Pan-Hispanic Ballad Project

Total: 9427


0559:51 Vuelta del navegante (á)            (ficha nº: 8729)
[0049 Conde Niñocontam.]

Versión de Andorra s. l. (Andorra).   Recitada por Serqueda (35a). Recogida por Palmira Jaquetti y Maria Carbó, 28/07/1925 (Archivo: AMP). Publicada en RTLH 3 (1969), nº I.40, pp. 44-45 (notación musical, p. 44).  032 hemist.  Música no registrada.

     --No`m dirís, senyora mia,    la meva esposa on està?
  2   --Vostra esposa, don Llouïso,    se n`ha tornada a casar.
     --No em derís, senyora mia,    i a la quina calle está?
  4   --Calle de l`Argenteria    tres portes vora la mar.
     --Baixeu-me`n de la vihuela    i tambe del passamá
  6   i amb el cant de la sirena    veure si em coneixerà.--
     --Despertate, clara niña,    que sentirás cantar
  8   sentirás cant de sirenes    que en i dintre la mar
     --Aixó no és cant de serena    ni cant que vagi pel mar,
  10   aixó és cant de don Llouïso,    don Llouïso Montilblanc.
     --Si aixó es cant de don Llouïso,    io us el farè matar.
  12   --Si matan a don Llouïso,    per mi poden començar.--
     L`un l`enterren a les grades,    l`altre al peu de l`altar;
  14   de tant que se`n estimaven    los dos se`n varen juntar,
     i un paló i una paloma    dret al cel varenl pujar
  16   i un paló i una paloma    dret al cel varen pujar.

Notas: Recogida para el "Cançoner Popular de Catalunya" (versión núm. 213, fue seleccionada (julio 1936) para el vol IV de los Materials, que quedó inédito. Al cantar, se repite el segundo hemistiquio de los dieciseisílabos pares.

Go Back
0006:195 Muerte del príncipe don Juan (á-a)            (ficha nº: 2481)

Versión de Orán (Argelia).   Recitada por la señora de Coriat y Esther Coriat y Camila de Levy. Recogida en Buenos Aires, Argentina por Paul Bénichou, (Colec.: Bénichou, P.). Publicada en Bénichou 1946, nº LXIV, pp. 136-138. Reeditada en Bénichou 1968b, pp. 47-49.  030 hemist.  Música registrada.

     Malo estaba esse rey,    esse rey de Salamanca;
  2   malo está de callentura,    que otro mal no se le hallaba.
     Ya mandan por los dutores,    dutores de toda España;
  4   unos le miran el purso,    otros le miran las aguas;
     todos dizen a una boca:    --Mi señor no tiene nada,
  6   si no era el más chiquito    que Sabastián se llamaba:
     --Perdón, perdón, mi señor rey,    por esta triste palabra:
  8   tres horas le quedan de vida,    la una y media ya es pasada.--
     Como esso oyera su padre,    echó mano a la su barba;
  10   pelósele pelo a pelo,    hasta que no dexó nada.
     Por allí passó su madre,    su madre la desgraciada;
  12   rogando iba a Dios del cielo    trocasse alma por alma.
     Por allí passó su esposa,    su esposa la desdichada,
  14   toda vestida de luto    y una soga a la garganta:
     --Apartay, condes y duques,    passará esta desdichada,
  16   que bien se puede llamar    viuda antes de casada.--

Nota: Son hermanas las tres recitadoras.

Go Back
0045:34 El moro que reta a Valencia (ó-a+á-a)            (ficha nº: 3691)
[0067.6 Garcilaso y el Ave Maríacontam.]

Versión de Orán (Argelia).   Recitada por la señora de Coriat y Esther Coriat y Camila de Levy. Recogida en Buenos Aires, Argentina por Paul Bénichou, (Colec.: Bénichou, P.). Publicada en Bénichou 1946, nº XXIV (y LXIII), pp. 81-82 y 134. Reeditada en Bénichou 1968b, pp. 38-39.  088 hemist.  Música registrada.

     Sercada está Santa Fe    de un rico lienso enserado;
  2   ricas tiendas le rodean    de tersiopelo y brocado.
     En la más chiquita de eyas    está Cristo señalado,
  4   y en la cabesa de Cristo    está un rubí de oro ezmaltado,
     que si le apresiáis, el Sidi,    vale más que tu reinado.
  6   A las doze horas del día    un moro se ha demostrado,
     sobre un cabayo negro    de blancas manchas manchado.
  8   --¡Ay Valensia!, y ¡ay Valensia!    Valensia la bien sercada,
     primero fuitis del moro,    que de quistianos ganada,
  10   y anora, si Al-lah me ayuda,    a moros serís tornada.
     A ese perro de ese Sidi    yo le pelaré las barbas.
  12   Su mujer, Ximena Gomes,    será la mi cozinera;
     su hija, doña Urraca,    será la mi enamorada;
  14   la de los rubios cabeyos,    esa me hará la cama,
     y la más chiquita de eyas    ensenderá la mi duaya.--
  16   Oído lo había el buen Sidi    desde su alta ventana;
     los dados tiene en la mano,    al suelo los arronjara;
  18   fuese para los palasios    donde la Urraca estaba:
     --En huena hora estés, Urraca,    mi estreya de oro ezmaltada.
  20   En eya vengáis, i padre,    espejo en que me miraba.
     --Levántaté tú, Urraca,    lévantaté de mañana,
  22   quítaté paños de siempre    y ponte los de la pascua;
     con ahua de la redoma,    arrebóaté la cara,
  24   hasta que saques el rostro    como espada asercalada.
     Con siento de tus donzeyas    asómaté a la ventana;
  26   verás pasar a ese Sidi,    detenédmelé en palabras;
     las palabras sean pocas    y en amor sean tocadas.
  28   --¿Cómo lo haré, mi padre,    que de amor no entiendo nada.
     --Yo te enseñaré, mi hija,    como si fueras uzada.--
  30   Se levantó la Urraca,    se levantó de mañana;
     se quitó paños de siempre    y puzo los de la pascua,
  32   y con siento de sus donzeyas    asomóse a la ventana.
     Vido pasar a ese Sidi    que se pasa y no la habla:
  34   --¿Quién es ése u cuál es ése,    que se pasa y no me habla?
     --El Sidi soy, mi señora,    que por ti ando yo en bataya;
  36   siete años hazían, siete,    que por ti blando mi espada.
     --Y otros siete, mi señor,    que estoy por esa ventana;
  38   de tus amores, el Sidi,    tirarme por la ventana.
     --Si te tirares, mi vida,    te resiberé en mi halda.
  40   Eyos en esas palabras,    el Barbés que rebuznara:
     --¿Qué es aquesto, mi señora?,    Gran traisión tenís armada.
  42   --No tengo traisión ninguna,    ni en mi linaje era uzada;
     los cabayos de mi padre,    no los han dado sebada.
  44   Entre esas palabras y otras,    la cabesa le cortara.

Nota de editor: las cuatro mujeres nombradas arriba son las que en Buenos Aires le proporcionaron al recolector las versiones marroquíes que allí recogió. No nos consta cuál de ellas contribuyó éste romance (ni los otros de la colección tampoco). -24b: asercalada, incomprensible para mis informantes; léase acicalada.
Nota: Son hermanas las tres recitadoras.

Go Back
0043:4 Paris y Elena (á+á-o)            (ficha nº: 3729)

Versión de Orán (Argelia).   Recitada por la señora Rachel Serfati. Recogida por Paul Bénichou, (Colec.: Bénichou, P.). Publicada en Thomas 1939, "Huit romances judéo-espagnols" en Hommage à Ernest martinenche y Bénichou 1946, pp. 72-74. Reeditada en Bénichou 1968, pp. 91-94.  033 hemist.  Música registrada.

     Estaba essa reina Lena    ya acabada de almorzar;
  2   asomóse a la ventana    por ver la gente passar.
     Vido venir un caballero    sobre aguas de la mar:
  4   --¿Quién es esse caballero    que se passa y no me habla?
     --París soy, la mi señora,    París, vuestro enamorado.
  6   --¿Qué oficio hazéis, París,    u qué oficio habéis tomado?
     --Marinero soy, señora,    por la mar ando en rosario.
  8   Tres navíos traigo al puerto    de oro y almisque cargados
     y en el más chiquito de ellos,    allí traigo un rico mançano;
  10   mançanaitas de oro crecen    el invierno y el verano.
     --Si tal es verdad, París,    razón es ir a mirarlo.--
  12   Con ciento de sus donzellas    reina Lena fue a mirarlo.
     --¿Adó el mançano, París?,    ¿adó aquel rico mançano?
  14   --Si me parieris un niño,    ésse es el rico mançano;
     si me parieris una niña,    en oro y seda será vestida.--
  16   Reina Lena que esso oyera    los gritos feridos diera
    
(y a la mar se tirara.)

Notas del editor: -5 París: la palabra es aguda: Menéndez y Pelayo (Tratado, en Antología, t. XII, pág. 482, n. 3) piensa que lo mismo ocurría en España en la pronunciación del romance antiguo; -7b rozario léase corsario (véase Primavera, 109, también Menéndez Pidal Catálogo, 43 y nuestra versión B). Cfr. la forma antigua cosario viva todavía en España en el siglo XVI; -8b almisque: antiguo español almizque; -13 ¿Adó?: ha persistido como usual en el dialecto; -16b feridos el dialecto usual ha conservado la f inicial en ferir, aunque por lo general la ha eliminado.; 15-17: Estos versos se han conservado bastante mal. El último que no es sino un hemistiquio, me lo han dado como "facultativo".
Nota: Esta versión del romance forma parte de una colección de veinte romances que le transmitió en forma manuscrita la tía de P. Bénichou, R. Serfati, de Orán (colonia judía originaria de los centros judeo-españoles de Marruecos, especialmente de Tetuán, según observa Bénichou [Bénichou 1946, pág. 5]). Es, dice, de las que "provienen de su propio caudal, y sólo tuvo que escribirlo[s] como los recordaba" (pág. 6). Aunque transmitida en forma manuscrita, la informante asegura que éste, así como todos los romances, siempre se cantaban y que no se concebían sin música.

Go Back
0043:5 Paris y Elena (á+á-o)            (ficha nº: 3730)

Versión de Orán (Argelia).   Recitada por la señora de Coriat y Esther Coriat y Camila de Levy. Recogida en Buenos Aires, Argentina por Paul Bénichou, (Colec.: Bénichou, P.). Publicada en Bénichou 1946, nº XIX, pp. 72-74. Reeditada en Bénichou 1968b, pp.. 91-94.  038 hemist.  Música registrada.

     Estaba essa reina Lena    ya acabada de almorzar;
  2   asomóse a la ventana    por ver la gente passar.
     Vido estar a un marinero    ya acabada de almorzar;
  4   --¿Quién es ésse u cuál es ésse    que se passa y no me habla?
     --París soy, la mi señora,    París, vuestro enamorado.
  6   --¿Qué oficio hazéis, París,    u qué oficio habéis tomado?
     --Marinero soy, señora,    por la mar ando corsario.
  8   Tres navíos traigo al puerto    de oro y almisque cargados
     y en el más chiquito de ellos,    allí traigo un rico mançano;
  10   mançanaitas de oro crecen    el invierno y el verano.
     --Si tal es verdad, París,    razón es ir a mirarlo.--
  12   Con ciento de sus donzellas    reina Lena fue a mirarlo.
     Arsó velas el navío,    reina Lena se ha embarcado.
  14   --¿Adó el mançano, París?,    ¿adó aquel rico mançano?
     --El mançano, reina Lena,    son hijitos que tengamos.
  16   Ya lloraba reina Lena    ya lloraba y hazía llantos.
     --No lloredeis, reina Lena,    ni hagáis lloro sonado.
  18   Comerás pan de cebada    y passearás el ganado.--
     La mujer y la gallina    por andar se perdería.

Nota del editor: -18b passearás: deformación probable de pacerás.
Nota: Son hermanas las tres recitadoras.

Go Back
0435:4 Infante Arnaldos (á)            (ficha nº: 3733)

Versión de Orán (Argelia).   Recitada por la señora de Coriat y Esther Coriat y Camila de Levy. Recogida en Buenos Aires, Argentina por Paul Bénichou, (Colec.: Bénichou, P.). Publicada en Bénichou 1946, nº XXIX, pp. 89-90. Reeditada en Bénichou 1968b, pp. 207-212.  056 hemist.  Música registrada.

     ¡Quién tuviera tal fortuna    sobre aguas de la mar
  2   como el infante Fernando    mañanita de San Juan,
     que ganó siete castillos    a vuelta de una cibdad!
  4   Ganara cibdad de Roma,    la flor de la quistiandad;
     con los contentos del juego    saliérase a passear.
  6   Oyó cantar a su halcón,    a su halcón oyó cantar:
     --Si mi halcón no cenó anoche    ni hoy le han dado de almorzar,
  8   si Dios me dexa vivir,    y a la mañana llegar,
     pechuguita de una gansa    yo le daré de almorzar.--
  10   Subiérase a su castillo    y acostóse en su rosal;
     vido venir un navío    sobre aguas de la mar:
  12   las velas trae de oro,    las cuerdas de oro torçal,
     y el mastil del navío    era de un fino nogal.
  14   Marineros que le guían    diziendo van un cantar:
     --Galera, la mi galera,    Dios te me guarde de mal,
  16   de los términos del mundo    de aires malos de la mar,
     de la punta de Carnero    del estrecho de Gibraltar,
  18   de navíos de don Carlos    que son fuertes de passar.
     --Por tu vida, el marinero,    tú volvas esse cantar.
  20   --Quien mi cantar quiere oír    a mi galera ha de entrar.
     Al son de los dulces cantos,    el conde dormido se ha.
  22   Cuando le vieron dormir,    empeçaron a ferrar;
     al son de los fuertes fierros,    el conde recordado ha.
  24   --¿Quién es ésse u cuál es ésse    que a mí quiere hazer mal?
     Hijo soy del rey de Francia,    nieto del de Portogal.
  26   --Si hijo sois del rey de Francia,    y nieto del de Portogal,
     siete años hazían, siete,    que por ti ando por la mar.--
  28   Arço velas el navío    y volviéronse a su cibdad.

Notas: -3b a vuelta de en la ed. de 1968. En 1946 anota a huelta de, expresión oscura para mis informantes. Menéndez Pidal en su edición del Mío Cid, pág. 516, s. v. buelta menciona abuelta de = "juntamente con"; -10b: hemistiquio alterado; la cita del Cátálogo nº 143 (R. M. Pidal) dice «arrimóse a su rosal». Son hermanas las tres recitadoras.

Go Back
0282:1 Mainés (6+6 estróf.)            (ficha nº: 3755)

Versión de Orán (Argelia).   Recitada por la señora de Coriat y Esther Coriat y Camila de Levy. Recogida en Buenos Aires, Argentina por Paul Bénichou, (Colec.: Bénichou, P.). Publicada en Bénichou 1946, nº XLVII, pp. 114-115. Reeditada en Bénichou 1968b, pp. 194-197.  038 hemist.  Música registrada.

     Criaba la reina    hija arregalada,
  2   de condes y duques    era demandada.
     De condes y duques    era ella pedida,
  4   ganóla Mainés    en las sus heridas.
     --Abrádeisme, madre,    puertas del palacio,
  6   que nuera vos traigo    y yo mal quebrado.
     Abrádeisme, madre    puertas del cillero,
  8   que nuera vos traigo    y yo mal herido.
     --Si nuera me traes    y tú mal herido,
  10   ella sea muerta    y tú sano y vivo.--
     A la medianoche    suegra me llamara:
  12   --Acudí, mi suegra,    con una luz clara,
     que Mainés se muere    y yo quedo sana.
  14   Acudí, mi suegra    con una luz fría,
     que Mainés ha muerto    y yo quedí viva.
  16   --Malhayas tú, nuera,    y quien te ha parido,
     que por una noche    suegra me has dezido.
  18   Malhayas tú, nuera,    y quen te ha criado,
     que por una noche    suegra me has llamado.--

Notas: se canta con el estribillo "¿Adó Mainés y adó Mainés? / Mis dueños, ¿adó Mainés?// tras los versos pares. Observa Bénichou con razón que en el v. -7b cillero rompe el asonante y que lo suyo es el castillo de la versión del Catálogo de R. Menéndez Pidal. La forma paralelística se estropea en algunos momentos (falta el dístico paralelo de los vv. 1-2 y de los vv. 9-10), siendo fácil de suplir, como sugiere B., con ayuda de la versión de Larrea y del Catálogo: Criaba la reina / hija regalada//de seda y de grana / vestía y calzaba;//criaba la reina / hija tan querida,//que de grana y seda / calzaba y vestía (vv. 1-4) y con los vv. 9-10: --Si nuera me traes, / y tú mal quebrado,//ella sea muerta / y tú vivo y sano;//si nuera me traes / y tú mal herido, // ella sea muerta / y tú sano y vivo.// Al reeditar el texto marroquí de Bénichou, Di Stefano en su Romancero (1993) hace bien al proponer corregir con dueñas el duenos del segundo verso del estribillo. Son hermanas las tres recitadoras.

Go Back
0110:367 La Condesita (á)            (ficha nº: 4107)

Versión de Orán (Argelia).   Recitada por la señora Rachel Serfati. Recogida por Paul Bénichou, (Archivo: AMP; Colec.: Bénichou, P.). Publicada en Bénichou 1946, nº XVI, pp. 65-66. Reeditada en RTLH 4 (1970), pp. 262-263, nº V.317.  060 hemist.  Música registrada.

     Grandes guerras hay en Francia,    más grandes en Portugal,
  2   y a este conde de don Marcos    lo llevan por capitán.
     --Quedes` con Dios, la condessa,    que me voy a guerrear.
  4   --¿Para cuántos años conde,    para cuántos años vas?
     --Para siete, la condessa,    para siete y nada más;
  6   si al de los ocho no vengo,    condessa te casarás.--
     Siete años ya han passado    los ocho corriendo van;
  8   un día estando almorzando    su padre la vino a hablar:
     --¿Por qué no casas, condesa?,    el conde ya muerto está.
  10   --Carta tengo yo en mi pecho    que el conde aun vivo está.
     --Écheme la bendición,    que al conde voy a buxcar.
  12   --Hija, la de Dios te guarde,    la de Dios que vale más.--
     Vistióse de romerita    y metióse en un remeral;
  14   vido passar a caballos    que llevaban a ensellar:
     --¿De quién son essos caballos    que lleváis allí a ensellar?
  16   --Son del conde de don Marcos,    mañana se va a casar.
     --Por tu vida, el pajezito,    enséñame dónde está.
  18   --Por allí en essa escalera,    en aquel altar está.--
     Al subir de la escalera    al conde vino a encontrar:
  20   --Déme una limosnita,    que bien me la puede dar,
     que vengo de las Italias    y no traigo que cenar.
  22   --Si de las Italias vienes,    ¿qué nuevas hay por allá?
     --Que el conde Marcos se ha ido,    se ha ido y no ha vuelto más;
  24   la pobre de la condessa    no haze más que llorar.
     --Quisiera yo estar allí    por poderla aconsolar.
  26   --Ya no la conoceríais,    ya no la conocéis más,
     ni en el modo de la habla,    ni en el modo del andar,
  28   ni en las sayitas de grana    que ella solía llevar.
     --¡Fuera, fuera, tú, la novia,    que ésta es mi mujer carnal!
  30   Las cenas que se han hecho,    a los pobres se ha de dar.--

Nota: Esta versión del romance forma parte de una colección de veinte romances que le transmitió en forma manuscrita la tía de P. Bénichou, R. Serfati, de Orán (colonia judía originaria de los centros judeo-españoles de Marruecos, especialmente de Tetuán, según observa Bénichou [Bénichou 1946, pág. 5]). Es, dice, de las que "provienen de su propio caudal, y sólo tuvo que escribirlo[s] como los recordaba" (pág. 6). Aunque transmitida en forma manuscrita, la informante asegura que éste, así como todos los romances, siempre se cantaban y que no se concebían sin música.

Go Back
0015:1 Infante parricida (á-e)            (ficha nº: 4455)

Versión de Orán (Argelia).   Recitada por la señora de Coriat y Esther Coriat y Camila de Levy. Recogida en Buenos Aires, Argentina por Paul Bénichou, (Colec.: Bénichou, P.). Publicada en Bénichou 1946, nº XXXI, pp. 92-93. Reeditada en Bénichou 1968b, pp. 200-201.  032 hemist.  Música registrada.

     Preñada estaba la reina    de tres meses que no mase;
  2   hablóla la criatura    con la gracia de Dios padre:
     --Si Dios me dexa vivir,    salir de angosto lugare,
  4   mataría yo al rey    y a la reina mi madre,
     porque durmiéronse a una    la noche de Navidade;
  6   qutáronme mis virtudes,    cuantas Dios me diera y mase,
     que si una me han quitado,    muchas más me han vuelto a dare.--
  8   Oídolo había el rey    desde su sala ande estare.
     --¡Ay, reina!, si pares hija,    cien damas la han de criare;
  10   ¡ay, reina!, si pares hijo,    a la leona le mando echare.--
     Van días y vienen días    la reina parió un infante;
  12   envolvióle en seda y grana,    y a la leona le mandó echare.
     La leona, como le vido,    conoció sangre reale;
  14   quitó leche de sus hijos,    y al infante dio a mamare.
     Hubo de crecer el niño    y hubo de ser barragane,
  16   y hubo de matar al rey    y él reinar en su lugare.

Notas: Sólo se conserva en la tradición marroquí este extraño romance en que el rey, acusado y amenazado por su heredero desde dentro del vientre de su madre, intenta inutilmente eliminarle arrojándole a las fieras. Para dos interesantes discusiones de arcaicas creencias en torno a los poderes mágicos del rey/padre, la violenta transferencia del poder, las infracciones sexuales, y los motivos tradicionales (desarrollo prodigioso de un niño, su crianza por un nutritor selvático, etc.), véanse Bénichou 1968b, 200-201 y, sobretodo, Di Stefano 1993, pp. 428-429. Son hermanas las tres recitadoras.

Go Back
0080:32 Muerte ocultada (6+6 pareados)            (ficha nº: 4823)

Versión de Orán (Argelia).   Recitada por la señora de Coriat y Esther Coriat y Camila de Levy. Recogida en Buenos Aires, Argentina por Paul Bénichou, (Archivo: AMP; Colec.: Bénichou, P.). Publicada en Bénichou 1946, nº XLVI, p. 113-114 y Bénichou 1968, p. 187. Reeditada en Alvar 1966, p. 74 y RTLH 12 (1984-1985), nº 19:1MR14, pp. 77-78.  046 hemist.  Música registrada.

     Levantóse Bueso    lunes de mañana;
  2   tomara sus armas    y a la caça iría.
     En un prado verde    se sentó a almorzare;
  4   vido estar al Huerco,    las armas tomare.
     Hirió Bueso al Huerco    en el carcañale;
  6   hirió el Huerco a Bueso    en su voluntade.
     Ya llevan a Bueso    en ca de su madre.
  8   En ca de Alda    tañen tañedores;
     en ca de Ueso    hazían guijdore.--
  10   --Suegra, la mi suegra,    mi suegra garrida,
     las que paren niño,    ¿cuándo van a missa?
  12   --Unas van al mes,    otras a cuarenta días,
     y tú, la mi nuera,    cuando te convenía.
  14   --Suegra, la mi suegra,    mi suegra garrida,
     las que paren niño,    ¿de qué iban vestidas?
  16   --Unas van de verde,    y otras en grana fina,
     y tú, la mi nuera,    como te convenía.--
  18   Vistióse de verde    y de grana fina;
     todos la dezían:    --¡La viuda garrida!
  20   --Suegra, la mi suegra,    mi suegra garrida,
     ¿qué son essas vozes    que van por la villa?
  22   --Muerto se le ha muerto,    el bien de su vida.--
     Como esso oyó Alda    muerta quedaría.

Nota: Suministrada a Paul Bénichou desde Buenos Aires por Amada Coriat.

Go Back
0149:11 Galiarda y Florencios (á-o+í-a(+á-a)+é-a)            (ficha nº: 4861)

Versión de Orán (Argelia).   Recitada por la señora de Coriat y Esther Coriat y Camila de Levy. Recogida en Buenos Aires, Argentina por Paul Bénichou, (Colec.: Bénichou, P.). Publicada en Bénichou 1946, nº XXXIV, p. 95. Reeditada en Bénichou 1968b, pp. 151-155.  044 hemist.  Música registrada.

     ¡Ay Aliarda! ¡Ay Aliarda!    De dormir se ha levantado;
  2   por las puertas del Perdón    a missa se había entrado,
     donde están condes y duques,    señores de grande estrado,
  4   donde está el conde Aliardo    con un niño de la mano.
     A cada uno ponen la silla    asigún tiene el estrado,
  6   y a esse niño se la ponen    al lado de don Eduardo.
     Aliarda con amores    con el guante le ha llamado;
  8   el niño, como es cortés,    presto vino a su mandado:
     --¿Qué querís, la mi señora?    ¿A qué era vuestro mandado?
  10   --Que me requeráis de amor,    y de pronto para el palacio.
     --Perdón, perdón, mi señora,    que yo soy niño y muchacho;
  12   aquí está el conde mi tío,    que es hombre más enseñado.
     --De dormir, el mi señor,    de dormir yo dormiría,
  14   mas miedo me causa, miedo,    que en la corte lo diría.
     Sacó espada de su cinto,    y púsola a escuentra el día:
  16   --Con ésta me maten moros    si en la corte lo diría.
     Toda la noche durmieran,    toda la noche folgaran,
  18   y assí a la mañanita    en las cortes se alabara:
     --Anoche, mis caballeros,    dormí con una donzella,
  20   blanca, rubia y colorada,    su cara como una estrella.
     Preguntan los caballeros:    --¿Quién será aquesta donzella?
  22   Dezía el hijo del rey:    --Aliarda mi hermana es ésta.

Nota: Versos -3, -5: estrado, alteración de estado.

Go Back
0136:35 Flores y Blancaflor (í-a)            (ficha nº: 4862)

Versión de Orán (Argelia).   Recitada por la señora Rachel Serfati. Recogida por Paul Bénichou, (Colec.: Bénichou, P.). Publicada en Bénichou 1946, nº XIII, pp. 54-55 (Música). Reeditada en Bénichou 1968, pp. 219-225.  044 hemist.  Música registrada.

     La reina xerifa mora,    la que mora en Almería,
  2   dize que tiene desseo    de una quistiana cativa.
     Los moros, como esso oyeran,    de repente se partían;
  4   de ellos parten para Francia,    de ellos quedan en Almería.
     Y encentran al conde Flor    que a la condessa traía;
  6   pluma de oro en su mano,    ido.iba a la cortesía;
     pidiendo iba a Dios del cielo    que le diera hijo u hija,
  8   para heredarle sus bienes,    que heredero no tenía.
     Ya matan al conde Flor,    y a la condessa traían.
  10   --Tomís, señora, esta esclava,    la esclava que vos queríais,
     que no es mora ni judía,    ni es hecha a la malicia,
  12   sólo condessa y marquesa,    señora que gran valía.
     La reina estaba preñada,    la esclava también ansina.
  14   La reina pariera un niño,    la esclava una niña pariera.
     Con lágrimas de sus ojos    la cara lavó a la niña.
  16   --Hija mía y de mi alma,    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
     ¡quién te me diera en mi tierra,    y en la tierra de Almería!
  18   Te nombrara Blancaflor,    nombre de una hermana mía;
     la cativaron los moros    día de Pascua florida.
  20   --Tu hermana Blancaflor,    ¿en qué la conocerías?
     --Baxo de su pecho isquierdo    un lunar negro tenía.
  22   Y de allí se conocieron    las dos hermanas queridas.

Go Back
0013:14 Nacimiento de Bernardo del Carpio (á-a)            (ficha nº: 8482)

Versión de Orán (Argelia).   Recitada por la señora de Coriat y Esther Coriat y Camila de Levy. Recogida en Buenos Aires, Argentina por Paul Bénichou, (Colec.: Bénichou, P). Publicada en Bénichou 1946, nº XXI, pp. 76-77 (Música). Reeditada en RTLH 1 (1957), nº 1n, p. 183 y Bénichou 1968a, p. 29.  052 hemist.  Música registrada.

     Mañanita era, mañana,    a tiempo que alboreaba;
  2   grandes fiestas hazen los moros    en la vega de Granada.
     Aquel que amores tenía    aí se le señalaban,
  4   y el que no los tenía    en tenerlos procuraba.
     Hermana tiene el huen Sidi    que Ximena se yamaba;
  6   namorado se había de eya    este conde de Sandaria.
     Un día se vieron juntos,    Ximena quedó preñada;
  8   su padre, como lo supo,    mandó tenerla enserrada.
     Meten al conde en priziones,    y a Ximena la enserrara
  10   en un castío de vidro,    huen castío y huena huardia.
     Van días y vienen días,    Ximena parida estaba,
  12   parida estaba de un niño    como la leche y la grana.
     Un día empañando al niño    Ximena bien le miraba:
  14   --¿Para qué nasites, hijo,    de madre tan dezgrasiada?
     Tu padre está en las priziones,    tu madre está aquí enserrada.--
  16   Oído lo había la reina    desde su alta ventana.
     --¿Qué tenedéis vos, Ximena,    Ximena la mi cuñada?
  18   Si os faltaban vestidos,    yo os daré seda y grana;
     si os faltara dinero,    yo os daré oro y plata.
  20   --Ni me faltaban vestidos,    ni me falta oro y plata;
     lo que quiero es a ese conde,    a ese conde de Sandaria.
  22   --Yo te juro Al-lah, Ximena,    Ximena la mi cuñada,
     no comer pan a manteles    ni acostarme en la mi cama,
  24   hasta que saquen al conde,    a ese conde de Sandaria.--
     Y otro día a la mañana    las ricas bodas se armaban;
  26   ya se cazaba Ximena    con el conde de Sandaria.

Nota: Para los cuatro primeros versos, pertenecientes al romance Pérdida de Antequera y escaramuza de Alcalá [IGRH 0011], véase Bénichou 1968a, Romancero judeo-español de Marruecos, p. 40 (p. 132 en la edición de 1946).

Go Back
0161+0098:4 La bastarda y el segador+Cómo no cantáis, la bella? (á-a+é-a)            (ficha nº: 8960)

Versión de Orán (Argelia).   Recitada por la señora Rachel Serfati. Recogida por Paul Bénichou, 00/00/1942 (Colec.: Bénichou, P.). Publicada en Bénichou 1946, nº X, p. 45. Reeditada en Bénichou 1968b, p. 169.  038 hemist.  Música registrada.

     Una hija tiene el rey,    una hija arregalada;
  2   su padre por más valor    un castillo la fraguara,
     ventanas al derredor    por ande el aire la entrara:
  4   por una la entra el    sol, por otra el frescor la entraba.
     Por allí passara un galán    que de ella se enamorara.
  6   --¿Por qué no cantáis, la flor?    ¿Por qué no cantáis, la bella?
     --Ni canto ni cantaré,    que mi amor está en la guerra;
  8   preso me le tiene el    rey, esse rey de Inglatierra.
     Le mandaré yo unacarta    de mi mano y de mi letra,
  10   que me solten a miamor,    vivo, sano y sin cadena.
     Y si no me le soltaren    le armaré yo una grande guerra,
  12   de navíos por la mar,    de gente armada por tierra.
     Si no hubieren velas prontas,    mis ricas mangas pusiera;
  14   si no hubieren remos prontos,    mis ricos braços pusiera;
     si no hubiere capitán,    me pondré yo a la bandera,
  16   para que diga la gente:    "¡Viva, viva essa señora!
     Por amor de su amante    se puso ella a la bandera."
  18   Y esso lo canta un    galán al pie de una hierba buena,
     que el que no sabe de amor    no sabe de cosa buena.

Variantes de la versión recogida de las tres hermanas Coriat en Buenos Aires: -4 . . . / por otra el aire la entraba; 4a-4d: Por la más chiquita de ellas / entra un gavilán y sale.// Labrando está un camisón / para el hijo de la reina;// labrándole está con oro, / pespuntándole con seda; // y entre puntada y puntada / un adjófar y una perla; -16 --¡Viva, viva essa donzella!; -17 que por salvar a su amor / . . . ; 18-19 (faltan). (BsAs.) Título original: Canto de un galán.

Go Back
0172:63 Veneno de Moriana (estróf.)            (ficha nº: 9017)

Versión de Orán (Argelia).   Recitada por la señora de Coriat y Esther Coriat y Camila de Levy. Recogida en Buenos Aires, Argentina por Paul Bénichou, antes de 00/00/1978 (fecha deducida) (Archivo: AMP). Publicada en Petersen-Web 2009, Texto.  031 hemist.  Música no registrada.

     Siete amigas tiene Hueso,    las siete todas quería,
  2   todas iba a verlas    día de Pascua florida.
     Ya estábase Moriana    y en su sala de verano,
  4   mirando estaba sus campos    cómo se echa el trigo en grano.
     Por ahí vido a venir Hueso    y abalgado su caballo.
  6   --En hora buena, Moriana.    --En ella vengas, don Hueso.
     Un dicho me habían dicho    [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]
  8   --Quien te ha dicho, Moriana,    te ha dicho cierto y verdades,
     y al domingo tengo fiesta,    yo vengo a combidarte.--
  10   Como soy yo Moriana    fuera el jardín de su padre,
     cortara siete hojitas    de aquel fino solimane.
  12   Las echara en el clare    y a Hueso las dio a beber.
     --¿Qué me dates, Moriana,    y qué me dates en el clare?
  14   Las armas tengo quebradas,    ya no veo con los ojos.--
     Hora y media no es pasado,    Hueso muerto estaba.
  16   --Ahora vete, don Hueso,    y a casarte para siempre.--

Nota: -4b y -12a hecha, hechara en la copia mecanografiada; -10a Como soy yo (?) más lógico sería Com [e]so oyó Moriana. [= Armistead, CMP 1978: N1.22]

Go Back
0172:64 Veneno de Moriana (estróf.)            (ficha nº: 9018)

Versión de Orán (Argelia).   Recitada por la señora de Coriat y Esther Coriat y Camila de Levy. Recogida en Buenos Aires, Argentina por Paul Bénichou, (Colec.: Bénichou, P.). Publicada en Bénichou 1946, nº XXXV, pp. 97-9. Reeditada en Bénichou 1968b, pp. 156-159.  054 hemist.  Música registrada.

     Siete amigas tiene Bueso,    que siete amigas tenía,
  2   y a todas las iba a ver    día de Pascua florida,
     si no era Moriana,    que se le olvidaría.
  4   Estábase Moriana    sentada en su salverano,
     mirando estaba en los campos    cómo echaba el trigo el grano.
  6   Vido venir a don Bueso,    caballero en su caballo.
     --En buena hora estís, Moriana.    --Don Bueso, en ella vengadeis,
  8   que dicho me habían dicho    que os queríais casare.
     --Quien lo dixo, Moriana,    dixo lo cierto y verdade:
  10   el domingo tengo boda    y os vengo a convidare
     a vos y a vuestras donzellas    que me hagáis un yantare.--
  12   Como esso oyó Moriana,    fuese al vergel de su padre,
     cortara siete hojitas    de aquel fino solimanes;
  14   majólas y bien majólas,    y en el vino las fue a echare
     y al caballero don Bueso    se lo fuera a convidare.
  16   --Tomédeis vos, don Bueso,    este poquito de vino,
     que siete años hazían, siete,    que os lo tengo escondido.
  18   --Probédeis vos, Moriana,    y probédeis vos primero,
     que assí haze toda dama    que convida a un caballero.--
  20   Ya lo pone Moriana,    ya lo ponía a la boca;
     los dientes tiene menudos,    de ello no passa una gota.
  22   Ya lo poma don Bueso,    ya lo ponía a la boca;
     don Bueso viene cansado,    de ello no dexa una gota.
  24   --¿Qué me dites, Moriana,    qué me dites en el vino?
     Las armas tengo en la mano,    ya no veo mi rocino.
  26   Contigo eran las bodas,    contigo eran las fiestas.--
     Como esso oyó Moriana,    muerta al suelo se cayera.
    

Go Back
0049:234 Conde Niño (á)            (ficha nº: 9084)

Versión de Orán (Argelia).   Recitada por la señora de Coriat y Esther Coriat y Camila de Levy. Recogida en Buenos Aires, Argentina por Paul Bénichou, date NA. (Archivo: AMP; Colec.: Bénichou , P.). Publicada en Bénichou 1944, "Romances judeo-españoles de Marruecos", RFH, no 3 (julio-setiembre, 1944), págs. 266-267. Reeditada en Bénichou 1968b, pág. 123 (la ed., 1944).  034 hemist.  Música no registrada.

     Levantóse el conde Niño    mañanita de San Juan
  2   a dar agua a sus caballos    a la ori[ll]a de la mar.
     Mientras los caballos beben    el conde dize un cantar.
  4   --Si dormís, la niña infanta,    si dormís u recordáis,
     oyerís cómo lo canta    la serena de la mar.
  6   --No es la serena, mi madre,    ni menos el su cantar,
     el conde Niño es, mi madre,    que a mí viene a demandar.
  8   --Si te demanda, la infanta,    lo mandaré yo a matar.
     --Si le matares, mi madre,    juntos nos han de enterrar.--
  10   La reina, con grande pelo,    los mandaría matar.
     De ella corre leche y sangre,    de él corre sangre real;
  12   a é1 lo entierran en la iglesia,    a ella en su rico altar.
     De ella salió una toronja,    de él saliera un limonar;
  14   creçe el uno y creçe el otro,    ya se iban a juntar;
     la reina, como lo supo,    los mandaría a cortar.
  16   De ella salió una paloma,    de él saliera un gavilán;
     vuela el uno y vuela el otro,    al cielo van a juntar.

Variantes ortográficas de la ed. de 1944: -2 a dar ahua a sus cabayos / a la oria de la mar; -3a mientras los cabayos; -10a con grande selo; -11a, -12b , -16a eya; -l3a de eya; -l4a crese el uno y crese el otro; 17b al sielo van.
Notas: -13a toronja -j- con diacrítico; Amada Coriat es de familia de Oran (Argelia) y Tetuán. Véanse también las versiones proporcionacas por la señora de Coriat (Amada), Esther Coriat y Camila de Levy, todas ellas recogidas por Bénichou en Buenos Aires.

Go Back
0033:7 Doña Urraca libera a su hermano de prisión (ó)            (ficha nº: 9359)

Versión de Orán (Argelia).   Recitada por Sylvia Bénichou Roubaud (unos 65a). Recogida por José Manuel Fraile Gil y Susana Weich-Shahak, 11/09/2003 (Archivo: ASFG; Colec.: Fraile Gil, J. M.). Publicada en Fraile Gil Rom-Panhisp.-2/CD 2010, vol. 1, corte nº 2, texto nº I.2, pp. 46-47. Reproducida aquí con permiso del editor.  028 hemist.   Música registrada.

     Rey Fernando, rey Fernando,    de Toledo y Aragón,
  2   a pesar de los franceses    dentro de la Francia entró.
     Hallóla toda revuelta    y también la apaciguó
  4   y a su hermano don Alonso    en prisiones le metió.
     Oido lo había su hermana    doña Sancha antes del sol,
  6   quitóse paños de siempre,    los de fiesta se metió.
     Con ciento de sus doncellas    en palacio se metió.
  8   --Rey Fernando, rey Fernando,    mi hermano y mi señor,
     cuando yo era chiquita    me ditéis un bofetón,
  10   y porque yo no llorara    me prometitis un don,
     y ahora que soy grande    me lo cumpliréis, señor.
  12   --¿Quieres Francia, quieres Roma    o Toledo o Aragón?
     --No quiero ciudá ninguna,    todas a mi mandar son,
  14   lo que quiero es a mí hermano    me lo saquís de prisión.--

Nota del editor: Los primeros versos de esta versión, correspondientes a El Rey Fernando en Francia, son análogos a los publicados en Primavera (núms. 36 y 39). Los textos marroquíes contienen detalles ausentes en los textos antiguos que los relacionan con la tradición épica de Los Mocedades de Rodrigo, por ejemplo el nombre de Fernando en lugar de Sancho, asimismo la algazara y pacificación de Francia; todo ello concuerda con la versión más antigua de las Mocedades, hacia 1300.
Notas: La recitadora dice haber aprendido el romance de su abuela, la señora Rachel Serfati. Para las extenas y muy valiosas notas del editor sobre la historia del romance y la función del texto en la comunidad local, véase su Antología Sonora II, 2010 [Fraile Gil Rom-Panhisp +2/CD], p. 47.
Título original: EL rey Fernando en Francia + Doña Urraca libera a su hermano de prisión.

Go Back
0411:4 Marinero raptor (8+5 é-a)            (ficha nº: 3791)

Versión de Argentina. Documentada en o antes de 1938. Publicada en Anón. Consejo Nacional de Educación 1940, pp. 170. Reeditada en Pelegrín 2001, p. 79.  018 hemist.  Música registrada.

     A la orilla de un río    una doncella
  2   bordaba pañitos de oro    para la reina.
     en lo mejor del bordado    le faltó seda.
  4   Pasó un vendedor de seda:    --¿Quién compra seda?
     --¿De qué color es la seda?    --Azul y blanca.
     --¿A cómo vende la seda?    --A tres cincuenta.
  6   Mi padre es un pobre viejo    no tiene nada,
     de tres hermanas mías,    la mejor de ellas,
  8   se la llevaron lejos    de prisionera.

Go Back
0168.1:46 ¿Dónde vas, Alfonso XII? (í)            (ficha nº: 5038)

Versión de Monteros (Argentina).   Recitada por Petrona Cáceres de Carrizo. Recogida 00/00/1935 Publicada en Carrizo 1937, p. 347. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº II, 16.1, p. 45.  018 hemist.  Música registrada.

     --¿Dónde vas, Alfonso XII,    dónde vas tan solo así?
  2   --Voy en busca de Mercedes    que hace días no la vi.
     --Merceditas ya está, muerta,    muerta está, que yo la vi,
  4   cuatro duques la llevaron    por la calle La Madrid.
     El cajón que la llevaba    era de oro y de marfil
  6   y el manto que la cubría    era de azul carmesí,
     recamado de oro perlas    y con hojas de jazmín.
  8   Los faroles del palacio    ya no quieren alumbrar
     porque la reina se ha muerto,    luto le quieren guardar.--

Go Back
0168.1:48 ¿Dónde vas, Alfonso XII? (í+pareados)            (ficha nº: 5040)

Versión de Las Heras (Argentina).   Recitada por Félix Chacón. Recogida 00/00/1938 Publicada en Draghi Lucero 1938, p. 6. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº II, 16.3, p. 46.  044 hemist.  Música registrada.

     --¿Dónde vas, Alfonso XII,    dónde vas triste, ay de ti?
  2   --Voy en busca de Mercedes    que ayer tarde no la vi.
     --Ya Mercedes está muerta,    muerta está, que yo la vi,
  4   cuatro duques la llevaban    por las calles de Madrid.
     Su carita era la virgen,    sus manitas de marfil,
  6   el mantón que la cubría    era un rico carmesí.
     Las botitas que llevaba    eran de un rico charol,
  8   regaladas por Alfonso    el día que se casó.
     Al subir las escaleras    Alfonso se desmayó.
  10   Al sentir los cañonazos,    Alfonso salió al balcón.
     Ya murió la flor de mayo,    ya murió la flor de abril,
  12   ya murió la que buscaban    en las cortes de Madrid.
     --Adiós Mercedes del alma;    prenda de mi corazón.
  14   En el fondo del palacio    una sombra vi venir,
     cuando yo más me alejaba,    ella se acercaba a mi.
  16   --No te retires, Alfonso,    no te retires así,
     que soy tu esposa Mercedes    que me vengo a despedir.
  18   Cásate Alfonsito XII,    cásate y no andes así,
     y la hija que tú tengas    la nombrarás como a mí
  20   para que cuando la llames    te acuerdes de quien murió.--
     Los faroles del palacio    ya no quieren alumbrar
  22   porque Mercedes ha muerto    y luto quieren llevar.

Go Back
0168:10 Aparición de la enamorada muerta (í)            (ficha nº: 5047)

Versión de Santiago de Estero (Argentina).   Documentada en o antes de 1941. Publicada en Moya 1941b, p. 560. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº III, 16.1, p. 50.  012 hemist.  Música registrada.

     --¿Dónde vas tú, caballero?    ¿Dónde vas, triste de ti?
  2   --Voy en busca de mi esposa    que hace tiempo no la vi.
     --Tu esposa ya se ha muerto,    muerta está que ya la vi,
  4   el cajón que la llevaron    era de oro y de marfil.--
     --Ya se va la flor de mayo,    ya se va la flor de abril,
  6   ya se acabó todo el mundo,    todo el mundo para mí.--

Go Back
0161:28 La bastarda y el segador (á-a)            (ficha nº: 5051)

Versión de Mallagasta (Argentina).   Recitada por Vicente Reinoso. Recogida 00/00/1939 Publicada en Carrizo [1942], II, p. 411. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº IV, 16.1, pp. 52-53.  025 hemist.  Música registrada.

     El presidente de Chile    tiene una niña bastarda;
  2   por tenerla más segura    la tiene dentro la sala.
     En un día caluroso    se allegaba a una ventana,
  4   divisó tres segadores    que están segando cebada.
     Se va y los hace llamar    con una de sus criadas.
  6   --Segador que tanto siegas    ¿qué no siegas mi cebada?
     --Cómo no, mi señorita,    ¿dónde la tiene sembrada?
  8   --En medio de dos lomitas,    en una honda cañada.--
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
     --Segador que tanto siegas    ¿qué tal está la cebada?
  10   . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    --Chiquitita y bien granada;
     la barbita tiene negra,    la cañita colorada.--
  12   Aquí se acaba este verso    de la niña Cebadilla
     que le han, quebrado el carozo,    y comido la semilla.
Nota de la editora: "tomado de un cua[der]no".

Go Back
0697+1537.1:2 Desde el Huerto hacia el Calvario+El rastro divino (á+á-o)            (ficha nº: 5089)

Versión de San Luis (Argentina).   Documentada en o antes de 1972. Publicada en Ochoa de Masramón 1971-1972, pp. 210-211. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº VII, 16.1, p. 87.  034 hemist.  Música registrada.

     Jesucristo se ha perdido,    la Virgen lo va a buscar;
  2   lo buscaba de huerto en huerto    y de rosal en rosal;
     debajo de un rosal blanco    vio un hortelanito estar:
  4   --Hortelanito, por Dios,    dime la pura verdad,
     si a Jesús de Nazaret    por acá ha visto pasar.
  6   --Sí, señora, que lo he visto    antes del gallo cantar,
     con una cruz en su hombro    que le hacía arrodillar,
  8   una corona de espinas    que le hacía traspasar,
     y una soga a la garganta    que le hacía tropezar;
  10   entre judío y judío    bien acompañado va.
     --Caminemos, Virgen pura,    para el monte del Calvario
  12   que por presto que lleguemos    ya lo habrán crucificado.--
     Ya le remachan los pies,    y le clavarán sus manos,
  14   ya le tiran la lanzada    en su divino costado.
     La sangre que derramaba    está en cáliz sagrado;
  16   el hombre que la bebiera    será bienaventurado;
     será el rey en este mundo    y en el otro coronado.

Go Back
1537.1:35 El rastro divino (á-a)            (ficha nº: 5090)

Versión de La Rioja (Argentina).   Recitada por Ceferina Carrión. Documentada en o antes de 1942. Publicada en Carrizo [1942], II, p. 334. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº VII, 16.2, p. 87.  008 hemist.  Música registrada.

     --¿Dónde han visto, dónde han visto    un hijo de mis entrañas?
  2   --Por aquí paso, señora,    cuando los gallos cantaban,
     los pajarillos del prado    cantando glorias estaban,
  4   las campanas de Belén    muy al alba repicaban.--

Go Back
0191:26 La dama y el pastor (estróf. (vill. glos.))            (ficha nº: 5127)

Versión de Mendoza (Argentina).   Recitada por Isidro Fernández. Recogida 00/00/1932 Publicada en Draghi Lucero 1938, p. 181. Reeditada en RTLH 11 (1977-1978), pp. 146-147 y Díaz Roig 1990a, nº XI, 16.2, p. 108.  024 hemist.  Música registrada.

  1A   Andaba el pastor un día
     deleitando a su ganado,
     sale un tienta y le dice:
     --De ti vengo enamorado.--
  1B   (Responde el pastor y dice:)
     --No te tengo ni un cuidado.
  2A   --¿Dónde has andado, pastor
     que hasta aquí te has librado
     de las muchas tentaciones
     que ya te habréis encontrado?--
  2B   (Responde el pastor y dice:)
     De mí no tengáis cuidado.
  3A   --Mucho te quiero, pastor,
     y mi amor te lo confieso;
     pero mi gusto sería
     si fuerais algo travieso.--
  3B   (Responde el pastor y dice:)
     --A otro perro ese hueso.
  4A   --Mira estas piernas, pastor,
     que buscan toda mirada;
     ay, si fueras más travieso,
     yo estos tesoros te daba.--
  4B   (Responde el pastor y dice:)
     --Son cenizas de la nada.--

Go Back
0023:72 Gerineldo (í-o)            (ficha nº: 5177)

Versión de Argentina s. l. (Argentina).   Recogida 00/00/1941 Publicada en Moya 1941b, II, pp. 32-33. Reeditada en RTLH 7 (1975), I.547 y Díaz Roig 1990a, nº XIV, 16.1, pp. 148-149.  044 hemist.  Música registrada.

     --Gerineldo, Gerineldo,    paje del rey más querido,
  2   quién te tuviera esta noche    en mi jardín florecido.
     Válgame Dios, Gerineldo,    qué cuerpo tienes tan lindo.
  4   --Como soy vuestro criado,    señora, burláis conmigo.
     --No me burlo, Gerineldo,    que de veras te lo dio.
  6   --¿Y, cuándo, señora mía,    cumpliréis lo prometido?
     --Entre las doce y la una    que el rey estará dormido.--
  8   Medianoche ya es pasada,    Gerineldo no ha venido.
     --Malhaya, Gerineldo,    quien amor puso contigo.
  10   --Ábreme, la mía señora,    ábreme, cuerpo garrido.
     --¿Quién a mi estancia se atreve,    quién llama a mi postigo?
  12   --No os burléis, señora,    que soy vuestro dulce amigo.--
     Tomáralo de la mano    y en el lecho lo ha metido.
  14   Entre juegos y deleites    la noche se les ha ido
     y allá hacia el amanecer    los dos duermen, vencidos.
  16   Despertado había el rey    de un sueño despavorido:
     --O me roban a la infanta,    o traicionan mi castillo.--
  18   Aprisa llama a su paje    pidiéndole los vestidos:
     --Gerineldo, Gerineldo,    el paje más querido.--
  20   Tres veces lo ha llamado,    ninguna ha respondido.
     Puso la espada en el cinto,    adonde la infanta ha ido,
  22   vio a su hija, vio a su paje,    como mujer y marido.

