Pan-Hispanic Ballad Project

Total: 11


0770:1 Adoración de los Reyes (í-a)            (ficha nº: 1628)

Versión de Muxía (p.j. Corcubión, A Coruña, España).   Recogida por Jesús Bal y Gay y Eduardo Martínez Torner, 00/00/1931 (fecha deducida) (Archivo: AMP; Colec.: Torner, E. M.). Publicada en RT-Galicia 1998, pp. 422-423.  040 hemist.  Música registrada.

     Dicen que ha nacido el alba,    tras del alba viene el día.
  2   De Oriente salen tres reyes,    todos tres en compañía,
     con tres hermosos caballos    que relumbran como el día,
  4   y los tres que en ellos iban    como el sol del mediodía;
     de su capitana llevan    una estrella que los guía.
  6   En el medio del camino,    la estrella se le escondía.
     Ellos dieron en dar voces    si hay por allí quién los guía.
  8   Hallaron al rey Herodes,    príncipe de tiranía.
     --¿Dónde caminan ustedes,    a dónde llevan su guía?
  10   --En busca de un nuevo rey    que nos din que nado había.
     --¿Dónde está ese nuevo rey,    que yo adorarlo quería?
  12   Le contestan: --Rey Herodes,    eso no nos convenía.--
     No preguntan por posada    ni menos por compañía,
  14   preguntan por el portal    donde Cristo nado había.
     Una estrella en el portal,    rayos de sí despedía.
  16   Hallaron a San José,    también la Virgen María,
     también al Niño Jesús    en los brazos de María.
  18   Se postraron de rodillas,    pues que adorarle querían.
     Unos le ofrecieron oro,    otros incienso y mirra,
  20   otros alhajas de plata    que en sus palacios tenían.

Go Back
0770:6 Adoración de los Reyes (6+6 estróf.)            (ficha nº: 1633)

Versión de Castrelo (parr. Moraime, ay. Muxía, p.j. Corcubión, A Coruña, España).   Recitada por "Nemiñán" (73a). Recogida por Dorothé Schubarth y Antón Santamarina, 00/05/1979 (Archivo: S-SGal). Publicada en Schubarth 1983, pp. 180-181, nº. 115. Reeditada en CPG 1986 II.2, pp. 35-36, nº 43a. Música: II.1, p. 65, nº 35c y RT-Galicia 1998, pp. 425-426.  048 hemist.  Música registrada.

     El rey excelente    de buen punto vengan
  2   los que tienen lencua    reyes del Oriente.
     Vienen del Oriente    los tres reises buenos,
  4   que van vesitar    al rey de los cielos.
     Vienen Boltasar,    Gaspar y Malchor
  6   preguntando alegres    por el rey de amor.
     Como deseaban    tanto de lo hallar
  8   a casa de Herodes    fueron perguntar.
     Herodes le dijo:    --Quisiera saber
  10   dónde está el niño    para irlo a ver.--
     No es con el gusto    de lo ir vesitar,
  12   mas con intenciones    de lo degollar.
     Ellos se despiden    con poca alegría,
  14   porque les faltaba    su hermosa guía.
     Marchan caminando    y luego lo vieron
  16   muy resplandeciente    en un portal viejo.
     Entraron adentro    con mucha alegría,
  18   contentos saludan    los tres a María.
     Y le perguntaron    con mucho cuidado
  20   dónde está el niño    Jesús seberano.
     María les dice:    --Aquí está presente.--
  22   Ellos se arrodillan    muy ligeramente.
     Hoy, día de Reyes,    prencipio del año,
  24   damas y doncellas    dainos aguinaldo.

Go Back
0770:8 Adoración de los Reyes (6+6 zéjel)            (ficha nº: 1635)

Versión de Castrelo (parr. Moraime, ay. Muxía, p.j. Corcubión, A Coruña, España).   Recogida por Dorothé Schubarth y Antón Santamarina, 00/05/1979 (Archivo: S-SGal). Publicada en Schubarth 1982, p. 177, nº. 116 (Música). Reeditada en CPG 1986 II.2, pp.40-41, nº 483ª. Música, II. 1, p. 134, nº 76 y RT-Galicia 1998, pp. 426-427.  054 hemist.  Música registrada.

