seus cabelos penteava;
     deitando os olhos ao largo,    [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]
  4   vendo o que bem descobria,    descobriu `ma grande armada.
     Capitão que nela vinha    trá-la muito bem guiada.
  6   --Diz-me lá, ó capitão,    diz-me lá, pela tua alma,
     se o marido que Deus me deu,    se o viste na grande armada.
  8   --Senhora, eu não o vi,    nem sei que sinais levava.
     --Levava espada d` oiro,    seu escudo de prata,
  10   na ponta da sua lança    Jesus Cristo levava.
     --Senhora, eu lá o vi,    com cento e uma estocada,
  12   a mais pequena de todas    era a cabeça cortada.
     --Ai, de mim, triste viúva,    ai de mim, triste coitada!
  14   que de três filhas que tenho    sem nenhuma ser casada.
     --O que dais vós, senhora,    a quem vo-lo traga aqui?
  16   16--Dou-vos os meus três moinhos,    que são d` oiro e marafim.
     --Não quero os vossos moinhos,    que me não são dados a mim,
  18   sou capitão da guerra armada,    não resido nem paro aqui.
     O que dais vós, senhora,    a quem vo-lo traga aqui?
  20   --Dou-vos a minha amêtade,    toda ta dou a ti.
     --Não quero a vossa amêtade    que me não é dada a mim;
  22   sou capitão de guerra armada,    não resido por aqui.
     --Dou-vos as minhas três filhas,    todas te dou a ti.
  24   --Eu não quero as vossas filhas,    que me não são dadas a mim;
     sou capitão de guerra armada,    não resido por aqui.
  26   --Não tenho mais que vos dar,    nem vós mais que me pedir.
     --Tendes sim, minha senhora,    o vosso corpo gentil.
  28   --Capitão que tal pede,    que tal ousa pedir,
     precisa ser arrastado    à roda do meu jardim!
  30   Andem, andem, meus criados,    venham prendê-lo aqui!
     --Alto, alto, meus criados,    que vós criados são de mim.
  32   Que é do anel de sete pedras    que eu contigo reparti,
     lá na noite de Natal,    quando eu te recebi?
  34   `Presenta a tua metade,    pois a minha ei-la aqui.--

Variantes: -17b que me são (1920); -22a da guerra (1920).
Título original Bela Infanta.

Go Back
0113:297 Señas del esposo (á-a+í)            (ficha nº: 6327)

Versión de Castro Verde (c. Castro Verde, dist. Beja, Baixo Alentejo, Portugal).   Recitada por F. Lampreia Mestre. Recogido antes de 1958. Publicada en Leite de Vasconcellos 1958-1960, I, 384-385. Reeditada en RºPortTOM 2001, vol. 2, nº 424, pp. 110-111. © Fundação Calouste Gulbenkian.  070 hemist.