Nota de los editores de RTLH: se trata de un fragmento de Flor nueva.

Go Back
0224:67 Hilo de oro (é)            (ficha nº: 5211)

Versión de Ingenio Santa Rosa (Argentina).   Recitada por Teresa Ledesma. Recogida 00/00/1937 Publicada en Carrizo 1937, I., p. 296. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XVII, 16.1, p. 172.  020 hemist.  Música registrada.

     --Hilo de oro, hilo de plata,    vino el ángel San Gabriel
  2   y me dijo una mujer    que lindas hijas tenéis.
     --Si las tengo o no las tengo,    yo las sabré mantener;
  4   con el pan que Dios me da,    todas comen y yo también.
     --Ya me voy muy enojado    para el palacio del rey,
  6   a avisárselo a la reina,    y al hijo del rey también.
     --Vuelve, vuelve, pastorcillo,    no seas tan descortés,
  8   de las tres hijas que tengo,    la mejor te la daré.
     --Ésta llevo y ésta traigo,    por esposa y gran mujer,
  10   que su madre es una rosa    y su padre es un clavel.--

Go Back
0178:58 Mambrú (7+7 á)            (ficha nº: 5253)

Versión de Capayán (Argentina).   Recitada por una chica. Recogida 00/00/1915 Publicada en Carrizo 1926, p. 234. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXI, 16.1, p. 197.  014 hemist.  Música registrada.

     Mambrú se fue a la guerra,    no sé cuándo vendrá,
  2   si vendrá por la Pascua    o por la Trinidad.
     La Trinidad se pasa,    Mambrú no vuelve más.
  4   Mambrú se ha muerto en guerra,    lo llevan a enterrar
     con tres, cuatro oficiales    y un cura y sacristán.
  6   Arriba de la tumba    un pajarito va
     cantando el pío, pío,    y el pío, pío, pa.

Notas: Los primeros hemistiquios se repiten, intercalando el estribillo: Chiribín, chiribín, chin, chin.. Los segundos también se repiten intercalando el estribillo: Ajajá, ajajá.

Go Back
0180:46 Marinero al agua (á-a)            (ficha nº: 5262)

Versión de Monteros (Argentina).   Recitada por Lujana J. Veliz. Recogida 00/00/1935 Publicada en Carrizo 1937, pp. 350-351. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXII, 16.1, p. 201.  016 hemist.  Música registrada.

     Al salir de Barcelona,    marinero cayó al agua;
  2   Lucifer, que nunca duerme,    contestó de la otra banda:
     --¿Qué me das tú marinero,    si yo te saco del agua?
  4   --Yo te doy mis tres navíos    cargados con oro y plata.
     --Yo no quiero tus navíos,    ni tu oro ni tu plata,
  6   yo quiero que cuando mueras    a mí me entregues el alma.
     --Yo el alma la entrego a Dios    y el cuerpo al agua salada
  8   y el corazón que me queda    a la Virgen soberana.--

Título original El marinero.

Go Back
0180:47 Marinero al agua (á-a)            (ficha nº: 5263)

Versión de Cuyo (Argentina).   Recitada por niños escolares. Recogida hacia 00/00/1925 Publicada en Draghi Lucero 1938, pp. 4-5. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXII, 16.2, pp. 201-202.  026 hemist.  Música registrada.

     Cuando salen los navíos    cargaditos de españoles
  2   y al tiempo de echar la vela    cayó un marinero al agua.
     Se le presentó el demonio    diciéndole estas palabras:
  4   --¿Qué me das, marinerito,    si te saco de estas aguas?
     --Yo te doy mis tres navíos    cargados con oro y plata,
  6   a mi mujer por esposa    y a mis hijas por esclavas.
     --No quiero tus tres navíos    cargados con oro y plata,
  8   ni tu mujer por esposa,    ni tus hijas por esclavas,
     yo quiero que cuando mueras    me entregues a mi tu alma
  10   --Anda, demonio, a los infiernos,    que eres de mala calaña
     que mi alma es para Dios,    que la tiene bien ganada,
  12   mi cuerpo para los peces    que andan debajo del agua,
     mis huesos al campanario    que repiquen las campanas.--

Título original El marinero.

Go Back
0180:48 Marinero al agua (á-a)            (ficha nº: 5264)

Versión de San Lorenzo (Argentina).   Recitada por María Mercedes Ramos. Recogida 00/00/1928 Publicada en Carrizo 1933, p. 7. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXII, 16.3, p. 202.  025 hemist.  Música registrada.

     Entre San Pedro y San Juan    hicieron un barco nuevo,
  2   el barco era de oro,    los remos eran de acero,
     San Pedro era piloto,    San Juan era marinero
  4   y el capitán general    era Jesús Nazareno.
     En una noche oscurita    cayó un marinero al agua,
  6   Lucifer, que nunca duerme,    contestó de la otra banda
     diciéndole estas palabras:
  8   --Marinero, ¿qué me das    si yo te saco del agua?
     --Te doy todos mis navíos    cargados con oro y plata,
  10   --Yo no quiero tus navíos,    ni tu oro ni tu plata,
     yo quiero que cuando mueras    a mí me entregues el alma
  12   --Yo el alma la entrego a Dios    y el cuerpo al agua salada
     y los restos que me quedan    a los pescados del agua.--

Título original El marinero.

Go Back
0225:16 Monja por fuerza (é-o)            (ficha nº: 5272)

Versión de Argentina s. l. (Argentina).   Documentada en o antes de 1913. Publicada en Bayo 1913, p. 36. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXIII, 16.1, p. 206.  018 hemist.  Música registrada.

     Una tarde de verano    me sacaron a paseo,
  2   al revolver una esquina    había un convento abierto.
     Salieron todas las monjas,    todas vestidas de negro,
  4   me agarraron de la mano    y me metieron adentro.
     Me sientan en una silla    y allí me cortan el pelo;
  6   pendientes de mis orejas,    anillitos de mis dedos.
     ¡Lo que más sentía yo    era mi mata de pelo!
  8   Vinieron mis padres    con mucha alegría,
     me echaron el manto    de Santa María.

Go Back
0049:97 Conde Niño (á)            (ficha nº: 5292)

Versión de Argentina s. l. (Argentina).   Recogida 00/00/1913 Publicada en Bayo 1913, pp. 18-19. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXVIII, 16.1, p. 223.  034 hemist.  Música registrada.

     Se levanta el conde Nuño    la mañana de San Juan
  2   a dar agua a su caballo    en la ribera del mar.
     Mientras el caballo bebe    Nuño se pone a cantar;
  4   la reina lo está escuchando    dentro su palacio real:
     --Despierta--, dice a su hija,    --si acaso durmiendo estás;
  6   oirás lo bien que canta    una sirena en el mar.
     --Parece que no es sirena    en el modo de cantar,
  8   sino que es el conde Nuño    que me viene a demandar.
     --No te dé cuidado, hija,    que lo mandaré matar.
  10   --No lo mandes matar, madre,    que con él me enterrarás.--
     Mas la reina, de envidiosa,    al punto lo hizo matar.
  12   Le alzan en andas de oro,    a ella en andas de cristal
     y los fueron abajando    al contrapié de un altar.
  14   Dos arbolitos nacieron    en una llana amistad,
     de los gajos que se alcanzan    besos y abrazos se dan.
  16   Y la reina, de envidiosa,    luego los mandó cortar.
     Ella se volvió paloma,    el se volvió gavilán.

Go Back
0049:98 Conde Niño (á)            (ficha nº: 5293)

Versión de San Luis (Argentina).   Recogida entre 1971-1972 Publicada en Ochoa de Masramón 1971-1972, p. 210. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXVIII, 16.2, pp. 223-224.  028 hemist.  Música registrada.

     Ya salía el condecillo    la mañana de San Juan
  2   a dar agua a su caballo    a las orillas del mar.
     Luego que el freno le saca    ya se ponía a cantar;
  4   la reina le está escuchando    en su palacio real:
     --Levantad, hija--, le dice,    --levantad, oír cantar,
  6   oír lo lindo que canta    la sirena de la mar.
     --Mi madre, no es la sirena    en el modo de cantar,
  8   mi madre, es el condecillo    que me anda por cautivar.
     --Calle, calle--, le dice,    --lo he de mandar a matar.--
  10   Al otro día de mañana    ya lo fueron a enterrar.
     A ella en andas de plata    y a él en andas de cristal.
  12   Y los entierran en la puerta    de más allá, junto al mar.
     De ella sale un rico naranjo    y de él un olivar;
  14   De los gajos que se alcanzan    besos y abrazos se dan.

Go Back
0113:179 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5334)

Versión de San Luis (Argentina).   Recogida 00/00/1941 Publicada en Moya 1941b, 491-492. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXX, 16.4, p. 247.  026 hemist.  Música registrada.

     --Soldadillo, soldadillo,    ¿de dónde viene usted?
  2   --De las guerras señorita,    ¿qué se le ofrece a usted?
     --¿No me ha visto a mi marido    en la guerra alguna vez?
  4   --No lo he visto, señorita,    no sé qué señas tendrá.
     --Mi marido es alto y rubio,    alto, rubio, aragonés,
  6   que en el mango de la espada    lleva sello de marqués.
     --Por las señas que me ha dado,    su marido muerto es,
  8   en las guerras lo mataron;    mucha gente lo lloraba
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    y el hijo del marqués también,
  10   y me dejó el encargue    que me case con usted.
     --Calle, calle gentil hombre,    no me diga eso usted;
  12   siete años lo he esperado,    siete más lo esperaré
     y si a los siete años no viene    a un convento entraré.--

Go Back
0226:57 La Virgen y el ciego (é)            (ficha nº: 5356)
[0028 Búsqueda de la Virgencontam.]

Versión de Jujuy (Argentina).   Recitada por unas niñas. Recogida 00/00/1934 Publicada en Carrizo 1934, p. 135. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXXIII, 16.2, p. 262.  022 hemist.  Música registrada.

     La Virgen María, mi madre,    camina para Belén,
  2   en el medio del camino    pide el niño de beber.
     La Virgen le dijo al niño:    --No tome esas aguas, bien,
  4   esas aguas corren turbias    y no son para beber.--
     Camino para San Pedro    encontré un naranjero,
  6   el dueño de las naranjas    era un ciego y nada ve.
     La Virgen le dijo al ciego:
  8   --Dale una naranja al niño    para que apague su sed.
     --Corte, corte nomás, señora,    hasta que sea menester.--
  10   Mientras la Virgen cortaba    más volvía a florecer.
     --¿Quién será esta gran señora,    quién será esta gran merced?
  12   --Sin duda será María    que pasó para Belén.--

Go Back
2988:2 Tres hijas de la señora de bien (é)            (ficha nº: 4414)

Versión de Buenos Aires (Buenos Aires, Argentina).   Recogida por Ciro Bayo, (Colec.: Bayo, C.). Publicada en Bayo 1913, pp. 49-51.  060 hemist.  Música registrada.

     A la quinta, quinta, quinta    de una señora de bien,
  2   llega un lindo caballero    corriendo a todo correr.
     Como el oro es su cabello,    como la nieve su tez,
  4   como luceros sus ojos    y su voz como la miel.
     --Que Dios os guarde, señora.    --Caballero, a vos también.
  6   --Dadme un vasito de agua,    que vengo muerto de sed.
     --Fresquita como la nieve,    caballero, os la daré,
  8   que mis hijas la cogieron    al punto de amanecer.
     --¿Son hermosas vuestras hijas?    --Como el sol de Dios las tres.
  10   --¿Dónde están, que no las veo?    --Cada cual en su quehacer,
     que así deben estar siempre    las mujercitas de bien.
  12   --Decidme: ¿Cómo se llaman?    --La mayor se llama Inés,
     la mediana Dorotea    y la pequeña Isabel.
  14   --Decid a todas que salgan,    que las quiero conocer.
     --La mediana y la pequeña    a la vista las tenéis,
  16   que por veros han dejado    de planchar y de coser.
     La mayor, coloradita    se pone cuando la ven;
  18   está en su cuarto, que cose,    que cose y vuelta a coser.
     --Lindas son las dos que veo,    lindas son como un clavel,
  20   pero debe ser más linda    la que no se deja ver.
     Que Dios os guarde, señora.    --Caballero, a vos también.--
  22   Ya se marcha el caballero    corriendo a todo correr.
     A la quinta, quinta, quinta    de la señora de bien
  24   llegan siete caballeros    siete semanas después.
     --Señora, buena señora,    somos criados del rey,
  26   que hoy hace siete semanas    vino aquí muerto de sed.
     Tres hijas como tres rosas    nos ha dicho que tenéis.
  28   Venga, venga con nosotros    esa que se llama Inés,
     esa que coloradita    se pone cuando la ven,
  30   que en los palacios reales    va a casarse con el rey.--

Go Back
0168.1:47 ¿Dónde vas, Alfonso XII? (í)            (ficha nº: 5039)

Versión de Buenos Aires (Buenos Aires, Argentina).   Documentada en o antes de 1941. Publicada en Moya 1941, p. 558. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº II, 16.2, pp. 45-46.  024 hemist.  Música registrada.

     --¿Dónde vas, Alfonso XII,    dónde vas tan solo así?
  2   --Voy en busca de Juanita    que ayer tarde la perdí.
     --Ya Juanita está muerta,    ayer tarde yo la vi,
  4   cuatro duques la llevaban    por las calles de Madrid.
     Su cajón era de oro    y su tumba de cristal
  6   y el velo que la cubría    eran espumas del mar;
     los zapatos que llevaba    eran de un rico charol,
  8   con letras de oro que decían:    "Ya murió la flor de amor".
     Los faroles del palacio    ya no quieren alumbrar
  10   porque Juanita se ha muerto,    ellos quieren enlutar.
     Las campanas del palacio    ya no quieren repicar
  12   porque Juanita se ha muerto    y luto quieren llevar.--

Go Back
0665:2 Fray Pedro (6+6 ó)            (ficha nº: 7945)

Versión de Buenos Aires s. l. (Buenos Aires, Argentina).   Documentada en o antes de 1941. (Colec.: Moya). Publicada en Moya 1941b, II, pp. 275-276. Reeditada en Chicote 2002a, nº 14, p. 82.  016 hemist.  Música registrada.

     Estaba fray Diego    sentadito al sol,
  2   los hábitos rotos,    mostrando el cordón.
     Pasó el ama priora    por el corredor:
  4   --¿Qué es eso, fray Diego?,    ¿qué es eso?, ¡por Dios!
     --No se asusten niñas,    que soy cazador,
  6   yo mato a las monjas    y a las que no son
     y ésta es la bolsa    de la munición
  8   y ésta es la escopeta    con que cazo yo.--
    

Go Back
0200:34 La Gallarda (í-a)            (ficha nº: 7947)

Versión de Buenos Aires s. l. (Buenos Aires, Argentina).   Documentada en o antes de 1941. (Colec.: Moya). Publicada en Moya 1941b, II, pp. 245-246. Reeditada en Chicote 2002a, nº 20, pp. 98-99.  056 hemist.  Música registrada.

     Estándose la Gallarda    en su ventana florida,
  2   peinando su pelo de oro,    parece seda torcida,
     vio venir un caballero    camino de Andalucía.
  4   --¿A dónde va el caballero?,    ¿dónde tiene la dormida?
     --Si usted me la da, señora,    no camino más arriba.
  6   --Suba, suba, caballero,    no gaste usted cortesía.--
     Al subir a la escalera,    el caballero en alto mira.
  8   --¿Qué es aquello, la Gallarda,    y toda tu gallardía?
     --Son cabezas de lechones    criados con la mi harina.
  10   --Mientes, mientes, la Gallarda,    y toda tu gallardía;
     una es la de mi padre,    la prenda que más quería,
  12   otra es la de mi hermano,    en la barba la conocía.--
     Por donde quiera que andaba    el caballero la seguía.
  14   La Gallarda hace la cena,    el caballero bien la mira.
     La Gallarda hace la cama,    el caballero bien la mira,
  16   y entre sábana y colchón    un puñal de oro metía.
     A eso de la medianoche,    la Gallarda revolvía:
  18   --¿Qué buscas tú, la Gallarda,    y toda tu gallardía?
     --Busco el mi rosario de oro    que yo rezarlo solía.
  20   --El tu rosario, Gallarda,    en mis manos estaría.--
     Se dieron de vuelta en vuelta    por ver quien quedaba encima,
  22   se dieron de vuelta en vuelta,    la Gallarda quedó encima,
     y el caballero debajo,    el puñal de oro metía.
  24   --Abra las puertas, portero,    que ya va viniendo el día.
     --Yo las puertas no las abro,    si la Gallarda está arriba.--
  26   La sangre de la Gallarda,    toda la sala cubría,
     suerte tuvo el caballero    y toda su gallardía,
  28   que de cien hombres que entraron    ninguno salió con vida.

Go Back
0137:23 Tres hermanas cautivas (6+6 í-a)            (ficha nº: 7954)

Versión de Buenos Aires s. l. (Buenos Aires, Argentina).   Documentada en o antes de 1941. (Colec.: Moya). Publicada en Moya 1941: II, 206-07. Reeditada en Chicote 2002a, nº 35, p. 132-133.  052 hemist.  Música registrada.

     A la verde, verde,    a la verde oliva,
  2   ¿dónde cautivaron    a mis tres cautivas?
     El pícaro moro    que las cautivó,
  4   a la reina mora    se las entregó.
     --¿Qué nombre tienen    estas tres cautivas?
  6   --La mayor Constanza,    la menor Lucía,
     a la más pequeña    llaman Rosalía.
  8   --¿Qué oficio daremos    a estas tres cautivas?--
     Constanza amasaba,    Lucía cernía,
  10   y la más pequeña,    agua les traía.
     Yendo un día por agua    a la fuente fría,
  12   se encontró un anciano    que de ella bebía.
     --¿Qué hace ahí, buen viejo,    en la fuente fría?
  14   --Estoy aguardando    a mis tres cautivas.
     --Pues, usted es mi padre    y yo soy su hija,
  16   voy a darle parte    a mis hermanitas.
     --Ya sabes Constanza,    ya sabrás Lucía,
  18   como he visto a padre    en la fuente fría.--
     Constanza lloraba,    Lucía gemía,
  20   y la más pequeña    así les decía:
     --No llores Constanza,    no gimas Lucía,
  22   que en viniendo el moro,    larga nos daría.--
     La pícara mora,    que las escuchó,
  24   abrió una mazmorra    y allí las metió.
     Cuando vino el moro    de allí las sacó,
  26   y a su pobre padre    se las entregó.

Título original: Las tres cautivas.

Go Back
0222:35 Bernal Francés (í)            (ficha nº: 5058)

Versión de Catamarca (Catamarca, Argentina).   Documentada en o antes de 1941. Publicada en Moya 1941b, pp. 464-465. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº V, 16.1, pp. 62-63.  034 hemist.  Música registrada.

     --¡Válgame Dios,    el señor santo San Gil!
  2   ¿Quién es este caballero    que llama a mi puerta a abrir?
     --Es el señor francés    que siempre le suele servir.
  4   --Apaguen velas y candelas,    vayan criados a dormir,
     yo con el señor francés    pasaremos al jardín,
  6   pies y manos nos lavaremos    en aguas de toronjil,
     en sábanas de holán    nos tiraremos a dormir.--
  8   --¿Qué haces amante mío    que no te llegas a mí?
     ¿Está tu amor en Francia    o te han dicho algo de mí?
  10   No temas a las justicias    que no andan por aquí.
     --No temo a las justicias    porque nunca le he temido
  12   mucho menos a tu marido    que está hablando contigo.
     Mañana por la mañana    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
  14   llamarás a tu padre y madre    que te echen bendición,
     y este puñal que aquí tengo    se teñirá de carmesí.
  16   Estos tres hijos que tengo    para el rey se los mandaré,
     Que le sirvan de vasallos    y que mueran por la fe.--

Nota de Díaz Roig: Estos dos últimos versos son de Las señas del esposo.

Go Back
0126+0180:6 Santa Catalina+Marinero al agua (á-a)            (ficha nº: 5116)

Versión de Catamarca (Catamarca, Argentina).   Recitada por una chica de 13-14a. Recogida 00/00/1915 Publicada en Carrizo 1926, p. 32. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº X, 16.2, pp. 100-101.  024 hemist.  Música registrada.

     En Galicia hay una niña,    Catalina se llamaba.
  2   Todos los días de fiesta    su padre la castigaba.
     Su padre era un perro moro,    su madre una renegada.
  4   Mandan hacer una rueda    de cuchillas y navajas;
     la rueda ya estaba hecha,    Catalina arrodillada,
  6   y bajó un ángel del cielo    con su corona y su espada:
     --Catalina, sube, sube,    que el rey del cielo te llama.--
  8   Y mientras iba subiendo    cayó un marinero al agua.
     --¿Qué me das tú, marinero,    si yo te saco del agua?
  10   --Te doy todos mis navíos    cargados de oro y plata.
     --Yo no quiero nada de eso,    lo que yo quiero es tu alma.
  12   --El alma la entrego a Dios    y el cuerpo al agua salada.--

Nota de Díaz Roig: -12b Una de las consecuencias de la unión de Santa Catalina y El marinero es que parece que es la santa la que tienta al marinero. Sólo unos pocos textos han solucionado este contrasentido (véase aquí el 8.31) pero en el resto, como en éste, el absurdo persiste.

Go Back
0144:58 Don Gato (é)            (ficha nº: 5166)

Versión de Catamarca (Catamarca, Argentina).   Recogida 00/00/1941 Publicada en Moya 1941b, p. 568. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XIII, 16.1, p. 139.  022 hemist.  Música registrada.

     Estaba el señor don Gato    sentado en silla de oro,
  2   usando medias de seda    zapatillas de mil pecado,
     chaquetilla de sargento    y muy bien abotonada,
  4   sombrero de cuatro pelos,    parecía un escribano.
     Le vino la risa al gato,    se cayó de silla abajo;
  6   se quebró siete costillas    y la punta de la cola.
     Hicieron llamar al médico,    juntamente al escribano;
  8   hicieron el testamento    de todo lo que había robado:
     siete libras de tocino,    y otras tantas de pescado,
  10   un tarrito de manteca    para los días de fiesta,
     y un tarrito de poroles    para los días de alboroto.

Go Back
0113:176 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5331)

Versión de Catamarca (Catamarca, Argentina).   Recogida 00/00/1926 Publicada en Carrizo 1926, p. 34. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXX, 16.1, pp. 245-246.  042 hemist.  Música registrada.

     --Catalina, Catalina,    lindo nombre aragonés,
  2   para España es mi partida    ¿qué encargo me hace usted?
     --Que si lo ve a mi marido    mis recuerdos me le dé.
  4   --¿Que señas tendrá, señora,    para poder conocer?
     Es alto, blanco y bizarro    y al hablar es muy cortés.
  6   --Por las señas que me ha dado    su marido muerto es,
     no lo mataron en la guerra,    que lo mató un genovés;
  8   todo el mundo lo ha llorado,    generales y un marqués,
     y la que más lo ha llorado    fue la hija del genovés.
  10   Por encargo me ha dejado    que me case con usted.
     --Diez años lo he esperado,    otros diez lo esperaré
  12   y si a los veinte no viene    yo de monja me entraré.
     A mis tres hijas que tengo    al convento las daré
  14   para que recen al alma    del padre que les dio el ser.
     Al hijo varón que tengo    que vaya a servir al rey,
  16   que le sirva de vasallo    y que muera por su ley.
     Con la plata que ha dejado    un rosario compraré,
  18   todas las noches por su alma    un rosario rezaré.
     --Calla, calla Catalina,    calla, calla, fiel mujer,
  20   hablando con tu marido    sin poderlo conocer.
     Esta noche, si Dios quiere,    en tus brazos dormiré.--

Go Back
0366:20 Conde Claros preso (á)            (ficha nº: 7944)

Versión de Catamarca s. l. (Catamarca, Argentina).   Documentada en o antes de 1941. (Colec.: Moya). Publicada en Moya 1941b, II, pp. 23-24. Reeditada en Chicote 2002a, nº 9, p. 65.  065 hemist.  Música registrada.

     A las once de la noche    empezó el gallo a cantar,
  2   se levantó el conde Claro,    sobre su cama a pensar.
     Le pidió a su camarero,    de vestir y de calzar,
  4   le sacó un rico vestido    que no lo había en la ciudad,
     y su caballo rosillo    que tenía de su montar;
  6   dijeron los que lo vieron    sin faltar a la verdad,
     en la cincha y en el freno    equivale a una ciudad.
  8   Saca su bestia y ensilla    y se va al palacio real,
     porque sabía que la reina    se está por ir a bañar;
  10   O doscientas damas con ellas    que la van a acompañar.
     Tan poco que caminó    con la reina se encontró;
  12   clavó la rodilla en tierra    y así la empezó a hablar:
     --Diez años ha que padezco    en este palacio real,
  14   por ver si mi vida puede    de tu hermosura gozar.--
     Iba pasando un cazador,    que nunca solía pasar,
  16   le hace señas con la mano    y así lo empezó a llamar:
     --Te voy a dar en oro y plata    y la ciudad de Montalván,
  18   una prima hermana tengo,    con ella te has de casar;
     las riquezas que ella tiene,    mi lengua no puede hablar.--
  20   Los engaña el cazador,    se va al palacio real:
     --Buen día tengas,    mi Sara Real Majestad,
  22   aquí nuevas más amargas    nadie te ha de contar.--
     La reina yendo a los baños    con el conde fue a encontrar.
  24   De ahí salió el rey,    [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]
     aligerando los pasos,    para donde el conde estaba:
  26   --Aquí preso te dais, conde.    --Aquí preso me tendrás,
     que dichoso que había sido yo,    me prenda su majestad.--
  28   Allá le dice la niña:    [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]
     --No lo mate, mi padre,    que con él me voy a casar.
  30   que si usted no me hace el gusto,    me voy a los montes a enzarzar,
     a morir de los rigores    del más tirano animal.--
  32   Y así los casó el rey    y lo agarró al cazador
     y le cortó la cabeza,    pa`que no vaya a contar
  34   [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]    lo que tan a la vista está.

Nota: Explica Chicote [2002], que si bien bastante raro en la tradición moderna, el romance era cantado en Argentina "entre los guitarreros de los pagos pampeanos. Sirve para acompañar al gato, baile gauchesco en el que han venido a refundirse la huella, el cuando, el cielito, el pericón y otras danzas criollas ya en desuso." (pp. 66-67)

Go Back
0113:178 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5333)

Versión de Chacó (Chacó, Argentina).   Recogida 00/00/1941 Publicada en Moya 1941b, p. 507. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXX, 16.3, p. 246.  032 hemist.  Música registrada.

     --Catalina, Catalina,    lindo nombre aragonés,
  2   mañana me, voy a Francia,    me mandáis lo que queréis.
     --Si lo veis a mi marido    mil memorias le daréis.
  4   --Señora, dame una seña    así lo conoceré.
     --Las señas, de mi marido:    es un galán muy cortés
  6   y en las alas del sombrero    lleva las armas del rey.
     --Por las señas que me ha dado    su marido muerto es,
  8   en el juego de los dados    lo mató un genovés.
     Lo que me ha recomendado,    es que me case con usted,
  10   y que cuide a sus hijitos    como él lo solía hacer.
     --Retírese en hora mala,    no me sea tan descortés;
  12   si mi marido no vuelve    diez años lo esperaré.,
     Si a los diez años no vuelve    de monja me meteré.
  14   Un solo hijo varón tengo    al rey se lo entregaré.
     Dos hijas mujeres tengo,    conmigo las llevaré
  16   para que cuiden a Jesús,    a Jesús, María y José.--

Go Back
0435:5 Infante Arnaldos (á)            (ficha nº: 7943)

Versión de Córdoba s. l. (Córdoba, Argentina).   Documentada en o antes de 1969. (Colec.: Viggiano Esaín). Publicada en Viggiano Esaín 1981, p. 66. Reeditada en Chicote 2002a, nº 2, p. 42.  026 hemist.  Música registrada.

     Mañanita qué ventura    en la rivera del mar
  2   como tuvo el conde Arnaldos,    mañanita de San Juan.
     Con un halcón en la mano    el conde iba a cazar,
  4   cuando llegó una galera    que en tierra quiso posar.
     Las velas traía de seda    y la jarcia de un cendal;
  6   marinero que la manda    diciendo viene un cantar,
     que la mar hacía en calma,    los vientos hace amainar,
  8   los pejes que andan n` el hondo,    arriba los ha de sacar,
     las aves que andan volando,    n` el mastel la haz pasar.
  10   Allí habló el conde Arnaldos,    bien oiréis lo que dirá:
     --Por Dios te ruego, marinero,    dígasme ora ese cantar.--
  12   Respondió el marinero,    tal respuesta le fue a dar:
     --Yo no canto esta canción    sino a quien conmigo va.--

Nota: Está claro que el recitador o un pariente suyo aprendió la versión antigua de un libro.

Go Back
0110:428 La Condesita (á)            (ficha nº: 7948)

Versión de Córdoba s. l. (Córdoba, Argentina).   Documentada en o antes de 1960. (Colec.: Viggiano Esaín). Publicada en Viggiano Esaín 1981, III, pp. 57-59. Reeditada en Chicote 2002a, nº 10, pp. 68-70.  120 hemist.  Música registrada.

     Al conde Sol le nombraron    por capitán general,
  2   la condesa, como era niña,    se lo pasaba en llorar;
     acaban de ser casados    y se tienen que apartar.
  4   --¿Cuántos días, cuántos meses    piensas estar por allá?
     --Deja los meses, condesa,    por años debes contar,
  6   si a los tres años no vuelvo,    viuda te puedes llamar.--
     Pasan tres y pasan cuatro,    pasan seis y pasan más,
  8   y el conde Sol no volvía,    ni nuevas suyas fue a dar;
     los ojos de la condesa    no dejaban de llorar.
  10   Un día, estando en la mesa,    su padre le habló así:
     --Deja el llanto mi condesa,    nueva vida tomarás,
  12   condes y duques te piden,    te debes, niña, casar.
     --En mi corazón tengo carta    de que el conde vivo está,
  14   no lo quiera Dios del cielo    que yo me vuelva a casar.
     Dame licencia, padre mío,    para salirle a encontrar.
  16   --La licencia tiene, m` hija,    y también mi bendición.--
     Se retiró a su aposento,    llora que llora no más;
  18   se quitó medias de seda    de lana las fue a calzar,
     dejó zapatos de raso,    los puso de cordobán,
  20   o un brial de seda verde,    que valía una heredad,
     y encima del brial se puso,    un hábito de sayal.
  22   sobre el hombro se echó,    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
     cogió el bordón en la mano    y se fue a pelegrinar.
  24   Anduvo siete reinados,    morería y cristiandad,
     anduvo por mar y tierra,    no pudo al conde encontrar.
  26   Subió a un puerto, miró a un valle,    y un castillo vio asomar,
     --Si aquel castillo es de moros,    allí me cautivarán,
  28   mas, si es de buenos cristianos,    ellos me han de ayudar.--
     Y bajando unos palmares    gran majada fue a encontrar.
  30   --Cabritero, cabritero,    por la Santa Trinidad,
     que me niegues la mentira    y me digas la verdad,
  32   ¿de quién llevas tantas vacas    de misma marca y señal?
     --Del conde Sol son, señora,    que en ese castillo está.
  34   --Cabritero, cabritero,    por la Santa Trinidad,
     si es el conde Sol tu amo,    más te quiero preguntar:
  36   [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]    ¿cómo vives por acá?
     [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]    [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]
     [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]    ya están cociendo el pan,
  38   muchas gentes convidadas    de lejos llegando están.
     --Cabritero, cabritero,    por la Santa Trinidad,
  40   por el camino más corto,    me has de encaminar allá.--
     Tan larga jornada un día,    en medio la hubo de andar;
  42   llegado al frente del castillo    al conde Sol fue a encontrar
     y arriba vio estar la novia    en un alto ventanal.
  44   --Una limosna, mi conde,    por Dios y su caridad.
     --¡Oh! ¡Qué ojos de hechicera!    ¡En mi vida los vi igual!
  46   --Sí los has visto, conde,    si en Sevilla has estado.
     Para tan gran señor,    poca limosna es un real,
  48   yo pido un anillo de oro    que en tu dedo chico está.--
     Abrióse de arriba abajo    el hábito de sayal.
  50   --¿No me conoces, buen conde?    Mira si conocerás
     el brial de color verde    que me distes al casar.
  52   Al verla en aquel traje    cayó el conde para atrás;
     ni con agua, ni con vino,    no le pueden recordar,
  54   si no es con palabras dulces    [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]
     --Malas mañas sacas, conde,    no las podrás olvidar,
  56   quien viendo a una buena moza    luego la vas a abrazar.
     --¡Malaya la majadera!    ¿Quién te trajo por acá?
  58   --No la maldiga ninguno,    que es mi mujer natural,
     con ella vuelvo a mi tierra,    adiós, señores, quedad,
  60   que los amores primeros    son muy malos de olvidar.
     Quédese con Dios la moza,    muy vestida y sin casar,
  62   que quien de lo ajeno viste,    desnudo suele quedar.--

Nota: Versión derivada de la de Flor nueva.

Go Back
0098.1:33 ¿Cómo no cantáis, la bella? A lo divino (é-a)            (ficha nº: 7953)

Versión de Córdoba s. l. (Córdoba, Argentina).   Documentada en o antes de 1960. (Colec.: Viggiano Esaín). Publicada en Viggiano Esaín 1981, III, p. 132. Reeditada en Chicote 2002a, nº 24B, p. 107.  020 hemist.  Música registrada.

     La Virgen se estaba peinando    debajo de una palmera,
  2   los peines eran de plata,    las cintas de primavera.
     Por allí pasó José,    le dice de esta manera:
  4   --¿Cómo no canta la Virgen?    ¿cómo no canta la bella?
     --¿Cómo quieres que yo cante,    sólita y en tierra ajena,
  6   si un hijo que yo tenía    más blanco que una azucena,
     me lo están crucificando    en una cruz de madera?
  8   Si me lo quiere bajar,    bájamelo en hora buena,
     te ayudará San Juan    y también la Magdalena,
  10   junto con Santa Isabel    que es muy buena medianera.--

Título original: Los lamentos de la Virgen.

Go Back
0078:22 El prisionero (ó)            (ficha nº: 5295)

Versión de Deán Funes (Ischilín, Argentina).   Documentada en o antes de 1981. Publicada en Viggiano Esaín 1981, p. 54. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXIX, 16.1, p. 226.  019 hemist.  Música registrada.

     Era por mayo, por mayo,    cuando hace la calor,
  2   cuando los trigos engañan    y están los campos en flor,
     cuando canta el jilguerillo    y contesta el ruiseñor,
  4   cuando los enamorados    van a sentir el amor.
     Pobre yo, triste, cuitado,    que muero en esta prisión,
  6   que no sé cuándo es de día    ni cuándo el sol se pon,
     si no por un jilguerillo    que me cantaba al albor;
  8   la mató un caballero,    déle Dios su galardón,
     que yo vivo en la prisión
  10   que no sé cuándo es el día    ni cuándo las noches son.

Go Back
3013.9:13 El carabí (no rom. (á))            (ficha nº: 5106)

Versión de Jujuy s. l. (Jujuy, Argentina).   Documentada en o antes de 1934. Publicada en Carrizo 1934, pp. 487-488. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº IX, 16.1, pp. 95-96.  018 hemist.  Música registrada.

     En Francia hay una niña    hija de un capitán.
  2   ¡Qué hermoso pelo tiene!    ¿Quién se lo peinará?
     Se lo peinará su tía    con mucha suavidad
  4   con peinecito de oro    y horquillas de cristal.
     Elisa cayó enferma,    Elisa morirá.
  6   Elisa ya se ha muerto,    la llevan a enterrar
     con cuatro oficiales    y un comandante atrás.
  8   Encima de la tumba    un pajarito va,
     cantando el pío, pío,    cantando el pío pa.

Nota: se canta el estribillo así: tras los primeros hemistiquios, carabín, y tras los segundos, carabirulín, carabirulán.

Go Back
0191:25 La dama y el pastor (estróf. (vill. glos.))            (ficha nº: 5126)

Versión de Jujuy (Jujuy, Argentina).   Recitada por Negro Pardo. Recogida 00/00/1930 Publicada en Carrizo 1934, p. 137. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XI, 16.1, p. 108.  048 hemist.  Música registrada.

  1A   Andaba pastor un día
     deleitando en su ganado
     sale una dama y le dice:
     --Yo de ti m`he enamorado.--
  1B   (Responde pastor dice:)
     --A mí no me da cuidado.
  2A   --¿Dónde has anudo, pastor,
     que no has hallao quien te coma
     y te has puesto a despreciar
     esta gallarda paloma?--
  2B   (Responde pastor y dice:)
     --Bien está San Pedro en Roma.
  3A   --Mucho te quiero, pastor,
     y la verdad te confieso,
     más mucho te había `e querer
     si fueras algo travieso.--
  3B   (Responde pastor y dice:)
     --Dale a otro perro ese hueso.
  4A   --pastor, te doy un ducado,
     tesoros de mil en mil,
     con tal que me hagas el gusto
     y te quedes a dormir.--
  4B   (Responde pastor y dice:)
     --Ahora es cuando me he de ir.
  5A   --Mira estas piernas, pastor,
     mira este cuerpo dorado,
     todo ha de ser para vos,
     pastor, si es que nos juntamos.--
  5B   (Responde pastor y dice:)
     --Donde hay amor no hay engaños.
  6A   --Permita el cielo, pastor,
     que mi maldición te alcance,
     que al dar agua a tu ganado
     todo se te desparrame.--
  6B   (Responde pastor y dice:)
     --Un buey solo bien se lame.
  7A   --Lo que te encargo es, pastor,
     lo mucho que te he querido,
     que no vayas a contar
     el desprecio que he tenido.--
  7B   (Responde pastor y dice:)
     --Eso es lo que habrás querido.
  8A   --Hermosísimo pastor,
     alabo tu proceder,
     por más que te he perseguido
     no te he podido vencer.--
  8B   (Responde pastor y dice:)
     --De mí puedes aprender.--

Go Back
0144:59 Don Gato (é)            (ficha nº: 5167)

Versión de Jujuy (Jujuy, Argentina).   Recogida 00/00/1941 Publicada en Moya 1941b, pp. 567-568. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XIII, 16.2, pp. 139-140.  012 hemist.  Música registrada.

     Está el señor don Gato    sentado en silla de oro.
  2   Le llega una noticia    que debe ser casado.
     El gato con la alegría    saltó al alto tejado.
  4   Cayó del tejado majo,    rompió las siete costillas.
     Lo llevan a enterrar    en la plaza del mercado
  6   Los gatos irán de luto    y los ratones saltando.

Nota: tras los segundos hemistiquios se canta el estribillo Rarura muruña.

Go Back
0221:51 Me casó mi madre (6+6 í-a)            (ficha nº: 5225)

Versión de Jujuy s. l. (Jujuy, Argentina).   Recogida 00/00/1934 Publicada en Carrizo 1934, p. 490. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XX, 16.1, p. 183.  015 hemist.  Música registrada.

     Me casó mi madre    chiquita y bonita
  2   con un hombre feo    que yo no quería.
     A la medianoche    el pícaro se iba;
  4   le seguí los pasos    a ver dónde iba
     y lo vi dentrar    lo de su querida
  6   y le oí decir:
     --Para ti pañuelos,    mantas y mantillas
  8   y a la otra mujer    palos y mala vida.--
     Me volví a mi casa    triste y abatida.

Nota: Tras cada verso se repite el estribillo Ay, ay, ay.
Título original La mal casada.

Go Back
0752:3 La mujer del gobernador (ó)            (ficha nº: 7946)

Versión de Jujuy s. l. (Jujuy, Argentina).   Documentada en o antes de 1930. (Colec.: Carrizo). Publicada en Carrizo 1930, pp. 26-27. Reeditada en Chicote 2002a, nº 31, p. 124.  039 hemist.  Música registrada.

     Un martes era por cierto    cuando aquel hermoso sol
  2   de Catalina Sambrano,    mujer de un gobernador,
     saliendo un día a pasearse    con damas de gran primor
  4   se enamoró de un mancebo    por su sonorosa voz.
     Escríbele mil billetes    y prendas de gran valor,
  6   y el mancebo se curaba    de tener con ella amor,
     por ser mujer de quien era    y prenda de tal señor.
  8   Mas, como el amor es niño,    todo fuego y todo ardor,
     buscaron por donde hablarse,    que amor busca la ocasión.
  10   Gozáronse muchos años,    sin recelo ni temor,
     y el gobernador, celoso,    de todo fue sabedor.
  12   Saliendo un día a pasearse    en hábitos de varón,
     fuele siguiendo los pasos,    con el mancebo encontró.
  14   Dióle nueve puñaladas    y a sus pies lo arrodilló.
     Va en busca de su mujer    y allá adentro la alcanzó,
  16   y arrancando el espadín,    ambas piernas le cortó.
     --¡Ay, don Francisco de mi alma!
  18   por lo mucho que te quise    y nos quisimos los dos,
     en este trance te pido    que me otorgues confesión,
  20   y el gobernador, piadoso,    manda traer confesión.--

Go Back
0308.1:13 El castillo de la Virgen (í-a)            (ficha nº: 7952)

Versión de Jujuy s. l. (Jujuy, Argentina).   Documentada en o antes de 1934. (Colec.: Carrizo). Publicada en Carrizo 1934, 140. Reeditada en Chicote 2002a, nº 24A, p. 107.  021 hemist.  Música registrada.

     En la punta de aquel cerro    hay una casa muy linda,
  2   no es hecha por carpintero,    ni por la carpintería;
     que la hecho nuestro señor    para la Virgen María.
  4   Sus ventanas son de oro,    las puertas de pedrería,
     por una ventana abierta    está la Virgen María,
  6   con el niñito en los brazos,    llorando lo más sentida.
     Pasó San José y le dijo:
  8   --¡Por qué llora, mi señora?    ¿Por pañales, por mantillas?
     --No lloro ni por pañales,    ni tampoco por mantillas,
  10   lloro por una señora    que reza todos los días,
     un rosario a la mañana    y un rosario al mediodía.--

Título original: Los lamentos de la Virgen, identificado erróneamente como ¿Cómo no cantáis, la bella? A lo divino [0098.1].

Go Back
0169:105 Hermana cautiva (8+8 í-a)            (ficha nº: 2561)

Versión de La Plata (La Plata, Argentina).   Recogida por Ciro Bayo, (Colec.: Bayo, C.). Publicada en Bayo 1913, pp. 33-34. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XV, 16.1, p. 155.  036 hemist.  Música registrada.

     Una tarde de torneo    salí por la morería
  2   y vi lavar a una mora    al pie de una fuentecilla.
     --Quítate de ahí, mora bella,    quítate de ahí, mora linda,
  4   que va a beber mi caballo    de esa agua cristalina.
     --Caballero, no soy mora,    que soy cristiana cautiva,
  6   me cautivaron los moros    de pequeña y chiquitita.
     --Veníte mora a mi casa    verás mi caballeriza.
  8   --Los pañuelos que yo lavo    ¿adónde los tendería?
     --Los de seda y los mejores    para mi caballería,
  10   y los que a ti no te sirvan    a las cortes de Sevilla.
     Al pasar por unos montes    suspiraba la morita.
  12   --¿Por qué suspiras, morita?    --¿Por qué no he de suspirar
     si aquí yo todos los días    con mi hermanito venía
  14   y luego mi buena madre    nos venía a buscar?
     --¡Válgame el Dios del cielo,    válgame la madre mía!
  16   quise traerme mujer    y traigo una hermana mía.
     Abran a madre cristiana (sic),    cerrojos y cerrojía,
  18   que la traigo a usté una prenda    que lloraba noche y día.

Go Back
0826:11 Las hijas de Merino (í-a)            (ficha nº: 5181)

Versión de Sanagasta (La Rioja, Argentina).   Recitada por Manuel Pilar Herrera (65a). Recogida 00/00/1942 Publicada en Carrizo [1942], II, p. 12. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XVI, 16.1, p. 159.  022 hemist.  Música registrada.

     En mi casa hay un peral    cubierto de perlas finas,
  2   en el gajo más cargado    se sienta una golondrina,
     por el pico echaba sangre    con las alas se batía.
  4   Se perdió la mejor niña    al punto de mediodía.
     Salió la madre a buscarla    como una loca perdida
  6   y fue la halló en un palmar    que en las palmas se mecía,
     y a un niño de quince años    estas palabras decía:
  8   --Nos casaremos los dos,    nos casemos, vida mía,
     aunque perdamos los padres,    aunque perdamos la vida.
  10   --La vida no te la ofrezco    porque esa prenda no es mía
     y puede ser que mañana    venga el dueño y me la pida.--

Go Back
0113:177 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5332)

Versión de Banda Grande (Molinos, Argentina).   Recitada por Alicia Corbalán. Recogida 00/00/1930 Publicada en Carrizo 1933, pp. 4-5. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXX, 16.2, p. 246.  036 hemist.  Música registrada.

     Estaba la Catalinita    sentada bajo un laurel,
  2   con los pies en la frescura,    viendo las aguas correr;
     entonces pasó un soldado    y lo hizo detener.
  4   --Deténgase usted, soldado,    que una pregunta le haré:
     ¿No lo ha visto a mi, marido    en la guerra alguna vez?
  6   --Si lo he visto no me acuerdo,    déme usted las señas de él.
     --Mi marido es alto y rubio,    elegante y muy cortés
  8   y en el mango de la espada    lleva escrito: "Soy marqués".
     --Por las señas que me ha dado,    su esposo ha muerto ayer,
  10   y me ha dejado encargado    que me case con usted.
     --Eso sí que no lo he hecho,    eso sí que no lo haré;
  12   siete años lo he esperado,    otros siete esperaré,
     si a los catorce no viene,    `n un convento me entraré.
  14   A mis tres hijas mujeres    conmigo las llevaré,
     a mis tres hijos varones    a la patria los daré,
  16   que sirvan como su padre    y que mueran por su rey.
     --¡Calla, calla Catalina!    ¡Cállate infeliz mujer!
  18   Hablando con tu marido    sin poderlo conocer.--

Go Back
0126:26 Santa Catalina (á-a)            (ficha nº: 5115)

Versión de Banda Grande (Salta, Argentina).   Recitada por Alicia Corbalán. Recogida 00/00/1931 Publicada en Carrizo 1933, pp. 3-4. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº X, 16.1, p. 100.  014 hemist.  Música registrada.

     Se me ha perdido una niña    que Catalina se llama.
  2   Todos los días de fiesta    su padre la castigaba
     porque no quería hacer    lo que su padre mandaba.
  4   Mandan hacer una rueda    de cuchillos y navajas;
     la rueda ya estaba hecha,    Catalina arrodillada.
  6   Bajó un ángel del cielo    con coronas y guirnaldas:
     --Sube, sube, Catalina,    que Jesucristo te llama.--

Go Back
0101:21 No me entierren en sagrado (á-o)            (ficha nº: 7951)

Versión de San Juan s. l. (San Juan, Argentina).   Documentada en o antes de 1939. (Colec.: Díaz - Gallardo). Publicada en Díaz - Gallardo 1939, p. 280. Reeditada en Chicote 2002a, nº 17, pp. 87-88.  016 hemist.  Música registrada.

     Aquí me pongo a cantar    debajo de este membrillo
  2   a ver si puedo alcanzar    las astas de este novillo.
     Si este novillo me mata    no me entíerren en sagrado
  4   entiérrenme en campo llano    donde me pise el ganado,
     y en la sepultura pongan    un letrero colorado
  6   para que sepa la gente    que aquí murió un desgraciado.
     No murió de tabardillo,    estaba bastante sano,
  8   se murió del mal de amor    que es mal que nunca es curado.

Título original: Lamento del enamorado.

Go Back
0697+1537.1:3 Desde el Huerto hacia el Calvario+El rastro divino (á+á-o)            (ficha nº: 7949)

Versión de San Luis s. l. (San Luis, Argentina).   Documentada en o antes de 1972. (Colec.: Ochoa de Masramón). Publicada en Ochoa de Masramón 1971-1972, 210-211. Reeditada en Chicote 2002a, nº 6, pp. 53-55.  034 hemist.  Música registrada.

     Jesucristo se ha perdido,    la Virgen lo va a buscar;
  2   lo buscaba de huerto en huerto    y de rosal en rosal;
     debajo de un rosal blanco    vio un hortelanito estar:
  4   --Hortelanito, por Dios,    dime la pura verdad,
     si a Jesús de Nazaret    por acá ha visto pasar.
  6   --Sí, señora, que lo he visto    antes del gallo cantar,
     con una cruz en su hombro    que le hacía arrodillar,
  8   una corona de espinas    que le hacía traspasar
     y una soga a la garganta    que le hacía tropezar;
  10   entre judío y judío    bien acompañado va.
     --Caminemos, Virgen pura,    para el monte del Calvario
  12   que por presto que lleguemos    ya lo habrán crucificado.
     Ya le remachan los pies    y le clavarán sus manos,
  14   ya le tiran la lanzada    en su divino costado.
     la sangre que derramaba    está en cáliz sagrado;
  16   el hombre que la bebiera    será bienaventurado;
     será el rey en este mundo    y en el otro coronado.

Título original: La búsqueda de la Virgen, que será lo suyo [IGRH 0228]. Pero de momento lo meto con el título de otras versiones muy similares ya incorporadas al archivo electrónico. Sólo un estudio a fondo de los dos temas principales aclarará si hay dos romances o si sobra uno de los títulos.

Go Back
0168:6 Aparición de la enamorada muerta (í)            (ficha nº: 3760)

Versión de Santa Fe (Santa Fe, Argentina).   Recogida por Ismael Moya, 00/00/1941 (Colec.: Moya). Publicada en Moya 1941, I, p. 544-545. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº__, 16.2, p. 50 y Chicote 2002, p. 37.  036 hemist.  Música registrada.