     Escuchen, señores,    un caso excelente
  2   si los tres Reis Magos    se aparten de Oriente
     para ver al Niño    que está n`el portal.
  4   De los claros cielos    salió clara estrella,
     por gracia divina    siguieron tras ella
  6   y por ella fueron    al santo lugar.
     Dejaron sus tierras,    sus ricos rincones,
  8   caminan por otras    extrañas naciones
     y llevan sus dones    para presentar.
  10   Dijo el rey Herodes    con sus mansajeros,
     saberlo bien cierto    quién los eran ellos.
  12   Ellos le contestan    con gran humildad:
     --Hace trece días    que andamos buscando
  14   ese Niño hermoso    sin poder hallarlo;
     el rey de los reyes    en su tierra está.--
  16   Le pergunta Herodes    con soberbia a ellos:
     --¿Qué andades buscando    por estos mis reinos?--
  18   Ellos le contestan    con gran humildad:
     --Vamos a Belén    que es portal sagrado.--
  20   Allí está [en] Belén    pobre y derrotado;
     allí lo hallaron,    corte celestial.
  22   Vieron a María,    así le dijeron:
     --Gloriosa, triunfante    princesa del cielo,
  24   con vuestro remedio    aquí vimos dar.--
     Con esto concluyo,    le doy el remate,
  26   para más discreto    ha sido bastante.
     Señores, perdonen    por el mal cantar.

Go Back
0770:2 Adoración de los Reyes (í-a)            (ficha nº: 1629)

Versión de Alence (parr. Alence ant. Torés, ay. As Nogáis, p.j. Lugo, Lugo, España).   Recitada por Carmen Freijo Fernández (61a). Recogida por J. Antonio Cid, Beatriz Mariscal, y Eduardo Siverino, 14/07/1983 (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta GALICIA 83; cinta: 2.14-7.2-A12). Publicada en RT-Galicia 1998, pp. 423-424.  052 hemist.  Música registrada.

     [Aquí venimos, señores],    dispuestos para cantar,
  2   si ustedes nos dan licencia,    iremos a encomezar:
     De Orente salen tres reyes,    todos tres en compañía,
  4   no perguntan por posada    y menos por compañía,
     perguntan por una estrella    que los lleva y que los guía.
  6   La estrella que los guiaba    era la Virgen María;
     en llegando a Belén    la estrella se escondía.
  8   Ellos, ahí, daban de voces.    --¿Hay por ahí quién nos diga
     dónde vive el nuevo rey,    rey de toda monarquía?--
  10   Ya se apean los tres reyes,    ya se apean todavía,
     ya se apean con cuidado,    rodilla en terra entendía
  12   a adorar al Niño Dios    en los brazos de María.
     Se llevantan los tres reis,    se llevantan todavía;
  14   como andan con cuidado,    para su tierra caminan.
     Saliera el rey Herodes,    palabras de tanta estima,
  16   los mandara llamar    para hacerles villanía.
     Mandara llamar los sabios    que en su reinado tenía
  18   para praticar aquello,    si aquella verdad sería.
     Las Escrituras decían    que en Belén nacido había.
  20   Se echó puertas afuera    hablándoles villanía.
     Se arriman a un portal viejo    derrotado todavía,
  22   y allí viran a Jesús    en los brazos de María.
     Uno le ofreciera oro    y otro incienso y otro mirra,
  24   y el que menos le ofreciera,    cien doblones le ofrecía.
     Estando en aquellas razones,    una voz del cielo oíra:
  26   --No vayas por casa ` Herodes,    cogeréis logo otra guía.

Go Back
0770:3 Adoración de los Reyes (é-a)            (ficha nº: 1630)

Versión de Vilares (parr. Neira de Rei, ay. Baralla, ant. Neira de Xuxa, p.j. Lugo, ant. Becerreá, Lugo, España).   Recitada por Antonio López Villares (67a). Recogida por Vanda Anastácio, Guillermo Diamante, Concha Enríquez de Salamanca y Francisco Mendoza Díaz-Maroto, 16/07/1983 (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta GALICIA 83; cinta: 6.16-7.1-B3). Publicada en RT-Galicia 1998, p. 424.  050 hemist.  Música registrada.