     Estando uma dona Princesa    no seu jardim assentada,
  2   com pentes d` ouro    na mão, como está bem penteada!
     Olhou e viu vir    uma grande armada,
  4   o capitão que nela vinha    muito bem a preparava.
     --Diz-me lá, ó capitão,    diz-me lá, pela tua alma,
  6   se o homem que Deus me deu    anda na tua esquadra.
     --Diga-me lá a senhora    que sinais ele levava.
  8   --Levava um cavalo branco    com uma sela encarnada,
     na ponta da sua lança,    um laço de fita atada.
  10   --Pelos sinais que vós me dá,    esse foi o que eu matei,
     lá detrás das carrasqueiras,    cinco navalhadas lhe dei.
  12   --Ai de mim, pobre viúva!    Ai de mim, pobre coitada!
     Três filhas que Deus me deu,    sem nenhuma ser casada!
  14   --Mas o que dava vós, senhora,    a quem lho trouxesse aqui?
     --Eu dava tanto dinheiro    que ele não tivesse fim.
  16   --O seu dinheiro, senhora,    não me serve para mim,
     sou soldado, vou p`r`à guerra,    nem mais torno por aqui.
  18   Mas o que dava vós, senhora,    a quem lho trouxesse aqui?
     --Eu dava tanta fazenda    que ela não tivesse fim.
  20   --A sua fazenda, senhora,    não me serve para mim,
     sou soldado, vou p`r`à guerra,    nem mais torno por aqui.
  22   Mas o que dava vós, senhora,    a quem lho trouxesse aqui?
     --Três filhas que Deus me deu,    todas três te as dava aqui.
  24   --As suas filhas, senhora,    não me servem para mim,
     só o teu rosto, senhora,    me encantaria a mim.
  26   --Venham cá, criados meus,    quantos são a meu mandado,
     vão matar este tirano    aos rabos dos meus cavalos.
  28   --Os seus criados, senhora,    não me fazem mal a mim,
     primeiro que eles fossem seus    já eles foram cá de mim.
  30   A senhora não está lembrada    dum dia de chuva e vento,
     que eu a tive nos meus braços    a poder de tanto tempo?
  32   A senhora não está lembrada    dum anel que lhe eu parti?
     Apareça a sua metade,    que a minha vê-a aqui.
  34   --Se tu eras o meu homem,    porque me não descobrias?
     --Queria ver a falsidade    em que tu me prometias.--

Título original Bela Infanta.

Go Back
0113:298 Señas del esposo (á-a+í)            (ficha nº: 6328)

Versión de Ourique (c. Ourique, dist. Beja, Baixo Alentejo, Portugal).   Recogida por Maria da Conceição Portugal Dias, antes de 1917. Publicada en Dias 1917, 131-132. Reeditada en Chaves 1943b, 91-93 y RºPortTOM 2001, vol. 2, nº 425, pp. 111-112. © Fundação Calouste Gulbenkian.  070 hemist.

     Estando uma bela princesa    no seu jardim assentada,
  2   deitando os olhos ao mar    viu vir uma grande armada.
     Capitão que nela vinha    muito bem a governava.
  4   --Diga-me o meu capitão,    diga-me pela sua alma,
     se lá viu morto na guerra    uma prenda que eu estimava.
  6   --Diga-me, ó minha senhora,    os sinais que ele levava.
     --Levava cavalo branco,    cavalo branco levava,
  8   levava uma cruz de ouro    na ponta da lança atada.
     --Pelos sinais que vós dá    lá o vi morto na guerra.
  10   Detrás dum pinheiro, os seus,    sepultura lhe fizeram.
     --Ai de mim, triste viúva!    Ai de mim, triste coitada!
  12   Que morreu o meu marido,    já no mundo não sou nada.
     --Quanto deras vós, senhora,    a quem vos trouvera aqui?
  14   --Todo o dinheiro que eu tenho    todo te eu dera a ti.
     --Não quero o seu dinheiro    que me não pertence a mim.
  16   Que darias mais senhora,    a quem vos trouvera aqui?
     --De três moinhos que eu tenho,    todos três os dera a ti:
  18   um mói cravo, outro canela,    o outro a folha do jasmim.
     --Eu não quero os seus moinhos,    que me não pertence a mim.
  20   Que darias mais senhora,    a quem vos trouvera aqui?
     --De três filhas que eu tenho,    novas, três te dou a ti:
  22   uma p`ra te descalçar,    outra para te despir,
     e a mais bonita que achar    para convosco dormir.
  24   --Não quero as suas filhas    que me não pertence a mim.
     Que darás mais, senhora,    a quem vos trouver aqui?
  26   --Não tenho mais que te dar    nem vós mais que pedir.
     --Eu queria de vós, senhora,    era o seu corpo gentil.
  28   --Ó maroto que tal pede    que tal se astreve a pedir!
     Altos, altos, meus criados,    venham todos já aqui
  30   atem-no ao rabo do meu cavalo,    corram pelo