     --¿Dónde vas, buen caballero?,    ¿dónde vas tan solo, así?
  2   --Voy en busca de mi esposa    que hace tiempo no la vi.
     --Tu esposa ya se ha muerto,    muerta está, que yo la vi;
  4   el cajón que la llevaba    era de oro y marfil.
     Los zapatos que llevaba    eran de un rico charol,
  6   regalados por su esposo    la noche que se casó.
     Su carita era de cera    y los dientes de marfil.--
  8   --Al entrar al cementerio    una sombra negra vi,
     cuanto más me retiraba,    más se aproximaba a mí.
  10   --No te asustes, esposito,    no te asustes tú de mí,
     que soy tu esposa querida,    abre los brazos a mí.
  12   Los abrazos y los besos    a la tierra se los di.
     Cásate, esposo mío,    cásate y no estés así;
  14   la primera hija que tengas,    ponle Dolores por mí.
     No la saques a paseo,    no la lleves al jardín,
  16   métele entre cristales,    no le pase lo que a mí.--
     Los faroles de la calle    ya no quieren alumbrar
  18   porque ha muerto Dolores,    luto le quieren llevar.

Go Back
0224:68 Hilo de oro (é)            (ficha nº: 5212)

Versión de Santa Fe (Santa Fe, Argentina).   Documentada en o antes de 1941. Publicada en Moya 1941b, p. 529. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XVII, 16.2, p. 172.  030 hemist.  Música registrada.

     --De Francia vengo, señoras,    traigo un hijo portugués
  2   y me han dicho en el camino    que lindas hijas tenéis.
     --Que las tenga o no las tenga    yo las sabré mantener,
  4   con el pan que Dios me ha dado    y otro que yo ganaré.
     --A Francia vuelvo, señoras,    a los palacios del rey
  6   que las hijas del rey moro    no me las dejaron ver.
     --Vuelva, vuelva, caballero,    no sea tan descortés,
  8   de las tres hijas que tengo    tome la que le guste a usted
     --Ésta tomo por esposa,    por esposa y por mujer;
  10   me ha parecido una rosa,    me ha parecido un clavel.
     --Lo que tengo que rogarle    es que me la cuide bien.
  12   --Bien tratadita estará    y bien comidita también,
     sentada en sillas de plata    bordando encajes del rey.
  14   Azotitos de correas    cuando sea menester
     y una perita en la boca    a las horas de comer.--

Go Back
0107:11 La bella en misa (ó)            (ficha nº: 7950)

Versión de Santiago del Estero s. l. (Santiago del Estero, Argentina).   Documentada en o antes de 1941. (Colec.: Moya). Publicada en Moya 1941, II, p. 56. Reeditada en Chicote 2002a, nº 4, pp. 46-48.  024 hemist.  Música registrada.

     En Zanjón hay una ermita    que le llaman San Simón,
  2   donde damas y galanes    acuden a oír sermón.
     Ya sale Doña María,    hija del gobernador,
  4   con su hermosa pierna gorda    y su toca con almidón.
     Porque al salir de la iglesia    el chalón se le cayó,
  6   al agacharse a tomarlo    la hermosa pierna mostró.
     Las mujeres al mirarla    envidiaban su primor,
  8   y los hombres admirados,    míranla con devoción.
     El que estaba repicando    del campanario cayó
  10   y el que decía la misa,    en la misa se turbó,
     por decir: "¡Santo Evangelio!",    dijo: "¡Maldito el amor!"
  12   Y el sacristán le responde:    --¿Qué es eso, padre?, ¡por Dios!--

Go Back
0173:103 Santa Irene (6+6 á-a+estróf.)            (ficha nº: 7955)

Versión de Santiago del Estero s. l (Santiago del Estero, Argentina).   Documentada en o antes de 1941. (Colec.: Moya). Publicada en Moya 1941: II, 267. Reeditada en Chicote 2002a, nº 16, pp. 85-86.  023 hemist.  Música registrada.

     Estaba Elenita    bordando corbatas
  2   con agujas de oro    y dedales de plata.
     Pasaba un caballero    pidiendo posada.
  4   --Si mi madre quiere,    prepararé la cama
     [. . . . . . . . . . . .]    en un rincón de la sala,
  6   con sábanas de hilo    y colchas de lana.--
     A la medianoche    éste se levantó,
  8   de las tres hermanas    a Elena eligió.
     Montó a caballo    y se la llevó.
     [. . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . .]
  10   A los cinco años    volvió por allí.
     --¿Qué haces pastorcillo?    ¿qué haces por aquí?
  12   --Cuidando a Elenita    que ha muerto por ti.--

Título original: Muerte de Elena.

Go Back
0222:13 Bernal Francés (í+pareados)            (ficha nº: 3761)

Versión de Tucumán s. l. (Tucumán, Argentina).   Recogida por Juan Alfonso Carrizo, 00/00/1937 (Colec.: Carrizo, J. A.). Publicada en Carrizo 1937, 358-59. Reeditada en Chicote 2002, p. 49.  058 hemist.  Música registrada.

     --En su puerta estoy parado,    abrid las puertas, abrid
  2   que si no me abre las puerta,    aquí me verá morir;
     con la sangre que derramo    sus puertas he de teñir.
  4   --¿Quién es ese caballero    que así me las manda abrir?
     --Caballero soy de Francia,    el que la suele servir.--
  6   Con el candil en las manos    las puertas le fue abrir.
     --¡Negros todos y criados,    al aposento a dormir!--
  8   Y lo metió para adentro    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
     lo lavó de pies y manos    con agua de toronjil,
  10   y se lo llevó a la cama    a donde suele dormir.
     A deshora de la noche,    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
  12   --¿Qué ha tenido, caballero,    que no ha podido dormir?
     ¿Ha tenido amor en Francia?    ¿ha oído hablar de mí?
  14   --Yo no tengo amor en Francia,    no he oído hablar de ti;
     sólo temo a su marido    que él está lejos de aquí,
  16   --No le tema a mi marido,    que él está lejos de aquí,
     ni le tema a la justicia,    que no pasa por aquí.
  18   ¡Válgame la Vrgen Santa,    válgame Dios y San Gil!,
     ¡con mi marido en mis brazos    y nunca lo conocí!
  20   --Mañana por la mañana    te vua cortar el vestido.
     Llamarás tu padre y madre,    te ayuden a bien morir.--
  22   Al otro día de mañana:    --¡Parientes todos y hermanos,
     cúbranse con negro luto    que hoy mis días tendrán fin.
  24   Oigan mujeres casadas,    oigan mujeres, les ruego,
     estando el marido ausente,    nunca jueguen este juego.
  26   Amigos y camaradas,    todos los que están presentes,
     no quieran mujer casada    estando el marido ausente.--
  28   Al otro día de mañana    redoblaron las campanas
     para que pase el entierro    de dos queridos del alma.

Go Back
0234:64 Albaniña (ó)            (ficha nº: 5019)

Versión de San Miguel de Tucumán (Tucumán, Argentina).   Recitada por Estratón J. Lizondo (18a). Documentada en o antes de 1937. Publicada en Carrizo 1937, pp. 359-360. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº I, 16.1, p. 35.  058 hemist.  Música registrada.

     Estaba Catalinita    sentadita en su balcón,
  2   tocando su guitarrita,    cantando versos de amor.
     --Si no fuera, Catalina,    si no fuera por tu amor,
  4   pasaría un rato contigo,    prenda de mi corazón.
     --Sí pasará un ratito,    y pasará también dos.
  6   Mi marido está en el campo,    trabaja de leñador.--
     Al decir estas palabras,    el marido que llegó;
  8   golpea que te golpea,    abajo la puerta echó.
     --¿Qué te pasa Catalina,    pálido está tu color?
  10   ¿Es que tienes hombre en casa    y a mí me haces traición?
     --Yo no tengo un hombre en casa,    a ti no te hago traición,
  12   se me han perdido las llaves,    las llaves del bastidor.
     --Si eran las tuyas de plata,    de oro las traigo yo.
  14   ¿De quién es aquella espada    que relumbra contra el sol?
     --Tuya, tuya, mi marido,    mi hermano te la mandó.
  16   --Tantas gracias a tu hermano,    que mejor la tengo yo,
     cuando yo la precisaba    tu hermano no la mandó.
  18   ¿De quién es aquel caballo    que está allá en el corredor?
     --Tuyo, tuyo, mi marido,    mi hermano te lo mandó.
  20   --Tantas gracias a tu hermano,    que mejor lo tengo yo,
     cuando yo lo precisaba    tu hermano no lo mandó.
  22   ¿De quién es aquella sombra    que está allá en el comedor?
     --Es el gato la vecina    que está por cazar ratón.
  24   --Por el monte siempre he andado,    por el monte de Aragón,
     y yo nunca he visto gato    con corbata y pantalón.
  26   --Mátame, señor marido,    que tienes mucha razón;
     desde hace cuatro o cinco años    te vengo haciendo traición.--
  28   A la primera puñalada,    Catalinita cayó;
     con el pecho destrozado,    Catalinita murió.

Go Back
0234:65 Albaniña (ó)            (ficha nº: 5020)

Versión de San Miguel de Tucumán (Tucumán, Argentina).   Recitada por Apolinar Barber. Documentada en o antes de 1937. Publicada en Carrizo 1937, pp. 359-360. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº I, 16.2, pp. 35-36.  054 hemist.  Música registrada.

     Un jueves era por cierto,    víspera de la Ascensión,
  2   vide tu casa enramada    con ramas de admiración.
     --¡Ay, qué niña tan hermosa!,    se parece al mismo sol.
  4   ¡Quién durmiera con ti, niña,    esta noche y otras dos!
     --Duerma, duerma, mi buen Carlos,    esta noche y otras dos,
  6   que mi marido está ausente    por los campos de León.--
     No acabó bien la palabra,    don Alberto que llegó.
  8   Corre una criada, y dice    que le han usado traición.
     --¿Qué es eso, doña Felisa,    que me habla con turbación?
  10   --Nada, mi señor marido,    la llave se me perdió.
     --Si la tuya fue de plata,    de oro te la traigo yo.
  12   ¿Cuyas son aquellas armas    que relumbran contra el sol?
     --Tuyas son, señor marido,    que a dorarlas mandé yo.
  14   --¿Cuyas son aquellas bestias    que dan vuelta al corralón?
     Tuyas son, señor marido,    mi padre te las mandó.
  16   --¿Cuyos son aquellos pasos    que van para el mostrador?
     --Mátame, señor marido,    que te había usado traición.--
  18   No acabó bien la palabra,    y el corazón le partió.
     Hizo picar su caballo    dos pasos al corralón;
  20   a poco andar don Alberto,    con el mancebo encontró.
     De puñaladas se daban    que causaban compasión.
  22   Como los dos eran guapos,    mucho el combate duró.
     ¡Ay, qué guerra tan sangrienta,    que daba temor a Dios!
  24   Carlos murió a media tarde,    Alberto al entrarse el sol,
     y mi señora Felisa,    al golpe de la oración.
  26   Al otro día de mañana    ya doblaron las campanas,
     para hacer un triste entierro    de tres queridos del alma.

Go Back
0184:96 Blancaflor y Filomena (é-a+ó)            (ficha nº: 5070)

Versión de San Miguel de Tucumán (Tucumán, Argentina).   Recitada por Gregorio Heredia. Recogida 00/00/1934 Publicada en Carrizo 1937, pp. 364-365. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº VI, 16.1, pp. 74-75.  044 hemist.  Música registrada.

     Estaba la Leona, estaba,    entre la paz y la guerra,
  2   con sus dos hijas doncellas,    Blancaflor y Filomena.
     Bajó un conde de Sevilla    a pretender una de ellas;
  4   se casó con Blancaflor,    se moría por Filomena.
     Desde el día que se casó    la llevó pa lejas tierras.
  6   A los diez meses cumplidos    volvió a casa de su suegra.
     --¡Hijo serás bien llegado!    ¡Hijo de mi corazón!,
  8   agora me has de avisar    cómo quedó Blancaflor.
     --Quedó muy buena, mi madre,    tan sólo su parto espera
  10   y la mandó a suplicar    que le preste a Filomena.
     --¡Cómo te via prestar, hijo,    esa niña tan querida!
  12   --Yo la llevaré, mi madre,    como prenda que usté estima.--
     De la casa a doce leguas,    sus intentos ya logró,
  14   le descubrió los dos pechos    y la lengua le cortó;
     Quedó muda Filomena    aumentando su dolor.
  16   Bajó un pastor y la mira    y con señas lo llamó.
     Con la sangre de su lengua    a Blancaflor escribió.
  18   Al tener papel en mano,    ella de susto abortó;
     y dio parte a la justicia,    al más probado Mayor,
  20   que le prenda su marido    por alevoso y traidor.
     Esto supo su marido,    se arrimó en un peñajón:
  22   se hizo trescientos pedazos;    ahí sus delitos pagó.

Go Back
3013.9:14 El carabí (no rom. (á))            (ficha nº: 5107)

Versión de Tucumán (Tucumán, Argentina).   Documentada en o antes de 1937. Publicada en Carrizo 1937, I, p. 391. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº IX, 16.2, p. 96.  008 hemist.  Música registrada.

     En coche va una niña,    hija de un capitán.
  2   ¡Qué hermoso pelo tiene!    ¿Quién se lo peinará?
     Los peinará la reina    con mucha suavidad,
  4   con peinecito de oro    y horquillas de cristal.

Nota: se canta el estribillo así: tras los primeros hemistiquios, carabín, y tras los segundos, carabín run, rin, carabín, run, ran.

Go Back
0075:164 Delgadina (á-a)            (ficha nº: 5148)

Versión de San Miguel de Tucumán (Tucumán, Argentina).   Recitada por Apolinar Barber. Recogida 00/00/1937 Publicada en Carrizo 1937, pp. 262-263. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XII, 16.1, pp. 127-128.  096 hemist.  Música registrada.

     Un rey tenía tres hijas,    y las tres eran doradas;
  2   de las tres, la menorcita    Delgadina se llamaba.
     Un día estando en la mesa,    su rey padre la miraba.
  4   --¿Qué me miras, padre mío,    que me miras en la cara?
     --Tú serás la prenda mía,    tú serás mi enamorada.
  6   Serás madre de mis hijos,    madrastra de tus hermanas.
     --No permita Dios del cielo    ni la Virgen soberana
  8   que sea madre de tus hijos,    madrastra de mis hermanas.
     --Corran, corran, caballeros,    préndanla a esa desalmada,
  10   y la lleven al castillo    a la pieza más cerrada.
     Si pidiera de comer    le dan la carne salada,
  12   y si pide de beber    le dan agua envenenada.--
     Una tarde, Delgadina    se asomaba a la ventana,
  14   y a su madre la veía    peinando sus blancas canas:
     --¡Madrecita de mi vida,    alcánzame un trago de agua,
  16   que la boca tengo seca    y partidas las entrañas!
     --¡Quita, quita, Delgadina--,    su madre le contestaba,
  18   --que si tu padre lo sabe    a las dos nos encerraba.--
     Al cabo de siete días,    Delgadina se asomaba,
  20   y a sus hermanas veía,    que bordaban oro y plata:
     --¡Hermanitas ¡de mi vida,    por favor, un jarro de agua,
  22   que el corazón tengo seco    y la vida se me acaba!
     --¡Quita, quita, Delgadina,    quita, quita desgraciada!
  24   Si tu padre lo supiera    la cabeza nos cortaba.--
     Delgadina se fue adentro    muy triste y desconsolada.
  26   Con las lágrimas que vierte    toda la pieza regaba,
     con el pelo, pobrecita,    su lindo rostro secaba
  28   y con otras que corrían    su mucha sed apagaba.
     Al cabo de siete días,    Delgadina se asomaba.
  30   Vio jugar a sus hermanos    con lanzas y con espadas:
     --Hermanos, si sois hermanos,    por favor, un jarro de agua,
  32   que el corazón se me seca    y la vida se me acaba.
     --Retírate, mala perra,    retírate, perra hermana,
  34   si esta lanza te alcanzara    las sienes te traspasaba.--
     Cumplidos los siete días,    Delgadina se asomaba,
  36   y lo vio a su rico padre    jugando al juego de damas:
     --Padrecito de mi vida,    padrecito de mi alma,
  38   hasta el alma tengo seca,    ¡por favor, un jarro de agua!
     --Yo te lo doy, Delgadina,    si sirves de enamorada.
  40   Serás reina de Castilla,    madrastra, de tus hermanas.
     --Sí le serviré, mi padre,    aunque sea de mala gana.
  42   --Corran, corran, caballeros,    corran criados y criadas,
     unos con jarros de oro,    otros con jarros de plata,
  44   lleven agua a Delgadina,    que en la torre está encerrada.--
     Cuando llegan al umbral    se pasaron con el aguar
  46   sobre la cama tendida,    Delgadina ya expiraba.
     Aqui termina esta letra    de este rey tan desgraciado,
  48   que por pretender a su hija    por siempre fue condenado.

Go Back
0225:17 Monja por fuerza (é-o)            (ficha nº: 5273)

Versión de Tucumán s. l. (Tucumán, Argentina).   Recitada por un escolar.00/00/1933 publicada en Carrizo 1933, p. 25. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXIII, 16.2, p. 206.  026 hemist.  Música registrada.

     Yo me quería casar    con un mocito barbero
  2   y mi padre me quería    monjita del monasterio.
     Una tarde de verano    me sacaron a paseo,
  4   al dar la vuelta a una esquina    encontré un convento abierto.
     De allí salieron monjitas    vestidas de negro y blanco,
  6   con una vela en la, mano,    que parecían diablitos.
     Me tomaron de la mano,    me metieron para dentro,
  8   me cortaron los cabellos,    ¡cabellitos de mi vida,
     cabellitos de mi amor!
  10   Me quitaron los anillos,    ¡anillitos de mi vida,
     anillitos de mi amor!
  12   Me quitaron los zapatos,    me quitaron mis pañuelos
     y me pusieron el velo,    velo de la Concepción:
  14   Y me apartaron por siempre,    de mi mocito barbero.

Go Back
0226:56 La Virgen y el ciego (é)            (ficha nº: 5355)
[0028 Búsqueda de la Virgencontam.]

Versión de Santa Rosa (Tucumán, Argentina).   Recitada por Rufina de Barraza. Recogida 00/00/1946 Publicada en Aretz-Thiele 1946, p. 280. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXXIII, 16.1, p. 261.  026 hemist.  Música registrada.

     La Virgen va caminando    por el caminito de Belén,
  2   como el camino es muy largo,    al niño le ha dado sed.
     --Calla, niño de mi vida,    calla, niño de mi bien,
  4   que allí adonde vamos    hay un dulce naranjel.
     El dueño de las naranjas    es un cieguito, y no ve.--
  6   --Y válgame una naranja    para el niño entretener.
     --Entré, señora, y corte    lo que se le he menester.--
  8   Como la Virgen es muy corta,    no se corta más que tres.
     Una le dio a su niño,    otra le dio a San José
  10   y otra quedó en sus manos    para la Virgen beber.
     Después, que la Virgen s` ido    y el ciego empezó a ver.
  12   --¿Quién es aquella señora    que me hizo tanto bien?
     --Esa es la esposa de Cristo    y madre de San José.--

Nota: -13 sic.

Go Back
0169:54 Hermana cautiva (6+6 í-a+paralel.)            (ficha nº: 2503)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recitada por el Dr. M. Levy, gran rabino de Sarajevo. Recogida por Manuel Manrique de Lara, 00/00/1911 (Archivo: AMP; Colec.: Manrique de Lara, M.; cinta: H2.2 SGA). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  096 hemist.  Música registrada.

     Levantime madre    un día de mañanica;
  2   me fue a lavar la cara    onde el sol salía.
     Salieron tres moros    me cautivarían,
  4   a otro reynado    ellos me llevarían.
     --Merquedéis, señora,    esta linda esclava
  6   que en todo vuestro reynado    no hay más galana.
     --¿Para qué yo quiero    esta linda esclava?
  8   El rey es mancebo    se la toma por amada.
     --Tomedéis, señora,    tomedéis esta cautiva,
  10   que en todo vuestro reynado    no hay más valida.
     --¿Para qué yo quiero    esta esclava luzida?
  12   El rey es mancebo,    se la toma por amiga.
     --Quíteleis, señora,    el beber del vino;
  14   Perderá colores    y cobrará suspiro.
     Quíteleis, señora,    el beber del claro;
  16   Perderá colores    y cobrará desmayo.
     --Cuánto más le quito    el beber del vino,
  18   más se le reciende    su color valido.
     Cuánto más le quito    el beber del claro,
  20   más se le reciende    su color galano.
     --Mandadla, señora,    a lavar al río,
  22   que lave los paños,    paños y los linos.
     Perderá colores    y cobrará suspiros.--
  24   Mandóle de mañana    a lavar al río,
     que lave los paños,    paños y los linos,
  26   de pies en el agua,    en el agua yelada.
     Por ahí pasó un caballero,    que de la guerra venía.
  28   --Oh, qué bellas piernas    blancas en agua yelada.
     Disme, tú la niña,    ¿si me quieres por compañía?
  30   --Bien me place, caballero,    bien me place por mi vida,
     Los paños del reye    no sé qué los haría.
  32   --Los vestidos de oro    encima del mi caballo.
     Los de lino y seda    al río dejadlos.--
  34   Caminando campos,    campos y viñas:
     --Ay, campos, ay, campos    campos de oliva,
  36   cuando el rey mi padre    sembró la oliva,
     la reyna mi madre    al campo me quitaría,
  38   estonses los moros    me cautivarían.
     Ay, campos, ay, campos,    campos de granada,
  40   cuando el rey mi padre    sembró la granada,
     estonses los moros    me cautivarían.
  42   --A las que me darías,    tú eres hermana mía.--
     Ya se besan, ya se abrazan    el mancebo y la niña.
  44   Abradéismi, madre,    puertas del palacio,
     que en lugar de nuera    la hija yo trajo.
  46   Abradéismi, madre,    puertas del castillo,
     que a la hija [. . . . . .    . . . . . .] del cautivo.
  48   --Si es la mi nuera,    prontos mis silleros,
     si es la mi hija,    prontos los mis pechos.--
  50   Ya se besan, ya se abrazan    la madre y la niña.

Notas: 3b, 4b, 5b, 7b, 11b,... cautibarían, etc. con `b`, en lugar de `v` en la hoja mecanografiada (de la colección del Dr. Levy. . 46-47: estos dos versos, apuntados a mano aparte, se leen mal y podrían o no ser del Dr. Levy. Por otra parte, queda por aclarar, como dice Armistead CMP 1978, III, pp. 89-93, si "Dr. M. Levy, gran rabino de Sarajevo" y "Dr. Mauricio Levy, 30a" son o no la misma persona y si éstos son idénticos a "Dr. Levy (Levi o Leví). Manrique de Lara recoge de él/ellos en Sarajevo en1911.

Go Back
0113:75 Señas del esposo (í)            (ficha nº: 2933)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida por Laura Papo, 07/01/1917 (Archivo: SHP; Colec.: Papo, Laura (Levy)). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto (véase el manuscrito). Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  048 hemist.  Música registrada.

     Arbolera, mi Arbolera,    tan galana y tan gentil,
  2   la rayis tiene de oro    y las ramas de marphyl
     y la más chica ramica    es una dama zarif*.
  4   Y peñando los sus trensados    con su peñe cristallín.
     Por ahí pasó un caballero    que asemejaba a Amadil.
  6   --Ansí bivas, caballero,    ansí el Dio vos deje bivir,
     ¿si visteis al mi marido,    al mi marido Amadil?
  8   --Bien lo vide, bien lo conosco,    letra tengo para ti.
     ¿Cuánto dieras, la mi señora,    porque vo lo trusera aquí?
  10   --Diera yo mis tres doblones    que me quedaron de Amadil.
     --¿Cuánto dieras, la mi señora,    porque vo lo trusera aquí?
  12   --Diera yo los mis trensados    que me quedaron de Amadil.
     --¿Cuánto dieras, la mi señora,    porque vo lo trusera aquí?
  14   --Diera yo mis tres molinos    que me quedaron de Amadil.
     --¿Cuánto dieras, la mi señora,    porque vo lo trusera aquí?
  16   El uno muele pimienta    y el otro giungulí
     y el más chico de eos    arina blanca para Amadil.
  18   --¿Cuánto dieras, la mi señora,    porque vo lo trusera aquí?
     --Diera yo mis tres hijicas    que me quedaron de Amadil.
  20   La una mete la mesa    y la otra para servir
     y la más chiquita de ellas,    para burlar y para reír.
  22   --¿Dieras vos mi medio cuerpo,    para que lo trusera aquí?
     --Si yo do mi medio cuerpo,    ¿lo que le queda para Amadil?
  24   --¡Non penséis nada, mi señora,    so yo vuestro marido Amadil!--

Título en el ms. de L. Papo: Romanza El rey Amadil. Por un lado, conviene comparar esta versión de 1917 con la versión de Laura Levy [Papo] recogido por Manrique de Lara en Sarajevo en 1911 cuando la sra. Papo tenía 19 años (Archivo Menéndez Pidal; ficha I1.7 en el Catálogo-Índice de Armistead [ficha 296 en la Bibliografía en línea]). De los dos versos registrados en dicho Catálogo (primero y último), la única variante respecto de nuestro texto se da en -24b que y. s. v. m. A. Por otro lado, conviene consultar la correspondencia de L. Papo con su maestro así como la versión que la sra. Papo preparó en 1933 y que publica K. Baruch en Spanske romanse, en el mismo año (reeditada en Armistead 1971a, p. 46). Dejando de lado la ortografía, se diferencian únicamente en los siguientes detalles: los nombres de los protagonistas: Arboleda, Amadí (Baruch); -6b así el D.; los vv. 15 y 18 faltan en Baruch (el v. 15 aquí sobra, desde luego); -16b ginquilí; -24b so y. (Papo); y. soy (1933). A juzgar por las fotocopias de versiones también transcritas por la señora Papo en 1933 (pueden verse más abajo), buena parte de las correcciones de ortografía deben de ser de Kalmi Baruch.
Notas: -2a rayis: raíz; -3b L. Papo anota en margen: "Turquisme - Zarif - Zart". «Zarif» (ar.) `noble`, `elegante`, `encantador`; «zart» (alem.) `suave`, `delicado`. Compárese con "sacándole está aradores / de las sus xarifas manos"[0296: Amores trata Rodrigo, Aquí comiençan cinco romances con una glosa. El primero Amores trata Rodrigo y el segundo que dize Llanto hazía la Cava... Pliego suelto gótico, sin l. ni a., Univ. de Praga, nº 37]; -9b, -11b, -13b, -15b por que en el ms; -16b: guingulí (ginquilí, Baruch) palabra desconocida; -22a mi (sic); -23b lo que en el ms.

Go Back
0426:2 Landarico (á-o+polias.)            (ficha nº: 2934)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida por Laura Papo, 07/01/1917 (Archivo: SHP; Colec.: Papo, Laura (Levy)). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  034 hemist.  Música registrada.

     A cazar el rey salía,    a casar como salía,
  2   por yirse a la caza,    onde la reina se iya.
     Topó la rena en cabellos    que a peñar se los iya,
  4   con su peñe de oro en mano    y su espejo cristallín.
     El rey, por burlar con ella,    con el vergo le ay dado.
  6   --State, state, Andarleto,    mi polido enamorado.
     ¡Más te quero y mas te amo    que non el rey que su renado!
  8   Dos hijicos de ti tengo    y dos del rey, que son quatro.
     Los del rey van a la guerra    y los tuyos a mi lado.
  10   Los del rey benean* mula,    los tuos, mula y caballo.
     Los del rey durmen en pluma    y los tuyos a mi lado.--
  12   Ea que aboltó la cara,    al rey se topó alado.
     --Pardón, pardón, mi señor rey    por esto que vos ho hablado.
  14   Anoche a la medianoche,    todo me lo ho soñado.
     --Vos lo pardono, mi reyna,    con la cabeza a mi lado.
  16   --Andarleto, mi Andarleto,    mi polido enamorado,
     para mí topí remedio,    para vos, andad buscaldo.--

Notas: -1b casar c. s. (sic; *-10 L. Papo anota: "benear, cabalcar = reiten" (`cabalgar`). Los vv. 1-12 se repiten. Título de L. Papo: Andarleto. Hay sólo diferencias mínimas entre esta versión y la que transcribió en 1933, publicada por K. Baruch ese mismo año (reeditada en Armistead 1971a, p. 47): -5b la verga; -7b que al rey con su reinado; -13b he hablado; -14b t. me lo fue soñando; -17b buscando. También coincide, al menos en los dos versos fichados en el Catálogo-Índice de Armistead con la versión que en 1911 la Srta. Laura Levy [Papo], que tenía entonces 19 años, transmitió a Manrique de Lara [Cát.-Índice M8.9].

Go Back
0773:1 El chuflete (í)            (ficha nº: 2935)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida por Laura Papo, 07/01/1917 (Archivo: SHP; Colec.: Papo, Laura (Levy)). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  026 hemist.  Música registrada.

     Salir quere mes de marso,    entrar quere mes de april,
  2   cuando el trigo está en grano    y las flores por abrir.
     Estonces el rey d` Allemaña    a Francia se quijo yir.
  4   Con sí trujo gente mucha    caballeros más de mil.
     Con sí trujo un chuflete    de las ferias de París.
  6   Lo dio el rey de boca en boca,    ninguno lo supo sonorgir.
     --¡Un mal ay a tal chuflete,    los doblones que por él di!--
  8   Lo tomó el rey en boca    y lo supo sonorgir.
     Todas las naves del mundo,    a seco las hico venir.
  10   La parida que está pariendo,    sin dolores la hico parir.
     La creatura que está llorando,    sin teta la hico dormir.
  12   La novia que a su novio ama,    a su lado la hico venir.
     --¡Un bien ay a (sic tal chuflete,    que tantos doblones di por él!

Notas: chuflete, `flauta`, `pito`; Título en el manuscrito: El cuerno (~corneta) del rey. También en este caso resulta casi idéntica a la versión más tardía, publicada por Baruch, (reeditada en Armistead 1971a, p. 56), salvo pequeñas variantes: -3a entonces el rey de Alemania; -6b y -8b sonorgir, sonergir, "hacer que suene [un instrumento musical]"; -7a mal ay a, malhaya; -13a Que bien haya; -13b por él di (necesario, además, por la rima). Salvo diferencias ortográficas parece coincidir esta versión de 1917 con la que la recolectora, Laura Levy [Papo], de 19 años, transmitió a Manrique de Lara en 1911 (Catálogo-Índice X11.6: -1 Salir quiere el mes de marzo, / entrar quiere mes de abril. // ¡Oh, bien haya tal chuflete! / ¡Tantos doblones por él di!. Aunque bastante menos parecido a nuestro texto, véase también la versión del Rabbi Mordehaj Z. Konforte publicada en Jevrejski Glas, periódico sefardí de Sarajevo, en 1939 (reed. Armistead 1971a, p. 87) y la versión más elaborada que publica Attias 1956a (nº 46) en que el conde Alimare pone a la venta el chuflete que no sabe tocar, y que tras rodar de boca en boca, acaba en manos de Amadí, quien lo toca, provocando las acostumbradas maravillas.

Go Back
0113:76 Señas del esposo (á-a)            (ficha nº: 2936)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida por Laura Papo, 07/01/1917 (Archivo: SHP; Colec.: Papo, Laura (Levy)). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  026 hemist.  Música registrada.

     Asentada está la reina,    asentada en su verjel.
  2   Agujica de oro en mano,    ata bien y enfila perla.
     Por ahi pasó un caballero,    que a su marido asemejaba.
  4   --Así bivas, caballero,    así Dios vos dé bonanza,
     ¿si viteis a mi marido,    al Montesico de Francia?
  6   --Bien lo vide, bien lo conosco,    letra en mi mano daba.
     Me dijo que os buscéis otro marido,    que él ya se buscó otra dama.--
  8   Esto que sintió la rena,    grito echaba dolorioso,
     que los cielos borracaba    y la tiera retemblaba.
  10   --No lloréis vos, la mi reina,    ni vos toméis dolor mucha,
     que yo so vuestro marido,    el Montesico de Francia.
  12   --Un mal ay a las mujeres    que en los hombres se confían.
     Falsos son y mintiros,    echados a la malicia.

Notas y variantes: -7ab se repite; -9a borracaba (aboracar, aborracar) ` perforar`, `penetrar`, `traspasar`; -12a mal ay a las m., malhaya las m; -13a mintiras parece corregir lo ya transcrito: mintriros. Aparte de pequeñas diferencias ortográficas y unas pocas variantes (-5a visteis; -8b dolorido; 9a aborracaba; 13a mentirosos en la versión publicada), es idéntica a la versión que da a conocer Baruch. (reed. Armistead 1971a, p. 46). Y, a juzgar por el primer y último verso registrados en la ficha I3.3 del Catálogo-Índice de Armistead (nº 296 en la Bibliografía en línea), coincide con la versión que, de soltera, Laura [Levy] Papo (`Bohoreta`) facilitó a Manrique de Lara en 1911. Variante única respecto de la versión de 1917: -13a menterosos

Go Back
0133:12 Ricofranco (é)            (ficha nº: 2937)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida por Laura Papo, 07/01/1917 (Archivo: SHP; Colec.: Papo, Laura (Levy)). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  046 hemist.  Música registrada.

     El buen rey tenía una hija,    una hija muy zarif.
  2   Non la dava el su padre,    ni por oro ni por aver,
     sinon quien la ganaría    nel juego de l`ajedrez.
  4   Se asentó madre y padre    y sus hermanicos tres.
     Juega el uno, juega el otro,    non hace más que perder.
  6   Juegó el Maurico Franco,    la ganó en la prima ves.
     Y sigún la ganaría,    luego la hue a ver.
  8   Topó la niña llorando    lágrimicas dos i a tres.
     --¿De qué lloras, blanca niña,    de qué lloras, mi bien?
  10   Si lloras por vuestro padre,    carnessiero [mío es].
     Si lloras por vuestra madre,    gizandera mía es.
  12   Si lloras por vuestros hermanos,    ya los matí todos tres.
     El más chiquito de eos    le di muerti de cruel.
  14   Le cortí cuerpo y mano    y lo hice un phinel.
     --Non lloro por madre y padre,    ni por hermanicas tres.
  16   Lloro por mi ventura,    que non sé cuála es.
     --Vuestra ventura ya está sigura    al lado la tenéis.
  18   Una ves que sos mi ventura,    asentemos a comer.--
     En medio de la comida    le arogó un placer,
  20   que le diera el cuchico,    el cuchico sólo por ver.
     Él se lo dio al derecho,    ea lo tomó al través.
  22   Asigún lo tomaría,    lo enfincó por el bel.
     --Aquí me vengo en madre,    y padre y hermanicos tres.

Nota de la transcritora: -1 "zarif - zart - djanume - meine seele (turkisch)", `mi alma`.
Notas: Tras el -11 hay una anotación que parece de fecha posterior (quizá de otra mano): "Sollecisme - schendrek". -22 bel `cintura`. (Attias 1956, nº 33, vv 61-64: "El alguacel sin malicia / el cuchillo le hay dado, // Meliselda, con malicia, / en el bel se lo enfincare." Coincide verso por verso con la versión de ella que publica Baruch con pocas variantes: En B. -3b en el j. de a.; -6a Jugó el morico franco; -6b en p. v. ; -9b ll. tú; -10b carcelero; -12b a todos; -13a Al m. c. ; -15b hermanicos; -16a Ll. yo; -16b sé yo; -17a sin `ya`; -20 cuchillico(reed. en Armistead 1971a, pp. 54-55). No es de sorprender que de las 8 versiones de Sarajevo fichadas en el Catálogo-Índice de Armistead (CMP 1978) coincide nuestro texto en su primer y último verso con sólo una de ellas (ficha O2.6), de la "Srta. Laura Levy", de 19 años, informante de Manrique de Lara (Sarajevo, 1911) y que ahora sabemos es la misma Sra. Laura Papo). Aun así, respecto de nuestra versión de 1917, los dos versos registrados en el Catálogo de la versión transmitida a Manrique de Lara ofrecen una pequeña variante:-23ab A. m. v. de padre y [m]adre / y hermanicos tres.

Go Back
9462.9:1 Líricos-judío (6+6 pareados paralel.)            (ficha nº: 2938)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida por Laura Papo, 07/01/1917 (Archivo: SHP; Colec.: Papo, Laura (Levy)). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  044 hemist.  Música registrada.

     --Morena sos, dama,    como la pimienta.
  2   Vuestra sangre dulse    en mi alma entra.
     Dicimi ansí,    que ya me transí;
  4   ¡de hablaros, mi dama,    yo ya me canzí!
     Nunca mi tubieras    tala hermozura;
  6   matas un mansebo    que ainda es criatura.
     Nunca me tubieras    tala libertidat;
  8   matas un mansebo    dela poca idat.
     De vez que vos veo    de cara en el espezo
  10   l` alma me se aranca    por vos dar un beso.
     --Ya abasta mansebo    de hablar tantos caños.
  12   Non vos do ripuesta    si hablares tres años.
     Ya abasta mansebo    de hablar criaturias,
  14   Non vos do ripuesta    si hablares mil días.
     --Vos sois una muchacha    que non arieva cha[...as]
  16   Como el paño fino    que non arieva manchas,
     vos sois una muchacha    que non tenéis tacha ma[la].
  18   Una tachica chica,    que mi corazon puncha:
     dicidme, mi bien,    si mi queres bien.
  20   --Vavos a Francia,    ayí toparéis
     Quen que os quera bien,
  22   que de mí en tanto,    remedio non tenéis.

Notas: 15b cha[...as] truncada en la fotocopia; -18b puncha (?). La Sra. Papo llama esta lírica Morena sos dama. No figura entre las composiciones líricas que publica Baruch. Véase en CMP 1978, II, AA46 (sólo dos versiones documentadas, ambas de Sarajevo) [MP Caj. D/U].

Go Back
0221:37 Me casó mi madre (6+6 í-a)            (ficha nº: 2939)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida por Laura Papo, 07/01/1917 (Archivo: SHP; Colec.: Papo, Laura (Levy)). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  042 hemist.  Música registrada.

     Gjan Gjan farfulí fildzán
     Se echó a la cama,    se fuyó por el gjam.
  2   Me fui yo detrás,    por ver onde se iya.
     Vide que se entraba    onde la blanca niña.
  4   Me hui más adientro    por ver lo que abía.
     Vide mesas prontas    y buenas comidas,
  6   Me hui más adientro    por ver lo que abía.
     Vide camas prontas    y buenos cusines.
  8   Me hui más adientro    por ver lo que abía.
     Vide al mi marido,    con la blanca niña.
  10   Me hui yo a casa    amarga y amargina.
     Tomí en mis brasos    lo que más quería.
  12   --Dúrmite, mi alma,    dúrmite, mi vida,
     que tu padre estaba    con la blanca niña
  14   --Avrími, mi alma,    abrími, mi vista,
     que estó canzado    de arar la viña.
  16   --Non estás canzado    de arar la viña,
     sinon estás canzado    de gozar con la blanca niña.
  18   Ni es más galana,    ni es más hermoza,
     la sezika hecha,    carica encalada.
  20   Dúrmite, mi alma,    dúrmite, mi vida,
     que tu padre estaba    con la blanca niña

Notas: -1 Gjan (dz^am) `copa`, `vaso` o bien `alma` (véase Crews 1979). La Sra. Papo lo pone de título y lo traduce: «Gjan, Gjan --alma, alma!». fildzán (findz^án ~ filg^án) `taza`; farfulí `de porcelana`; Tras el primer verso la transcritora anota turcismen y traduce: Unbeständige seele wie das Zierliche Kafetässchen. `alma inconstante, como la de una taza de café de porcelana`; -2b Tras gjam (dz^am), la transcritora traduce: scheibe; -4b, -6b, -8b, -11b el ms pone loque. Un mismo estribillo, Y nueva amor, repetido detrás de los versos pares, sufre ligeras modificaciones ( `Y nueva amor` `nuevo amor`, `nuebo amor`, `muebo amor`), pero podría ser simple descuido. Se parece mucho a la versión publicada en 1939 en Jevrejski Glas (reed. en Armistead 1971a, p. 79) y a otras versiones inéditas en el Archivo Menéndez Pidal (5 de Sarajevo, todas recogidas en 1911 por Manrique de Lara, dos de ellas de la Srta. Laura Levy, de 19 años, nuestra misma Laura Papo). Los dos versos citados en el Catálogo-Índice de Armistead de las versiones de la Srta. Levy (L13.3 y L13.4) figuran en nuestra versión manuscrita posterior, pero no como primer ni último verso, salvo en el caso del primer verso de L13.4. Compárense L13.3: Duérmete, mi alma, / duérmete, mi vida,// las cej^icas hechas, / las caricas encaladas con los vv. -12 y -19 arriba, y L13.4: Mi alma, mi alma, / farfulí finj^án// carica encaladas, / cexica enteñida. con los vv. -1 y -19. En el antiguo cajón W del Archivo Menéndez Pidal, según informa el Catálogo de Armistead, está la música de Manrique de Lara, II, p. 35) que corresponde a la versión L13.3.

Go Back
0544:1 La choza del desesperado (é)            (ficha nº: 2940)
[0307 Despertar de Melisendacontam.]

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida por Laura Papo, 08/01/1917 (Archivo: SHP; Colec.: Papo, Laura (Levy)). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  020 hemist.  Música registrada.

     Noches, noches, la mi madre,    noches son de enamorar,
  2   Dando bueltas por la cama,    como el peje en la mar,
     Yir me quero, la mi madre,    ah, por los campos me yiré.
  4   Yerbisicas de los campos,    por pan me las comeré,
     Lagrimicas de los mis ojos,    por agua las beveré,
  6   Y en medio de estos campos,    castillos me fraguaré,
     Todo el que por ahí pasa,    ariva lo suviré,
  8   El que conte los sus males,    yo los míos contaré,
     Si los suos son más grandes    con pacencia los yevaré,
  10   Si los míos son más grandes,    del castillo abajo me echaré,

Notas: -3b la ah inicial bien podría ser por influencia del estribillo, ¡ah, ...!, repetido sistemáticamente como desdoblamiento del segundo hemistiquio. Con una sola variante (-3a lágrimas), la versión de Choza del desesperado que publica Baruch coincide con los vv 3-10 de esta versión manuscrita de Laura Papo, aunque sin el estribillo (reed. en Armistead 1971a, p. 45). La contaminación del romance Despertar de Melisenda (vv 1-2 arriba) ocurre también en otras versiones de Sarajevo, aunque minoritariamente. De las versiones de Melisenda y de la Choza fichadas en el Archivo Menéndez Pidal (5 y 6, respectivamente de Sarajevo), sólo 2 los combinan. En cambio la versión publicada en Jevrejski Glas (reed. en Armistead 1971a, p. 69), sí los funde y de una manera muy equilibrada (9 vv + 8 vv). Emplea, además, el mismo recurso de la repetición de los segundos hemistiquios tal como lo anotó Laura Papo (¡ah, noches son de enamorar!, etc.). Con todo, gana en coherencia nuestra versión al limitarse a aprovechar tan sólo los primeros versos de Melisenda insomne [IGRH: Despertar de Melisenda 0307] que evocan el clima psicológico, la gran inquietud de la joven. Para otras versiones que combinan los dos romances véase la que se publica en Crews 1979 y en Levy 1959-1973, nº 12. No figura el romance entre los que de joven Laura [Levy] Papo comunicó a Manrique de Lara en 1911.

Go Back
0049:62 Conde Niño (á)            (ficha nº: 2941)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida por Laura Papo, 08/01/1917 (Archivo: SHP; Colec.: Papo, Laura (Levy)). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  030 hemist.  Música registrada.

     --Hija mía, mi querida,    vente una noche a mi odá.
  2   Sentirás cantar hermozo,    a la sirena de la mar.
     --Sirena de mar, mi madre,    non cantó ni va cantar,
  4   sinon es un mansebico    que me quere alcanzar.
     Cantará día y noche,    a mí no me alcanzará.--
  6   Esto que sintió su madre,    presto lo corrió a matar.
     Y después que ya lo matan,    que la echen a quemar,
  8   y aquea sinizica,    que la echen a la mar.
     Que de ahí sale la perla,    perla fina y buen coral.
  10   Esto que sintió la hija,    presto lo corrió a scapar.
     Ea se hico una palomba,    a él lo hico un atmajar*.
  12   Bolan, bolan, ¿ónde apozan?    A los konakes del paschá.
     Ayi se topó un espino    que non los dejaba gozar.
  14   Bolan, bolan, ¿ónde apozan?    A los konakes del vezir.
     Ahi se topó un espino    que non los dejaba bivir.

Nota de la transcritora: -11 *"oda - zimmer / turkisch" (lo usual aquí es gavilán); -7a en el ms parece mas bien `dupués`. No puedo descifrar una palabra que aparece debajo del último verso del texto: ¿Harsi, Flarsí(?). Aparte de la ortografía, la única variante respecto de la versión de K. Baruch (reed. en Armistead 1971a, p. 43) es el uso de `atmajar`(¿atruajar?) en -11b en lugar del acostumbrado gavilán. No figura el romance entre los que de joven Laura [Levy] Papo comunicó a Manrique de Lara en 1911.

Go Back
0588:1 En busca del padre (í-a)            (ficha nº: 2942)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida por Laura Papo, 08/01/1917 (Archivo: SHP; Colec.: Papo, Laura (Levy)). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  020 hemist.  Música registrada.

     Caminí por altas tores,    navegí por las fortunas,
  2   onde non cantaba gallo,    ni menos canta gallina,
     onde bramaban leones,    la leona respondía:
  4   --¿Qué buscas, hijo del hombre,    qué buscas por estas viñas?
     --Busco yo al rey mi padre,    la corona que él tenía.
  6   --Una ves que tú lo buscas,    ¿qué señas por él darías?
     --Años tenía sesenta,    la barva blanca tenía.
  8   A las señas que vos daría,    el rey turco lo mataría
     --Esto que sintió su hijo,    grande yoro yoraría.
     10*Arazgóse los sus paños    de sayo hasta camiza.

Notas: Título en el ms «Caminé por altas tores» (RMP 125: Encuentro del padre = Wiener 1903-1904, nº 12). Aparte de -8ba `daría` frente a `daríais`, el romance es idéntico al nº 13 de Baruch (reed. en Armistead 1971a, p. 52). También parece coincidir con una de las 9 versiones (todas de Sarajevo) fichadas en CMP 1978 (el nº G4.6, anónimo, recogido por Manrique de Lara en 1911). Las otras dos colecciones que Armistead edita o reedita en Judeo-Spanish Ballads from Bosnia (MS Heb. 8o del Jewish National and University Library y la colección publicacada en Jevrejski Glas en 1939) también incluyen versiones de este mismo romance. La primera, del s. XVIII, que, como señala Armistead (p. 15n), parece desarollarse a base de fórmulas prestadas de otros romances, se aparta bastante de las versiones modernas. La de Aron Abinun (Jevrejski Glas) es similar a la versión de L. Papo, pero le falta un desenlace. No figura el romance entre los que de joven Laura [Levy] Papo comunicó a Manrique de Lara en 1911.

Go Back
0190.1+0246:1 Partida del esposo+Vuelta del hijo maldecido (ó+á+á)            (ficha nº: 2943)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida por Laura Papo, 08/01/1917 (Archivo: SHP; Colec.: Papo, Laura (Levy)). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  052 hemist.  Música registrada.

     --¿De qué lloras, blanca niña,    de qué lloras, blanca flor?
  2   O lloras del mal preñado,    o lloras del nuevo amor.
     --Ni lloro del mal preñado,    ni lloro del nuevo amor,
  4   lloro por vos, caballero,    que vos vas y me dejás,
     me dejas niña muchacha,    a la flor de mi gozar.
  6   Ya que vos vas, caballero,    déjame dónde gastar;
     tres hijicos chicos tengo,    lloran y demandan pan.--
  8   Encajó su mano al pecho,    sien doblones le hue a dar.
     --Esto que me das, caballero,    non me abasta ni para pan.
  10   --Si esto non vos abasta,    ya tenéis donde gastar.
     Vendirés campos y viñas,    media parte de ciudad.
  12   --Si ya vos vas, caballero,    decídme cuándo tornás.
     --Si a los ocho non torno,    a los nueve vos cazás,
  14   y tomás un mansevico,    que sea mi par egual.
     Todos los vistidos míos,    que le vayan al compás.--
  16   Esto que sintió su madre,    maldición le fue a echar:
     --Todas las naves del mundo,    vayan y tornen en pas.
  18   Sólo la nave de mi hijo,    vaya y no torne más.--
     Pasó tiempo y vino tiempo,    una barca vino a pasar.
  20   --Así bivas, caballero,    así Dio vos deje gozar,
     ¿si vités al mi hijo,    al mi hijo caronal?
  22   --Bien lo vide, bien lo conosco,    él está echado en un arenal.
     La piedra tiene por cabezera,    por cobierta, el arenal.
  24   De cada uno de sus granos    entra y sale un gavilán.--
     Esto que sintió la su madre,    a la mar se hue a echar.
  26   --No vos echés, la mi madre,    yo so vuestro hijo caronal.--

Notas: -26a caronal carnal, querido. Inicialmente se equivocó, poniendo en lugar de 17-18: Todas las naves del mundo / vayan y non tornen más, pero al percatarse del error, insertó -17b encima y -18a debajo de lo ya transcrito, sin fijarse en que convenía tachar las enes de los verbos que ya se referían sólo al hijo.
Salvo por la ortografía, la falta de una `la` poco feliz (-25a arriba), y por faltar el muy tradicional v. 3 arriba, la versión que publica Baruch (reed. en Armistead 1971a, 51-52) es idéntica a esta versión ms que L. Papo transcribió en 1917. De hecho, en RTLH 3 (1969), que reúne todas las versiones de los romances de tema odiseico, se publica (p. 111) la misma versión "cantada por Laura Papo, 45 años. Publicada por Kalmi Baruch en «Spanske romanse bosanskih Jevreja», Godisnjak (Anuario), Sarajevo-Belgrado, 1933, pág. 284". Lo de cantada no es seguro, creo, puesto que el mismo Baruch aclara en su publicación: "... I have used, as already mentioned, the materials that I myself own, as well as those provided for me by Ms. Laura Papo." (Traduc. y reeditado en Armistead 1971a, p. 58). Desde luego, nada tiene de extraño que se olvidara de un verso (-3ab) entre 1917 y 1933. Al revés, al no haber más diferencias entre las dos versiones, podemos sospechar que, al hacer una copia de su romancero para K. Baruch en 1933, la misma sra. Papo saltó el verso sin fijarse.
La fusión de estos dos temas es bastante antigua, ya que así figura en por lo menos un ms hebraico de mediados del s. XVIII (CMP 1978, I6.2) y la gran mayoría de versiones orientales de Partida del esposo hacen el mismo empalme. No figura el romance entre los que de joven Laura [Levy] Papo comunicó a Manrique de Lara en 1911.