     En la puerta están los reyes    dispuestos para cantar,
     si ustedes nos dan permiso,    los vamos i-a encomenzar.
     I-estas partes del Oriente,    tierra de sierra y aldea,
  2   salieron los tres Reis Magos    guiados por una estrella.
     En el camino se encuentran    sin saber unos de otros
  4   e que todos fueran unos    i-a luz de sus ideias.
     Caminan por sus jornadas    con la esperanza y tan cierta,
  6   llegaron a la ciudade    donde se paró la estrella.
     Entran en casa de Herodes,    que era un rey de gran soberbia,
  8   le perguntan por el Niño,    rey de los cielos y tierra.
     Turbado se halló Herodes    con la impensada nueva.
  10   --¿Dónde puede estar --les dice--,    niño de tanta grandeza?
     Buscaréisme al delincuente    y diréisme a dónde queda,
  12   que también quiero adorarle    y llevarle una riqueza.--
     Despidiéronse los magos    de Herodes y sus fierezas,
  14   y al salir de la ciudade    volvieron a ver la estrella;
     caminan los vegilantes    con la devina y tan cierta,
  16   y hallaron a Niño Diose    en brazos de una doncella.
     Se postraron de rodillas    haciéndole reverencia.
  18   Estando de noche en cama    de los cielos descendiera,
     y un angelito bajara,    diciendo de esta manera:
  20   --No volváis, reis tan famosos,    por onde Herodes dijera;
     cogeréis otros caminos    mudados por otras sendas.--
  22   A la mañana disponen    la marcha para sus tierras.
     --Vayan echando las manos    a bolsos y faltriqueras.
  24   Señores, dianos los Reyes,    que el Niño os los pagará
     dándonos la Gloria a todos    por toda una eternidad.

Go Back
0770:5 Adoración de los Reyes (á)            (ficha nº: 1632)

Versión de Foilebar (parr. Foilebar ant. Mao, ay. Incio, p.j. Lugo, ant. Sarriá, Lugo, España).   Recitada por María Porfirio (61a). Recogida por Aurelio González, Therese Meléndez, Elvira Ramini y Flor Salazar, 21/07/1982 (Archivo: ASOR; Colec.: Encuesta NOROESTE 82; cinta: 3.21-7.4-A6). Publicada en RT-Galicia 1998, p. 425.  026 hemist.  Música registrada.

     [Fe]lices fiestas de Reises    después de las de Notar,
     a pedir nobles señores,    si las quieren escuchare,
     la historia de los tres reis    que la queremos cantare.
     Estos sí que se partieron    desde su patria orental
  2   a la ciudad de Belén    al Niño Dios adorar.
     Caminaron trece días    con sus noches sin parar,
  4   hasta llegar a Belén    donde está el rey celestial.
     Se arrodillaron en tierra    con grande tremideral,
  6   le ofrecieron los tres reises    esto que voy a nombrar:
     oro le ofreció Melchor,    mirra le ofreció Gaspar,
  8   incienso es el que se nombra    el santo rey Baltasar.
     Desque ofrecido tenían    se volvieron retirar
  10   y mudaron de camino    por rey Herodes no encontrar,
     por no se dejar burlar    de su maldito pensar:
  12   degollar los inocentes    número tan singular,
     hallando de hallar el medio    y a verdadera imperial.

Go Back
0770:4 Adoración de los Reyes (á-o)            (ficha nº: 1631)

Versión de Riós (p.j. Verín, Ourense, España).   Recogida por Jesús Bal y Gay y Eduardo Martínez Torner, 00/00/1930 (fecha deducida) (Archivo: AMP; Colec.: Torner, E. M.). Publicada en Torner - Bal 1973, II, p. 25, nº. 45. Música: I, p. 27, nº.45. Reeditada en RT-Galicia 1998, pp. 424-425.  026 hemist.  Música registrada.