Go Back
0231:59 Doncella guerrera (ó)            (ficha nº: 2944)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida por Laura Papo, 08/01/1917 (Archivo: SHP; Colec.: Papo, Laura (Levy)). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  047 hemist.  Música registrada.

     Caballeros van y vienen,    por la ciudat de Aragón.
  2   Todo el que hijo varón tiene,    a la guerra lo envió.
     Por ahí pasó un buen viejo,    un buen viejo dublado en dos,
  4   bendiciendo al pan y al vino    y al Dio que se le dio,
     maldiciendo la su esp[o]sa    que siete hijas le parió.
  6   . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    sin ningún hijo varón.
     Saltó la más chica y dijo,    la que en buen mazal nació:
  8   --Non maldiga, el mi padre,    non maldiga, el mi señor!
     Démi armas y caballo    y un vistido de varón,
  10   Démi armas y caballo,    a la guera me vo yo.
     --Non hables tú, mi hija,    non hables tal deshonor.
  12   Tu hermoza pechadura    non demostra de varón.
     --Mi pechadura, [el mi padre],    con el paltó la tapo yo.
  14   --Tu hermoza trensadura    non demostra de varón.
     --Mi trensadura, el mi padre,    con el chapeo la tapo yo.
  16   --Tus hermosas coloricas    non demostran de varón.
     --Mis colores, el mi padre,    por el aire y el sol,
  18   mis colores, el mi padre,    por el aire y el sol los perdo yo.--
     Tomó armas y caballo    y un vistido de varón,
  20   tomó armas y caballo    y a la guerra ya partió.
     Messageros van y vienen,    que media guerra ya ganó
  22   guereando y peleando,    el chapeo le calló.
     --¿Qué vos conti, la mi madre,    lo que hoy me acapitó?,
  24   Un mansebo vino a la guerra,    hija es y varón no.--

Nota de la transcritora: -7b "mazal - hebräisch (glück)", `suerte`. La versión de L. Papo de 1933 que publica Baruch (reed. en Armistead 1971a, 53) difiere únicamente de ésta en que le faltan los vv 9 y 17 arriba, con lo que allí se reduce la repetición que caracteriza la versión de 1917. En cambio, a juzgar por los dos versos reproducidos en ficha X4.11 del Catálogo-Índice de Armistead, parece divergir algo más de la versión que la joven Laura Levy [Papo] transmitió a Manrique de Lara en 1911. La copia de Manrique en el Archivo Menéndez Pidal empieza y acaba con: Pregoneros van y vienen / a la siudat de Aragón.// Yo j^uraba que esto es hij^a, / hij^a es y varón no . A diferencia de otras versiones sefardíes y peninsulares, ésta versión de 1917 carece de las últimas secuencias en que el hijo del rey (~reina), le somete a unas pruebas y acaba proponiéndole matrimonio.

Go Back
0648+0100:1 La fuerza de la sangre+Caballero burlado (í-a)            (ficha nº: 2945)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida por Laura Papo, 08/01/1917 (Archivo: SHP; Colec.: Papo, Laura (Levy)). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  053 hemist.  Música registrada.

     Me parió a mí mi madre,    me parió en un monte scuro,
  2   onde non cantaba gallo    ni menos canta gallina,
     onde bramaban leones,    la leona respondía.
  4   Siete años beví de leche    de la leona parida.
     Siete años comí de pan    del león, que él trayía.
  6   Siete y siete son quatorze,    a la niña se le entendía.
     La mandó a mercar aceite,    se espanta de la mala gente.
  8   La mandó a mercar carne,    se espanta de la mala sangre.
     Se arabió el moro y la mora,    de caza la echarían.
  10   Se asubió en altos castillos    por ver passar compañía.
     Por ahí passó un caballero    que de ea se enamoraría.
  12   --¿Si te place ya, la niña,    si te place mi compañía?
     --Bien me place, el caballero,    bien me place tu compañía,
  14   --Bien me place, el caballero,    bien me place tu compañía,
     --¿O ti place a la anca,    o ti place a la silla?
  16   --A la anca, el caballero,    que más honra me sería,
     porque non digan la gente    "adelantre lleva la niña".--
  18   Y en medio del camino    amores le prometía.
     --Deja, deja, caballero,    deja, deja, por tu vida,
  20   que yo soy hija de rey de Francia    y de la reyna nacida.--
     Esto que sintió el caballero,    sin coraje quedaría.
  22   . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    del caballo la echaría.
     Cuanto corría el caballo,    más y más coría la niña.
  24   A la entrada de la ciudat    la niña se sonreía.
     --¿Qué te ríes, tú la niña,    qúe te ríes por tu vida?
  26   --De ti, bovo caballero,    de tu negra bovería.
     A la niña tubo en la mano    gozar no la sabería.

Notas: La Sra. Papo transcribe el romance en forma estrófica con título de «Me parió a mí mi madre». Cuando se equivoca, transcribiendo sólo dos hemistiquios en la séptima estrofa (v 13), indica con "bis" que se repiten estos versos; -23b coría sic.
En la tradición sefardí los dos temas aparecen empalmados desde por lo menos mediados del siglo XVIII (ver CMP 1978, G3.2) y apenas se da en el s. XX de otra forma. No figura entre los romances que publica Baruch en 1933. Es del todo paralela a la versión publicada en Attias 1956 (`Pariérame la mi madre`, nº 17) aunque allí dice ser hija del rey malato, amenazando con contagiarle de `malatía` y se prolonga el desenlace con el desmayo del caballero y las típicas dulces palabras de la joven. Al haberse identificado Laura Papo con Laura Levy, entrevistada en 1911 por Manrique de Lara en Sarajevo (gracias a las pesquisas de Krinka Vidákovic), conviene comparar esta versión con la versión G3.10 fichada en el Catálogo-Índice de Armistead (CMP 1978, ficha 296 en nuestra Bibliografía en línea). De las dos copias almacenadas en el Archivo Menéndez Pidal, Armistead anota que la copia de Manrique de Lara omite un verso que consta en el ms. Respecto de esta versión ms. de 1917 observamos las siguentes variantes en los dos versos registrados en dicho Cátalogo: -1b a monte escuro y -27ab a la n. tuvites en mano, / g. n. la saberías. Según se deduce de las variantes anotadas por Catalán respecto de la versión representativa de Sarajevo que publica en su estudio de La fuerza de la sangre (Catalán 1970b, Por campos..., p. 234-235) la versión de la joven Laura Levy [Papo] discrepa de su versión de 1917 (cuando menos) en los siguientes detalles: -5b q. el l. que le traía; -7a me mandó -7b dezía que no podía; -8 falta. Consúltese además la base de datos para otras versiones de los dos romances.

Go Back
9462.9:2 Líricos-judío (polias.)            (ficha nº: 2946)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida por Laura Papo, 08/01/1917 (Archivo: SHP; Colec.: Papo, Laura (Levy)). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  039 hemist.  Música registrada.

     Al partir para la guerra
     dos besos al aire echí.
     El uno es para la mamá
     y el otro es para ti,
  5   niña de mi corazón,
     y el otro para ti.
     Las estrellas de los cielos,
     una y una se hacen dos.
     Non tienen tanta firmeza
  10   sigún tenemos los dos,
     niña de mi corazón,
     sigún tenemos los dos.
     El que tañe la guitarra,
  15   rayo del cielo calló.
     él ya tiene cara dalia,
     niño de mi corazón,
     él ya tiene cara dalia,
     niño de mi corazón.
  20   Las estrellas de los cielos
     non se vienen a contar.
     Debajo de un casquet verde
     de sirma las vo labrar,
     niño de mi corazón,
  25   de sirma las vo labrar.
     Yo me enamorí de noche,
     el lunar me engañó.
     Si otra ves me enamoro,
     de día con grande sol;
  30   si otra ves me enamoro,
     de día con huerte sol.
     Yo me enamorí de un aire,
     del aire de una mujer,
     de una mujer muy hermoza,
  35   niña de mi corazón.
     Díceme, niña, el tu nombre,
     que te quero conecer.
     Si tu non tienes amante,
     yo te quero defender.

Por no echar a perder la parte no romancística del cancionero reunido por la sra. Papo, asigno ésta y sus otras canciones líricas un título y número especiales (Líricos-judío, que corresponde al nombre de uno de los antiguos cajones del Archivo Menéndez Pidal). El ".9" del número IGRH indica que no es romance. La transcritora lo llama Al partir para la guerra. Indica (con `bis`)que se repiten los primeros versos de las estrofas 1-5 y todos los versos, de dos en dos, de las últimas dos estrofas. Elimino la repetición del v. 20, que creo errónea, pues ya se indica con `bis` que se repite. El v. 23 dice plata y entre paréntesis sirma, (`bordadura o encaje hecho con hilo de plata o hilo plateado` CMP 1978, III, 349), forma que prefiere después en el v. 25.

Go Back
0113:77 Señas del esposo (í)            (ficha nº: 2947)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida en Paris por Laura Papo, 28/08/1928 (Archivo: SHP; Colec.: Papo, Laura (Levy)). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  048 hemist.  Música registrada.

     Arboleda, mi Arboleda,    tan galana y tan zarif,
  2   la raiz tiene de perla    y las ramas de marfil
     y la más chica ramita    es una dama gentil.
  4   Por ahí pasó un caballero    que asemejaba a Amadí.
     --Así biváis, caballero,    así Dios vos deje bibir,
  6   ¿si visteis a mi marido,    al mi marido Amadí?
     --Bien lo vide, bien lo conosco,    a su lado peleí.
  8   ¿Qué darías, la mi señora,    por que vo lo trujera aquí?
     --Dava yo mis molinos    que me quedaron de Amadí.
  10   El uno muele pimienta    y el otro junjulí.
     El más chiquito de eos    farina blanca para Amadí.
  12   --¿Qué daráis vos, la mi señora,    por que vo lo trujera aquí?
     --Dava yo mis tres hijicas    que me quedaron de Amadí.
  14   La una mete la mesa,    la otra para servir
     y la má chica de eas,    para burlar y reír.
  16   --¿Daráis vos el vuestro cuerpo,    por que lo trujera aquí?
     --Si yo dava el mi cuerpo,    ¿lo que le queda a Amadí?
  18   --Non lloréis, la mi señora,    yo soy vuestro Amadí.--

Variantes de la versión de 1933 que publica Baruch: -2a la r. t. de oro; -3a ramica; falta aqúi el verso: "peñando los sus trenzados / con su peine cristalín"; -4b semejaba; -5a vivas; -5b así el D. ; -6a al m. m.; -7b letra tengo para ti; -8a ¿Cuánto dierais; -8 aquí omite la pregunta y respuesta (2 vv) en que ofrece tres trenzados; -9a y -13a Diera; -10b ginquilí; -11a y el más chico; -12a-b omitido; -14b y l. o.; -15a más ch.; -15b y para r.; -16a Dierais v. mi medio c.; 16b para que; 17a do mi medio c.; -17b para A.; -18a No pensés nada, mi s.; -18b el v. marido A.
Nota de la transcritora: -1b zarif "(árabe) noble"; -2b marfil "ivoire"; -10b junjulí "gingenbre"; tras el título (Amadí) aclara "romance espagnole du moyen age".
Notas: Las tres versiones de este romance que nos dejó la sra. Papo (la primera transcrita en Sarajevo, en 1917, ésta de París fechada 1928, y la que prepara para Kalmi Baruch en Sarajevo en 1933 [Baruch nº 6, Armistead 1971a, p. 46]) reflejan--al menos en parte--los movimientos de un conocido miembro de la comunidad sefardí de Sarajevo en los años entre las dos guerras. Y la confrontación de las 3 confirma lo que podríamos esperar: que esta versión que transcribe en 1928 para acompañar la carta que envía desde París a su antiguo maestro a fin de ofrecerle sus romances, se aparta en varios detalles del romance tal y como lo canta y conoce estando "en casa". De hecho, todas las pequeñas variantes anotadas arriba entre esta versión del `28 y la del `33, desaparecen al comparar la versión del `17 con la del `33 (a pesar de que la distancia temporal es mucho mayor). Véase más arriba las notas a la versión de 1917.

Go Back
0222:5 Bernal Francés (í)            (ficha nº: 2948)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida por Laura Papo, 29/07/1933 (Archivo: SHP; Colec.: Papo, Laura (Levy)). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  039 hemist.  Música registrada.

     Lavrando estava la reina,    lavrando en su vergel,
  2   agujica de oro en mano    escrivanía de marfil.
     Sentió batir la la puerta,    dejó todo y hue a avrir.
  4   Media puerta dejó abierta,    media dejó por abrir.
     Al entrada de la puerta    le amatava el candil.
  6   --¿Loque es esto, el pelegrino?,    no cale que hagáis ansí.
     --Ansí me guelen los ojicos,    no los soy cadir de abrir.--
  8   Tomólo mano por mano,    y arriba lo asubió.
     Lavóle pies y manos,    con agua de torondjí.
  10   Metióle mesas de oro,    onde el rey hue a comer.
     Hícole cama de pluma    onde el rey hue a durmir.
  12   Ya pasó de la medianoche,    no se aboltó para aquí.
     --¿Loque es esto, el pelegrino,    no cale que hagáis ansí.
  14   Si tenéis miedo del rey,    lonje él está de aquí!
     Ayí lo maten los leones,    y las nuevas nos vengan aquí.
  16   --Ah, si llegare hasta la mañana,    te cortaré un buen vistir.
                                       la garganta de cremosín.
  18   Llamaréis al pelegrino,    que te escape él a ti.
     Llamaréis a padre y madre,    que te escapen él de ti.
  20   Ya llegó a la mañana,    le cortó un buen vistir.

Nota de la transcritora: -8 "Turcismo (orangeade)" (Turco: Kadir; S.-C. kádar, káder).
Variantes respeto de la versión de 1933: -2b escrivanica; -4ab D. abierta m. p. / y m. ; -5a A la; -5b le a. ; -8b subió; -9b turundjí; -11a Hácele; -12b abolta; -17b kermezí; -19b q. t. escape[n] de aquí.
Notas: -2 escrivanía aquí pluma, mas bien. -6b y -13b tal vez `cabe`; -7a tal vez `hojicos`; -7b cadir `capaz`; -16 Tres signos de interrogación tras `cremosín`, es decir, no sabe lo que significa la palabra. La `kermezí` de la versión publicada en 1933 por tanto, puede que lo proporcione Baruch; los vv 2,4,6,7,11-16,19-20 llevan signo de exclamación. Éste es el primero de los 8 textos que llevan la fecha del 29 de julio de 1933. Se trata de un conjunto de materiales que la Sra. Papo enviaba a alguien (Baruch?), ya que en la última página, se despide con: "Saluda y te desea buena Shuerte" y debajo, "Bohoreta" y, de nuevo, "Saraj. el 29, VIII 1933".

Go Back
9462.9:3 Líricos-judío (polias.)            (ficha nº: 2949)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida por Laura Papo, 29/07/1933 (Archivo: SHP; Colec.: Papo, Laura (Levy)). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  006 hemist.  Música registrada.

     Yo me alevanté un lunes,    un lunes muy demañana.
  2   Me le hue a su cama,    lo abrasé y lo besé.
     Onde mi regalado,    mi querido, mi estimado . . .

Go Back
9462.9:4 Líricos-judío (á)            (ficha nº: 2950)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida por Laura Papo, 29/07/1933 (Archivo: SHP; Colec.: Papo, Laura (Levy)). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  014 hemist.  Música registrada.

     Ayí arriba, más arriba,    un poquetico más ayá,
  2   ayí hay una hermosica,    hermosura en cuantidat.
     --Así biva, la mora vieja,    que me diga la verdat:
  4   Esta hermosica que está aquí enfrente,    ¿es casada o por casar?
     --Casada es del buen rey,    el marido no tiene aquí.--
  6   Se hue a trocar oro por plata    y moneda en cuantidat;
     se hue a trocar una mula coja    por un caballo alezán.

Go Back
0122:1 Roldán y Urgel (ú-a)            (ficha nº: 2951)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida por Laura Papo, 29/07/1933 (Archivo: SHP; Colec.: Papo, Laura (Levy)). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  011 hemist.  Música registrada.

     Pasear se iba Rondale,    por un vergel que tenía;
  2   falcón lleva en su mano,    falcón de la prima pluma.
     Diciendo iba, diciendo:    --¡Quién tubiera mi ayudar!
  4   Matar jo al rey de Francia,    de toda la gente suya,
     Saltó la reina y dijo,    --Ya stare yo en su ajuda,
  6   la reina de Constantina.

Notas: según indica L. Papo en el manuscrito, se repite o bien la última o bien la primera palabra de cada hemistiquio (eg. Pasear se iba Rondale, Rondale, / por un vergel que tenía, tenía; falcón lleva en su mano, falcón, / falcón de la prima pluma. En -4b en cambio anota: de toda la gente suya, la mucha, para luego repetir y dijo y aduda, de los hemistiquios -5a y -5b. Falta la repetición en los vv. -2b, -3ab, y -6a.
No figura el romance entre los que de joven Laura [Levy] Papo comunicó a Manrique de Lara en 1911, pero en el Archivo Menéndez Pidal sí hay una versión manuscrita del romance, recogida por M. de Lara en Sarajevo ese mismo año, algo mejor recordada pero muy parecida a la que transcribe Laura Papo en 1917, según comprobamos confrontando nuestro texto con esa versión manuscrita, publicada por Armistead en la antología que acompaña su Catálogo-Índice (Es el nº 4A págs. 9-10 del vol. III. Por su rareza en la tradizición moderna, el investigador incluye tres versiones del romance en la antología: 4a-4c.)
Variantes de la versión ms. de Manrique: después de -1b, añade ... / por una lluvia menuda; -5b en blanco; nuestro -6a como -7a, seguido de nuestro -5b , y como último verso, se repite el -4, levemente modificado, de modo que acaba: Saltó la reina y dixo: / ... // --¡La reina de Constantina, / yo estaré en tu ayuda! // Matar tú al rey de Francia, / con toda la gente suya.//

Go Back
0189:8 Ciego raptor (6+6 estróf.)            (ficha nº: 2952)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida por Laura Papo, 29/07/1933 (Archivo: SHP; Colec.: Papo, Laura (Levy)). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  042 hemist.  Música registrada.

     --Siete años anduve    por la linda dama;
  2   no me la dejan ver    ni por oro, ni por plata.--
     Díceme Romero    de la Rumelía.
  4   Huele a su puerta,    limosna pedía.
     --Alevantéis, mi hija,    la más chiquitica,
  6   dalde la limosna    que de vos pedía.
     --Nunca vide, madre,    ansí un mal romemero,
  8   al dalde la limosna,    me apretó el dedo.
     Siego estó, señora,    que no veo gota;
  10   al palpo y palpones    tomí la limosna.
     Móstrame, señora,    puertas del castillo.--
  12   Tomólo por la mano,    manilla de oro en braso.
     El que se la vido    sola en el campo,
  14   besóla, abrasóla,    la echó en su caballo.
     --De duques y condes,    yo hue demandada,
  16   de un mal romero,    yo hue engañada.
     --Yo no soy romero,    de la Rumelía,
  18   ¡hijo soy del rey de Francia,    del rey de Peligría!
     --Vitéis, mis vecinas,    vitéis qué mancilla,
  20   vino un mal romero,    me llevó a la hija
     --¡Viviera uno ansina,    se llevara a la mía!

Nota de la transcritora: Tras el título (El romero), aclara "le romarin - le pélerin"; -18b Peligría, subrayada y con cuatro signos de interrogación.
Notas: -3a Díceme será con el sentido de `híceme`; -7b romemero sic. No figura el romance entre los que de joven Laura [Levy] Papo comunicó a Manrique de Lara en 1911.

Go Back
0053:3 Cabalgada de Peranzules (é-o)            (ficha nº: 2953)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida por Laura Papo, 29/07/1933 (Archivo: SHP; Colec.: Laura [Levy] Papo). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  036 hemist.  Música registrada.

     Caminí por altas tores    navigué por las fortunas.
  2   Mirando guertas del rey,    cómo van enfloreciendo,
                                       del invierno al invierno.
  4   Entre Sevilla y Segola    vide venir un gran guerrero
     que siete captivos traiya,    uno al otro trava remo.
  6   Los seis eran sus hermanos,    su padre a la delantera.
     --Dame tu padre y hermanos,    y pésatelos a ducados.
  8   --Dame tu padre y hermanos,    y pésatelos a dineros.
     Y si non me los queres dar,    ¡a las armas, caballeros!
  10   ¡A las armas!-- dijo el moro;    El guerrero bien más quere.
     Tanto eran las espadas,    centellas salen por los cielos.
  12   Tanto era la sangroría,    ríos iban por la tierra.
     --¡Abasta, abasta, el morico,    el morico y el guerero!
  14   Darte yo padre y hermanos,    pasártelos a ducados!
     Darte yo padre y hermanos,    pasártelos a dineros.
     Darte yo el mi caballo,    para que vayas legero,
  16   para que digan la gente:
     "¡Biva, biba, tal morico,    el morico, el guerero,"
  18   pues que tan chico morico,    venció un tan grande guerero!

Notas: Título de L. Papo: Morico. Para otras versiones de este romance raro, véase Attias 1973, 6; CMP 1978, H8; Menéndez Pidal 1906, 54 (mas breve, pero muy parecida a esta versión); Armistead 1979i, 2; Durán 1849-1851, 5; Wolf 1856, 128; Forneiro Pérez 1997 y RT-Galicia 1998, pp. 177-178. Véase también CGR 2, 32, Armistead 1959 y las versiones en este archivo electrónico. No figura el romance entre los que de joven Laura [Levy] Papo comunicó a Manrique de Lara en 1911.

Go Back
0136:21 Flores y Blancaflor (í-a)            (ficha nº: 2954)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida por Laura Papo, 29/07/1933 (Archivo: SHP; Colec.: Papo, Laura (Levy)). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  056 hemist.  Música registrada.

     Morena me llama    el hijo del rey.
  2   No quere de vanda baja,    ni quere de vía en via.
     sino quien que a duques y condes,    a duques y condes serviría.
  4   Por en medio del camino    un rey y reina escontrarían
     La reina estaba meldando,    el rey estava escuchando.
  6   Al rey lo matarían,    a la reina se tomarían.
     La reina estaba preñada    y la esclava cautiva.
  8   Ya le nace a la reina,    ya le nace una hijica;
     ya le nace a la esclava,    ya le nace un hijico.
  10   Las comadres eran agudas,    a la reina le dieron el hijo.
                                       y a la esclava la hijica.
  12   Ya la echan a la reina    en alta cama de parida.
                                   a la esclava    en la sofá de la cuzina.
  14   Ya le davan a la reina    caldo de gordos pichones.
     Ya le davan a la esclava    caldo de gordos macarones.
  16   --A la nana, a la buba,    se durma esta criatura.
     Criada de los mis pechos,    no nacida de mi tripa.
  18   Si tú eras mi hijica,    ¿qué nombre yo te metía?
     Metía te yo Marqueta,    nombre de una hermana mía,
  20                                     de una hermana muy querida.--
     Un día de estos días    pasó la reina por la cusina;
  22                                     le sintió esta cantica.
     --Ven aquí tú, la mi esclava,    tú, la mi esclava captiva.
  24   Torna y canta esta cantica,    que mucho me agradaría.
     A las señas que tú dieras,    tú eres hermana mía.
  26   --No llores tú, la mi hermana,    la mi hermana querida,
     si al rey tú perderías,    yo a duques te daría.
  28   Haz la nana, haz la buba    ya se trocan las criaturas.
     La reina se toma la hija    y la esclava a el hijo.

Notas: La versión del romance que recoge Manrique de Lara en Sarajevo en 1911 de Laura Levy [Papo] (ficha H1.6 en el Catálogo-Índice de Armistead [nº 296 en la Bibliografía en línea] no coincide con esta versión que transcribe la sra. Papo en el manuscrito que lleva fecha de 1933, según denuncian los 2 versos (primero y último) fichados en dicho Catálogo: La rena come pichones, / la esclava macarones. // La kitó de la kusina, / la asentó en su sía.// (vv -13-15 arriba). Véase la nota a la versión ms de la sra. Papo de La fuerza de la sangre+Caballero burlado (versión de 1933, entrada 2945, arriba).

Go Back
0169:134 Hermana cautiva (6+6 y 8+8 estróf.)            (ficha nº: 2955)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida por Laura Papo, 29/07/1933 (Archivo: SHP; Colec.: Papo, Laura (Levy)). Publicada en Petersen-Web 2000, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  088 hemist.  Música registrada.

     Alevantéis mi madre,    una demañana
  2   cuando alboreara    e amanecía,
     a lavar mi cara a    onde el sol salía,
  4   a lavar mi cara    con agua helada.
     Por ayí pasó un mal moro    que me captivaría,
  6   --Tomadla, señora,    esta linda captiva,
     que en nuestro reinado    no hay más garrida.
  8   Tomaldéis, señora,    esta linda esclava,
     que en nuestro reinado    no hay más galana.
  10   --¿Para loque yo quero    esta linda captiva?,
     el rey es mansevo,    la tomara por amiga.
  12   ¿Para qué yo quero    esta linda esclava?,
     el rey es mansevo,    la tomara por amada.
  14   Mandadla, señora,    a lavar al río.
     Perderá colores,    medrara sospiro.
  16   Quitalde, señora,    el bever del vino.
     Perderá colores,    medrará sospiro.--
  18   Cuanto más le quita    el bever del vino,
     más se le reciende    su color garido.
  20   Ainda no es día,    ni amanecía,
     cuando la niña blanca    hace la lis^ija.
  22   Ainda no es día,    ni alvoreava,
     cuando la niña blanca    ens^agua la colada.
  24   --Ayudedme el Dio alto,    y la madre que me parió.--
     Por ayí pasó un caballero,    que amores le prometía.
  26   --Si te place a la niña,    háceme compañía.
     --Bien me place, caballero,    me place y me convenía.
  28   Los paños del rey,    ¿ónde los dejaría?
     --Los de seda y plata,    del río abajo,
  30   los de perla y oro,    encima mi caballo.
     --¡Ay campos, ay campos,    campos de oliva!
  32   Vos dejí chiquitos,    vos topí crecidos.
     ¡Ay campos, ay campos,    [ay campos] de Granada!
  34   conta a la buena gente    que me lleváis captivada.
     --¿De ónde conecéis, ñiña,    campos de Granada?
  36   --Cuando el rey mi padre    ensembró la granada,
     estonces los moricos    a mí me cativaran.
  38   --A las señas que tú dieras,    tú sos la mi hermana.
     Avrides, mi madre,    puertas del castillo,
  40   que en lugar de nuera,    hija vos he traído.
     Avrides, mi madre,    puertas del palacio,
  42   que a lugar de nuera,    hija yo vos traigo.
     --Si es la mi nuera,    ayí está el palacio.
  44   Si es la mi hija,    venga a mi lado.

Nota: No figura el romance entre los que de joven Laura [Levy] Papo comunicó a Manrique de Lara en 1911.

Go Back
0444:3 Tiempo es el caballero (í)            (ficha nº: 3784)
[0714 Falso hortelanocontam.]

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida por Manuel Manrique de Lara, 00/00/1911 (Archivo: AMP; Colec.: Manrique de Lara, M.). Publicada en CMP 1978, v. 3, p. 45 (Antología, nº 36). Reeditada en Díaz-Mas 2000, p. 86.  024 hemist.  Música registrada.

     --Hora es, el caballero,    hora es de andar de aquí,
  2   que me cresió la bariga,    me se acorta el bel vestir.
     Vergüenza de padre y madre,+    los que me aman a mí;
  4   vergüenza de mis esclavas,    las que me suelen a servir.
     --Parildo, infanta, parildo,    que ansí me parió mi madre a mí;
  6   ni casas ni camas tengo    onde que vengas a parir.
     Hijo so de una lavandera    que lava paños cuadril;
  8   hijo so de un acavador de terras    que acava en el vivir.
     --Antes arreviente    mientres non se diga tal por mí.
  10   Julián, falso y alvasón,    que entrastes en mi jardín:
     cogistes la flor y el fruto,    me engañastes a mí;
  12   la cogistes a grano a grano    y me dechates sola aquí.

Nota: Aunque Armistead considera que se trata de un romance doble (Tiempo es el caballero+Falso hortelano), la deuda del segundo romance se hace sentir únicamente en el desenlace (aquí los vv 10-12, sometidos a una refundición para conservar la asonancia en í). En las versiones antiuas, tras maldecirse la dama, el caballero revela ser hijo del rey de Francia (véanse las entradas 1579 y 1580).

Go Back
0148:10 Noble porquera (8+8 estróf. paralel.)            (ficha nº: 4482)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida por Manuel Manrique de Lara, hacia 1911 (Archivo: AMP; Colec.: Manrique de Lara, M.). Publicada en Petersen-Web 2002, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  040 hemist.  Música registrada.

     --Irme quiero, la mi madre,    irme quiero a la Romanía.
  2   Ónde que deje, la mi madre,    onde que deje la esposa mía?
     --Déjala con mí, mi alma,    como si era mi hermana,
  4   déjala con mí, mi vista,    te la miraré como mi hija.
     Ya parte el caballero,    ya parte a la Romanía.
  6   Ainda non pasó el agua    mandóla a pasear las vacas,
     ainda non pasó el río,    mandóla a pasear los cabritos.
  8   Grito echaba doloroso
     que al cielo hace buracao    y la tierra combatía.
  10   --¡Ay, briales, los mis briales,    de oro me se han brillados,
     que de pasear ganados    a mí me se han rompidos.
  12   --O serán ángeles del cielo    o será la esposa mía.--
     Ya volteaba el caballero,    ya volteaba, ya venia.
  14   --Ven aquí, la mi nuera,    a trocar una camisa,
     que el mundo veyo revuelto,    que mi hijo ya venía.
  16   Ven aquí, la mi nuera,    a trocar una delgada,
     que el mundo veyo revuelto    que mi hijo ya tornaba.
  18   --¿Ónde tengo, la mi madre,    onde tengo la esposa mía?
     --En paseos y en meriendas    ella gastó sus haciendas;
  20   en paseos y en cazales    ella gastó sus caudales.--

Go Back
0148:11 Noble porquera (8+8 estróf. paralel.)            (ficha nº: 4483)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recitada por Señora Luna (66a), esposa de Zeky Efendi. Recogida por Manuel Manrique de Lara, hacia 1911 (Archivo: AMP; Colec.: Manrique de Lara, M.). Publicada en Petersen-Web 2002, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  054 hemist.  Música registrada.

     --Irme quiero, la mi madre,    irme quiero a romería.
  2   A la mi esposa Elena    ¿onde yo la dexaría?
     --Déxala con mí, mi alma,    déxala con mí, mi vista,
  4   como si fuera mi hermana,    como si fuera la mi hija.--
     Ya se parte el buen reye,    ya se parte, ya se ía.
  6   Ainda no es de día,    ni menos alboreaba,
     cuando la niña blanca    se ia a apacentar las cabras,
  8   --¡Briales, los mis briales,    que de oro son torcidos,
     que de apacentar cabritos    las medias se me han rompido!
  10   ¡Briales, los mis briales,    que de oro son filados,
     y de apacentar ganados    las medias se me han trabados!--
     12Grito daba dolorioso    que al cielo hace buraco,
     que al cielo hace buraco    y a la tierra cendelía.
  14   Oyóla el buen rey de altas torres    de allá arriba.
     --Aquí, aquí, la mi gente,    la que de mi pan comís,
  16   o son ángeles del cielo    o es la esposa mía.--
     Ya se parte el buen rey,    ya se parte, ya venía.
  18   --Ven acá, tu mi nuera,    a trocar una delgada,
     que el mundo veo revuelto    hacer mi hijo que tornaba.
     . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . .
  20   --¿Qué es esto, la mi madre,    que a todos veo por en medio?
     ¡A la mi esposa Elena    en medio no la veo!
  22   --La tu esposa, mi hijo,    se fue a trocar una camisa,
     que en paseo y en cazales    ella gastó los tus caudales,
  24   que en paseos y en meriendas    ella gastó las tus haciendas.--
     El buen rey que ha sentido    por su esposa calumnías:
  26   --Si madrastra mía eras,    la cabeza vos cortaría,
     siendo sox vos, la mi madre,    matar yo no vos podría.--

Go Back
0148:12 Noble porquera (8+8 estróf. paralel.)            (ficha nº: 4484)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recitada por el Dr. M. Levy, gran rabino de Sarajevo. Recogida por Manuel Manrique de Lara, hacia 1911 (Archivo: AMP; Colec.: Manrique de Lara, M.). Publicada en Petersen-Web 2002, Texto. Reeditada en Petersen-Web 2000-2007, Texto.  042 hemist.  Música registrada.

     --Irme quiero, la mi madre,    irme quiero a la Romanía.
  2   Con quién deje a la mi esposita,    la mi esposa querida?
     --Déjala con mí, mi alma,    como si era mi hermana,
  4   déjala con mí, mi vista,    la miraré como mi hija.
     Ya parte el caballero,    ya parte a Romanía.
  6   Ainda non pasó del agua    mandóla a pasear las vacas,
     ainda non pasó el río,    mandóla a pasear cabritos.
  8   --¡Ay, briales, los mis briales,    de oro me se han brillados,
     que de pasear ganados    a mí me se han rompidos.
  10   En medio de el camino    siente un chillo dolorioso
     que el cielo buracaba    y la tierra rebombaba.
  12   --¿Quién es este que gritaba?,    ¿son los ángeles del cielo,
     --son los ángeles del cielo    o es mi esposa querida?--
  14   Ya vueltaba el caballero,    ya vueltaba, ya venia.
     --Ven aquí, tú mi nuera,    a trocar una camisa,
  16   que el mundo veo revuelto,    que mi hijo ya venía.
     Ven aquí, tú mi nuera,    a trocar una delgada,
  18   que el mundo veo revuelto    que mi hijo ya tornaba.--
     --¿Ónde tengo, la mi madre,    onde tengo la esposa mía?
  20   --En paseos y en meriendas    ella gastó sus haciendas;
     en paseos y en casales    ella gastó sus caudales.--

Nota: Manuscrito de la colección del Dr. Levy.

Go Back
0311:19 La caza de Celinos (á)            (ficha nº: 4841)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recitada por Esther Abinum Altaraz (65a). Recogida por Manuel Manrique de Lara, 00/00/1911 (Archivo: AMP; Colec.: Manrique de Lara, M.). Publicada en CMP 1978, Antología, v. III, nº 32, pp. 40-41, notación musical, p. 40.  066 hemist.  Música registrada.

     Asentada está la reina,    asentada en su portale.
  2   Por allí pasó Carleto,    que de ella se enamorare.
     --Matemos al rey, el conde,    conmigo ven y nos casamos.
  4   --No tengo arte ni parte    para lo ir a matare.
     --Hacedvos que estáis preñada    de tres meses y algo mases,
  6   por los campos de Algolimbri,    un ciervo videis pasare;
     si de aquel ciervo no gosto,    al fedo lo voy a echare.--
  8   N`estas palabras diciendo,    el rey se dexa venir;
     topó a la niña llorando    lágrimas de veluntare.
  10   --¿De qué lloras, blanca niña,    lágrimas de veluntare?
     --Lloro de que estoy preñada    de tres meses y algo mases.
  12   Por los campos de Algolimbri,    un ciervo vide pasar.
     Si de aquel ciervo no gozo,    al lado lo voy a echare.
  14   --Dame armas y caballos,    al ciervo iré a alcanzare.
     --¿Para qué quérex armas y caballos?    Ya os abasta puño endorado.--
  16   El rey, como era sencioso,    no la quiso escuchare.
     Tomó armas y caballos    y al ciervo fue a alcanzare.
  18   En medio del camino,    con Carleto se hay encontrado:
     --¡Buenos días, tú, Carleto!    --¡Buenos tengas y mal vengades!
  20   --¿Qué te hize yo, Carleto,    que me respondes con el male?--
     Trabó Carleto su espada,    la cabeza le quiere cortare.
  22   Trabó el señor rey la suya    y luego se la fue a cortare.
     En la punta de la lanza,    allí se la fue a encolgare:
  24   --Apárate, blanca niña,    apárate y me verades.
     Apárate a la ventana,    [apárate] y me verades.
  26   --Nunca fuera yo tal, conde,    alcanzado este alcanzare.--
     Esto que sintió el señor rey,    a la reina quiere matare.
  28   --¡No me mate, no me mate!    ¡La verdad le voy a contare!
     Dos hij+icos de ti tengo,    de Carleto son los mases.--
  30   Esto que sintió el señor rey,    luego la fue a matar.
     En la punta de la lanza,    ahí la fue a encolgare;
  32   en junto con la de Carleto,    ahí la fue a encolgare.
     ¡Teniendo al rey por marido,    namorado fue a buscare!

Notas:Véase el original manuscrito de M. M de Lara. Para mejores imágenes (formato PDF), tras pulsar este enlace (o arriba, el de la música), remplace su extensión con la de Adobe en el URL. Nótese que la fotocopia del ms. no alcanza la extrema derecha de la página, por lo que otra mano ha insertado el texto que faltaba. La versión en formato de ADOBE de la música incluye la notación original, a mano, de M. M. de Lara. Véase también la versión de Vuelta del navegante de esta misma recitadora, cuyo nombre registra las siguientes variantes: Esther Abinum Altaraz, Abinún; Altarás; Sra. Altaraz, según advierte Armistead, en CMP 1978, III, p. 86.

Go Back
0025:2 Cautiverio sin esperanza (á-e)            (ficha nº: 5904)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recitada por Gioya Todoros Levi (58a). Recogida por Manuel Manrique de Lara, 00/00/1911 (Archivo: AMP; Colec.: Manrique de Lara, M.). Publicada en Campa 1998, VI.I.6, p. 234.  044 hemist.  Música registrada.

     --Carcelero por tu vida,    carcelero por piedade,
  2   que me quites las cadenas    y me afloxes el corale,
     que ondas tengo de muerte    que me quería matare.--
  4   Carcelero por piedades    cadenas me fue a soltare,
     pensó que era por su bien,    salió que era por su male.
  6   Metiólo en altas torres    más altas de la ciudade,
     siete puertas hay en la torre,    todas siete a un andaré,
  8   las tres dan para Livorna    y tres para Portugale;
     la más chiquitica de ellas    daba arriba del mare.
  10   Un día de estos días    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
     aparóse a la ventana    a la ventana del mare,
  12   alzó sus ojos al lexos    cuanto más los pudo alzare,
     vido venir nueva galea    navegando por el mare.
  14   La piedra de la savorna    era de un rico cristale,
     las cuerdas que la giraban    eran de ibrixim metale,
  16   las velas que la velaban    eran de un rico cendale.
     Capitán que la guiaba    va cantanto un bel cantare.
  18   . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    --Así vivax, capitane.
     que me quites de estas torres    y me lleves onde mi madre,
  20   que ondas tengo de muerte    que me quería matare.
     --Dios te guarde de ojos de hombre    y de sirena de mare.--
  22   Estas palabras diciendo    la nave se fue hondare.
     Más vale fortuna en tierra    que non bonanza en mare.

Go Back
0538:8 Idólatra de María (ó-a)            (ficha nº: 8614)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida por Manuel Manrique de Lara, 00/00/1911 (Archivo: AMP; Colec.: Manrique de Lara, M.). Publicada en Catalàn 1970b, p.271. Reeditada en Rebés 2007, p. 55a.  020 hemist.  Música no registrada.

     Si altas ivan las nubes,    más altas ivan las olas.
  2   Lloravan los marineros    y los de la nave toda;
     no llorava el capitane    que cree en la su hadolla.
  4   --Hadolla, la mi hadolla,    escápame de esta ola.
     Muchas vezes lo escapates    de oro te hize la hroza,
  6   si esta vez me escapares,    de oro te cuvro toda.--
     Estas palavras diziendo,    más y más ivan las olas,
  8   que al fin de la media noche    en mar alta se fue toda.
     Ya se iva el capitane,    escapó la nave toda.
  10   ¡Muerte para el capitane    que creía en su hadolla!

Nota del primer editor: Según explica Catalán, en Sarajevo Manrique de Lara había recibido de Dr. M. Levy varias versiones del romance en manuscritos hebraicos, que en Catalán 1970b, p. 271, denomina A, A`, A" B y C, de las cuales las primeras cuatro son casi idénticas, como se comprueba a continuación.
Variantes: -3 capitán A, B; -5a me esc. A"; escapaste A, A, B; -5b horocha B, crocha A, A1; -6a lo esc. A, A`; -8b en alta mar A; -9a y 10a capitán A, A`.

Go Back
0559:27 Vuelta del navegante (á)            (ficha nº: 8705)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida por Manuel Manrique de Lara, 00/07/1911 (Archivo: AMP; Colec.: Manrique de Lara, M.). Publicada en RTLH 3 (1969), nº 1.8, p. 21.  040 hemist.  Música no registrada.

     Peleime con mi suegra    al preciar el axugar.
  2   Tomé mi capica al hombro,    me fui a rodear el mar,
     comiendo del pan mofento,    bebiendo aguas de mar.
  4   A cabo de siete años    vine a porto de mar.
     Alcí mis ojos al lexo,    cuanto más pude mirar,
  6   vide venir una barca,    una barca de reyal;
     de dientro de la barca    hay un mancebo caronal.
  8   --¡Así viváx, caballero,    así el Dios vos dexe lograr!
     ¿Qué tal está el mi padre,    el mi padre caronal?
  10   --Vuestro padre, el naviguero,    coxo está de vos buxear.
     --Ya que mi padre está coxo,    la mi madre ¿qué tal está?
  12   --Vuestra madre, el naviguero,    ciega está de vos llorar.
     --Ya que mi madre está ciega,    la mi novia ¿qué tal está?
  14   --Vuestra novia, el naviguero,    a mañana da berahá.--
     Esto que sintió el naviguero,    a la mar se quería echar.
  16   --Ni vos echéx, el naviguero,    ni tenéx por qué vos echar,
     que yo so la vuestra novia,    la vuestra novia caronal.--
  18   Ya se abrazan, ya se besan,    ya se empazan a tornar.
     Bodas y panes pintados    y alegres sin carar.
  20   --¡Sólo yo, el desmamparado,    quedí aquí en mi lugar!--

Notas de M. Manrique de Lara, transcritor del ms. (Ms. hebraico número V ): -3 mofento `mohoso`; -14 berahá `bendición (palabra hebrea) en sentido de matrimonio; -19 carar `medida, límite, fin`.
Variantes de la copia en limpio: -2 la mar.

Go Back
0559:28 Vuelta del navegante (á)            (ficha nº: 8706)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recitada por Esther Abinum Altaraz (65a). Recogida por Manuel Manrique de Lara, (Archivo: AMP; Colec.: Manrique de Lara, M.). Publicada en RTLH 3 (1969), nº I.9, p. 22;n Notación musical.  032 hemist.  Música registrada.

     Peleime con mi suegra,    al preciar el axugar.
  2   Tomé mi capica al hombro,    fuime a porto de mar,
     comiendo de pan mofendo    y bebiendo agua de mar.
  4   Alcé mis ojos a lexos,    cuanto más los pude alzar;
     vide venir una nave,    una nave co `l lunar.
  6   Ahí entro estaba la mi tía,    la mi tía querida:
     --¿Qué buscas, ya mi tía,    qué buscas por acá?
  8   --A ti te busco, mi sobrino,    cansada estoy de te buscar.
     --Cuando ella ya está cansada,    la mi madre ¿cómo está?
  10   --La tu madre, mi sobrino,    ciega está de llorar.
     --Cuando la mi madre ya está ciega,    mi padre ¿cómo está?
  12   --El tu padre, mi sobrino,    coxo está de te buscar.
     --Cuando mi padre está coxo,    la mi esposa ¿cómo está?
  14   --La tu esposa, mi sobrino,    mañana da berahá.--
     Esto que sintió el mancebo,    a la mar se quiere echar.
  16   --No te eches, el mi sobrino,    aínda la podemos alcanzar.--

Nota de M. Manrique de Lara: da beraha `se casa` (hebreo).
Variantes de la copia en limpio: -3 omite el verso; -6 omite la; -11 omite la; omite el.
Nota: Aunque en RTLH I (1969, p. 22 se le identifica a la recitadora como Esther Abuim Altaraz, de 65 años, es la misma Esther Abinum Altaraz (65a) fichada en Armistead, CMP 1978, v. III, pp. 40 y 86 y en el vol. II, p. 80 [véase la entrada nº 4841]. Según advierte el editor (III, p. 86), el nombre se da de las siguientes variantes: Esther Abinum Altaraz, Abinún; Altarás; Sra. Altaraz,

Go Back
0559:29 Vuelta del navegante (á)            (ficha nº: 8707)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recitada por la señora Luna (?), esposa de Effendí. Recogida por Manuel Manrique de Lara, (Archivo: AMP; Colec.: Manrique de Lara, M.). Publicada en RTLH 3 (1969), nº I.10, pp. 22-23 (Notación musical).  036 hemist.  Música registrada.

     Peleime con mi suegra    al preciar del axugar,
  2   tomé mi capica al hombro,    fuime a rodear la mar.
     Rodeando y navegando    siete años estuve por mar,
  4   comiendo del pan mofento,    bebiendo agua del mar.
     A la fin de siete años,    vine a puerto de mar.
  6   topé a mi tío,    a mi tío caronal:
     --¡Así viváx, el mi tío!,    el mi padre ¿cómo está?
  8   --Vuestro padre, mi sobrino,    coxo está de te buxear.
     --Ya que mi padre está coxo,    la mi madre ¿cómo está?
  10   --La tu madre, mi sobrino,    ciega está de te llorar.
     --Ya que mi madre está ciega,    mi esposica ¿cómo está?
  12   --Tu esposica, mi sobrino,    mañana se va a casar.--
     Esto que sintió el caballero,    al mar se quería echar.
  14   --No vos echéis, el mi hijo,    ni tenéx por qué vos echar,
     que yo so el vuestro padre,    vuestro padre caronal.--
  16   Ya se abrazan, ya se besan,    ya se van a la ciudad;
     ya se topa con su espoja,    con su esposa caronal,
  18   y se besan y se abrazan    y se van a reposar.

Variantes del recitador: -11 la mi esposa; -12 la tu esposa. {I9}Variantes de las copias: -1 el a. copio en limpio; -6 coronal original; -15 soy original.

Go Back
0559:30 Vuelta del navegante (á)            (ficha nº: 8708)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida por Manuel Manrique de Lara, (Archivo: AMP; Colec.: Manrique de Lara, M.). Publicada en RTLH 3 (1969), nº I. 11, pp. 23-24; Notación musical.  004 hemist.  Música registrada.

     Peleime con mi esfuegra    apreciar el ajuar,
  2   tomí mi capica al hombro,    anduvidi a puerto `e mar.

Nota: Manrique de Lara transcribe dos veces esta melodía, advirtiendo después de la primera notación: "Dudo mucho que esta melodía haya sido bien cantada."

Go Back
0559:31 Vuelta del navegante (á)            (ficha nº: 8709)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recogida por Manuel Manrique de Lara, (Archivo: AMP; Colec.: Manrique de Lara, M.). Publicada en RTLH 3 (1969), nº I.12, p. 24.  024 hemist.  Música no registrada.

     Peleime con mi suegra    al preciar del asugar.
  2   Tomí mi capica al hombro,    me fue al puerto del mar,
     comiendo del pan mollento,    bebiendo agua del mar.
  4   Por ahí pasó mi tío,    el mi tío coronal.
     --¡Ansí viva, el mi tío!,    el mi padre ¿cómo
  6   --Vuestro padre, el mi sovrino,    cojo está de vos buscar.
     --Ya que mi padre está cojo,    la mi madre ¿cómo está?
  8   --Vuestra madre, el mi sovrino,    ciega está de vos llorar.
     --Ya que mi madre está ciega,    la mi esposa ¿cómo está?
  10   --La tu sobrina, el mi sovrino,    mañana va a dar beraxá--
     Esto que sintió el sovrino,    a e fue a echar.
  12   --No te eches, mi sovrino,    que esperando a ti está.--

Nota: la copia escribe sobrino, salvo en el v, 6.

Go Back
0307:8 Despertar de Melisenda (á)            (ficha nº: 9371)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recitada por Mauricio Pardo Maestro (74a). Recogida en Madrid por José Manuel Fraile Gil, 10/04/1998 (Archivo: ASFG; Colec.: Fraile Gil, J. M.). Publicada en Fraile Gil Rom-Panhisp.-2/CD 2010, vol. 1, corte nº 19, texto nº III.2bis, p. 2. Reproducida aquí con permiso del editor.  006 hemist.   Música registrada.

     Noches, noches, buenas noches,    noches son de enamorar,
  2   dando vueltas por la cama    como el pexe en la mar.
     Aj, qué noches, la mi madre,    noches son de arribar.
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Variante: -2b la primera vez en una mar; la segunda, en la mar.
Nota: Al cantar se repiten los segundos hemistiquios, precedidos por Aj.

Go Back
0136:77 Flores y Blancaflor (í-a)            (ficha nº: 9469)

Versión de Sarajevo (Bosnia).   Recitada por Elazar Abinun. Recogida por Susana Weich-Shahak, 07/02/1967 (Archivo: NSAJ; Colec.: Weich-Shahak, S.; cinta: Y2994/4+2). Publicada en Weich-Shahak +CD 2010, p. 83 y CD corte 5 (Notación musical). Reproducida aquí con permiso de la editora.  016 hemist.   Música registrada.

     --Moricos, los mis moricos,    los que para Francia iban.--
  2   Ellos buscan una esclava    una esclava cautiva.
     La reina come pichones    y la sclava, macarrones,
  4   Las comadres como eran agudas    trocan a las criaturas,
     --A la nana y a la buba    se durma esta criatura,
  6   criada de los mis pechos,    no nacida de mi tripa,
     si tú eras la mi hija,    ¿qué nombre yo te metía?
  8   nombre de una hermana mía    que es reina d`Alegría.--

Go Back
0161:50 La bastarda y el segador (á-a)            (ficha nº: 8978)

Versión de Bosnia. Documentada en o antes de 1933. Publicada en Alvar 1966a, p. 103, nº 108.  020 hemist.  Música no registrada.