     Tres reyes salen de Oriente    por una estrella guiados;
  2   entran en Jerusalén    y a voces van preguntando:
     --¿Dónde vive el que nació    rey de todo lo criado?
  4   Nosotros no lo hemos visto    ni lo hemos encontrado,
     sólo hemos visto una estrella    que nos lo ha notificado.
  6   --Caminaréis, reis de Oriente,    caminaréis con cuidado;
     yo también quiero ir allá    a ofrecerle un buen donado.--
  8   Herodes, que aquello oyó,    luego se quedó turbado,
     temiéndose de aquel niño    que le quitase el reinado.
  10   --Por aquí daréis la vuelta    y de él me traeréis recado;
     yo también quiero ir allá    a ofrecerle un buen donado.--
  12   Unos le ofrecían mirra    y otros incienso sagrado
     y otros le ofrecían oro    porque era más otorgado

Go Back
0770:7 Adoración de los Reyes (6+6 estróf.)            (ficha nº: 1634)

Versión de Santigoso (ay. A Mezquita, p.j. Verín, ant. Viana do Bolo, Ourense, España).   Recogida por Jesús Bal y Gay y Eduardo Martínez Torner, 00/00/1930 (fecha deducida) (Archivo: AMP; Colec.: Torner, E. M.). Publicada en RT-Galicia 1998, p. 426.  032 hemist.  Música registrada.

     Gente noble somos    los que aquí venimos,
     si nos dan licencia    los reyes pedimos.
     Determinan todos    de hacer la jornada
  2   y a casa de Herodes    llegan de posada.
     Herodes les pregunta:    --¿Dónde van ustedes?--
  4   Y ellos le responden:    --Ver al Rey de reyes.--
     No le supo bien    a Herodes esta nueva
  6   porque él era rey    de toda la Judea.
     --Den por aquí vuelta,    que tengo que verles,
  8   porque un gran deamante    tengo de ofrecerles.--
     Estrella brillante    llevan por su guía,
  10   llegan a Belén    con mucha alegría.
     Vieron a Jesús,    la Virgen María
  12   y a San José    en su compañía.
     --Oro, incienso y mirra    aquí le ofrecemos,
  14   licencia pedimos    y luego volvemos.--
     Estrella brillante    los vuelve guiando,
  16   de casa de Herodes    los va retirando.

Go Back
0770:11 Adoración de los reyes (í-a)            (ficha nº: 8771)
[Versos introductorios and 0812 Pobreza de la Virgen recién parida, contam.]

Versión de Saxamonde (ay. Redondela, p.j. Vigo, ant. Redondela, Pontevedra, España).   Documentada en o antes de 1910. (Archivo: MdeP; Colec.: Sampedro; cinta: Museo de Pontevedra). Publicada en Sampedro y Folgar 1942, I, núm. 252, p. 140; Bibgal s. p. 191:003 (ficha descriptiva).  012 hemist.  Música registrada.

     ¡Buenas entradas de año    tengan vuesas señorías!
     Caminando va José    caminando va María,
  2   caminan para Belén    más de noche que de día,
     por su capital llevaban    una estrella que los guía.
  4   Luego que a Belén llegaron,    la estrella se le escondía.
     Empezaron a dar voces    No hay aquí quién nos sea guía?
  6   Les habló el rey Herodes    palabras de fantasía, . . .

Go Back
0770:10 Adoración de los Reyes (8+8 estróf.)            (ficha nº: 2780)

Versión de Fajãzinha das Flores (isla de As Flores, Açores, Portugal).   Recitada por José Silveira Eduardo (56a). Recogida en Stoughton, Massachusetts por Manuel da Costa Fontes, 00/03/1978 (Archivo: ASF; Colec.: Fontes NI 1978). Publicada en F.E.R. L-B Nova Ing. 1980, nº 180. Reeditada en Costa Fontes 1997b, Índice Temático (© HSA: HSMS), p. 254, U4.  080 hemist.  Música registrada.

     Partiram os três reis magos    das partes do Oriente,
  2   guiados por uma estrela,    ver a Deus omnipotente.
     Sem o ver nem conhecer,    cheios do amor divino,
  4   se juntaram todos três,    se puseram a caminho.
     Como tinha sido dito    pelo profeta Isaías,
  6   há-de nascer em Belém    o nosso rei, o Messias.
     Também estava escrito    pelo profeta Daniel:
  8   há-de nascer em Belém    o rei de todo o Israel.
     A favor do rei divino    e do menino soberano,
  10   passaram em treze dias,    sendo o caminho de um ano.
     Foram por casa de Herodes,    por ser o maior reinado;
  12   perguntaram se sabia    se Cristo Deus era nado.
     Herodes lhe respondeu    que tal coisa não sabia,
  14   mas que esperassem um pouco,    que ia ver à profecia.
     Juntando os conselheiros    e também todos os seus,
  16   viu que era nascido em Belém    o grande rei dos judeus.
     Herodes quando isto ouviu,    pois não sabia de nada,
  18   seu coração se assustou,    sua alma ficou turbada.
     Herodes, como malvado,    como proverso, malino,
  20   ensinou aos três reis    às avessas o caminho.
     Herodes tinha em seu peito    uma obra mal presente;
  22   queria banhar seu cutelo    no sangue de inocente.
     Mas os três reis eram santos,    jornada foram seguindo;
  24   Pôs Deus no céu uma estrela    para os ir dirigindo.
     Do alto duma cabana    a estrela fez sinal
  26   onde estava o Deus Menino    desde a noite do Natal.
     Chegaram os três reis magos,    onde na pousada entraram,
  28   e viram o Deus Menino,    de joelhos o adoram.
     Ficaram ademirados    de o ver tão pobrizinho,
  30   podendo aquele inocente    nascer entre ouro fino.
     Ficaram ademirados    de ver tão grande pobreza
  32   onde estava o rei do céu,    senhor de tanta grandeza.
     Quando o santo José viu    três reis em sua pousada,
  34   seu coração se assustou,    sua alma ficou turbada.
     Os reis, muito reverentes,    cada um por sua vez,
  36   cada um, à sua moda,    o seu presente lhe fez.
     Ofereceram ouro fino    ao rei celestial,
  38   essenso como divino    e mirra como mortal.
     E quando, à despedida,    com una vénia reverente:
  40   seguiram outro caminho,    partiram para o Oriente.

El informante lo puso por escrito y se lo envió al colector en Kent en Marzo de 1978. Título original: U4. OS TRE^S REIS DO ORIENTE (HEPTAS., ESTRÓF.).

Go Back
0770:9 Adoración de los Reyes (6+6 estróf.)            (ficha nº: 2779)

Versión de Madeira s. l. (Madeira, Portugal).   Documentada en o antes de 1956. Publicada en Ferreira 1956, pp. 363-71. Reeditada en Costa Fontes 1997b, Índice Temático (© HSA: HSMS), pp. 251-253, U3.  248 hemist.  Música registrada.