     El rey tiene una hija,    una hija regalada;
  2   metióla en altas torres    por tenerla bien guardada.
     Un día de las calores    aparece a la ventana.
  4   Tomó cuchillo en mano    para mundar una manzana. (mondar)
     Por ahí pasaron segadores    que siegan trigo y cebada.
  6   --¿Qué me acogéis el mi trigo    y mi cebada?
     Sí por aquí, no por ahí,    si por debajo de mis ventanas.--
  8   Segador que esto sentía    ahí tomó la morada.
     Mandóle el rey llamar, su padre,    con una de sus esclavas;
  10   camino de ocho dias    lo hizo en tres semanas.

Go Back
0366:5 Conde Claros preso (á)            (ficha nº: 2612)

Versión de Brasil s. l. (Brasil).   Recogida por Sílvio Romero, publicada en Romero 1883, 7. Reeditada en Costa Fontes 1997b, Índice Temático (© HSA: HSMS), pp. 68-69, B2.  104 hemist.  Música registrada.

     --Deus vos salve, senhor D. Carlos;    o senhor que fazia lá?
  2   --Me arrumando, senhora,    para contigo brincar.
     Quando estavam a brincar,    um cavaleiro vêem passar.
  4   D. Carlos, como ardiloso,    logo quis o degolar.
     --Não me mate o cavaleiro,    qu` é do reino de meu pai.
  6   Cavaleiro, o que aqui viste    a meu pai não vai contar,
     qu` eu te darei ouro e prata,    quanto possas carregar.
  8   --Eu não quero ouro e prata,    que a senhora não mos dá;
     brinquedos que vi aqui,    a meu rei irei contar.
  10   --Cavaleiro, o que aqui viste    a meu pai não vai contar,
     qu` eu te darei minha sobrinha    para contigo casar.
  12   --Não quero sua sobrinha,    que a senhora não ma dá;
     folguedos que vi aqui,    a meu rei irei contar.
  14   --Cavaleiro, o que aqui viste    a meu pai não vai contar;
     te darei o meu palácio    com todo o meu cabedal.
  16   --Não quero o seu cabedal,    que a senhora não mo dá,
     que isto que eu vou contar    muito mais me ganhará.
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
  18   --Novas vos trago, senhor,    novas eu vos quero dar:
     eu topei a Claraninha    com D. Carlos a brincar.
  20   Da cintura para riba    muitos beijos eu vi dar;
     da cintura para riba    não vos posso mais contar.
  22   --Si me contasses oculto,    meu reino te havera dar;
     como contaste de público,    mandarei-te degolar.
  24   Vão-me buscar a D. Carlos,    depressa, não devagar,
     carregado bem de ferros,    que não possa-me falar.
  26   --Vão buscar meu tio bispo,    qu` eu me quero confessar
     antes que chegue a hora    que me venham degolar.
  28   --Deus vos salve, meu sobrinho,    qu` em sua prisão está.
     Por amor de Claraninha    lá te vão a te matar.
  30   Toda a vida eu te disse    que tu deixasses de amar;
     Claraninha era impedida,    poderiam te matar.
  32   --Saia-se daqui, meu tio,    não me venha a enfadar;
     mais val` eu morrer por ela    do que deixá-la de amar.
  34   Chiquitinho, Chiquitinho,    que sempre me foi leal,
     vai dizer à Claraninha    que já me vão me matar:
  36   si meus olhos vir os dela,    minha alma se salvará.
     --Deus vos salve, Claraninha,    que no seu estrado está;
  38   D. Carlos manda dizer    que já vai se degolar.
     --Criadas, minhas criadas,    si quereis me acompanhar,
  40   eu já me vou com o cabelo    faltando por entrançar.
     Justiça, minha justiça,    minha justiça real,
  42   por aquele que está ali    minha vida eu irei dar.
     Deus vos salve, senhor D. Carlos,    não se dê a desmaiar;
  44   si a minha alma se perder,    a sua se salvará.
     --Conselheiros, conselheiros,    que conselhos quereis dar:
  46   qu` eu mate senhor D. Carlos,    ou que os mandarei casar?
     --O conselho que vos damos    é para os mandar casar,
  48   e pegai este arengueiro    e mandai-o degolar.
     --Arengueiro, embusteiro,    o que ganhaste em contar?
  50   --Ganhei a forca, senhora;    dela vinde-me tirar.
     --Si eu quisera, bem pudera,    pois nas minhas mãos está;
  52   para te servir de emenda    mandarei-te degolar.--

Título original: CONDE CLAROS E A PRINCESA ACUSADA (Á) (=SGA B10)
Nota: Los versos 1-21 corresponden la Con el título Conde Claros preso abarcamos la parte del viejo romance que Armistead denomina Conde Claros y la princesa acusada: vv. 1-21 y la subsiguiente prisión del Conde Claros: vv 22-52, que falta en la gran mayoría de las versiones modernas, que suelen pasar del encuentro de los jóvenes y su delatación al rey a la condena de ella a morir quemada (Conde Claros en hábito de fraile)

Go Back
0168.1:12 ¿Dónde vas, Alfonso XII? (í)            (ficha nº: 2677)

Versión de Brasil s. l. (Brasil).   Documentada en o antes de 1971. Publicada en Lima 1971, p. 76. Reeditada en Costa Fontes 1997b, Índice Temático (© HSA: HSMS), p. 140, J3.  018 hemist.  Música registrada.

     --Onde vais, Afonso Doce,    o que faz tu por aqui?
  2   --Vou à procura de Iracema,    que há tempo que não a vi.
     --Sua noiva já está morta,    fui eu mesma que a vi.
  4   O caixão que ela levava    era todo de marfim,
     o manto que a cobria    era puro de cetim.
  6   O enterro de Iracema    parecia uma procissão,
     acompanhado de suas amigas    da fábrica de S. João.
  8   Na missa do sétimo dia    Iracema se apresentou.
     Foi falar à sua mãe    que na terra descansou.--

Título original: AFONSO XII (Í)

Go Back
2864:1 Felizardo (á-o)            (ficha nº: 2697)

Versión de Brasil s. l. (Brasil).   Documentada en o antes de 1908. Publicada en Costa 1908, Folclore pernambuco, pp. 369-70. Reeditada en Costa Fontes 1997b, Índice Temático (© HSA: HSMS), p. 160, K11.  050 hemist.  Música registrada.

     --Acordai, alta princesa,    p`ra receber um recado,
  2   uma carta que vos manda    o senhor D. Felizardo.--
     Acorda logo a princesa    com o rosto sobressaltado
  4   e perguntou porque tão cedo    assim a tinham acordado.
     --É uma carta que vos manda    o senhor D. Felizardo.--
  6   E a princesa em sobressalto    principia a carta a ler
     e a cada linha que passa    se sente desfalecer.
     . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . .
  8   --A cama que tu me deste    é um duro tabuado,
     o cobertor que me cobre    são as telhas do telhado;
  10   o comer que me sustenta    são suspiros represados;
     novas não sei de ti    e nem si sou noticiado.--
     . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . .
  12   --Aceitai este animal    para andar mais apressado,
     para ver si ainda salvo    a vida de Felizardo.--
  14   Às sete horas do dia    onze léguas tinha andado
     e encontrou um cavaleiro    em prantos alimentado.
  16   --Donde vindes, cavaleiro,    neste pranto debulhado?
     --Senhora, eu choro a vida    do senhor D. Felizardo.
  18   --Viste tu a ele morto    ou acaso amortalhado?
     --Senhora, eu não o vi morto    nem acaso amortalhado,
  20   mas já o deixei perto    do campo de S. Bernardo.
     --Aceitai este animal    para andar mais apressado,
  22   para ver si ainda salvo    a vida de Felizardo.
     . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . .
     --Às onze horas do dia    vinte léguas tenho andado.
  24   --Foi por mim que te perdeste,    sendo tu meu namorado?
     Por ventura será este    o meu bem, D. Felizardo?--

Go Back
0469:6 Infanta preñada (á-a)            (ficha nº: 2741)

Versión de Brasil s. l. (Brasil).   Documentada en o antes de 1908. Publicada en Costa 1908, Folclore pernambuco, pp. 316-17. Reeditada en Costa Fontes 1997b, Índice Temático (© HSA: HSMS), p. 211, R4.  032 hemist.  Música registrada.

     Estava D. Branca    servindo à mesa a seu pai,
  2   com a saia levantada    e a barriga empinada.
     --O que tendes, D. Branca,    que da cor estais mudada?
  4   --Isto foi um jarro d` água    que bebi de madrugada.--
     Manda el-rei chamar os médicos    que moravam na cidade
  6   e todos eles disseram:    --D. Branca está pejada.
     --Homem de Deus, não mintais,    não mintais, por caridade;
  8   isto foi um jarro d` água    que bebi de madrugada.--
     As parteiras vêm também    correndo à real chamada
  10   e todas elas respondem:    --D. Branca está pejada.
     --Parteiras, não mintais, não,    não mintais, por caridade;
  12   isto foi um jarro d` água    que bebi de madrugada.
     --Filha que faz isto ao pai    bem merece ser queimada
  14   por sete carros de lenha,    e por mim bem atiçados.
     Filha que faz isto ao pai    bem merece ser degolada
  16   por sete folhas de navalhas,    e por mim bem afiadas.--. . .
[Esta versão prossegue com Conde Claros Vestido de Frade (B4).]
Título original: A FONTE FECUNDANTE (Á-A) (=SGA R4)

Go Back
0064.1:2 El discípulo amado (á-a+polias.)            (ficha nº: 2789)
[0034.3 El monumento de Cristocontam.]

Versión de Brasil s. l. (Brasil).   Documentada en o antes de 1909. Publicada en Monteiro do Amaral 1909, RL, 12, p. 286. Reeditada en Costa Fontes 1997b, Índice Temático (© HSA: HSMS), p. 260, U13.  032 hemist.  Música registrada.

     Dia de Quinta-Feira Santa,    três dias antes da Páscoa,
  2   morreu Nosso Senhor Jesus Cristo,    por seus discípulos chamava.
     Chamava dum em um,    de dois em dois se lh` ajuntavam.
  4   --Andai cá, discípulos meus,    filhos das minhas entranhas;
     qual há-de ser o que esta noite    por mim há-de morrer?--
  6   Olhavam uns para os outros,    nem uma resposta lhe dava.
     Só S. João lhe disse:    --Eu por vós morrer esperava.--
  8   Lá pelo meio da noite    três Marias se lh` ajuntaram.
     Uma era Madalena,    outra era a Virgem pura,
  10   outra era sua irmã Madre,    era a que mais pena lhe dava.
     Uma lh` alimpava os pés    e outra lh` alimpava o rosto,
  12   outra lh` apulia o sangue    que Jesus Cristo derramava.
     O homem que beber o sangue    será bem afortunado;
  14   neste mundo será rei,    no outro será rei c`roado.
     Quem esta oração souber que o diga,    quem o ouvir que o aprenda;
  16   lá virá Dia de Juízo,    lá terá quem o defenda.

Nota del editor: Este romance é uma versão de Alonso de Aguilar* (C6) ao divino [El discípulo amado 0064.1] Os vv. 13-14 constituem uma contaminação com O Sangue de Cristo (U25) [El monumento de Cristo 0034.3]
Título original: QUINTA-FEIRA SANTA (Á-A).

Go Back
4003:3 San Antonio libera a su padre de la horca (estróf.)            (ficha nº: 2810)

Versión de Brasil s. l. (Brasil).   Documentada en o antes de 1908. Publicada en Costa 1908, Folclore pernambuco, pp. 384-89. Reeditada en Costa Fontes 1997b, Índice Temático (© HSA: HSMS), pp. 281-282, U34.  148 hemist.  Música registrada.

     A vinte graus para o norte    da linha equinocial,
  2   fica a cidade de Lisboa,    corte de Portugal.
     Grande é o alicerce    da maior opinião,
  4   de ter um seguro porto    para todas embarcações.
     Nesta formosa cidade    morava Martins de Bulhões,
  6   ilustre pelo seu sangue,    dos seus antigos brazões.
     Quem ele era, bastava    nascer do seu matrimónio:
  8   um filho peregrino,    o milagroso Santo António.
     Amanheceu certo dia    no topo da sua escada
  10   um homem que mataram    de noite com uma estocada.
     Veio logo a justiça    e o seu corregedor
  12   a fazerem vistoria    e prender o matador.
     E como não o acharam    prendem Martins de Bulhões,
  14   o arrastam p`r`à cadeia    e o metem em grilhões.
     Tiraram logo devassa,    pois era de obrigação,
  16   para ver si ele saía    culpado na morte ou não.
     Sendo por falsas indústrias    ou por falsas testemunhas,
  18   saiu culpado na morte    não tendo culpa nenhuma,
     sem atenção nem respeito    à sua idade e nobreza,
  20   nem ao menos à caridade    que usava com a pobreza.
     Saiu-lhe a morte de forca,    pois a lei assim ordena:
  22   que quem mata também morra,    que padeça a mesma pena.
     Vendo-se nesta aflição,    sem da vida ter esperança,
  24   recorreu à Mãe de Deus    com mui grande confiança.
     --Ó Virgem, minha Senhora,    por vosso esplendor, vosso brilho,
  26   ponde os vossos pios olhos    em minha mulher e filho,
     pois vós muito bem sabeis    que eu padeço inocente;
  28   e si vós disto for servida,    aceito a morte contente.
     Toda a minha obrigação    a vós deixo encomendada;
  30   como eu morro sem culpa,    não fique desamparada.
     A todos os meus inimigos    perdôo do coração,
  32   para que das minhas culpas    alcancem de Deus perdão.--
     Dizendo estas palavras    com amor e piedade,
  34   já o levavam para a forca    pelas ruas da cidade.
     Chegando a certa paragem    ao encontro sai um frade
  36   do hábito de S. Francisco    com toda civilidade.
     --Justiça, eu te requeiro,    pelo recto Juiz do Céu,
  38   que soltes este inocente,    que nunca foi nem é réu.
     Si não quiseres crer,    à verdade eu me reporto,
  40   pois a podeis ouvir falar    por boca do próprio morto.
     --Só sendo desta maneira,    ouvindo o morto aqui falar,
  42   é que nós outros poderíamos    a este preso soltar.
     --Levanta-te, homem morto,    pelo Deus que nos criou;
  44   anda, jura a verdade,    si este homem te matou.
     --Este homem é inocente,    e nunca a ninguém matou;
  46   antes me dava conselhos,    pelo Pai que nos criou.--
     Ao fim destas palavras    já o morto não se via,
  48   pois estava sepultado,    já desfeito em terra fria.
     --Mandai-o logo soltar    e o tirar da prisão fora;
  50   para onde quiser ir,    deixai o preso ir embora.--
     E vendo os corregedores    que nisto mal ficariam,
  52   voltaram-se ao religioso    e desta sorte lhe diziam:
     --Meu reverendo padre,    mandai o morto dizer
  54   quem foi o seu homicida,    que nós o queremos prender.
     --Eu não vim aqui acusar,    e só livrar um inocente;
  56   procurem por outra via,    façam sua diligência.
     --Ó meu reverendo padre--    diz Martins--, onde morais,
  58   que vos quero visitar,    pois não presto para mais?
     --Com isto muito me espanto    e muito me maravilho:
  60   em meu pai não conhecer    a Fernando, vosso filho.
     Eu me chamava Fernando,    mudei o nome p`ra António
  62   para glória e amor de Deus    e desprezar o demónio.
     --Ó filho meu tão amado,    filho que o céu me deu,
  64   vem a meus braços, querido,    abraça-me, ó filho meu.
     Que virtudes são as minhas,    que merecimentos os meus,
  66   de chegar a ver um filho    com os poderes de Deus?
     --Estando eu em Itália    para fazer um sermão,
  68   um anjo me avisou    dessa vossa situação.
     Deixei o hábito em meu lugar    para falta não fazer,
  70   e vim a esta cidade    para vos poder valer.
     Como já vos deixo livre,    deitai-me, pai, vossa benção,
  72   que eu me vou para a Itália    celebrar o meu sermão.
     --A benção de Deus te dou,    e esta de minha mão,
  74   ó filho meu da minh` alma,    filho do meu coração.--

Título original: U34. SANTO ANTÓNIO LIVRA O PAI DA FORCA (ESTRÓF.)

Go Back
0482:1 Teresa de Jesús y Jesús de Teresa (estróf.)            (ficha nº: 2813)

Versión de Brasil s. l. (Brasil).   Documentada en o antes de 1908. Publicada en Costa 1908, Folclore pernambuco, pp. 389-91. Reeditada en Costa Fontes 1997b, Índice Temático (© HSA: HSMS), pp. 285-287, U37.  066 hemist.  Música registrada.

     Dai-nos, supremo Senhor,
     vossa graça com presteza,
     para podermos louvar
     a madre Santa Teresa,
  5   santa que foi procedida
     de ilustre geração,
     de nobre pátria nascida,
     sendo por Deus escolhida,
     mestra da santa oração.
  10   Em uma certa ocasião
     falou Teresa com Deus,
     teve mil revelações
     das santas inspirações
     que lhe deu os mesmos céus.
  15   Essa flor religiosa
     teve amores verdadeiros
     com Deus, de quem é esposa.
     Fundadora e protectora
     foi de trinta e dois mosteiros.
  20   Encobrindo a sua alteza
     o Senhor lhe apareceu,
     e em pobre convertido
     na portaria bateu,
     pedindo esmola a Teresa.
  25   A santa, compadecida,
     inflamada em caridade,
     pesou-lhe n`alma e na vida:
     já distribuída a comida
     e vir o pobre tão tarde.
  30   O coração lhe aconselhava
     que ao refeitório tornasse
     a ver si achava algum pão
     para dar àquele irmão.
     E o mandando que esperasse,
  35   ao refeitório se encaminha.
     Oh caso maravilhoso,
     grandes prodígios de Deus!
     O refeitório estava cheio
     de manjar vindo do céu.
  40   O regaço seu enchendo,
     corre para a portaria,
     e dando ao pobre dizia:
     --Tomai o que Deus vos deu;
     e humildemente vos peço
  45   venhais aqui cada dia
     para terdes caridade
     em vossa necessidade
     aqui nesta portaria.
     O Senhor, cheio de luz,
  50   quis à santa perguntar
     por quem havia de chamar.
     A santa lhe respondeu:
     --Por Teresa de Jesus.
     A santa então perguntou
  55   com humildade e presteza:
     --E vós como vos chamais?
     --Eu sou Jesus de Teresa.
     A estas palavras santas
     o Senhor desaparece.
  60   E Teresa, em glórias tantas,
     toda enlevada nos céus,
     hinos a Deus entoava.
     Quem disso quiser memória,
     peça à divina alteza
  65   que lhe dê a mesma glória
     que deu a Santa Teresa.

Título original: U37. SANTA TERESA E O POBREZINHO (ESTRÓF.)

Go Back
2957:1 Vida de Frade (estróf.)            (ficha nº: 2878)

Versión de Brasil s. l. (Brasil).   Documentada en o antes de 1908. Publicada en Costa 1908, Folclore pernambuco, pp. 375-78. Reeditada en Costa Fontes 1997b, Índice Temático (© HSA: HSMS), p. 339-341, X21.  080 hemist.  Música registrada.

             1.
     Triste vida é a do frade,
     `inda peior que a da freira;
     andar de noite às escuras
     em penitência.
    
             2.
     Precisa ter paciência
     no longo noviciado;
     estar um ano encerrado,
     eu não pensava.
    
             3
     Logo disse: --Não queria
     ser frade neste convento,
     porque mui grande tormento
     experimentava.
    
             4
     Só à força eu professei
     por meu pai assim querer;
     sou defunto sem morrer,
     amortalhado.
    
             5.
     Vivo em fogo abrasador
     com este hábito vestido,
     e quando me vejo despido
     estou contente.
    
             6.
     Quando me vejo doente,
     metido na enfermaria,
     é quando tenho alegria
     nesta desdita.
    
             7.
     Si alguma licença alcanço,
     a meus pais vou visitar,
     e si os outros vão passear,
     eu também vou.
    
             8.
     Logo que o canto volta,
     o meu belo companheiro
     procura a rua primeiro
     dos seus amores.
    
             9.
     Si está doente não tem dores
     logo que solto se vê;
     `inda que a gota lhe dê,
     não é tão forte.
    
             10.
     Cuido estar para morrer
     quando subo esta ladeira;
     quando desço é de carreira,
     a toda a pressa.
    
             11.
     De missas uma remessa
     o guardião sempre tem;
     ganhar o frade um vintém?
     Ora essa é boa!
    
             12
     Si morre alguma pessoa,
     que ofício vamos rezar?
     Todos juntos a cantar
     no coro estão.
    
             13
     De noite, à porta da cela,
     certas matracas tocando,
     vão-nos levantando,
     a rezar no coro.
    
             14
     Com isso quasi que morro,
     às vezes sonambulando;
     si estou rezando ou miando
     também não sei.
    
             15
     Quando cuido de dormir
     toca ofício de agonia;
     vamos para a enfermaria
     rezar, cantar.
    
             16
     O frade, perto a expirar,
     sem acabar de morrer,
     quando o dia amanheceu
     `stá entendido.
    
             17
    
     Já morreu arrependido
     o nosso frade doente;
     ponha-se isso patente,
     que ofício temos.
    
             18
     Graças a Deus já rezamos;
     toca o sino a refeitório
     p`ra tomar um vomitório
     de arroz cozido.
    
             19
     Si algum meu conhecido
     frade quiser-se meter,
     antes se exponha a morrer
     do que ser frade.
    
             20
     Do mesmo se queixa a madre
     por não acompanhar o frade,
     por não ter mais liberdade,
     e nada mais.

Go Back
0189:15 Ciego raptor (6+6 estróf.)            (ficha nº: 4472)

Versión de Fazenda do Alcantilado (Acre, reg. Norte, Brasil).   Recitada por María Barros Horsth. Recogida por Guilherme Santos Neves, 00/00/1952 publicada en Santos Neves 1983, pp. 103-104 (notación musical, p. 108).  032 hemist.  Música registrada.

     --Lá vem un ceguinho    com seu pobre guia.
  2   Pedindo uma esmola,    de noite e de dia.
     Acorda, mamãe,    já chega de dormir.
  4   Aqui tem um cego    que canta a pedir.
     --Si canta e pede,    lhe dê pão e vinho,
  6   e diga ao cego    que siga o caminho.
     --Não quero seu pão    e nem do seu vinho,
  8   só quero que Anita    me ensine o caminho.
     --Vai, minha gilha,    trocar de vestido
  10   e vai com o cego    ensinar o caminho.
     --Minha Nossa Senhora,    minha Santa Maria,
  12   eu nunca vi cego    ter cavalaria.
     --Eu não sou cego,    e nem cego eu seria;
  14   eu sou aquele conde    que por ti morreria.
     Adeus, minha casa,    adeus, minhas flores,
  16   adeus, minha mãe,    que ingrata me foi.--

Nota: el editor advierte que se trata de un «Texto musical de várias das versões».

Go Back
0189:16 Ciego raptor (6+6 estróf.)            (ficha nº: 4473)

Versión de São Mateus (Acre, reg. Norte, Brasil).   Recitada por Maria do Carmo Soares. Recogida por Guilherme Santos Neves, 00/00/1952 publicada en Santos Neves 1983, pp. 107-108 (notación musical, p. 108).  032 hemist.  Música registrada.

     Toques, totoques.    --Quem bate aí?
  2   --Sou eu o ceguinho    que pão pedir.
     --Vai, Helena,    lá no armáio,
  4   panhar pão e vinho    pra dar o ceguinho.
     --Não quero o teu pão    nem quero o teu vinho,
  6   Eu quero que Helena    me ensine o caminho.
     --Vai, Helena,    mudar o vestido.
  8   Para ensinar    o caminho ao ceguinho.
     --Anda Helena,    mais um bocadinho,
  10   Para ensinar    o caminho ao ceguinho.
     --Eu não sou cego,    e nem quero ser;
  12   me finjo de cego    pra roubar você.
     --Valei-me Deus    e Ave Maria,
  14   Eu nunca vi cego    ter cavalaria.
     Adeus, minha irmã,    adeus, meu jardim,
  16   adeus, minha mãe    que foi falsa pra mim.--

Nota: el editor advierte que se trata de un «Texto musical de várias das versões».

Go Back
0189:17 Ciego raptor (6+6 estróf.)            (ficha nº: 4474)

Versión de Alagoas s. l. (Alagoas, Brasil).   Recogida por José Aloíso Vilela, (Colec.: Vilela). Publicada en Vilela 1983, p. 77, nº 12,.  036 hemist.  Música registrada.

     Dem, dem, dem, dem.    --Quem bate aí?
  2   --É um pobre cego    a chorar e a pedir.
     --Levanta Ana,    de tanto dormir,
  4   dé pão e vinho a este cego    para o caminho seguir.
     --Não quero o teu pão,    não quero o teu vinho,
  6   só quero que Ana    me ensine o caminho.
     --Ensinei uma reta,    ensinei uma linha;
  8   pronto, cego, eu já    ensinei o caminho.
     --Caminha Ana,    mais um bocadinho,
  10   que eu so curto da vista,    não enxergo o caminho.
     --Valha-me Deus,    e a Virgem Maria,
  12   eu nunca vi cego    com cavalaria.
     --Eu não sou cego,    nem cego eu seria;
  14   sou aquele conde    que te perseguia.
     --Adeus, minha casa,    adeus, meu jardim,
  16   adeus, minha mãe,    que foi falsa a mim.
     --Abre-te porta    e também janela,
  18   para nela entrar    moça donzela.--

Go Back
0172:14 Veneno de Moriana (estróf.)            (ficha nº: 5793)

Versión de Engenho da Mata Verde (Alagoas, Brasil).   Recogida por José Aloísio Brandão Vilela, 00/09/1952 (Colec.: Vilela). Publicada en Vilela 1983, nº 1.1, p. 41.  028 hemist.  Música no registrada.

     --Deus vos salve, Juliana,    no seu estrado assentada.
  2   --Deus vos salve, meu Dom Jorge,    no seu cavalo montado.
     --Meu Dom Jorge, ouvi dizer    que tu estavas para casar?
  4   --É verdade, Juliana,    e só vim te convidar.
     --Espere aí, meu Dom Jorge,    espere aí um bocadinho,
  6   deixe eu ir no meu sobrado    ir ver um copo de vinho.
     --Juliana, Juliana,    não me julgues falsidade,
  8   olhe que somos priminhos,    irmãos da nossa amizade.
     --Juliana, Juliana,    que me deste nesse vinho,
  10   estou com as rédeas na mão    e não conheço o meu rucinho?
     --Quando minha mãe pensava    que tinha seu filho vivo.
  12   --A minha também pensava que    tu casavas comigo.
     --A Deus entrego a minha alma    e meu corpo à terra fria,
  14   deixo todos os meus bens    à minha noiva Maria.--

Título original: Juliana e Dom Jorge.

Go Back
0172:15 Veneno de Moriana (estróf.)            (ficha nº: 5794)

Versión de Engenho da Mata Verde (Alagoas, Brasil).   Recogida por José Aloísio Brandão Vilela, 00/00/1952 (Colec.: Vilela). Publicada en Vilela 1983, nº 1.2, pp. 41-42.  026 hemist.  Música no registrada.

     --Deus lhe salve, Julieta,    no seu estrado assentada.
  2   --Deus lhe salve, rei Dom Jorge,    no seu cavalo montado.
     Rei Dom Jorge, ouvi dizer    que você estava para casar?
  4   --Muito certo Julieta    que eu vim lhe convidar.
     --Rei Dom Jorge, receba    este bom copo de vinho.
  6   --Julieta, que botaste    nesse bom copo de vinho,
     que me escureceu avista    que eu não vejo o meu rucinho?
  8   --Minha bem que pensava    que seu filho era vivo.
     --A minha também pensava    que tu casavas comigo.
  10   Deus queira me perdoar    os anjos do céu digam amém,
     que eu matei o rei Dom Jorge    nem para eu nem para ninguém.--
  12   Ó que noite de tormento,    ó que noite de agonia,
     um de lá e outro de cá    fazendo o que Deus não queria.

Título original: Juliana e Dom Jorge.

Go Back
0172:16 Veneno de Moriana (estróf.)            (ficha nº: 5795)

Versión de Engenho da Mata Verde (Alagoas, Brasil).   Recogida por José Aloísio Brandão Vilela, 00/06/1952 (Colec.: Vilela). Publicada en Vilela 1983, nº 1.3, p. 42.  046 hemist.  Música no registrada.

     --Deus vos salve, Juliana,    em seu sobrado sentada.
  2   --Deus vos salve, meu Dom Jorge,    em seu cavalo montado.
     --Ontem soube, meu Dom Jorge,    que estavas para casar?
  4   --É verdade, Juliana,    hoje vim lhe convidar.
     --Meu Dom Jorge, fique aí,    enquanto vou no meu sobrado,
  6   buscar um copinho de vinho    que tenho pra tu guardado.
     --Juliana minha prima,    não venhas com falsidade,
  8   veja que nós somos primos,    minha prima de amizade.
     --Bebe, bebe, meu Dom Jorge,    esse bom copo de vinho,
  10   que é o alento do corpo    a viagem do caminho.
     --Juliana de minha alma,    que botaste nesse vinho?
  12   estou com a rédea na mão,    não enxergo o meu rucinho.
     Pensava mamãe, pensava,    que tinha seu filho vivo.
  14   --A minha também    pensava que tu casavas comigo.
     --Quem se for pra minha terra    faça viagem de um dia,
  16   Dê lembrança à minha mãe    e à minha noiva Maria.
     --Morra, morra, meu Dom Jorge,    para mandar-te enterrar
  18   em uma catacumba de ouro    cobertinho de metal
     para ver se tua amada    ainda vem te visitar.
  20   Acabou-se, acabou-se    a flor da Alexandria;
     não se casa seu Dom Jorge    com aquela moça Maria.
  22   Morra, morra meu Dom Jorge    contra mim não há perigo,
     para não fazer com outra    o que fizestes comigo.--

Título original: Juliana e Dom Jorge.

Go Back
0172:17 Veneno de Moriana (estróf.)            (ficha nº: 5796)

Versión de Engenho da Mata Verde (Alagoas, Brasil).   Recogida por José Aloísio Brandão Vilela, 00/00/1952 (Colec.: Vilela). Publicada en Vilela 1983, nº 1.4, p. 43.  032 hemist.  Música no registrada.

     --Que é que tens ó Juliana,    que estás tão triste a chorar?
  2   --Minha mãe, é meu Dom Jorge,    que com outra vai casar.
     --Eu bem dizia, Juliana,    que Dom Jorge tinha o jeito,
  4   que Dom Jorge tinha o modo    de toda moça enganar.
     --Lá vem, lá vem meu Dom Jorge,    como ele vem cansado.
  6   --Boa tarde, Juliana,    como você tem passado?
     --É verdade, meu Dom Jorge,    que amanhã vai se casar?
  8   --É verdade, Juliana,    eu só vim te convidar.
     --Dé-me licença, Dom Jorge,    eu ir lá em meu sobrado
  10   buscar um cálix de vinho    que pra ti tenho guardado.
     --Que botaste, Juliana,    neste bom cálix de vinho,
  12   estou com a rede na mão    não enxergo o meu rucinho?
     Pensava, minha mãe pensava,    que tinha seu filho vivo.
  14   --A minha também pensava    que eu casava contigo.
     Vai morrer o meu Dom Jorge,    vai morrer, vai se acabar,
  16   quero ver a sua noiva    com quem é que vai casar.--

Título original: Juliana e Dom Jorge.

Go Back
0172:18 Veneno de Moriana (estróf.)            (ficha nº: 5797)

Versión de Viçosa s. l. (Alagoas, Brasil).   Recogida 27/06/1965 (Colec.: Vilela). Publicada en Vilela 1983, nº 1.5, p. 43.  028 hemist.  Música no registrada.

     --Que é que tu tens, ó Juliana,    que estás tão triste a chorar?
  2   --Minha mãe, é meu Dão Jorge,    que com outra vai casar.
     --Bem dizia Juliana    que Dão Jorge tinha o jeito,
  4   que Dom Jorge tinha o modo    de todas moça enganar.
     --Lá vem, lá vem, meu Dão Jorge    como elevem tão cansado!
  6   --Boa tarde, Juliana,    como você tem passado?
     --É verdade, meu Dão Jorge,    que amanhã vai se casar?
  8   --É verdade, Juliana,    eu só vim te convidar.
     --Dá-me licencia, Dão Jorge,    eu ir lá em meu sobrado,
  10   buscar um cálix de vinho    que pra ti tenho guardado.
     --Que botasse Juliana    neste bom cálix de vinho?,
  12   estou com a rédea na mão    não enxergo o meu rucinho.--
     Acabou-se a história,    ficou numa historinha.
  14   Ficou dom Carlos por rei,    Juliana por rainha.

Título original: Xácara do Dom Jorge.

Go Back
0159:49 Conde Claros en hábito de fraile (á-a+á)            (ficha nº: 5798)

Versión de Alagoas s. l. (Alagoas, Brasil).   Recogida antes de 1965 (fecha deducida) (Colec.: Vilela). Publicada en Vilela 1983, nº 2.1, p. 47.  054 hemist.  Música no registrada.

     --O que é que tem, Dona Branca,    que de cor estais demudada?
  2   --Foi água fria, rei me(u) pai,    que tomei de madrugada.--
     --Mandei chamar dois doutores    para Dona Branca receitar.
  4   Um pegou no pulso,    o outro pegou a mirar.
     No mesmo instante disseram    --Dona Branca está peijada.
  6   --Sai-te daqui, bela enfante,    desgraçada . . . . . . . . . . . .
     filha que envergonha ao pai    merece ser queimada
  8   com doze carros de lenha    eu mesmo ia ajuntá-los.
     --Se tivesse o meu criado    que ouvisse o meu mandado,
  10   eu escrevia uma carta    para o Carlos de Monte-Erval.
     --Fazei a carta, senhora,    que eu mesmo irei levar;
  12   viagem de quinze dias    eu fazerei num jantar.--
     Dão Carlos pegou na carta,    pegou a ler e chorar;
  14   dava suspiros e ais    que só faltava expirar.
     A c`ròa mandou abrir    e a barba mandou raspar;
  16   vestiu-se em trajo de padre    para poder viajar.
     Vinte e cinco cavalheiros    para com ele viajar.
  18   Quando chegaram na rua    a enfante ia se queimar.
     --Espera, minha justiça,    minha justiça real,
  20   essa enfante que se queima    ainda quer se confessar.
     Essa criança que leva    ainda vai se batisar.--
  22   No primeiro mandamento,    um beijinho quis lhe dar.
     --Sai daqui seu padre,    ô meu padre espiritual.
  24   Boca que Dão Carlos beija    não é para padre beijar.--
     No segundo mandamento,    um abraço quis lhe dar.
  26   --Sai daqui seu padre,    meu padre espiritual.
     Corpo que Dão Carlos abraça    não é pra padre abraçar.--

Título original: Dona Branca.

Go Back
0159:50 Conde Claros en hábito de fraile (á-a+á)            (ficha nº: 5799)

Versión de Alagoas s. l. (Alagoas, Brasil).   Recogida antes de 1965 (fecha deducida) (Colec.: Vilela). Publicada en Vilela 1983, nº 2.2, p. 48.  060 hemist.  Música no registrada.

     Estava Dona Branca    com as saias arregaçada,
  2   na mesa servindo ao pai    com a barriga empinada.
     --Que quereis Dona Branca    que estais desfigurada?
  4   --Água fria, senhor pai,    que eu bebi de madrugada.
     --Mandar chamar o doutor    para Dona Branca receitar,
  6   para um no pulso pegar,    outro na água vigiar.
     O doutor respondeu:    --Dona Branca está peijada.
  8   --Filha que faz isto a pai    só merece ser queimada,
     numa roda de navalha    só merece ser passada.
  10   --Não me importo que me queime,    nem que torne a requeimar;
     que eu sinto esta criança    que é pois sangue real.
  12   --Eu só queria achar um criado    daqueles mais estimados,
     eu mandava uma carta    a Carlos de Montavar.
  14   --Pois Dona pode fazer    que eu poderei ir levar.
     Viagem de quinze dias    eu farei num jantar.--
  16   Ele pegou a ler a carta,    logo pegou a chorar.
     Vestiu-se em traje de padre    e começou logo a passear.
  18   --Tende mão, minha justiça,    minha justiça real,
     que esta dama que aí vai    eu irei confessar.
  20   No primeiro mandamento,    um beijinho quero dar-te.
     --Sai-te daí senhor padre,    padre este confiado;
  22   boca que D. Carlos beija    não é para um padre beijar.
     --No segundo mandamento,    um abraço quero dar-te.
  24   --Sai-te daí, senhor padre,    padre, este confiado;
     corpo que D. Carlos abraça    não é para um padre abraçar.
     --Jura aqui, minha menina,    neste livro de rezar,
  26   se o firme amor que tu tens    só é a Carlos de Montavar.
     --Se eu tiver outro amor    fora Carlos de Montalvar,
  28   eu não quero ir ao céu,    nem Deus me dê um bom lugar.
     --Me acompanhe, me acompanhe,    quem quiser me acompanhar,
  30   que o palácio de D. Carlos    Dona Branca vai gozar.--

Título original: Dona Branca.

Go Back
0159:51 Conde Claros en hábito de fraile (á-a+á)            (ficha nº: 5800)

Versión de Alagoas s. l. (Alagoas, Brasil).   Recitada por Chiquinha Mingó (vieja). Recogida por Manoel dos Passos Vilela, 00/06/1952 (Colec.: Vilela). Publicada en Vilela 1983, nº 2.3, pp. 48-49.  056 hemist.  Música no registrada.

     --Dona Branca que tu tens,    que está de cor mudada?
  2   --Foi água fria, meu pai,    que bebi de madrugada.--
     Manda buscar um doutor    para Dona Branca ser examinada.
  4   --Essa moça não tem nada,    essa moça está pejada.--
     Mandou fazer uma caieira de fogo    para Dona Branca queimar.
  6   Não me importa que me queime,    nem também de me matar.
     Eu morro honrando a barba    de Dão Carlos de Monte Aval.
  8   Queria achar uma pessoa    que a mim fosse liar.
     Fosse me levar uma carta    a Dão Carlos de Monte Aval.
  10   --Faça a carta, minha senhora,    eu mesmo irei levar;
     viagem de quince dias    fazerei em um jantar.--
  12   --Abra-te porta, cortina,    janela de par em par,
     para entregar uma carta    a Dão Carlos de Monte Aval.--
  14   Dão Carlos lendo a carta    começou logo a chorar;
     dava suspiros e ais    como galeão no mar.
  16   A barba mandou fazer,    a coroa mandou raspar;
     vestiu-se com traje de padre,    saiu logo a caminhar.
  18   --Tenha mão, minha justiça,    minha justiça real:
     deixe aí essa criança,    ainda está por batisar.
  20   Dona Branca dè-me um beijo    que te livrarei do mal;
     que a forca que teu pai fez    foi para ele se enforcar
  22   --Sai daí, padre atrevido,    deixe de tanto implorar;
     boca que Dão Carlos beija    não é para padre beijar.
  24   --Tenha (mão), minha justiça,    minha justiça real:
     deixa aí essa criança    que ainda está por confessar.
  26   -Sai daí, padre atrevido,    deixa de tanto implorar;
     corpo que Dão Carlos abraça    não é para padre abraçar.
  28   --Volta cá minha Princesa    para teu sobrado lograr.--

Nota: -8b f. liar (leal).
Título original: Dona Branca.

Go Back
0503:16 Conde Alarcos (í-a)            (ficha nº: 5801)

Versión de Alagoas s. l. (Alagoas, Brasil).   Recogida antes de 1965 (fecha deducida) (Colec.: Vilela). Publicada en Vilela 1983, nº 3.1, pp. 51-52.  069 hemist.  Música no registrada.

     Mandei chamar meu conselheiro    pelo bem que lhe queria:
  2   --Tu mata tua condessa    para casar com minha filha.
     Não me diga, senhor rei,    que é grande covardia;
  4   não mato minha condessa,    não caso com sua filha.
     --Não me digas, atrevido,    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
  6   tu mata tua condessa    e casa com minha filha
     e traz a cabeça dela    nesta mimosa bacia.--
  8   --O que é que tem, meu conde    alegre meus olhinhos de alegria?
     Se lhe morreu pai ou mãe,    eu sentir também queria.
  10   Se morreu alguém na corte,    eu pouco me engraçaria.--
     Ele mandou amornar água,    que lavar os pés queria.
  12   --A água já está pronta    para vossa senhoria.--
     Ele mandou aprontar o café,    que tomar café queria.
  14   Depois do café pronto,    nem um nem outro comia,
     as lágrimas já eram tantas    que pela mesa corriam.
  16   Ele mandou forrar a cama,    que descansar queria.
     Depois da cama pronta,    nem um nem outro dormia,
  18   as lágrimas já eram tantas que    pelo colchão corriam.
     --Que é que tem, meu conde alegre,    meus olhinhos de alegria?
  20   Se lhe morreu pai ou mãe,    eu sentir também queria.
     Se morreu alguém na corte,    eu pouco me engraçaria.
  22   --Não morreu ninguém na corte,    nem você sentir queria.
     É levar esta mimosa cabeça    nesta malvada bacia.
  24   --Não me mate de punhar    que é morte de covardia;
     me mate com uma toalha    que é morte de fidalguia;
  26   depois corta minha cabeça    e coloca na bacia.
     Venha cá, meu filhinho,    mamar leite de maldade,
  28   você hoje ainda tem mãe,    amanhã terá madrasta.
     Venha cá, meu filhinho,    mamar leite de amargura,
  30   você hoje terá mãe,    amanhã estarei na sepultura.--
     --Os sinos estão repicando,    ó meu Deus, quem morreria,
  32   ó meu Deus quem morreu hoje    para minha companhia?
     --Não morreu ninguém hoje    para sua companhia.
  34   Morreu a bela enfante,    pelos sinais que fazia;
     descasava os bem casados,    coisa que Deus não queria.--

Nota: vv. 24-25 el mismo motivo aparece en la versión alagoana de Bernal Francés (vv. 18-19).
Título original: Dona Silvana (A Condessa malvada).

Go Back
0503:17 Conde Alarcos (í-a)            (ficha nº: 5802)

Versión de Alagoas s. l. (Alagoas, Brasil).   Recogida antes de 1965 (fecha deducida) (Colec.: Vilela). Publicada en Vilela 1983, nº 3.2, pp. 52-53.  113 hemist.  Música no registrada.

     Estava a princesa um dia    chorando na camarinha,
  2   perguntou-lhe o rei seu pai:    --Por que choras, filha minha?
     --Por ver as outras casadas    e só a mim viver sozinha.
  4   --Eu não vejo nesta corte    com quem case a minha filha.
     Eu só vejo o conde Abelo    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
  6   este mesmo é casado,    ele tem mulher e filho.
     --Este mesmo, senhor pai,    este mesmo é que eu queria;
     que no tempo de eu pequena,    grande amor me prometia.
  8   Vou mandar chamar Conde Abelo    com tão grande cortesia,
     para matar sua condessa    para casar com minha filha.--
  10   --Aqui cheguei, meu Conde Abelo,    meu rostinho de alegria,
     que o rei mandou lhe chamar    com tão grande desmasia.
  12   --Bom dia, senhor Dom Rei,    --Bom dia, Dona Prugia,
     para que mandou me chamar    com tão grande demasia?
  14   --Eu mandei te chamar    com tão grande cortesia
     para matar tua condessa,    para casar com a minha filha.
  16   Eu só quero a cabeça dela    nesta adorada bacia.
     --Eu não mato minha condessa,    que a morte não merecia.
  18   Vou botá-la na casa do pai    dela tanto bem que lhe queria.
     --Cala a boca, Conde Abelo,    meu rostinho de alegria,
  20   vai matar tua condessa,    para casar com a minha filha.
     Eu só quero a cabeça dela    nesta adorada bacia.
  22   --Eu não mato minha condessa,    que a morte não merecia.
     Vou botá-la nas montanhas,    que os bichos lhe comeria.
  24   --Eu só quero a cabeça dela    nesta adorada bacia.
     --Minha condessa tão mocinha,    que a morte não merecia,
  26   vou botá-la em cantos nobres    aonde é sua moradia;
     nem as próprias folhas do mato    nova dela não daria.
  28   --Eu só quero a cabeça dela    nesta adorada bacia.
    
                              (A mulher)
     Já chegou meu Conde Abelo,    meu rostinho de alegria,
  30   para que o rei mandou te chamar    com tão grande desmasia?
     --Eu te conto de tristeza,    tu me contas de alegria.
  32   É para matar minha condessa    para casar com sua filha.
     --Não me mate, meu Conde Abelo,    meu rostinho de alegria.
  34   vá botar-me na casa de meu pai    tanto bem que me queria.
     --Isto eu já disse,    nada disso ele queria.
  36   Ele só quer tua cabeça    nesta malvada bacia.
     --Não me mate, meu Conde Abelo,    meu rostinho de alegria,
  38   vá botar-me nas montanhas,    que os bichos me comeria.
     --Tudo isto eu já disse,    nada disso ele queria.
  40   Ele só quer tua cabeça    nesta malvada bacia.
     --Não me mate, meu Conde Abelo,    meu rostinho de alegria,
  42   vá botar-me em cantos nobres,    onde é minha moradia;
     nem as próprias folhas do mato    nova minha não daria.
  44   --Cala-te, minha Condessa,    faz por te consolar.
     Vai botar ceia para nós ir cear,    para cear por despedida.--
  46   Foram dois ombros para mesa,    nem um nem outro mais comia,
     que as lágrimas eram tantas    que pela mesa corria.
  48   --Cala-te, minha condessa,    faz por te consolar.
     --Vai forrar a cama    para nós irmos se deitar,
  50   . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    para deitar por despedida.--
     Foram dois ombros para cama,    nem um e nem outro dormia,
  52   que as lágrimas eram tantas    que pela cama corria.
     --Me dê aí este menino    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
  54   --Mama, mama, meu filhinho,    este leite de amargura,
     amanhã por esta hora    ela estará na sepultura.--
  56   Ela disse: . . . . . . . . . . . .    --O sino do céu tocou,
     ó meu Deus, que morreria?--    Nisto a criança falou:
  58   --Foi a moça bela enfança    tanto mal que nos queria,
     descasar um bem casado,    coisa que Deus não queria.--

Nota: -47a dois ombros (ambos); -59a infanta.
Título original: Conde Abelo.

Go Back
0503:18 Conde Alarcos (í-a)            (ficha nº: 5803)

Versión de Ingazeira (Alagoas, Brasil).   Recogida por Manoel dos Passos Vilela, antes de 00/00/1965 (fecha deducida) (Colec.: Vilela). Publicada en Vilela 1983, nº 3.3, pp. 53-54.  036 hemist.  Música no registrada.

     --Se choras, Dona Maria,    se choras de alegría?
  2   --Se eu choro, senhor pai,    alguma razão teria:
     que as moças de meu tempo    todas casadas seria;
  4   sendo eu a mais formosa,    por que razão ficaria?
     --Se no meu reino tivesse    homem que a vós merecia.
  6   Só o Conde de Flores,    este tem mulher e filhos.
     --Este mesmo, senhor pai,    este mesmo é que eu queria;
  8   mandai chamar, senhor,    jantará com nós um dia.--
     Logo o rei mandou chamar,    mandou dizer que já vinha.
  10   --O que quer, o meu Dom Rei,    o que quer, sua Monarquia?
    
(Chegando, o Conde de Flores, disse o Rei que era para matar a mulher e casar com a princesa Maria. O Conde voltou em soluços. Chegando em casa, contou à Duquesa.)
     À noite botaram a ceia,    nem um nem outro comia,
  12   que as lágrimas eram tantas    que toda mesa cobria.
     Eles dois posto na cama,    nem um (nem) outro dormia,
  14   que as lágrimas eram tantas    que toda cama cobria.
     --Dê cá lá uma toalha--,    pediu em lágrimas sentida,
  16   --Vinde, minha filhinha,    mamai por despedida.--
     O Conde mais a Condessa    grandes dores sofriria.
  18   Descasar um bem casado,    coisa que Deus não queria.
    
(Termina Dona Maria morrendo, ficando o Duque descansado.)

Título original: Xácara de Dona Maria.

Go Back
0503:19 Conde Alarcos (í-a)            (ficha nº: 5804)

Versión de Alagoas s. l. (Alagoas, Brasil).   Recitada por Joaquina Mendes. Recogida por José Aloísio Brandão Vilela, antes de 00/00/1965 (fecha deducida) (Colec.: Vilela). Publicada en Vilela 1983, nº 3.4, pp. 54-55.  058 hemist.  Música no registrada.

     --Mas ó que casa tão grande    entre portas e janelas.
  2   --Casa grande, minha filh,a    pra tu morar dentro dela.
     --Não desfaço do favor    por não ser interesseira.
  4   As outras todas casadas,    só eu ainda solteira.
     --Dizei-me, minha filha,    com (quem) tu queres casar,
  6   debaixo de penas e mortes,    eu hei de realizar.
     --Quero me casar com o Conde,    marido de Dona Maria,
  8   que é um moço fidalgo    e tem a minha simpatia.
     --Como quer casar com o Conde    e entrar nessa porfia?
  10   ele é casado, tem filhos,    e ama Dona Maria.--
     --Conde, mandei lhe chamar.    --E para que me queria?
  12   --Para matar a Condessa    e casar com minha filha.
     E mandai-me a cabeça dela    dentro de dourada bacia.
  14   --Eu nem mato a Condessa,    nem caso com sua filha;
     nem mando a cabeça dela    dentro da malvada bacia.
  16   --Conde, me mate a Condessa,    deixemos de mais porfia,
     e me mande a cabeça dela    dentro da dourada bacia.
  18   --Eu nem mato a Condessa,    nem caso com sua filha;
     que a Condessa é bonita    que é mesmo em demasia.
  20   --Dê cá aí um tinteiro,    também minha escrivaninha,
     quero escrever a meu pai,    desgraçada da sua filha,
  22   ele mande me buscar    na hora da Ave-Maria.
     Mama, mama, meu filhinho,    este leite de amargura,
  24   daqui mais um pedacinho,    tua mãe na sepultura.
     --"Não permita Deus do céu,    nem as chagas de Maria,
  26   que minha mãe chegue a morrer    por senhora Dona Maria".
     --O sino já está tocando.    --Ai meu Deus quem morreria?
  28   --Aquela bela infame    Senhora Dona Maria;
     descasar os bem casados,    coisa que Deus não queria.--

Nota: La identidad de la recitadora no es seguro.
Título original: Xácara da Condessa malvada.

Go Back
0136:40 Flores y Blancaflor (í-a)            (ficha nº: 5805)

Versión de Alagoas s. l. (Alagoas, Brasil).   Recogida antes de 1965 (fecha deducida) (Colec.: Vilela). Publicada en Vilela 1983, nº 4.1, p. 57.  036 hemist.  Música no registrada.

     --Como vai, minha criada?    --Como vai, senhora minha?
  2   Ainda ontem fui princesa,    já hoje estou na cozinha.
     --Se tu estivesse em tua terra,    que nome tu botaria?
  4   --Nome de Florisbela,    nome de uma mana minha.
     --Se tu visse a tua mana    se tu a conheceria.
  6   --Conhecia sim, senhora,    um sinal ela trazia,
     um galho de lírio roxo,    que no peito lhe saía.
  8   --Eu já vou, já vou com raiva,    eu já vou, já vou zangada,
     que fizeste meu marido    que mataste meu cunhado?
  10   --Se ela quiser casar outro    melhor eu daria;
     eu partia meu tesouro    e dava uma banda da Turquia.
  12   --Eu não quero me casar    e em outro melhor queria.
     Quero que vá me botar    no meio da minha família.
  14   --Chega, chega, carruagem,    para levar Flor do Dia;
     dê lembrança ao povo todo    com a nossa parentaria.--
  16   Em cima aquela serra,    que tormento não havia,
     pelejaram treze noites,    treze noites com treze dias
  18   para matar Florisbela,    marido de Flor do Dia.

Título original: Florisbela (Florisbela e Flor do Dia).

Go Back
0136:41 Flores y Blancaflor (í-a)            (ficha nº: 5806)

Versión de Alagoas s. l. (Alagoas, Brasil).   Recogida antes de 1965 (fecha deducida) (Colec.: Vilela). Publicada en Vilela 1983, nº 4.2, pp. 57-58.  028 hemist.  Música no registrada.

     Amores, e fores à praia,    trazei-me uma criadinha,
  2   das mais alva que encontrar    que não seja parenta minha.--
     --Eu botei cavalo nágua,    fui caçar a criadinha;
  4   a mais alva que encontrei    esta era mana minha.
     Tome lá, minha senhora,    tome á sua criadinha;
  6   tome a chave da dispensa,    entregue-lhe a camarinha.--
     A princesa e a criada    deram à luz tudo num dia;
  8   princesa seu filho homem,    a criada sua filhinha.
     A cabo de quince dias    eu visito criada minha.
  10   --Como vai, minha criada,    como vai sua filhinha?
     Se fores batizar ela    que nome tu botaria?
  12   --Eu botava Flores Bela,    nome de uma irmã que eu tinha.
     Se eu `stivesse em minha terra,    depressa batizaria;
  14   mas como estou em terra de mouro    não sei quando batizaria.--

Título original: Florisbela (Xácara de Flores Bela).

Go Back
0136:42 Flores y Blancaflor (í-a)            (ficha nº: 5807)

Versión de Alagoas s. l. (Alagoas, Brasil).   Recitada por Virgílio Simas. Recogida por José Aloísio Brandão Vilela, antes de 00/00/1965 (fecha deducida) (Colec.: Vilela). Publicada en Vilela 1983, nº 4.3, p. 58.  018 hemist.  Música no registrada.

     --Ó mouro, que vais pra guerra,    traz de lá uma cativa;
  2   não quero da mais pior,    quero uma que me silva.--
     Vou visitar minha criada,    vou visitar criada minha,
  4   --Como vai minha criada,    como vai, criada minha?
     Eu aqui, minha senhora,    como escrava da cozinha.
  6   --Se morasse em tua terra,    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
     batizasse tua filhinha,    que nome tu botava?
  8   --Botava Flores Bela,    nome de uma irmã que eu tinha,
     que os mouros carregaram    de um jardim que meu pai tinha.--

NotaL -2b silva (sirva). La identidad del recitador no es seguro.
Título original: Florisbela (Xácara do Mouro).

Go Back
0136:43 Flores y Blancaflor (í-a)            (ficha nº: 5808)

Versión de Ingazeira (Alagoas, Brasil).   Recogida por Manoel dos Passos Vilela, antes de 00/00/1965 (fecha deducida) (Colec.: Vilela). Publicada en Vilela 1983, nº 4.4, pp. 58-59.  032 hemist.  Música no registrada.

     --Conde, se fores à guerra,    trazei-me uma cativa.
  2   Não quero das mais somenas,    nem também das presumidas.--
     A cabo de cinco meses    cada uma teve um filhinho.
  4   A princesa saiu fora    da sala onde jazia.
     --Como passas tu,    criada, como vai tua filha?
  6   --Como cativa, senhora,    escrava de sua cozinha.
     --Se tu tivesses em tua terra,    que nome botava em tua filha?
  8   --Botava de Flores Bela    como uma irmã que tinha.
     --Se tu visses a tua irmã,    se tu conheceria?
  10   --Conhecia por um lírio roxo,    que o peito esquerdo cobria.
     --Conde o que fizestes,    ô que dor tão desumana;
  12   matasse o meu cunhado,    cativasse a minha mana.
     --Sendo assim, princesa minha,    que maior dote eu daria,
  14   ela pode ser senhora    da minha comarcaria.
     --Eu não quero ser senhora    da sua comarcaria;
  16   eu só quero que me bote    no lugar onde eu assistia.--

Título original: Florisbela (Duque de Alexandria).

Go Back
0075:179 Delgadina (á-a+pareados)            (ficha nº: 5809)

Versión de Alagoas s. l. (Alagoas, Brasil).   Recitada por Maria Senhora. Recogida por José Aloísio Brandão Vilela, antes de 00/00/1965 (fecha deducida) (Colec.: Vilela). Publicada en Vilela 1983, nº 5.1, p. 61.  050 hemist.  Música no registrada.

     --Tu não sabes, mulher minha,    o que tem acontecido:
  2   Delgadinha, minha filha,    de amores me tem trazido.
     --Corra, corra, dois criados,    depressa, não devagar,
  4   vai botar a Delgadinha    naquela torre mais alta;
     a comida que der a ela    só seja jabá salgado.
  6   --Deus te salve, minha irmã,    na sua cadeira sentada,
     com os bilros de ouro na mão    fazendo renda ou nada,
     --Isto tudo pode ser    Delgadinha, minha irmã,
  10   que meu pai levou a chave    no solado de seu sapato.
     --Deus te salve, meu irmão,    em sua cadeira assentado.
  12   com as cartas de ouro na mão    jogando mais seus criados.
     Eu peço por Nossa Senhora    que me dê um jarro dágua.
  14   --Isto tudo pode ser    Delgadinha, minha irmã,
     que meu pai levou a chave    no solado do sapato.
  16   --Deus te salve, rei meu pai,    em sua cadeira assentado.
     Peço por Nossa Senhora    que me dê um jarro dágua.
  18   --Isto tudo pode ser,    Delgadinha desgraçada,
     por que nunca quiseste    ser a minha namorada.
  20   --Na ida da meia-noite,    na vinda da madrugada,
     Delgadinha, senhor meu pai,    será sua namorada.
  22   --Corre, corre, dois criados,    depressa, não devagar,
     vai ver água pra Delgadinha    que de sede está a expirar.--
  24   Delgadinha já mudou-se    pra sua eterna morada
     e meu pai para os infernos    por toda a eternidade.

Go Back
0075:180 Delgadina (á-a+pareados)            (ficha nº: 5810)

Versión de Viçosa (Alagoas, Brasil).   Recogida 27/06/1965 (Colec.: Vilela). Publicada en Vilela 1983, nº 5.2, p. 62.  040 hemist.  Música no registrada.

     Torre acima, torre abaixo,    naquela torre mais alta,
  2   avistei senhora mãe,    numa cadeira de prata.
     --Oh! mãezinha de minha alma,    dai-me um jarrinho de água.
  4   --Como é que te dou água,    boca peste aventurada.--
     Torre acima, torre abaixo,    naquela torre mais alta,
  6   avistei senhor meu pai,    numa cadeira de prata.
     --Oh! paizinho de minha alma,    dai-meum jarrinho de água.
  8   --Como é que te dou água,    boca peste aventurada.--
     Torre acima, torre abaixo,    naquela torre mais alta,
  10   avistei minha irmázinha,    numa cadeira de prata.
     --Oh! irmázinha da minha alma,    dai-me uma jarrinha dágua.
  12   --Como é que dou água,    irmã do meu coração,
     que a chave do portão    eles trazem ela nas mãos.--
  14   Torre acima, torre abaixo,    naquela torre mais alta,
     avistei meu irmãozinho,    numa cadeira de prata.
  16   --Oh! irmãozinho de minha alma,    dai-me um jarrinho da água.
     --Como é que te dou água,    irmã do meu coração,
  18   que a chave do portão    nossos pais trazem ela nas mãos.--
     Dargadinha quando morreu,    de anjos foi acompanhada,
  20   e os pais de Dargadinha    de cão foram arrebatados.

Go Back
0155:28 Casada de lejas tierras (6+6 estróf.)            (ficha nº: 5811)

Versión de Alagoas s. l. (Alagoas, Brasil).   Recitada por Maria Senhora. Recogida por José Aloísio Brandão Vilela, antes de 00/00/1965 (fecha deducida) (Colec.: Vilela). Publicada en Vilela 1983, nº 6.1, pp. 65-66.  074 hemist.  Música no registrada.

     --Levanta, amor,    do teu tanto dormir,
  2   vai na casa da tua mãe    que eu quero parir.--
     Levantou-se ele    sem ter mais descanso;
  4   selou seu cavalo    seu cavalo branco.
     --Deus te salve, mãe,    lá no seu estrado.
  6   --Deus vos salve, filho,    no vosso cavalo.
     Desapeai-te, filho,    vem comer um bocado.
  8   --Eu não desapeio,    nem quero um bocado,
     que a Flor do Dia    lá ficou de parto.
  10   --Tenha, tenha ela    um filho varão
     que venha de guarda-peito    com a espada na mãe.--
  12   --Alevanta, amor,    do teu tanto dormir,
     vai na casa da tua mãe    que eu estou para parir.
  14   --Deus te salve, tia,    lá no seu estrado.
     --Deus vos salve, sobrinho,    lá no seu cavalo.
  16   Desapeai, sobrinho,    vem comer um bocado.
     --Eu não desapeio    nem vou comer um bocado,
  18   que a Flor do Dia    lá ficou de parto.
     --Tenha, tenha ela    um filho varão
  20   que arrebente as veias    do seu coração.--
     --Levanta-te, amor,    do teu tanto dormir,
  22   vai na casa da minha máe    que eu estou para parir.
     --Deus te salve, sogra,    lá no seu estrado.
  24   --Deus te salve, genro,    lá no seu cavalo.
     Desapeai-te, genro,    vem comer um bocado.
  26   --Eu não desapeio,    nem quero um bocado,
     que a Flor do Dia    lá ficou de parto.
  28   --Caminhai adiante    que eu caminho atrás,
     na barra da saia    vou juntando mais.
  30   Passarinho verde,    que sinal está tocando?
     --É a Flor do Dia    que está se afindando.--
  32   Flor do Dia,    aquela estrangeira,
     morreu nas montanhas    sem haver parteira.
  34   --Ai minha filhinha    eu vinha te ver,
     quem nào tem fortuna,    para que nascer?
  36   --Ai minha norinha    do meu coração
     eu foi que fui caso    da tua maldição.--

Notas: -13 a tua mãe debe ser a tua tía.
Título original: Dom Pedro (Xácara de Flor do Dia).

Go Back
0155:29 Casada de lejas tierras (6+6 estróf.)            (ficha nº: 5812)

Versión de Ingazeira (Alagoas, Brasil).   Recogida por Manoel dos Passos Vilela, antes de 00/00/1965 (fecha deducida) (Colec.: Vilela). Publicada en Vilela 1983, nº 6.2, p. 66.  019 hemist.  Música no registrada.

     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
     --Deus vos salve, minha sogra,    no seu estado assentada.
  2   --Deus vos salve, meu genro,    em seu cavalo montado.--
     --Pára, pára e pára    ela um filho varão,
  4   com uma espora no pé    uma lança na máo.--
     --Passarinho verde,    que nos monte andais,
  6   que sino é aquele    que dobram sinais?
     --É de uma pobre estrangeira    que morreu de parto,
  8   por não ter parteira    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
     --Oh que dor tão grande    em meu coração
  10   morreu minha filha    sem minha benção.--

Título original: Dom Pedro (Xácara de Flor do Dia).

Go Back
0307:4 Despertar de Melisenda (á)            (ficha nº: 5813)

Versión de Alagoas s. l. (Alagoas, Brasil).   Recitada por Maria Senhora. Recogida por José Aloísio Brandão Vilela, antes de 00/00/1965 (fecha deducida) (Colec.: Vilela). Publicada en Vilela 1983, nº 7.1, pp. 67-68.  058 hemist.  Música no registrada.

     --Lá no pé da laranjinha,    lá no pé do laranjal,
  2   eu vi Dona Claralinda    mais Dom Carlos a brincar.
     --Cala a boca, mexeriqueiro,    ao bom rei não vai contar,
  4   que eu te dou o meu cavalo    arreado como está,
     com duzentos cascavéis    ao redor do peitoral.
  6   --Eu não quero o seu cavalo,    que o senhor não é de dar;
     tudo que eu vi aqui    ao meu bom rei vou contar.
  8   --Cala a boca, mexeriqueiro,    ao rei meu pai não vai contar,
     que eu te dou uma sobrinha    para com ela casar.
  10   Dou-te uma parte de terras    para nela tu morar.
     --Eu não quero sua sobrinha,    que a mãe não é de dar,
  12   tudo quanto eu vi aqui    ao meu rei eu vou contar.
     Eu vi Dona Claralinda    mais Dom Carlos a brincar.
  14   Palavras não eram ditas,    Dom Carlos mandei pegar;
     no rabo de meu cavalo    três voltas eu mando dar;
  16   no meio daquela rua,    a forca tem de o degolar.
     --Quando foi à meia-noite    vi chorar e vi cantar
  18   --Claralinda, minha filha,    levanta, vem escutar;
     que é os anjos do céu    ou a sereia no mar.
  20   --Não é os anjos no céu    nem a sereia no mar,
     é aquele triste sem sorte    que amanhã vai se enforcar.
  22   --Claralinda, minha filha,    caia a boca, deixa está;
     amanhã de madrugada    Dom Carlos vai se soltar.
  24   --Se arrede-se meu povo    pra Claralinda passar;
     pelo mando de meu pai    a Dom Carlos vou soltar.
  26   --Que ganhastes, mexeriqueiro,    ao rei meu pai ir contar?
     --Ganhei a forca senhora,    a vida quereis me dar,
  28   --Se contasses escondido,    prêmios havias de ganhar;
     como contasses à vista,    a forca tens de ganhar.--

Título original: Dom Carlos de Montealvar (Xácara de Dom Carlos e Claralinda).

Go Back
0222:36 Bernal Francés (í+pareados)            (ficha nº: 5814)

Versión de Alagoas s. l. (Alagoas, Brasil).   Recogida por José Aloísio Brandão Vilela, antes de 00/00/1965 (fecha deducida) (Colec.: Vilela). Publicada en Vilela 1983, nº 8.1, pp. 69-70.  053 hemist.  Música no registrada.

     Tum, tum, tum. --Quem bate aí?    isto é hora de dormir;
  2   se for Bernardo Francês    a porta eu irei abrir.--
     No descer da minha cama    meu chapim já se quebrou;
  4   no abrir da minha porta    a candeia se apagou.
     --Que tens Bernardo Francês    que não te viras pra mim?
  6   Se tu temes a meu pai,    ele cá não há de vir.
     Se temes a minha mãe,    ainda agora saiu daqui.
  8   Se temes os meus irmãos,    eles cá não há de vir.
     Se temes o meu marido,    ele cá não há de vir,
  10   que ele foi pra mar e guerra    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
     mar e guerra o persiga,    má nova me chegue aqui.
  12   --Eu não temo o teu pai,    que ele sogro é de mim;
     eu não temo a tua mãe,    que ela sogra é de mim;
  14   eu não temo teus irmãos,    que eles meus cunhados são;
     eu não temo teu marido,    que ele está ao par de ti.
  16   --Matai-me senhor, matai-me,    da morte que eu merecer;
     que estou com o marido em braços,    mas não pude o conhecer.
  18   Não me matai-me de faca    nem também de bizarria;
     matai-me de franja e toalha,    que e morte de fidalguia.--
  20   --Que cavaleiro é esse    que já vai passando aqui?
     --Teus amores minha dama,    que já ia ao par de ti.
  22   Te pergunto, minha dama,    como passasses por cá,
     como quem carrega lenha    para si mesmo se queimar.
  24   --Peço-te, Bernardo Francês,    por obras de alecrim
     a mulher que tu tiveres    não queiras bem como a mim.
  26   A filha que tu tiveres    botas o nome de Jasmim
     quando chamares por ela,    te alembras sempre de mim.--

Nota: -18b t. de bizarria (?) -24b obras de alecrim (?); vv. 18-19 el mismo motivo aparece en una versión alagoana de Conde Alarcos (vv. 24-25).
Título original: Bernal ~Bernardo Francês.

Go Back
0231:83 Doncella guerrera (ão)            (ficha nº: 5815)

Versión de Ingazeira (Alagoas, Brasil).   Recogida por Manoel dos Passos Vilela, antes de 00/00/1965 (fecha deducida) (Colec.: Vilela). Publicada en Vilela 1983, nº 9.1, pp. 71-72.  052 hemist.  Música no registrada.

     Entre guerra se pegaram    entre França e Aragão
  2   --Valha-me Deus que eu sou velho    as guerras me acabarão.
     Que de três filhas que tive    nenhuma só foi varão.--
  4   Se respondeu a mais chiquita    do seu leal coração:
     --Dé-me armas e cavalo    serei seu filho varão.
  6   --Como poderá ser isto,    filha de meu coração?,
     que quando vós lá chegares,    logo vos conhecerão.
  8   --Senhor pai, deixai eu ir,    deixai eu ir que vos prometo
     que eu me visto em trajes    que um filho varão pareça.
  10   --Tendes as pernas mui alvas,    filha, conhecer-vos-ão.
     --Meterei-as em uma botas    delas não sairão.
  12   --Tendes os ombros mui altos,    filha, vos conhecerão.
     --Se as armas forem pesadas,    eles se abaixarão.
  14   --Tendes os seios mui grandes,    filha, vos conhecerão.
     --Vestirei um colete,    deles nunca sairão.
  16   --Tendes os olhos garridos,    filha, vos conhecerão,
     quando `tiveres entre gentes    não tirarei a vista do chão.
  18   --A benção de Deus te boto,    da Virgem celestial,
     que tenhas tanto sossego até    a última ralhada (?)--
  20   Despediu-se de seu pai,    de todos em geral;
     montou-se a cavalo foi falar    com o General.
    
(Assim que o General apresentou o seu novo companheiro à sua mãe e ela disse-lhe logo prometo como este teu companheiro é uma moça e não um varão; e para te cientificares, vá sempre o convidando para o jardim, mostrando uma das mais belas flores que vires; e assim ele se disfarçava-se com outra coisa; levou à loja, mostrando sedas lindas; ele pretendia armas; até que convidou para o banho; porém o cavalo dele falou, dizendo a ele que quando chegasse no rio prendesse o cavalo junto com o do General, amarrando de levemente que ele soltava-se correndo a toda disparada por todo campo; e ele seguisse atrás, que voltando suado não podia tomar banho. Tanto que ele descobriu que era uma moça, foram a guerra vencendo-a. Voltando à casa do velho pai da moça, ele ainda vivia, velho, e estava assentado à porta quando avistou-os.)
  22   --Que homem é este, filha minha,    que vem em vossa companhia?
     --Vosso genro senhor pai    se vós bem aceitaria.--
    
(Casando-se os noivos, etc.)
  24   --Adeus, adeus, flores belas,    adeus, adeus, Alexandria
     lembrança a todos de lá    a nossa parentaria,
  26   que eu fico em Mourama    por rainha da Turquia.--

Título original: Donzela Guerreira.

Go Back
0457:2 Nao Catarineta (á)            (ficha nº: 5816)

Versión de Viçosa (Alagoas, Brasil).   Recitada por Mestre Benedito. Recogida antes de 1965 (fecha deducida) (Colec.: Vilela). Publicada en Vilela 1983, nº 10.1, pp. 73-74.  038 hemist.  Música no registrada.

     Lá vem a Nau Catarineta    que tem muito que contar;
  2   sete anos e um dia    andou nas águas do mar.
     Botemos a sola de molho    para domingo almoçar,
  4   esta sola era tão dura    que ninguém pôde tragar.
     --Sobe acima, meu gajeiro,    meu gajeirinho real,
  6   para ver se avista terra    onde nós possa encalhar.
     --Aviso, meu Almirante,    aviso eu venho dar.
  8   Avistei terra em França,    areias em Portugal.
     E avistei três mocinhas    debaixo de um parreiral.
  10   Uma cose e outra fia    e outra limpa o metal.
     --Desce meu gajeiro,    meu gajeirinho real;
  12   estas três moças que vistes    é filha do General.
     A mais bonitinha delas    é pra consigo casar.
  14   --Eu não quero tuas filhas,    que não quero me casar;
     só quero a Nau Catarineta    para nela navegar.
  16   --Desce, desce, meu gajeiro;    meu gajeirinho real;
     dou-te o prédio mais bonito    que existe em Portugal.
  18   --Não quero prédio bonito,    que não preciso morar.
     Só quero a alma do Patrão    pra dela eu me apoderar.--

Nota : El informante, Mestre Benedito, es de la "Chegança de Viçosa".
Título original: Nau Catarineta.

Go Back
0049:111 Conde Niño (á)            (ficha nº: 5817)
[0110 La Condesitacontam.]

Versión de Brejo (Alagoas, Brasil).   Recitada por Velha Marta. Recogida antes de 1965 (fecha deducida) Publicada en Vilela 1983, nº 11.1, pp. 75-76.  082 hemist.  Música no registrada.

     --Acordai, filha Princesa,    vinde ver o belo cantar;
  2   ou e serafim no céu    ou e sereia no mar.
     --Não é serafim no céu,    nem é sereia no mar,
  4   e Dom Duarte, meu pai,    que comigo quer casar.
     --Apois se eu soubera disso    eu mandaria o matar
  6   amarrado em uma burra    para desprezo lhe dar
     e com aguilhoes nos pés    para arrastar um quintal.--
  8   --Vai-te embora, Dom Duarte,    que meu pai te quer matar;
     ao cabo de muitos anos    eu irei te procurar.--
  10   A cabo de muitos anos    se botou a caminhar,
     não procura por igreja,    nem por livro de rezar.
  12   Perguntava por Dom Duarte,    bem cansadinha de andar.
     A cabo de muitos anos    na casa de Dom Duarte foi dar.
  14   Mandou tocar a busina    pra Dom Duarte chegar.
     Busina não era tocada    já Dom Duarte a chegar.
  16   --Guarde Deus, minha senhora,    cada qual em seu lugar.
     Já tenho mulher e filhos,    já tenho contas que dar.--
  18   A condessa ao ouvir isso    deu um desmaio e caiu,
     logo se pós a finar.    Agora ele foi e pediu:
  20   --Dé-me licença, Condessa,    um beijo quero lhe dar.--
     Deu-lhe um e deu-lhe dois    e não pode mais tornar.
  22   Deu-lhe um desmaio e    caiu também se pôs a finar.
     A Condessa de malvada,    logo mandou lhe enterrar.
  24   Um na porta de traversa    e outro na principal.
     Dela virou-se uma uveira,    dele um pereiro real.
  26   Um crescia, outro crescia,    todos dois ambos igual.
     No meio daqueles anos    sempre se vinha abraçar.
  28   A Condessa, de malvada,    logo mandou-o cortar.
     Dela corria leite claro    e dele sangue real,
  30   um corria, outro corria,    todos dois, ambos igual;
     como duas bicas no chão    sempre se vinha abraçar.
  32   A Condessa, de malvada,    logo mandou arrastar;
     viraram-se dois pombinhos    logo puseram-se a voar.
  34   Um avoava, outro avoava,    todos dois ambos igual,
     no meio daqueles ares    sempre se vinha abraçar.
  36   A Condessa, de malvada,    logo os mandou matar.
     Dela gerou-se uma igreja    e dele um bonito altar,
  38   onde todos namorados    lá se ia namorar,
     onde os brutos da serra    lá se iam amansar.
  40   Ninguém persevera amor    nem deve perseverar.
     Quem persevera em amor    nisto vem a se tornar.

Nota: los vv. 10-22 corresponden a unos segmentos de La Condesita.
Título original: Conde Nilo (Xácara de Dom Duarte).

Go Back
0095:75 Conde Alemán (estróf.)            (ficha nº: 7283)

Versión de Viçosa de Alagoas (Alagoas, Brasil).   Recogida por Téo Brandão, (Colec.: Brandão, T.). Publicada en Brandão 1952b, Diário de Notícias.  038 hemist.  Música registrada.

     O sol já deu na vidraça    resplandeu no claro dia;
  2   o que não sabia ninguém    nem gente na corte sabia,
     sabia dona Bernarda    filha da própria rainha.
  4   --Filha, se sois sabedora,    a mim não queiras encobrir
     que dom conde de Alemanha    de ouro quer te vestir.
  6   --Arrenego de tal ouro    e também de tal bocal,
     que me levou em seu braço    e à força me quis beijar.
  8   --Filha, se sois sabedora,    a mim não queiras encobrir
     que dom conde de Alemanha    de ouro quer te vestir.
  10   --Não quero saber de tal ouro    nem dele quero saber,
     que meu pai vindo da missa    um conto eu hei de fazer.
  12   --Chegue, chegue, senhor meu pai    e Deus queira lhe chegar,
     que dom conde de Alemanha    a força quer me beijar.
  14   --Filha, se o conde fez isso,    eu o mandarei matar;
     por sete homens de força    mandarei o degolar.
  16   --Arrenego de tal leite    que eu vos dei de mamar
     antes fosse uma besta fera    que não soubesse falar.
  18   --Cale-se, cale-se, minha mãe    e Deus queira lhe calar;
     não queira louvar a morte    que seu dom conde vai levar.--

Go Back
2964:5 A Filha do Rei de Espanha (á)            (ficha nº: 5789)

Versión de Bahia s. l. (Bahia, Brasil).   Recogida por Ester Pedreira, publicada en Pedreira 1978, nº 30. Reeditada en Dias Marques 2003b, pp. 206-207 y Dias Marques 2005, pp. 107-108.  014 hemist.  Música registrada.

     A filha do rei da Espanha    um ofício quis tomar
  2   ofício de lavadeira,    foi para o rio lavar.
     Logo à primeira camisa    que a donzela foi lavar,
  4   o anel caiu do dedo,    foi para o fundo do mar.
     A donzela, arrependida,    largou-se ali a chorar.
  6   Passou logo um cavalheiro    por ali a transitar.
     --Por que choras, bela moça,    por que estás a chorar?
  8   --Meu anel caiu do dedo,    foi para o fundo do mar.
     --Dize o que me dás, bela moça,    que o teu anel vou buscar.
  10   --Um beijo da minha boca    dou-te, não posso negar.--
     Deu o primeiro mergulho    e nada pôde encontrar;
  12   deu o segundo mergulho    e nada pôde buscar;
     Deu o terceiro mergulho,    foi para o fondo do mar.
  14   --O mar que levou meu amor    também me queira levar.--

Go Back
0159:146 Conde Claros en hábito de fraile (á+estróf.)            (ficha nº: 9377)

Versión de Sitio Oiteiro (Rio Grande do Norte, reg. Natal, Brasil).   Recitada por Militana Salustino do Nascimento (unos 70a). Recogida por Hermano Viana y Beto Villares, (Archivo: ASFG). Publicada en Fraile Gil Rom-Panhisp.-2/CD 2010, vol. 1, corte nº 25, texto nº III.7bis, pp. 81-83. Reproducida aquí con permiso del editor.  064 hemist.   Música registrada.

     Estava Dona Branca    em mesa servindo a seu pai,
  2   a sua saia levantada    e sua barriga empinada.
    
(O peito não está dando...)
     --O que é que tendes, minha filha,    que eu te vejo desmaiada?
  4   --Foi um copo de água fria    que eu bebi de madrugada.--
     Manda buscar os doutores    para curar a enfermidade.
  6   Os doutores responderam:    --Dona Branca está pejada.
     --Amarrem esta cachorra,    amarrem bem amarrada,
  8   filha que faça a seu pai    só merece é ser queimada.--
     Botaram em uma torre    com maior em demasia,
  10   que o mais baixo que ela tinha    palmo de terra não via.
     --Tivesse meu mensageiro    que mandasse aos meus mandados,
  12   eu mandava uma carta    a Dom Carlos de Montevá.--
     Desceu um anjo do Céu    que de Deus vem a mandado:
  14   --Fazei a carta, senhora,    que eu irei levando,
     viagem de quinze dias    eu a faço em um jantar.
  16   --Se ele estiver dormindo,    deixarás ele acordar,
     se ele estiver no passeio,    deixarás ele chegar,
  18   se ele estiver jantando,    deixarás ele acabar.--
     --Abre-te, portas, cortinas,    varandas de a par a par,
  20   quero entregar esta carta    a Dom Carlos de Montevá.--
     Dom Carlos pegou a carta,    pegou a ler e a chorar.
  22   Dava pinotes na sala,    como um gatrilhão no ar.
     A coroa mandou abrir    e a barba mandou raspar.
  24   Oitocentos cavaleiros    para Dom Carlos acompanhar
     --Tenham mão, minha justiça,    minha justiça real,
  26   essa infante que aí vai    eu quero sentenciar. --
     Lá em certos mandamentos    um abraço lhe quis dar.
  28   --Corpo que Dom Carlos abraça    não é para padre abraçar!--
     Lá em outros mandamentos,    um beijinho lhe quis dar.
  30   --Boca que Dom Carlos beija    não é para padre beijar.
     --Cala a boca, bela infante,    e usa em te calar;
  32   eu sou o mesmo Dom Carlos    que da morte eu vem livrar.--

Variantes: -30b: não é para frade beijar.
Notas: Al cantar se repiten los versos pares. La recitadora, nacida en 1925, aprendió este y otros muchos romances de su padre, Atanasio Salustino do Nascimento. Cedida por los recopiladores, la versión grabada forma parte de su colección Música do Brasil (ed. Abril Entretenimento, 2000), Disco 2. corte 9. Véase la Antología Sonora II, 2010 [Fraile Gil Rom-Panhisp +2/CD], pp. 79-83 para más información sobre la historia de este romance juglaresco y su conservación por Militana Salustino, condecorada por el gobierno de Brasil en 2009 por su asombroso acervo romancístico, aprendido de niña en la faena.

Go Back
0470:3 Ricardo soldado francés (estróf.)            (ficha nº: 4421)

Versión de Vitória (Santo Espírito, Brasil).   Recitada por Manoel Alves Miranda. Recogida por Guilherme Santos Neves, 00/00/1952 (Colec.: Santos Neves). Publicada en Santos Neves 1983, Romanceiro Capixaba, pp. 63-68.  185 hemist.  Música registrada.

     Era un soldado francês    que se chamava Ricardo,
  2   jogador de profissão,    que nunca foi numa parte
     que não trouxesse no bolso    o resultado das cartas.
  4   Os franceses nesse tempo    tinham por obrigação
     de, o militar ou civil,    seguir a religião.
  6   O Papa deitava lei,    ficava em circulação.
     Ricardo, soldado velho,    com trintanos de tarimba,
  8   aonde achava jogo,    ou de lasquim o marimba,
     dizia logo: --Vou ver    água na minha cacimba.--
  10   Un dia faltou-lhe o soldo,    pôs-se Ricardo a pensar
     aonde podia haver jogo    que ele pudesse jogar.
  12   Era domingo, e a misa    não havia de tardar.
     Tocou chamada da missa,    veio o sargento buscá-lo.
  14   Ricardo pediu a ele    se podia dispensá-lo.
     Porém lhe disse o sargento:    --Sou obrigado a mandá-lo.--
  16   Ricardo foi para a missa    com grande constrangimento,
     pois era obrigado a cumprir    a lei do seu regimento,
  18   el dele não afastava    o jogo do pensamento.
     O soldado na igreja    chegando se ajoelhou,
  20   trazia no bolso da blusa    um baralho que tirou.
     Encamaçando as cartas,    uma patota formou.
  22   Não viu que ali por detrás    tinha o sargento ajoelhado.
     O sargento observou    tudo ali que foi passado;
  24   lhe disse depois da missa:    --Você está preso, soldado!--
     Efetuando a prisão    saiu no mesmo instante,
  26   levando o soldado preso    à casa do comandante.
     Disse: --Pronto senhor comandante,    aqui está preso um soldado
  28   que foi ao templo ouvir missa,    estava lá ajoelhado,
     encamaçando um baralho    que tem no bolso guardado.--
  30   Perguntou-lhe o comandante:    --Quem lhe deu esta criação?
     Disse Ricardo: --Senhor,    se ouvir minha razão,
  32   lhe direi até o fim    que há motivo para esta ação.--
     Perguntou-lhe o comandante:
  34   --Que motivo tem você,    sabendo que é proibido?
     Ignora que o jogo    no exército é abolido?--
  36   Disse Ricardo: --Meu jogo    muda muito de sentido.
     --Muda de sentido, como?    Disse Ricardo: --Eu direi.
  38   --Então explique como é,    que eu agora lhe ouvirei.
     Depois de sua explicação,    ou solto ou castigarei.-
  40   --É preciso eu confessar    que eu ganho um soldo mesquinho,
     que este soldo não dá    para mim comprar um livro
  42   para na missa eu rezar.
     Por isto compro um baralho    e rezo nele constante.
  44   --Como se reza em baralho?--    perguntou-lhe comandante.
     --Desde a Escritura Velha    e da Nova, assim por diante.--
  46   Falou-lhe o comandante:    --Você vem errado a mim.--
     Disse Ricardo: --Eu explico    do princípio até o fim.
  4   --Como é esta oração?--    Disse Ricardo: --É assim:
     por exemplo, a carta as,    que tem um ponto somente,
  50   faz recordar que existe    um só Deus onimpotente;
     quando chamamos por Ele,    o encontramos presente.
  52   Quando eu pego em dois de ouro,    ali me predito eu
     que em duas tábuas de pedra    o Criador escreveu.
  54   Quando eu pego em três de ouro,    me recorda a Divinidade,
     por exemplo, as três pessoas    da Santíssima Trinidade.
  56   Como todos conhecemos,    é o espírito, o filho, o pai.
     O quatro me faz lembrar    das quatro Marias de Nazaré,
  58   sendo Maria Afra    e Maria Salomé,
     Madalena e a Virgem pura,    esposa de São José.
  60   No cinco me faz lembrar    daquele dias de fé,
     as cinco chagas de Cristo    feitas por mãos de cruel,
  62   que matou o Crucificado,    o filho de Deus de Israel.
     Quando eu pego o seis de ouro,    faço mil preditação:
  64   seis dias o senhor gastou    na obra da criação.
     Fes tudo isto que existe    sem em nada pôr a mão.
  66   O sete me faz lembrar    da hora negra, triste, amargurada,
     foi os sete passos de Cristo    na sua paixão sagrada.
  68   Com sete espadas de dor    as mãos de Deus foi cravada.
     Nos oito eu vejo as pessoas    que do dilúvio escaparam:
  70   Noé e a mulher e três filhos    e três noras se varam,
     o resto as águas cobriu,    onde todos se afogaram.
  72   Quando eu pego nos nove,    me vem na imaginação
     foi os nove meses ditosos    da virgínia encarnação
  74   que Jesus passou no ventre    da Virgem da Conceição.
     Quando eu pego nos dez,    não posso ali me esquecer:
  76   dez mandamentos ficaram    para o mundo se reger,
     e estes dez se encerra em dois    como todo mundo vê.
  78   Quando eu pego no rei,    me lembra o Rei da Glória
     foi o ente mais poderoso    que já vimos na historia,
  80   que não precisa soldado    para ganhar as vitórias.
     Quando eu pego na sota,    me lembra logo daquela
  82   que toda Jerusalém    enriqueceu só com ela;
     doi aquela que deu à luz    ficando a mesma donzela.
  84   Eis aí, meu comandante,    a razão do seu soldado,
     que eu ganho um soldo mesquinho,    meu soldo é muito esmirrado.
  86   Por isto compro um baralho    que só me custa um cruzado.
     --Ricardo, falaste em todas cartas,    e no valete não falaste?
  88   Não é carta como as outras?    Foi porque não te lembraste?
     --Eu não falei no valete    porque é uma carta ruim;
  90   quando eu compro um baralho,    tiro ela e dou-lhe fim.
     Tem traços desse sargento    que denunciou de mim.
  92                                 --Ricardo, tu sois passado,
     tem vinte anos de praça,    foi tempo bem empregado;
  94   eu te passar a sargento,    vou dar o teu soldo dobrado.--
    

Go Back
2964:2 A Filha do Rei de Espanha (á)            (ficha nº: 4422)

Versión de São Mateus (Santo Espírito, Brasil).   Recitada por Bernadete Vieira Gaia. Recogida por Guilherme Santos Neves, (Colec.: Santos Neves). Publicada en Santos Neves 1983, Romanceiro Capixaba, p. 79.  018 hemist.  Música registrada.

     A filha do Rei da França    foi tomar banho de mar;
  2   caiu a jóia do dedo,    ela se pôs a chorar.
     Vinha passando um barqueiro,    ela se pôs a chamar:
  4   --Venha apanhar minha jóia    que está no fundo do mar!
     --Se eu apanhar sua jóia,    o que que você me dá?
  6   --Dou-lhe um biejo, um abraço,    é o que posso lhe dar.
     --Dei o primeiro mergulho,    vi uma coisa brilhar;
  8   dei o segundo mergulho,    vi a jóia brilhar;
     dei o terceiro mergulho,    foi para me afogar.--

Go Back
0113:105 Señas del esposo (á-a+í)            (ficha nº: 4423)

Versión de Guarapari (Santo Espírito, Brasil).   Recitada por Joventina Simões y Ana Matos y Antônio Alves de Souza. Recogida por Isabel Serrano, 00/00/1959 (Colec.: Santos Neves). Publicada en Santos Neves 1983, Romanceiro Capixaba, pp. 148-151. (notación musical: p. 165).  075 hemist.  Música registrada.

     Senhora dona Clarinda    no seu jardim passeava;
  2   con o pente de ouro na mão    sus cabelos penteava.
     Lançou os olhos ao mar    e viu vir a grande armada:
  4   o comandante que nela vinha    muito bem a comandava.
     -Me diga, seu comandante,    me diga, por su alma,
  6   se o homen que Deus me deu    vem aí na sua armada.
     --Não o vi, nem o conheço,    nem sei que sinais levava.
  8   --Levava cavalo branco    com sua sela dourada;
     na ponta da sua lança,    sinal de guerra levava.
  10   --Este homem eu vi na guerra    com vinte e cinco facadas;
     a mais pequenina delas    era pescoço cortado.
  12   --Ai, triste de mim, viúva!,    ai, triste de mim, coitada!
     Três filhas que Deus me deu    sem nenhuma ser casada.
  14   --Que darias tu, senhora,    a quem o trouxesse aqui?
     --Daria tanto dinheiro    que não tem conta nem fim.
  16   --Eu não quero o teu dinheiro,    isto não pertenece a mim.
     Sou soldado, vou pra guerra,    não persisto por aqui.
  18   Que darias, tu, senhora,    a quem o trouxesse aquí?
     --As telhas do meu telhado,    que são de ouro e marfim.
  20   --Eu não quero as tuas telhas,    isto não pertenece a mim.
     Sou soldado, vou pra guerra,    não persisto por aqui.
  22   Que darias, tu, senhora,    a quem o trouxesse aquí?
     --Daria meu cavalo branco,    que ele deixou para mim.
  24   --Eu não quero o teu cavalo,    isto não pertenece a mim.
     Sou soldado, vou pra guerra,    não persisto por aqui.
  26   Que darias, tu, senhora,    a quem o trouxesse aquí?
     --Daria a limeira de ouro    que ele deixou para mim.
  28   --Não quero a tua limeira,    isto não pertenece a mim.
     Sou soldado, vou pra guerra,    não persisto por aqui.
  30   --Não tenho mais que oferecer    nem vós mais que me pedir.
     --As tranças do teu cabelo    deviam ser para mim.
  32   --Cavalheiro, que tal pedes,    que te atreves a pedir?
     Devias ser arrastrado    em volta do meu jardim,
  34   A um cavalo amarrado.
     --O anel de sete pedras    que contigo reparti,
  36   que é da tua metade?    --Pois a minha eu trago aqui.
     --Se tu eras meu marido,    por que zombavas de mim?
  38   --Quis ver si teu coração    era leal para mim.--

Go Back
2964:3 A Filha do Rei de Espanha (á)            (ficha nº: 5787)

Versión de Victória (?) (Santo Espírito, Brasil).   Recitada por Heloísa Gomes Espíndula. Recogida por Guilherme Santos Neves, (Colec.: Santos Neves). Publicada en Santos Neves 1983, Romanceiro Capixaba, p. 79-80.  016 hemist.  Música registrada.

     Era filha de um rei,    foi aprender a nadar,
  2   Deixou cair su jóia    no fondo do mar.
     La passando um barqueiro,    ela se pôs a chamar.
  4   --Se eu apanhar sua jóia    o que você vai me dar?
     --Dou-te um beijo e um abraço,    é o que posso lhe dar.--
  6   Deu o primeiro mergulho    viu uma coisa brilhar.
     Deu o segundo mergulho    viu uma coisa brilhar.
  8   Deu o terceiro mergulho    ficou no fundo do mar.

Go Back
2964:4 A Filha do Rei de Espanha (á)            (ficha nº: 5788)

Versión de Conceição da Barra (Santo Espírito, Brasil).   Recogida por Bernadette Lyra, (Colec.: Santos Neves). Publicada en Santos Neves 1983, Romanceiro Capixaba, p. 80-81.  018 hemist.  Música registrada.

     Era uma filha de França,    foi tomar banho de mar.
  2   Chegando lá perdeu sua jóia,    ela se pôs-se a chorar.
     Ia passando o barqueiro,    ela se pôs-se a chamar.
  4   --Vá buscar minha jóia    que `tá no fundo do mar.
     --Se eu for buscar tua jóia,    o que que você me dá?
  6   --Dou-te um beijo e um abraço,    é só o que eu tenho pra dar
     Dei o primeiro mergulho,    vi a jóia brilhar.
  8   Dei o segundo mergulho,    fui ao fundo do mar.
     Quando dei o terceiro mergulho,    foi só para me afogar.

Go Back
0666:2 La moza y el Huerco (á-o)            (ficha nº: 4805)

Versión de Sofía (Bulgaria).   Recogida por Manuel Manrique de Lara, 00/00/1911 (Archivo: AMP; Colec.: Manrique de Lara, M.). Publicada en CMP 1978, p. 48, nº 41A.  010 hemist.  Música registrada.

     Ya la toma la madre negra;    ya la lleva de gruta en gruta.
  2   Demandad a la madre negra    qué tal pasó la nochada.
     --Atan negra la nochada,    más amarga la mañana. ¡Ay, qué dolor!
  4   ¡Qué dolor y que mancilla    desta novia desposada!--
     El Huerco se hizo un paxarico;    se le entró por un buraquito.

Nota del editor (SGA): Se repite, tachado, entre los vv. 4 y 5: Ya la toma la madre negra, / la lleva de gruta en gruta.//

Go Back
0380:2 Morir se quiere Alexandre (ó)            (ficha nº: 5906)

Versión de Sofía (Bulgaria).   Recogida por Manuel Manrique de Lara, 00/00/1911 (Archivo: AMP; Colec.: Manrique de Lara, M.). Publicada en Campa 1998, VI.I.9, p. 240.  016 hemist.  Música registrada.

     El buen rey está hazino    de dolor de corazón.
  2   Ya mandan por los doctores    cuantos por el mundo son.
     unos entran, unos salen,    ninguno no le aprovechó.
  4   Ya mandan por el más grande,    el más grande y el mayor.
     --¿Qué vos parece, doctores?    --¡Mal me parece y bien no!--
  6   A la subida de la escalera    de rodillas la subió;
     a la entrada de la puerta    la su toca le cayó.
  8   Se asentó a la cabecera,    el pulso le tocó.

Go Back
0006:259 Muerte del príncipe don Juan (á-a)            (ficha nº: 9318)

Versión de Sofía (Bulgaria).   Recitada por Albert D. Pipano. Recogida por Manuel Manrique de Lara, 00/00/1911 (fecha deducida) (Archivo: AMP; Colec.: Manrique de Lara, M.). Publicada en Petersen-Web 2009, Texto.  034 hemist.  Música registrada.

     Malato está el hijo del rey,    malato que non salvaba.
  2   Siete dotores lo miran    los mejores de Granada.
     Cien ya suben, cien ya abasan,    ninguno le haze nada.
  4   Ainda manca de venir    el do la barba veIlutada.
     Estas palabras diciendo    el dotor que allegaba
  6   subido en mula preta, collar de oro en su garganta.
     So le aconta a su lado,    el pulso ya le tocaba.
  8   --Callentura fuerte tiene,    las tripas tiene dalladas;
     --Tres horas de vida tiene,    una y media ya hay pasado
  10   en esta horica y media    hazelde bien por su alma,
     quien en este muido haze    al otro se lo paga.
  12   listas palabras diciendo    la madre que allegaba.
     --¿Dónde venia, madre loca,    descalza y descabellada?
  14   --Tengo de rogar al Dio    que vos alze de esta cama.
     --Con un ataúd de oro    y una rica mortaja.--
  16   Estas palabras diciendo    las campanas ya sonaban.
     --Apartad, la buena gente,    que ya pasa el mal logrado.--

Variantes: -7a asenta a la cabecera; -9a pasado (sic).
Nota del colector: Se canta el 9 del mes de Av de cada año en memoria de la destrucción del segundo templo de Jerusalén.
Notas: Armistead, CMP 1978, C14.1. Signo diacrítico no preservado: -17a gente g-caron.

Go Back
1487:1 El Cid y Ordoño ponderan cómo responder a la afrenta de Corpes (á-o)            (ficha nº: 3446)

Versión de Chile. Recogida 00/00/1605 Publicada en una versión ant. manuscrita: Biblioteca Nacional, Santiago de Chile (olim Real Audiencia, vol. 1823, pieza 1. Reeditada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 3, pp. 5-8.  056 hemist.  Música registrada.

     Pensatibo estaba el Cid,    lleno de pena y cuidado,
  2   de saber como a sus hijas    los condes an afrentado.
     Alsa los ojos al cielo,    con vos alta y lamentando:
  4   --¡Olbídese Dios de mi    si desto fuese olbidado!
     ¿Cómo olbidare--, decia,    --el agrabio tan pesado,
  6   y el orrendo atrebimiento    que contra mi an usado
     cometer dos alebosos    fementidos y apocados,
  8   pues por lo que no se quiso    este galardón le an dado,
     que an asotado a mis hijas,    las que yo más que a mi amo,
  10   como crueles berdugos,    en el campo apartados?
     ¿Qu` es esto, Ordoño, mi hijo,    qu` es lo qu` estoy aguardando?
  12   ¿No parto para partirlos    y aserlos dos mil pedasos?
     ¿No se paga desta suerte    el agrabio tan pesado,
  14   y el orrendo atrebimiento    que contra nos an tomado?
     --Es necesario, mi tío--,    le dice, el rrostro temblando,
  16   --que se le de cuenta al rey    de todo lo que a pasado,
     y no aciendo justicia,    la que combiene en el caso,
  18   será muy justo hacer las vos    con vuestra propia mano.
     Mas pregunto yo, señor,    ¿que les mobio a los billanos
  20   de semejantes castigos    en cuerpos tan delicados?
     Si fue hecho por bentura    por el aprieto pasado
  22   en ques tubieron los dos    por los leones pasados,
     ¿quién tubo la culpa desto?    ¿quién desto a sido culpado,
  24   que fue echo sin pensar    y en subseso descuidado?
     --El obido de la guarda    del leonero pasado,
  26   lo a pagado doña Elbira    y doña Usor, mi regalo.
     Pagar nos tienen el fecho    por la fe de hijos dalgo.--
  28   Y sin decir otra cosa    se parte el Cid rreventando.

Comentario de V. C. : -26b Doña Usor por Doña Sol. Don Federico Hanssen me comunicó el hallazgo de varios romances y canciones en un manuscrito antiguo de nuestra Biblioteca Nacional, y me proporcionó una correcta copia hecha por él, que después he confrontado cuidadosamente con el original. Estas poesías (al pie de una de las cuales se anota la fecha del «año de mil y seis sientos y cinco, en 4 de marso», y en otro lugar la del «dieziocho de agosto» del mismo año) se encuentran en un expediente del capitán Francisco Donoso Cerrudo, sobre rendición de cuentas del tiempo que desempeñó la curaduría de los menores hijos de don Hernando de Prado y de doña Lorenza Berru, (Real Audiencia, vol. 1823, pieza 1). Contiene este manuscrito veinticuatro composiciones, de las cuales veintidos son romances. De éstos, diez y ocho se hallan o en el Romancero General de 1604, impreso en Madrid por Juan de la Cuesta, o en el de Durán de 1851, sin variantes de importancia; otros dos pertenecen al género lírico y no hacen al caso en este lugar; y los dos restantes, para mí desconocidos, son los que llevan en esta colección los números 3 y 6, que transcribo con su peculiar ortografía, sin más alteraciones que escribir con mayúsculas los nombres propios y añadir la puntuación, que el copista no usa en ninguna parte. El romance que acaba de leerse, que es uno de los dos a que me he referido, cuenta el enojo y el dolor del Cid al saber el ultraje hecho a sus hijas por sus cobardes maridos, los condes de Carrión, y principia con el mismo verso con que comienza aquel otro tan conocido que dice: Pensativo estaba el Cid / viéndose de pocos años// para vengar a su padre / matando al conde Lozano. Parece que Francisco Donoso, que por entonces estaba haciendo el inventario de los bienes de sus pupilos, se distraía de este árido trabajo escribiendo en el mesmo cuaderno los versos que sabía de memoria o que trasladaba de una copia manuscrita, pues no es verosímil que tuviera a. la vista original impreso, a juzgar por la ortografia, y más aún, por las palabras estropeadas y los deslices métricos que se advierten. Es evidente, pues, que no sólo aquello de doña Usor por doña Sol, sino lo del aprieto pasado seguido de los leones pasados y del leonero pasado, para no citar más, son yerros que deben cargarse en la cuenta de la tradición oral. No hacen falta tampoco versos que, por lo ripiosos y prolijo, dan aspecto de vulgar al romance, cuyo principio parece ser popular.
Título original: Enojo del Cid al saber la afrenta hecha a sus hijas.