     Vieram os três reis    com muita alegria,
  2   visitar o filho    da Virgem Maria.
                         Coro:
     Vinde, ó pastores,    vinde, se quereis
  4   beijar o menino    em Dia de Reis.
     Caminham à pressa    lá do Oriente
  6   p`ra ir adorar    Deus omnipotente.
     Sem saber caminho,    lá vão caminhando;
  8   uma nova estrela    é que os vai guiando.
     Partiram em jornada    sós, sem mais ninguém.
  10   Guiados p`la estrela,    foram a Belém.
     Deixaram as cortes    para o adorar,
  12   correram a Belém    para o achar.
     Viram um palácio    muito adornado,
  14   cuidaram que era    do Verbo Incarnado.
     Deram com Herodes,    o rei inimigo.
  16   Deram-lhe a notícia    de Jesus nascido.
     Perguntou Herodes    quem os enganara.
  18   Responderam eles    que a estrela os guiara.
     Ouvindo isto Herodes,    ficou perturbado,
  20   cuidando que o Verbo    lhe tira o reinado.
     A mágoa que sente    em seu coração
  22   muda em disfarce    nesta ocasião.
     Dizia consigo:    --Não é coisa boa;
  24   decerto este rei    me tira a coroa.--
     E neste pensar    estava inquieto,
  26   cuida que o menino    lhe rouba o cetro.
     Chamou pelos magos    mui secretamente
  28   e indagou-se deles    muito diligente.
     Manda que lhe falem    com sinceridade:
  30   --Quando foi que vistes    essa novidade?
     Essa maravilha,    quem me dera vê-la!
  32   Dizei-me: há que tempo    apareceu a estrela?
     --Foi há poucos dias,    como vos foi dito,
  34   mas já se esperava    porque estava escrito.
     Foi pelo profeta,    servo do Senhor,
  36   que nos prometeu    um libertador.
     Se nós o acharmos,    que glória teremos!
  38   Postos de joelhos    graças lhe daremos.
     Mostrou-lhes alegria,    sorriso nos lábios.
  40   Chama os sacerdotes,    juntamente os sábios.
     Indaga bem deles    com todo o cuidado
  42   se é certo o que dizem    do Verbo Incarnado.--
     Responderam todos    que escrito está
  44   que há-de nascer    em Belém de Judá.
     O profeta disse    com todo o fervor
  46   que havia de nascer    um Deus Redentor.
     Ninguém põe em dúvida,    nem tal poderia,
  48   no que diz respeito    a tal profecia.
     O povo esperava    já há muito tempo
  50   o dia feliz    do seu nascimento.
     A tal profecia    dizia também
  52   que havia de nascer    um dia em Belém.
     Herodes ficou    cheio de temor,
  54   mas encobriu sempre    todo o seu furor.
     Dizia p`ra os magos:    --Que feliz destino!
  56   Também quero ver    esse Deus Menino.
     Ide, procurai-o,    e dai-me a saber;
  58   tanto que o achardes,    vinde cá dizer.--
     Estes santos reis,    cansados de andar,
  60   buscaram o menino    até a luz parar.
     Em sua jornada    gastaram três dias,
  62   p`lo gosto que têm    de ver o Messias.
     Chegaram os magos    pela mesma luz
  64   à ditosa gruta    onde está Jesus.
     Estrela mais linda    ninguém avistou.
  66   Sobre o Deus Menino    a estrela parou.
     Entraram na lapa    com muita alegria,
  68   viram a José    e a Virgem Maria.
     Viram um jumento    e uma vaquinha
  70   e o Deus Menino    na fria lapinha.
     Ele é tão formoso    e tem tal beleza
  72   que a todos encanta    a sua lindeza.
     No santo presépio    tudo é resplendor,
  74   o que lhes dá prova    que ele é o Salvador.
     Prostrados por terra,    todos, de contínuo,
  76   dão adorações    a Jesus Menino.
     Muito reverentes,    cheios de prazer,
  78   trazem as ofertas    para lhe oferecer.
     Oiro e incenso    e mirra também,
  80   trouxeram ao menino    que estava em Belém.
     Baixam lá dos céus    anjos a cantar.
  82   Suave harmonia    se ouve no ar.
     Estão enlevados    com tanta alegria,
  84   louvando Jesus    e a Virgem Maria.
     Serafins cantam    em forma de hino
  86   e os santos reis    incensam o menino.
     À voz do arcanjo    acordam pastores
  88   e vão caminhando    por entre rigores.
     Chegam ao presépio,    o menino acharam.
  90   Postos de joelhos,    logo o adoraram.
     Fazem-lhe presentes;    daquilo que têm
  92   oferecem ao menino    e à Virgem Mãe.
     Estes santos reis    querem caminhar,
  94   mas não têm coragem    de se afastar.
     É muito preciso    ir p`ra seus reinados,
  96   mas eles se sentem    mui contrariados.
     Dele se despedem    os três reis poderosos,
  98   para sua pátria    vão mui saudosos.
     Também se despedem    da Virgem Maria
  100   e de S. José    com grande alegria.
     O anjo os envia    por outro caminho,
  102   que Herodes não saiba    de Jesus Menino.
     Herodes, traidor    como vós sabeis,
  104   esperava sempre    pelos santos reis.
     Como lhe faltassem    ficou mais irado
  106   e pensou vingar-se    do Verbo Incarnado.
     Mas ficou enganado    nesta ocasião,
  108   porque Deus sabia    da sua traição.
     Eis porque o anjo    os foi avisar
  110   que noutro caminho    tinham que voltar.
     Assim o fizeram    muito diligentes.
  112   Herodes, irado,    mata os inocentes.
     E pensava Herodes    a Jesus matar,
  114   todos os meninos    manda degolar.
     Cuidou que entre tantos    lhe tirava a vida.
  116   Sabendo a Virgem,    se pôs em fugida.
     Também S. José,    como lhe foi dito,
  118   tomou o menino    e foi p`ra o Egipto.
     Pelo mesmo anjo    foram avisados
  120   que já eram mortos    quem os procurava.
     O menino e a Virgem,    o Senhor S. José,
  122   vieram residir    para Nazaré.
     Fez habitação    naquele terreno,
  124   por isso se chama    Jesus Nazareno.

Título original: OS TRE^S REIS DO ORIENTE (PENTAS., ESTRÓF.).

Go Back
Back to Query Form