Go Back
1607:1 Altas y soberbias torres (á-a)            (ficha nº: 3449)

Versión de Chile. Recogida 00/00/1605 Publicada en Biblioteca Nacional, Santiago de Chile (olim Real Audiencia, vol. 1823, pieza 1 [versión ant. ms.]. Reeditada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 6, pp. 13-14.  020 hemist.  Música registrada.

     ¡Altas y soberbias torres    qu`estais a orilla de Francia,
  2   funestos y altos sipreses    que siñen buestras murallas,
     donde estáis puesta en priçion,    mi señora doña Blanca,
  4   la que me crió a sus pechos    por haser me hijo d`España!
     Por traidora la guardáis,    torres, muros, fuertes tapias,
  6   sin que la pobre señora    tenga culpa o sea culpada.
     Bernardo del Carpio soy,    que pues mis bos nos ablanda,
  8   sabré con mi fuerte braso    derribaros y bengarla.
     No me llaméis español    si de buestras fuertes casas
  10   no la libro, pues [me] libro    de matarme y de matalla.

Comentario de V. C. : . No es éste, precisamente, un romance narrativo, a menos que se le considere sólo como principio o parte de otro. Tampoco es popular; pero creo que merece transcribirse por su gallarda entonación, por ser tal vez desconocido, y aún por la disconformidad que muestra con la tradición. Según ésta, la madre del famoso guerrero leonés se llamaba doña Jimena, no doña Blanca, como aparece en el romance, sin que pueda pensarse en una substitución de palabras, pues el nombre está asegurado por el asonante. La tradición no dice tampoco que a doña Jimena se le haya puesto en prisión, en una torre o fortaleza situada "á orilla de Francia", sino que el rey su hermano la obligó a profesar en un monasterio, cuando supo que estaba casada con el conde de Saldaña (Primera Crónica General, p. 350.) Hay otra tradición, muy remota, que hace a Bernardo hijo de doña Thiber o doña Timbor, hermana de Carlo Magno, seducida por el conde de Saldaña durante una peregrinación a Santiago de la princesa carolingia (Primera Crónica General, p. 351). Ahora bien, en el romance transcripto, Bernardo no dice que doña Blanca sea su madre, sino "que lo crió a sus pechos para hacerlo hijo de España", lo que parece significar que Bernardo no era, por su sangre sin duda, enteramente español, aunque adquirió en la cuna esta calidad, por haberlo amamantado con su leche la española doña Blanca. ¿Sería esta señora su nodriza, y madre adoptiva suya a un mismo tiempo?. . . Los romances nombran Elvira Sánchez a el aya de Bernardo. Luego dice: Por traidora la guardáis, / torres, muros, fuertes tapias,//sin que la pobre señora tenga / culpa o sea culpada//. ¿Qué traición es ésta de que ella no tiene la culpa? . . . Si dona Blanca es la madre de Bernardo y su traición consiste en haber casado secretamente con el conde de Saldaña, que de otra cosa no ha sido acusada, ¿cómo puede decir Bernardo que está exenta de culpa? He de confesar que no entiendo este romance, y que, si trato de explicármelo imaginando diversas soluciones, ninguna hipótesis me satisfaee. Sobre la procedencia de esta versión, véase el comentario al romance 3. [Por comodidad repito a continuación el comentario de V. C. al nº 3. SHP]Don Federico Hanssen me comunicó el hallazgo de varios romances y canciones en un manuscrito antiguo de nuestra Biblioteca Nacional, y me proporcionó una correcta copia hecha por él, que después he confrontado cuidadosamente con el original. Estas poesías (al pie de una de las cuales se anota la fecha del «año de mil y seis sientos y cinco, en 4 de marso», y en otro lugar la del «dieziocho de agosto» dei mismo año) se encuentran en un expediente del capitán Francisco Donoso Cerrudo, sobre rendición de cuentas del tiempo que desempeñó la curaduría de los menores hijos de don Hernando de Prado y de doña Lorenza Berru, (Real Audiencia, vol. 1823, pieza 1). Contiene este manuscrito veinticuatro composiciones, de las cuales veintidos son romances. De éstos, diez y ocho se hallan o en el Romancero General de 1604, impreso en Madrid por Juan de la Cuesta, o en el de Durán de 1851, sin variantes de importancia; otros dos pertenecen al género lírico y no hacen al caso en este lugar; y los dos restantes, para mí desconocidos, son los que llevan en esta colección los números 3 y 6, que transcribo con su peculiar ortografía, sin más alteraciones que escribir con mayúsculas los nombres propios y añadir la puntuación, que el copista no usa en ninguna parte.
Título original: Bernardo del Carpio.

Go Back
0075:48 Delgadina (á-a)            (ficha nº: 3452)

Versión de Chile s. l. (Chile).   Recogida entre 1900-1912 (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 9 (B), pp. 29-31.  052 hemist.  Música registrada.

     Un rey tenía tres hijas    bonitas como la plata,
  2   la más bonita de ellas    Delgadina se llamaba.
     --Delgadina, hija mía,    tú has de ser mi enamorada.
  4   --No lo permitan los cielos    ni la Virgen consagrada,
     que teniendo madre viva    sirva yo de enamorada.
  6   --¡Hala, hala, caballeros,    a Delgadina encerrarla;
     no darle el pan a comer    ni darle a beber el agua,
  8   y darle sólo a comer    tocino y carne salada!--
     Un día por la mañana    salió a divisar su hermana
  10   y le dijo: --Hermana mía,    alcánzame un jarro de agua
     que el corazón se me seca    y el alma se me arranca.
     --. . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
  12   ¿Por qué no hiciste    lo que mi padre mandaba?
     --Madre mía, madre mía,    alcánceme un jarro de agua,
  14   que el corazón se me seca    y el alma se me arranca.
     La madre le contesta:    --Hija mía desgraciada,
  16   ya va para siete meses    que me haces ser mal casada.
     --Padre mío, padre mío    alcánceme un jarro de agua,
  18   que el corazón se me seca    y el alma se me arranca.
     El padre le contesta:    --¿Serás tú mi enamorada?
  20   --Si lo seré, padre mío    aunque sea condenada.
     --¡Hala, hala, caballeros,    a Delgadina darle agua,
  22   unos con jarro de oro,    otros con jarro de plata,
     y el primer grande que llegue    tiene una ciudad ganada!--
  24   El primer grande que llega    y Delgadina que acaba.
     ¡Ya te fuiste, Delgadina,    como un ángel a los cielos
  26   y tu padre, condenado    a los profundos infiernos!

Go Back
0075:51 Delgadina (á-a)            (ficha nº: 3455)

Versión de los campos del Sur (Chile).   Recitada por Sara Garrido (25a). entre 1900-1912 (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 12 (E), pp. 34-36.  046 hemist.  Música registrada.

     Tres hijas tenía el rey    bonitas como la plata.
  2   la menorcita de ellas    Delgadina se llamaba.
     Un día, estando en la mesa,    mucho el padre la miraba:.
  4   --Hija mía Delgadina,    ¿podrís ser mi enamorada?
     --No lo permita ni Dios    ni la Virgen consagrada;
  6   de ser mujer de mi padre,    madrastra de mis hermanas.
     --¡Alto, alto, dijo el rey    ,a Delgadina encerrarla,
  8   y si pide que comer    delen la carne salada,
     y si pide que beber    delen la hiel más amarga!--
  10   Al otro día de mañana    se asoma a su balcón,
     y a su hermana divisó    [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]
  12   --Hermana del alma mía,    alcánzame una jarro de agua,
     que se me seca la vida    y el alma se me arranca.
  14   --Hermana del:alma mía,    yo no puedo pasarte agua.
     que si mi padre lo sabe,    la cabeza me cortaba.--
  16   [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]    divisó a la otra hermana:
     --Hermana del alma mía,    alcánzame una jarro de agua,
  18   que se me seca la vida    y el alma se me arranca.--
     A la madre divisó    [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]
  20   --¡Ay!, madre del alma mía,    alcánceme una jarra de agua,
     que se me seca la vida    y el alma se me arranca.
  22   --Hija mía Delgadina,    yo no puedo pasarte agua.
     pues si tu padre lo sabe    la cabeza me cortaba.--

Notas de V. C. -4b Es común en el pueblo chileno substituir la terminación verbal éispor is, así en el presente como en el futuro: comís, comerís, por coméis, comeréis; -8b, -9b Metátesis de denle, de uso general en Chile.

Go Back
0075:52 Delgadina (á-a)            (ficha nº: 3456)

Versión de un pueblo del Sur (Chile).   Recitada por Margarita Ramírez (80a). entre 1900-1912 (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 13 (F), pp. 36-37.  039 hemist.  Música registrada.

     Un rey tenia tres hijas    muy hermosas y galanas,
  2   y la menorcita d`ellas    Delgadina se llamaba.
     Un día, estando comiendo,    el rey se quedó mirándola.
  4   --¡Ay, padre!, ¿por qué me mira?,    que su mirada me mata.
     --¡No te he de mirar pues, hija,    si has de ser mi enamorada!
  6   --No lo permitan los cielos    [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]
     que teniendo madre viva    sirva yo de enamorada.
  8   --Vengan criados y más criados,    a Delgadina encerrarla:
     cuando pida de comer    delen la carne salada;
  10   cuando pida de beber    delen la hiel más amarga.--
     De allí salió Delgadina    muy triste y desconsolada;
  12   le da vuelta a su balcón    y halla a su madre sentada:
     --Madre, por amor de Dios,    alcánzame un jarro de agua,
  14   que el corazón se me seca    y la vida se me acaba.
     --Vengan criados y más criados,    a Delgadina encerrarla,
  16   que va por los nueve meses    que por ti hago mal casada.--.
     [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]    [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]
     --Vengan criados y más criados    Delgadina a darle agua.--
  18   El uno en un jarro de oro,    el otro en un jarro `e plata,
     al que llegare primero    a una ciudad se le manda.
  20   Antes de que llegue el agua,    Delgadina que se acaba.

Nota de V. C. : -9b, 10b Metátesis de denle, de uso general en Chile.

Go Back
0075:53 Delgadina (á-a)            (ficha nº: 3457)

Versión de Chile s. l. (Chile).   Recogida entre 1900-1912 (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 14 (G), pp. 37-44.  018 hemist.  Música registrada.

     Un rey tenía tres hijas    bonitas como la plata,
  2   y la menorcita d`ellas    Delgadina se llamaba.
     Un día, estando en la mesa,    el padre que la miraba.
  4   --¿Qué me miras, padrecito,    qué me miras, que me matas?
     --¡No te he de mirar pues, hija,    si has de ser mi enamorada!
  6   --No permita Dios del cielo,    ni la Virgen soberana,
     que sea mujer de mi padre,    madrastra de mis hermanas.--
  8   Llamó pajes y criados,    como trajo de Granada:
     --Encierren a Delgadina,    delen la carne salada.--
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Nota de V. C. : -9b Metátesis de denle, de uso general en Chile.

Go Back
0113:87 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 3459)

Versión de un pueblo del Sur (Chile).   Recitada por Margarita Ramírez (80a). entre 1900-1912 (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 16 (B), pp. 45-46.  036 hemist.  Música registrada.

     --Catalina, mi señora,    lindo cuerpo pagoney,
  2   yo me embarco para Francia,    ¿qué mandáis o qué queréis?
     --Que a mi marido del alma    mil encomiendas le deis.
  4   --¿Me diréis que señas tiene?    --Ya luego se las diré.
     Es un mozo zarco y rubio    en el hablar muy cortés,
  6   en la cabeza `e la enjalma    lleva las armas del rey,
     en la punta de la espada    lleva un se y un aromé.
  8   --Ese mozo que usté dice    años ha que muerto es;
     en un juego de los dados    muerte le dio un filomé,
  10   y me ha dejado el encargo    que me case con usté.
     --Quita de aquí, caballero,    caballero descortés,
  12   que a mi marido del ama    cien años lo aguardaré;
     si a los cien años no viene,    a un convento yo me iré.
  14   Dos hijas doncellas tengo,    con ellas me entraré;
     dos hijos varones tengo,    al rey los entregaré
  16   para que sean vasallos    y defiendan por su fe.--
     Entonces el caballero,    al ver su honrada mujer,
  18   l` echa los brazos al cuello    y dice: --Yo soy tu bien.--

Notas de V. C. : Encomiendas por recados, memorias, es acepción castellana desconocida en Chile. Esta palabra debió estar en la versión original, aunque no figura en ninguna de las publicadas que han llegado a mi noticia.
Título original: El reconocimiento del marido (versión B).

Go Back
0113:90 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 3462)

Versión de los campos del Sur (Chile).   Recitada por Sara Garrido (25a). entre 1900-1912 (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 19 (E), pp. 51-52. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XIV, p. 243-244, 15.1.  034 hemist.  Música registrada.

     --Catalina, Catalina,    lindo cuerpo aragonés,
  2   yo me embarco para Francia,    ¿qué dice su piquerey?
     --No le encargo ni le pido    y menos que me dé,
  4   que si veis a mi marido    mil encomiendas le deis.
     --Las señas de su marido. . .    --Sí, señor, se las daré:
  6   él es hlanco, pelo rubio,    y en el hablar muy cortés;
     en la punta del bastón    tiene las armas del rey.
  8   --Por las señas que me da.    su marido muerto es,
     en Valencia lo mataron    en casa de un genovés,
  10   y me encargó a sus hijitas    y sus haciendas también,
     y, por más senas, me dijo:    «cásese con mi mujer».
  12   --Quita, noble caballero,    desatento y descortés,
     que a mi marido de mi alma    seis más lo esperaré.
  14   Si a los seis años no vuelve,    de monja me entraré.
     Tres hijos varones tengo,    los tres se los mando al rey,
  16   que peleen por la patria    y defiendan por la fe.--
     La abrazó entonce` y le dijo:    --Tú eres mi honrada mujer--

Comentario de V. C. : -4b encomiendas por recados, memorias, es acepción castellana desconocida en Chile. Esta palabra debió estar en la versión original, aunque no figura en ninguna de las publicadas que han llegado a mi noticia.
Título original: El reconocimiento del marido (versión E).

Go Back
0234:38 Albaniña (ó)            (ficha nº: 3479)

Versión de los campos del Sur (Chile).   Recitada por Sara Garrido (25a). entre 1900-1912 (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 36 (B), pp. 81-82.  042 hemist.  Música registrada.

     --Tú eres mujer muy bonita,    eres más linda que el sol,
  2   ¡quién te pudiera gozar    una noche sin temor!
     --Me gozará usté, mancebo,    una noche y otras dos,
  4   ahora que don Alberto    anda en el campo de León.--
     En esta consulta estaban    y don Alberto llegó;
  6   se para a abrirle la puerta,    toda perturbá se vio.
     --¿Qué tiene, doña Miquela,    que ha mudado la color?
  8   --Nada, mi señor Alberto;    la llave se me perdió.
     --Si su llave era de plata,    de oro se la vuelvo yo.
  10   ¿De quién es ese caballo    que en mi huerta relinchó?
     --Suyo, mi señor Alberto,    su padre se lo mandó.
  12   --¿De quién es esa montura    que hay en el corredor?
     --Suya, mi señor Alberto,    su hermano se la dejó.
  14   --¿Y de quién son esos pasos    que andan en mi pabellón?
     --Máteme, señor Alberto,    que le he llamado traición.--
  16   Sacó un puñal encerado,    nueve puñalás le dio.
     En las últimas estaba,    a dos muchachos llamó:
  18   --Tomen a estos dos chiquillos,    a su abuelo llevenlós;
     si pregunta por la madre,    díganle que se murió.--
  20   De aquí se siguió la guerra    de dos hombres de valor:
     don Carlos murió a la una,    don Alberto a puesta `e sol.

Nota de V. C. -7aMiquela por Mácada; es muy común; -16a Encerado por acerado.
Título original: La mala mujer, (versión B).

Go Back
0234:40 Albaniña (ó)            (ficha nº: 3481)

Versión de algún pueblo del Sur (Chile).   Recitada por Beatríz Madrid (50a). entre 1900-1912 (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 38 (D), pp. 84-85.  037 hemist.  Música registrada.

     --¿Qué haces, niña, enramada    en ese huerto de amor?
  2   Desenramarla pudiera    el hijo `el emperador.
     --Dormirá usté, don Carlos,    una noche y otras dos,
  4   cuando mi marido salga    por los campos de Veloz.
     A puñaladas lo maten,    nos gozaremos los dos,
  6   cuervos le saquen los ojos    y águilas el corazón.--
     Cuando [era ] la medianoche,    fue cuando Alberto llegó.
  8   Una criada que tenía    f ue la que los acusó:
     --¡Ay de mí, señor Alberto,    que le han hecho traición!--
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
  10   --¿De quién es ese caballo    que al mío le contestó?
     --Suyo, señor Alberto,    mi padre se lo mandó.
  12   --¿De quién son esas armas,    que al verlas me admiro yo?
     --Suyas, señor Alberto,    mi hermano se las dejó.
  14   --¿De quién son esos pasos    que van para el mostrador?
     --Máteme, señor Alberto,    que le he hecho traición yo.--
  16   Tomó el puñal cristalino,
     le dio nueve puñaladas    y de la menor murió.
  18   Desde aquellas mismas horas    la batalla se empezó:
     Alberto murió a la una,    Carlos a puesta de sol.

Título original: La mala mujer, (versión D).

Go Back
0234:42 Albaniña (ó)            (ficha nº: 3483)

Versión de los campos del Sur (Chile).   Recogida entre 1900-1912 (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 40 (F), p. 87.  010 hemist.  Música registrada.

     Estando la blanca niña.    estando la blanca flor
  2   estando la blanca niña    sentada en su bastidor,
     llega por ahí don Carlos,    el hijo `el emperador.
  4   --Suba, suba, caballero,    suba, suba sin temor,
     que mi marido anda fuera    por los llanos de Morón.

Nota de V. C. : Este estribillo no tiene sentido en Chile. En España se designaba con el apodo de negros, a los liberales de 1820 que siguieron al infortunado caudillo de Las Cabezas de San Juan. (Vide Bretón de los Herreros, La Independencia, acto III, escena 8).
Título original: La mala mujer, (versión F).
Comentario de V. C. : Este es uno de los viejos romances que mayor difusión han alcanzado: se canta todavía en varias provincias de España, y aun lo recuerdan los judíos de Levante. En Portugal está bastante divulgado y es muy popular en Chile. Las variantes que he recogido se asemejan, más que a otras, a las regionales de Cataluña. El comienzo de éstas: Un día por la mañana, / mañana de l`Acensió,//troba la puerta enramada de linda flor de limón. / /(Milá, Romancerillo, p. 241.) Dematí de matinada / del día d`Ascensió,// el portal li enramellaren / de flors y fuyes d`olor. // (Aguiló, Romancer, p. 97.) es el de las versiones C y E, y no se encuentra en ninguna de las castellanas y portuguesas que yo conozco. El duelo del marido y el amante con que terminan las versiones chilenas, es propio también sólo de las variantes catalanas. En la versión B hay un pasaje que no hallo en ninguna de las españolas y portuguesas. Se refiere a la mujer: En las últimas estaba, / a dos muchachos llamó://--Tomen a estos dos chiquillos, / a su abuelo llevenlós;//si pregunta por la madre, / díganle que se murió. --// En dialecto monferrino existe una canción muy parecida a este romance, no sólo en el fondo, sino en ciertos detalles: --Cumari, la mioi cumari, / jaurei ca vena drumí cun vui? / --Cumpari, lo mioi cumpari, / fé pira cma ch` jaurei vui. / --Cumari, la mioi cumari, / vostir marí d`a l`hei mandá? / --Me marí l`é andá a cacia / ansem ai caciadur-- Etc. (Ferraro, Canti pop. monferrini, p. 6.) El texto antiguo del romance de La mála mujer, publicado por Wolf en la Primavera, puede consultarse en el t. VIII, p. 252, de la Antología de Menéndez Pelayo [ Albaniña: tema 197, versión 27, ficha 1550 en la base de datos. SHP]. En el t. X. de esta misma obra se encontrarán otras curiosas versiones.

Go Back
0222:8 Bernal Francés (í)            (ficha nº: 3485)

Versión de Chile s. l. (Chile).   Recogida entre 1900-1912 (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 42 (B), pp. 91-92.  044 hemist.  Música registrada.

     --¡Válgame el Dios de los cielos,    válgame el padre San Gil!
  2   ¡Oh! ¿qué caballero es éste    que mis puertas hace abrir?
     --Señora, soy el Francés,    quien te solía servir,
  4   que si no me abres la puerta    aquí me verás morir.--
     Toma un candil en la mano    y ella misma le va a abrir,
  6   y lo toma de la mano,    lo lleva por un jardín,
     lo acuesta en cama de holanda,    donde él solía dormir.
  8   --¿Qué tiene, señor Francés,    qué tiene, triste de mí?
     ¿Que ha dejado amor en Francia    o le han dicho mal de mí?
  10   --No he dejado amor en Francia,    ni me han dicho mal de ti;
     tengo un dolor en el alma    que no me deja dormir.
  12   --No le tema a mis criados,    porque los mandé a dormir,
     ni menos a mi marido,    porque está lejos de aquí.
  14   --Yo no temo a tus criados,    porque ellos temen de mí,
     ni menos a tu marido,    que en tus brazos está aquí.
  16   --¡Oh! mal haya mi desgracia    y el día en que yo nací:
     con mi marido en mis brazos    y nunca lo conocí!
  18   --Mañana por la mañana    te acabarás de vestir:
     tu cuerpo será la grana    y mi espada el carmesí.
  20   Llamarás al buen Francés,    que arrastra duelo por tí;
     llamarás a tus hermanos,    que me vayan a seguir;
  22   yo me voy a entrar de cura    al convento de San Gil.

Nota de V. C. : -12a Vide rom. 41, -19b nota.
Título original: La adúltera (versión B).

Go Back
0191:14 La dama y el pastor (estróf. (vill. glos. ))            (ficha nº: 3496)

Versión de Valdivia (Chile).   Recitada por Juan Soto (18a). Recogida entre 1900-1912 (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 52 (B), pp. 118-120. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº__,15.2, p. 107.  044 hemist.  Música registrada.

  1A   Una niña en una fiesta
     le dice a un. pastor: --Espera,
     que por ti anda la zagala
     de amor que se desespera.
  1B   --No me hables de esa manera,
     (responde el villano vil),
     mi ganado está en la sierra,
     con él me voy a dormir.--
  2A   --Mira qué lindos cabellos,
     ya llevarás que contar,
     el sol se divierte en ellos
     cuando me siento a peinar.
  2B   --Yo no me enamoro d`ellos,
     (responde el villano vil),
     mi ganado está en la sierra,
     con él me voy a dormir.--
  3A   --Mira que pie tan pulido
     para un zapato bordado,
     mira que soy niña tierna,
     `toy rendida a tu mandado.
  3B   --Zagala, cuando me hablaste
     de amores, no te atendí;
     perdóname, dueña amada;
     si en algo yo te ofendí.
  4A   --Pastorcito, ya no es tiempo,
     no me quieras perseguir;
     tu ganado está en la sierra,
     con él te irás a dormir.
  4B   --Te ofrezco una chigua de oro
     y unos caños de marfil,
     tan sólo por que me digas
     si yo me quedo a dormir.
  5A   --No quiero tu chigua de oro
     ni tus caños de marfil;
     tu ganado está en la sierra,
     con él te irás a dormir.
  5B   --Te ofrezco dos chiguas de oro,
     mis gualatos, mi sombrero,
     tan sólo por que me digas
     si esta noche yo me quedo.
  6A   --Cuando quise, no quisiste,
     ahora que quieres, no quiero,
     pasaré mis días tristes
     donde los pasé primero.--
                         Cogollo
                         Mi señor don. Fulanito
                         cogollito colorado,
                         el joven perdio a la niña
                         por dormir con su ganado.

Notas de V. C. : -4Ba Chigua: Cuando es hecha de cordeles o correas, semeja una red y sirve para el acarreo de pescados, legumbres y gavillas. Cuando es hecha de cañas o maderos rústicos, parece una jaula, y colgada de una viga, en el centro de las habitaciones, a dos metros del suelo, sirve a la gente del campo para preservar de las riatas los quesos, el chargui (tasajo, cecina), y demás víveres de guarda. Hay chiguas de cordel ú otro material flexible que sirven de cunas; -4Bb La versión andaluza de Fernán Caballero dice: te he de poner una fuente / con unos caños doradosa //. . . . etc.; -5BbGualato: Especie de pico o azadón de madera y hierro; o solamente de madera. para remover la tierra; Fin: Cogollo: Vide la nota de la versión anterior.

Go Back
2988:1 Tres hijas de la señora de bien (é)            (ficha nº: 3533)

Versión de Chile s. l. (Chile).   Recogida entre 1900-1912 (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 89, pp. 201-203.  030 hemist.  Música registrada.

     A la quinta, quinta, quinta    de una señora de bien,
  2   llega un lindo caballero    corriendo a todo correr.
     Como el oro es su cabello,    como la nieve su tez,
  4   como luceros sus ojos    y su voz como la miel.
     --Que Dios os guarde, señora.    --Caballero, a vos también.
  6   --Dadme un vasito de agua,    que vengo muerto de sed.
     --Fresquita como la nieve    caballero, os la daré,
  8   que mis hijas la trajeron    al tiempo de amanecer.
     --¿Son hermosas vuestras hijas?    --Como el sol de Dios las tres.
  10   --¿Dónde están, que no las veo?    --Cada cual en su quehacer,
     que así deben estar siempre    las mujercitas de bien.
  12   --Decidme ¿cómo se llaman?    --La mayor se llama Inés,
     la medianita Angelina,    la más pequeña Isabel.
  14   --Decid a todas que salgan,    que las quiero conocer.
     --La mediana y la pequeña    a la vista las tenéis,
  16   que por veros. han dejado    de planchar y de coser.
     La mayor, coloradita    se pone cuando la ven,
  18   y ésa está en su cuarto, cose    que cose, y vuelta a coser.
     --Lindas son las dos que veo,    lindas son como un clavel,
  20   pero debe ser más linda    la que no se deja ver.
     Que Dios os guarde, señora.    --Caballero, a vos también.--
  22   Y se marcha el caballero    corriendo a todo correr.
     A la quinta, quinta, quinta    de la señora de bien,
  24   llegan siete caballeros,    siete semanas después:
     --Señora, buena señora,    somos los criados del rey,
  26   que hoy hace siete semanas    vino aquí muerto de sed.
     Tres hijas como tres rosas    nos ha dicho que tenéis:
  28   venga, venga con nosotros    ésa que se llama Inés,
     ésa que coloradita    se pone cuando la ven,
  30   que allá en los palacios reales    va a casarse con el rey.--

Comentario de V. C. : Tengo de este romance cinco versiones, sin variantes dignas de notarse. El texto que reproduzco no es el de ningúna de ellas, sino el publicado con el título de Cuento infantil por la fenecida revista chilena El Mensajero del Pueblo, año 1, p. 326, que ha sido indudablemente el que se propagó. He hablado con algunos de los pocos colaboradores sobrevivientes de aquella publicación, sin lograr saber nada del origen de este romance, que tampoco encuentro en ningún libro español. No lo creo chileno; pero sí moderno, y acaso usado en algún juego de niñas, como el que en Chile comienza: Hilo de oro, hilo de plata, / vamos ju` ando al ajedrez; que en España se canta a veces así, con una repetición inicial muy parecida a la del romance en que me ocupo: A la cinta, cinta de oro, / cinta de oro de un marqués . . . . . Como la divulgación del romance de Las tres hermanas es de poco tiempo, y la mimosa poesía se graba fácilmente en la memoria, las versiones que he recogido, aunque procedentes de diversas provincias, reproducen con bastante fidelidad el texto que publico, y no es necesario insertarlas.
Título original: Las tres hermanas.

Go Back
0702:2 La Virgen sueña la Pasión (8+8 í-a+estróf.)            (ficha nº: 3534)

Versión de Chile s. l. (Chile).   Documentada en o antes de 1910. (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Laval 1910, Oraciones populares, ensalmos i conjuros chilenos comparados con los que se dicen en España, pp. 67-68. Reeditada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 90 (A), p. 205.  020 hemist.  Música registrada.

     En el monte de Belén    está la Virgen María
  2   con su librito en las manos,    que ella rezaba y leía.
     Llega su hijo precioso:    --¿Así rezáis, madre mía?
  4   --No rezo, sino que velo    tus pies y manos benditas,
     la llaga de tu costado,    y tu boca humedecida
  6   con vinagre y hiel amarga,    dulce Jesús de mi vida.--
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
     El que rece esta oración    tres veces continuamente,
  8   verá a la Madre de Dios    tres horas ante` `e su muerte.
     Quien la sabe y no la reza,    el que l`oye y no la aprende,
  10   cuando llegue el día `el juicio    verá lo qu` ella contiene.

Título original: La Virgen presiente la Pasión.

Go Back
2989:2 Las cinco llagas (á)            (ficha nº: 3538)

Versión de Chile s. l. (Chile).   Documentada en o antes de 1910. (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Laval 1910, Oraciones populares, ensalmos i conjuros chilenos comparados con los que se dicen en España , p. 69. Reeditada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 94, p. 211.  010 hemist.  Música registrada.

     Cuando Jesucristo vino,    puso un pies en el altar,
  2   por los pies le corre sangre,    por ias manos mucha más.
     --Quítate de a` i, Maudalena,    no te canses de llorar,
  4   qu` éstas son ias cinco llagas,    por ellas he de pasar,
     por los chicos y los grandes    y toda la cristiandad.

Nota de V. C. : -3a Maudalena: en las combinaciones ag., eg, og, la g se vocaliza en u: maunífico, impreunar, douma, por magnífico, impregnar, dogma. Esto mismo ocurre en las combinaciones ar, ec, oc: intauto. reuto, douto, por intacto, recto, docto.
Comentario de V. C. : Principio de un romance devoto, que en la tradición popular va precedido y seguido de otros versos, con los cuales forma una oración que tiene "virtudes prodigiosas para librar de todo peligro", según la información recogida por el señor Laval. En la página 75 de la misma obra hay otra versión.
Título original: Jesús y la Magdalena.

Go Back
0902:3 La enamorada de Cristo (á-a)            (ficha nº: 3557)

Versión de Chile s. l. (Chile).   Recogida entre 1900-1912 (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 112 (C), pp. 314-317.  095 hemist.  Música registrada.

     En una augusta ciudad,    corte insigne y celebrada,
  2   sucedió un día de Corpus,    de que después de acabada
     la procesión, y traer    por las calles y las plazas
  4   nuestro Dios sacramentado,    dándole mil alabanzas;
     y cuando el señor obispo    con un canónigo estaba
  6   platicando del sermón,    sus puntos y circunstancias,
     observaron una niña,    qu` era un hechizo el mirarla,
  8   visitando los altares,    puesta en cruz y arrodillada,
     su cara como un lucero,    que a seis años no llegaba,
  10   y hacía unas suspensiones    que se quedaba elevada.
     Reparó el señor obispo    en la acción de la muchacha;
  12   dijo el canónigo luego:    --¿Ha visto usía tal gracia?
     Repare bien en la niña:    es bella, quiero llamarla.
  14   Ven acá, niña, le dice,    vení luego, que te llamo.
     --Aqui estoy, señor usía,    siempre obediente a sus plantas,
  16   una esclava a quien mandar,    humilde, inocente y casta.
     --¡Qué buena está la respuesta!    ¡Parece mujer anciana!
  18   Dime, niña, lo que pides    cuando te estás elevada.
     --Yo pido que como es día    que la religión cristiana
  20   celebra del Sacramento    sus benditas alabanzas,
     vengo a pedirle a Jesús    que me conceda su gracia
  22   de ser su esposa querida,    ser religiosa descalza.
     --Díme, niña, y ese Dios    que tanto le quieres y amas,
  24   antes de crear el mundo,    díme, niña, ¿dónde estaba?
     --Señor, estaba en sí mismo    todo el poder de su gracia,
  26   porque Dios no tuvo padre    ni fue formado de nada:
     antes de todos los siglos    Dios en sí mismo se estaba.
  28   --Díme ¿de qué fue formado    en las vírgenes entrañas
     de nuestra madre María,    ese Jesús a quien amas?--
  30   Se rió un poquito y dijo:    --¡La pregunta me hace gracia!
     De la preciosa sangre,    suprema y calificada
  32   de su corazón sagrado,    Madre de toda mi alma.
     --¡Válgame Dios, la chiquilla!    ¿No es un portento escucharla?
  34   Díme, para que Dios baje    a la hostia consagrada,
     ¿se hacen muchas oraciones    o dicen muchas palabras?
  36   --Con cinco palabras solas    Cristo de los cielos baja.
     y viene a las propias manos    del que la hostia consagra.
  38   --Niña, no lo sabes tú.    --Bien lo sé, pero no es tanta
     la dignidá, y no tenemos    la mujeres dicha tanta
  40   para poderlas decir.    [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]
     Pongamos en discusión,    y si usía a mí me gana,
  42   haré yo solemne voto    con todas tas circunstancias.
     Las bazas han de ser cinco,    porque cinco son tas llagas
  44   que mi amado Jesús tiene    en su cuerpo bien selladas.
     --Tira una, pues te crees    del todo bien agraviada.
  46   --Ya que he de ser la primera,    en el nombre de Dios vaya.
     una mujer mereció    de todo un Dios ser llamada
  48   «Madre mía», muchas veces,    «lumbre de toda mi alma!»
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Notas de V. C. : -2bde que: Este es uno de los casos en que entre nosotros, se antepone indebidamente la preposición de al que anuniativo. "Me creo de que sí", "parece de que no volverá", "De manera de que llegó tarde", son contrucciones con que se solaza mucha gente; -14b vení: El imperativo popular de poner es pone o poné, según la naturaleza del mandato. Pone la mesa muchacha, significaría una orden más o menos perentoria, "poné" sería mejor una recomendación cariñosa; "pon", muy poco usado, demostraría ya enojo. Esta distinción es aplicable al imperativo de muchos otros verbos: "anda" y "andá", "trae" y "traé", "ven" y "vení," , etc.
Comentario de V. C. : Este vulgarísimo romance, de los peores que la musa devota ha inspirado álos bardos callejeros de la península, está bastante difundido en Chile, por razón de su asunto, sin duda. Figura en el índice de Durán entre los pliegos sueltos dei çiglo XVIII en adelante, con el siguiente título: La enamorada de Cristo, María Jesús de Gracia (Vide Romancero, t. 1, pág. LXXXIX.)

Go Back
0766:6 El guapo Luis Ortiz (á-o)            (ficha nº: 3562)

Versión de un pueblo del Sur (Chile).   Recitada por Margarita Ramírez (80a). entre 1900-1912 (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 118 (D), pp. 336-338.  048 hemist.  Música registrada.

     Bisortiz llama el mozo,    Bisortiz el afamado;
  2   una tarde, estando a solas,    fue su padre a aconsejarlo:
     --¡Ay, hijo! que por tu causa    la hacienda se va acabando:
  4   toma veinticinco pesos,    una espada y un caballo,
     pónete luego en camino,    anda a Francia de soldado.--
  6   El hijo, como era un loco;    a su padre no ha escuchado;
     le daba un tiento a la puerta    como un toro desastrado.
  8   Al dar vuelta de una esquina    halla a su tío peleando,
     y por defender por él    de puñaladas ha dado.
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
  10   Siguen por un arenal,    donde Bisortiz ha entrado:
     Bisortiz, lo que los vío,    arranca, como era un rayo;
  12   el caballo va faltando,    y ya lo van alcanzando.
     Con la punta de la espada    una raya ha formado:
  14   --Juro por el alto Dios,    por San Pedro y por San Pablo,
     por los cuatro evangelistas    que tiene el Señor al lado,
  16   a que al que me pase esta raya    yo lo he de hacer mil pedazos.--
     Le responde un tío suyo    a quien quiere como hermano:
  18   --Date, date, Bisortiz,    date, date, Bis hermano,
     que aquél que ayer heriste    en la cancha está jugando.--
  20   Ya llevan a Bisortiz    preso y todo aliado,
     al destino donde debe    Bisortiz de ser colgado.
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
  22   Bisortiz, que se vio libre,    dos espadas ha tomado;
     de veinticinco corchetes,    ni el que manda se ha escapado.
  24   ¡Y que viva Bisortiz    para vengar un agravio!

Notas de V. C. : -1a Bisortiz: Así pronunciaba claramente la recitadora; -5a pónete: El imperativo popular de poner es pone o poné, según la naturaleza del mandato. Pone la mesa. muchacha, significaría una orden más o menos perentoria, "poné" sería mejor una recomendación cariñosa; "pon", muy poco usado, demostraría ya enojo; -11a vío: La tercera persona del presente de indicativo de ver se pronuncia a veces vío, y, afectadamente, vido; -19b cancha: Sitio limpio y desembarazado de obstáculos, cerrado o abierto, que tiene diversos empleos. -20b sic; En el romance se alude seguramente a la cancha de bolas, que sirve para el juego de las argollas.

Go Back
5140:2 Agustín Urra (ó)            (ficha nº: 3567)

Versión de Chile s. l. (Chile).   Recitada por Albina González (30a). Recogida entre 1900-1912 (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 123 (B), pp. 349-350.  047 hemist.  Música registrada.

     ¡Qué día tan desgraciado    cuando Austín Urra nació!
  2   Urra, nacido en el Arque,    de buena generación,
     de buena cara y buen cuerpo,    pero de mala intención.
  4   Tiene por testigo amable    Urra, de tanto valor,
     [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]    Urra, de valor sobrado,
  6   que `n cualquier parte lo pasa    aunque no tuviese vado.
     Un jueves a mediodía    llegó a casa de Albornoz,
  8   saludó y lo saludaron,    le dicen con precisión:
     --Apéese, don Austín.--    [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]
  10   Una niña le hizo señas    y Urra no las entendió.
     Austín Urra está a caballo,    `tá tomando el alimento;
  12   entre hombres y mujeres    formaron el prendimiento.
     Toda la tarde guerrearon    y el sol no se les entró,
  14   las heridas lo desmayan,    que al cabo solo se dio.
     Le dieron parte a Riquelme,    por ser justicia mayor,
  16   Riquelme, lo que lo vido,    movido de compasión,
     --Confiésate, Urra, le dice,    goces a buena intención,
  18   por si acaso te murieses    que tu alma encuentre perdón.
     --¿Cómo me he de confesar    si nunca me he confesado?--
  20   Mañana van a salir,    [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]
     ya lo llevan para Penco,    adonde está destinado.
  22   Por la mitad del camino    a Riquelme ha desafiado;
     Riquelme le tuvo miedo,    pero le alaba la acción.
  24   --Deme armas y buen caballo    y apronte su batallón.--
     De ver como lo llevaban,    Urra de tanto valor
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Notas de V. C. : -1b Austín: Véase la primera nota de la versión 121 -16a vido: La tercera persona del presente de indicativo de ver se pronuncia a veces vío, y, afectadamente, vido.
Comentario de V. C. : Este romance de bandido, de que he recogido cinco variantes, todas incompletas y las más estragadísimas, parece ser chileno, por. la insistencia con que se localiza en Penco el sitio de la reclusión del protagonista.

Go Back
0705:3 Vengadora de su honra que se hace bandolero (é-o)            (ficha nº: 3574)

Versión de Chile s. l. (Chile).   Recitada por Pedro Álvarez (62a). entre 1900-1912 (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 131 (B), pp. 388-389.  028 hemist.  Música registrada.

     --Cayetana, Cayetana,    mira que me tienes muerto;
  2   te doy palabra de esposo,    haciendo a Dios juramento.--
     Debajo `e una verde planta    los dos tomaron asiento.
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
  4   Se levantó el caballero    haciendo mil juramentos,
     prometiendo ser más fino    que el sol cuando está en su centro.
  6   Dispuso este caballero    salirse del lugar luego:
     la señora, que lo supo,    no hay tigre ni león tan fiero
  8   que ponga más fea cara.    Se mandó cortar el pelo,
     se puso una mascarilla    que tapó su hermoso cielo,
  10   carga trabuco y florete,    monta en un bruto ligero
                                       que volaba más qu` el viento
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
  12   Una tarde muy penosa,    por la ladera de un cerro
     ha divisado venir    unos ocho pasajeros.
  14   Desmóntase Cayetana:    [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]
     de cada mal un rayo,    y de lo menos un trueno.
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Comentario de V. C. : No puede juzgarse del mérito de este romance por las estropeadas versiones que he recogido, pero no debe de ser mayor que el de otros del mismo tema, entre otras razones, porque los pedestres ingenios que los escribieron, se ajustaron siempre a una misma pauta, tan vulgar como sus facultades. Aunque no figura en los romanceros, no puede dudarse que su autor era español.

Go Back
0224:12 Hilo de oro (é)            (ficha nº: 3579)

Versión de Chile s. l. (Chile).   Recogida entre 1900-1912 (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 157 (E), pp. 539-540.  028 hemist.  Música registrada.

     --De Francia vengo, señora,    y en el camino encontré
  2   a un caballero, y me dijo    que lindas hijas tenéis.
     --Que las tenga o no las tenga,    yo las sabré mantener,
  4   con un pan que Dios me ha dado    y un jarro de agua también:
     --Yo me voy muy enojado    a los palacios del rey,
  6   a contárselo a la reina    y al hijo del rey también.
     --Vuelve, vuelve, pastorcillo,    no seas tan descortés,
  8   de las tres hijas que tengo    la mejor te la daré.
     --Esta escojo, por hermosa,    por esposa y por mujer,
  10   porque parece una rosa    acabada de nacer.
     --Téngala usté bien guardada.    --Bien guardada la tendré,
  12   sentadita en una silla,    trabajando para el rey.
     Azotitos con correa,    azotitos le daré,
  14   mojadita con vinagre    para que le sienten bien.

Comentario de V. C. : Se me había traspapelado esta versión, que es una de las primeras que recogí. Debe de ser de importación moderna en Chile. Tengo por indudable que las variantes A, B y E, de un lado, y la C y D, del otro, no sólo proceden de versiones diferentes, sino que por la fecha de su introducción y difusión corresponden a épocas distintas. Iguales a las últimas (C y D,) tengo muchas más, y sería fácil recogerlas por centenares; pero sólo publico dos, porque no contienen otras variailtes dignas de notarse, que las que puede comprobar el lector en los dos primeros versos. Las versiones antes transcriptas llevan en esta colección los números 71, 72, 73 y 74.

Go Back
5132:1 Testamento de Tomás Mardones (é-o)            (ficha nº: 3583)

Versión de Chile s. l. (Chile).   Recogida por Desiderio Lizana, entre 1900-1912 (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 147 (A), pp. 461-467.  206 hemist.  Música registrada.

     Atención, noble auditorio,    todos sáquense el sombrero,
  2   que me hallo en disposición    de abandonar lo terreno,
     y para morir sin reato    quiero hacer mi testamento,
  4   porque al que muere intestado    el cura le saca el sexto .
     Así, todos los presentes    estén acordes y atentos,
  6   y, para hacerlo mejor,    sean mis testigos, quiero.
     En el nombre del Creador;    que hizo la tierra y el cielo,
  8   sepan cuantos esta carta    vieren de mi testamento,
     como yo, Tomás Mardones,    natural de aqueste pueblo
  10   que llaman de Santa Cruz,    o Colchagua, qu` es lo mesmo,
     soy hijo de don Domingo    Mardones, y harto lo siento,
  12   y doña Fidela Ahumada,    a quien Dios tenga en su reino.
     Item, declaro que fui    casado y velado a un tiempo;
  14   no declaro ningún hijo,    porque a la fecha no tengo,
     ni siquiera naturales,    porque no he sido par` ello.
  16   Y para abreviar la historia,    vamos a mi casamiento,
     que para encontrar mujer    me fui a tierra de unos lesos,
  18   donde les dije: --Soy rico,    y joven de gran talento.--
     Como la niña era beata,    yo aparentaba lo mesmo;
  20   haciendo de tripas guatas    y quebrando de mi genio,
     hablaba de cosas santas    y de grandezas del cielo,
  22   de historias, vidas de santos,    de lo espiritual y eterno,
     y algunas entreveradas    de grasa, de charqui y sebo,
  24   dando a entender qu` en mi tierra    tenía buenos potreros
     y muchas reses de engorda,    como igualmente carneros;
  26   a un tiempo les decía    qu` era muy buen mensurero.
     A todas estas razones    m` escuchaban muy atentos,
  28   y decían: --No es capaz    perder a este caballero;
     logremos esta ocasión,    que habrá venido del cielo.
  30   ¡Oh, qué feliz nuestra hija,    decían, si tiene acierto!--
     Me hacían ponches en ron,    y aunque estuviesen muy buenos
  32   los probaba y los dejaba,    más que mi ansioso guargüero
     se los quisiera tragar,    pues lo tenía tan hecho
  34   a tomar, en Sarita Cruz,    a cántaro y vaso lleno.
     Harto me mortifiqué    y ayuné días enteros,
  36   mas tuve felicidad    y todo me lo creyeron.
     Por fin, que ya se llegó    el deseado casamiento:
  38   siempre ayuné el primer día,    el segundo y el tercero,
     mas, al cuarto ya empecé    a acordarme de mis tiempos.
  40   Cuando se acabó la boda    y los parientes se fueron,
     dije: --¡Aquí sí qu` es la mía!--    y pregunté por un cuero.
  42   Mandé buscar una arroba ,    mas, no llegando tan luego,
     hice traer mi caballo    y me fui donde un fondero
  44   Le dije: --¡Amigo, ya me ardo,    écheme diez vasos llenos,
     mándeme guardar mi avío    y, juntamente, el secreto!--
  46   M` hizo una cama muy linda    en un precioso aposento,
     donde me llevé tres días    sin mirar al sol ni al cielo.
  48   Mi nueva esposa, afligida,    soñaba de que era muerto,
     y después decía a solas:    --¡No haberme salido cierto
  50   aquel sueño que soñé!    ¡No estaría padeciendo!--
     Porque tres años felices    se los pasó en sufrimientos.
  52   Y aprendan todos los que oyen    a echar mujeres al cielo,
     y no les den buena vida,    pues padecen en lo eterno.
  54   Y la mujer, como débil    y de menos sufrimiento,
     mejor que padezca aquí,    para no probar el fuego,
  56   ya que no es posible aguante    el purgatorio un momento.
     Y si hubiera alguna joven    que aspire a ganar el cielo,
  58   no tiene más que avisármelo    con anticipado tiempo,
     y en menos que canta un gallo    armamos el casamiento.
  60   Yo le protesto de que    pasará aquí su tormento,
     qu` es mucha felicidad    el no caer al infierno,
  62   pues los bienes d`esta vida    sólo duran un momento.
     Ítem, declaro mis bienes,    que son unos instrumentos
  64   de mensura, con los cuales    he mensurado terrenos.
     Ellos constan de una cuerda    que de largo tiene un tercio,
  66   y no tienen que tasarla,    pues me importó siete y medio,
     Una planchuela de palo,    qu` es la que pongo en el suelo,
  68   con sus triángulos y escalas    y sus tornillos de fierro.
     Ítem, dejo cuatro lápices    y tres compases de acero.
  70   Ítem, declaro más bienes;    son: un precioso terreno
     del mar a la cordillera,    y cuanto mis ojos vieron
  72   de montañas y pastales,    y algunos animalejos,
     como leones y guanacos,    y muchos zorros, entre ellos.
  74   Ítem, a mis albaceas    mando que con mucho arreglo,
     en cuanto tengan noticias    del triste fallecimiento,
  76   se haga luego un inventario,    para saber lo que dejo,
     y que de todos mis bienes,    según previene el derecho,
  78   tomen cómputo o montón    y se saque quinto y tercio.
     El quinto se le dé al cura    en total, sin faltar medio,
  80   para que todo lo invierta    en mi funeral y entierro.
     Se me hará entierro mayor,    preparando el monumento
  82   con todas las candilejas    que necesita el ferétro.
     Previa será la cruz alta    y también el paño negro,
  84   y todas estas exequias    se pagarán en dinero.
     Ítem, declaro que a nadie    ningún centavo le debo,
  86   no por dejar de pedir,    porque siempre fui de arresto,
     [sino porque fui dichoso,    que nadie me prestó un peso,
  88   ya fuera por desconfianza    que no le pagara medio,
     o sería caridad,    que todos me la tuvieron,
  90   y no me querían ver    de los dos pies en el cepo.
     Ítem, mando se repartan    d` estos dos nobles consejos:
  92   el primero es de que todo    aquel que tenga dinero,
     que se divierta con él,    qu` es aprov achar el tiempo;
  94   el segundo es de que nadie    deje algo para su entierro,
     porque a más de no enterrarlo,    han de pelear sobre el cuerpo,
  96   chuparán en el velorio,    y dirán: --¡El muerto es muerto!--
     ¡Gracias a Dios de que yo,    Tomás Mardones, no dejo
  98   ni licor para que beban    y muero con tal consuelo!
     Lo que otros dejan atrás,    yo me lo chupé con tiempo,
  100   ni tendrá ningún ocioso    que removerme los huesos,
     ni decir entre sus gustos:    --Toma, ratón cicatero,
  102   que fuiste mártir del diablo;    ya lo estarás padeciendo.--
     No, no lo verán en mí,    sepan todos, caballeros.

Notas de V. C. : -4b sexto: Puede referirse a una contribución que antiguamente cobraban los curas en los bienes de los que morían intestados. Sexto también se llama "el libro en que están juntas algunas disposiciones y decretos canónicos". (Academia Española, Diccionario); -17b lesos: necios; -20a guata: barriga; del mapuche huata, panza; -23b charqui: Tasajo, cecina; -25a reses de engorda: animal de engordar es, en Chile, el bovino cebón destinado al abasto. Precedido de artículo, el sustantivo engorda tiene valor de colectivo: la engorda, una engorda, designan un número considerable de los animales dichos. (Vide Román, Diccionario.); -26b mensurero por mensurador. El primero, que trasciende a despectivo, debió de aplicarse a los mensuradores legos, para distinguirlos de los que tenían el título de tales; -28a capaz tiene en este caso el significado de posible. Ocurre esto cuando modifica a la forma verbal es, y ésta trae por sujeto una proposición acarreada por el que anunciativo: "Es capaz que lo mate", "Es capaz que no venga", por "es posible . . . . " etc.; -32b guargüero: garguero; -34a tomar: En nuestras clases populares, el verbo tomar ha substituído enteramente a beber. Los que antes bebían, ahora toman; de donde al ebrio se le llama tomador. Hasta las póemas han dejado de ser bebidas, para convertirse en tomas; y apenas si entre los campesinos se oye sonar a veces la palabra bebedero, en el significado de abrevadero, y también para designar el vaso o cacharro en que se da de beber a los animales, sin distinción de aves ni de mamíferos; -42a arroba: El vino se mide aún en Chile por arrobas; -43b fondero: fondista; -45a avío: montura, 2ª acepción; -48a nueva esposa: puede querer decir aquí que la mujer era joven, o que le pertenecía desde poco tiempo; -65b tercio: La tercera parte de una cuadra, probablemente. -66b siete y medio: siete y medio reales, tal vez; -72a pastal: sitio abundante de pasto. -78a montón: ¿Monto? -87b [. . . ]: Este verso, que indudablemente falta en esta variante, los tomo de una versión de San Fernando, provincia de Colchagua; -92a de que: Este es uno de los casos en que entre nosotros, se antepone indebidamente la preposición de al que anuniativo. "Me creo de que sí", "parece de que no volverá", "De manera de que llegó tarde", son contrucciones con que se solaza mucha gente; -96a chupar por beber, es muy común.
Comentario de V. C. : Este romance es muy popular en el centro y sur de Chile. Poseo de él cuatro versiones más: dos de Santiago, una de Colchagua y una de Talca. Su autor, don Tomás Mardones, cuya fama vive aún, era uno de esos hombres en quienes ni los achaques ni los años logran hacer presa. El dolor más intenso es para ellos apenas una contrariedad, de que luego se sacuden, vaciándola en una copla burlesca que todos celebran y repiten. Mardones versificaba con facilidad y gracejo.

Go Back
0184:93 Blancaflor y Filomena (é-a+ó)            (ficha nº: 5067)

Versión de Constitución (Chile).   Recitada por Carmen Tapia (80a). Documentada en o antes de 1954. Publicada en Muñoz 1954, pp. 32-33. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº 15.1, pp. 72-73.  048 hemist.  Música registrada.

     Estaba Santa Lucía    a la luz de una candela,
  2   con sus dos hijas queridas,    Blancaflor y Filumena.
     Iba pasando un Turquío,    se enamoró de una dellas;
  4   se casa con Blancaflor    y pena por Filumena.
     Ya luego que se casaron    la retiró a lejas tierras.
  6   A los nueve meses justos    llega a casa de la suegra:
     --¿Cómo quedó por allá    hija mía y mujer vuestra?
  8   --Cómo quedará, señora,    en vías de parir queda,
     y le manda a suplicar    que le preste a Filumena.
  10   --¿Cómo la lleva, pues, hijo,    siendo joven, y doncella?
     --Yo la llevaré, señora,    como prenda suya y vuestra.
  12   --Saca, niña esos vestidos,    los de seda que tenís,
     que me manda Blancaflor    a suplicarme por ti.--
  14   Filumena le hizo caso    y de ella se despidió;
     el Turquío la aguardaba    y a las ancas la tomó.
  16   Por la mitad del camino    su pecho le descubrió;
     a más de haberla forzado    su lengua le rebanó:
  18   Con la sangre de su lengua    un papelito escribió.
     Iba pasando un pastor    y por señas le llamó:
  20   --Toma, pastor, esta carta,    llévasela a Blancaflor.--
     Blancaflor lo que la vio    de la pena mal parió
  22   y dio parte a la justicia    del asesino y traidor.
     El Turquío, lo que supo,    a un peñasco se arrimó
  24   y se hizo dos mil pedazos    y el diantre se lo llevó.

Nota de la editora: Versión apredinda de su abuelo, F. Garrido, cantor y poeta.

Go Back
3013.9:11 El carabí (no rom. (á))            (ficha nº: 5104)

Versión de Santiago (Chile).   Recitada por Gabriela Pizarro (38a). Recogida 00/00/1962 Publicada en Barros - Dannemann 1970, pp. 410-411. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº IX, 15.1, p. 95.  014 hemist.  Música registrada.

     Alicia va en el coche    a ver a su papá.
  2   ¡Qué lindo pelo lleva!    ¿Quién se lo peinará?
     Se lo peina su tía    con peine de cristal.
  4   Alicia se murió,    la fueron a enterrar
     en un cajón de vidrio    con tapa de cristal;
  6   arriba de la tapa    dos pajaritos van
     cantando el pío, pío,    cantando el pío, pa.

Nota: se canta el estribillo así: tras los primeros hemistiquios, carolín, y tras los segundos, carolín, cacao, lero, lao.

Go Back
3013.9:12 El carabí (no rom. (á))            (ficha nº: 5105)

Versión de Santiago (Chile).   Recitada por Elena Fuentes (13a). Recogida entre 1900-1912 (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, p. 543. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº IX, 15.2, p. 95.  008 hemist.  Música registrada.

     Por un jardín hermoso    cuatro niñitas van;
  2   la niña que va al medio    hija es de un capitán.
     ¡Qué lindo pelo lleva!    ¿Quién se lo peinará?
  4   Se lo peina su tía    con peine de cristal.

Nota: se canta el estribillo así: tras los primeros hemistiquios, clorín, y tras los segundos, clorín, clorón.

Go Back
0191:24 La dama y el pastor (estróf. (vill. glos.))            (ficha nº: 5125)

Versión de Chile s. l. (Chile).   Recogida 00/00/1928 Publicada en Laval 1928, 18-19. Reeditada en RTLH 11 (1977-1978), pp. 148-149 y Díaz Roig 1990a, nº XI, 15.1, pp. 106-107.  025 hemist.  Música registrada.

  1A   --Pastor, yo mucho te quiero,
     yo misma te lo confieso,
     y mucho más te quisiera
     si fueras algo travieso.
  1B   --A otro perro con ese hueso.
  2A   --Pastor, cuando nos casemos,
     nos amaremos entre ambos
     y después nos reiremos
     de lo mismo que tratamos.
  2B   --Por cierto, en grande pensamos.
  3A   --Toma este chaper de punto,
     toma este chaper dorado;
     mírame que soy bonita
     y que estoy a tu mandado.
  3B   --Conmigo no habéis tratado.
  4A   --Vete, pastor, para acá,
     que no hay miedo que te corra;
     desde el día que te vi
     viene la muerte y me toma.
  4B   --Bien se está San Pedro en Roma.
  5A   --Permita el cielo, pastor,
     que mi maldición te alcance:
     que al darle agua a tu` ganado,
     toda se te desparrame.
  5B   --El buey suelto bien se lame.--

Go Back
0144:57 Don Gato (é)            (ficha nº: 5165)

Versión de Chile s. l. (Chile).   Recitada por Margarita Guaico (23a). Recogida 00/00/1970 Publicada en Barros - Dannemann 1970, p. 108. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XIII, 15.2, p. 139.  016 hemist.  Música registrada.

     Estaba el señor don Gato    sentadito en el tejado;
  2   ha recibido una carta,    que si quiere ser casado
     con una gata montesa,    sobrina de un gato pardo,
  4   y el gato, con alegría,    se ha caído del tejado.
     Se ha roto siete costillas,    el espinazo y el rabo
  6   y hoy vienen a visitarlo    médicos y cirujanos:
     Unos dicen: --¡Vaya, vaya!,    otros dicen, --Malo, malo.--
  8   Ya lo llevan a enterrar    por las calles del pescado.

Go Back
0023:71 Gerineldo (í-o)            (ficha nº: 5176)

Versión de Santiago (Chile).   Recitada por Antonio Brito (43a). Recogida 00/00/1930 Publicada en RTLH 7 (1975). p. 261. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XIV, 15.1, p. 148.  036 hemist.  Música registrada.

     --Guerineldo, Guerineldo,    Guerineldito pulido,
  2   quién te tuviera una noche    y otras tres al lado mío.
     --Usted me tendrá, señora,    si cumple lo prometido.--
  4   A eso de la medianoche    Guerineldo se ha vestido
     con botincitos de punto    pa que no fuera sentido;
  6   a la puerta de la infanta    va a cobrar lo prometido.
     La puerta estaba cerrada    y la infanta se la ha abrido.
  8   --Entra, entra, Guerineldo,    cumpliré lo prometido,
     dormiremos esta noche    como mujer y marido.--
  10   El rey lo ha echado de menos    y pregunta si ha salido;
     unos dicen que se fue,    pero otros que no ha venido.
  12   A la puerta de la infanta    llega el rey muy afligido:
     --¿De quién es este sombrero?    --De mi hermano muy querido.
  14   --¿Y de quién son estas armas?    --De Guerineldo pulido.
     --Si yo mato a la princesa,    ella es mi bien más querido,
  16   y si mato a Guerineldo    queda mi nombre perdido.
     Cásate con él, infanta,    por lo bien que te ha servido,
  18   cásate con él, infanta,    que mejor no has merecido.--

Nota: véase la versión # 3606, idéntica a ésta, salvo por el nombre del protagonista y la falta aquí de dos versos que aparecen en aquélla.

Go Back
0224:66 Hilo de oro (é)            (ficha nº: 5210)

Versión de Chile s. l. (Chile).   Recitada por Inés Dölz-Blackburn. Recogida 00/00/1979 Publicada en Dölz-Blackburn 1979, p. 220. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XVII, 15.1, pp. 171-172.  022 hemist.  Música registrada.

     --Vamos jugando al hilo de oro    y al hilo de plata también,
  2   que me ha dicho una señora    que lindas hijas tenéis.
     --Yo las tengo, yo las tengo    y las sabré mantener
  4   con un pan que Dios me ha dado    y un vaso de agua también.
     --Yo me voy muy enojado    a los palacios del rey,
  6   a decírselo a la reina    y al hijo del rey también.
     --Vuelve, vuelve, pastorcillo,    no seáis tan descortés,
  8   la mejor hija que tengo,    la mejor te la daré.
     --Ésta escojo por esposa,    por hermosa y por mujer,
  10   que su madre es una rosa    y su padre es un clavel,
     ha acabado de nacer    en los palacios del rey.--

Nota: muy parecida a la versión chilena nº 3517; varían únicamente en los tres últimos versos.

Go Back
0178:56 Mambrú (7+7 á)            (ficha nº: 5251)

Versión de Chile s. l. (Chile).   Recitada por Inés Dölz-Blackburn. Recogida 00/00/1979 Publicada en Dölz-Blackburn 1979, pp. 210-211. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXI, 15.1, p. 196.  022 hemist.  Música registrada.

     Mambrú se fue a la guerra,    no sé cuándo vendrá,
  2   si será para Pascua    o por la Trinidad.
     La Trinidad se pasa,    Mambrú no vuelve más;
  4   la reina que lo espera    muy impaciente está;
     a la torre más alta    se sube a divisar
  6   y mientras que miraba,    un paje vio llegar.
     --Las noticias que traigo    dan ganas de llorar:
  8   Mambrú murió en la guerra    y lo llevan a enterrar
     en una caja de oro    con tapa de cristal.
  10   Encima de la tumba    los pajaritos van
     cantando el pío, pío    cantando el pío, pa.--

Go Back
0178:57 Mambrú (7+7 á)            (ficha nº: 5252)

Versión de Chile s. l. (Chile).   Recitada por Mario Baeza. Recogida 00/00/1956 Publicada en Baeza 1956,. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXI, 15.2, pp. 196-197.  040 hemist.  Música registrada.

     Un niño nació en Francia    muy bello y sin igual,
  2   por no tener padrinos    Mambrú se va a llamar.
     Mambrú creció muy luego,    casarse quiere ya,
  4   con una hermosa niña    nacida en Portugal.
     Diez duques y marqueses    lo van a acompañar.
  6   En la noche del baile    lo llama un oficial,
     en la mano le pone    un mensaje real;
  8   Mambrú, que lo ha leído,    se tuvo que embarcar.
     Llevaba en la casaca    la rosa de un rosal,
  10   lo recuerdo de su esposa    que tuvo que dejar.
     Mambrú se fue a la guerra,    no sé cuándo vendrá,
  12   será para la Pascua    o pa la Trinidad.
     --La Pascua ya se ha ido,    también la Trinidad,
  14   sube, niño, a la torre    por ver si viene ya.
     --Ahí viene un palomito,    ¿qué nuevas traerá?
  16   --Las nuevas que yo traigo    dan ganas de llorar:
     Mambrú murió en la guerra,    lo traen a enterrar
  18   en una barca blanca    que viene por el mar.--
     Aquí acabó la historia,    Mambrú descansa ya
  20   en caja `e terciopelo    con tapa de cristal.

Go Back
0137:19 Tres hermanas cautivas (6+6 í-a)            (ficha nº: 5342)

Versión de Chile s. l. (Chile).   Recitada por Inés Dölz-Blackburn. Recogida 00/00/1979 Publicada en Dölz-Blackburn 1979, p. 93. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXXII, 15.1, p. 253.  042 hemist.  Música registrada.

     En el campo moro    y en la verde oliva,
  2   donde cautivaron    tres hermosas niñas,
     el pícaro moro    que las cautivó
  4   a la reina mora    se las entregó.
     --Toma, reina mora,    estas tres cautivas
  6   para que te laven,    para que te vistan.--
     La mayor lavaba,    la menor tendía
  8   y la más pequeña    el agua subía.
     Un día en la fuente,    en la fuente fría,
  10   se encontró un buen viejo,    camina y camina.
     --¿Dónde vas, buen viejo,    camina y camina?
  12   --A buscar, tres hijas    que perdí hace días.
     Cómo se llamaban    esas tres cautivas?
  14   --La mayor Costanza,    la menor Sofía
     y la más pequeña    es mi Rosalia.
  16   --Tú eres mi padre.    --Tú eres mí hija.
     Voy a contárselo    a mis hermanitas.--
  18   Constanza lloraba,    Sofía reía
     y la más pequeña    de gozo reía.
  20   --No llores, Constanza,    no gimas, Sofía,
     que la reina mora    las vuelve a la vida.--

Go Back
0130:6 El galán y el convidado difunto (é-a+polias.)            (ficha nº: 3493)

Versión de Santa María (Aconcagua, Chile).   Recitada por José Valerio Vallejo (55a). Recogida por Agustín Cannobbio, (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Menéndez Pidal 1906b, Cultura Española, I, 95. Reeditada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 50, pp. 111-115.  051 hemist.  Música registrada.

     A misa es que iba un galán    por la calle de la iglesia:
  2   es que no iba por oir misa    ni pa estar atento a ella,
     es que iba por ver las damas    [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]
  4   En el medio del camino    se halló una calavera,
     la miró muy mirá    y un puntapié le dio.
  6   Entonces, como riéndose,    apretaba ella los dientes.
     --Calavera, yo te envito    esta noche pa mi fiesta.
  8   --No hagai` burla, caballero.    mi palabra te doy en prenda.--
     El galán, toitito acholao    pa su casa se golvió;
  10   toitito el santo día    bien retriste es que anduvo.
     Aun no se comía un boca`o,    cuando a la puerta picaron;
  12   manda un paje de los suyos    que saliese a ver quién era.
     --` ícele, cria`o, a tu amo    que si del dicho se acuerda.
  14   --` ícele que sí, mi cria`o.--    Le pusieron silla de oro,
     le puso muchas comí`as    y de ninguna comió.
  16   --No vengo por verte a vos,    ni por comer tu comí`a,
     vengo a que vengas conmigo    a medianoche a la iglesia.--
  18   A las doce de la noche,    cuando cantaban los gallos,
     las echaron pa la iglesia.
  20   En la iglesia hallaron en el medio    una sepultura abierta.
     --Entre, pué`, caballero,    conmigo habí` de comer.
  22   --Yo aquí no m` hei de meter,    Dios licencia no me ha da`o.
     --Si no fuera porque hay Dios    y por el` capulario que llevái`,
  24   aquí habías de entrar vivo,    quisierai` que no quisierai`.
     Anda, vete pa tu casa,
  26   y pa otra vez que hallí` otra,    hácele una reverencia,
     rézale un Pairenuestro    y échala pa la güesera.--
Notas de V. C. : -1a Es que por dicen que. Es el comienzo obligado de la mayor parte de las narraciones populares; -7a Por disimilacion, la i átona se cambia en e en algunas palabras en que hay una o más i en sílabas posteriores: bacenilla, escrebir, medecina, previlego, por bacinilla, escribir, medicina, privilegio; -9a Diminutivo de too, alteración vulgar de todo. La terminación itito es una de las diminutivas de más uso entre la gente del pueblo; Acholado, participio de acholar, acholarse, activo y reflexivo: avergonzar a otro, correrse uno mismo de vergüenza. Acholado vale, pues, tanto como corrido; -5b En algunas palabras b y v se cambian en g, especialmente delante de los diptongos ue, uí: gómito, agüelo, güitre, güey, por vómito, abuelo, buitre. buey; -10b "A esta marcada tendencia a la exageración se debe que, no contento el pueblo andaluz con duplicar una acción o cualidad por medio del prepuesto re, doble y triplique, a veces, la insistencia de éste, posponiéndole otras partículas que son de su exclusiva invención: v. gr. : bien, rebién, retebién, requetebién». (Rodríguez Marín, Cantos pop. españoles, t. 1, p. 10). La misma tendencia tiene el pueblo chileno, hilo del andaluz, é iguales son sus procedimientos idiomáticos; -11b "El verbo picar por llamar a la puerta, desconocido en Castilla, es usual en León y en Asturlas". (Menéndez Pidal, Cultura Española, p. 96. ); -25a El pueblo chileno ha formado una sola palabra de los imperativos anda, vé, el pronombre personal te: "andavete luego", "andavete, mejor" son frases que oímos todos los días, sin que entre anda y véte se advierta pausa de separación. Por otra parte, el imperativo singular de ir, con pronombre o sin él, no tiene uso en Chile; se le substituye por anda: "anda pronto", "ándate al diablo", por "ve pronto, véte al. diablo". Corrijo en esta parte el verso 48,[-23b] que nada significa en la forma en que se ha publicado: Anda, verte pa tu casa; -27aPairenuestro por Padrenuestro. La d, que tantos cambios experimenta y que en muchos casos se pierde se vocaliza en i antes de r: maire, Peiro, pieira, por madre, Pedro, piedra; -27b En la pronunciación y en la ortografia el vulgo substituye por g las letras h, b, v, cuando preceden a los diptongos ua, ue, ua: guaca, güevo, guillín, agüelo, engúelto, güitre, por huaca, huevo, huillín (nombre de un animal), abuelo, envuelto, buitre.
Comentario de V. C. : Como fácilmente se descubre, el argumento de este romance es la leyenda de don Juan Tenorio, referida en forma popular. Comparando la versión chilena con la que recogió en la provincia de León don Juan Menéndez Pidal, publicada en el t. X, p. 209 de laAntología de Menéndez Pelayo, se ve que son una misma, y que lo que estropeó el mal oído del recitador chileno, se puede restaurar sin esfuerzo con el auxilio de la variante leonesa. Don Ramón Menéndez Pidal, que insertó la versión de Aconcagua en la revista Cultura Española, p. 95, dice que tiene otro romance, recogido en Segovia, del difunto convidado, que difiere en todo del romance leonés. [Véase la versión siguiente (en prosa). SHP]

Go Back
0191:16 La dama y el pastor (estróf. (vill. glos. ))            (ficha nº: 3498)

Versión de Petorca (Aconcagua, Chile).   Recitada por Manuela Mejía (35a). Recogida entre 1900-1912 (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 54 (D), pp. 122-123.  024 hemist.  Música registrada.

  1A   --Ya te habís acostumbrado
     a andar con malas ojotas,
     si te casaras conmigo
     te pusieras ricas botas.
  1B   --Yo no quiero ser casado
     ni entre prisiones y vivir,
     tengo el ganado en el cerro,
     ¡y adiós!, que me quiero ir.--
    
  2A   --Ya te habís acostumbrado
     a comer galletas gruesas,
     si te casaras conmigo
     comieras pan de cerveza.
  2B   --Yo no quiero ser casado
     ni entre prisiones vivir,
     tengo el ganado en el cerro,
     ¡y adiós!, que me quiero ir.---
    
  3A   --Si te casaras conmigo
     mi papá te diera un coche,
     para que vengas a verme
     el sábado por la noche.
  3B   --Yo no quiero ser casado
     ni entre prisiones vivir,
     tengo el ganado en el cerro,
     ¡y adiós!, que me quiero ir.--

Notas de V. C. : -1Aa Es común en el pueblo chileno substituir la terminación verbal éispor is, así en el presente como en el futuro: comís, comerís, por coméis, comeréis; -1Ab ojotas:Especie de abarca; -2Ab Vide la versión A, nota 2Ab; -2Ad Vide la versión A, nota -2Ac.
Comentario de V. C. : Esta canción no es, por la forma, precisamente un romance, pero sí por su origen, como advierte muy bien el señor Menéndez Pelayo, pues se deriva del viejo Romance de una gentil dama y un rústico pastor, que transcribo en seguida: [Se trata de la versión de Wolf 1856b, Primavera y Flor de Romances, nº 145, vol. II, pp. 64-65, ficha nº 1561 en la base de datos. SHP] Fernán Caballero insertó en su novela ¡Pobre Dolores! (p. 95. Sevilla, 1852), una versión andaluza de este romance tal como ahora se canta, de la cual proceden seguramente las variantes chilenas, por tradición oral o escrita. Sin ánimo de establecer comparaciones, que resultarían impertinentes, transcribo aquí, a título de curiosidad, algunos versos de una canción provenzal, que son como un remedo lejano de la canción española. Un amante regala a su dama un ruiseñor: pero, después de siete años, el pájaro huye: La damo li courr` à l`apres / coum` uno fremo fouelo: / --Arrest`, arresto, roussignou, / retouern` en gabiolo, / te farai mangear de pan blanc, / te darai de moun bouaro. / --N` en vouere gis de toun pan blanc, / et ni mai de toun bouaro; / iou mangearai d`herbo de camp, / de la pas caussigado. / Iou beurai d`aiguo doou roucas, / de la pas trebourado; / iou cantarai à moun plesir / coumo mes camarados. / Ame mai estr` auceou de camp / qu` auceou de gabiolo, / volá! / qu` auceou de gabiolo. // (Arbaud, Chants pop. de la Provence, t. I, p. 153). En la versión andaluza de Fernán Caballero se lee: --Tú, que estás acostumbrado / a comer pan de centeno,//si te casaras conmigo / lo comieras blanco y bueno. //--Yo no quiero tu pan blanco; / responde el villano vil,//tengo el ganado en la sierra, / adiós, que me quiero ir. //.

Go Back
0226:14 La Virgen y el ciego (é)            (ficha nº: 3523)

Versión de San Felipe (Aconcagua, Chile).   Recitada por Mercedes Rivera (52a). entre 1900-1912 (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 79 (E), p. 164-168.  013 hemist.  Música registrada.

     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
     --Ciego que nada ve,    ¿quiere hacer una merced?
  2   Darle una naranja al Niño    para que apague la sed.
     --Señora, escoja    las que ha de menester.--
  4   La Virgen, mientras más escoge,    más ha dado a florecer.
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
     --Ciego que nada ve,
  6   con la bendición del Niño    abre los ojos y ve;
     verás de puro cargados    tus naranjos caer.

Comentario de V. C. : Este piadoso romance, imperfectamente recordado en la tradición chilena, es muy popular en España, especialmente en Asturias, de donde procede la mejor versión publicada hasta ahora, (vide J. Menéndez Pidal, Colección de viejos romances, p. 262). En Chile está muy difundido, y hasta hace poco se cantaban algunos de sus versos como coplas de las ya desusadas Alabanzas, según puede verse en el interesantísimo libro del señor Laval, Oraciones, ensalmos y conjuros, p. 24, nº 10 y 11. ([Alabanzas: nota:] Hasta hace treinta años o poco más, los serenos, durante sus rondas, cantaban las horas, anunciando a un mismo tiempo a los durmientes el estado atmosférico: Las nueve han dado. . . y sereno. Las diez han dado. . . y nublado. Las once han dado. . . y lloviendo. etc. En algunos pueblos--en la Serena, por ejemplo--decían, hacia la medianoche, las Saetas, para desvelar al descuidado pecador: Un cuidado sin cesar / me atormenta noche y día: / ¡ay! Jesús del alma mía, / si me tengo de salvar! Etc. Y al amanecer entonaban las Alabanzas, dando a Dios gracias de haberles permitido ver la luz del nuevo día, é invitando a los vecinos a En Galicia parece que también existe este romance, a juzgar por estos cuatro versos, únicos que conozco: Entre os seus brazos levaba / a Jesus de Nazarete://as calores eran moitas, / o Neniño tiña sede. // Iglesia, El idioma gallego, t. 111, p. 117.) Milá y Fontanals trae un lindo romance, derivado, sin duda del castellano, en que la escena del huerto tiene diversa aplicación: De Betlem parti la Verge / sols per`nar a Nasarét;//ya `n prengué per companyía /al gloriós San Josep. //Quant né son a mija guia /á la Verge vingué set,//n` atrapan un hortolá /que pujava un mansané. //--Deu te guart, bon hortolá, /no`m farias una mercé?//No`m darias una mansana, /mansana del mnnsané?//--Si pot sé, linda senyora, /vos mateixa cullivo`-le. --//Josep vol alsá ls seus brassos, /las brancas `xecaren-sé;//María vol alsá `ls brassos, /las brancas jeueren-sé://--Ara crech, linda Senyora, /que portau Deu verdadé. --// (Romancerillo, p. 3.) El señor Vigón cita una versión portuguesa del romance de La fe del ciego, publicada por Leite de Vasconcellos en su Romanceiro, y yo mismo creo haber leído, no recuerdo ahora dónde, una variante en ele idioma.

Go Back
0435.2+0697:2 La galera de Cristo+Desde el Huerto hacia el Calvario (á)            (ficha nº: 3529)

Versión de los Andes (Aconcagua, Chile).   Recitada por Emilia Zúñiga (35a). (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Menéndez Pidal 1906b, Cultura Española, I, [88?]. Reeditada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 85, pp. 182-188 y Díaz Roig 1990a, p. 86-87 (15.4).  020 hemist.  Música registrada.

     ¡Quién tuviera tal ventura    sobre las aguas del mar,
  2   como tuvo Magdalena    cuando a Cristo fue a buscar!
     Lo buscó de villa en villa    y de villar en villar.
  4   A Valeriano le dice:    --A vos te podré rogar.
     Una verdad te pregunto,    que no sea falsedad:
  6   ¿si a Jesús de Nazaret    por aquí has visto pasar?
     --Por aquí pasó, señora,    (los gallos querían cantar)
  8   con una cruz en los hombros    que lo hacía arrodillar,
     y una soga a la garganta    que lo hacía tropezar;
  10   corona de espinas lleva,    todo ensangrentado va.--

Comentario de V. C. :
Comentario de V. C. : El señor Menéndez Pidal, que publicó este romance en Cultura Española, dice de él:-«Es uno de esos romances religiosos tan del gusto del siglo XVI y XVII, que tomaban el comienzo de un romance profano famoso, viniese o no viniese a cuento. Este de la Magdalena toma sus dos primeros versos del conde Arnaldos: ¡Quién hubiese tal ventura / sobre las aguas del mar,//como la hubo el conde Arnaldos / la mañana de San Juan!// Por no haber publicada ninguna versión peninsular de este "Conde Arnaldos a lo adivino", daré aquí una que tengo de Sepúlveda (provincia de Segovia), que difiere bastante de la chilena, pero que aclara alguno de sus versos: . . . (Cultura Española, pp. 89-90) [véase la entrada nº 3438]. Andrés Ortiz imitó el principio del Conde Arnaldos en su romance de Floriseo y lu reina de Bohemia: ¡Quién hubiese tal ventura / en haberse de casar,// como la hubo Floriseo / cuando se fue a desposar!// (Durán, Romancero, t. I, p. 153.) Comienzo muy parecido tiene también el romance portugués de Doña Branca: Deos me dera ter a graça / além das ondas do mar,//que teve Flores e Ventos / numa noite de Natal. // (Hardung, Romanceiro, t. I, p. 246.) En la versión chilena de La Magdalena, así como en la española de Sepúlveda, la imitación del Conde Arnaldos no va más allá tampoco de los cuatro primeros versos. Lo que viene en seguida, está hecho en buena parte con versos de un romance devoto muy popular, que a veces anda solo, con distinto principio, haciendo el papel de oración o cosa parecida, y otras ingerido en algún romance de tema religioso también. La versión asturiana de La Magdalena recoigida por don Juan Menéndez Pidal, se diferencia bastante de la chilena y de la española de Sepúlveda, hasta en el asonante, pero coincide con ellas en los siguientes versos, que son a los que me he referido: --¿Qué haces ahí, María, / corazón desconsolado?//--Estoy peinando mi pelo / y a mi hijo estoy aguardando. //--Por aquí pasó tu hijo / antes de cantar el gallo://lleva una cruz en el hombro / y una cadena arrastrando,//una soga a la garganta, / su rostro en sangre bañado. // (Colección de viejos romances, p. 266. [De hecho se trata de dos romances: La Virgen anuncia al niño su pasión y su gloria 0237+El rastro divino 1537. 1]) --¿Qué haces ahí, María, / corazón desconsolado?//--Estoy peinando mi pelo / y a mi hijo estoy aguardando. //--Por aquí pasó tu hijo / antes de cantar el gallo://lleva una cruz en el hombro / y una cadena arrastrando,//una soga a la garganta, / su rostro en sangre bañado. //(Colección de viejos romances, p. 266.) En Chile son muy populares: El Señor anda perdido, / la Virgen lo anda buscando. //--¿No me han visto por aquí / una estrella relumbrando?//--Yo lo vi pasar, Señora, / (los gallos `taban cantando)//con una cruz en los hombres / y un madero muy pesado,//y del peso de la cruz / Jesucristo arrodillado. // (Laval, Oraciones, etc., p. 18.) Estos versos, divididos arbitrariamente en dos coplas después del cuarto verso, se cantaban como estrofas del himno matutino conocido en Chile con el nombre de LasAlabanzas, (vide el comentario al rom. La fe del ciego, n. 1). Mezclados con versos de otras oraciones andan en esta forma: Por el rastro de la sangre / caminan la Virgen Santa,//San Juan y la Magdalena; / juntos los tres caminaban. //--¿No me han visto por aquí / pasar al hijo de mi alma?//--Sí, Señora, sí lo vi, / antes que et gaio cantara;//con una cruz en los hombros / de madera muy pesada,//que apenas andar podía / del gran peso que llevaba. // (Laval, Oraciones, etc., pp. 75-76. [= El rastro divino 1537. 1]) Los ángeles, mis hermanos, / me agarraron de la mano,//me llevaron a Belén / y de Belén al Calvario. //Me encontré allí con María / que iba besando el sudario. //Le dije:-Mujer cristiana, / ¿topaste a Jesús amado?--//Ella contestó llorando: / --Sí, que yo lo he encontrado//con una cruz en sus hombros; / ¡ya lo habrán crucificado!//Ya le ponen la corona, / ya le ponen los tres clavos,//ya en su boca ponen hiel / y la lanza en su costado. // (Laval, Oraciones, etc., pp. 119-120.) Las campanas de Belén / tocan al Señor el alba. //--¿Quién ha visto por aquí / pasar al hijo de mi alma?//--Por aquí pasó, Señora, / antes que el gallo cantara,//con una cruz en sus hombros / de madera muy pesada;//la madera, que era verde, / cada paso arrodillaba. // (Laval, Oraciones, etc, pp. 120-121.) Este episodio de la Pasión se refiere en forma parecida enlos cantos populares italianos: --Dua gite, matre María ,/sola, sola per questa via? / --Vo carendo `l mi` fiolo, / ch` ha tre giorni che `n l`artrovo. / --L` artrovai fra do` monti / co` le man piagate e gionte: / croce a spalla lu` l`aveva, / ma portalla `n la poteva; / sangue rosso lo buttava, / col mantello lo sciuttava. // (Mazzatinti, Canti pop. umbri, p. 315.

Go Back
0027:12 Bernardo se entrevista con el rey (décimas (L))            (ficha nº: 8551)

Versión de San Felipe (Aconcagua, Chile).   Recitada por Pedro Antonio Maldonado (68a). Recogida entre 1900-1912 (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, p. 527. Reeditada en RTLH 1 (1957), nº lf, pp. 159-160.  024 hemist.  Música no registrada.

     Bernardo del Carpio un día
     donde el rey se presentó,
     y a su padre le pidió
     que prisionero tenía.
  5   El rey, que lo aborrecía,
     le dice con gran furor:
     --Hijo de padre traidor,
     de aquí no te escaparás;
     con la vida pagarás,
  10   por ser delito mayor.--
     Bernardo hizo una señal
     sin que vieran los presentes,
     y mil soldados valientes
     llegan en marcha triunfal.
  15   Viendo en el palacio real
     tanta gente reunida,
     el rey temió por su vida
     y también por su corona,
     y dijo qu` era una broma,
  20   para darle una salida.
     Bernardo, muy enojado,
     para el Carpio se volvió,
     y no volver más juró
     hasta ser desagraviado.

Nota: Se trata del romance de Lasso recreado en décimas. Según anota Vicuña (pág. 528), el recitador, persona de extraordinaria memoria, afirmaba que la composición no tenía más versos; pero es indudable que faltan, por lo menos, seis que completen la tercera décima. Pedro Antonio residía en Santiago.

Go Back
0139:5 Don Juan de Lara (á-a)            (ficha nº: 3551)

Versión de Arauco (Arauco, Chile).   Recitada por Emeterio Ruiz (54a). entre 1900-1912 (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 106 (A), pp. 283-288.  158 hemist.  Música registrada.

     En la ciudad de Segovia    por todo el mundo nombrada,
  2   por lo fuerte y abundante,    que el cielo mismo la guarda,
     coronándola de estrellas;    en esta ilustre ciudada
  4   [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]    reside don Juan de Lara,
     caballero noble y rico    y de ilustre sangre hidalga.
  6   Gozaba de los favores    de su esposa doña Laura,
     y era devoto en extremo    de San Antonio de Padua.
  8   En verdad que la fortuna    nunca puede estar parada:
     a muchos hombres los sigue    la rueda de la desgracia.
  10   De la gran ciudad de Mura    tuvo don Juan una carta,
     que su padre estaba enfermo    y en gran peligro se hallaba.
  12   Dando a su esposa noticia    de todo lo que pasaba,
     disponiendo su viaje    con dos pajes en compaña,
  14   [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]    llegó a su querida patria,
     y halló a su padre querido    metido en mortales ansias.
  16   Al cabo ¡ay! en este tiempo    rindió la vida [á] la parca,
     quedando el cuerpo cadáver,    y Dios le pordone su alma.
  18   Ahí estuvo nueve meses    en negocios de importancia;
     [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]    volvió a su querida patria,
  20   y pensando hallar alivio,    fue su pena más doblada:
     halló a su esposa encinta    y del parto muy cercana.
  22   Sale a recibirlo en brazos,    porque mucho lo deseaba.
     Don Juan, lleno de recelos,    le pega una bofetada,
  24   y le dice: --Vil traidora,    tus discursos son de farsa.
     Tú intentabas atrevida    manchar mi honor y mi fama:
  26   yo te he de quitar la vida,    pues lo requiere tu infamia.
     Si yo te quito la vida,    es quitarle a Dios dos almas,
  28   y Dios me cartigará;    he de aguardar a que paras.--
     No se pasaron dos días    sin que Laura se enfermara;
  30   llegó el prímero de enero,    y amaneció con luz clara
     sobre los montes vecinos    el sol que rayos dispara.
  32   Se levanta la señora    afligida y angustiada,
     con los dolores del parto    y la muerte muy cercana.
  34   Mas hincóse de rodillas    [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]
     delante de un crucifijo,    diciendo así estas palabras:
  36   «Señor mío Jesucristo,    que por redimir las almas
     en esta cruz padeciste,    del cielo llave y escala:
  38   bien sabes, Padre amoroso,    que d`esta no debo nada.
     No siento, Señor, mi muerte,    ni el dolor ni la tardanza;
  40   el mayor dolor que tengo,    haberte ofendido ingrata.
     ¡Misericordia, Señor,    que no se pierda mi alma,
  42   ni el honor de mi marido,    esta es verdad declarada!»
     A este tiempo parió    [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]
  44   un tierno infante    que al sol los rayos quitaba,
     con letras siete en la frente    que prodigioso declara,
  46   diciendo: «Yo soy Antonio,    nadie ponga repugnancia».
     Agarra la madre al niño,    acostándolo en la cama.
  48   Lo miraba y le decía:    --¡Hijo mío de mi alma,
     e hoy habís nacido al mundo    en manos de la desgracia.--
  50   Entra al tiempo el caballero,    con la intención más dañada
     desenvainando el acero;    abre los brazos la dama,
  52   descubre su blanco pecho,    le pega él la puñalada
     y como si diera en bronce    se hizo pedazos la daga.
  54   A este tiempo San Antonio    entró por las mismas salas,
     vestido de religioso    de la orden franciscana.
  56   Mirándolo el caballero    le dijo estas palabras:
     --Mucho extraño, padre mío,    que esta visita se me haga.
  58   --No lo extrañe, caballero,    que de mi primera infancia
     [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]    á. Dios le di mi palabra
  60   de visitar los enfermos,    y este motivo es la causa.
     Supe yo d`esta señora    que en gran peligro se halla,
  62   con los dolores del parto,    y he venido a visitarla.--
     Oyendo esto la señora,    alegremente escuchaba;
  64   el corazón le decía    lo qu` ella misma ignoraba:
     que éste era San Antonio    que venía a visitarla.
  66   El Santo le pide al niño,    la señora se lo daba;
     agarrándolo en los brazos    cariñosamente le habla:
  68   --¡Dios te guarde, hermoso niño,    Dios te libre de desgrácia!
     Bajo de santa obediencia    no me habís de negar nada.
  70   Pregunto: ¿quién es tu padre?    --Mi padre es don Juan de Lara;
     mi madre, más bien lo sabes    que se llama doña Laura.--
  72   Oyendo esto el caballero    de puro gozo lloraba;
     botándose a los pies,    al Santo besó las plantas.
  74   Gran ruido hizo este milagro:    la ciudad, alborotada,
     y la casa, un jubileo    de caballeros y damas.
  76   Tuvo el señor arzobispo    noticia `e lo que pasaba,
     mandando pedir al niño,    por ver maravilla tanta,
  78   le ofreció ser su padrino,    bautizarlo con la gracia.
     Lo sacan en procesión    con música concertada,
  80   y la Virgen de Belén    y San Antonio de Padua.
     Aquí el humilde poeta    pide perdón de sus faltas,
  82   que aunque haiga falta en los puetas,    en San Antonio no hay falta.

Notas de V. C. : -3b ciudada. Así pronunciaba distintamente el recitador, queriendo, sin duda, restablecer el asonante, que su oído echaba de menos; -10a Mura: ¿Murcia? ; -49a habís Es común en el pueblo chileno substituir la terminación verbal éispor is, así en el presente como en el futuro: comís, comerís, por coméis, comeréis; -82a haiga: Común en todas las clases sociales. Menos frecuente en las nuevas generaciones; puetas: a veces, a la alteración fonética de una palabra corresponde una modificación. de significado: así m`estro no es exactamente lo mesmo que maestro, ni pueta que poeta, ni mama que mamá, aunque este último vocablo tiene en castellano las dos acentuaciones, si bten con idéntica acepción. M`estro es el artesano ramplón o el pedagogo ignorante; pueta, el bardo popular; mama, la nodriza o la niñera. El hijo de familia acomodada y de abolengo, tiene mamá y también mamacita, si prefiere el diminutivo cariñioso; el pobre y de humilde origen, sólo tiene mamita, que es como él nombra a su madre en toda edad de la vida;

Go Back
0225:15 Monja por fuerza (é-o)            (ficha nº: 5271)

Versión de Lebu (Arauco, Chile).   Recitada por Elba González (17a). Recogida 00/00/1933 Publicada en Barros - Dannemann 1970, p. 102. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXIII, 15.2, p. 206.  008 hemist.  Música registrada.

     Yo me quería casar    con un mocito barbero;
  2   mi padre no lo quería,    me encerraron en un convento.
     ¡Aritos de mis orejas,    anillitos de mis dedos!
  4   ¡Lo que más sentía yo    era mi mata de pelo!

Go Back
0113:175 Señas del esposo (é)            (ficha nº: 5330)

Versión de Laraquete (Arauco, Chile).   Recitada por Leonila Sanhueza (53a). Recogida 00/00/1965 Publicada en Barros - Dannemann 1970, p. 51. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº XXX, 15.2, p. 244.  024 hemist.  Música registrada.

     --Soldadito, soldadito,    ¿de dónde ha venido usted?
  2   --De la guerra, señorita,    ¿qué se le ha ofrecido a usted?
     --¿Lo ha visto usted a mi marido    en la guerra alguna vez?
  4   --Señora no lo conozco,    déme una seña y le digo.
     --Mi marido es alto y rubio,    alto rugoso también;
  6   en la punta de su lanza    lleva una marca de él.
     --Señora, sí lo conozco,    su marido muerto es;
  8   lo llevaron a Valencia    a casa de un primo de él.
     --Siete años he esperado,    otros siete esperaré;
  10   si no llega a los catorce,    de monja me dentraré.
     --Calla, calla, Chabelita,    calla, calla, por favor,
  12   yo soy tu querido esposo    y tú, mi linda mujer.--

Go Back
0234:41 Albaniña (ó)            (ficha nº: 3482)

Versión de Carahue (Cautín, Chile).   Recitada por Ana Pardo (16a). Recogida por Ramón A. Laval, entre 1900-1912 (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 39 (E), pp. 85-86.  040 hemist.  Música registrada.

     Día sábado en la tarde,    por ser día `e la Asunción,
  2   hallé mi casa enramada    con ramas de admiración.
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
     --¡Qué linda eres, niña!    ¡Eres más linda que el sol!
  4   ¡Quién pudiera dormir contigo    una noche y otras dos!
     --Dormirá usté, don Carlos,    una noche y otras dos,
  6   que mi marido anda fuera    por esas pampas de León.
     ¡Dios quiera que en su camino    le dé un mal de corazón,
  8   cuervos le saquen los ojos    --águilas el corazón!--
     En esto que está la dama    y don Alberto llegó:
  10   --¿Qué tienes, Micadela,    que me hablas con turbación?
     --Nada, mi señor Alberto;    la llave se me perdió.
  12   --Si la llave era de plata,    de oro se la daré yo.
     ¿De quién es este caballo    que al mío le relinchó?
  14   --Suyo, mi señor Alberto;    mi padre se lo dejó.
     --¿De quiénes son estas armas    que están sobre el mostrador?
  16   --Suyas, mi señor Alberto,    mi hermano se las dejó.
     --¿De quién son estos pasos    que van para el mostrador?
  18   --Máteme, señor Alberto,    que l`hei arma`o traición.--
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
     Domingo por la mañana,    con repiques y campanas,
  20   para hacer un triste entierro    de tres queridos del alma . . .

Notas de V. C. -6b El original dice Losa, nombre que nada significa aquí; -10a Micadela: pronunciación afectada: La tercera persona del presente de indicativo de ver se pronuncia a veces vío, y, afectadamente, vido. -18b hei: Vide rom. 37, n. verso -9a.
Título original: La mala mujer, (versión E).

Go Back
0226:12 La Virgen y el ciego (é)            (ficha nº: 3521)

Versión de Carahue (Cautín, Chile).   Recitada por Juan de la Cruz Pérez (10a). Recogida por Ramón A. Laval, entre 1900-1912 (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 77 (C), p. 163.  016 hemist.  Música registrada.

     Caminemos, caminemos,    caminemos pa Belén.
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
  2   --No tomes agua, mi vida,    no tomes agua, mi bien,
     esas aguas son muy turbias,    que no se pueden beber.
  4   Allá, arriba de aquel huerto    hay un rico naranjal,
     que lo cuida un hortelano    y un ciego que no ve ná.
  6   --Dame, ciego, una naranja,    pa hacer callar a Manuel.
     --Intre, mi reina, y escoja,    será de su menester.
  8   ¿Será la reina del cielo,    y el patriarca San José?

Go Back
0139:7 Don Juan de Lara (á-a)            (ficha nº: 3553)

Versión de Temuco (Cautín, Chile).   Recitada por Margarita Pizarro (28a). entre 1900-1912 (Colec.: Vicuña Cifuentes, J.). Publicada en Vicuña Cifuentes 1912, nº 108 (C), pp. 293-297.  111 hemist.  Música registrada.

     Al verdadero Jesús    suplico me dé su gracia,
  2   y a la Reina de los cielos,    madre de Dios soberana.
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
     Se despidió de su esposa,    prenda que mucho estimaba,
  4   se fue a la ciudad de Muros    con dos pajes en compaña,
     hallando a su amado padre    metido en mortales ansias.
  6   Allí estuvo nueve meses    en negocios de importancia.
     Cumplidos los nueve meses    vuelve a su querida patria,
  8   pensando en hallar consuelo,    y eran sus penas dobladas:
     hallaba a su esposa encinta    y del parto muy cercana.
  10   Salió a recibirlo en brazos,    porque mucho lo deseaba;
     don Juan, todo lleno `e celos,    le tiró una bofetada,
  12   diciéndole: --Vil traidora,    tu gran discurso ¿`ónde pára?
     Tú, destentada, atrevida,    manchas mi honor y mi fama;
  14   yo te quitaré la vida    [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]
     si lo requieres, infame,    y te dejaré que paras,
  16   que si te quito la vida    es quitarle a Dios un alma.--
     Se retiró la señora    en lágrimas anegada;
  18   no hallaba culpa que echarse,    que ella no era culpada.
     Año de mil setecientos    cuarenta y cinco, reclara;
  20   a los dos días de enero    le amaneció con luz clara,
     todos los montes vecinos    que al sol sus rayos le embargan.
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
  22   Recogió la madre al niño    con letra cierta en la frente:
     «Yo soy Antonio de Padua,    pónganme sin repugnancia».
  24   [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]    Acostándose en la cama
     lo miraba y le decía:    «¡Ay, hijo mío del alma!»
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
  26   A los pies de un crucifijo,    diciendo aquí esta palabra:
     «Señor mío Jesucristo,    que por redimir las almas
  28   en esta cruz te pusieron,    llave del cielo y escala.»
     . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
     A este tiempo entró don Juan,    con intención desalmada
  30   desenvainando la espada.    Abrió los brazos la dama,
     recibió el ingrato golpe    en la milagrosa estampa
  32   de la Virgen de Belén    y San Antonio de Padua,
     y como dar en un bronce,    se hizo pedazos la daga.
  34   A este tiempo San Antonio    entró por la misma sala,
     vestido de religioso    de la orden franciscana.
  36   Quedó turbado don Juan,    mas d`esta suerte le hablaba:
     --Mucho extraño, padre mío,    que esta visita usté me haga.
  38   --No lo extrañe, caballero,    que de mi primera infancia
     tengo yo por devoción,    y a Dios le di la palabra,
  40   de visitar los enfermos,    y esta razón es la causa.
     Mas supe qu` esta señora    en gran peligro se hallaba
  42   con sus dolores de parto,    y he venido a visitarla.--
     El Santo le pidió al niño,    la señora lo entregaba;
  44   lo que lo tomó en los brazos    alegremente le hablaba:
     --¡Dios te guarde, hermoso niño,    Dios te libre de desgracias!
  46   Bajo verdad y obediencia    no me habís de negar nada.
     Pregunto: ¿quién es tu padre?    Esta verdad me reclara.--
  48   Abrió los hermosos labios    el niño, y respuesta daba:
     [. . . . . . . . . . . . . . . . . . .]    --El señor don Juan de Lara:
  50   mi madre, ya vos lo sabes    que se llama doña Laura.--
     Esto que oyó el caballero,    sólo del gozo lloraba,
  52   arrodillóse a los pies    del Santo y besó sus plantas.
     Se despidió San Antonio,    dejando victorias grandes
  54   contra el maldito demonio    que procuraba `ivorciarla.
     Hizo milagro hasta el río    que la ciudá alborotaba.
  56   La imagen de San Antonio,    ¡qué clavel con tantas gracias,
     que viene del mismo cielo    compartiendo sus fragancias!

Notas de V. C. : -4a Muros: ¿Murcia?; -13a destentada: Desatentada; -19b Reclarar por declarar. Es la forma corriente en el pueblo; -22b Letra cierta por letras siete (de ANTONIO); -44a Lo que por cuando, o mejor, por apenas: "Lo que (cuando o apenas); llegue Juan se irá Pedro"; En Aragón y en Colombia se dice á lo que, forma también usada en Chile; -46b habís: Es común en el pueblo chileno substituir la terminación verbal éispor is, así en el presente como en el futuro: comís, comerís, por coméis, comeréis; -54b `ivorciarla: La d inicial se pierde a veces. Vide rom. 65; la referencia de la nota 2 está equivocada; -55a "Hasta el río" , frase ponderativa: "Mintió hasta el río", que vale: "dijo muchas mentiras".
Comentario de V. C. : Este romance se encuentra en el índice de pliegos sueltos impresos del siglo XVIII en adelante, publicado por Durán. (Vide Romancero, t. I, p. LXXXVIII)

Go Back
1537.1:33 El rastro divino (á-a)            (ficha nº: 5087)

Versión de Chillán (Chillán, Chile).   Recitada por Pedro Luengo (40a). Documentada en o antes de 1943. Publicada en Villablanca 1941-1943, pp. 193-194. Reeditada en Díaz Roig 1990a, nº VII, 15.2, pp. 85-86.  062 hemist.  Música registrada.